Una princesa en Berlín; Arturo R. G. Solmssen

Literatura Histórica del Siglo XX. Novela Inglesa. Fin de la Primera Guerra Mundial. Crisis Alemana. Partido Obrero Alemán. Argumento. Protagonistas

  • Enviado por: David El Qbano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

Una Princesa en Berlín

  • Autor

  • Contexto Histórico

  • Resumen del argumento de la obra

  • Crítica personal

Autor: Arturo R.G. Solmssen

Arturo R.G. Solmssen nació en New York City en 1928. Él pasó su niñez temprana en Berlín, y creció para arriba en los suburbios de Philadelphia donde vive aún con su familia. Él desempeñó servicios en el ejército regular después de la II guerra mundial , graduada de la universidad de Harvard en 1950, y del colegio de abogados de la universidad de Pennsylvania en 1953. Él ensambló una consejería jurídica grande de Philadelphia que el año, y ha sido con ella desde que.

Poco marrón publicó la primera novela de Solmssen, cuadrado de Rittenhouse, en 1968. Eso y tres otras novelas, el banquete de Alexander, la letra de la comodidad, y el tiempo de la toma de posesión hablan de los hombres y de las mujeres en y alrededor de la consejería jurídica de Philadelphia de Conyers y del decano. El trabajo más conocido de Solmssen, traducido a cada lengua europea más Turco, es princesa en Berlín.

La manía de Arturo Solmssen es investigación histórica. Un resultado es la esposa de la orilla , una novela sobre Inglaterra a la hora de Richard III.

Contexto histórico (Alemania posguerra 1919-1924)

Después de la primera Guerra Mundial
Los tratados de paz que dieron fin a la primera Guerra Mundial como el tratado de Versalles no dejaron contento a nadie. Las tensiones entre las potencias de Europa, Japón y Estados Unidos por mantener una posición privilegiada, las hostilidades del mundo capitalista contra la Unión Soviética y la expansión de tendencias socialistas provocaron que durante los años veintes y treintas del siglo XX proliferaran las luchas económicas, sociales y políticas, nacionales e internacionales.

Después de la guerra quedaron desocupados millones de hombres que, al abandonar los ejércitos, no encontraron trabajo y no podían dar sustento a sus familias. El sentimiento de desamparo e impotencia fue generalizado. El oportunismo político se puso a la orden del día y entre las capas sociales más afectadas por la crisis de la posguerra prendieron una serie de ideas nacionalistas que crearon un ambiente de intolerancia y revanchismo.

Crisis en Alemania
Tras ser derrotada en la primera Guerra Mundial, Alemania se vio obligada a ceder territorios, renunciar a sus colonias, entregar su parte de su armamento y su flota, y mantener un ejército reducido.

En 1918, estalló una revolución que proclamó la República socialista de Alemania (República de Weimar) y estableció derechos democráticos. Sin embargo, la desigualdad social continuó. Los junkeres, terratenientes de tipo feudal de la Alemania oriental, y los ricos industriales conservaron sus posiciones privilegiadas y quisieron restringir los derechos democráticos que se consagraron en la Constitución de 1919.

Después de un período de auge económico, sobrevino la crisis de 1929-32, que sumió en el desempleo a muchos trabajadores alemanes. La miserable situación que afectó a la población en esos años ayudó a que grupos reaccionarios estimularan una conciencia fuertemente nacionalista que exigía reparar la “dignidad alemana” a través de la recuperación de territorios y la independencia de la sujeción que otras naciones tenían sobre Alemania.

El Partido Nacional Socialista
El que más adelante será el Partido Nacional Socialista tuvo sus orígenes en un grupo llamado “Partido Obrero Alemán”, fundado en 1919, con Adolf Hitler como su líder.

El Partido Nacional Socialista aprovechó la crisis de finales de los veintes y, usando un tono militarista, prometió transformaciones radicales, al tiempo que señaló “culpables” de la crisis entre sus propios pobladores: judíos, comunistas, sindicalistas, etc. Desde el principio, este partido fue antiparlamentario.

A lo largo de los años veinte, Hitler incorporó al partido a quienes serían sus más fieles allegados: Himmler, jefe de política; Rosemberg, teórico del nazismo; Georing, su mano derecha; Rudolf Hess, su secretario personal. En noviembre de 1923, los nazis intentaron dar un golpe contra la República pero fracasaron y Hitler fue a prisión cinco años, donde escribió el libro fundamental del nazismo: Mein Kampf (Mi lucha).

Gracias a su demagogia política, los nazis fueron haciéndose fuertes en el Parlamento y entre las capas de la población más descontenta. Además, los capitalistas más ricos se unieron a Hitler para desbancar a los comunistas y parlamentaristas del poder. En 1933 el general Hindenburg fue reelecto presidente y Hitler, quien perdió en las elecciones, fue nombrado canciller. Al año siguiente el presidente murió y Hitler, a base de intrigas, logró que se le otorgara el título de Führer (caudillo). Alemania adoptó el Tercer Reich (el primero había sido el Romano Germánico de los siglos XI y XII y el segundo se le dio Bismarck) y su bandera se volvió la insignia suástica.

Las primeras acciones de Hitler en el poder fueron en contra de los comunistas. Una vez controlados éstos, comenzó el camino hacia el Estado totalitario: abolió la Constitución, prohibió todos los partidos políticos, con excepción del gobernante; prohibió las huelgas y sometió a los sindicatos a una organización central, dirigida por representantes de grandes empresarios; creó la GESTAPO, una poderosa policía estatal; persiguió a políticos liberales y los recluyó en campos de concentración; creó tribunales populares para juzgar a los “traidores”; inició las persecuciones a los judíos.

La economía se puso completamente bajo la dirección del Estado. La producción de armamentos, la constitución de un ejército numeroso y la construcción de obras de importancia estratégica (sobre todo carreteras) aminoraron con el desempleo y crearon una sensación de mejoría en ciertos sectores populares. Aunado a esto, el control gubernamental se apoyaba en una eficiente campaña de propaganda dirigida por Goebbels y transmitida por diferentes medios: radio, prensa, publicaciones, cine.

En el ámbito internacional, el Führer decidió dejar de pagar la deuda externa y no cumplir con el Tratado de Versalles, que tantas restricciones imponía a su país: fomentó el rearme de Alemania, la unión de todos los habitantes de lengua alemana, y la necesidad de que Alemania recuperara su "dignidad" nacional. Los nazis proyectaron incorporar los núcleos de habla alemana de Austria, Checoslovaquia, Polonia, y de las zonas de Danzig y Memel. Muy pronto, toda la vida de la nación se orientó a iniciar una nueva guerra.

La Sociedad de Naciones trató de impedir, a través de la Conferencia de Ginebra (1933), las intenciones de Alemania pero lo único que logró fue que este país abandonara la Sociedad. Este acto de desacato provocó que el resto de las naciones se preocuparan por su propia seguridad y el rearme se generalizó.

Alemania, en seguida de su rearme, inició su aproximación con Italia, también dirigida por un partido nacionalista y totalitario y con Mussolini a la cabeza. Ambas potencias coincidieron en apoyar al general español Francisco Franco contra los comunistas en al guerra civil que acababa de estallar en la península. Así nació, en 1936, el llamado Eje Roma-Berlín, al que se añadiría Japón en 1937, que sería uno de los dos bandos de la segunda Guerra Mundial.

Resumen del argumento:

El protagonista se llama Peter Ellis era americano, estudiaba primer año de medicina pero el quería ser pintor durante la primera guerra mundial fue a Neully conduciendo ambulancias.

Allí conoció a su gran amigo Christoph Keith, a este le derribaron el avión, se le quedo las piernas atrapadas y Peter lo salvó.

Peter se quería quedar en Paris a estudiar arte cuando termino la guerra, pero no querían, los padres querían que siguiese estudiando medicina y mando al abogado para que volviera.

Peter al final se fue a Berlín con Christoph Keith y le pagó un sobre de dólares, allí en Alemania se podía vivir muy bien con dólares ya que la moneda alemana cayo por los suelos.

Cuando llegó a Alemania Peter se quedo en casa de Christoph, que vivía con su familia, su padre, su madre y su hermano. El padre era inválido la madre ama de casa y el hermano que se llamaba Kaspar era soldado. Christoph trabajaba en un banco.

Christoph dio a conocer a sus amigos a Peter, le presento a Boby Waldstein que era el dueño del banco y este tenia un hermano llamado el Barón von Waldstein, este tenia dos hijos uno se llamaba Alfred y la hija Lili, a Peter empezó a gustarle Lili que era un chica muy maja. Helena era como si de la familia que quería mucho a Christoph.

Los Waldestein eran judíos pero ahora eran católicos, los judíos estaban mal vistos en Alemania.

Los Waldestein tenían amigos importantes como el ministro de asuntos exteriores, se llamaba Walter Rathenau, y también un gran pintor que se llamaba Liberman.

Peter estudio pintura con un alumno de Liberman llamado Falke, también iba a fiestas con Christoph y las dos chicas.

Walter Rathenau al consentir que se pagaran lo que se le opuso a Alemania en el tratado de Versalles Alemania entro en crisis.

El Friecops era un partido de extrema derecha, al que pertenecía Kaspar querían matar a Rathenau y de hecho lo mataron.

En Navidad Christoph decide casarse con Helena y algunos meses mas tardes Peter pide la mano de Lili, pero para casarse tiene que terminar sus estudios y Peter espera.

Sigrid que era la cuñada de Lili fue a ver a su familia y se encontró a Kaspar que desapareció después de la muerte de Rathenau, y le contó a Sigrid que quería matar a su hermano por lo que había hecho, Sigrid cuando llegó se lo cuenta a Peter.

Christoph le dice a Peter lo que le dijo un amigo que esta ahora en los Friecops, que quieren matar a Peter porque se creen que es un espía Norteamericano y que le ofrecen unirse a los Friecops pero el no quiere y lo rechaza.

Peter le cuenta lo que le dijo Sigrid, pero no se lo cree y le dice que se vaya del país.

El pobre Peter no se quiere ir porque se encuentra muy a gusto y se quiere casar con Lili.

Van a una fiesta de la familia Waldestein Peter Christoph y Helena, por la noche cuando van a casa de Helena y Christoph con Peter, al entrar hay unos disparos y Helena cae al suelo y Christoph se abalanza sobre ella, después Peter saca el arma y disparo al individuo, era Kaspar que apareció muerto en el granero.

Christoph y Helena se enterraron juntos y Peter fue al hospital, Lili quiere verle pero no le dejan.

Un día recibe Peter una carta del banco y una carta de Lili.

Cuando se recupero fue a casarse con Lili pero el padre no lo consintió y le explico que no era bien vista en el país porque le consideraban un espía Norteamericano.

Y Peter tuvo que irse de Alemania y reunirse otra vez con su familia en Estados Unidos.

Crítica Personal:

Mi primera impresión del libro es bastante buena, para mi en general es un libro muy fácil de entender aunque con algunas que otras pautas un pocos mas difíciles.

Una cosa que no me ha gustado nada del libro es que es muy extenso, o sea muy largo, creo que en menos paginas se hubiese explicado la historia igual de comprensiva, debería de ser un poco mas breve. Todo esto respecto a como está realizado el libro.

El contexto del libro es buenísimo ya que trata de un echo histórico impresionante, la inflación alemana que llevó al odio a los franceses que le obligaban a pagar grandes sumas de dinero que no tenían, los llevó a la ruina.

Y también te hace imaginar como sufrían esa gente que a causa de al estar la moneda alemana por los suelos para comprar cualquier cosa de recursos básicos tenían que llevar casi un saco de dinero.

A mi personalmente me ha gustado mucho y se lo recomiendo a todo el que le guste la historia, es un libro muy bueno.