Unificación italiana

Historia de Italia del siglo XIX. Romanticismo. Nacionalismo. Camisas rojas. Corriente republicana. Democrática. Neogüelfista. Liberal constitucional

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

LA UNIFICACIÓN ITALIANA (1858-1870)

Los orígenes del nacionalismo italiano se remontan a la época de la Revolución Francesa, de Napoleón y sobre todo del mapa de 1815.

La conciencia de pertenecer a una comunidad nacional Favorecida por la lengua y la tradición cultural) fue muy desarrollada por los románticos italianos, sobre todo por: Mazzoni, Leopardi y Mazzini. Esta corriente nacionalista tuvo unas repercusiones políticas e inmediatamente se convirtió en una corriente revolucionaria por dos motivos:

  • Porque pretende subvertir el orden establecido en 1815 tanto a nivel de principios ideológicos como desde el punto de vista territorial. Es un movimiento muy nacional - liberal.

  • Ataca al Principio de Legitimidad (monarcas absolutos) y también al Principio Patrimonial.

En estas circunstancias surgieron las tres vías en las que se va a manifestar el nacionalismo:

  • Republicana-democrática: Mazzini ( La joven Italia)

  • Neogüelfista: Gioberti (nuevos güelfistas). Partidarios de que el Papa lidere la Unificación Italiana. Al final se pasan a la liberal-constitucional.

  • Liberal-constitucional: Monárquica. D'Azeglio y Cavour, “ Il Risorgimiento”.

  • CORRIENTE REPÚBLICANA-DEMOCRÁTICA: La corriente liderada por Mazzini, a través del partido de “ La joven Italia”. Pensaban que la Unificación Italiana debía surgir desde el pueblo italiano al que le daba una fuerza y un espíritu muy especiales. Lógicamente era una corriente democrática, voluntad del pueblo expresada en los votos y consecuentemente Italia quedaró constituida como un estado unitario y republicano (1830).

  • A pesar de ser una corriente muy moderna y avanzada, Mazzini utilizó métodos muy viejos como la conspiración de las sociedades secretas y los golpes de Estado pero como eso no era suficiente fracasó en todos sus intentos.

    Mazzini no comunicaba al pueblo, al contrario que D'Azeglio y Cavour (“Il Risorgimiento”).

    Mazzini decidió apoyar la corriente nacida en el Piamonte, sobre todo después de 1848.

  • CORRIENTE NEOGÜELFISTA: Dirigida por Gioberti que pensaba que la Unificación Italiana debería constituirse como una confederación bajo la presidencia del Papa, pero como la actitud del Papa se mostró muy autoritaria, muy absolutista y muy retrógrada la corriente Neogüelfista no prosperó y los pocos neogüelfistas optaron por apoyar al Piamonte.

  • CORRIENTE LIBERAL-CONSTITUCIONAL: Corriente del Piamonte, liderada por C. Balbo, D'Azeglio y sobre todo por Cavour que a través del órgano de “Il Risogimiento” defendió desde el primer momento dos cosas:

    • Había que expulsar a los austriacos.

    • El único estado que lo podía llevar a cabo era el Piamonte porque era el más avanzado políticamente, ... y por lo tanto Italia se convertiría en un reino unido y con un carácter liberal.

    • A partir de 1848 el Piamonte se presentó como el estado más próspero y los nacionalistas de “IlRisorgimiento” están dispuestos a iniciar el proceso de unificación lo antes posible pero tanto Cavour como el rey Víctor Manuel II (en el trono: 1849-1879) estaban de acuerdo en que había que reformar bastantes cosas dentro del Piamonte. Se comenzó con una serie de reformas de tipo económico que implicaban:

    • Instalación del ferrocarril.

    • Industrialización de la zona.

    • Medidas de tipo de libre cambio.

    • Se reforma y se refuerza el ejército.

    • Teníann que buscar una potencia extranjera que les apoyase porque tenían presente el fracaso de 1848 del Piamonte contra el Imperio Austriaco (muy avanzado militarmente). La buscaron a través de un conflicto que tuvo lugar en el Mar Negro (otro episodio más de la Cuestión de Oriente). Se conoce con el nombre de la GUERRA DE CRIMEA, en la cual Francia e Inglaterra se enfrentaron a los rusos y naturalmente el Piamonte se alió con Francia. A partir de este momento el Piamonte contaba con un aliado que era Francia y además el emperador, Napoleón III, estaba dispuesto a ayudar a los piamonteses en la unificación. Jugó un papel importante que Napoleón en sus juventudes había sido un carbonario y tenía una cierta simpatía. Pero tenían también el objetivo de debilitar a Austria para alzarse en una especie de árbitro internacional o continental y aspiraba a adquirir algunas tierras para Francia (en especial Niza y Saboya).

      *Inglaterra empezó su “Espléndido Aislamiento”, que consiste en que a partir de ese momento y hasta 1890 no intervino en los asuntos del Continente Europeo).

      “ENTREVISTA DE PLOMBIÈRES”, julio 1858: La aproximación entre el Piamonte y Francia se plasmó en un hecho que se conoce como la “Entrevista de Plombières”. Napoleón III (Francia) y Víctor Manuel II (Piamonte), con sus respectivos ministros, se pusieron de acuerdo para obligar a los austriacos a declarar la guerra. Francia recibiría, a cambio de su apoyo, Niza y Saboya. Entre los dos previeron una reorganización de Italia según la cual se conservaban los estados de Toscana, Roma y el Reino de las dos Sicilias, el resto sería el reino de Italia del Norte y todo formaría una confederación.

      La guerra se produjo muy pronto, en abril de 1859. Previamente a esta declaración Napoleón se buscó la neutralidad de Inglaterra y de Rusia (no les importaba debilitar a Austria, Cuestión de Oriente), pero quedaba en el aire lo que hiciese Prusia (Confederación Germánica). Se produjo la victoria del ejército franco-sardo en Magenta y Solferino, con lo cual Lombardía ya quedaba ocupada por los italianos.

      Pero Napoleón no se atrevió a llevar la guerra hasta sus últimas consecuencias porque temía una intervención de Prusia y porque calculaba que una vez aplastada Austria todos los estados centrales de Italia se unirían con el reino del Piamonte. Para decepción de los piamonteses Napoleón III firmó la paz con Austria por separado con lo que se llaman “Preliminares de Villafranca” y finalmente Víctor Manuel II firmó la “Paz general de Zurich” en noviembre de 1859. Según esta paz Austria cedió Lombardía al Piamonte pero conservó el Veneto y lo que fue más grave Napoleón exigió la entrega de Niza y Saboya.

      El propio Cavour presentó la dimisión al monarca en un gesto más teatral que real porque era una forma de calmar a los italianos, sobre todo a los del norte. En enero de 1860 Cavour volvió a ser nombrado primer ministro y comenzó una serie de tácticas que sobre todo consistieron en buscar el apoyo del pueblo fomentando las insurrecciones y el malestar que había en todos los Estados Centrales presididos por austriacos y la Romagna (Marcas Pontificias). Al mismo tiempo Cavour buscó el apoyo de Inglaterra (que no entra en guerra) a la que le interesa debilitar a Francia porque esta última acababa de ocupar Argelia en el norte de África (comenzó el Imperialismo Europeo en África, Asia y los Balcanes).

      Napoleón III marchó a remolque de las circunstancias dudando entre apoyar al Piamonte o detener a Cavour, porque veía que el reino del Piamonte iba a tener un conflicto con el Papa.

      En marzo de 1860 se hicieron una serie de plebiscitos de tal manera que Toscana, Parma, Módena y las Marcas Romanas votaron afirmativamente unirse al Piamonte con lo cual se formaba el Reino del Norte de Italia con un parlamento común y el rey Víctor Manuel II. Napoleón III alegando que había dado su “consentimiento” se hizo entregar Niza y parte de Saboya. Quedaba por unificar el reino de Nápoles, Roma y el Veneto.

      En Nápoles reinaba Francisco II, rey de la dinastía Borbónica que gobernaba de forma absolutista pero en el reino había muchos liberales que por lo tanto no estaban dispuestos a apoyar al monarca. En abril de 1860 hubo cambio de monarca y el nuevo rey Francisco II siguió los mismos pasos de su antecesor y tubo que soportar una serie de insurrecciones de liberales. Este fue el momento que aprovecharon:

      • Garibaldi para preparar la invasión de Sicilia y del reino de Nápoles.

      • Cavour para ir preparando la insurrección general en el propio reino de Nápoles, buscó sobre todo el apoyo de la burguesía napolitana y aparentó que no apoyaba las masas populares con las que contaba Garibaldi.

      Por lo tanto Garibaldi, inició en el mes de mayo la Expedición de los camisas rojas. El 5 de mayo partieron de Génova y 6 días después desembarcaron en Sicilia, contando con la ayuda de Gran Bretaña al mismo tiempo que con el apoyo implícito del rey Víctor Manuel. En muy poco tiempo liberó la isla de Sicilia y comenzó la liberalización del reino de Nápoles, comenzando por el sur y sitiando (rodeando) al rey Francisco II que se tuvo que ir a Caserta (al lado de Nápoles) mientras las tropas de Garibaldi entraban triunfantes en Nápoles. Mientras tanto las tropas del Piamonte desde el medio día italiano se dirigieron directamente hacia Nápoles para coincidir con los garibaldinos.

      De nuevo un plebiscito decidieron unificarse con el Piamonte.

      El rey Francisco II terminó por capitular en enero de 1861y en marzo se proclamó en Turín el reino de Italia (pero aún quedaban Roma y Venecia)

      Poco después murió Cavour y quedaban por unificarse los territorios del Veneto (en poder de los austriacos), cosa que sucederá en 1869 como consecuencia de la guerra Austro-Prusiana. Quedaba por unificar Roma cosa que se logrará en 1870 gracias también a la Unificación Alemana, y en este caso a la guerra Franco-Prusiana (Victoria de Prusia, caída de Napoleón III). Italia quedó definitivamente unida al trasladar La capital a Roma.

      Comenzó la andadura de Italia como un estado unificado que tuvo que ir abriéndose paso en el concierto internacional, con bastantes problemas porque “llegó tarde” al reparto colonial y eso generó tensiones y tuvo una política internacional muy dubitativa: tan pronto unida al eje central (Alemania, Austria) como al Occidental. Entró en la 1ª Guerra Mundial del lado francés e inglés en vez de con Alemania y Austria, con las consecuencias que estro creo.

      3