Turismo y ciudades

Geografía. Turismo urbano. Dimensiones. Medida de las magnitudes. Tendencias significativas. Tipos. Límites. Retos. Recursos disponnibles. Prácticas de ocio

  • Enviado por: Roxie21
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Unidad II: Turismo y ciudades. De la oportunidad del turismo urbano a los usos turísticos en las ciudades

La transformación de los procesos productivos esta impregnando la forma de experimentar el ocio, que se está desarrollando en nuevas direcciones.

  1. Las dimensiones del turismo urbano

La caracterización del turismo en las ciudades presenta problemas por las dificultades de medición, las de comparación entre ciudades debido a la heterogeneidad metodológica de los procedimientos utilizados.

  1. La medida de las magnitudes

El Institute for Tourism and Leisure Studies de la Universidad de Viena ha realizado unas estadísticas referentes a la dimensión del turismo urbano en Europa. A nivel europeo, European Travel Monitor, permite tener información acerca de los viajes de los europeos a ciudades. También el ATLAS nos da estadísticas periódicas para distintas ciudades europeas.

Los datos permiten apuntar que la visita a ciudades y las vacaciones en circuito son dos de los principales tipos de viaje turístico que hacen los europeos. A partir de los datos de ATLAS se observan cambios de rango de las ciudades turísticas europeas según el porcentaje de crecimiento de llegadas entre 1997 y 2004, siendo Barcelona la ciudad que más crece, seguida de Lisboa, Madrid y Budapest, mientras que ciudades como Roma, Paris y Londres experimentan retrocesos superiores al 10% en los dos primeros casos y al 5% en el caso de la capital británica. En España los principales destinos urbanos son Madrid y Barcelona, seguidos de Sevilla, Valencia y Granada.

  1. Las tendencias significativas

Las cifras disponibles permiten observar que las ciudades y algunos de sus espacios más emblemáticos se están convirtiendo en verdaderos y arquetípicos espacios de consumo recreativo, a causa de la generalización de la nueva cultura del tiempo libre, con la inserción del turismo como instrumento de crecimiento en las estrategias de ciudad. Se pueden identificar varias tendencias en la dinámica del turismo urbano:

  • Patrimonio, arte y cultura para las “masas”.
  • Sistemas de acceso low cost.
  • Diversidad de equipamientos e instalaciones recreativas.
  • Singularidad gastronómica.
  • Sistemas de transporte públicos.
  • Combinación de posibilidades de compras con horarios de apertura adecuados.
  • Comunicación multilingüe.
  • Seguridad urbana.
  • Orientación a las necesidades de las demandas especificas.
  • Establecimientos de alojamiento singulares.

Como consecuencia, gran parte de los nuevos ámbitos de interés que conforman el atractivo de las ciudades mejor posicionadas se encuentra en aspectos que hasta ahora se situaban en la periferia.

Es significativa la promoción de las ciudades a través del impulso y marcas de competitividad como “Ciudades de Patrimonio de la Humanidad”, “Red de ciudades de cine”, “Capital cultural de Europa”. Los Juegos Olímpicos y exposiciones mundiales se suelen desarrollar en metrópolis y grandes ciudades.

  1. Los tipos de ciudades del turismo urbano

Según su naturaleza, las ciudades presentan oportunidades diferenciadas para el desarrollo de las diferentes modalidades y practicas turísticas. Pueden distinguirse entre culturales, recreativas, destinos “must see”, ciudades de entretenimiento y ocio recreativo o ciudades con patrimonio histórico.

ETC Research Group identifica en Europa las siguientes 5 clases de ciudades según su tipología:

  • Ciudades pequeñas con patrimonio: Ávila, Canterbury, Oxford, Siena, York.
  • Ciudades pequeñas con patrimonio y artes escénicas y visuales: Bolonia, Brujas, Florencia, Santiago de Compostela.
  • Ciudades grandes con patrimonio y artes escénicas y visuales: Atenas, Hamburgo, Praga, Sevilla.
  • Ciudades grandes con patrimonio, artes escénicas y visuales e industrias creativas: Amsterdam, Barcelona, Milán, Munich, Viena.
  • Metrópolis con patrimonio, artes escénicas y visuales e industrias creativas: Berlín, Estambul, Londres, Paris, Roma, Madrid.

Calle (2006) diferencia tres grandes clases de destinos urbanos españoles teniendo en cuenta su potencia turística, la distribución temporal de afluencia y la estancia media:

  1. Grandes ciudades: Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao. Combina el turismo de negocios con desplazamientos por ocio.
  2. Ciudades de dominante patrimonial: Ávila, Toledo, Santiago de Compostela. Con mucho patrimonio histórico.
  3. Ciudades costeras mediterráneas y canarias: Palma de Mallorca, Tarragona, Las Palmas o Santa Cruz de Tenerife, localizadas en entornos vacacionales de sol y playa; y los destinos urbanos del norte atlántico como Santander, San Sebastián, A Coruña, todas ellas con procesos de desarrollo turístico.
  1. Los limites del turismo urbano como estrategia para las ciudades

    1. La renovación de la estructura urbana

El desarrollo de prácticas turísticas y la implantación de actividades de ocio en las ciudades tiene incidencia sobre la estructura urbana a un doble nivel: se convierte en un instrumento para la creación de nuevos espacios de centralidad en los cascos históricos, y sirve para la ordenación y puesta en valor de espacios periféricos.

Los elementos del patrimonio, las actividades culturales y los paisajes productivos urbanos, son los referentes básicos de la capacidad de atracción turística de las ciudades. Se pueden distinguir cuatro tipos de distritos turísticos urbanos:

  1. La ciudad histórica con patrimonio arquitectónico, monumental y museístico.
  2. Los distritos con singularidades étnicas de las grandes metrópolis.
  3. Los espacios sagrados de las ciudades monumentales.
  4. Los ejes de entretenimiento (restaurantes, ocio nocturno y actividades comerciales).

Para dar respuesta a las necesidades asociadas a las funciones turísticas en emplazamientos concretos del centro de la ciudad, se recurre a un proceso de renovación. En numerosos casos, los resultados de estos procesos de renovación asociados a lo turístico, tienen implicaciones sociales, urbanas y paisajísticas y económicas que pueden resultar complejas o conflictivas.

La periurbanizacion de las funciones de ocio y turísticas es una constante en las ciudades de mayor rango (Dockland’s de Londres). Los significativo es que muchas de las nuevas instalaciones de entretenimiento masivas y turísticas, se localizan en el periurbano.

  1. La puesta en valor de los recursos

El Plan Estrategico de Turisme de Barcelona en 2004 sostiene que su misión es estimular la promoción del turismo cultural en la ciudad. Para ello necesita de la puesta en valor de los recursos, su comunicación y su mediatización para el uso turístico. Hay 3 condicionantes:

  1. La diversidad semántica de los recursos de una ciudad.
  2. La concentración de la mirada de los turistas hacia unos pocos “sights” que deben ser mediatizados para su consumo.
  3. En una sociedad globalizada, las características distintivas de lo “local” se identifican con lo “autentico”
  1. El impacto sobre a dinámica económica social

El desarrollo turístico en las ciudades puede tener efectos negativos, cuando la economía depende en exceso de esta actividad. El desmedido incremento del nº de visitantes aparece como una amenaza para destinos patrimoniales.

Es a partir de situaciones que implican saturación, que determinadas sociedades y ciudades se desilusionan ante los efectos del turismo. El motivo es que su desarrollo se produce a menudo a partir de estrategias de grupos de interés específicos que producen procesos de crecimiento desequilibrados en los espacios de producción y reproducción de las ciudades y acaban provocando dinámicas de segmentación espacial.

En el caso de las grandes ciudades y metrópolis, este tipo de problemas se reproducen al nivel de determinados distritos turísticos pero el propio proceso de mediatización es capaz de organizar la incorporación de otras partes de la ciudad al contenido turístico a ser visitado.

  1. Los retos de la investigación

La heterogeneidad metodológica, la ausencia de referentes, el escaso y deficiente desarrollo de técnicas de análisis adecuados dificultan el impulso de la investigación. Se plantean tres líneas de trabajo que se consideran relevantes para dar respuesta a las necesidades de conocimiento y como instrumentos para afrontar las exigencias de competitividad y de sostenibilidad.

  1. El alcance de la mirada turística y el posicionamiento de la ciudad

El análisis del turismo urbano suele realizarse a escala local atendiendo a los procesos que ocurren en la ciudad. Existen ciudades que tienen funciones económicas que organizan el espacio y se convierten en nodos centrales de sistemas territoriales. Son numerosas las ciudades a nivel europeo y español que plantean estrategias para reforzar su posicionamiento como lugares de enlace y de distribución de líneas y sistemas de transporte, o ciudades que se conectan a sí mismas y a sus espacios circundantes a la red global (Gateway city).

  1. Las practicas de ocio de los visitantes y sus efectos sobre la estructura de la ciudad

El examen detallado del comportamiento de los turistas que llegan a una ciudad, se mueven en ella y visitan lugares particulares.

La mirada turística contiene las expectativas y los deseos que permiten a las empresas e instituciones continuar diseñando y replanteando la imagen promovida. La imagen es fundamental para la atracción turística, ya que simplifica todo el significado de la ciudad en una sola fotografía.

El estudio de la afluencia y el perfil de los visitantes así como las motivaciones y del uso turístico que hacen de la ciudad junto con la determinación de umbrales de acogida a diferentes escalas, son cuestiones clave para diseñar estrategias turísticas para las ciudades.

  1. El uso de los recursos disponibles y la programación de políticas turísticas

Las políticas de las diferentes administraciones que impulsan el desarrollo del turismo urbano deberían ser y poder ser evaluadas siguiendo criterios efectivos de contraste y control.

La mejora de la posición competitiva de las ciudades en el segmento del turismo urbano debería implicar el desarrollo de órganos locales de planificación y gestión turística como los que han aparecido en España de manera creciente, además de promover la implementación de sistemas que aseguran la calidad integral del destino en la línea de la Gestión Integral de la Calidad promovida por la Comisión Europea.

  1. Conclusión

Las nuevas tendencias se han configurado como una pieza esencial en el proceso de creación, comunicación y consumo de nuevos productos sensibles a las necesidades especificas de los diferentes segmentos de demanda, mientras que los consumidores diversifican y personalizan sus periodos de diversión, tiempo libre y cultura con el objetivo de experimentar la novedad y la familiaridad. Todo ello tiene efectos sobre las ciudades en términos de estructura urbana, mediatización del patrimonio y proyección colectiva.

La investigación acerca de la relación entre el turismo y las ciudades tiene que plantearse establecer sistemas de medida y evaluación adecuados, coherentes y homogéneos que permitan la toma de decisiones a los agentes públicos y privados que participan en el proceso y profundizar en líneas de trabajo clásicas y más recientes que tienen que ver con el posicionamiento de la ciudad en términos de capacidades, imagen y sistema de relaciones.

El conocimiento debe ser puesto al servicio de la ciudad para que su desarrollo turístico ofrezca ventajas competitivas al conjunto y bienestar social y ambiental a sus habitantes.