Un mundo feliz; Aldous Huxley

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Deshumanización. Nihilismo pesimista. Drogas y psicodelia. Vida y pensamiento

  • Enviado por: Sonar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Aldous Huxley, Biografía. (Marco de la novela)

Nació el veintiséis de julio de 1894, en una de las familias mas distinguidas intelectualmente de Inglaterra. Su abuelo, Thomas Henry Huxley, famoso biólogo colaboró en el desarrollo de las teorías evolutivas. Su tía, Humphrey Ward, era novelista y ésta a la vez era la sobrina de Mattew Arnold, el poeta; y el abuelo de éste, Thomas Arnold, fue un famoso educador.

Sin duda alguna la herencia de Huxley y la educación recibida tuvieron que ver en sus obras. A través de “Un mundo feliz” se pueden ver pruebas de la ambivalente actitud para con las autoridades asumidas por la clase dominante.

Otro acontecimiento que marcó a Huxley fue la muerte de su madre a causa de un cáncer cuando él solo tenía 14 años. Cuando con 16 años cursaba sus estudios en el prestigioso colegio Elton, una enfermedad ocular estubo a punto de dejarle ciego. Con el paso del tiempo recuperó algo de visión, la suficiente para graduarse en la Universidad de Oxford con honores, pero no para luchar en la Primera Guerra Mundial.

Se introdujo en el mundo de la literatura mientras estaba en Oxford, allí conoció a escritores como Lytton Strachey y Beltrand Russell, y llegó a ser intimo amigo de D.H.Lawrence.

Huxley publicó su primer libro, una colección de poemas, en 1916. Se caso con María Nys en 1919. Su único hijo, Matthew Huxley, nació en 1920. Durante los años 20 él y su familia pasaron el tiempo entre Londres y el resto de Europa, en Italia; en 1925 viajaron al rededor del mundo, en 1926 visitaron la India y los Estados Unidos. A Huxley le gustó la confidencia, vitalidad y la “ generosa extravagancia” que encontró en la vida americana.

Las experiencias en la Italia fascista, donde Benito Mussolini gobernaba y favorecía la política natalista para que su ejército se viera engrosado por estos, también proporcionaron material para la utopía de Huxley, así como la lectura de críticas al régimen comunista de la Unión Soviética.

Huxley escribió “Un mundo feliz “ en tan sólo cuatro meses de 1931, se publicó tres años más tarde de su best-seller, la novela “Point Counter Point”. Durante esos tres años produjo seis libros de historias, ensayos, poemas y dramas, pero sin más relevancia. A menudo es comparado con George Orwell, ya que en “Un Mundo Feliz” refleja una visión fatalista del futuro.

En 1937 la familia Huxley se trasladó a los Estados Unidos y en 1938 a Hollywood donde se convirtió en guionista cinematográfico.

Además se preocupó por los peligros de la cordura amenazada. En 1958, publicó “Revisión de Un Mundo Feliz” que en definitiva es una serie de ensayos que tratan algunos puntos de la novela, como pueden ser la sobre organización o la hipnopedia.

En la década de los 50, Huxley llamó la atención por su interés en las drogas alucinógenas o psicodélicas, como son la mezcalina o el LSD; él reconoció haber consumido esta clase de drogas al menos una docena de veces. Sybile Bedford dijo que él estaba buscando una droga que permitiera escaparse de uno mismo, y que tomada con moderación fuera física y socialmente inofensiva. Escribió dos libros narrando sus experiencias bajo la influencia de la mezcalina, ”Las Puertas de La Percepción” y “Cielo e Infierno”. Desgraciadamente estos libros sirvieron como incentivo para que los lectores se sintieran incitados al consumo de esta droga, pero Huxley escribió en 1952 los peligros de la misma en “Los Demonios de Loudun”. En total, Huxley escribió 477 libros.

María Huxley murió en 1955, y Huxley se casó un año mas tarde con Laura Archera. Él murió el 22 de noviembre de 1963, ciego, el mismo día que el presidente J.F.Keennedy fue asesinado.

Comentario/resumen y personajes de la novela

La novela transcurre en el año 632 después de Ford, comenzando la era de esta sociedad en el momento en que se introduce la producción en serie de la compañía automovilística Ford, pues al igual que los automóviles, las personas ahora son producidas en serie. Y para tratar esta producción de personas, el libro comienza en el “Centro de incubación y Condicionamiento de la Central de Londres”, la gran fábrica de seres humanos: los seres humanos ya no son fruto de una relación entre un hombre y una mujer, sino que son fecundados en procesos de ingeniería genética, lo que reduce la creación humana a un simple proceso de laboratorio.

Las clases sociales son establecidas por medio de castas, que marcan a las personas como miembros de tal o cual grupo. Las diferentes castas (Alfas, Deltas, Epsilones...) son producidas para ser felices con su predestinación (sobretodo por acción de la hipnopedia) y capacitados para desarrollar las tareas que requieren sus rangos sociales.

En este mundo se han eliminado todo tipo de fronteras (a excepción de la reserva y las islas) para establecer un solo Estado Mundial que tiene el control total de la población.

El avance tecnológico es tal que puede servir como instrumento de control político, económico, biológico y social. Nos propone un mundo con ideas comunistas, en las que el individuo no tiene ningún valor, no hay familia, no hay romanticismo, no hay prohibiciones, no hay enfermedades, no hay emociones demasiado fuertes (ya que éstas atentan contra la estabilidad del individuo, la cual es necesaria para la estabilidad social), no hay dolor...

Una sociedad en la que todo se reduce a química y números; en la que la religión se reduce al culto a Ford, la Historia ha sido suprimida; las drogas (soma) son de uso común; una sociedad feliz (necesariamente feliz), ya que todos tienen lo que pueden desear. Pero hay varios individuos de esta sociedad (Bernard, Linda...) que no lo son, por lo que “El Mundo feliz”, tiene defectos.

Todo esto nos lleva a un totalitarismo que proporciona estabilidad en todos los sentidos, pero que al fin y al cabo, se traduce en la pérdida de libertad (real, dado que los habitantes de ese mundo creen tener toda la libertad posible) y creación.

Analizando un poco la historia que se cuenta en Un Mundo Feliz, hoy en día podemos ver que de cierta forma se han dado muchos caminos que nos pueden llevar a este mundo. En la actualidad, estamos muy cerca de la clonación de seres humanos: se han hecho clonaciones animales con excelentes resultados y está en el aire la experimentación con humanos.

Por otra parte, el uso del soma por parte de los habitantes de este mundo "feliz" para escaparse de los problemas y evitar las preocupaciones, equivale al uso de las drogas y el alcohol por nuestra sociedad actual (aunque con la diferencia de que nosotros sufrimos consecuencias negativas).

Nadie podía imaginar que todo aquello que nos contaba Aldous Huxley en su libro y que él situaba como una realidad que podría ser cierta unos seiscientos años después ser escrito, fuera algo que en verdad pudiera ocurrir y en tan poco tiempo. La ficción en algunos casos se ha convertido en realidad.

El D.I.C: Es el director general del centro de Incubación y Condicionamiento de la central de Londres, un personaje importante en esta sociedad, aunque no en el transcurso de la historia. Es la ciencia personificada, como lo llaman sus alumnos al comienzo de la obra. Nos encontramos ante una persona alta, más bien delgada, muy erguida y que desempeña un alto cargo, por lo tanto debe de pertenecer a la casta Alfa. Se encuentra perfectamente condicionado, por lo que las causas de su comportamiento son las anteriormente citadas: hipnopedia, manipulación genética...

Henry Foster: Aunque ciertamente no sea de los personajes más destacados de la novela, podemos resaltarlo como prototipo Alfa. Viene caracterizado como un joven rubio, de ojos azules muy vivos y al que le produce un intenso placer citar cifras. Mantiene relaciones con Lenina.

Fanny Crowne: Al igual que su compañera Lenina, pertenece a la casta Beta y trabaja en la Sala de Envasado. El apellido tan solo es una coincidencia, ya que tenían que repartirse 10000 diferentes entre 2000 millones de habitantes. En ciertos momentos de la historia aconseja a su amiga, pero no desarrolla un papel de mucha importancia.

Bernard Marx: Lo podemos considerar como uno de los protagonistas, junto con el salvaje, de la novela. Se trata de un hombre perteneciente a la casta Alfa-más, que trabaja en la Oficina de Psicología (es especialista en hipnopedia). Pero, tiene un físico más parecido a un Delta que a un miembro de su propia clase. Se comenta que alguien cometió un error durante el proceso de envasado; creyeron que era un Gamma y pusieron alcohol en su ración de sucedáneo de la sangre. Como consecuencia el aspecto físico apenas era un poco mejor que el del promedio de Gammas: era ocho centímetros más bajo que el patrón Alfa y proporcionalmente menos corpulento y más feo. Debido a esta circunstancia debía mirar de frente y no de arriba abajo a la cara de los Deltas, y esto le producía humillación, inseguridad de sí mismo y marginación. Poseía una mala fama en la sociedad del Mundo feliz; tiene la reputación de hombre solitario, antisocial... Pero una deficiencia física podía producir un exceso mental y dar lugar a que el individuo pensara “más de la cuenta”, como era su caso. Debido a su marginación y a que se daba cuenta de cosas que los demás no percataban, no estaba del todo de acuerdo con la situación del “mundo feliz”. Entre las discrepancias que tenía con cualquier persona correctamente socializada podemos citar la soledad (le gustaba estar a solas, algo muy mal visto en la sociedad), preferir como entretenimientos charlar y pasear (en vez de los entretenimientos a los que todos estaban condicionados, como el sensorama), querer la libertad, preferir ser él mismo antes que tomar soma...

Lenina Crowne: Es el modelo ideal de Beta del mundo feliz. Es enfermera y su trabajo consiste en inmunizar a los fetos de posibles enfermedades futuras. Se trata de una muchacha excepcionalmente hermosa, de ojos púrpuras, cabellos castaños ondulados, y neumática. Mantiene diversas relaciones con hombres, para lo cual está condicionada, entre ellos están Bernard y Henry Foster. Aunque aparece a lo largo de casi toda la novela, tan solo lo hace de modelo ideal, mediante el cual el autor refleja cuál debe de ser el comportamiento de una persona perfectamente condicionada.

Helmholtz Watson: Era un ingeniero emocional que escribe prensa. Se trataba de un hombre corpulento, de fuerte tórax, espaldas anchas, ágil y flexible. Tenía los cabellos negros y rizados, y los rasgos faciales muy marcados. Su postura era agresiva, imponente; tenía un gran atractivo, y podía ser considerado el prototipo de Alfa-más. Profesor en la Escuela de Ingeniería Emocional (departamento de escritura), en los intervalos de sus actividades académicas ejercía como ingeniero de emociones. Escribía regularmente para el Radio Horario, componía guiones para el Sensorama y, tenía instinto para las consignas y las referencias hipnopédicas. “Competente” era el veredicto de sus superiores. Un exceso de capacidad mental había producido en él efectos muy similares a los que en Bernard eran el resultado de un defecto físico. Experimentaba de vez en cuando un sentimiento extraño, el sentimiento de que tenía algo importante que decir y de que estaba capacitado para decirlo; sólo que no sabía qué era. Único amigo de Bernard en la historia.

Mustafá Mond: Es una especie de “gobernador”. Desempeña el cargo más alto que podemos encontrar en esta sociedad, el de interventor mundial (tan solo hay diez en todo el Estado, uno por cada región, y Mond lo es de la Europa occidental). Debido a esta razón, es nombrado como “su fordería” y, por supuesto, lo incluimos en la casta Alfa-más. Es uno de los pocos habitantes del mundo que tiene la posibilidad de leer literatura del mundo antiguo. Es el único realmente capaz de ver la sociedad tal como es, de conocerlo todo sobre el mundo en el que vive, y el único que tiene acceso al pasado, y conocimiento de tal.

Linda: Aparece por primera vez en la reserva, pero antes había estado viviendo en la sociedad feliz. Era una Beta, enfermera, perfecta condicionada pero que durante unas vacaciones con el DIC en Malpaís quedó embarazada y sin poder abortar quedó atrapada en ese mundo. Ahora, lejos de poseer el perfecto cuerpo de cualquier civilizado, se ha convertido en una "horrible" anciana, y que además... ¡tiene un hijo!, John. Desde el punto de vista de la reserva tiene un comportamiento extraño. Es rubia, gorda, sin dos dientes, tiene la cara llena de arrugas, las mejillas flácidas con manchas purpúreas... Debido a su aspecto es rechazada en su vuelta a la civilización, por lo que decide morir con una sobredosis de soma.

John, el salvaje: Era el hijo de Linda y del DIC, ambos pertenecientes a la sociedad feliz, pero “nació” en la reserva. Era joven, con cabellos trenzados de color pajizo, ojos azules y piel blanca, aunque bronceada por el sol. A pesar de no ser indio, como el resto de los que vivían en Malpaís, vestía como ellos, pero esto no era suficiente para ocultar su color de piel, causa por la cual nunca había sido aceptado por los habitantes de la reserva. Gozaba de las simpatías de la sociedad, a causa de ser un salvaje que visitaba la sociedad y podía tener ideas extravagantes. Simpatizaba mucho con Bernard y con Helmholtz. Su principal afición era la lectura (en especial Shakespeare). Se sintió defraudado por aquel Otro Lugar al que había llegado. Desde su punto de vista no era la civilización el lugar donde todos los deseos se cumplían y donde había tantas cosas maravillosas y criaturas tan perfectas, por lo que terminó por suicidarse (¿?).

Comentario final

Creo que el libro valie la pena. Uno se da cuenta de la cantidad de cosas que quizás pasan desapercibidas ante nuestros ojos y que sin embargo le dan muchísimo más color a las cosas y a la vida.

Me gustaría incluir como comentario final, un fragmento del preámbulo que escribió Huxley para un mundo feliz:

“[...]Utopía me parece que se halla más cerca de nosotros de lo que nadie hubiese podido imaginar hace quince años.[...] Hoy parece posible que tal horror se implante entre nosotros en el plazo de un solo siglo. En el supuesto de que sepamos reprimir mientras tanto nuestros impulsos de destrucción. A menos que no decidamos a descentralizar y emplear la ciencia aplicada, no como un fin para el cual los seres humanos deben ser tenidos como medios, sino como el medio para producir una raza de individuos libres, sólo podremos elegir entre dos alternativas: o cierto número de totalitarismos nacionales militarizados [...], o bien un solo totalitarismo supranacional cuya existencia sería provocada por el caos social que resultaría del rápido progreso tecnológico en general y la revolución atómica en particular, que se desarrollaría, a causa de la necesidad de eficiencia y estabilidad, hasta convertirse en la benéfica tiranía de la Utopía”.

Después de leer la propia interpretación que hace el autor de su texto uno no puede más que aterrorizarse y desear de todo corazón que su “predicción” nunca se haga realidad, o que al menos sirva para evitar que suceda en el futuro.

Siento que queda mucho más para entender, casi diría que el libro es prácticamente una fuente inagotable de recursos “sociológicos”.

Biografía

He usado Internet para el apartado “Biografía y marco de la novela”.