Un mundo feliz; Aldous Huxley

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Deshumanización. Nihilismo pesimista. Manipulación y control del individuo

  • Enviado por: Alejandro Jimenez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

·PERSONAJES PRINCIPALES

-Bernard Marx: Es un hombre perteneciente a la casta Alfa-más, pero que, tiene un físico más parecido a un Delta que a un miembro de su propia clase. No está del todo de acuerdo con la situación del “mundo feliz”.

-Lenina: Es una mujer Alfa-más bastante atractiva que tuvo relaciones con Bernard y Henry Foster.

-Henry Foster: Es el prototipo de Alfa-más. También mantuvo relaciones con Lenina.

-Hemholtz: Es un ingeniero emocional que escribe prensa. Es amigo de Bernard y uno de los pocos que le comprende.

-Mustafá Montz: Es una especie de “gobernador”. Es uno de los pocos habitantes del mundo que lee literatura del mundo antiguo.

-John, el salvaje: Es hijo de Linda, una mujer que nació en el “mundo feliz”, pero que, a causa de haberse quedado embarazada, tuvo que quedarse en Malpaís, una reserva de salvajes. John nació y creció allí, aunque siempre fue rechazado por la gente de ese lugar.

-Linda: Es la madre de John. Nació y se crió en el “mundo feliz”, al que ella llama “el otro lugar”. Durante unas vacaciones en Malpaís se quedó embarazada, y se quedó allí a vivir.

-El D.Y.C: Es el director general en esa sociedad.

RESUMEN

En su obra “Un mundo feliz”, Huxley describe un mundo gobernado por unos pocos mediante un sistema totalitario. La tecnología ha avanzado enormemente hasta convertirse, junto con las drogas de diseño, en el principal medio para conseguir la felicidad.

La novela se ambienta hacia el año 700 después de Ford aproximadamente, en una sociedad altamente tecnificada, que alcanza la categoría de tecnópolis.

Los miembros de esa sociedad no nacen, sino que son decantados, fabricados en serie. La sociedad está dividida en castas, en orden decreciente de categoría (que implica inteligencia, habilidades, capacidad emocional, atractivo físico, etc.). Esas castas son denominadas Alfa, Beta, Gamma, Delta y Epsilon.

Los Alfas son individuos inteligentes, y su papel social consiste en ocupar cargos de dirección en la tecnópolis y en realizar (la mayoría) las tareas más complejas y que requieren mayor habilidad mental.

La casta siguiente son los Betas. Estos también cuentan con una inteligencia avanzada, pero menos que la de los Alfas. Su trabajo consiste en hacer tareas complicadas, pero que no requieren tanta agudeza como las de los Alfas.

Los siguientes en la escala son los Gammas. Estos no son muy inteligentes, y su misión es normalmente trabajar en fábricas, hospitales, etc.

En cuarto lugar se encuentran los Deltas, individuos de escasa inteligencia que trabajan en fábricas y apenas se interesan por ningún asunto.

Por último se encuentran los Epsilones, humanos estúpidos con inteligencia casi animal y sin capacidad alguna de racionar que realizan las tareas más sencillas en la comunidad: servir a las demás castas, subir y bajar ascensores, etc.

Los Alfas y los Betas eran todos genéticamente variados. Sin embargo, los Gammas, Deltas y Epsilones estaban divididos en grupos Bokanovsky. A partir de un óvulo fecundado bokanovskificado se podían conseguir hasta 96 individuos exactamente iguales. A esos grupos de individuos se les llamaba grupos Bokanovsky.

Los embriones eran embotellados en frascos y alimentados mediante un nutritivo sucedáneo de la sangre, más abundante y mejor oxigenado en los miembros de las castas más altas. Los frascos eran colocados en unas estanterías que se desplazaban lentamente a lo largo de un recorrido, durante el cual les eran suministrados alimentos, vacunas, etc. A lo largo de ese recorrido se les acondicionaba, según la casta a la que pertenecieran, a la vida que iban a llevar. Los individuos de las clases inferiores recibían alcohol y otras sustancias que no les permitían desarrollarse con normalidad, para disminuir las posibles facultades que pudieran desarrollar los embriones.

Una vez los individuos eran decantados, comenzaba su acondicionamiento.

Mediante el aprendizaje neo-pauloviano las personas eran condicionadas a amar el modo de vida que les había tocado vivir, y mediante la hipnopedia les inculcaban las lecciones elementales de moralidad, sexualidad, etc.

Cuando crecían un poco más, podían tomar soma, una droga que curaba sentimientos negativos y que les proporcionaba unas felices vacaciones de la realidad.

En ese mundo todas las personas eran felices, pero esa felicidad estaba claramente manipulada. La sociedad estaba muy unida y todo el mundo era de todo el mundo. La esperanza de vida no era muy larga (de unos 60 años), pero la gente era feliz.

En aquel “mundo feliz” vivía un hombre llamado Bernard Marx. Era un Alfa-más, pero fisicamente era más parecido un Delta que a cualquier miembro de su casta. Los Alfas debían ser casi perfectos tanto física como intelectualmente, y él no lo era en el físico. Por eso los miembros de su grupo social lo discriminaban y decían que le habían suministrado alcohol en el sucedáneo de la sangre.

Bernard no estaba plenamente integrado en esa sociedad, y, quizás en consecuencia al rechazo de sus compañeros, comenzó a pensar por sí mismo y a formar algunas ideas propias diferentes a las que le habían inculcado mediante hipnopedia.

A él no le gustaba lograr la felicidad mediante drogas y métodos de manipulación de masas, y era un amante de la soledad, cosa que estaba poco menos que prohibida en aquel mundo donde la gente era obligada (más que animada) a relacionarse con otras personas para mantener la masa unida.

Bernard comenzó a tener relaciones con Lenina, una mujer Alfa-más. Él decidió llevarla de vacaciones a una reserva de salvajes, considerando este un lugar diferente e instructivo, y así fue.

Una vez allí, Lenina se quedó aterrorizada al observar el contraste entre su modo de vida y el de aquellas personas. A Bernard también le produjo un gran impacto, pero disimulaba sus emociones.

En aquel lugar conocieron a un salvaje, John, cuya madre había nacido y vivido durante muchos años en el “otro lugar”. Ella había quedado embarazada durante unas vacaciones, y se tuvo que quedar en la reserva. En el“ mundo feliz” ninguna mujer tenía hijos. Allí la reproducción vivípara no existía, y las palabras “madre”, “padre” o “nacer” eran consideradas una blasfemia.

John enseguida hizo buenas migas con Bernard, y cuando este y Lenina regresaron a su mundo, se llevaron al salvaje y a Linda. El salvaje desde el primer momento pareció disgustado con aquel mundo, del que su madre le había hablado tan bien, al ver la manipulación a la que estaban sometidos todos los individuos.

John se enamoró de Lenina, pero cuando se declaró, se llevó una gran desilusión, al darse cuenta que la única concepción de relación de pareja que tenía esta se basaba únicamente en el sexo. John se enfadó mucho, cosa que a Lenina, condicionada a pensar que todo el mundo opinaba igual que ella, le extrañó mucho.

Linda era discriminada en el “otro lugar”. Ella era una persona vieja y con arrugas, algo que la gente no estaba acostumbrada a ver en aquella tecnópolis. Para olvidar todos los problemas que había tenido y padecía ahora, comenzó a tomar soma en grandes cantidades, y al poco tiempo falleció.

John, que estaba harto de esa falsa felicidad en que la gente estaba engañada, fue a una fábrica donde estaban repartiendo soma a los trabajadores deltas y comenzó a hablarles de cosas como la libertad. Después arrojó las cajas de soma que les iban a repartir, y tuvo lugar una gran pelea, tras la cual lo detuvieron a él, a Bernard y a Hemholtz. Tras un juicio, estos dos últimos fueron enviados a Islandia, y el salvaje quiso llevar una vida en sacrificio, para lo cual se retiró y se fue al campo, dispuesto a vivir de la agricultura. Pero los periodistas no dejaban de acosarlo. Al final, John, harto de aquel mundo asquerosamente manipulado, se suicidó.

BREVE COMENTARIO

Cada vez que se produce un nuevo avance en cualquier terreno, se crean muchas expectativas, y sobre todo si este implica un cambio. Cuando se hace un descubrimiento científico o tecnológico, los resultados son imprevisibles y el descubrimiento o invento acaba teniendo muchas más aplicaciones diferentes de aquellas para las que fue diseñado.

En el momento en que el autor escribió este libro, quizás fuera ciencia-ficción, pero actualmente muchas de las situaciones que propone (prácticamente todas) son perfectamente posibles.

A través de este libro, Huxley expone un mundo en el que, normalmente, una autoridad es quien tiene el control total, y el consentimiento de los ciudadanos es irrelevante.

La novela dibuja un panorama en el que los seres humanos ya no son fruto de una relación vivípara, sino que son fecundados en procesos de ingeniería genética, lo que reduce la creación a un simple proceso de laboratorio. El establecimiento de clases sociales se da por medio de castas, propiciadas por procedimientos físicos y químicos, que marcan a las personas como miembros de un grupo u otro. Un mundo en el que el sistema político que traspasa fronteras para establecer un solo estado mundial que tiene el control total de toda la población. La estabilidad social está asentada y controlada con distintos métodos.

La novela señala el comienzo de la era de esta sociedad en el momento en la compañía automovilística Ford introduce el modelo T, que representa la producción en serie como principio de su sociedad, porque, igual que los automóviles, las personas son producidas en serie.

El autor expone que el avance tecnológico es tal que puede servir como instrumento de control político, económico, biológico y social. Con el condicionamiento neo-pauloviano manipulan en cierta manera a los niños y los acondicionan a la vida que tendrán que llevar cuando alcancen la madurez. A través de la hipnopedia se ejerce el control político, con la repetición de frases durante el sueño, cuyo contenido obedece a los intereses del estado. Estas frases, que se convierten en el pensamiento de la persona evitan que su propia mente vaya más allá de lo deseado.

El control biológico se da también a través de la tecnología. Por ejemplo, se determina cuántos hombres y mujeres deben nacer para mantener en equilibrio la población mundial.

También hay un control de la información, que se ejerce a través de los medios de comunicación, controlados también por el estado. Cada casta recibe diferente información de acuerdo a su condición.

En un mundo en el que la tecnología se ha perfeccionado hasta tal punto que es posible que de un óvulo fecundado salgan miles de personas, se puede pensar en numerosos beneficios. Sin embargo, el autor expresa que toda esta tecnología en manos del estado puede llegar a proporcionar ventajas para la población, pero termina siendo mucho más beneficiosa para quienes dominan, lo cual lleva a un totalitarismo que provee de estabilidad en todos los sentidos, pero que, al fin y al cabo, se traduce en la pérdida de libertad y creación.

La sociedad que se observa en Un Mundo Feliz es una comparable a la sociedad industrial, en la cual en vez de producirse cosas en serie, se producen seres humanos en serie, y que consumen masivamente. Además, las tecnologías que en un principio fueron privilegio de un grupo limitado, ahora están al alcance de toda la población con la finalidad de que al darles todo, no pidan más.

La tecnología genética en la forma en que esta es utilizada condiciona la manera en que las personas se comportarán y comunicarán en su sociedad.

Analizando un poco la historia que cuenta el libro Un Mundo Feliz a la luz de nuestros días podemos ver que de cierta forma se han dado muchos caminos que nos pueden llevar a este mundo.

Hoy en día, la clonación de seres humanos es ya casi una realidad, se ha hecho la clonación de una oveja con excelentes resultados y está en proyecto la clonación de seres humanos (de hecho ya se están llevando a cabo experimentos de este tipo en Estados Unidos). La forma en que los seres humanos se reproducen uno igual que otro en “Un Mundo Feliz” es parecida a este procedimiento genético.

Igualmente, la embarazo fuera del útero ya se logró desde hace varios años, y ya han nacido muchos bebés in vitro, como los de la historia, que se incubaban en envases y probetas. La ficción en algunos casos se ha convertido en realidad.

La forma en que son mostrados los medios de comunicación no es muy distinta a la que vemos hoy en día. Se muestra el insaciable deseo de los medios por obtener la información a toda costa, como en el caso de todos los famosos.

Por otra parte, en lo que respecta a la sociedad, el uso del soma por los habitantes de este mundo “feliz” para escaparse de los problemas y evitar las preocupaciones equivale al uso de las drogas y el alcohol por nuestra sociedad actual, pero que en nuestra sociedad aún son peores, pues las personas sufren las consecuencias de su consumición.

Como podemos ver, las tecnologías significan más que un beneficio para la sociedad, pues se pueden convertir en un gran medio para ejercer el dominio. Quien tiene la tecnología tiene el poder, y en este caso es el estado.

A pesar de todo, es indiscutible que estamos manipulados por los medios de comunicación y por algunas instituciones, aunque no de manera tan exagerada.

· Opinión del autor sobre el tema.

En su novela, Huxley hace una crítica al avance tecnológico incontrolado, que puede concentrar el poder en manos de unos pocos, de aquellos que poseen los conocimientos tecnológicos y científicos necesarios para crear una sociedad entera, manipulada por el estado y la desinformación, y que obedece a intereses políticos. Así mismo, también se establece una crítica hacia la ingeniería genética que, aunque poco desarrollada en la época del autor, ya estaba comenzando a surgir por aquellos tiempos. Pretende mostrar el horror de un mundo en el que el milagro de la creación ha sido reducido a un simple proceso de laboratorio, donde la naturaleza ya no hace falta, e incluso estorba a la hora de mantener el orden público y la estabilidad en una sociedad enormemente tecnificada.

En una tecnópolis, en la cual los seres humanos son creados en serie en frascos y probetas, la opinión del individuo no tiene relevancia y por tanto se suprime, y el estado es un estado paternalista.

Todo esto es consecuencia de un avance tecnológico incontrolado, ya que cuando se realiza un descubrimiento científico o técnico, el avance acaba teniendo muchas más aplicaciones diferentes de las cuales para las que fue diseñado.

· Opinión personal sobre el tema:

Yo pienso que el avance tecnológico sin control nos puede llevar a un pozo sin fondo, pues la tecnología en manos de unos pocos es un peligro, al poder ser utilizada única y expresamente con fines rentables. La concentración de los conocimientos técnicos y científicos en manos del estado puede hacer que este adopte una actitud paternalista para con sus habitantes y los manipule de manera que estos sean inconscientemente esclavos de un sistema que los utiliza, pero que no se den cuenta, o bien puede suponer un sometimiento de los ciudadanos obligados por el poder. En este último caso, la tecnología serviría como castigo para aquellos que desobedecieran la ley. El estado no se preocuparía de manipular a los individuos, sino que los sometería directamente.

Por otra parte, yo veo el control biológico como un crimen, ya que considero cada ser humano único e irrepetible, y todas las personas tienen derecho a nacer con unas características propias. Pienso que es una gran injusticia hacia los individuos de las castas bajas el provocar una disminución en su desarrollo, con el único fin de beneficiar al estado.

Tampoco me parece bien la manipulación de los individuos para crear en ellos un comportamiento perfectamente previsible, ni el control ejercido por los medios de comunicación hacia la información.

Por último, el control de las emociones de los individuos suministrándoles soma me parece una barbaridad, ya que las personas se pasaban todo el día o bien trabajando, o bien drogadas.

A continuación voy a comentar algunos aspectos que me han llamado de manera escandalosa la atención:

LA MANIPULACIÓN DE LOS INDIVIDUOS.

La manipulación de los individuos mediante la hipnopedia.

Cuando los niños crecían un poco más, se comenzaba a introducir en sus vidas otro medio de manipulación psicológica, la hipnopedia. Mientras los críos dormían, les eran inculcadas lecciones básicas de moralidad y otros aspectos. Los mensajes hipnopédicos quedan grabados en las mentes de los individuos, y estos los aceptan como verdades, como explica la siguiente cita:

“Cien repeticiones tres noches por semana, durante cuatro años- pensó Bernard Marx, que era especialista en hipnopedia- Sesenta y dos mil cuatrocientas repeticiones crean una verdad. ¡Idiotas!”(p.50)

Este párrafo deja clara la manera en que la hipnopedia manipula a las personas para que piensen de una manera u otra, y acepten como verdades las lecciones recibidas. De esta manera también se les inculca el amor a la vida que les ha tocado vivir, y la aceptación a la suerte de pertenecer a una casta o a otra, como muestra la cita a continuación:

“...Todos visten de color verde- dijo una voz suave pero muy clara, empezando en mitad de una frase -, y los niños Delta visten todos de caqui, ¡Oh, yo no quiero jugar con los niños Delta! Y los Epsilones son todavía peores. Son demasiado tontos para poder leer o escribir. Además, visten de negro, que es un color asqueroso. Me alegro mucho de ser un niño Beta...”(p.35)

Estos niños, cuando crezcan, estarán orgullosos de ser niños Beta, pero únicamente porque han sido condicionados a alegrarse de ello.

Este medio de manipulación se realiza mientras los individuos están dormidos, para que así no se den cuenta del control psicológico al que están siendo sometidos. Sus mentes trabajan procesando y almacenando la información recibida por sus órganos auditivos:

“Más arriba, en las diez plantas sucesivas destinadas a dormitorios, los niños y niñas que todavía eran lo bastante pequeños para necesitar una siesta, se hallaban tan atareados como todo el mundo, aunque ellos no lo sabían, escuchando inconscientemente las lecciones hipnopédicas de higiene y sociabilidad, de conciencia de clase y de vida erótica.”(p.120)

Opinión personal sobre este tema.

Yo opino que la manipulación de los seres humanos con el objetivo de conseguir beneficio de ello no es algo moralmente correcto, ya que el individuo manipulado está haciendo inconscientemente algo que sólo te beneficia a ti. Yo pienso que la manipulación no se queda solamente en la novela, sino que se corresponde, aunque no de una manera tan drástica, con la realidad. Actualmente los medios de comunicación, como la televisión, se están convirtiendo en uno de los principales medios ase educación, superando incluso a la propia familia en algunos casos. Se puede observar, por ejemplo, un aumento de la tendencia a la agresividad en los niños, potenciada por el contenido de algunos programas televisivos de carácter violento. Sin que nos demos cuenta, nuestro cerebro crea relaciones respecto a diversos productos anunciados publicitariamente, provocándonos a comprarlos y, por tanto, a ser cada vez más consumistas. De hecho, según los resultados de un reciente trabajo realizado sobre la publicidad, la gran mayoría de las personas comprarían antes un producto anunciado por publicidad que otro no anunciado.

UNA FALSA FELICIDAD IMPUESTA.

Este es uno de los temas más importantes, en mi opinión, de los que trata la novela. La cita más importante es (la comentaré más adelante)

“No existe la posibilidad de elegir entre dos lealtades o fidelidades; todos están condicionados de modo que no pueden hacer otra cosa más que lo que deben hacer. Y lo que uno debe hacer resulta tan agradable, se permite el libre juego de tantos impulsos naturales, que realmente no existen tentaciones que uno deba resistir. Y si alguna vez, por algún desafortunado azar, ocurriera algo desagradable, bueno, siempre hay el soma, que puede ofrecernos unas vacaciones de la realidad. Y siempre hay el soma para calmar nuestra ira, para reconciliarnos con nuestros enemigos, para hacernos pacientes y sufridos. En el pasado, tales cosas sólo podían conseguirse haciendo un gran esfuerzo y al cabo de muchos años de duro entrenamiento moral. Ahora, usted se zampa dos o tres tabletas de medio gramo, y listo. Actualmente, cualquiera puede ser virtuoso, Uno puede llevar al menos la mitad de la moralidad en el bolsillo, dentro de un frasco. El cristianismo sin lágrimas: esto es el soma.” (p.185)

Las personas son acondicionadas de manera que deben (por obligación) ser felices.

El control de las emociones:

Las emociones y los sentimientos de esas personas son destruidos y reprimidos, como dice la cita . Así se evita el posible sufrimiento al que pueden verse sometidos en caso de que los tuvieran.

“¡Afortunados muchachos!- dijo el interventor.-. No se ahorraron esfuerzos para hacer esfuerzos para hacer que sus vidas fueran emocionalmente fáciles, para preservarles, en buena medida, de toda emoción.”(p.48)

El soma:

“Si por desgracia se abriera alguna rendija de tiempo en la sólida sustancia de sus distracciones, siempre queda el soma, medio gramo para una tarde de asueto, un gramo para un fin de semana, dos gramos para un viaje al bello Oriente, tres para una oscura eternidad en la luna.” (p.56)

La felicidad está conducida químicamente mediante el soma. Cuando una persona no se encuentra anímicamente bien, toma soma y enseguida recupera el ánimo perdido. Una felicidad conducida por las drogas es una felicidad imbécil. Una felicidad que no busca valores, sino la satisfacción momentánea, una felicidad que no aumenta las capacidades ni desarrolla a nadie como persona, sino que la retrasa, la hace comportarse como “un bebé en su frasco”. Es una felicidad infantil. Tomar soma simplemente sirve para hacer desaparecer las sensaciones antes de que aparezcan, y así no tener que reprimirlas. Es un escape que hace a la gente feliz a pesar de su privación de libertad.

“El retorno a la civilización fue para Linda el retorno al soma, la posibilidad de yacer en cama y tomarse vacaciones tras vacaciones, sin tener que volver de ellas con jaqueca o vómitos, sin tener que sentirse como se sentía siempre después de tomar peyolt. [...] El soma no gastaba tales jugarretas. Las vacaciones que proporcionaba eran perfectas, y si a la mañana siguiente resultaba desagradable, sólo era por comparación con el gozo de la víspera. La solución era fácil: perpetuar aquellas vacaciones. Glotonamente, Linda exigía cada vez dosis más elevadas y más frecuentes.” (p.125)

Aquí el soma es tratado como una droga, como un escape de la realidad por miedo a enfrentarse a ella. Siempre es más fácil huir.

Opinión personal sobre el tema.

Este tema da mucho que opinar. La felicidad de estos individuos, vista desde un punto exterior, no es felicidad. Sin embargo, ellos son felices. Una persona manipulada nunca se da cuenta de que es esclava. Esa persona está conforme con su estado porque no tiene conciencia de él, luego los individuos de la historia, al creerse felices, lo son, por muy manipulada que esa felicidad esté.

Yo pienso que la libertad y la felicidad normalmente dependen la una de la otra, pues, aunque para un hombre la libertad consista en no ser libre y dejarse llevar, ese hombre ha elegido esta opción haciendo uso de su libertad, aunque pueden darse otros casos:

Por el otro lado pienso que una persona que halla sido sometida desde su nacimiento y nunca halla sido libre también puede ser en cierto modo feliz, ya que si no conoce nada mejor no puede desear lo que no tiene. No desea tampoco cambiar su situación porque no conoce otra distinta. No tiene nada en lo que basarse para hacer comparaciones, así que, en cierto modo, ha de ser feliz de esa manera, al no tener opción. En clase me planteo la siguiente pregunta: ¿Llegaría a ser realmente felicidad? Bueno, pensando detenidamente me di cuenta de que esta pregunta plantea una paranolla: partiendo de la base de que si uno no es feliz, es infeliz, y suponiendo que esa persona fuera infeliz, se puede formular la siguiente pregunta: ¿Por qué es infeliz, si no conoce nada mejor que lo que tiene?, lo que nos lleva a la conclusión de que la persona no es infeliz. Claro que, si formulamos la pregunta al revés: ¿Por qué esa persona es feliz? Llegamos a la conclusión de que, al no conocer nada diferente, tampoco es feliz, luego: ¿Cómo puede una persona ser feliz e infeliz a la vez?. Simplemente la persona se limitaría a ser.

Saliendo de la paranolla yo creo que la persona se acercaría más a una felicidad basada en la ignorancia que a una infelicidad.

Respecto al soma, me parece que es sólo una droga que hace cobardes a los individuos, ya que, en lugar de enfrentarse a los problemas, estos se refugian en esta sustancia y huyen de ellos. En lugar de desarrollar al individuo como persona, lo que hace es retrasarlos y enniñecerlos, haciéndoles comportarse como un bebé en su frasco.

Un

Mundo

Feliz

..........................................

Nº 20 4º E.S.O. A