Un viejo que leía novelas de amor; Luis Sepúlveda

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores chilenos. Narrativa. Novela comprometida. Destrucción del Amazonas. Biografía. Marco geográfico. Argumento

  • Enviado por: Solariumli
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad

Opinión personal:

Libro muy interesante de leer, una trama no muy complicada de entender, atrapante, buenos personajes, buena historia, bien planteada, en ningún momento al leer el titulo, se puede tener una idea previa de lo que realmente se trata esta historia.

'Un viejo que lea novelas de amor; Luis Seplveda'
Marco geográfico:

El desarrollo de esta historia se produjo en El Idilio, que era un pueblo pequeño habitado por una veintena de casas, al final del pueblo se destacaba una casa con un rotulo amarillo que decía alcaldía allí era donde habitaba el alcalde. Por enfrente del pueblo pasaba un río llamado Nagaritza. Otra parte de la historia también se produjo en la selva, en la cual habitaban muchos animales salvajes, y tenia grandes secretos.

Resumen:

Nuestra historia parte desde un hombre, un dentista, Rubicundo de Loachamín, el cual tiene un “consultorio potable”, se dedica a atender a quien lo necesite en Idilio, allí se encuentra con otro personaje, Antonio José Bolívar Proaño (personaje de una historia un tanto complicada) , con el cual mantienen un vinculo, el cual consiste en que Rubicundo, había quedado comprometido con Antonio (el viejo), a traerle en cada visita, uno o dos libros, pero no cualquier libro, sino unos que tratasen historias de amor.

En una de las visitas del odontólogo, se da un hecho muy extraño, es traído por dos integrantes de los Shuar (tribu con la que el viejo, Antonio, había pasado gran parte de su vida, aprendiendo sus destrezas, habilidades, y casi llegando a ser uno de ellos), un “gringo”, con tajos hechos en su garganta, al ver esto, el alcalde, acusa a los dos Shuar, de haberlo asesinado para quedarse con sus pertenencias. Al ver esto, el viejo entra en acción y con muy buenas bases, explica lo sucedido, y de cómo el gringo había sido el propio responsable de su propia muerte, asesinando a unos cachorros y desencadenado la furia de una tigresa.

Luego de esto, se relatan algunos aspectos de cómo el viejo, se fue desde donde vivía, murió su esposa, convivió con los shuar, como adquirió sus habilidades de caza y de cómo se hizo aficionado a la lectura de textos románticos,.

Después de todas estas explicaciones y relatos, después de haber encontrado varios muertos por la tigresa, deciden ir en caza de ella, para esto, se junta un equipo formado por el alcalde y varios hombres más. Luego de atravesar por un camino muy difícil, de varios errores por parte del alcalde y con la lluvia arriba llegan hacia donde se encontraba una choza, del dueño de una mula, la cual había llegado al pueblo asustada por la tigresa. Encuentran a dos hombres muertos, y deciden pasar la noche allí, aparece la tigresa, pero por una torpeza del alcalde logra escapar, por esto, el alcalde recapacita que solamente están estorbando y deciden dejar solo a Antonio, el cual en ese momento se enfrentará con un enemigo muy hábil, la tigresa.

Biografía del autor:

Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. Era muy joven cuando decidió ser viajero como quien decide ser oficinista. De Punta Arenas a Oslo, de Barcelona a Quito, de la selva amazónica al desierto de los saharauis, de las celdas de Pinochet al barco de Greenpeace, recorrió casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías. Y, mientras viajaba, escribía.

Así publicó el primero de sus 11 libros a los veinte años. Ha recibido entre otros, el Premio Gabriela Mistral de poesía 1976 y el Premio Rómulo Gallegos de novela 1978. Y, después de “Un viejo que leía novelas de amor”, Premio Tigre Juan (Oviedo, 1989). Esta novela fue convertida en best-seller y sus derechos fueron vendidos al cine a Jean-Jacques Annaud, nadie puede ignorar ya a este autor.

Cuando Luis Sepúlveda fue exiliado viajó por toda América del sur, y después se fue a Europa, donde reside en la actualidad.

Luis Sepúlveda fue amigo de Julio Cortázar y Osvaldo Soriano, además de Plácido Domingo. Rescata entre sus maestros literarios a Emilio Salgari, Julio Verne, Jack London, Melville, Conrad entre los extranjeros. Dentro del ámbito nacional reconoce sus devociones por Francisco Coloane, (ha tenido especial injerencia en la divulgación de su obra en Europa) Manuel Rojas, Pablo de Rokha, Carlos Drouguet, Juan Godoy, Nicomedes Guzmán.

La narrativa del chileno Luis Sepúlveda adquiere cada día más importancia en el mundo literario actual, tanto de Europa como de América. La calidad de su obra, su actitud excéntrica, su temática novedosa, singular y el carácter polémico (por ejemplo su discusión con otros escritores acerca del carácter nacional de las literaturas) de su autor acrecienta un mayor interés en el público lector.