Un mundo feliz; Aldous Huxley

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Deshumanización. Nihilismo pesimista. Drogas y psicodelia. Tema y personajes

  • Enviado por: Ismael Hdez sonseca
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

UN MUNDO FELIZ

indice

indice...............................................................................................................................................pág. 2

personajes pricipales...........................................................................................................pág.3

argumento............................................................................................................................pág.4 y 5

OPINIÓN y VALORACIÓN personal....................................................................................pág. 6PERSONAJES PRINCIPALES

LENINA CROWN: es una enfermera, encargada de inmunizar a los fetos contra posibles enfermedades futuras, es como el resto de los demás habitantes: condicionada socialmente. Durante todo el relato no para de citar las frases que ha escuchado durante su condicionamiento. Lenina es el lado de la balanza que intenta contrarrestar los momentos de angustia de Bernard. Durante la historia parece que Lenina es convencida por Bernard, pero no es así, cuando se le presenta alguna dificultad no duda en tomar soma o visitar al doctor.

LINDA: era una enfermera que trabajaba en la planta de fertilización pero en su juventud realizo un viaje a la reserva con Sarojini Engels, una vez allí se extravío y se quedo en tierra incivilizada. Durante su estancia quedo embarazada y tuvo un hijo: John. Se puede decir que es un personaje desgraciado, ya que lo pasó mal para adaptarse al mundo de la reserva y una vez devuelta a su medio de origen también. Linda si que es un a víctima de la sociedad ya que muere a manos de soma en una espera de su amor salvaje.

JOHN: es un salvaje, es hijo de Linda, es la pieza clave en el desarrollo del relato. Es el personaje que más sufre en la novela, ya que en primera instancia sufría con su madre, al ver que muchos hombres le hacían visitas durante su estancia en la reserva. Después el no es aceptado en la reserva porque era el hijo de Linda y Linda no era bien vista allí. Cuando llega al mundo civilizado se enamora de Lenina, pero se lleva un desengaño. Todo esto, la incapacidad para arreglar la situación y la gran presión que ejercen sobre él los medios de comunicación le lleva al suicidio.

Fanny: Amiga de Lenina, intenta que esta siga el camino de los demás, y que no salga con Bernard.

El director: Es el director del centro de incubación y acondicionamiento de Londres, un alto mando de la sociedad, un verdadero sacrificado para la sociedad que cree perfecta y de la que se siente orgulloso.

Mustafá: Trabaja como los demás en el centro de incubación y acondicionamiento de Londres.

Helmholtz: Amigo de Bernard, fue denunciado por crear versos tristes y melancólicos, lo cual va contra toda idea de felicidad. Esto le condujo con Bernard a la central de Islandia.

Henry: Era el compañero sentimental de Lenina hasta que se fue con Bernard.

Bernard marx: es el clásico pardillo que se siente inferior, que vive en una sociedad de personas que se sienten superior a él sólo por que le sacan 8 cm de estatura. Este personaje tiene poco de simbólico, es una de esas piezas desechables y que se tira a la basura con facilidad, un error no intencionado que se puede solucionar fácilmente a costa del horror del individuo.

ARGUMENTO

En su obra “Un mundo feliz”, Huxley describe un mundo gobernado por unos pocos mediante un sistema totalitario. La tecnología ha avanzado enormemente hasta convertirse, junto con las drogas de diseño, en el principal medio para conseguir la felicidad.

La novela se ambienta hacia el año 700 después de Ford aproximadamente, en una sociedad altamente tecnificada, que alcanza la categoría de tecnópolis.

Los miembros de esa sociedad no nacen, sino que son fabricados en serie. La sociedad está dividida en castas, en orden decreciente de categoría (que implica inteligencia, habilidades, capacidad emocional, atractivo físico, etc.). Esas castas son denominadas Alfa, Beta, Gamma, Delta y Epsilon.

Los Alfas son individuos inteligentes, y su papel social consiste en ocupar cargos de dirección en la tecnópolis y en realizar las tareas más complejas y que requieren mayor habilidad mental.

La casta siguiente son los Betas. Estos también cuentan con una inteligencia avanzada, pero menos que la de los Alfas. Su trabajo consiste en hacer tareas complicadas, pero que no requieren tanta agudeza como las de los Alfas.

Los siguientes en la escala son los Gammas. Estos no son muy inteligentes, y su misión es normalmente trabajar en fábricas, hospitales, etc.

En cuarto lugar se encuentran los Deltas, individuos de escasa inteligencia que trabajan en fábricas y apenas se interesan por ningún asunto.

Por último se encuentran los Epsilones, humanos estúpidos con inteligencia casi animal y sin capacidad alguna de raciocinio que realizan las tareas más sencillas en la comunidad: servir a las demás castas, subir y bajar ascensores, etc.

Los Alfas y los Betas eran todos genéticamente variados. Sin embargo, los Gammas, Deltas y Epsilones estaban divididos en grupos Bokanovsky. A partir de un óvulo fecundado bokanovskificado (obligado a realizar múltiples divisiones sucesivas) se podían conseguir hasta 96 individuos exactamente iguales. A esos grupos de individuos se les llamaba grupos Bokanovsky.

Los embriones eran embotellados en frascos y alimentados mediante un nutritivo sucedáneo de la sangre, más abundante y mejor oxigenado en los miembros de las castas más altas. Los frascos eran colocados en unas estanterías que se desplazaban lentamente a lo largo de un recorrido, durante el cual les eran suministrados alimentos, vacunas, etc. A lo largo de ese recorrido se les acondicionaba, según la casta a la que pertenecieran, a la vida que iban a llevar. Los individuos de las clases inferiores recibían alcohol y otras sustancias que no les permitían desarrollarse con normalidad, para mermar las posibles facultades que pudieran desarrollar los embriones.

Una vez los individuos eran decantados, comenzaba su acondicionamiento.

Mediante el aprendizaje neo-pauloviano las personas eran condicionadas a amar el modo de vida que les había tocado vivir, y mediante la hipnopedia les inculcaban las lecciones elementales de moralidad, sexualidad, etc.

Cuando crecían un poco más, podían tomar soma, una droga que curaba sentimientos negativos y que les proporcionaba unas felices vacaciones de la realidad.

En ese mundo todas las personas eran felices, pero esa felicidad estaba claramente manipulada. La sociedad estaba muy unida y todo el mundo era de todo el mundo. La esperanza de vida no era muy larga (de unos 60 años), pero la gente era feliz.

En aquel “mundo feliz” vivía un hombre llamado Bernard Marx. Era un Alfa-más, pero físicamente era más parecido un Delta que a cualquier miembro de su casta. Los Alfas debían ser casi perfectos tanto física como intelectualmente, y él no lo era en el primero de los aspectos. Por eso los miembros de su grupo social lo discriminaban y decían que le habían suministrado alcohol en el sucedáneo de la sangre.

Bernard no estaba plenamente integrado en esa sociedad, y, quizás en consecuencia al rechazo de sus compañeros, comenzó a pensar por sí mismo y a formar algunas ideas propias diferentes a las que le habían inculcado mediante hipnopedia.

A él no le gustaba lograr la felicidad mediante drogas y métodos de manipulación de masas, y era un amante de la soledad, cosa que estaba poco menos que prohibida en aquel mundo donde la gente era obligada (más que animada) a relacionarse con otras personas para mantener la masa unida.

Bernard comenzó a tener relaciones con Lenina, una mujer Alfa-más. Él decidió llevarla de vacaciones a una reserva de salvajes, considerando este un lugar diferente e instructivo, y así fue.

Una vez allí, Lenina se quedó aterrorizada al observar el contraste entre su modo de vida y el de aquellas personas. A Bernard también le produjo un gran impacto, pero disimulaba sus emociones.

En aquel lugar conocieron a un salvaje, John, cuya madre había nacido y vivido durante muchos años en el “otro lugar”. Ella había quedado embarazada durante unas vacaciones, y se tuvo que quedar en la reserva. En el“ mundo feliz” ninguna mujer tenía hijos. Allí la reproducción vivípara no existía, y las palabras “madre”, “padre” o “nacer” eran consideradas una obscenidad.

John enseguida hizo buenas migas con Bernard, y cuando este y Lenina regresaron a su mundo, se llevaron al salvaje y a Linda. El salvaje desde el primer momento pareció disgustado con aquel mundo, del que su madre le había hablado tan bien, al ver la manipulación a la que estaban sometidos todos los individuos.

John se enamoró de Lenina, pero cuando se declaró, se llevó una gran desilusión, al darse cuenta que la única concepción de relación de pareja que tenía esta se basaba únicamente en el sexo. John se enfadó mucho, cosa que a Lenina, condicionada a pensar que todo el mundo opinaba igual que ella, le extrañó mucho.

Linda era discriminada en el “otro lugar”. Ella era una persona vieja y con arrugas, algo que la gente no estaba acostumbrada a ver en aquella tecnópolis. Para olvidar todos los problemas que había tenido y padecía ahora, comenzó a tomar soma en grandes cantidades, y al poco tiempo falleció.

John, que estaba harto de esa falsa felicidad en que la gente estaba engañada, fue a una fábrica donde estaban repartiendo soma a los trabajadores deltas y comenzó a hablarles de cosas como la libertad. Después arrojó las cajas de soma que les iban a repartir, y tuvo lugar una gran pelea, tras la cual lo detuvieron a él, a Bernard y a Hemholtz. Tras un juicio, estos dos últimos fueron enviados a Islandia, y el salvaje quiso llevar una vida en sacrificio, para lo cual se retiró y se fue al campo, dispuesto a vivir de la agricultura. Pero los periodistas no dejaban de acosarlo. Al final, John, harto de aquel mundo asquerosamente manipulado, se suicidó.

OPINIÓN Y VALORACIÓN PERSONAL

Sin duda es un buen libro. La ciencia-ficción le da un toque interesante, atractivo y entretenido, aunque se encuentre dentro de una profunda reflexión ética y filosófica sobre la tecnología, su uso, y la felicidad, como llegar a serlo. Sin embargo es necesario enmarcarlo en una esfera futurista para poderse preguntar si es posible o no lo que ha imaginado. Un mundo perfecto, un mundo feliz es muy difícil de conseguir, puesto que cada uno tiene una forma de ver la felicidad. Este libro expone una idea diferente al comunismo. Este ideal se basa en que todos sean felices, teniendo todos una igualdad: todos los mismo bienes, las mismas posesiones. Y el ideal del libro implica que con diferencias significativas entre los individuos, que no dejan por eso de ser felices, sólo gracias a la tecnología, participan en una gran máquina engrasada que es su sociedad, en la que todos aceptan su posición más elevada o menos de forma incondicional. En conclusión que sencillamente el mundo será feliz si nosotros lo queremos hacer feliz, por que el mundo es como nosotros lo hacemos. Por razones de naturaleza del hombre esto es imposible. En su consecuencia pienso que será mejor ser un conformista no un idealista que poco podría hacer sino tiene el poder de cambiar a las personas.

2