Unificación de Italia y Alemania

Historia universal contemporánea. Precedentes nacionalistas. Nacionalismos. Guerras. Bismarck. Garibaldi

  • Enviado por: Federico Cardona Gomila
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas

publicidad

II. ESQUEMA DE LOS PRECEDENTES NACIONALISTAS ANTES DE LA UNIFICACIÓN DE ITALIA Y ALEMANIA

  • PRECEDENTES NACIONALISTAS ITALIANOS:

    • Italia estaba dividida en siete estados y ocupada parcialmente por Austria.

    • 1815-1870: movimientos revolucionarios por la unificación:

  • El Tratado de Viena (1814-1815) devuelve a Austria el control del reino de Lombardía-Venecia, le otorga Trentino, Istria, Trieste y Venecia Julia, y le permite gobernar Módena y Parma. Sólo el reino de Piamonte-Cerdeña, el de Nápoles y los Estados Pontificios mantienen la independencia política.

  • La oposición al dominio austríaco se manifiesta con un sentimiento a favor de la unidad nacional y la Independencia que provoca el nacimiento de una red de sociedades secretas, en especial las que integran el movimiento carbonario (sur de Italia) que desempeña un papel muy importante en las revoluciones de 1820, fuertemente reprimidas por Austria.

  • En 1831 estallan revoluciones en los Estados Pontificios.

  • Representantes de diversas regiones, excepto de Roma y unas pocas ciudades fronterizas con Ancona, se reunen en Bolonia y acuerdan el establecimiento de la República como forma de Gobierno.

  • Tras la muerte del rey Carlos Félix de Cerdeña (1831), Carlos Alberto ocupa el trono, prometiendo una constitución. Giuseppe Mazzini, que creía en la voluntad liberadora del príncipe Carlos Alberto, le anima para que inicie la liberación de Italia. El rey encarcela a Mazzini, a pesar de lo cual los patriotas italianos siguen pensando que le monarca es el líder del movimiento.

  • Desde su exilio en Marsella, Mazzini fundó en 1831 una organización llamada “Joven Italia” para divulgar el sentimiento nacionalista y republicano entre los italianos. El hecho de que los levantamientos fueran siempre contenidos, provocó que parte de los italianos cuestionaran el uso de movimientos radicales y empezaron a pensar que debería ser otro líder el que dirigiera el movimiento nacionalista.

  • En 1848, la elección del Papa Pío IX animó a los seguidores de los movimientos nacionalistas, que veían en él un partidario del proceso de unificación italiana. El pontífice hizo un programa de reformas en los Estados Pontificios: perdón para los presos políticos, retorno de los exiliados, libertad de expresión y creación de un órgano de consulta encargado de sugerir nuevas reformas. El ejemplo del Papa fue seguido por los gobernantes de Lucca, Toscana y Piamonte. A pesar de todo, las reformas de 1846 y 1847 intensificaron el movimiento revolucionario.

  • En enero de 1846 el pueblo de Palermo expulsó al ejército de Fernando II, rey de Dos Sicilias, que en respuesta al estallido de revoluciones en el continente, prometió a sus súbditos una constitución.

  • Leopoldo II, duque de Toscana, aprobó una constitución para su ducado.

  • En Turín, el rey Carlos Alberto, asesorado por el conde Camilo Benso di Cavour, prometió también una constitución.

  • El Papa Pío IX, de mala gana, aceptó una constitución para los Estados Pontificios.

  • El estallido de la revolución en Viena en 1848, detonó la revuelta que tuvo lugar en Milán el 18 de marzo. El 22 de marzo, el pueblo expulsa de la ciudad a las tropas austríacas. En Viena se repiten los acontecimientos y se proclama la República. Los monarcas absolutistas de Parma y Módena se ven obligados a abandonar sus tronos. En Piamonte, los nacionalistas piden una guerra de liberación para echar a los austríacos de Italia.

  • El rey Carlos Alberto se fue con su ejército a ayudar a Lombardía y se declara liberador de Italia.

  • Las esperanzas de liberación del pueblo italiano se esfuman cuando, a finales de abril, Pío IX se niega a participar en la guerra.

  • A mediados de mayo, la revolución fracasa en Nápoles, y el 24 de julio los austríacos derrotan a los piamonteses.

  • Un armisticio, contra el que se manifestó el rey Carlos Alberto, permitió a los piamonteses salir de Lombardía.

  • El rey es derrotado en la batalla de Novora en marzo de 1849, por lo que cede el poder a su hijo Víctor Manuel II.

  • Pío IX es acusado por los radicales de no haber dado su apoyo a la guerra a favor de la independencia.

  • En 1848, en Roma estalla una revuelta popular que obliga al Papa a huir de la ciudad.

  • En su ausencia se proclama la República.

  • A principios de 1849, el cardenal Antonelli pide ayuda a las autoridades católicas de Francia, Austria, España y Nápoles para acabar con este régimen.

  • Los austríacos atacan desde el norte y los españoles y napolitanos desde el sur, permitiendo al ejército francés ocupar Roma en julio de 1848, por lo que el poder papal es restaurado.

  • El rey Víctor Manuel II se mantiene fiel a la Constitución liberal que su padre había iniciado, con lo que favorece que los refugiados políticos procedentes de los estados conservadores buscaran asilo político en Cerdeña.

  • En 1852 Cavour se convierte en primer ministro de Cerdeña y en 1855 hace que el país participe, junto a Gran Bretaña y Francia, en la guerra de Crimea.

  • En la conferencia de paz celebrada en París en 1856 Cavour, con la tolerancia del emperador francés Napoleón III, presentó la preocupación italiana como un problema de carácter internacional.

  • En 1858 Cavour mantuvo una reunión secreta con Napoleón para planear la ofensiva conjunta de Francia y Cerdeña contra Austria para liberar definitivamente italia.. La guerra estalló en 1859. La unión franco-italiana ganó las batallas de Magenta y Solferino.

  • Napoleón, ante el temor de embarcarse en una guerra larga, abandonó a los italianos y firmó, en julio de 1859 un preacuerdo con los austríacos sin la participación de Cerdeña.

  • Cerdeña aceptó los términos del tratado de Zurich: Austria cedió casi toda Lombardía a Francia, que a su vez cedió Peschiera y Mantua (Ciudades de Lombardía) a Cerdeña. Se estaba preparando la unificación italiana.

  • Una serie de leyes aprobadas por voto celebradas en 1860 pusieron de manifiesto el deseo de los habitantes de la Romaña y de los ducados de Parma y Módena de unirse a Cerdeña.

  • Francia obtuvo, según lo acordado en el Tratado de Turín, las regiones de Niza y Saboya.

  • En abril de 1860, estalló en Palermo una nueva revuelta contra Francisco II, rey de Dos Sicilias. En mayo, Garibaldi, con la ayuda secreta de Cavour, dirigió una expedición contra Génova en apoyo de la revuelta siciliana.

  • Garibaldi se hizo con el control en Sicilia y en agosto atacó tierras napolitanas, para acabar entrando en Nápoles el 7 de septiembre.

  • Francisco II se refugió en una fortaleza de Gaeta.

  • El gobierno de Cerdeña, mientras simpatizó con la causa de Garibaldi, se mantuvo en una posición neutral. Cuando Garibaldi amenazó con atacar Roma, que estaba protegida por los franceses, se alarmó.

  • Cavour, con el permiso de Napoleón III, trasladó sus tropas a los Estados Pontificios en un intento de bloquear el avance de Garibaldi.

  • Cerdeña se hizo con casi la totalidad de los Estados Pontificios dejando al Papa sólo la posesión de Roma y sus inmediaciones.

  • Al mismo tiempo se celebraban los plebiscitos entre Nápoles y Sicilia, así como en todas las zonas fronterizas y Umbría, todos ellos con resultado favorable a la unión con el reino de Piamonte-Cerdeña, que desde la primera mitad de 1860 había pasado a denominarse Reino de Italia del Norte.

  • El 17 de marzo de 1861 tuvo lugar la proclamación del reino de Italia. Víctor Manuel II pasó a ser su rey y Cavour el primer ministro. A pesar de todo aún quedaban dos regiones fuera del reino: Roma y Venecia.

  • Cavour, que estaba trabajando para conseguir una unificación pacífica de todo el reino, murió en junio.

  • Al año siguiente Garibaldi marchó a Sicilia y organizó la marcha sobre Roma.

  • El Gobierno italiano, asustado ante una represalia francesa, denunció a Garibaldi, que junto con sus seguidores, fue detenido por las tropas del rey cuando desembarcó en Calabria siendo obligado a rendirse en agosto de 1862.

  • En 1866 italia se alió con Prusia en la guerra Austro-prusiana contra Austria y finalmente se hizo con el control de Venecia.

  • Roma seguía siendo contraria a la unificación, animada por la victoria que Francia había obtenido frente a la nueva tentativa de Garibaldi y sus seguidores, que habían sido derrotados en Mentana (1867).

  • En 1870, las reservas francesas que participaban en la Guerra Franco-prusiana incitaron a Napoleón III a retirar sus tropas de Roma, con lo que los italianos pudieron entrar en la ciudad. En octubre se celebró un plebiscito cuyo resultado fue favorable a la unión con el reino de Italia, y en julio de 1871 Roma se convertía en la capital de la Italia unificada.

  • PRECEDENTES NACIONALISTAS ALEMANES:

    • Confederación de 39 Estados

    • Unificación en torno a dos Estados: Austria y Prusia.

  • Otto von Bismarck es nombrado ministro-presidente de prusia por el Kaiser Gillermo I en septiembre de 1862.

  • En estas fechas el gobierno prusiano y el parlamento de Berlín están enfrentados a causa del proyecto de reforma del ejército elaborado por el Ministerio de la Guerra, que consistía en la ampliación del servicio militar obligatorio y el la abolición de los Landwehr, una milicia compuesta por ciudadanos.

  • El sector liberal de Prusia, que contaba con la mayoría en el parlamento, rechazó esta propuesta por considerarla un conjunto de medidas reaccionarias destinadas a incrementar los poderes de la corona prusiana y se negó a aprobar el presupuesto de defensa.

  • Bismarck, decidido a vencer, gobernó el país y recaudó los impuestos sin contar con el consentimiento del parlamento.

  • Bismarck deseaba ampliar el territorio de Prusia y aumentar su poder a costa de los estados vecinos de Alemania del norte. Según él, este plan uniría a la mayoría de los prusianos en torno a la corona y, por tanto, los liberales quedarían aislados.

  • Bismarck no contaba con un plan diseñado de antemano para llevar a cabo la unificación alemana, pero estaba dispuesto a aprovechar las diferencias entre las otras grandes potencias para lograr sus objetivos.

  • El ejercito prusiano, recientemente reorganizado y mejor equipado, sería el medio con el que conseguiría sus objetivos.

  • En 1863, llegó su oportunidad, ya que la Confederación Germánica, una unión de estados alemanes presidida por el Imperio austríaco, protestó ante el intento de Cristian IX de Dinamarca por incorporar a su reino el ducado de Schleswig, que en esa época se encontraba bajo el control oficial de Dinamarca.

  • En 1852, en Londres se había decidido que Schleswig quedara inseparablemente unida al ducado vecino de Holstein, que, también era miembro de la Confederación Germánica.

  • Bismarck pretendía sacar provecho de esta complicada situación a favor de Prusia y persuadió al emperador austríaco, Francisco José I, para que se uniera a Prusia en su defensa de los dictados aprobados en Londres en el 52, lo que obligaría a Dinamarca a renunciar a su soberanía sobre las dos provincias. Todo esto desencadenó la Guerra de los Ducados.

  • Las fuerzas austríacas y prusianas invadieron Jutlandia.

  • El rey de Dinamarca se vio forzado a ceder Schleswig-Holstein a los dos vencedores tras la derrota de su ejército en el mes de agosto, y las fuerzas de Austria y Prusia ocuparon el territorio conquistado.

  • Después de la victoria, era preciso decidir el futuro de los dos ducados: Bismarck deseaba unirlos a Prusia, pero Austria se oponía rotundamente. Se intentó resolver este asunto de distintas formas: en primer lugar, se celebró una conferencia en Londres a la que asistieron las grandes potencias. Tras el fracaso de esta reunión, negociaron directamente las naciones en conflicto. Esta última solución tampoco significó ningún acuerdo.

  • De todas estas divergencias surgió la guerra entre Prusia y Austria el 14 de junio de 1866. Austria contaba con el apoyo de gran parte de la Confederación Germánica. Prusia firmó una alianza con Italia, a la que prometió la provincia austríaca de Venecia en el caso de que vencieran, con el fin de presentar dos frentes de batalla.

  • Los estados alemanes austríacos fueron derrotados por Prusia. El ejercito austríaco fue completamente destruido en Sadowa, situada en Bohemia, el 3 de julio de 1866.

  • Austria se vio obligada a firmar el Tratado de Praga en el que se comprometía a renunciar a sus anteriores dominios en Alemania.

  • Prusia se benefició de territorios de Alemania del Norte (entre ellos Schleswig-Holstein) y forzó a los demás estados alemanes de esta zona a formar la Confederación de Alemania del Norte.

  • Tras la victoria prusiana, Italia se apoderó de Venecia a pesar de que había sido derrotada por Austria tanto en los combates terrestres como navales.

  • Bismarck hizo pública una nueva constitución para la nueva Confederación en 1867.

  • Guillermo I, rey de Prusia, fue cedido a Bismarck como canciller.

  • Se constituyó un Reichstag (parlamento o asamblea representativa), elegido por sufragio universal masculino, pero con poderes limitados. Los ministros del nuevo gobierno fueron nombrados por el Rey.

  • Los liberales prusianos apoyaron a Bismarck en esos momentos por sus éxitos, y el parlamento prusiano aprobó una ley de indemnización para perdonarle de todas las acciones ilegales realizadas desde 1862.

  • Las otras grandes potencias (Francia, Gran Bretaña y Rusia), que habían permanecido neutrales durante el conflicto, no habían previsto la rapidez y magnitud de la derrota austríaca. Napoleón III, emperador francés, exigió a Prusia compensaciones por la ampliación de su territorio, y sugirió a Bismarck la cesión de algunas zonas de Renania, Bélgica o Luxemburgo como posibles compensaciones.

  • A Finales de la década de los sesenta, España, cuya reina, Isabel II, había sido apartada de su cargo por la revolución de 1868, ofreció su trono al príncipe Leopoldo de Hohenzollen, pariente de Guillermo I.

  • Napoleón III, que no deseaba verse rodeado por Pusia, protestó por esta propuesta y la candidatura de Leopoldo fue retirada bajo la presión del emperador.

  • Napoleón III, volvió a insistir para que Guillermo I ofreciera garantías de que la candidatura de Leopoldo no se volviera a presentar.

  • Ante esta situación, el embajador francés de Prusia se trasladó a Ems para entrevistarse con Gillermo I. Éste, indignado porque se pusiera en duda su palabra, envió un telegrama a Bismarck, que se encontraba en Berlín, en el que decía que se negaba a ofrecer ninguna otra confirmación al embajador francés, al que había despedido.

  • Bismarck manipuló el telegrama de Guillermo I para que pareciese que un rey de la dinastía de Hohenzollern había sido insultado, y las publicó en la prensa.

  • Por culpa de esta publicación las opiniones nacionalistas empezaron a surgir en ambos países.

  • Francia declaró la guerra a Prusia el 19 de julio, animada por el supuesto insulto cometido contra su embajador.

  • Bismarck también hizo públicas las demandas de Napoleón III sobre Bélgica y Luxemburgo, lo que reafirmó a Gran Bretaña en su decisión de permanecer neutral en el conflicto.

  • Los estados alemanes del sur, irritados por los proyectos previstos por el Emperador francés para el territorio situado a las orillas del río Rin, que Bismarck también se encargó de filtrar a la prensa, se unieron a Prusia.

  • Los ejércitos de Napoleón fueron derrotados en la batalla de Sedan y en Metz. A continuación, los prusianos cercaron París.

  • Napoleón abdicó y se proclamó la III República en Francia.

  • Se formó un Gobierno Defensa Nacional que intentó organizar la resistencia en las zonas no ocupadas del sur del país.

  • Los nuevos ejércitos franceses, apoyados por guerrilleros, lucharon durante un tiempo contra unas fuerzas muy superiores, pero las autoridades se vieron obligadas a firmar una tregua con Prusia el 28 de enero de 1871.

  • Francia tuvo que ceder a Prusia las provincias de Alsacia y Lorena y pagar una indemnización de guerra a raíz de lo establecido en el Tratado de Frankfurt.

  • El rey de Prusia, Guillermo I, fue proclamado emperador de Alemania por otros príncipes alemanes el 1 enero de 1871. La ceremonia tuvo lugar en Versalles, cuando la antigua confederación de la Alemania del Norte y los cuatro estados de Alemania del Sur (Baviera, Badem, Hesse-Darmstad y Wuttemberg) acordaron constituirse en una unión federal permanente cediendo la mayoría de sus derechos de soberanía al nuevo Imperio.

  • Otto von Bismarck, primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Prusia y artífice de la unificación alemana, presidía la nueva organización política como canciller imperial.

  • Bismarck tuvo el control de la política interior y exterior de la nueva Alemania mientras Guillermo I gobernaba.

  • III. EVOLUCIÓN E IMPORTANCIA DE LA BASE ECONÓMICA QUE CONFIGURAN LOS NACIONALISMOS DE ITALIA Y ALEMANIA.

    UNIFICACIÓN ITALIANA

    En el ámbito económico, el proceso de industrialización implica la creación de mercados cada vez más amplios, mercados nacionales. En el caso de la unificación italiana, el único estado que montó el proceso de industrialización fue el estado de Piamonte. Fue el único estado con una burguesía poderosa. Esto era muy importante, porque para ésta la unificación no era un tema romántico, sino que era un tema económico muy importante, un mercado único. Con el crecimiento industrial la Burguesía se hacía fuerte (unificación económica por un lado y política por otro). El reino de Piamonte necesita un mercado mucho más amplio.

    La unificación económica le puede a la política. Esta conclusión se observa en Italia con la construcción del ferrocarril. Gracias al ferrocarril (1840) se permitió comunicar regiones aisladas, transformar la vida cotidiana y favorecer un intercambio de mercaderías, así como de ideas y noticias.

    Se localizaban dos Italias: la del norte industrial y la del sur agrícola. Hoy en día siguen estas diferencias. Con esto se observa que la unificación política y económica no significa la uniformidad del estado. Esta diferencia, con la unificación se acentúa más, porque al norte no le interesa industrializar el sur, le interesa controlarlo. Pero a los del sur tampoco les interesa perder su privilegio, porque si se industrializa, la burguesía (norte) desplazará a la aristocracia terrateniente (sur). Para que esto no ocurra han de llegar a un pacto.

    UNIFICACIÓN ALEMANA

    En la unificación alemana el desarrollo económico se da bastante tarde, ya que hay que esperar a la década de los sesenta para encontrar una industrialización en marcha. En cambio Prusia tomó la iniciativa a mediados de siglo, al actuar su burguesía protestante e intelectual a favor no sólo del proceso de unidad sino también al desarrollo económico de la región. Para ello crea una zona de libre comercio entre los Estados denominada Zollverein, que desde 1814 suprimirá las barreras aduaneras alemanas, excepto Austria, en una unidad económica. De esta forma prepara la unidad política.

    Se plantean los diferentes modelos políticos basándose en la unificación: los conservadores desean una Confederación de Estados que respete los derechos de los soberanos. Por el contrario los liberales están a favor de un Estado Federal con un emperador a la cabeza, conservando las dinastías de cada uno de ellos, y un nuevo orden que rompa con la Antigua Alemania.

    El economista List estaba a favor de suprimir las fronteras interiores y la instauración de impuestos económicos para fomentar el desarrollo industrial y poderse enfrentarse a la competencia británica (gran Potencia).

    La creación de un mercado único nacional fomentó la industrialización y con ésta se favoreció a la instauración del ferrocarril (red viaria). El crecimiento económico potenció la consolidación de una nueva burguesía industrial y de los nuevos negocios, que ayudaron a la unificación alemana.

    IV. ESQUEMA Y CRONOLOGÍA DEL PROCESO DE LAS GUERRAS DE UNIFICACIÓN EN ITALIA Y ALEMANIA.

    GUERRAS DE LA UNIFICACIÓN ITALIANA

    Guerra de Crimea (1853-1856)

    Conflicto militar entre Rusia y una coalición formada por Gran Bretaña, Francia, el reino de Cerdeña y el Imperio Otomano.

    Rusia se enfrentó en esta guerra a las fuerzas aliadas de Gran Bretaña, Francia, el Imperio otomano y el reino de Cerdeña. El conflicto se inició en la península de Crimea en 1853. Los aliados deseaban impedir la expansión del poder ruso en el mar Negro y la captura de territorios del Imperio otomano. Rusia fue derrotada en 1856.

    Batalla de Solferino (1859)

    Principal combate del proceso de unificación italiana, que tuvo lugar el 24 de junio de 1859. Las tropas aliadas de Francia y del reino de Piamonte-Cerdeña, a las órdenes del emperador francés Napoleón III, y el ejército austriaco a las órdenes del emperador Francisco José I, se enfrentaron en la localidad de Solferino, en la región de Lombardía situada al norte de Italia. Los franco-piamonteses ganaron la batalla, aunque no de manera decisiva

    Guerra Austro-Prusiana (1866-67)

    También llamada guerra de las Siete Semanas; conflicto militar (1866) entre Austria y Prusia, a partir del cual esta última se convirtió en el Estado más poderoso de Alemania.

    Este enfrentamiento fue provocado por el canciller de Prusia, Otto von Bismarck. Prusia y Austria rivalizaban por conseguir el liderazgo de la Confederación Germánica ( compuesta por 39 estados) creada en el Congreso de Viena de 1815, y Bismarck estaba decidido a vencer en esta disputa. Dos años antes (1864), Austria y Prusia habían sido aliadas en la guerra de los Ducados, ocupando Schleswig y Holstein. De acuerdo con lo establecido en la Convención de Gastein (1865) que puso fin a ésta, el ducado de Holstein quedó bajo el dominio de Austria, y los de Schleswig y Lauenburg bajo el poder de Prusia. No obstante, ninguno de los dos países se mostró satisfecho con el acuerdo. Bismarck, aprovechando esta situación en beneficio de sus objetivos, entorpeció la gestión de la administración austriaca de Holstein y, cuando Austria protestó ante el parlamento de Frankfurt (principal asamblea de la Confederación) el canciller prusiano, después de asegurarse la neutralidad de las potencias europeas, en especial de Rusia, y de establecer una alianza con el recién creado reino de Italia, envió tropas a ese ducado. Hannover, Hesse-Kassel, Sajonia, Baviera, Württemberg y otros estados alemanes, temerosos de los deseos expansionistas de Prusia, apoyaron a Austria.

    Cuando se inició la guerra, declarada por Austria el 14 de junio, el Ejército prusiano no tardó en vencer gracias a su brillante estratega, el general Helmuth von Moltke, que introdujo en el ejército prusiano moderno material bélico y que hizo uso del ferrocarril como medio para el traslado y concentración de tropas. El Ejército de Prusia conquistó Hannover y Hesse-Kassel, invadió Sajonia y Bohemia, y finalmente venció a los austriacos en la batalla de Sadowa (cerca de la localidad austriaca de Königgrätz, hoy Hradec Králové, en la República Checa) el 3 de julio.

    La Confederación Germánica quedó disuelta según lo acordado en el Tratado de Praga (23 de agosto de 1866) que puso fin a la guerra; Prusia se unió a Hannover y Hesse-Kassel; Austria cedió Holstein a Prusia, pagó una pequeña indemnización de guerra y entregó Venecia al Reino de Italia. Al año siguiente, Prusia constituyó la Confederación de Alemania del Norte, de la que quedó excluida Austria, la cual reunió sus restantes territorios en torno al Imperio Austro-Húngaro, instaurado en 1867. De esta forma, Prusia se convirtió en una potencia privilegiada en Alemania.

    Guerra Franco-Prusiana (1866)

    UNIFICACIÓN ALEMANA.

    Guerra de los Ducados (1864)

    El conflicto de los Ducados Daneses fue la excusa para que en 1864 Prusia y Austria actuaran en Dinamarca debido a que el Rey danés deseaba incorporar a su Corona los tres ducados (Schleswing, Holstein y Lavenbourg), que desde 1845 se le habían confiado al Rey de Dinamarca y se decidió que Prusia y Austria administraran los ducados en común. Empezaron los conflictos, y mientras Bismarck preparaba la ruptura con Austria.

    Guerra Austro-Prusiana (1866)

    La guerra fue muy corta y demostró el hegemonía militar de Prusia, que venció a los austríacos en Sadowa.

    Además del predominio militar prusiano, Bismarck contó con otro factor: gracias a Napoleón III se alió con Italia abriendo a Austria otro frente en ese país, siendo esta maniobra permitida tanto por Rusia como por Inglaterra, que consideraban que sólo el poder alemán neutralizaría la agresividad de Napoleón III.

    Los resultados de esta guerra fueron favorables a Prusia. Por el Tratado de Praga, Prusia excluye a Austria del proceso de reorganización alemán y establece con los Estados del norte la Confederación de Alemania del Norte, integrada por 22 Estados teniendo como Presidente al Rey de Prusia y a Bismarck como Canciller. Junto a ellos actúan dos organismos legislativos (Bundesrat y Reighstad), los dos controlados por Prusia. Se refuerza el Zollverein (Unión Aduanera) creando un Parlamento aduanero para los Estados del Sur, los más rebeldes al dominio prusiano.

    Guerra Franco-Prusiana (1870-71)

    Esta guerra marcó dos cambios importantes en la organización política europea: el fin de la influencia francesa impulsada por Napoleón III y el principio del predominio alemán en Europa.

    La excusa para que se produjera la guerra fue la posibilidad de que un Hohenzollern (familia alemana. Los Hohenzollern gobernaron Prusia, y con el tiempo, unificaron y gobernaron Alemania hasta el final de la I Guerra Mundial) ocupara el trono de España, situación que Francia veía muy peligrosa porque recordaba período vivido por Francia durante el reinado del Emperador Carlos V (durante su reinado se produjeron diversas revueltas de campesinos y la Insurrección de París). Napoleón III logró que esta candidatura fuera quitada, pero pretendió que Guillermo I se comprometiera a no presentarla más. Esta petición fue denegada por Bismark, falsificando un telegrama enviado por el embajador francés que realizaba gestiones ante el gobierno prusiano, hizo creer que Francia era objeto de la desatención por parte de Guillermo I. El telegrama “quemó” a los franceses y el Cuerpo Legislativo, como quería Bismarck, declaró la guerra.

    La guerra fue corta, desarrollándose de 1870 a febrero de 1871. La derrota final se produjo en Sedán, y en Francfort se firmó la paz en 1871, muy dura para Francia, ya que perdió a Alsacia y Lorena y tuvo que pagar una indemnización de cinco mil millones de francos. El triunfo del ejército prusiano fue la demostración de su superioridad militar.

    Esta victoria de Prusia significó el último escalón de la unidad alemana, ya que en el trascurso de la guerra logró la incorporación de los Estados del sur y el 18 de enero de 1871, en Versalles, fue proclamado el Imperio Alemán.

    Batalla de Sedan (1 de septiembre de 1870)

    Batalla que tuvo lugar el 1 de septiembre de 1870, cerca de la ciudad de Sedan, en el norte de Francia, y que decidió la Guerra Franco-prusiana. La batalla se libró entre un ejército francés a las órdenes del conde Patrice Maurice Mac-Mahon hasta que fue herido y sustituido por el general Manuel Félix de Wimpffen, y un ejército prusiano a las órdenes del conde Helmuth von Moltke. Acabó con la victoria aplastante de Prusia. El emperador francés Napoleón III, que se había unido a las fuerzas francesas por la tarde, fue hecho prisionero, por lo que en París se proclamó la III República. Las bajas francesas fueron unas 17.000 y unas 9.000 las prusianas

    I INTRODUCCIÓN: CONCEPTOS FUNDAMENTALES SOBRE LA LECTURA DE PIERRE VILAR “INICIACIÓN AL VOCABULARIO DEL ANÁLISIS HISTÓRICO”

    Ed. Crítica. Barcelona 1980

    EL SIGLO XIX: LA FASE “NACIONALITARIA”

    El texto empieza hablándonos de los efectos posteriores a la Revolución francesa. Nos dice que Francia instauró por casi toda Europa reformas sociales progresivas, a la vez viéndose afectada por la lucha que la presión militar que ejercía provocaba.

    El texto narra las estratagemas vividas, tanto por los sectores sociales como por los burgueses. Nos da el ejemplo de “como se lo montan” para estar a favor o en contra de los franceses, los políticos reformistas, los burgueses, etc. pareciéndose en según que casos ejércitos alborotadores o a la vendée (antiguo departamento de la costa oeste francesa en el que se produjeron rebeliones contrarrevolucionarias durante la Revolución francesa).

    Nos da dos ejemplos:

    • El primero nos dice que en Prusia algunos cancilleres y políticos como Stein… querían que Napoleón y Francia se encontraran enfrente como enemigo un modelo revolucionario igual al suyo. Introduce la idea de Nación.

    • El segundo, nos habla de que la unidad que había conseguido España (1800-1814) se rompe por culpa de los recuerdos burgueses revolucionarios de algunas regiones que quieren transformarse en estados (Cataluña, País Vasco…)

    Lo relaciona con el caso de la Independencia americana.

    Acto seguido el texto no viene a definir “Nación”. Dice que la idea de Nación viene ligada a la voluntad general (característica Revolución francesa). Dice que la idea de Nación va ligada consecuentemente con la idea de remodelación europea.

    Dice que las ideas nacionalistas han coincidido siempre con las crisis revolucionarias del 1830-1848.

    Continua diciendo que los dirigentes están a favor y en contra de las nacionalidades ya que favorecen a la unión, pero pueden perjudicar a los grandes imperios Rusos, Prusianos, etc.

    Sigue manifestando que la idea de Nación provocó las respectivas unificaciones de Italia y Alemania. Nos da como ejemplo algunos textos, en los que se observa la unión existente entre la Burguesía, la industria y la nación.

    El texto finaliza argumentando que en 1871-1914 el nacionalismo se entiende como la conciencia colectiva, con lo que han de desaparecer los intereses de grupos pequeños (minoritarios).

    Vídeos relacionados