Turismo estético en Latinoamérica

Turismo. Tipos de turismo. Turismo estético en Latinoamérica. Cirugía plástica. Operaciones de estética. Liposucciones. Lipoesculturas. Aumentos de senos. Rinoplastias

  • Enviado por: Silvia Morales
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 12 páginas
publicidad

Turismo estético.

Introducción

Llamaremos “turismo estético” a una nueva modalidad de turismo que consiste en el desplazamiento a otro país diferente al de residencia habitual, motivado exclusivamente por deseos ligados a una mejoría en el aspecto estético del sujeto, y con el fin de someterse, durante su estadía en él, a algún procedimiento médico (quirúrgico o no quirúrgico) vinculado con ello.

Queda excluido de esta nominación al acto turístico cuya finalidad es someterse a tratamientos médicos o quirúrgicos para curar una enfermedad o dolencia, al cual se denominaremos “Turismo médico”.

Hacemos esta distinción, pues a menudo se engloba dentro de la misma denominación a ambos, mencionándose como “turismo médico” al turismo puramente estético.

Consideramos que dicha diferenciación es importante a la hora de analizar motivaciones y tendencias de este sector de la demanda.

No es igual el análisis de las motivaciones, deseos y tendencias del sujeto que viaja a curarse una patología, que aquél que lo hace para mejorar su aspecto estético: solo el segundo de ellos lleva a cabo un acto puramente voluntario, aplazable, y que no se basa más que en un deseo personal de mejorar su imagen, sin la urgencia de aquél que debe viajar a otro país por padecer una enfermedad que solo podría tratarse allí, sea por contar con mejores equipamientos tecnológicos, o mejores recursos humanos.

Hablamos aquí, pues, del acto voluntario y aplazable basado en el deseo personal del sujeto, que lo impulsa a desplazarse a otro país con el objeto de mejorar su imagen y sin haber sido derivado por otro profesional médico.

En nuestro país esta tendencia cobra cada día mayor difusión y son muchos los turistas que viajan motivados básicamente por tres factores: los precios, la calidad de las intervenciones y la disponibilidad de alta tecnología.

A esto, se suman las bellezas naturales locales y la amplia oferta cultural, ambos condimentos que también se toman en cuenta. Lo cierto es que a partir de la devaluación del peso en el año 2002 el fenómeno comenzó a crecer.

En comparación a los costos internacionales, el valor de las prestaciones se hicieron muy competitivos. Si el paciente llega con dólares, dividen por tres. Y si viene con euros divide por cuatro... La diferencia de precios es notable con respecto a Estados Unidos o Europa.
Por ejemplo: En Canadá o Estados Unidos una lipoaspiración puede tener un precio que oscila entre los 13 mil y los 30 mil dólares, en tanto que en nuestro país esta cifra cae notablemente a cinco mil dólares aproximadamente.

A esto se suma, como dijimos, la belleza natural de nuestro país, por lo cual la ecuación “belleza, bajo costo, tango, excursiones y cirugías” resulta rentable para muchos especialistas que ya ofrecen en sus clínicas un paquete turístico, con hotel incluido, para atraer al paciente-turista extranjero.

Esta realidad hizo posible el nacimiento de empresas, que brindan servicios de salud y turismo a personas de todo el mundo.

Organizan los viajes, provee traductores y acompañantes y establece los contactos con los profesionales médicos.

“Desde que empezamos a funcionar, el número de visitantes aumenta un 50% cada mes”, resume el Gerente operativo de una de estas empresas.
Las empresas derivan pacientes a los prestadores médicos, contratan los servicios de hoteles de diferentes categorías y cuentan con agentes que venden en el exterior.

Del abanico de servicios médicos que ofrece la empresa “Lo que más piden son implantes mamarios, lipoaspiraciones y otros métodos de control de la obesidad como dermolipectomías y by-pass gástricos”, precisa el doctor Rubén Dreszman, del equipo de la Academia Argentina de Cirugía Cosmética.

Algo similar sucede con el Turismo médico : la Fundación Favaloro, recibe desde hace años a extranjeros que sufren o temen sufrir de enfermedades cardíacas delicadas. La mayoría de los pacientes llegan después de ser derivados por los doctores de sus países de origen. Una vez acá, se internan para someterse a cirugías cardiovasculares, trasplantes, hemodinamia o tratamientos de arritmias. En la actualidad, cerca de un 30% de las personas que se atienden en la Fundación Favaloro provienen del exterior. Durante el 2004 recibieron gente de Ecuador, Israel, Paraguay, Venezuela, México, Brasil, Bolivia, Uruguay y EE.UU. “Los tratamientos que brindamos cuestan entre 5 y 10 veces menos que en Estados Unidos y la calidad es comparable”, afirma el Dr. Eduardo Raimondi , Director General de la Fundación.

El área de reproducción asistida también forma parte de este fenómeno. El Centro de Estudios en Ginecología y Reproducción (CEGYR), que en 1985 logró el primer nacimiento por fertilidad asistida del país, recibe pacientes de Alemania, Inglaterra, España y distintos puntos de América. Y aunque, hay un espectro amplio de precios, se estima que un plan de fertilización vale en Buenos Aires cinco veces menos que en Estados Unidos.

Argentina no es el único lugar que recibe pacientes. India, Colombia, Singapur y Polonia son algunas de las naciones que también se benefician con estos visitantes particulares. En los últimos años, el turismo médico se afianzó en nuestro país que se suma a esta tendencia que propicia la globalización.

Fuente de la información: Diario Clarín. Lunes 14 de marzo del año 2005.


Una breve reflexión inicial.

Este trabajo no pretende detenerse en el eterno debate acerca de si aprobamos, o no, a quienes se someten a una cirugía estética, sino que pretende ir mucho mas allá, y ver el interjuego entre Turismo y Cirugía plástica: esta “alianza”, tal vez un poco extraña, que intentaremos analizar tanto como nos sea posible.

Sobre la belleza.

1.1. Los griegos

Ya nos hemos referido en trabajos anteriores a la concepción griega del ocio.

Ahora nos remitiremos brevemente a la valoración griega de la belleza, para luego unir a ambos conceptos: ocio y belleza.

En el pensamiento de Platón, el estudio de la belleza constituye un aspecto fundamental, quizá porque una de las cualidades del mundo griego, ha sido la valoración de este aspecto en relación con las representaciones divinas en sus más puras y perfectas formas. Sabemos que en la mitología griega, Afrodita (en griego antiguo ) es la diosa del ,la belleza y la sexualidad.

Platón expresa que el inicio de la captación de la belleza suprema y absoluta está en partir de la belleza visible -hermosura de los cuerpos- para luego ir ascendiendo a la intuición de la belleza espiritual -intelectual y moral- culminando con la contemplación de la belleza suprema en sí.

Con respecto a lo bello absoluto, Platón considera contenido en él, la medida y la proporción.

Resulta interesante ver como los griegos han hecho del ocio todo un arte y de la belleza todo un ideal, y como ambos se conjugan hoy en este Turismo estético, que un poco resulta el correlato moderno de esos ideales griegos.

Ambos conceptos (el de belleza y ocio) remiten a un ideal de vida tal vez difícil de llevar a la práctica para el hombre de nuestros días, pero no imposible: vemos como surge una nueva motivación para el descanso, el turismo y el uso del tiempo libre: la búsqueda de la belleza: de las formas perfectas, la medida y proporción, tal como querían los griegos.

Todo un ideal griego parece estar latente en esta nueva motivación de la Demanda, que además encuentra en el abaratamiento de los costos por la devaluación del peso argentino, una sumatoria de razones para emprender un viaje a nuestro país.

¿Quién puede resistirse al sueño de visitar los hermosos paisajes argentinos, regresar más bello a su país, y haber logrado ambas cosas a un precio barato?

Un entrecruzamiento perfecto de sueños merecidos. Y una oferta que crece día a día, al punto de hacer que los centros médicos “figuren en las cartillas de las agencias de turismo”.

Y una jugada audaz. Muy audaz.

2. Sobre la oferta. Empresas de Turismo médico y/o estético.

Las empresas dedicadas al Turismo médico en nuestro país ofrecen, en líneas generales los siguientes servicios :Cirugía Plástica, Odontología, Dermatología, Trasplante Capilar, y Fertilización Asistida.

Cuentan con un staff médico al que derivan a los pacientes, y se encargan básicamente del alojamiento en hoteles de 4 o 5 estrellas, traslado al Aeropuerto, traslado al Centro medico, acompañamientos del turista a los exámenes prequirúrgicos, presentación del médico especialista, asesores inglés-español, acompañamiento post quirúrgico, y visitas por la ciudad luego del alta médica.

Se ofrecen también viajes a los centros turísticos mas conocidos del país (Cataratas del Iguazú, Bariloche, etc

Los medios de difusión.

Los medios gráficos de nuestro país también tratan el tema, como la revista Viva del día 4 de Marzo del presente año, que señala esta clara tendencia por el “bisturí tour” y establece el correlato con series televisivas de Estados Unidos, en relación con lo que denominan “fiebre de las cirugías plásticas”.

Del avión al quirófano

LA capital argentina se convierte, a paso ligero, en destino de los países «ricos» que acuden en busca de un rostro nuevo, de un cuerpo al que soltar lastre, de un bebé que no llega o de una sonrisa más blanca. El filón de la cirugía estética como paquete alternativo al tiempo de descanso no ha hecho más que comenzar y tiene, entre sus mejores clientes, a España.

La demanda principal -observa- viene de Estados Unidos, España y Canadá. Ahora estamos explorando Francia». Las preferencias quirúrgicas dependen de la nacionalidad de los clientes. «En España van más a la liposucción o a implantes mamarios mientras que Chile busca más el lifting». Durante estos años, según dice, únicamente han tenido «tres o cuatro quejas por el resultado en términos de estética. En esos casos ofrecemos los retoques o las intervenciones que sean necesarias gratis pero el viaje se lo tienen que volver a pagar».

El perfil social de los pacientes encaja en «la clase media amplia. La alta no economiza en cirugías y la baja no tiene acceso», explica. El 65% de los pacientes son mujeres, «la que más tiempo se quedó fue una estadounidense. Estuvo cuatro meses y se volvió con la boca y todo lo demás nuevo».

Fuente: Diario Ideal Digital, Almería, España.

El turismo estético inaugura una nueva categoría de Turista: el turista-paciente.

Antes, no hace mucho, uno iba al médico.

Y no hace mucho tampoco, uno salía de viaje.

Así de simple. Una cosa o la otra, excepto que alguna contingencia mezclara ambos espacios y uno tuviera que visitar al médico en vacaciones por algún síntoma inesperado.

Pero algo cambió: ahora uno puede hacer todo esto junto, y lo inesperado no es tal: el viaje se planea, con cirugía incluida, y el médico pasa a ser un prestador de un servicio dentro de este paquete turístico. Su currículum se muestra en las páginas web de estas empresas junto a la imagen de un bailarín de tango, Caminito, San Telmo y algún ave exótica del Norte argentino que asoma su pico colorido para dar mas impacto visual al mensaje.

La sensación que me deja el mensaje de estas empresas son varios, por un lado que el acto turístico en si, queda desdibujado. El turismo aparece aquí como algo secundario, más breve y acotado. Lo que se ofrece no es turismo: es mejorar el aspecto estético. Por otro lado me parece francamente poco confiable que un cirujano con cierto prestigio deba asociarse a una empresa para poder recibir pacientes del exterior. Al buen cirujano se lo busca, se lo conoce, él no necesita ofrecer sus servicios junto a un paquete turístico.

Hay algo en el mensaje de la oferta que cuesta discernir, que no se sabe bien qué es, que nos deja confundidos, como si hubiera un trasfondo difícil de captar en un uso semántico no del todo claro. Me refiero al modo en que aparecen diluidos los límites entre lo que se considera una práctica médica y lo que entendemos por acto turístico.

Es necesario diferenciar aquí dos criterios de elección por parte del sujeto que viaja para someterse a una cirugía estetica.

a) Que lo haga por considerar que su elección de un determinado profesional será mas beneficiosa para los resultados esperados, esto es: que elija viajar para operarse con un médico determinado, elegido por su prestigio profesional, científico, y que contrate por sí mismo los servicios (hotelería, traslados, centro asistencial, etc) en función de un acto médico.

b) Que elija viajar para someterse a una cirugía estética, mediando la intervención de una empresa que comercializa servicios médicos para turistas, donde el paciente busca abaratar costos y al que se le ofrece llevar a cabo una actividad turística secundariamente al acto médico

Es esta segunda modalidad la que más confunde los límites del espacio médico por un lado, y del espacio turístico, por otro.

No aparece claramente diferenciado aquí si el sujeto elige al profesional o si se le asigna entre unos pocos cirujanos que son los prestadores que han realizado el convenio con la empresa que ofrece los servicios, siendo el médico y su trayectoria desconocidos para él.

Para verlo un ejemplo: no es lo mismo que un sujeto elija viajar a operarse con el Dr. Pitangui a Brasil, por su prestigio y reconocida trayectoria, a que viaje a un país habiendo comprado un “paquete médico turístico” sin conocer en profundidad la excelencia del profesional que le prestará el servicio, ni la calidad sanatorial, ni muchos otros detalles de importancia a la hora de someterse a un acto quirúrgico.

Esta modalidad mediatizada por la empresa es la que deja los límites pocos claros, y nos confunde acerca del alcance de la propia decisión del sujeto y de la relación médico paciente, que aparece siempre mediatizada por la comunicación virtual en los períodos de diagnóstico presuntivo y evaluación, previos al viaje, como si fuese lo mismo ver la fotografía de la nariz de una persona, que tocar la textura de la piel, ver si ha padecido algún traumatismo, hablar con el paciente, conocer sus inquietudes y tener varias consultas previas antes de decidir en forma conjunta, sobre la conveniencia, o no, de someterse a un cambio en su imagen corporal.

Me asombra que un sujeto “compre una cirugía” como si se tratase de una mercancía, porque no lo es: los cambios son irreversibles y la comunicación previa con el cirujano es el aspecto mas importante para la toma de una decisión, y esa comunicación solo es fluída y fructífera si se da en el marco de encuentros personales previos donde haya tiempo para conversar, evaluar posibles complicaciones médicas, formular preguntas, y donde el médico y el paciente puedan conocerse.

Esto es lo que se pierde cuando las entrevistas previas son “virtuales”, se pierde el cara a cara, se pierde la posibilidad de poder mirar un poco más allá, y elegirse, o no, para tan importante relación como es la de un médico con su paciente.

Para aclarar este punto citaremos al Dr. Ricardo González Menéndez, de la Facultad de Ciencias Médicas "General Calixto García". Ciudad de La Habana

La relación médico-paciente y su significado en la formación profesional

“La preocupante tendencia internacional a la deshumanización de la Medicina ha sido la motivación fundamental para abordar aspectos medulares de la más importante relación profesional en el campo de la Salud (…)”

Es fundamental que el médico capte los mensajes del paciente y controle siempre los que él mismo emite por las 4 vías de comunicación:

  • La verbal, mediante la palabra hablada o escrita.

  • La extraverbal, implícita en las expresiones faciales, gestos y modulaciones de la voz.

  • La táctil, fundamentada en el contacto piel con piel (de tanta significación en la maduración emocional del sujeto durante su desarrollo infantil) y representada en la relación médico-paciente por el estrechón de manos, la palmada en la espalda y las maniobras inherentes al examen físico.

  • La instrumental, que utiliza como intermediarios los equipos médicos.

Necesariamente, el médico tiene que enfrentar situaciones donde no pueden cumplirse los objetivos del enfermo y muchas veces, los del propio facultativo.

La relación médico paciente es la piedra angular de un ejercicio integral

El conflicto entre instancias del Aparato Psíquico.

El Yo como instancia psíquica queda preso de una decisión y de un conflicto, entre ese ideal estético cultural y ese superyó que castiga recordándole que no se puede gastar tanto dinero solo por el gusto de achicar la nariz.

El dinero destinado a uno mismo, a menudo genera culpa, y ¿Qué mejor excusa para borrar la culpa por el gasto que intentar abaratar costos? Y decir “por el precio de una aplicación de botox en mi país, aquí no solo me opere sino que además, conocí y viajé” (como la señora que hace su declaración en la revista que les adjunto en paginas anteriores)

¿Hacía falta tantas excusas para tranquilizar al Superyó?

¿Operarse lejos de casa?

¿Tener un post operatorio en la habitación de un hotel acompañada por un caballero de la agencia de turismo al que le interesa tanto nuestra cirugía como la recolección de firmas en contra de la matanza del oso panda?

No nos engañemos porque no se trata mas que de suavizar la culpa, y decir: “por el precio de uno, compré dos”: turismo y cirugía, como una especie de “Happy hours estético-turístico”.

Y esto en el mejor de los casos, en el cual suponemos que el sujeto ha prolongado su estadía en el país el tiempo suficiente como para poder recuperarse del acto quirúrgico, y luego tener tiempo para hacer turismo, dado que los tiempos de alojamiento que se incluyen en estos paquetes no permitirían ambas cosas (recuperarse y pasear).

¿Qué sucede con los controles periódicos posteriores? ¿ el sujeto debe volver a viajar para realizarlos?

Un dato que resulta de importancia es el llamativo abaratamiento de los costos, no solo para el paciente del exterior, sino incluso para el residente de nuestro país.

Tomemos como ejemplo una de las cirugías mas requeridas: la rinoplastia o cirugía de nariz.

En Buenos Aires, el mas reconocido cirujano plástico del país cotiza en U$S 3.500 (tres mil quinientos dólares), sin incluir exámenes pre quirúrgicos ni internación, como así tampoco la primera consulta.

Consultados otros dos especialistas los honorarios médicos oscilaban entre los 1.500 y 2.500 dólares, sin incluir exámenes prequirúrgicos ni internación (se considera a la rinoplastia una cirugía ambulatoria)

El costo del servicio que presta una de las empresas de Turismo Estético mencionadas en el presente trabajo es de U$S 2.600 (dos mil seiscientos dólares) incluidos 10 noches de un hotel 4 estrellas, traslados, asistentes para el idioma, exámenes pre quirúrgicos, entrevistas previas y posteriores controles.

En términos de costos hasta resulta económico para el residente también, por lo cual es un modo de ofrecer aquéllas prestaciones médicas que no cubren las empresas de medicina prepaga (fertilización asistida y cirugías plásticas), captando de este modo al residente, y al turista extranjero. Un buen nicho de mercado.

La situación en Colombia.

La situación de Colombia es similar a la de nuestro país: se ha convertido en el destino de miles de personas en el Sur de la Florida y otras ciudades de Estados Unidos, que hacen lo que ellos llaman ”turismo de vanidad” o ”turismo de salud”, una nueva modalidad que lleva implícito un procedimiento estético.

Según cifras del Ministerio de Comercio y Turismo en Colombia, más de un millón de extranjeros visitaron el país en el 2005, de los cuales, un 3 por ciento lo hicieron para hacerse operaciones estéticas.

Aunque muchas personas van a Colombia para hacerse intervenciones quirúrgicas oftalmológicas o tratamiento de fertilidad, la gran mayoría viaja para hacerse cirugías plásticas, que van desde liposucciones, lipoesculturas, pasando por aumento de senos, reducciones de papada y rinoplastia.

Los precios son más baratos en comparación con lo que cobran médicos en Estados Unidos y es muy común abrir periódicos locales colombianos del Sur de la Florida y encontrase con anuncios de médicos que residen en Cali, Medellín o Bogotá ofreciendo sus servicios.

El procedimiento de primer contacto entre médico y paciente consiste en la toma de fotos a las interesadas y se las envía a los médicos en Colombia, quienes a su vez contactan al paciente y le indican vía internet o telefónica, el tipo de procedimiento y el costo de la operación.

O por el contrario, el médico viene a Miami y se reúne con varias mujeres en ”fiestas de belleza”, da diagnósticos y presupuestos.

Gary Rosenbaum, un cirujano plástico de 11 años de experiencia que tiene su consulta en Miami Beach, explicó a El Nuevo Herald que el factor económico era la principal razón por la cual estas personas escogían viajar a Suramérica para hacerse cirugía plástica.

”Lo económico puede ser mejor, pero no necesariamente es lo más seguro… el problema es que muchas veces usan implantes y procedimientos que no han sido aprobados en Estados Unidos y cuyo costo es menor”, aseguró Rosenbaum, quien alertó sobre los riesgos que corren estas pacientes cuando viajan después de la cirugía y no vuelven a ver al doctor que las operó.

Al respecto, la Asociación Médica de la Florida (FMA) manifestó preocupación por los pacientes que van al exterior a operarse.

”Deben asegurarse que el médico esté acreditado y que el cuidado que reciben sea consistente”, dijo la portavoz Lisette González.

Fuente de la información: Portal Primera Clase

La Asociación de Cirugía Plástica Argentina. Sus advertencias y recomendaciones.

La Asociación de Cirugía Plástica Argentina (S.A.C.P.E.R) informa en forma clara y sencilla lo que se debe tener en cuenta al momento de elegir un cirujano plástico.

Haciendo la elección correcta

Decidirse por una intervención de Cirugía Plástica es una decisión muy importante, así como la de elegir con quién hacérsela.

Ya sea que Ud. esté pensando en una cirugía cosmética para mejorar su aspecto, o en una cirugía reparadora para corregir defectos o mejorar funciones, necesita un Cirujano con la capacidad y el entrenamiento necesarios para cumplir con sus metas.

La Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora es el lugar apropiado para encontrar entre sus Miembros a Cirujanos que han recibido un entrenamiento riguroso y extenso y con antecedentes éticos que los califica especialmente para efectuar estas intervenciones.

La lista completa de Miembros de la SACPER se encuentra en la sección Organización General. En su defecto puede consultar telefónicamente con la Sociedad al Nº 4-816-0346/3757.

Recuerde que aunque no es imprescindible ser Miembro de la SACPER para hacer Cirugía Plástica, este hecho acredita una sólida formación y la garantía de tener la certificación y recertificación actualizadas

Es la Cirugía Plástica para mí?

La Cirugía Plástica tiene resultados evidentes y a veces maravillosos. A pesar de esto, no es una cirugía para todos. Si está considerando la posibilidad de una cirugía, tenga en cuenta lo siguiente:

ð     Ninguna cirugía puede ser absolutamente perfecta, y no se pueden garantizar resultados idénticos a los que Ud. imagina.

ð     Tenga expectativas realistas. La Cirugía Plástica puede cambiar formas, pero no su vida. Aunque una apariencia mejor puede mejorar su autoestima, esto no va a resolver sus problemas laborales o emocionales.

ð     Elija para operarse el momento en que Ud. no esté bajo situaciones de stress y en que tenga quien lo contenga emocionalmente.

ð     Este preparado/a para tolerar algunas incomodidades en el postoperatorio, así como cicatrices u otros efectos colaterales.

ð     Comprenda que, como toda cirugía, la Cirugía Plástica conlleva cierto riesgo.

ð     Sepa que la Cirugía Plástica no está indicada en personas que tienen cambios abruptos de humor, en drogadictos, en alcoholistas, o en personas que estén bajo tratamientos por enfermedades mentales.

ð     Si Ud. es menor de edad, necesitará el consentimiento de sus padres antes de la cirugía.

Publicidad en Colombia sobre Turismo estético.

Podemos leer en una de las tantas empresas dedicadas al Turismo estético, esta vez de Colombia, el siguiente enunciado:

Si desea venir a Colombia a realizarse una cirugía o tratamiento estético, oftalmológico y/u odontológico, nosotros somo su mejor opción!
Le asesoramos en la elección de los mejores especialistas y le acompañamos en todo el proceso, desde la salida de su casa, incluyendo transporte, alojamiento, alimentación, servicio de enfermera, tratamientos complementarios, servicios turísticos, teléfono celular y personal bilingüe a su servicio.

10- Si elijo viajar, que requisitos debe cumplir la empresa o persona que me ofrece el servicio de Turismo Medico?
Son numerosos los requisitos, a continuación algunos de ellos:

  • Certifique que sea una compañía legalmente constituida y certificada en el país donde ofrece el servicio.

  • Verifique el proceso a seguir para elegir los proveedores (médicos, clínicas, hoteles), a este nivel es adecuado que la compañía no pertenezca a los proveedores, para brindarle total objetividad en el servicio que le ofrecen.

  • Verifique que trabajen con proveedores totalmente certificados: es fundamental que los proveedores cumplan con todos los requisitos y cumplan con las regulaciones del país donde ofrecen el servicio.

  • Exija que se elabore un documento que defina los servicios que van a ofrecerle, el valor que usted va a cancelar entre otros: es importante estar seguro de lo que le ofrecen y de que al llegar a su cirugía no le exijan mas dinero o le planteen la necesidad de servicios que no le mencionaron en su proceso de selección.

  • Verifique el tipo de servicio que ofrecen: cualquiera que sea su condición económica, debe tener una atención, en el país donde viaja, de excelente calidad, la solución oportuna de sus necesidades y problemas y el sentirse atendido como VIP también contribuirá a los resultados de su viaje.

 

Las preguntas presentadas en este artículo y sus respuestas han surgido de la amplia experiencia que ( …) ha tenido al ofrecer paquetes de cirugías plásticas. El velar por el bienestar de nuestros clientes y el ofrecerles servicios de optima calidad nos capacitan para hacer de su viaje de Turismo Medico toda una experiencia de renovación.

Conclusión

Cuando el sujeto elige viajar a otro país para someterse a una cirugía o tratamiento estético, se enfrenta sin dudas a una decisión riesgosa.

Que un país cuente con excelentes especialistas no es una Garantía, es solo una Referencia.

El turista-paciente debería repensar, como solucionaría las contingencias que siempre están latentes en toda intervención quirúrgica.

Sumado a esto, observo que las empresas que venden turismo médico y estético ofrecen los servicios y tratamientos que habitualmente no cubren las prepagas de ningún país, ni las obras sociales, (como prótesis dentales, tratamientos de fertilización y cirugías estéticas) por lo cual capturan un nicho de mercado muy interesante no solo a nivel internacional, sino nacional también.

El Turista debería estar conciente de los riesgos que asume al comprar “turismo estético”. Entre otras cosas porque se le mostrarán (vía web) resultados y fotos que ni el mas crédulo de los mortales podrán tomar como referencias para un decisión tan importante.

Cada cual en su país puede conocer o buscar referencias sobre médicos y sanatorios, más allá de los curriculums o propaganda que puedan hacer los mismos, pero esta tarea se dificulta cuando el médico reside y trabaja en otro país.

Es evidente para todo sujeto medianamente informado el hecho de que un profesional de reconocida trayectoria no necesita ofrecer sus servicios por medio de una empresa de turismo.

Son dos ámbitos que no deberían mezclarse.

Por otro lado, el marco legal frente a cualquier hecho de mala praxis que pudiera suceder, deja al paciente-turista frente a una situación de litigio de la cual la empresa no se hará cargo y que deberá litigar en fueros de un país que no es el de su residencia, lo cual equivale a decir, en buen criollo: “a llorar, a la Iglesia”.

Espero no haber creado malestar con mi análisis, solo haber colaborado a una toma de conciencia frente a la Salud, e invitar al sujeto a que disfrute de su viaje, y deje para mas tarde el ocuparse de su imagen, o bien, que priorice su imagen, y deje para mas tarde el acto turístico. Ambas cosas juntas no me parecen una buena alternativa.

Queda claro que no me he referido aquí al Turismo médico, sino al puramente estético. Las particularidades del Turismo médico (aquel que tiene por finalidad el tratamiento de alguna enfermedad, o bien, su mas certero diagnostico), ocuparán un trabajo posterior.

Hasta entonces.