Tu padre era mi amigo; Avelino Hernández

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa sociocultural castellano leonesa. Novela infantil. Biografía. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Biografía:

Avelino Hernández.

Nace en Valdegeña, Soria, en septiembre de 1944, ha sido secretario general de la consejería de Educación y Cultura de la Junta de C. y León, director técnico del programa "Culturalcampo", director de actividades del Municipio de Aranjuez y director de estudios y promoción cultural de Castilla y León. Actualmente es miembro del consejo de dirección de la Universidad Rural Europea. Ha publicado, entre otros, “Donde la vieja Castilla se acaba” (1985), “La historia de San Kildán” (1986), “Aún queda sol en las bardas” (1984), “Crónicas del poniente castellano” (1986),” La Sierra del Alba” (1990), “Campodelagua": sonata en cuatro movimientos, (1989), Viaje a Serrada (1992), “El día que lloró Walt Whitman” (1994), “Una casa en la orilla de un río” (1998).

La trayectoria de este narrador soriano es ya bastante dilatada, desde que, en 1981, su “Una vez había un pueblo” le lanzara a una cierta notoriedad local y regional. Desde entonces parece haberse especializado en la literatura infantil, aunque muchas de sus obras son dirigidas a adultos y tienen, entidad literaria más que suficiente. El salto a la primera línea de la narración nacional no obstante no se ha producido todavía. Cierto es que, aparte de los campos citados, Avelino ha coqueteado con la teoría social y es uno de los introductores en nuestro país de la llamada "animación sociocultural". Hay que tener en cuenta también los libros de viajes, donde quizá Avelino alcanza su mejor tranco, un poco en la tradición de Ferrer Vidal y otros: “Donde la vieja Castilla se acaba”; donde se trenzan los itinerarios con las meditaciones literarias. De este tenor son también sus “Crónicas del poniente castellano” su “Viaje a Serrada” y un par de guías, la última de las cuales es “Soria”.
Su provincia natal aparece, entre otros, en “La sierra del Alba” ,(donde, por cierto, tiene la humorada de incluir a Antonio Ruiz Vega como personaje literario) o “El Aquilinón” libro éste último donde quizá se fuerce algo la nota del tipismo a toda costa y que ha dado lugar a cierto epigonismo.
Desde hace poco tiempo Avelino parece haber dado un giro a su carrera literaria y personal trasladándose a vivir a la isla de Mallorca. Vemos a Avelino ya muy alejado de pasadas veleidades políticas, mucho más centrado en lo literario y en busca de un intimismo, dedicado a la vida contemplativa y a ir plasmando, con un ritmo creciente, sus vivencias, a juzgar por los libros que van llegando y según nos amenaza, por los que están en camino.

Resumen por capítulos:

Capítulo 1:

Carlos recibe una misteriosa llamada de teléfono. Un hombre, le invitaba a pasar un día de pesca. Carlos, decide consultarlo con Marta, su novia.

Capítulo 2:

Tras contarle a Marta lo sucedido, ésta decide ir con Carlos a la cita.

Capítulo 3:

Los dos chicos llegaron al puerto a las cinco. El hombre llegó justo después. Sin presentarse, les invitó a subirse al barco.

Capítulo 4:

Mientras servía el desayuno, contaba a los chicos historias. Carlos, se enteró de que aquel hombre, había sido amigo de su padre, Ricardo, que falleció hacía ya mucho tiempo.

Capítulo 5:

Tras explicarles brevemente a los chicos cómo funcionaba el barco, zarparon y se dirigieron a mar adentro.

Capítulo 6:

Sentados en proa, Marta y Carlos, contemplaban el amanecer. El extraño hombre, para no molestarles, les dejó, y se puso a preparar todo lo necesario para pescar. El barco, abandonaba ya la bahía de la Alcudia.

Capítulo 7:

El hombre le cuenta a Carlos cómo murió su padre. Murió de cáncer. El chico tan solo tenía tres años. Una afición de Ricardo, era construir cosas. Cuando murió, se estaba construyendo su propio llaut, que es un barco de pesca mallorquín.

Capítulo 8:

Echaron los anzuelos al mar, y se alejaron de allí. Pusieron una mesa en cubierta y se pusieron a almorzar. El hombre, volvió a retomar el tema de Ricardo.

Capítulo 9:

El hombre, cuenta a Carlos la promesa que le hizo a Ricardo, que era que cuando muriese, se llevaría al hijo de su amigo, Carlos, de pesca, y le contaría cómo era su padre.

Capítulo 10:

El hombre cuenta cosas de cuando Carlos era pequeño, y de cómo Ricardo se fue distanciando de éste al conocer su enfermedad, para que no sufriera cuando se marchase.

Capítulo 11:

Con el control del barco en manos de Marta, se dirigen a recoger las artes. El hombre les da muchos consejos para manejar el llaut y para subir los aparejos. Comprueban con alegría que han pescado bastante.

Capítulo 12:

Mientras desenganchaban los peces de los anzuelos, continuaron charlando.

Carlos se enteró de que su padre era un amante de la naturaleza. Nunca había hecho daño a ningún animal, sólo a un caballo de cartón; y cuando era joven, criaba palomas.

Capítulo 13:

Ricardo siempre hablaba con gente experta, como el Dr. Carballo y Lledó, para aumentar sus conocimientos.

Ricardo, en la facultad, compartía piso con Koldo, Adolfo, Cosme y Rafael, que así se llamaba el hombre.

Ricardo era muy bromista, y en más de una ocasión les gastaba bromas a sus compañeros.

Otra gran afición de Ricardo era escuchar música.

Capítulo 14:

Discutiendo dónde bañarse, Carlos le agradece a Rafael todo lo que estaba haciendo, y le pregunta acerca de lo que pensaba su padre sobre la fama, el dinero... éste le contestó que no le gustaba. Finalmente, se quedaron allí a bañarse.

Capítulo 15:

Carlos y Marta se habían alejado mucho del llaut. Cuando se dieron cuenta, vieron que éste iba a la deriva. Nadaron todo lo rápido que pudieron, y al alcanzar el barco, vieron que un venenoso pez araña había picado a Rafael. Marta se hizo con el timón y se dirigieron a puerto.

Capítulo 16:

Hasta que no consiguieron acelerar un poco el llaut, no se tranquilizaron un poco. Se aproximaron demasiado rápido a puerto, chocando contra un barco amarrado y contra el muelle. Dos pescadores les ayudaron a llevar a Rafael al hospital. Los dos chicos se abrazaron.

Capítulo 17:

El médico les explicó que, como era un hombre fuerte, no corría peligro, en dos días podría salir, pero no se le podía ver hasta entonces. Los dos chicos se fueron.

Final:

Carlos y Marta esperaban a Rafael en el Cap Roig. La camarera se acercó y les dio una carta. Era de él. A Marta le agradeció la lección que le había dado al demostrar que sí podía pilotar el llaut; a Carlos, le contó una historia. Un viejo pastor, les dijo que por los Picos de Europa, un perro negro aúlla cuando un viajero está a punto de morir. Un día, Rafael se fue a la montaña con Nancy Kroeber y Arpo, el perro de ésta. Al ver Rafael el perro negro, corrió a casa. Cosme le llamó por teléfono. Ricardo había muerto.

Desde entonces, se prometió llevar al hijo de Ricardo un día de pesca y contarle cómo era su padre.

Personajes:

Carlos Llobera: Tiene 15 años. Es el protagonista de la obra. Su padre murió cuando apenas él tenía tres años.

Ricardo: Es el padre de Carlos. Ingeniero en telecomunicaciones. Era muy bromista. Le gustaba hacer montañismo, escuchar música... Murió de cáncer.

Marta: Es una chica de unos quince años, novia de Carlos, que le acompaña en su viaje con Rafael.

Rafael: Es el hombre misterioso. Sólo se puede saber, por lo que dice, que es un hombre muy culto.

Miguel: Es el padrastro de Carlos.

Koldo, Cosme y Adolfo: Amigos de Ricardo y compañeros de piso en la facultad.

Dr. Carballo: Médico de Ricardo.

Martín Lledó: Maestro y director de un centro de investigación.

Arpo: Perro negro de Nancy.

Nancy Kroeber: Amiga de Rafael

Jaume: Celador del puerto.

Joan Truyols: Astillero.

Tomeu: El viejo torrero que vigilaba el faro.

Opinión personal:

Es un libro que me ha gustado mucho. Es una forma interesante de relatar algo, centrándose en el pasado y dejando un poco de lado el presente, que se hace más importante sólo al final de la obra.

Las descripciones abundan y se cuentan pequeños detalles que no tienen importancia en la trama, pero que hacen más llevadera la historia, además de embellecerla.