Tuberculosis: pulmonar y extrapulmonar

Enfermedad infecciosa. Tuberculomas. Vacunas

  • Enviado por: Gothic Bitch
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Trigonometría Plana
Trigonometría Plana
Curso de Trigonometría Plana que trata los conceptos básicos: sistema de medición de...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Química General
Ejercicios resueltos de Química General
Serie de ejercicios resueltos de Química General 

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información


Tuberculosis

  • Tuberculosis Pulmonar:

Es una enfermedad infecciosa, aguda o crónica producida por el bacilo Mycobacterium tuberculosis, que puede afectar cualquier tejido del organismo, pero que se suele localizar en los pulmones. El nombre de tuberculosis deriva de la formación de unas estructuras celulares características denominadas tuberculomas, donde los bacilos quedan encerrados. Fue descubierto por Roberto Koch en 1882, es una bacteria aerobia, no esporulada, que precisa tiempo muy prolongado (15-20 horas) para su multiplicación y que puede sobrevivir con facilidad en el medio intracelular. Es, por lo tanto, una bacteria que necesita mucho tiempo (3-5 semanas) para cercer en los medios de cultivo. La infección inicial se produce cuando los bacilos tuberculosos consiguen alcanzar los alvéolos pulmonares.

Sus sintomas son:

  • Cansancio constante

  • Pérdida de peso

  • Tos persistente durante semanas

  • Fiebre

  • Sudores nocturnos

  • Pérdida del apetito

Si la tuberculosis está en estado avanzado, es posible que al toser haya manchas de sangre en el esputo.

Muchas veces la persona tiene tuberculosis pero los síntomas que presenta son leves y de esta manera esté propagando las bacterias sin saber que esta enferma.

Impacto social de la Tuberculosis Pulmonar

La incidencia de la Tuberculosis había ido descendiendo paulatinamente en las últimas décadas, de forma que en Estados Unidos la prevalencia en 1986 era sólo de 9,4 por 100.000 habitantes, y se habia conseguido un descenso anual del 5-6% que auguraba la erradicación de la enfermedad para comienzos del siglo XXI. En España, el 80-90% de la población universitariaen 1940 mostraba reactividad cutánea a la tuberculina, lo cual era reflejo de la prevalencia de la incección por M. tuberculosis en la población general. Este porcentaje se redujo al 25% en la década de los ochenta. Sin embargo, la aparición del SIDA ha supuesto un resurgimiento excepcional de esta enfermedad en todo el mundo. Se estima que la mitad de la población mundial está infectada con M. tuberculosis, que hay 30 millones de enfermos en el mundo y que se producen al menos 10 millones de nuevos casos al año. Unos tres millones de personas al año fallecen por tuberculosis, de forma que aproximadamente el 6% de todas las muertes en el mundo son debidas a esta enfermedad. En algunos países la incidencia llega a ser de 400 por 100.00 habitantes. Aunque no existen datos globales sobre los tipos de tuberculosis, se estima que la incidencia es probablemente superior a 70 por 100.000 habitantes, aunque sin duda será mucho mayor en ciertas áreas y grupos de riesgo. La pobreza y la tuberculosis siempre fueron fenómenos paralelos. La aparición del SIDA ha favorecido de nuevo la aparición de tuberculosis en las clases más desfavorecidas y en grupos de personas jóvenes en las etapas más productivas de su vida. El hombre es el único reservorio de M. tuberculosis, aunque la enfermedad puede afectar a primates y a otras especies de mamíferos que están en contacto con él. El mecanismo fundamental de transmisión de la tuberculosis es por vía respiratoria. La tuberculosis causada por M. bovis, transmitida por vía digestiva mediante la ingestión de leche contaminada, es cada vez más rara. El bacilo de la tuberculosis se vehicula mediante pequeñas partículas de menos de 10mm emitidas al estornudar, hablar o toser. Con la tos pueden emitirse unas 3.000 partículas potencialmente infecciosas, igual número puede eliminarse al hablar 5 min. y muchas más al estornudar. La mayoriá de los pacientes tuberculosos excretan pocos bacilos, por lo que generalmente se requiere un contacto continuado, fundamentalmente la convivencia domiciliaria, para infectarse. Sin embargo, conviene recordar que una sola bacteria es teoricamente capaz de producir una tuberculosis en un individuo susceptible. Como es lógico, los pacientes infecciosos son aquellos que excretan un mayor número de bacilos por sus secreciones respiratorias, sobre todo los que tienen lesiones pulmonares cavitarias.

Se estima que al menos la mitad de los pacientes con tuberculosis son bacilíferos. Aproximadamente una tercera parte de las personas que han estado en contacto continuado con un paciente bacilífero se infectarán, mientras que solo lo harán el 5% de los que han entrado en contacto continuado con un paciente no bacilífero. De las personas infectadas, el 5-15% acabarán desarrollando una tuberculosis durante su vida. El riesgo es mayor en los primeros dos años que siguen al contacto y en especial durante el primer año, en el que más de un 3% de los infectados desarrollarán la enfermedad. De todos modos, este riesgo varía con la edad y es mayor en los más jóvenes. Casi la mitas de los niños menores de 6 meses desarrollan tuberculosis si han estado en contacto continuado con una persona bacilífera. El riesgo de adquirir la enfermedad desciende entre los niños mayores de 3 años hasta llegar a la pubertad, época de la vida en que de nuevo se incrementa. Independientemente de la edad y de determinados factores sociales, ciertas caracteísticas genéticas podrían favorecer el desarrollo de la enfermedad, aunque no siempre es fácil separar estos factores de otros de tipo ambiental o económico.

La tuberculosis Pulmonar en América

Cada año se ntifican cerca de 250 mil casos nuevos de tuberculosis en América, sin embargo, la situación varía en cada país, de acuerdo con su nivel de desarrollo, la calidad del sistema de atención médica y la cobertura y calidad de los programas de control. Se estima que la incidencia real podría ser superior dado que no se diagnostica una cifra considerable de casos, debido a las limitaciones técnicas, organizativas y a la escasez de recursos destinados al control de la enfermedad.

En el estado de Jalisco, en Mexico, al igual que en el país en su conjunto, la tuberculosis constituye un problema de salud prioritario, a pesar de su disminución constante en los últimos años. La tasa de mortalidad en 1977 era de 7.1 por 100.000 habitantes y disminuyó a menos de 4 por 100.00 en 1987. Su incidencia con comprobación bacteriológica, a la vez, disminuyó de 37.5 a 14 por 100.000 habitantes en los mismos años. También se reconoce que, en las distintas regiones del estado, se dan variaciones importantes en la notificación y en el diagnóstico anual de los enfermos.

Sin embargo, comúnmente se acepta que los datos sobre la mortalidad e incidencia de esta enfermedad constituyen índices epidemológicos de poco valor y confiabilidad para determinar la magnitud real del problema y determinar su impacto en la comunidad, asi como de escasa ayuda para planificar y evaluar los mismos programas. Dadas estas limitaciones, el riesgo de infección por tuberculosis se ha convertido en uno de los indicadores de mator utilidad para evaluar la magnitud y las tendencias de esta enfermedad. Este indicador epidemológico basado en el empleo de la tuberculina ha sido adoptado como alternativa de los indicadores tradicionales por sintetizar, en un solo índice, un conjunto de factores que intervienen en la presentación de la enfermedad en la pobleción, y por ser independiente de los sistemas de información y de los programas de control. Al respecto, diversos hallazgos sugieren que el riesgo anual oscila entre 1 y 5 por ciento en los países subdesarrollados, en tanto que es inferior al 1 por ciento en los desarrollados. Asimismo se ha estimado que, por cada punto porcentual, existen 50 casos de tuberculosis pulmonar con baciloscopia positiva por cada 100.000 habitantes al año. De acuerdo a los datos disponibles een varios países latinoamericanos, a finales de la década de los sesenta, la prevalencia de reactores de 10 mm y más a la prueba tuberculínica oscilaba entre 2,7% en Rio Grande do Sul, Brasil y 26.5% en Belem, en Brasil. Según estimaciones basadas en los datos disponibles de prevalencia de infección, se consideraba que para 1980 el riesgo de infección sería de 0.5% en Argentina, 0.9% en Brasil y 2% en Perú. En un estudio realizado en adultos de la población latina en San Francisco, California, Perez Stable y colaboradores encontraron una prevalencia de reacciones positivas al PPD del 37%, siendo para la población de origen mejicano de 45% y varias veces superior a la de la población nacida en Estados Unidos. Ademas, estos investigadores no encontraron relación alguna entre la reactividad y la historia vacunal con BCG. En otra investigación llevada a cabo en el estado de Guerrero, Mexico, Cárdenas Ayala y colaboradores, notificaron una prevalencia de infección de 2.5% en escolares de 6 y 7 años que no habían ssido vacunados con BCG. En un estudio realizado con niños de seis a diez años en las áreas rurales de Algeria, Amrane y colaboradores encontraron, en 1976, un riesgo de infección anual de 1.4%. En un informe previo, se estimó que el riesgo anual de infección tuberculosa era de 0.82% anual en el estado de Jalisco, en 1987, y se señaló que la incidencia de tuberculosis pulmonar con comprovación bacteriológica puede sre varias veces superior respecto al número de casos resgistrados anualmente en el mismo estado.

  • Tuberculosis Extrapulmonar:

Denominado tisis o peste blanca, es una enfermedad infecciosa crónica, localizada en cualquier parte del organismo, fuera de los conductos respiratorios inferiores y del parénquima pulmonar, causada por diferentes especies de Mycobacterium, denominadas colectivamente bacilos tubeculosos (Mycobacterium tuberculosis, Mycobacterium bovis, Mycobacterium africanum, Mycobacterium microti y Mycobacterium avium), con presentaciones clínicas variables y de amplia distribución mundial. En seres humanos el patógeno más común es el M. tuberculosis o bacilo de Koch, y en menor medida M. bovis. El M. microti no es patógeno en el ser humano, el M. avium afecta usualmente a pacientes inmunodeprimidos, y el M. africanum sólo se encuentra en África. La infección por Mycobacterium tuberculosis causa clásicamente la enfermedad de tubeculosis en seres humanos. La tuberculosis también puede afectar al ganado vacuno y porcino, y a las aves. Es uno de los padecimiento más antiguamente conocidos y estudiados.

La vía de infección usualmente es respiratoria, pero puede ser digestiva en casos de ingestión de leche no pasteurizada de vacas infectadas por M. bovis, contacto en caso de personas que manipulan productos animales o enfermos de tuberculosis, y rara vez congénita.

Por vía respiratoria la infección se debe a la inhalación de pequeñas gotitas mucosas de 2 a 10 micrómetros de diámetro, que salen, en forma de aerosol, de personas infectadas al hablar, toser, cantar o estornudar, permitiendo la entrada de 1 o 2 mycobacterias. Claro está que el desarrollo de la enfermedad está dada por el establecimiento y proliferación de microorganismos virulentos y su interacción con el huesped. La resistencia del huesped mediante hipersensibilidad influyen en el curso de la enfermedad. La probabilidad de producir y desarrollar una infección y sus correspondientes lesiones se determina por el número de micobacterias en el inóculo y su multiplicación, así como el tiempo de contacto. La probabilidad aumenta con la falta de ventilación. Gotas de más de 10 micrómetros quedan atrapadas en las vías aéreas superiores y son eliminadas.

Clínicamente, la tuberculosis extrapulmonar, se manifiesta con fatiga, debilidad, malestar, pérdida de peso y fiebre. La diseminación sanguínea implica tuberculosis miliar con lesiones múltiples difíciles de erradicar.

La tubeculosis extrapulmonar se presenta más frecuentemente en personas de raza negra y orientales, en mujeres y niños luego de la infección primaria. Las infecciones delas mucosas y serosas se deben a la diseminación de las secreciones respiratorias. Las infecciones por extensión linfohematógena son posteriores a la infección primaria.

La diseminación de la infección inicial se produce por la falta de desarrollo de una respuesta inmune adecuada, dando lugar a una enfermedad con múltiples lesiones en distintos órganos del cuerpo, pero su presentación clínica puede ocurrir posteriormente a la infección inicial.

Impacto Social de la Tuberculosis Extrapulmonar

La Organización Mundial para la Salud (O.M.S.) estima que actualmente un tercio de la población mundial, aproximadamente 2000 millones de personas, están infectadas por M. tuberculosis. Los índices de infección son máximos en Asia, China, India, África y Latino América. Hay una elevada prevalencia en poblaciones sometidas a malnutrición, sobrepoblación, inapropiada asistencia sanitaria y desplazamiento. En adultos, un tercio de los casos son en varones, en la infancia hay un discreto predominio en mujeres. Los índices son máximos en personas de edad avanzada.

Ha habido un aumento en la incidencia infantil desde 1987 a 1993 debido al virus de la inmunideficiencia humana (VIH) y limitación en la atención a poblaciones de alto riesgo. El resurgimiento de la enfermedad en adultos se debe principalmente a la deprivación social, que conduce a hacinamiento en las grandes urbes, y la pandemia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), ya que el VIH afecta el sistema inmune de las personas, haciéndolas vulnerables al ataque del M. tuberculosis.

Por regla general, los individuos infectados por el bacilo de Koch tienen un riesgo del 10% de adquirir la enfermedad para toda su via. Sin embargo, en pacientes infectado con VIH, los riesgos pueden acanzar niveles superiores al 10% por año, acompañándose de una alta tasa de mortalidad.

Otro factor contribuyente al resurgimiento de la tuberculosis es la aparición de cepas de Mycobacterium tuberculosis multirresistentes a fármacos, cepas que han emergido de las fallas terapéuticas de los antifímicos, es decir, monoterapia o terapia secuencial en vez de una terapia agresiva con una combinación de drogas.

Conclusión personal

En mi opinión, la Tuberculosis es una enfermedad que en la actualidad sufre gran cantidad de personas en todo el mundo, pero que se puede combatir aplicando las vacunas correspondientes cuando corresponde. Opino que el gobierno de cada paí debería organizar más campañas gratuitas de vacunación para la gente con pocos recursos economicos, que son el grupo más afectado por esta enfermedad.

Bibliograf'ia

* Enciclopedia Microsoft Encarta

* Revista Médico-Científica : Asociación de Estudiantes de Medicina de Panamá. Editorial Universitaria, Talleres de la Imprenta Universitaria, Universidad de Panamá, República de Panamá.