Turismo afectado por desastres naturales y actos terroristas

Psicología. Marco teórico. Objetivo e hipótesis. Muestra. Instrumentos. Resultados. Cambios de actitud. Conclusiones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

INDICE

1. Introducción………………………………………………pág 1

2. Marco Teórico……………………………………………..pág 2-5

3. Objetivo e hipótesis…………………………………….pág 6

4. Muestra……………………………………………………..pág 7

5. Instrumentos……………………………………………..pág 8,9

6. Resultados………………………………………………...pág 10-12

7. Conclusiones……………………………………………..pág 13 -14

1. JUSTIFICACION DEL TEMA

El cambio de actitud de los turistas tras un impacto tan importante como son los desastres naturales, como el tsunami y los atentados terroristas, como el 11-M, es uno de los temas que más afectan al desarrollo de la actividad turística en general. Por ello, consideramos que este tema tiene gran relevancia tanto a nivel turístico como psicológico, además de la influencia que estos hechos provocan en el desarrollo económico del área afectada.

Por lo tanto, hemos decidido investigar con más profundidad sobre las consecuencias que estas catástrofes tienen en la sociedad actual tan globalizada. También nos ha interesado conocer las medidas que deben tomar las diferentes instituciones para paliar las consecuencias de esta situación e intentar estabilizar la zona afectada.

2. MARCO TEORICO

Al estudio de las actitudes se le ha concedido gran importancia porque las actitudes o evaluaciones del mundo social son determinantes de gran interés en el comportamiento social, y han sido foco de investigación durante décadas, ya que se ha supuesto que influyen en el comportamiento.

Durante mucho tiempo, se pensó que existía una relación directa y fuerte entre actitud y conducta. Esta idea ha servido de fundamento y justificación del extraordinario esfuerzo de investigación sobre las actitudes y su cambio: las actitudes predicen las conductas; si se desean cambiar las conductas es necesario cambiar las actitudes.

Algunas personas utilizan sus actitudes como una guía importante de comportamiento que utilizan para decidir que hacer en una situación dada; otros, por el contrario, centran su atención hacia el exterior, ven lo que otros dicen o hacen y tratan de comportarse del modo que será contemplado más favorablemente por las personas que le rodean. El turismo es un buen ejemplo en el que se puede apreciar este cambio de actitud o comportamiento, ya sea influenciado por otros o por las propias ideas o creencias de uno mismo hacia un tema determinado.

Una de las causas más comunes que provocan un cambio de actitud en los turistas a la hora de elegir un destino, son las catástrofes naturales y los atentados terroristas.

La seguridad de los destinos turísticos más importantes se ha visto reiteradamente cuestionada por trágicos acontecimientos, especialmente por el terrorismo y los desastres medioambientales. No obstante, las catástrofes no son un problema de las últimas décadas, ya que años atrás surgieron técnicas para tratar de solucionar los problemas que estos cambios de actitudes de los turistas generaban en el turismo.

Las catástrofes son situaciones excepcionales y como tales van a suscitar una serie de conductas distintas a las que pueden observarse en situaciones normales. Por eso, los comportamientos deben comprenderse dentro del contexto situacional en el que se producen. Así, es comprensible que destinos turísticos que antes de una atentado terrorista o de un desastre natural sean muy demandados y después de estos acontecimientos reduzcan el número de visitantes.

Existen diferentes tipos de actitudes ya sean según el lugar de origen, la intensidad o la forma y el contenido de las mismas.

Se puede decir que las actitudes formadas tras una experiencia directa son más fáciles de tener presentes y esto favorece su impacto en la conducta. Las actitudes más fuertes o intensas tienen más impacto en la conducta. Son más intensas aquellas que provocan una mayor reacción emocional, con mayor implicación personal (identificación), las que están más relacionadas con los valores personales y aquellas de las que tenemos más información. También son más resistentes al cambio.

Respecto de la forma y el contenido, la influencia es mayor si se presentan distintos argumentos (a favor y en contra, antes de decantarse) y los llamamientos al miedo suelen incrementar el cambio de actitudes, de tal forma que, cuanto mayor es el temor producido, mayor es el cambio. Además es importante la credibilidad de la fuente.

Tal es la diferencia que puede existir entre actitudes, que es posible que los efectos que se produzcan tras una catástrofe natural o un atentado terrorista influyan de forma diferente a la hora de elegir un destino turístico.

De esta forma, y según diversos estudios, es fácil observar como un desastre de tipo natural (como por ejemplo el tsunami) produce un cambio de actitud más moderado en el turista que, si el desastre se debe a un atentado terrorista (como el atentado a las Torres Gemelas del 11-S).

El año 2001 fue un desastre para el turismo mundial, que se vio bruscamente reducido tras los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos. Las cifras estadísticas nos muestran que tras este suceso las llegadas globales de turistas bajaron un 1,3% hasta 688 millones y los ingresos por turismo se redujeron hasta un 2,6%.

En Estados Unidos, lugar donde se produjeron los ataques, el turismo sufrió una caída de casi el 13%. Los principales viajes que se cancelaron tras este suceso fueron los de larga distancia, cuyo desplazamiento requería el avión. Y los países que más se vieron afectados fueron EE.UU, Túnez, Turquía...

Principalmente, la razón que justificaba estos hechos era la "psicosis general a volar".

Nº de visitantes e ingresos en USA en 2001 y 2002

Como podemos apreciar en este gráfico, tanto los ingresos como el número de viajes al exterior, se redujeron tras el atentado de las torres gemelas.

En lo que respecta a una catástrofe de tipo natural, hemos analizado las estadísticas relativas al tsunami. Así las estadísticas muestran que, en este caso, el 9% de los turistas prefirieron cambiar su destino ante un acontecimiento como este. Así, los países más afectados por este desastre natural han sido también los que han sufrido una caída más grave en el número de visitantes.

Por lo tanto, un 65% de los turistas no cambiaron sus planes tras este desastre natural, el 52% no ha visto afectada su intención de visitar las zonas del desastre y el 30% sí que cambió sus planes.

Cambio de actitud a viajar tras el tsunami, año 2004

También cabe destacar que se trata de un problema de percepción que no sólo perjudica a las zonas directamente afectadas, sino a muchas otras. Sin embargo, el tsunami tuvo consecuencias positivas para otras áreas. Por ejemplo en la India incrementó el número de turistas ya que los éstos sustituyeron su destino vacacional.

A continuación, realizaremos una investigación con el fin de obtener información secundaria, a través de entrevistas, con el objetivo de conocer la actitud de las personas ante una catástrofe ya sea de tipo natural o provocada.

3. OBJETIVO E HIPOTESIS

*OBJETIVO

Conocer cómo influyen las catástrofes naturales y los atentados terroristas en la actitud de los turistas de un destino.

*HIPOTESIS

  • Las catástrofes naturales provocan un cambio de actitud mas moderado.

  • Los atentados terroristas provocan cambios más fuertes en la actitud de viajar a un determinado destino turístico.

  • Los cambios de actitud afectan de forma similar a todas las edades.

4. MUESTRA

La muestra de nuestro estudio está formada por veinte personas, diez de las cuales son menores de treinta años y el resto son mayores de cincuenta. Entre esas diez personas, cinco son hombres y cinco mujeres. La razón por la que hemos hecho una distinción entre sexos es para que la muestra resulte más representativa.

Además, el motivo por el que hemos hecho esta selección de la muestra es que una de nuestras hipótesis trata de demostrar que existen diferencias, según la edad, respecto a las reacciones ante las catástrofes naturales y los atentados terroristas.

Hemos diseñado un único cuestionario para toda la muestra. En él, se integran una serie de preguntas que nos servirán para contrastar las hipótesis en las que afirmamos que, los atentados terroristas provocan cambios más fuertes en la actitud de los turistas que las catástrofes naturales.


5. INSTRUMENTOS


Según las encuestas realizadas a la muestra seleccionada, hemos obtenido estos resultados:

En lo que respecta a las preguntas relacionadas con el miedo a viajar tanto en avión como en tren tras los famosos atentados del 11S y 11M, respectivamente (preguntas 1 y 3), podemos comparar los resultados de estas dos variables, destacando que a los hombres de más de 50 años les da más miedo viajar en avión, que al resto de grupos analizados, y por el contrario vemos que son las mujeres de menos de 30 años las que tienen más miedo a viajar en tren, aunque en este último caso tenemos que destacar que los resultados han sido bastante igualados y deducimos que como los encuestados son procedentes de España, lugar en el que ocurrió el trágico atentado terrorista del 11M, tienen un sentimiento diferente, ya que por la proximidad les ha producido un impacto mayor.

Por otro lado, en cuanto a las preguntas comparativas entre la preferencia de viajar a un lugar en el que haya ocurrido una catástrofe natural o un atentado terrorista (Preguntas 2, 4, 5 y 12), podemos destacar que, en general, las personas prefieren viajar antes a un destino en el que haya ocurrido una catástrofe medioambiental que un atentado terrorista. Así en la segunda pregunta, son los hombres menores de 30 años a quienes no les importa viajar a algún lugar en el que ha habido hace algunos meses una catástrofe natural si ha descendido el precio del viaje, por el contrario en la cuarta pregunta, vemos que son los hombres de más de 50 años los que más miedo tienen a viajar a algún lugar donde ha habido un atentado terrorista hace poco tiempo.

En la quinta pregunta nos sorprende que los resultados son prácticamente iguales y que ningún grupo de los analizados estaría dispuesto a viajar a un destino en el que son relativamente frecuentes los atentados terroristas o conflictos similares.

Por último, destaca claramente el resultado obtenido en la pregunta número doce, que hace referencia a la preferencia a viajar a un destino donde haya ocurrido una catástrofe medioambiental que a otro en el que se hayan producido atentados terroristas, donde son las mujeres de más de 50 años y los hombres menores de 30 años los que prefieren viajar a un destino en el que haya ocurrido una catástrofe medioambiental que a otro en el que se hayan producido atentados terroristas. Con esta información, llegamos a la conclusión de que los atentados terroristas tienen un impacto más fuerte en el cambio de actitud de las personas.

Con respecto a las preguntas referentes a la comparación de reacciones entre niños y adultos ante catástrofes medioambientales y atentados terroristas (preguntas 8 y 9), destacamos que la mayoría de los encuestados opina que ante las catástrofes naturales los niños responden de forma diferente que los adultos, excepto el grupo de hombres con más de 50 años que sí que cree que reaccionan de forma similar. En cuanto a las reacciones ante un atentado terrorista todos los grupos están de acuerdo en que los niños no reaccionan de forma similar a los adultos ya que la capacidad de asimilación es diferente.

Continuando con las reacciones ante catástrofes naturales y ante atentados terroristas, comparamos los resultados de las preguntas referentes a los sentimientos que produce cada una de estas situaciones (preguntas 10 y 11), viendo que todos los grupos encuestados están de acuerdo con que la reacción de la mayoría de las personas a los atentados terroristas es el miedo, la impotencia y la inseguridad, aunque el grupo que más convencido está de esta afirmación es el de las mujeres de más de 50 años. Igualmente, en la siguiente pregunta todos los grupos también están de acuerdo en que la reacción de la mayoría de las personas ante una catástrofe medioambiental es impotencia y lástima hacia los afectados y las víctimas.

Tras obtener los resultados de las dos últimas preguntas de la encuesta (preguntas 13 y 14), en lo que respecta a la conciencia de la problemática en la sociedad sobre estos dos sucesos, observamos que el grupo que más piensa que las catástrofes naturales se pueden evitar con el uso de la tecnología y el conocimiento de los expertos es el de las mujeres de más de 50 años, teniendo en contra a los hombres de menos de 30 años. Sin embargo, en la última pregunta son los hombres de más de 50 años los que destacan por encima del resto, estando muy de acuerdo en que los atentados terroristas son un problema mucho más difícil de solucionar y, por tanto, más peligroso. Creemos que este convencimiento se debe a que las personas más mayores tienen una mentalidad menos abierta y, por tanto, son menos optimistas.

Obtenidos estos datos, podemos relacionar el hecho de que la sociedad piense que las catástrofes naturales son hechos puntuales, que pueden ser controlados con ayuda de expertos y del uso de la tecnología más avanzada con el hecho de que prefiera viajar a un destino turístico con este tipo de problema, antes que a un destino con conflictos terroristas, que son más difíciles de solucionar, más peligrosos y por tanto, provocan más inseguridad y miedo que las catástrofes naturales.

Por último, cabe destacar otros aspectos como el hecho de que en la pregunta referente al cambio de actitud hacia la población árabe causante de los mayores atentados producidos recientemente (pregunta 7), destaca que el grupo de hombres de más de 50 años ha sido el que más ha cambiado su opinión hacia esta población, por lo que podemos deducir que el hecho de que los causantes de los atentados fueran árabes, junto con la vivencia de estas personas en años pasados con la dictadura del General Francisco Franco y la aversión que se creó hacia este tipo de comunidad, ha despertado de nuevo ese sentimiento que se tenía entonces. Otro aspecto a destacar se encuentra en la pregunta referente a si se considera un peligro o no formar parte de masificaciones (pregunta 6), en la que nos encontramos con dos grupos a los que no les importa formar parte de masificaciones porque no las considera un peligro, que son los grupos de mujeres y hombres de menos de 30 años.


7. CONCLUSIONES

Tras haber realizado un análisis con el fin de verificar o rechazar las hipótesis planteadas al inicio de la investigación, podemos concluir lo siguiente:

Podemos constatar que de las tres hipótesis planteadas, las dos primeras que afirman que las catástrofes naturales provocan un cambio de actitud más moderada, y por el contrario, que los atentados terroristas provocan cambios más fuertes en la actitud de viajar a un determinado destino turístico se confirman, ya que los resultados muestran que la mayoría de las personas que forman la muestra prefieren viajar a algún lugar en el que haya ocurrido alguna catástrofe medioambiental antes que a un lugar donde se haya producido un atentado terrorista, ya que lo consideran menos peligroso y creen que se trata de un hecho puntual y aislado, y además también creen que puede ser controlado y solucionado por los avances tecnológicos y gracias al conocimiento de los expertos. Además, este suceso no crea tanta hostilidad entre la población, puesto que se trata de un hecho natural y no es producto de la acción humana.

En cuanto a la tercera hipótesis, que afirma que los cambios de actitud afectan de forma similar a todas las edades, podemos concluir que los resultados obtenidos en nuestro estudio no se corresponden con la hipótesis inicial, es decir, esta hipótesis queda rechazada.

Así, observamos una diferencia entre las personas menores de 30 años y los mayores de 50 años en sus actitudes, incluso dentro de cada rango de edad aparecen discrepancias.

También nos hemos basado para rechazar esta hipótesis en los resultados obtenidos de algunas de las preguntas en las que los encuestados opinan que la reacción no es la misma tanto en niños como en adultos ante las catástrofes naturales y ante los atentados terroristas.

Sin embargo, hay una excepción, ya que en la pregunta referente a viajar a un destino en el que sean relativamente frecuentes atentados terroristas o conflictos de ese tipo, no hay discrepancia entre los integrantes de la muestra a la hora de afirmar que están totalmente en desacuerdo con esta afirmación.

Por último, y como conclusión final, haciendo referencia al objetivo inicial del estudio que consistía en conocer cómo influyen las catástrofes naturales y los atentados terroristas en la actitud de los turistas de un destino, podemos afirmar que los aspectos más relevantes que provocan el cambio de actitud son el miedo y la inseguridad de los turistas ante estos acontecimientos, y por tanto, estos sucesos influyen en la elección del destino.

Así, para las componentes de este grupo ha resultado un trabajo muy interesante, ya que nos ha permitido conocer en profundidad un tema social de gran relevancia para el turismo.