Un mundo que agoniza; Miguel Delibes

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Pesimismo. Respeto por la naturaleza. Argumento

  • Enviado por: Kira
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN

Introducción

El libro “Un mundo que agoniza” de Miguel Delibes comienza con una introducción de Ramón García Domínguez, que llega a la conclusión e que todo lo pronosticado por el autor en 1079 se está cumpliendo actualmente al pie del a letra.

“Mi Credo”

Después de la introducción, el propio autor hace una especie de reflexión sobre la obra. Muchos naturalistas creen que la única posibilidad de supervivencia es para y reorganizar la vida, con la vuelta a pequeñas comunidades y desarrollo cero en los países ricos. Pero estas soluciones no son viables actualmente.

El hombre únicamente persigue un beneficio personal que no le lleva pensar en el futuro: “se obstinan en imprimir al progreso las sociedades llamadas civilizadas”.

Capítulo 1 - El progreso contra el hombre

Comienza planteando una cuestión interesante: “Las necesidades humanas no tiene límites”. Él es de la opinión de que todo avance conlleva una regresión, una acción-reacción. Por lo tanto, todo el avance de los últimos años lleva consigo una regresión, como por ejemplo el DDT, las consecuencias negativas del transporte ya que desperdiciando oxígeno. También pone de ejemplo ala medicina, que ha conseguido remedios para enfermedades importantes, pero ha creado enfermedades de origen genérico y una explosión demográfica debido al aumento del a calidad de vida.

Capítulo 2 - Hombres encadenados

Es un capítulo contundente, afirmando que le hombrees una pieza muy pequeña e insignificante dentro de su progreso y que la ética tropieza con la técnica. Las nuevas generaciones ya no crecen con ideales, perdiendo así la única esperanza para el futuro, lo que lleva a que las ciencias estén mejor valoradas que las letras y por lo tanto tenga más subvenciones.

Denuncia que el dinero para muchos hombres esté por delante de su dignidad, de su integridad e incluso de su vida. También que le consumismo está en constante renovación ara que la sociedad no deje de serlo y aporte más beneficios.

Analiza el sistema de trabajo de Taylor, con el que no está de acuerdo, porque es el trabajo en cadena y demasiado perfeccionista, que produce frustración.

Capítulo 3 - El deseo de dominio

Habla del deseo de sobresalir sobre los demás, de la ambición y de elevar el rango, no utilizando la cultura, si no delimitando al adversario. Esto aplicado en los gobiernos puede llevar al aniquilamiento de la vida en cuestión de segundos.

Llega al a conclusión de que le gobierno ya no busca la justicia para su pueblo, si no que trata de entretenerle, mantenerle ocupado para que no opine ni se queje.

La televisión lava cerebros, consiguiendo masas controladas por pocas manos. Todo es consecuencia de la mala utilización de la política y de la sociología.

Capítulo 4 - El equilibrio del miedo

Aquí se trata inicialmente de la carrera armamentística y de las consecuencias que traería consigo tanto si las armas se utilizasen contra la Humanidad como si se intentaran hacer desparecer. Esta creación de armas cada vez más especializadas, nos ha llevado a vivir sobre un volcán creado por nosotros mismos.

También habla de la creación de instrumentos escrutadores de la intimidad, haciendo que nos sintamos vigilados.

Se pregunta si no habremos perdido el control de los que hemos creado e incluso de nuestras propias vidas.

Capítulo 5 - La Naturaleza, chivo expiatorio

Habla de la relación entre el hombre y la Naturaleza, de cómo siempre le primero quiere modificar y amoldar la Naturaleza su gusto provocando su uso y abuso, cayendo en lo llamado por el autor: la primera trama que es la inmolación de la Naturaleza a la Tecnología. Un futuro de crecimiento ilimitado solo puede conducir al desastre, cosa que ya tenemos asumida pero que no hacemos nada para intentar evitarlo.

El hombre siempre está intentando mostrar su superioridad ante la Naturaleza, olvidándose de que viene de ella y provocando catástrofes.

Capítulo 6 - Un mundo que se agota

Somos una pequeñísima parte dentro del Universo, pro eso nonos basta para agradecer y cuidar lo que tenemos. Compara la Tierra con un barco muy bien abastecido de momento, que estamos vaciando alarmantemente. A partir de una serie de datos alarmantes, llega a la conclusión de que este abuso está directamente relacionado con la evolución.

El autor se altera un poco al tocar esos temas, planteando preguntas o conclusiones, afirmando que esta mecanización le ha desquiciado. Vuelve a la calma, repitiendo que los recursos se acaban les queda poco tiempo.

Capítulo 7 - La rapacidad humana

Este es un capítulo que trata del los problemas presentes, como las barbaridades ecológicas sucedidas debido al desconocimiento y la imprecisión. Los medios en los que habitamos necesitan un tacto y una meticulosidad para tratarlos, y no la rapacidad con la que los tratamos, porque los animales que se encuentran en ellos pueden asustarse por nuestra presencia y acciones. También habla de un problema importante que es la escasez del papel.

El hombre actual antepone la cultura al goce material y la seguridad. Es alarmante el despilfarro de los recursos renovables pero que no se recuperan, porque terminar con aquello que nos resulta imprescindible dice muy poco a favor de la escala de valores del mundo contemporáneo.

Capítulo 8 - Un mundo sucio

Empieza diciendo que tanto el derroche como la contaminación, son igual de imprudentes por parte del hombre, todo ello provocado a cambio e un poco más de comodidad. La contaminación es un término muy presente en los medios, pero que en realidad no termina de concienciar a la gente para luchar contra ella. También muchos países hacen presente su preocupación por ello, pero casi ninguno lo considera vital, dándole más prioridad a incrementar el nivel de vida de sus habitantes.

El hombre solo a intentado modificar y amoldar la Naturaleza a su gusto y necesidades., aceptando unas pocas especies como útiles y sacrificando a muchas otras aunque esta degradación pueda llegar a significar nuestra muerte.

Capítulo 9 - Muerte en la tierra y en el mar

Comienza este capítulo preguntándose si el número de animales de algunas especies ha disminuido debido al mal uso de la tierra. Indaga en la relación entre los animales y los pesticidas, que les provocan un mal crecimiento. Algún ejemplo: la experimentación de DDP en pollos. En un principio no parece que haya ningún problema, pero pocos llegaron a procrear y de los nacidos no muchos sobrevivieron. También se comprobó con faisanes, dando resultados parecidos y pesimistas. Se certificó que los pesticidas afectan a la reproducción de las aves en mayor o menor grado según el grado de concentración.

Los países ricos pueden permitirse instrumentos menos contaminadores, pero los de los países pobres, lo son más porque son más baratos, pero esto incrementará notablemente la contaminación a corto plazo.

En el mar confluyen todos los residuos. Se pregunta el autor si el mar está muriéndose ante la existencia de muchísimos peces con tumores, debido al DDP, PCB y mercurio. La contaminación marítima solo es noticia cuando un petrolero tiene un accidente, pero existen hechos menos llamativos pero con consecuencias mucho peores. El autor ve poca esperanza, llegando a la conclusión con palabras de otro que se ha creado una técnica muy avanzada para perfeccionar el mundo que únicamente consigue destruirlo.

Capítulo 10 - El hombre contra el hombre

Este capítulo trata de las consecuencias que tienen la contaminación y el deterioro del mundo para las personas. Produce tensiones, ansiedad… Algunos países han tomado conciencia de esta situación, pero los hechos aislados no valen de mucho. No sirve de nada intentar controlar la contaminación de un país si este insta a oro para que realice lo que el no quiere hacer, por imagen u otros motivos.

Hasta que los recursos naturales no sean respetados y cuidados de manera generalizada, n ose llegará a buen puerto. Actualmente, solo queda el uso de la inteligencia y la razón para escapar del inevitable destino que nos espera.

Capítulo 11 - El sentido del progreso en mi obra

Reconoce, aunque no es difícil de adivinar que no está de acuerdo con le sentido del progreso. El desarrollo, actualmente se ve como una competición. Admite su actitud pesimista, presentando un cuadro desolador y un poco apocalíptico.

Denuncia suavemente la falta de una autoridad universal que imponga normas de respeto para el medio ambiente. El desarrollo es el principal iniciador de conflictos, por lo que una solución sería pararlo, pero eso no se puede hacer cuando unos tiene tanto y otras personas tan poco.

La humanidad no está reparada para un cambio a mejor. La fiebre consumista aumentará y la crisis se extenderá. Únicamente ve una posibilidad de salvación con un hombre completamente nuevo en valores en una sociedad nueva. Analiza su actitud pesimista ante e l problema, ya que a raíz de escribir el libro, se ha creado una obsesión negativa hacia el progreso. De todas maneras, el hombre procede de la Naturaleza, y lo que le esta haciendo, únicamente nos degrada, destruyéndola no solo la no sentido físico, sino también como esencia espiritual el hombre. Denuncia el olvido y abandono del mundo rural, todo el mundo escape de él. Habla de que sus personajes son caracterizados por renunciar a la masificación y demostrar un desdén explícito por el desarrollo desintegrador. No quiere decir con todo esto que rechace la tecnología en su sentido inicial, sino cuando modifica la relación del hombre con la Naturaleza. Sus personajes son más observadores, solitarios a su pesar.

Propone como solución al deterioro del mundo, ensanchando la conciencia moral universal, que ya ha funcionado en algunos casos. Demuestra un atisbo de esperanza refiriéndose al a juventud que ha heredado un mundo sucio e intentan cambiarlo.

Termina diciendo que si la aventura del progreso se reduce al incremento y potenciación de la discriminación, intolerancia, explotación indiscriminada de recursos, etc., él no quiere pertenecer a esta cadena y dice: “Que paren la Tierra, yo quiero apearme”.

VALORACIÓN PERSONAL

La obra en general me ha gustado mucho. Es totalmente distinta a lo que me esperaba en un principio. Es muy fácil de leer aunque engaña, ya que a pesar de tener poco texto, tiene mucho mensaje. Hay una mezcla perfecta de temas muy variados con una base común que es el deterioro del planeta.

Para mi el libro tiene dos finalidades principales. La primera es la de poner de manifiesto las carencias y perjuicios que puede causar el progreso desmedido; y la segunda es la de concienciar a todas las personas para que respeten la Naturaleza, haciendo de ella una fuente vital y no dejarse arrastrar por la marcha de la tecnología.

Estoy totalmente de acuerdo con la idea del libro. La visión del autor es bastante pesimista y, como él mismo dice, incluso apocalíptica. Pero analizando todos los datos que aporta, tiene razón. Las personas no le dan prioridad al estado del planeta ni a los problemas políticos, ecológicos o sociales. La vida se deteriora sin remedio a nuestro alrededor y no hacemos nada para arreglarlo. La pregunta es: ¿Por qué? ¿Por qué si el mundo en el que vivirán nuestros hijos y nietos se destruye, no intentamos buscar soluciones? La respuesta principal es la comodidad. Toda persona que actualmente tiene uso de razón sabe que aunque el mundo esté en declive, en los años que le quedan de vida no va a pasar nada. Así que para que preocuparse. Sencillamente se centran en el progreso tecnológico para conseguir el máximo bienestar posible a cualquier precio sin pensar en un futuro poco inmediato pero que está ahí.

Los valores morales de la sociedad actual están mal encaminados, la ambición de poder indiscriminada, el progreso a toda costa, etc. no dejan espacio para pensar en la escasez de papel o el fin del petróleo.

El autor dice que un hombre nuevo en una sociedad regenerada, podría ser lo que cambiara esta situación. Pero yo creo que desgraciadamente esto no va a ocurrir, porque una sociedad a la que no le importa el problema no va a molestarse en encontrar una solución.

También ve esperanzas en la juventud. Pero la juventud necesita más concienciación, más datos, más casos y más información. Los adolescentes solo prestamos atención a aquellas cosas que son capaces de meterse en nuestra cabeza y hacernos pensar y reflexionar.

En conclusión, yo creo que el mundo es una cosa de todos. Nacemos aquí, y solo por permitirnos vivir en él, debemos cuidarlo y respetarlo. También añadir que libros de denuncia social como este deberían de estar más presentes, ya que aunque la gente es muy cómoda, libros como éste lo dan todo explicado y reflexionado, solo hay que concienciarse y empezar a actuar.