Un pavo real en el reino de los pingüinos; Barbara Hateley, Warren H Schmidt

Fábulas. Economía. Empresas. Liderazgo. Administración de personal. Organización empresarial. Gerentes. Ejecutivos. RRHH (Recursos Humanos). Éxito. Management. Burocracia

  • Enviado por: Princessblue 8
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información

Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía es un curso que te permitirá comprender los conceptos básicos relacionados...
Ver más información


Un pavo real en el reino de los pingüinos

El libro de Un pavo real en el reino de los pingüinos habla sobre el tema de cómo algunas organizaciones ya están muy arraigadas ha hacer las cosas como siempre se han hecho, y como que no aceptan muy bien el cambio, y que a pesar de que contratan personal con muchas capacidades, eficientes y que dan buenos resultados, tratan de hacerlos a la manera de la organización, convirtiéndolos en un estereotipo más, como pedirles que se vistan del mismo modo, y que se comporten como los altos ejecutivos, y gerentes, todo esto supuestamente para que lleguen a triunfar como ellos.

Esta fábula nos hace referencia al reino de los pingüinos, como dice parte de su nombre, la fábula se desarrolla en ese lugar, donde se dice que los pingüinos dominaban muchas tierras en el Mar de las empresas, a pesar de que no siempre eran sabios, pero tenían algo en común, que los altos ejecutivos y gerentes usaban el traje característico de los pingüinos, y que las diferentes aves, se vestían de acuerdo al trabajo que realizaran; y que si alguna ave aspiraba a ascender, tendría que ser lo mas posible parecida a un pingüino, desde su comportamiento hasta su apariencia física, ya que el lema de ellos era “Así hacemos las cosas aquí. El que quiere triunfar tiene que ser como nosotros y punto.”

Pero a pesar de que las otras aves trataran de ser como ellos, sabían que nunca podrían ser como ellos y nunca llegarían a los puestos claves.

Un día a los mayores les dio por recorrer otros lugares, donde pudieron encontrar diferentes aves, que les llamaron la atención por sus capacidades, a pesar de que estas aves no eran como ellos los pingüinos decidieron llevarlas a su país, ya que pensaron que tal vez podrían cambiarlas y hacer de ellas pingüinos, y con su talento contribuir a que llegaran más lejos.

Así fue como Pedro el Pavo Real y otras aves llegaron al reino de los pingüinos, ya que tenían la promesa de que ahí podrían llegar a ser alguien con fortuna.

Pero todas estas aves tuvieron que doblegar su naturaleza ya que a los pingüinos no aceptaban que fueran diferentes, ya que pensaron que cuando vieran resultados de su eficiencia serian aceptados tal y como eran. Por ejemplo en el reino del aprendizaje que era de donde venia Pedro, lo único que importaba era tener talento e inteligencia. La iniciativa la creatividad, y las realizaciones era lo más apreciado.

Pedro se volvió un estereotipo que aprendió a imitarlos, pero los problemas vinieron después cuando los pingüinos se hartaron de que no pudiera ser idéntico a el, a pesar de que era un ave talentosa y productiva, cabe mencionar, que estaban satisfechos con los resultados mas no con su naturaleza.

Hubo un mayor que trato de instruirlo hasta le propuso vestir como los pingüinos, pero Pedro no se sentía a gusto, el solo preguntaba que por que no mejor se fijaban en su trabajo en vez de su apariencia física.

Así pasaron los meses y el seguía discutiendo con las demás aves su dilema, ya que muchas estaban atravesando la misma crisis, entre ellas se encontraba Eduardo, el águila, era inteligente, fuerte y muy hábil en su trabajo, hasta usaba el traje de pingüino pero no se comportaba del mismo que ellos.

Helena la gavilana, era inteligente, aguda y agresiva, hábil cazadora, y con un instinto de competencia, trato de adaptarse, pero su naturaleza de gavilán salía a flote.

Miguel el pájaro burlón, era brillante, creativo, imaginativo, impulsivo, y que le atraían las ideas de vanguardia, el no entendía la política ni el manejo del territorio de los mayores, por lo que a veces los ofendía con su tendencia de creatividad y con su insistencia a que consideraran otras posibilidades, así como Eduardo y Helena, Miguel también usaba el traje.

Sara el cisne era soñadora, optimista, con una visión poco común del futuro en el Reino de los Pingüinos, pero como exponía sus ideas con mucha suavidad dudaban de su firmeza.

Entre estas aves y otras trataron de cambiar la cultura de las organizaciones, empezando por los jefes y los pingüinos claves, así fue como desarrollaron estrategias de cambio, pero con el tiempo las cosas empeoraron, sus estrategias fueron rechazadas, y siempre respondían con: “esta es la forma como siempre hemos hecho las cosas aquí”.

Finalmente se dieron cuenta de que no podrían cambiar su estructura, tradición y estilo de trabajo, por lo tanto unas aves decidieron marcharse para buscar oportunidad en otro país en el vasto Mar de las Empresas, y otras por el contrario fueron despedidas.

Pedro fue el primero en partir, a partir de que había escuchado de otros amigos hablar del reino de la oportunidad, en el cual se decía que ahí se tomaban en cuenta las aportaciones, su trabajo y su personalidad en vez de ser criticada.

Cuando Pedro llego se dio cuenta que todo era muy diferente al lugar de donde se encontraba trabajando, en el reino de la oportunidad ni los jefes ni los trabajadores perdían el tiempo en tratar de aparentar lo que no eran, ya que sabían que se necesitaba de diferente diversidad, aceptación y confianza para poder triunfar en el Mar de las Empresas.

Allí las aves se expresaban libremente y su lema era “E PLURIBUS MAXIMUS (La diversidad engrandece)”.

Así todas las aves les daban diferentes perspectivas de lo que era el mundo, por lo tanto el conocimiento se compartía, entre las mismas aves nutrían su conocimiento, y eso engrandecía su sabiduría, lo que daba como resultado triunfar.

De esta manera fue como las aves fueron llegando al reino de las oportunidades, se desarrollaron y prosperaron como nunca, ya que pudieron ser como eran ellas.

Como podemos darnos cuenta hoy en día la eficiencia es un principio administrativo, que constituye el fundamento indispensable con que todo individuo debe ingresar a la organización para desarrollar sus funciones de competencia.

Sin embargo, se requiere gente eficiente, productiva y efectiva.

Es necesario reconocer que a pesar de los avances científicos y tecnológicos, se ha estancado el desarrollo en los individuos como parte de la innovación, creatividad, inteligencia y transformación de la organización, generando con ello el que las empresas se queden con las mismas ideas, y la misma forma de trabajo, esto puede conllevar a la repetición de errores que, a la larga, constituyen las causas en la falta de modernización y adaptación al cambio organizacional.

La forma como cada uno se desempeñe y sus capacidades son únicas, son una cuestión de personalidad, que se desarrolla normalmente antes de que una persona entre a trabajar, por lo tanto la forma en como se desempeñe el individuo puede ser ligeramente modificada, pero es difícil que se le pueda cambiar por completo y no es nada fácil lograrlo.

Como se pudo leer en el libro, los deseos primarios de toda persona son ganar más dinero, progresar y ser felices. Una forma efectiva de lograr estos anhelos es siendo ricos, pero el Recurso de trabajo (aves), se limitaba a hacer no más aquello para que lo que está programado, negándole el derecho a pensar por si mismo desarrollando una cultura que seguía cayendo en los mismos errores.

El mundo entero se encuentra en constante cambio y evolución, y las capacidades son distintas de las de otros y los conocimientos también, todo esta disperso y lo importante es saber tomar de cada persona lo que la hace diferente para poder desenvolvernos en este mundo. Ser lo que verdaderamente somos, Nosotros mismos.

Creemos encontrar una excelente oportunidad de trabajo, nos sometemos a ello, ya que por la difícil situación o crisis económica es necesario, pero realmente no vemos las cosas al otro extremo, que somos utilizados por el empleador. Cuando ingresamos a una compañía esperamos que nuestros jefes tengan en cuenta no solo nuestro trabajo en sí, sino nuestra forma de pensar, que nos den confianza, y respeten nuestros aportes, con el fin de ir buscando innovación, el querer aprender y dejar que nuestra iniciativa se involucre en el proceso del cambio a un mejoramiento en la compañía.

La diversificación como se menciona en esta obra es un aspecto que prevalece en todo masa de personas, pero a pesar de que esto sea tan común, muchos no lo aceptan e intentan inducir a otras para que se adapten a ellas sin percatarse de que esto pueda entristecerlas o acomplejarlas.

Desafortunadamente los altos ejecutivos de ciertas compañías no aceptan que llegue un nuevo trabajador a laborar y entre con nuevas ideas, porque ellos creen que hasta el momento todo ha sido perfecto y ha funcionado muy bien por años, y no permiten que se efectúe algún tipo de cambio, ya que ellos son los que deben influir en ese cambio y no otro empleado.

En conclusión, pienso que la elección de la autora de comunicar su mensaje a través de escritos simples y entretenidos es una excelente idea pues la obra, en su totalidad, se torna de fácil de comprensión.

Pude notar que la moraleja que transmite la autora con la fábula, tiene aplicaciones reales en la vida, ya sea en el trabajo, en la escuela, con los amigos, etc. Por que por ejemplo hay veces en que las personas que nos rodean no quieren aceptar nuestras decisiones y nos piden que hagamos cosas, que ellos han hecho o que hace.

Principio del formulario

Necesariamente debemos luchar por nuestros ideales, sin dejar que los altos ejecutivos de una compañía, corten la iniciativa y nos impidan tener algún concepto, estando siempre bajo sólo lo que ellos decidan, dejándonos sin motivación. Luchemos por alcanzar nuestras metas, creamos en lo que sabemos hacer, tengamos más confianza en nuestras fortalezas y nuestro trabajo, pensemos que trabajando en equipo y aportando ideas todos podemos engrandecer una iniciativa e idea para mejorar nuestro trabajo y contribuir con algún recurso.

Final del formulario

Aquino Arias Iviance de Jesús

Matricula: 07021071