Un viejo que leía novelas de amor; Luis Sepúlveda

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela) comprometida. Destrucción del Amazonas. Argumento. Autor. Personajes

  • Enviado por: Sergio
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
El Fascismo.Teoría e Interpretación
UNED
El objetivo de este curso es profundizar en el conocimiento de lo que algunos historiadores han considerado el invento...
Solicita InformaciÓn

Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INFORME DE LECTURAS COMPLEMENTARIAS

LIBRO: “Un viejo que leía novelas de amor”

Curso: 2° Año Medio A

2002

I N D I C E

Página

I Introducción .............................................................. 3

II Biografía del autor..................................................... 4

III Personajes.................................................................. 5

IV Resumen por capítulos............................................... 6 - 18

V Valores que ilustra el libro........................................ 19

VI Opinión personal sobre el libro................................ 20

I N T R O D U C C I Ó N

En el siguiente informe de lectura se analizará el libro de Luis Sepúlveda: “Un viejo que leía novelas de amor”, libro escrito en 1989 y traducido a 14 lenguas, ganadora del premio Tigre Juan (Oviedo, 1989). Y merecedora de varios otros premios internacionales.

En este trabajo presentaremos la biografía de este gran autor, describiremos y analizaremos algunos de los personajes del libro y haremos un resumen de cada capítulo, para que las personas que no tengan la oportunidad de leerlo, se puedan hacer una idea más completa de esta obra.

BIOGRAFÍA DEL AUTOR

Un viejo que leía novelas de amor; Luis Sepúlveda

Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. Era muy joven cuando decidió ser viajero como quien decide ser oficinista. De Punta Arenas a Oslo, de Barcelona a Quito, de la selva amazónica al desierto de los saharauis, de las celdas de Pinochet al barco de Greenpeace, recorrió casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías. Y, mientras viajaba, escribía.

Así publicó el primero de sus 11 libros a los veinte años. Ha recibido entre otros, el Premio Gabriela Mistral de poesía 1976 y el Premio Rómulo Gallegos de novela 1978. Y, después de “Un viejo que leía novelas de amor”, Premio Tigre Juan (Oviedo, 1989). Esta novela fue convertida en best-seller y sus derechos fueron vendidos al cine a Jean-Jacques Annaud, nadie puede ignorar ya a este autor.

Cuando Luis Sepúlveda fue exiliado viajó por toda América del sur, y después se fue a Europa, donde reside en la actualidad.

Luis Sepúlveda fue amigo de Julio Cortázar y Osvaldo Soriano, además de Plácido Domingo. Rescata entre sus maestros literarios a Emilio Salgari, Julio Verne, Jack London, Melville, Conrad entre los extranjeros. Dentro del ámbito nacional reconoce sus devociones por Francisco Coloane, (ha tenido especial injerencia en la divulgación de su obra en Europa) Manuel Rojas, Pablo de Rokha, Carlos Drouguet, Juan Godoy, Nicomedes Guzmán.

La narrativa del chileno Luis Sepúlveda adquiere cada día más importancia en el mundo literario actual, tanto de Europa como de América. La calidad de su obra, su actitud excéntrica, su temática novedosa, singular y el carácter polémico (por ejemplo su discusión con otros escritores acerca del carácter nacional de las literaturas) de su autor acrecienta un mayor interés en el público lector.

PERSONAJES

  • Alcalde: Era un gordo odiado por todos, porque llegó al Idilio, pueblo de la Región Amazónica, a cobrar impuestos y vender permisos de pesca y muchas otras cosas sólo para ganar dinero, era ignorante en cuanto a las “leyes” de la selva, se cree el dueño de la verdad absoluta y que sólo él tiene la razón. Los lugareños lo apodaban la Babosa, porque desde que llegó a la ciudad no paraba de sudar, también era una persona muy violenta, porque golpeaba a su mujer.

  • Antonio José Bolívar Proaño: Viejo de casi unos setenta años, casado con Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo, vivieron con mucha pobreza en la Sierra, hasta que le propusieron irse a otro lugar lejos de allí. Antonio José Bolívar Proaño y su esposa decidieron irse a El idilio.

Después conoce a los Shuar y su esposa muere, se siente muy solo, pero con sus nuevos amigos disfruta de la verdadera libertad de la cual siempre había soñado, hasta que por un desagradable hecho es expulsado de los Shuar.

Se dedica a leer novelas de amor, repetidas veces, hasta aprendérselas de memoria.

Se convierte en un viejo bastante solitario de pocas amistades amante de las novelas de amor pero de espíritu valiente y aventurero.

  • Los Shuar: Tribu de la selva, andaban semidesnudos, eran excelentes cazadores, hablaban su propia lengua, bebían aguardiente fumaban cigarros de hoja. Antonio José Bolívar los describía como una manada de micos habladores como los papagayos, borrachos y gritones como los diablos.

No eran violentos con la gente ni con los animales, sólo los cazaban para alimentarse no por diversión ni como trofeos, respetaban mucho la vida.

  • Rubicundo Loachamín:

Era el dentista que iba dos veces al año al El Idilio a arreglar los dientes de los indígenas, Antonio José Bolívar Proaño después de averiguar su tema favorito en las novelas le cuenta, y él se ofrece a traerle libros cada vez que pueda, era el único amigo de Antonio José Bolívar Proaño, de trato un poco rudo con los pacientes indígenas, pero amable al querer ayudar a su amigo

RESUMEN POR CAPÍTULOS

PRIMER CAPÍTULO:

En este capítulo, los escasos habitantes de El idilio y un puñado de viajeros que venían de las cercanías se reunieron en el muelle, esperando ser atendidos por el dentista Rubicundo Loachamín, que calmaba los dolores de los pacientes con una extraña anestesia oral.

Los pacientes, agarrándose de los costados del sillón, respondían a su dolor abriendo excesivamente los ojos y sudando a mares, algunos querían retirar de sus bocas las manos impertinentes del dentista.

Mientras tanto a lo lejos se divisaba la pequeña tripulación del Sucre, que traía consigo racimos de banano verde y café en grano. Este llegaría al Idilio, apenas el dentista terminase su labor, este luego navegaría las aguas del río Nangaritza para luego desembocar en el Zamora, y luego de cuatro días arribar al puerto del Dorado.

El doctor Loachamín visitaba el Idilio dos veces al año, al igual que el empleado de correos, quién raramente llevaba correspondencia a algún habitante.

Los únicos contentos en la cercanía de la consulta eran los jíbaros, que eran indígenas rechazados por su propio pueblo. Existía una gran diferencia entre un Shuar orgulloso quién conocía muy bien el Amazonas, y un Jíbaro, como los que estaban en El Idilio esperando la atención del dentista.

Después de atender al último paciente, el dentista se sintió muy aliviado y se encaminó hacia el muelle donde encontraría a su viejo amigo José Bolívar Proaño. En eso dos canoas se acercaban, y de una de ellas se asomaba la cabeza de un hombre rubio, de quien se sabrá en los capítulos siguientes.

SEGUNDO CAPÍTULO:

En este capítulo aparece en acción el Alcalde, quien era la máxima autoridad y representante de un poder demasiado lejano como para provocar temor, era un individuo obeso que sudaba sin descanso. Decían los lugareños que la sudadera le empezó apenas el llegó al Idilio, ganándose el apodo de la Babosa.

A causa de un desfalco lo enviaron a ese rincón perdido del oriente como sanción. Sólo sudaba, y su otra ocupación consistía en administrar la cerveza al pueblo. El alcalde no bebía agua ardiente como los demás lugareños. El vivía con una indígena a la que golpeaba salvajemente acusándola de haberle embrujado, y todos esperaban que la mujer lo asesinara.

El alcalde llegó al pueblo con la manía de cobrar impuestos por razones misteriosas. El anterior Alcalde, fue un hombre muy querido por el pueblo, ya que su lema era “vive y deja vivir”. El murió luego de tener un altercado con unos buscadores de oro, y fue encontrado a los dos días con la cabeza abierta a machetazos y devorado por las hormigas.

Cuando el alcalde llegó al muelle, ordenó subir el cadáver. El era un hombre joven, rubio y de contextura fuerte. El Alcalde culpó a los Shuar de matar al antiguo alcalde, quien sacó un revólver y apuntó a los indígenas.

Entonces se escuchó una voz que dijo que no era una herida de machete ésta voz era de Antonio José Bolívar, el viejo se acerco al cadáver y dijo que era un zarpazo de tigrillo, un animal adulto lo mató. Huela lo mató la hembra ya que luego lo meó para marcarlo.

El alcalde miraba extrañamente a los Shuar, al viejo a los lugareños, al dentista, y no sabía como explicar lo sucedido. Los indígenas apenas vieron las pieles saltaron a sus canoas y se marcharon para avisar en su caserío de la peligrosa hembra, quien buscará sangre en los poblados. Esto alertó mucho a los pobladores, quienes se pusieron en guardia.

Más tarde unos hombre transportaron el cadáver que se encontraba en las tablas del muelle. En ese momento subieron el cajón a bordo y el alcalde vigiló la maniobra. Las campanadas del sucre anunciaban la partida, lo cual los obligó a despedirse.

El viejo permaneció en el muelle hasta que el barco desapareció tragado por una curva del río, se quitó su dentadura postiza y se dirigió a su choza.

TERCER CAPÍTULO:

Antonio José Bolívar Proaño sabía leer, pero no escribir. A lo más, lograba garabatear su nombre. Cuando debía firmar leía lentamente, juntando las sílabas, susurrándolas a media voz como si las paladeara.

Vivía en una choza de unos diez metros cuadrados en los que ordenaba el escaso inmobiliario.

Conoció a Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo de niño en San Luis, un poblado serrano aledaño al volcán Imbabura. Tenían trece años cuando los comprometieron. El matrimonio de niños vivió los primeros tres años de pareja en casa del padre de la mujer, un viudo, muy viejo, que se comprometió
testar a favor de ellos a cambio de cuidados y de rezos.

Al morir el viejo, heredaron unos pocos metros de tierra, insuficientes para el sustento de una familia. El hombre cultivaba la propiedad familiar y trabajaba en terrenos de otros propietarios.

La mujer no se embarazaba. Antonio José Bolívar Proaño intentaba consolarla y viajaban de curandero en curandero probando toda clase de hiervas. Fue así como decidieron abandonar la sierra y poco antes de las festividades de San Luis reunieron las pocas pertenencias, cerraron la casa y emprendieron el viaje. Llegar hasta el puerto fluvial de El Dorado les llevó dos semanas.

Luego de otra semana de viaje, esta vez en canoa, arribaron a una esquina del río. La única construcción era una enorme choza de calaminas que hacía de oficina, bodega de semillas y herramientas, y vivienda de los recién llegados colonos. Eso era El Idilio.

La pareja se dio a la tarea de construir precariamente una choza. Trabajando desde el alba hasta el atardecer arrancaban un árbol, unas lianas; luego se les terminaron las provisiones y no sabían que hacer. Aislados por las lluvias, por esos vendavales que no conocían, empezaron a morir los primeros colonos.

Se sentían perdidos, en una estéril lucha con la lluvia que amenazaba con llevarles la choza. Los Shuar, compadecidos, se acercaban a echarles una mano. Pasada la estación de las lluvias, los Shuar les ayudaron a desbrochar laderas de monte, advirtiéndoles que todo era en vano. Al llegar la siguiente estación de las lluvias, los campos tan duramente trabajados se deslizaron ladera abajo con el primer chubasco.

Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo no resistió el segundo año y se fue en medios de fiebres altísimas, consumida hasta los huesos por la malaria. Antonio José Bolívar Proaño supo que no podía regresar al poblado serrano.

Aprendió el idioma Shuar participando con ellos de las cacerías, también aprendió a valerse de la cerbatana, silenciosa y efectiva en la caza, y de la lanza frente a los veloces peces.

A los cinco años de estar allí supo que nunca dejaría aquellos parajes. Una mañana, Antonio José descubrió que envejecía al errar un tiro de cerbatana. También llegaba el momento de marcharse, tomó la decisión de instalarse en El Idilio y vivir de la caza.

Un día, entregado a la construcción de una canoa resistente, definitiva, escuchó el estampido proveniente de un brazo del río, corrió al lugar de la explosión y encontró a un grupo se Shuar llorando. Le indicaron la masa de peces muertos en la superficie y al
grupo de extraños que desde la playa les apuntaban con armas de fuego. Los blancos, nerviosos ante la llegada de más Shuar, dispararon alcanzando a dos indígenas y emprendieron la fuga en su embarcación. El supo que los blancos estaban perdidos. Los Shuar tomaron un atajo, los esperaron en un paso estrecho y desde ahí fueron presas fáciles para los dardos envenenados. Uno había muerto con la cabeza destrozada por la perdigonada a corta distancia, y el otro agonizaba con el pecho abierto. Era su compadre Nushiño.

Los Shuar empujaron la canoa y enseguida borraron sus huellas de la playa.

CUARTO CAPÍTULO:

Aquí se cuenta que después de cinco días de navegación, llegaron a El Idilio. El lugar estaba cambiado. Una veintena de casas se ordenaba formando una calle frente al río.

Había también un muelle de tablones que Antonio José Bolívar Proaño evitó, y navegó algunos metros más aguas abajo hasta que el agotamiento le indicó un sitio donde levantó la choza.

Tanto los colonos como los buscadores de oro cometían toda clase de errores estúpidos en la selva. Llegaban en grupos bulliciosos portando armas suficientes para equipar a un batallón. Antonio José Bolívar Proaño se ocupaba de mantenerlos a raya, en
tanto los colonos destrozaban la selva construyendo la obra maestra del hombre civilizado. El desierto, se quedó con todo el tiempo para sí mismo, y descubrió que sabía leer al mismo tiempo que se le podrían los dientes. Muchas veces presenció la faena del doctor
Rubicundo Loachamín en sus viajes semestrales.

Cierto día, junto a las cajas de cerveza y a las bombonas de gas, el sucre desembarcó a un aburrido clérigo, con la misión de bautizar niños y terminar con los concubinatos. Tres días se quedó el fraile en El Idilio, sin encontrar a nadie dispuesto a llevarlo a los caseríos de los colonos, se sentó en el muelle esperando a que el barco lo
sacara de allí. Para matar las horas de canícula sacó un viejo libro de su patrimonio e intentó leer hasta que la voluntad del sopor fuese mayor que la suya.

El libro en las manos del cura tuvo un efecto de carnada para los ojos de Antonio José Bolívar. Era una biografía de san Francisco que revisó furtivamente, sintiendo que al hacerlo cometía una estafa deleznable.

El llamado del sucre anunció el momento de zarpar y no se atrevió a pedirle al cura que le dejase el libro. Lo que sí le dejó, a cambio, fueron mayores deseos de leer. Pasó toda la estación de las lluvias rumiando su desgracia de lector inútil, y por primera vez se sintió terriblemente solo.

Cuando las lluvias disminuyeron y la selva se pobló de animales nuevos, abandonó la choza y, premunido de la escopeta, se adentró en el monte. Allí pasó dos semanas, en los territorios de los animales apreciados por los hombres blancos. Dispuso las trampas, y antes de dejar la región de los micos buscó un papayo alto, uno de los con razón llamados papayos del mico, tan altos, que solamente ellos conseguían llegar hasta los frutos deliciosamente asoleados y muy dulces. Al día siguiente comprobó el éxito obtenido con las trampas.

Con el botín a la espalda regresó a El Idilio, y esperó a que la tripulación del Sucre terminara con las faenas de carga para acercarse al patrón. Durante la travesía charló con el doctor Rubicundo Loachamín y lo puso al tanto de las razones.

El Dorado no era, en ningún caso, una ciudad grande. Para Antonio José Bolívar, luego de cuarenta años sin abandonar la selva, era regresar al mundo enorme que antaño conociera.

QUINTO CAPÍTULO:

Con las primeras sombras de la tarde se desató el diluvio y a los pocos minutos era imposible ver más allá de un brazo extendido. Antonio José Bolívar Proaño dormía poco. A lo más, cinco horas por la noche y dos a la hora de la siesta.

En la estación de las lluvias las noches se prolongaban con bajar al río sumergirse, mover unas piedras, hurgar en el lecho fangoso, y ya se disponía de una docena de camarones gordos en el desayuno. Así lo hizo esa mañana. Se desnudó, se ató a la cintura una cuerda cuyo otro extremo estaba firmemente atado a un pilote.

Salió con un puñado de bichos moviéndose frenéticos, y se apretaba a salir del agua cuando escuchó los gritos. Agudizó la vista tratando de descubrir la embarcación, mas la lluvia no permitía ver nada. El manto de agua caía sin descanso perforando la superficie del río. Escuchó como los gritos se repetían y divisó unas ciertas
figuras corriendo hacia el muelle.

Los hombres se hicieron a un lado al ver llegar al alcalde. El gordo venía sin camisa y, protegido bajo un amplio paraguas negro, soltaba agua por todo el cuerpo. La canoa atada a uno de los pilares llegó semi-sumergida, flotando nada más que por ser de madera. A bordo se mecía el cuerpo de un individuo con la garganta destrozada y los brazos desgarrados.

El alcalde ordenó que subieran el cuerpo, y al tenerlo sobre las tablas del muelle lo reconocieron por la boca. Era Napoleón Salinas un buscador de oro al que la tarde anterior había atendido el dentista. Salinas era uno de los pocos individuos que no se sacaban los dientes podridos, y prefería que se los parcharan con pedazos de oro.

El alcalde ordenó a uno de los reunidos que le sostuviera el paraguas para tener las manos libres, y repartió las pepitas de oro entre los presentes. Tras recobrar el paraguas, empujó al muerto con un pie hasta que cayó de cabeza al agua.

SEXTO CAPÍTULO:

Luego de comer los sabrosos camarones, el viejo limpió prolijamente su placa dental y la guardó envuelta en el pañuelo. Despejó la mesa, arrojó los restos de comida por la ventana, abrió una botella de Frontera y se decidió por unas de las novelas.

Lo envolvió la siesta de las dos de la tarde y se tendió en la hamaca sonriendo socarronadamente al imaginar personas que abrían las puertas de sus casas y caían a un río a penas daban el primer paso. Por la tarde, luego de darse una nueva panzada de
camarones, se dispuso a continuar la lectura, y se aprestaba hacerlo cuando un griterío lo distrajo obligándolo a asomar la cabeza al aguacero.

Por el sendero corría una mula enloquecida entre estremecedores rebuznos, y lanzando coses a quienes intentaban detenerla. Tras un gran esfuerzo, los hombres consiguieron rodear al esquivo animal. Algunos caían para levantarse cubiertos de lodo,
hasta que por fin lograron tomar el animal.

El alcalde, esta vez sin paraguas, ordenó que la tumbaran y le despachó el tiro de gracia, el animal lanzó un par de patadas al aire y se quedó quieto.

El alcalde ordenó prepararse para salir al otro día temprano hasta el puesto de Miranda, y encargó a dos hombres que faenaran el animal. La carne trozada fue llevada hasta el portal de la alcaldía y el gordo la repartió entre los presentes, el gordo le preguntó a Antonio José Bolívar ¿qué parte quería? El respondió que solo un trozo de hígado, entendiendo que la gentileza del gordo lo inscribía en la partida.

Con el pedazo de hígado caliente regresó a la choza. Mientras freía el hígado tirándoles pedacitos de romero maldijo el incidente que lo sacaba de su tranquilidad.

Murmurando, se puso la dentadura postiza y masticó los secos pedazos de hígado. Muchas veces escuchó decir que con los años llega la sabiduría. Hacía varios años desde la mañana en que al muelle del El Idilio abrió una embarcación nunca antes vista, una lancha de motor que permitía viajar a ocho personas.

En la novedosa embarcación llegaron novedosos americanos con cámaras fotográficas y artefactos de usos desconocidos.

El gordo apestaba a trago y no dejaba de nombrarlo su amigo y colaborador, mientras los gringos lo fotografiaban, y no sólo a ellos, a todos los que se pusieran frente a las cámaras.

Sin pedir permiso entraron a la choza, y uno de ellos, luego de reír a destajo, insistió en comprar el cuadro que lo mostraba junto a su esposa.

Los intrusos entendían castellano, y no precisaron que al gordo les detallara las intenciones del viejo. Amistoso, les pidió con precisión, arguyó que los recuerdos eran sagrados en esa tierra.

En cuanto tuvo el retrato colgado en el lugar de siempre, el viejo accionó los percutores de la escopeta, y se marchó.

El gordo, al ver los ojos encendidos del viejo, optó por alejarse rápido y al trote alcanzó al grupo de americanos.

Al día siguiente la embarcación plana dejo el muelle con tripulación aumentada.

La babosa se le acercó al viejo pidiéndole que acompañara a los gringos monte adentro. Algo me decía que no vino a hablarme de su nombre, paisano. Vengo a decirle que tenga cuidado. La babosa le agarró mala. Delante mío les pidió a los gringo que cuando vuelvan a el Dorado hablen con el comisario para que este le mande una
pareja de rurales. Piensa votarle la casa, paisano.

El bálsamo contra el insomnio le llegó una mañana más tarde al ver aparecer la embarcación plana. No fue un arribo elegante el que hicieron. Chocaron contra los pilotes del muelle y ni se preocuparon de subir la carga. Vinieron los americanos y apenas pisaron tierra partieron en busca del alcalde.

Los gringos querían llegar bien a dentro y fotografiar a los Shuar. El colono los siguió sin problemas hasta el lugar donde habitan los Shuar, dicen que los monos mataron al colono y a uno de ellos.

Regreso a El Idilio, entrego los restos y al alcalde lo dejo en paz, en esa paz que debía cuidar por que de ella dependían los momentos placenteros frente al río, de pie anote la mesa alta, leyendo pausadamente las novelas de amor.

Y esa paz se veía de nuevo amenazada por el alcalde que lo obligaría a participar de la expedición, y por unas afiladas garras ocultas en algún lugar de la espesura.

SÉPTIMO CAPÍTULO:

El grupo de hombres se reunió, el alcalde ordenó a su mujer servirles café y patacones de bananos verdes, él repartía cartuchos, atados de cigarros, cerillas y una botella de Frontera por nuca. Antonio José Bolívar Proaño había desayunado temprano y sabia los inconvenientes de cazar con el estomago lleno.

Abandonaron la última casa de El Idilio y se internaron en la selva exceptuando al alcalde, iban todos descalzos, forrado sus sombreros de paja con bolsas plásticas, protegían sus cigarros en morrales de lona engomada, municiones y cerillas. Caminaban lento a causa del lodazal, para avanzar mejor se dividieron, en medio iba el alcalde,
Antonio José iba detrás del alcalde, monten las encopetas ordenó el gordo para que dijeran los hombres yo doy las ordenes aquí dijo el gordo los hombres simularon cargar las escopetas, la marcha se interrumpía repetidamente por causa de la torpeza y porfía del gordo, en eso el gordo dice no podemos seguir, el viejo dijo ustedes
se quedan y el viejo desapareció tragado por la oscuridad. Regresó hasta el grupo orientado por el olor a tabaco que venía de los hombres y comunicó que había encontrado un lugar para pasar la noche, el gordo dice no me gusta esto, el viejo le responde mire, excelencia, estamos en un lugar seguro nosotros no podemos ver a la
bestia y ella no puede vernos a nosotros. Quédese tranquilo y trate de dormir.

Antonio José Bolívar estaba de guardia atento a los sonidos de la selva recordó la primera vez que vivió un verdadero pez de río cuando todavía era aprendiz en la selva, quiso la suerte que un Shuar lo viera a tiempo y lo lanzara un grito de advertencia no te metas al no es peligroso, el responde ¿pirañas? Peor que las pirañas ¿qué es? Un bagre guacamayo, un pez enorme, alcanzaba dos metros de largo y setenta quilos de peso, en eso llegó su relevó y le dice anda, tiéndete en mi cama el responde no estoy cansado prefiero dormir cuando aclare, en eso un ruido nuevo llegando de la espesura los
pone en alerta y dicen oíste responde callado, dice ¿qué será? No se, despierta a los otros sin hacer ruido, era el alcalde, hay algo a allí, contestan no lo se.

Caminaron hasta un claro de la selva, preguntándose ¿qué pasó? ¿qué fue eso?, pregunto el gordo ¡mierda! ¿no huele? Ya sé que es mierda, ¿estamos bajo una manada de monos?, el alcalde imitó al resto del grupo sacándose los apestosos excrementos, caminaron tres horas siempre hacia el oriente, en eso el alcalde llama a gritos a los
hombres diciendo la he visto y parece que le metió un par de balazos todos a buscarla, al encontrarla era un oso mielero los hombres movían la cabeza conmovidos por la suerte del animal y el gordo recargaba su arma.

Pasado el medio día vieron el desteñido letrero de Alkasetzer, identificando el puesto de Miranda. Al colono lo encontraron a escaso metros de la entrada, la espalda abierta en dos zarpazos y se propagaban hasta la cintura y el cuello abierto dejaba ver la cervical, el muerto estaba todavía empuñando su machete, el alcalde miraba
el cadáver y decía no lo entiendo ¿por qué no se encerró al escuchar a la tigrilla? Ahí está colgada la escopeta., ¿por qué no la usó?, no era un mal tipo, ¿tenía parientes? preguntó el alcalde, no llego con su hermano, pero se murió de malaria hacia varios años. Supongo que el puesto le dejaba algunas ganancias, no. Se lo jugaba a los naipes, en eso entro el viejo diciendo afuera hay otro cadáver, encontraron al segundo cadáver, mostraba las huellas de las garras en los hombros y la garganta abierta, junto a él el machete enterrado. Creo entenderlo dijo el viejo.

El muerto era Plascencio Punan, un tipo que no se dejaba ver mucho. Recuerdo haberle escuchado hablar de Colombia y de las piedras verdes como una mano empuñada. La bestia se nota que lo atacó de frente y Miranda al parecer se preocupó de largarse no llegó muy lejos como hemos visto.

OCTAVO CAPÍTULO:

Más tarde ellos envolvieron a los muertos en la hamaca de Miranda, frente a frente, para evitarles entrar a la eternidad como extraños. Arrastraron el bulto hasta una ciénaga cercana, lo alzaron y lo lanzaron entre los juncos y rosas de pantano. Regresaron al puesto y el gordo dispuso de las guardias. Dos hombres se mantendrían en vela, para ser relevados a las cuatro horas por el otro. Antes de dormir cocinaron arroz con lonjas de banano, y luego de cenar Antonio José Bolívar limpió su dentadura postiza. Sus acompañantes le vieron dudar un momento.

Como formaba parte del primer turno, el viejo se apropió de la lámpara de carburo. Su compañero de vigilia lo miraba perplejo, recorren con lupa los signos ordenados en el libro, el preguntó si en verdad sabía leer, y que estaba leyendo una novela pero le pidió que se quedara callado porque si hablaba se movía la llama.

El otro se alejó para no estorbar. D e ¿qué se trata? de amor, respondió. El viejo seguía en lo suyo sin dejarse importunar por el ruido áspero. Anda, lee un poquito más alto. ¿En serió te interesa? le dijo él.

Entonces, tengo que leerte desde el comienzo, le replicó. Antonio José Bolívar regresó a la primera página del libro. No tan rápido, compadre. Hay palabras que no conozco. Lo de gondolero, góndola, y aquello de besar ardorosamente quedó semiaclarado, tras un par de horas de intercambio de opiniones salpicadas de anécdotas picantes. Los hombres reían, fumaban y bebían. El alcalde se revolvió molesto en su lecho.

Para que sepan Venecia es una ciudad construida en una laguna. ¿Y como lo sabe?, le preguntaron, ¿ha estado allá? preguntó el viejo. No pero soy instruido. De a fuera llegó el tenue ruido de un cuerpo moviéndose con sigilo. El cuerpo en movimiento trazaba un semicírculo en torno a la choza del puestero. El alcalde se acercó a gatas hasta el viejo, ¿el bicho? sí. Y nos ha olido.

El gordo se incorporó súbitamente. Pese a la oscuridad, alanzó la puerta y vació el revolver, disparando a ciegas contra la espesura. Los hombres encendieron la lámpara, y miraban al alcalde recargando el arma. Por culpa de ustedes se me fue. Ya. Ustedes se las saben todas. A lo mejor le di, se justificó el gordo.

Al amanecer, salieron a rastrear las proximidades. La lluvia no borraba el rastro de plantas aplastadas dejado por el animal. Regresaron a la choza y bebieron café negro. Lo que menos me gusta es que el bicho anda rodando a menos de cinco kilómetros de El
Idilio.

El alcalde comprendió que ya se había desacreditado demasiado frente a los hombres. Encontró una salida que sonaba lógica y de paso le cubría la espalda, hagamos un trato, Antonio José Bolívar. Tú eres el más veterano en el monte. Nosotros sólo te servimos de estorbo, viejo. Rastréala y mátala. El estado te pagará cinco mil
sucres si lo consigues.

El alcalde deseaba zafarse de él. Al viejo no le importaba mayormente lo que pensara el gordo sudoroso. Tampoco le importaba la recompensa ofrecida.

Algo le decía que el animal no estaba lejos, tal vez miraba en esos momentos. El gringo le había asesinado las crías y quien sabe si también el macho. Por otra parte, la conducta del animal le permitía intuir que buscaba la muerte.

La bestia buscaba la ocasión de morir frente a frente, en un duelo que .ni el alcalde ni ninguno de los hombres podría comprender. ¿Que me respondes viejo? Repitió el alcalde.

Conforme. Pero me dejan cigarros, cerillas y otra porción de cartuchos. El alcalde respiró aliviado al oír la aceptación y le entregó lo pedido.

El viejo repasaba las páginas desde el comienzo. Estaba molesto de no conseguir apropiarse del argumento. Ha, lo mejor tengo miedo. Vamos viendo, Antonio José Bolívar. ¿Que te pasa? No es la primera vez que te enfrentas a una bestia enloquecida. ¿Que es lo que te impacienta? ¿La espera? ¿Preferirías verla aparecer? ahora mismo derribando la puerta y tener un desenlace rápido? ¿no piensas que la bestia, con toda la inteligencia que ha demostrado, puede decidirse por el grupo de hombres? Puede seguirlos y
eliminarlos uno por uno antes de que lleguen a El Idilio. Sabes que puede hacerlo y debiste advertírselo, decirles: " No se separen ni un metro". No seas vanidoso, Antonio José Bolívar. Recuerda que no eres un cazador. Tú no eres un cazador. Muchas veces los habitantes de El Idilio hablan de ti llamándote el cazador, y les respondes que
eso no es cierto.

Es cierto que los cazadores son cada día menos porque los animales se han internado hacia el oriente cruzando cordilleras imposibles, la última anaconda vista habita en territorio brasileño. Pero tú viste y cazaste anacondas no lejos de aquí.

El reptil había sorprendido al hijo de un colono mientras se bañaba. ¿Te acuerdas, viejo? En canoa seguiste el rastro hasta descubrir la playa donde se soleaba. Entonces dejaste varias nutrias muertas como cebo y esperaste. Fue un buen salto. El machete en la
mano. El corte limpio.

La segunda fue un homenaje de gratitud al brujo shuar que te salvó la vida. El reptil recibió el dardo, se irguió elevando casi tres cuartas partes del cuerpo. Y los tigrillos tampoco te son extraños, salvo jamás diste muerte a un cachorro, ni de tigrillo ni de otra especie. ¿Por qué recuerdas todo esto? ¿por qué la hembra te llena los pensamientos? ¿Tal vez porque ambos saben que están parejos?. Los tigrillos no cazan tigrillos.

El shuar se negará. Escupiendo muchas veces para que sepas que dice la verdad. Tu compadre Nushiño te dirá que los shuar sólo buscan matar a los perezosos tzanzas. ¿y por qué, compadre? Los tzanzas no hacen más que dormir colgando de los árboles. Luego de beber varios tazones de café negro, se entregó a los preparativos. Derritió unas velas y sumergió los cartuchos en el sebo licuado. El resto del sebo derretido se lo aplicó en la frente cubriendo especialmente las cejas. Con ello el agua no le estorbaría la vista en caso de enfrentar al animal en un claro de selva.

Finalmente, comprobó el filo del machete y se echó a la selva en busca de rastros. Comenzó con doscientos pasos contados desde la choza en dirección oriente.

Descubrió un lote de plantas aplastadas. Ahí se agazapó el animal antes de avanzar hacia la choza. Al hacerlo encontró estampadas las patas del animal, eran grandes.

La hembra no cazaba. Tallos quebrados, contradecían el estilo de caza de cualquier felino. La imaginó ahí mismos, el cuerpo flaco, la respiración agitada.

Poco ante del mediodía cesó de llover y se alarmó. Tenía que seguir lloviendo, de otra manera, en una niebla densa que le impediría respirar y ver más allá de su nariz.

Entonces la vio, pudo verla moviéndose hacia el sur, a unos cincuenta metros de distancia. Calculó que de cabeza a rabo medía sus buenos dos metros.

El animal desapareció tras un arbusto, enseguida se dejó ver nuevamente. Ese truco lo conozco, si me quieres aquí, bueno, me quedo. Por fortuna, la pausa duró poco y se largó a llover con renovada intensidad.

La hembra se dejó ver varias veces, siempre moviéndose en una trayectoria norte sur. Aquí me tienes. Yo soy Antonio José Bolívar Proaño y lo único que me sombra es paciencia. ¿Por qué no me rodeas e intentas simulacros de ataque? ¿ Por qué no te metes hacia el oriente, para seguirse? Me estás cortando el camino al río. Ese es
tu plan. Quieres verme huir selva adentro y seguirme.

El viejo calculó que disponía de una hora de luz, y en ese tiempo debía largarse, alcanzar la orilla del río y buscar un lugar seguro. Con suerte alcanzaría la orilla del río antes que la hembra descubriese su maniobra evasora.

El río estaba cerca. No le quedaba más que bajar una pendiente, cuando el animal atacó. La hembra debió de moverse con tal velocidad que, al descubrir el intento de fuga, que consiguió, hasta situarse a un costado del viejo.

Recibió el empujón con las patas y rodó dando volteretas pendientes abajo. Mareado, se hincó con el machete con las dos manos y esperó el ataque final, la hembra movía el rabo frenético. El viejo se movió lentamente hasta recuperar la escopeta. De improviso, rugió, triste y cansada, y se echó sobre las patas. El animal apenas respiraba, y la agonía se veía dolorosa. ¿Eso buscaba? ¿que le diera el tiro de gracia?, gritó el viejo hacia la altura, y la hembra se ocultó entre las plantas. Se acercó al macho
herido y le palmoteo la cabeza.

Cargó el arma y caminó despreocupado hasta alcanzar la deseada ribera, cuando vio a la hembra bajando al encuentro del macho muerto. Al llegar al puesto abandonado de los buscadores de oro. Dio un rápido vistazo y encontró una canoa en la playa. Encontró también un costal con lonjas de banano seco y se metió bajo el vientre de la canoa. Tuvimos suerte, Antonio José Bolívar. Dispuso el arma y el machete a sus costados. Acomodado, comió unos puñados de banano, estaba muy cansado y no tardó en quedarse dormido. Lo acometió un sueno curioso. Se veía a si mismo con el cuerpo.

Frente a él. Algo se movía en el aire. Cázala, le ordenaba el brujo shuar, masajeando su aterrado cuerpo con puñados de ceniza fría. Contuvo la respiración para saber que ocurría. No. No permanecía en el mundo de los sueños. La hembra
estaba efectivamente arriba, paseándose, el animal se valía de las garras nara sujetarse. ¿Que nueva treta era ésa? ¿ tal vez era cierto lo que decían los shuar? "el tigrillo capta el olor a muerto que muchos hombres emanan sin saberlo".

El viejo entendió que el animal estaba enloquecido. Lo meaba. Lo marcaba como su presa, considerándolo muerto. La hembra decidía entrar a su escondite ya que él no respondía al desafío. Arrastrando e i cuerpo de espaldas, retrocedió hasta el otro extremo de la canoa.

Alzó la cabeza con la escopeta pegada al pecho y disparó. Pudo ver la sangre saltando de la pata del animal, calculó mas la abertura de las piernas. Entonces, recargó el arma y con un movimiento dio vuelta a la canoa. El animal, sorprendido, se tendió sobre las piedras calculando el ataque.

Se escuchó gritando con una voz desconocidas o en castellano, la vio correr por la playa, sin hacer caso de la pata herida. El viejo se hincó, y el animal, salto mostrando las garras y los colmillos.

Una fuerza le obligó a esperar que la hembra alcanzara la cumbre de su vuelo. Entonces apretó los gatillos y el animal se detuvo en el aire, cayó pesadamente.

Antonio José Bolívar Proaño, se acercó al animal muerto. Era más grande de lo que había pensado al verla por primera vez.

El viejo la acarició, ignorando el dolor del pie herido, y lloró avergonzado. Empujó el cuerpo del animal hasta la orilla del río y las aguas se lo llevaron selva adentro.

Enseguida arrojó con furia la escopeta y la vio hundirse sin gloria. Antonio José Bolívar Proaño se quitó la dentadura postiza, la guardó envuelta en el pañuelo y, sin dejar de maldecir al gringo inaugurador, cortó de un machetazo una gruesa rama, y apoyado en
ella se echó a andar en pos de El Idilio, de su choza? y de sus novelas que hablaban del amor con palabras tan hermosas que a veces le hacían olvidar la barbarie humana.

VALORES ILUSTRADOS EN LA OBRA

  • Generosidad: Este valor se ve representado en toda la labor que ejercía el dentista Rubicundo Loachamín al limpiar los dientes de cada una de los pobladores. Su generosidad se veía demostrada dos veces al año en El Idilio y era cuando el iba a atender a sus pacientes.

  • Amistad: Este valor se refleja que la amistad no sólo se presenta a cercanía, ya que la amistad que tenía el viejo y el doctor se mantenía hace muchos años, y eso que sólo se veían dos veces al año.

Esto refleja la buena amistad que existía entre Antonio José Bolívar Proaño y el dentista Rubicundo Loachamín.

  • Respeto: El respeto que el viejo tenía ante la cultura Shuar. Se demostró en todo lo que los Shuar le enseñaron del viejo, ya que este no era como todos los blancos, si no que él solo quería la compañía de estos, para lo cual mucho respeto hacía ellos lo cual lo llevo a convivir muchos años junto a ellos.

  • Confianza: Este valor demuestra que los Shuar confiaban en el viejo ya que lo adoptaron junto a ellos y le enseñaron todo lo que sabían, todo acerca de la casa, la selva, los peligros, ya que el viejo les inspiraba confianza.

OPINIÓN PERSONAL

Nuestra opinión personal, acerca de esta novela, es de profunda satisfacción, ya que toma temas como el amor, el cual nos rodea constantemente, además ilustra hartos valores que todos deberíamos mantener y practicar en la rutina diaria.

También nos gustó el libro, por las aventuras que paso José Antonio Bolívar Proaño, ya que estas eran muy emocionantes, y cada una deja una enseñanza que puedes practicar día a día, también la cultura de los Shuar era muy interesante, ya que se valían por si mismos, y demostraban a través de sus aptitudes que podían ser muchos mejores a quienes lo tenían todo.

La temática del libro es muy variada y se los recomendamos a todas las personas que buscan un libro diferente, relacionado con la naturaleza, y que representa mucho más a parte de su título.

1

20