Tristán e Iseo

Literatura Universal Medieval. Novela. Narrativa. Leyendas. Amor. Épica. Argumento. Personajes. Crítica e interpretación

  • Enviado por: Edna
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

El Fascismo.Teoría e Interpretación
UNED
El objetivo de este curso es profundizar en el conocimiento de lo que algunos historiadores han considerado el invento...
Solicita InformaciÓn

publicidad

  • Resumen de la obra.

  • Este libro cuenta la historia de un joven llamado Tristán. Era hijo de Rivalín, señor de Leonís, y de Blancaflor, hermana del rey de Cornualla llamado Marcos. Tristán perdió a su padre antes de nacer en una de las muchas batallas en las que participaba. Su madre lo llamó así porque le dio a luz estando muy triste. Después de darle vida, murió.

    Tristán se crió hasta los 7 años con una dama noble viuda, pero después paso a manos de Governal, que se convirtió en su maestro y mejor amigo. Con este aprendió a leer, a cazar, etc.

    Pasaron los años y Tristán, ya con 15 años, se marchó con Governal en busca de aventuras y experiencia, a las tierras de su tío Marcos. A pesar de que este no sospechaba tener lazo alguno con ese joven, quedó pronto impresionado por la valentía y audacia de Tristán, que lo acogió a su servicio en la corte.

    Un día llego a la costa el Morholt de Irlanda, que venia a cobrar un tributo para Irlanda. Por temor nadie se atrevía a desafiarlo ya que tenía fama du buen luchador, pero Tristán aceptó retarlo. Venció, y así consiguió librar a las gentes de Cornualla de ese suplicio que sufrían. Tras esto, Tristán reveló su identidad y por fin Marcos supo quién era. Con esto, ganó más amor que cualquier otro de sus nobles. El Morholt había herido a Tristán y su herida no tenía cura. Navegó sin remos a la deriva en busca de alguien que curara su mal. Llegó a Irlanda donde se presentó con una falsa identidad, porque sino podrían vengarse por matar a Morholt. Así encontró a Iseo que le curó.

    Había en la corte cuatro barones felones que tenían envidia de Tristán y querían que el rey tuviera hijos para que Tristán no fuera su heredero. Un día, unas golondrinas le trajeron un cabello de oro a Marcos. Este dijo que sólo se casaría con la persona que tuviera esos cabellos. Tristán sabía que era de Iseo y fue a buscarla a Irlanda. Allí tuvo que vencer a un dragón para poder conseguirla y después de eso dio a conocer su verdadera identidad.

    Por el rencor que sentía Iseo por Cornualla y más aun por Tristán por haber matado a Morholt, no le quedó otro remedio a su madre que preparar un filtro de amor que debía unir con un amor ciego a Marcos y Iseo, para que pudieran ser felices. Brangel, doncella de Iseo, dio el filtro a Tristán y a Iseo por error, los cuales quedaron enamorados al instante. Aún así, Tristán la entregó en matrimonio como se había acordado a Marcos, pero ellos sentían un amor inevitable y no pasaba noche que no se enzarzaran en su pasión.

    Llegaron rumores de los amantes a Marcos por parte de los felones, pero el rey no los creyó. Quiso averiguarlo siguiendo los consejos de un enano, pero vio que sólo había amistad. La siguiente vez que los felones los vuelven a acusar de amantes, les tienden una trampa y los pillan. Al descubrirlos, los condenan a la hoguera. Tristán se salva saltando por la ventana de una capilla y al rey le da pena matar a Iseo por lo que la entrega a los leprosos. Tristán y Governal se la quitan y huyen los tres.

    Durante un tiempo estuvieron viviendo en el bosque. Un vez descubrieron una ermita en la que pasaron un día. El ermitaño les dijo que había bando sobre ellos y los aconsejó. Mientras estaban en el bosque, Tristán mató a uno de los felones que se había despistado de los monteros con los que iba. Un florestero descubrió a los amantes en una cabaña y fue a avisar al rey. Este fue allí y los encontró dormidos, pero al verlos vestidos, sin tocarse sus labios y llevando Iseo el anillo verde que le dio, decidió no matarlos, aunque cambió su espada por la de Tristán. Al despertarse, decidieron huir a Gales. Tras un tiempo regresaron donde el ermitaño y con su ayuda consiguieron reconciliarse con el rey arrepintiéndose.

    Iseo vuelve con el rey, pero Tristán tiene que irse a otras tierras. Esta le entrega el anillo verde para que cuando Tristán le quiera enviar un mensaje, sepa que es de él. Tristán junto con Governal huye, pero se quedan en casa de otro florestero sin salir del país. Después de un tiempo, acudía todas las noches a palacio para ver a su amada hasta que un día un siervo les descubrió y avisó a los felones. A la noche siguiente Tristán se dirigía a palacio, cuando se encontró con uno de ellos y lo mató por todo lo que había hecho antes. Ya en la habitación de Iseo, detrás de las cortinas vio a otro felón al cual también mató. Ya sólo quedaba uno.

    Tristán vio que sabían que seguía en tierras de Cornualla por lo que tuvo que irse junto a Governal. Se instalan en Bretaña donde gobernaba Hoel, con su hijo Kaherdin de la misma edad que Tristán. Estos se hicieron muy amigos. Había una muchacha, hermana de Kaherdin, llamada Iseo también, pero esta era la de las Blancas Manos. En Tristán, se despertó su deseo por la verdadera Iseo al ver a esta y pensó que si se casaba con ella, lo apagaría. Se casaron y en la noche de bodas no fue capaz de hacer el amor con ella, le puso una excusa, la cual la mantuvo hasta su muerte y no hicieron nunca el amor.

    Al otro lado del río de las tierras de Hoel, estaban otras dominadas por un gigante llamado Moldagog. No podían entrar en ellas, si lo hacían, saldrían mal parados. Un día Tristán entró y tuvo un pequeño combate con el gigante, al que venció y le dijo que le tendría que servir fielmente. En el bosque de Moldagog construyó en una gruta de dos salas en un monte una especie de santuario a su amada Iseo. El gigante tenía la llave y Tristán iba a allí siempre que estaba triste.

    Cierto día Kaherdin se enteró de que su hermana era virgen y se enfadó con Tristán. Este no quería estar enfadado con él y le contó todo sobre la otra Iseo, lo que sentía por ella, hasta le enseñó el santuario. También lo llevó a Cornualla para que la viera en persona donde pasaron una semana ellos dos con Iseo y Branjel, su criada. Tuvieron que huir al castillo de un amigo de Tristán porque Andret, el último felón, los descubrió. Más tarde regresaron a Bretaña.

    Tras unos meses vuelven a Cornualla a las fiestas de San Miguel. Allí pasaron dos semanas junto a sus dos amadas y en un combate matan a Andret en venganza, luego regresaron a Bretaña.

    Después de un tiempo hace otro viaje el solo a Cornualla pero al final es descubierto y tiene que regresar a Bretaña. Esa fue la última vez que vio a su amada Iseo.

    En Bretaña, Tristán sale herido de una batalla con una herida profunda en la cadera. El veneno consumía a Tristán día tras día. En sus últimos días le dio el anillo a Kaherdin a quien pidió que buscara a Iseo para curarle porque sólo ella sabía. Le dio un plazo de 40 días con la señal de que si izaba una vela blanca sabría que venia a socorrerlo; por el contrario, una negra seria su fin. Iseo la de las Blancas Manos, oyó a Tristán lo que le contaba a su hermano sobre la otra Iseo. Cuando el barco se acercaba con Iseo dentro porque esta había aceptado, el barco tenía una vela blanca, pero en venganza por celos, Iseo la de las Blancas Manos, le dijo a Tristán que era de color negro. De este modo Tristán desistió de seguir viviendo y se rindió a la muerte. Al poco tiempo llega Iseo, quien al conocer la noticia quiso estar junto a él en la muerte, ya que no lo pudo hacer en vida y dio su último suspiro abrazado a él.

    Al enterarse Marcos, arrepentido, trajo los cuerpos a Cornualla donde fueron enterrados juntos y así permanecieron toda la eternidad.

  • Datos sobre su autor o autores.

  • Tristán hace su primera aparición en 1120, en el folclore Céltico que circula en el norte de Francia. Aunque las historias más viejas concernientes a Tristán ya se perdieron, algunas derivadas de ellas aún existen. Las dos más famosas son los recuentos del poeta anglo-normando Thomas, trovador también conocido como Tomas de Erceldoune y Learmont y autor de los 4.500 versos que han sobrevivido del poema narrativo; y del poeta francés Béroul, normando de mediados siglo XII. Chrétien de Troyes también clama que en sus trabajos escribió esta versión de la historia, pero, si así fue, no existen evidencias físicas que lo comprueben.

    Béroul escribió una versión en lengua normanda de la leyenda de Tristán e Isolda del cual un cierto número de fragmentos (aproximadamente 3000 versos) se han preservado. Esta versión tal vez es obra de dos autores. Es la representación más temprana de la llamada versión "vulgar" de la leyenda. Eilhart von Oberge escribió un tratamiento de esta versión en alemán hacia 1170. Es la única historia de Tristán del siglo XII conservada hoy en su totalidad.

    La versión de Thomas de Inglaterra compuesta a finales del siglo XII (1155-1170), de la que sólo se conservan algunos fragmentos, y que no tiene la gracia y la grandeza primitivas que caracterizan el relato de Beroul, se ha tachado frecuentemente de "cortés" porque privilegia la queja lírica, el análisis del sentimiento amoroso y una cierta introspección. A él se debe, sin embargo, el desenlace de este poema.

    Existen diversos poemas episódicos que narran escenas aisladas de la leyenda. El más antiguo es la Lay de la Madreselva, de Marie de France, compuesto hacia 1160.

    También se conserva un poema de Thomas que fue imitado por Gottfried von Strassburg en las dos primeras décadas del siglo XIII. Para éste el dolor y las penas de los amantes no son consecuencia del filtro, sino precio y parte integrante del amor. Este poema no se llegó a terminar y Ulrich von Türheim y Heinrich von Freiburg intentaron concluirlo, aunque sin lograr imitar su fascinante estilo, ni captar su espíritu.

    En prosa en la Península Ibérica se compusieron varios Tristanes en catalán, galaico-portugués y castellano. La traducción española concluyó antes de 1342 ó 1343, conservándose un manuscrito del siglo XIV en aragonés. Existen también diversas ediciones del siglo XVI del Tristán de Leonís.

    Parece haber existido un Tristán servio del que deriva la versión rusa de 1580.

    Thomas Malory redactó su Sir Tristrem of Lyones.

    La actual leyenda está hecha a partir de las obras de Béroul, Thomas de Inglaterra, Eilhart, Gottfried y las partes perdidas de Thomas hechas por Bédier. También se han incluido elementos de adaptaciones hechas al francés moderno de J. Bédier y A. Mary.

  • Significado de la obra

  • Aunque el amor surge por un error al beber un filtro, cuando se pasa el efecto, aún se siguen queriendo. La obra nos expresa como existe el amor verdadero. Nada ni nadie se puede interponer entre dos personas que se aman enloquecidamente. Estos harán todo lo posible por estar juntos o verse a escondidas. Por mucho que se casen con otra persona, siempre se seguirán amando hasta la muerte.

    Como conclusión, el amor tiene mucho poder de unión entre dos personas.

  • Estudio de los personajes más destacados.

      • Tristán: Hijo de Rivalin, rey de Leonís y Blanca Flor, hermana de Marcos el rey de Cornualla, y sobrino de éste. Se llamó Tristán porque su madre lo trajo al mundo muy triste. Fue huérfano desde que nació y creció en el seno de una dama noble viuda en Carlion. A los 7 años pasó a manos de Governal, quien se convirtió en su maestro y mejor amigo y le hizo todo un caballero. Desde joven, fue luchador, aventurero, vanidoso y confiado. Sabía: leer, escribir, correr y franquear de un salto los más anchos fosos, manejar la lanza, la espada, el escudo y el arco, lanzar los discos de piedra, detestar la felonía, socorrer a los débiles, guardar la palabra dada, cantar, tocar el arpa, la rota y la cítara, cazar y correr el ciervo, el gamo, el corzo y el jabalí. Era un perfecto doncel noble y cortés. Tenía un aspecto bello, una noble estatura y vestía ricos ropajes. Sus manos eran finas, delgadas y blancas como el armiño; de ojos claros y cabellos rubios y rizados. Sabía despedazar bien lo cazado y era discreto en el arte de montería. Recibió las armas de mano de su tío. Era un buen luchador, habilidoso en el manejo de las armas, y buen caballero, de nobles costumbres. Sirvió a su tío durante varios años con lealtad. Tenía buena actitud, valiente e intrépido. Era generoso con los necesitados y audaz para acudir en ayuda del que sufría. Siempre luchaba con las mejores armas, los mejores trajes y el mejor caballo. Excelente arquero, diestro en el arte de la pesca y decían los cornuallenses que fue el primero en usar la caña. Tenía gran habilidad para obtener limosna cuando se disfrazaba de leproso. Compuso numerosas canciones, lays… sobre su amor hacia Iseo. Él e Iseo bebieron un filtro de amor que les hizo enamorarse uno del otro durante tres años; pero después de que se pasara el efecto, ellos seguían queriéndose enloquecidamente como el primer día que lo bebieron. Governal era su fiel ayo. El rey lo admiraba por sus proezas y valentía. Tras ser descubierto su romance con Iseo, éstos huyen y están en el bosque durante mucho tiempo. Murió pensando que la Iseo a la que amaba no fue a curarlo; y esto fue por la mentira que le dijo Iseo la de las Manos Blancas, con la que se casó. Tantris es el nombre que toma para presentarse en Irlanda. Es un nombre significativo, "necromante tántrico" que acude en busca del auxilio de la maga Iseo, o que engaña a Iseo para entregarla a otro hombre. Tristán representa a la luna, ya que moriría si no tuviese relaciones íntimas con Iseo por lo menos una vez cada mes. Todo esto guarda estrecha relación con el calendario celta, que es un calendario lunar. Por otra parte, en las lenguas célticas, la luna es de género masculino.

      • Iseo la Brunda o la Rubia: Hija del rey de Irlanda y de la reina Iseo. Vivía en Irlanda hasta que Tristán la llevó a Cornualla. Aprendió de su madre la virtud de las hierbas, los sortilegios, las pócimas y ungüentos para curar las heridas. Era cortés, bella, astuta, valiente, digna y noble. Amaba a Tristán por el brebaje que bebieron, pero aún cuando se pasó el efecto de éste, le seguía amando. Tenía los ojos claros, un hermoso rostro, un porte esbelto. Siempre vestía muy bien, con buenas ropas. Tenía los ojos verdes y los cabellos dorados y relucientes como el sol. Su piel era blanca, fresca y rosada. Se casó con Marcos, tío de Tristán, pero ella realmente quería a éste último. Se veían a escondidas hasta que un día les pillaron y en vez de matarla la entregaron a los leprosos, a los cuales Tristán se la quitó tras escapar. Vivieron en el bosque durante un tiempo hasta que volvió al lado del rey. Tristán fue herido en una batalla y cuando Iseo fue a curarlo ya había muerto. Ella supo que fue de amor, así mismo ella también murió de amor. Iseo es la imagen del sol porque en las lenguas célticas, el sol es de género femenino. Iseo llega demasiado tarde a la cura de Tristán y muere porque el sol no puede devolverle la luz que la luna necesita. Es la representación más antigua de la diosa solar de los celtas. Ella presta la vida, el calor y la luz a su amante Tristán, la luna. Representa a la mujer en su aspecto más total y radiante.

    • Marcos: es el rey de Cornualla. Tío de Tristán y hermano de Blancaflor, madre de Tristán. El padre de éste, Rivalín de Leonís, le sirvió a Marcos para conquistar a su hermana. Marcos tenía su corte en Tintagel. Era gentil, cortés, hospitalario y generoso, el rey menos tacaño que nunca se vio. Tan limosnero que no había semana que no regalara nada. Tenía alrededor de 40 años. Era alto, de porte fiero, majestuoso y altanero, fornido, de cuerpo robusto y gallardo, fuerte y bien plantado, de mirada fiera y altiva. Vestía un manto bermejo y ceñía una corona de oro adornada con pedrería. Era muy rico y tenía mucho poder. Se casó con Iseo la Rubia, pero ésta realmente a quien quería era a Tristán. Aunque éstos fueron amantes, los quería mucho y les tenía mucho aprecio.

    • Brangel: Es la fiel doncella de Iseo que desde niña entró en la corte a servir a la madre de esta. Se confunde y les da el filtro de amor a Tristán e Iseo en vez de a Marcos e Iseo. Era de buen porte, fina figura, bella, astuta y gentil. Su pelo era de color avellana, su piel clara y suave, sus ojos verdes, sus cejas como trazos de pincel, su cuerpo gentil y la boca bermeja y sonriente.

  • Espacio y tiempo de la novela.

    • Espacio: Transcurre en regiones celtas (Cornualla, Irlanda, Pequeña Bretaña).

    • Tiempo: Tristán hace su primera aparición en 1120, en el folclore Céltico que circula en el norte de Francia. Aunque las historias más viejas concernientes a Tristán ya se perdieron, algunas derivadas de ellas aún existen. Debido a los distintos y numerosos autores que han escrito diversas versiones, existen leyendas de Tristán e Iseo a lo largo de varios siglos (XII, XIII, XIV, XV y XVI).

  • Valoración personal.

  • Esta bien el libro. Te demuestra el poder que tiene el amor. Aunque el final no me ha gustado mucho porque no veo muy lógico que ella se muera por amor, me hubiera gustado más si se hubiera suicidado por amor. Pero aún así me parece bien porque viendo en que época se escribió, era distinto el conocimiento de la gente sobre la vida y la muerte.

  • Compara el carácter físico y psicológico entre Iseo y Melibea, y Tristán y Calisto.

  • Iseo: Era cortés, bella, astuta, valiente, digna y noble. Amaba a Tristán por el brebaje que bebieron, pero aun cuando se pasó el efecto de éste, le seguía amando. Tenía los ojos claros, un hermoso rostro, un porte esbelto. Siempre vestía muy bien, con buenas ropas. Tenía los ojos verdes y los cabellos dorados y relucientes como el sol. Su piel era blanca, fresca y rosada. Se casó con Marcos, tío de Tristán, pero ella realmente quería a éste último.

    Melibea: Mujer de clase alta. Con sus padres era de una manera, niña buena, y fuera de ellos era astuta, lujuriosa y engañaba a quien quería. Con Calisto actuaba de manera lujuriosa, no con amor. Era muy bella, rubia, con los ojos azules, esbelta silueta, suave voz y dotada de una especial gracia. Se enamora de Calisto por un “hechizo” de la Celestina.

    Tristán: Desde joven, fue luchador, aventurero, vanidoso y confiado. Era un perfecto doncel noble y cortés. Tenía un aspecto bello, una noble estatura y vestía ricos ropajes. Sus manos eran finas, delgadas y blancas como el armiño; de ojos claros y cabellos rubios y rizados. Discreto en el arte de montería, habilidoso en el manejo de las armas, y buen caballero, de nobles costumbres. Tenía buena actitud, generoso, valiente, intrépido, excelente arquero, diestro en el arte de la pesca y audaz para acudir en ayuda del que sufría. Él e Iseo bebieron un filtro de amor que les hizo enamorarse uno del otro durante tres años; pero después de que se pasara el efecto, ellos seguían queriéndose enloquecidamente como el primer día que lo bebieron. Murió pensando que la Iseo a la que amaba no fue a curarlo; y esto fue por la mentira que, por venganza, le dijo Iseo la de las Manos Blancas, con la que se casó.

    Calisto: Romántico, soñador, pesimista, loco, apasionado e ingenuo. Desde el principio locamente enamorado de Melibea, de la que consigue su amor gracias a un hechizo de la Celestina. Era un obseso, muy confiado e irresponsable. Tenía un aspecto fuerte, hermoso y se le veía que tenía fortuna.

  • ¿Cómo expresan Iseo y Melibea su pena ante la muerte del amado?

  • Iseo llega a donde Tristán y lo encuentra muerto, ella ante esto enloquece y cree que no hay razones para que siga viviendo ya que por su muerte no volverá a tener consuelo, ni alegría, ni solaz, ni placer. Se entrega a la muerte porque no ha podido devolverle la vida y quiere reunirse con él en la muerte. Piensa que por ella perdió la vida y, por eso, ella muere por él como amiga fiel.

    Melibea no podía soportar que su amado se hubiera ido. Ella se sentía culpable de su muerte y como no ha podido disfrutar en vida de su amor, decide reencontrarse con su amado muriendo de la misma forma que él.

  • ¿Cómo mueren Iseo y Melibea? ¿Por qué?

  • Iseo se extiende junto a Tristán. Lo abraza, lo besa en la boca y en el rostro, lo estrecha contra sí, cuerpo contra cuerpo, boca contra boca. Rinde así el alma y se extingue junto a su amigo. Iseo muere por amor a Tristán.

    Melibea sube a lo alto de la azotea y le dedica unas últimas palabras a su padre, entre las que le cuenta por qué se va y toda la verdad acerca de Calisto. Le pide perdón y seguidamente se tira abajo. Así es como se suicida para encontrarse con su amado.

    • Espacio y tiempo de la novela:

    Espacio pág 19

    Tiempo pág 13-19 (incluidas)

    3