Un mundo feliz; Aldous Huxley

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Deshumanización. Nihilismo pesimista. Drogas y psicodelia. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Joje
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Resumen

En la obra de Aldous Huxley, Un Mundo Feliz, se describe un mundo gobernado por solo unos pocos, en el que los grandes avances de la tecnología y las drogas de diseño, se convierten en el principal medio para conseguir alcanzar la felicidad.

La novela esta ambientada en la ciudad de Londres sobre el 632 después de Ford, en una sociedad invadida por la técnica a la que se considera como Tecnópolis.

Las personas que viven en este mundo feliz, en esta tecnópolis, no nacen, sino que son fabricados en serie como simples maquinas. Pero este proceso de fabricación de personas no es el mismo para todas ellas, ya que se las clasifica por categorías, estas categorías se ordenan por orden decreciente según las cualidades que poseen, desde su atractivo físico, sus habilidades, hasta su inteligencia etc. A estas categorías son denominadas Alfa, Beta, Gamma, Delta y Epsilon.

Los Alfas son individuos inteligentes, y su papel social consiste en ocupar cargos de dirección en la tecnópolis y en realizar (la mayoría) las tareas más complejas y que requieren mayor habilidad mental.

La categoría siguiente son los Betas. Estos también cuentan con una inteligencia avanzada, pero menos que la de los Alfas. Su trabajo consiste en hacer tareas complicadas, pero que no requieren tanta agudeza como las de los Alfas.

Los siguientes en la escala son los Gammas. Estos no son muy inteligentes, y su misión es normalmente trabajar en fábricas, hospitales, etc.

En cuarto lugar se encuentran los Deltas, individuos de escasa inteligencia que trabajan en fábricas y apenas se interesan por ningún asunto.

En ultimo lugar se encuentran los Epsilones, humanos estúpidos con inteligencia casi animal y sin capacidad alguna de raciocinio que realizan las tareas más sencillas en la comunidad: servir a las demás castas, subir y bajar ascensores, etc.

Tanto los Alfas como los Betas eran todos genéticamente variados. Sin embargo, los Gammas, Deltas y Epsilones estaban divididos en grupos. A partir de un óvulo fecundado bokanovskificad, obligado a realizar múltiples divisiones sucesivas, se podían conseguir de 8 a 96 individuos exactamente iguales. A esos grupos de individuos se les llamaba grupos Bokanovsky.

Los embriones eran embotellados en frascos y alimentados mediante un nutritivo sucedáneo de la sangre, más abundante y mejor oxigenado en los miembros de las castas más altas. Los frascos eran colocados en unas estanterías que se desplazaban lentamente a lo largo de un recorrido, durante el cual les eran suministrados alimentos, vacunas, etc. A lo largo de ese recorrido se les acondicionaba, según la clase a la que pertenecieran, a la vida que iban a llevar. Los individuos de las clases inferiores recibían alcohol y otras sustancias que no les permitían desarrollarse con normalidad, para mermar las posibles facultades que pudieran desarrollar los embriones.

Una vez los individuos eran decantados, comenzaba su acondicionamiento. Mediante el aprendizaje neo-pauloviano las personas eran condicionadas a amar el modo de vida que les había tocado vivir, y mediante la hipnopedia les inculcaban las lecciones elementales de moralidad, sexualidad, etc. Cuando crecían un poco más, podían tomar soma, una droga que curaba sentimientos negativos y que les proporcionaba unas felices vacaciones de la realidad.

Todas las personas que vivían en ese mundo eran felices, pero esa felicidad estaba claramente manipulada. La sociedad estaba muy unida y todo el mundo era de todo el mundo. La esperanza de vida no era muy larga (de unos 60 años), pero la gente era feliz.

Bernard Marx, era un hombre que vivia en ese “Mundo Feliz”. Era un Alfa-más, pero físicamente era más parecido a un Delta que a cualquier miembro de su casta. Los Alfas debían ser casi perfectos tanto física como intelectualmente, y él no lo era en el primero de los aspectos. Por eso los miembros de su grupo social lo discriminaban y decían que le habían suministrado alcohol en el sucedáneo de la sangre. Bernard no estaba plenamente integrado en esa sociedad, y, quizás en consecuencia al rechazo de sus compañeros, comenzó a pensar por sí mismo y a formar algunas ideas propias diferentes a las que le habían inculcado mediante hipnopedia. A él no le gustaba lograr la felicidad mediante drogas y métodos de manipulación de masas, y era un amante de la soledad, cosa que estaba poco menos que prohibida en aquel mundo donde la gente era obligada (más que animada) a relacionarse con otras personas para mantener la masa unida.

Bernard comenzó a tener relaciones con Lenina, una mujer Alfa-más. Un día él decidió llevarla de vacaciones a una reserva de salvajes, considerando este un lugar diferente e instructivo, y así fue. Una vez allí, Lenina se quedó aterrorizada al observar el contraste entre su modo de vida y el de aquellas personas. A Bernard también le produjo un gran impacto, pero disimulaba sus emociones. En aquel lugar conocieron a un salvaje, John, cuya madre había nacido y vivido durante muchos años en el “otro lugar”. Ella había quedado embarazada durante unas vacaciones, y se tuvo que quedar en la reserva. En el“ mundo feliz” ninguna mujer tenía hijos. Allí la reproducción vivípara no existía, y las palabras “madre”, “padre” o “nacer” eran consideradas una obscenidad. John enseguida hizo buenas migas con Bernard, y cuando este y Lenina regresaron a su mundo, se llevaron al salvaje y a Linda. El salvaje desde el primer momento pareció disgustado con aquel mundo, del que su madre le había hablado tan bien, al ver la manipulación a la que estaban sometidos todos los individuos. John se enamoró de Lenina, pero cuando se declaró, se llevó una gran desilusión, al darse cuenta que la única concepción de relación de pareja que tenía esta se basaba únicamente en el sexo. John se enfadó mucho, cosa que a Lenina, condicionada a pensar que todo el mundo opinaba igual que ella, le extrañó mucho. Linda era discriminada en el “otro lugar”. Ella era una persona vieja y con arrugas, algo que la gente no estaba acostumbrada a ver en aquella tecnópolis. Para olvidar todos los problemas que había tenido y padecía ahora, comenzó a tomar soma en grandes cantidades, y al poco tiempo falleció.

John, que estaba harto de esa falsa felicidad en que la gente estaba engañada, fue a una fábrica donde estaban repartiendo soma a los trabajadores deltas y comenzó a hablarles de cosas como la libertad. Después arrojó las cajas de soma que les iban a repartir, y tuvo lugar una gran pelea, tras la cual lo detuvieron a él, a Bernard y a Hemholtz. Tras un juicio, estos dos últimos fueron enviados a Islandia, y el salvaje quiso llevar una vida en sacrificio, para lo cual se retiró y se fue al campo, dispuesto a vivir de la agricultura. Pero los periodistas no dejaban de acosarlo. Al final, John, harto de aquel mundo asquerosamente manipulado, se suicidó.