Travestismo

Psicología. Antropología. Travestis. Exhibicionismo. Prejuicios. Entrevista. Comportamiento humano. Sexualidad. Sexo. Trastornos de identidad de género. Homosexualidad. Integración. Discriminación. Aceptación social

  • Enviado por: Cristian Marcelo Pacheco Diaz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

UNIVERSIDAD ARCIS

Escuela de Psicología

Antropología

Estudio de campo

Entrevista a un travesti

Prejuicios

“Ahí está garabateada en el muro de su noche, con sombrero de punto, tacos y

cartera roja; sola y hambrienta”

Pedro Lemebe

Introducción

Con este trabajo pretendo dar a conocer mi percepción en relación con el travestismo y básicamente con un hombre travestido. Lo que provoca el ver una figura femenina, sutil y delicada que posee ademanes masculinos y a la vez escuchar un tono vocal grueso, tosco y profundo.

Busco conocer a un individuo en particular el cual me narra su experiencia de vida en torno al travestismo o como ella/el lo dice “a ser esta mujer atrapada en cuerpo de hombre”

Es cierto que a lo largo de la historia el homosexualismo ha sido un hecho condenado por la sociedad de todas las épocas, pero el travestismo ha sido aun más puesto en entredicho.

Además pretendo aclarar uno de los conceptos mas equívocos como lo es la diferencia entre travesti y transexual cosa que en forma personal tampoco sabia.

Formulación del problema

Como interrogantes para el prejuicio se plantea

1.- el travestismo es una identidad innata o adquirida.

2.- el comportamiento travesti así como el transexualismo deben ser abolidos.

Aproximación teórica

El travestismo es un trastorno entre hombres heterosexuales, sin excluir a los homosexuales, en el que se obtiene excitación sexual a través de vestirse como el genero femenino usando ropas apropiadas para esto, cuya clasificación se encuentra entre las parafilias fetichistas que implican objetos no vivientes. Mientras que el transexualismo es un problema relacionado con su identidad de género, estos trastornos se caracterizan por un conflicto entre el sexo anatómico (genético) de la persona y su autoidentificacion como hombre o mujer.

En el transexualismo la persona se identifica en forma intensa y persistente con el genero opuesto , por lo tanto la propia identidad de genero está en conflicto con su sexo biológico.

El transexual sostiene una convicción de toda la vida de que “la naturaleza le ha jugado una broma cruel al colocarlo en el cuerpo equivocado” este sentimiento produce en la persona preocupación por eliminar las características sexuales físicas y las conductas “naturales” propias de su género y adquirir las del género opuesto.

Los transexuales tienden a mostrar conflictos a temprana edad, exhibiendo sentimientos transexuales desde pequeños.

Aquellos que son atraídos por hombres no se consideran homosexuales debido a que creen que en realidad son parte del sexo opuesto.

Desde un punto de vista sociológico el travestismo se plantea desde variados puntos de vista. Pudiendo Considerarse como un fenómeno transgresor de los ordenes políticos y simbólicos establecidos, entendiendo así que el travestismo es un fenómeno cultural de relaciones y procesos originados en la identificación del genero masculino/femenino, en donde el cuerpo deja de ser un recipiente simbólico invariable y pasa a ser un símbolo en sí mismo, es decir se abandona la idea de un cuerpo inexpugnable no sometible a cambios dando paso a que este cuerpo antes invariable se muestre como símbolo transgresor por medio de la representación travestista. Además la sociología ha planteado una reflexión profunda sobre el travestismo como fenómeno cultural impulsor de procesos y relaciones simbólicas entre travestidos creando una subcultura de códigos y lenguaje propios.

Cuadro 1: comparación de los trastornos de identidad de genero

Objetivo general

Como objetivo general se plantea el entender las causas que llevan a un individuo a poner en entredicho su naturaleza biológica tomando como genero propio el del otro sexo.

Objetivos específicos

- Establecer si existe un acondicionamiento social que influya en la tendencia travestista.

- Conocer como el individuo vive y reconoce su vida.

- Conocer el proceso de búsqueda de la identidad travesti y si esta puede ser clasificada.

Aproximación metodológica

La metodología empleada es básicamente la observación participante y la entrevista personal con el individuo de estudio.

Primera aproximación

Sábado, junio 19 de 2004

Uno de los puntos planteados en este trabajo es como el sujeto travesti reconoce y vive su vida para eso fui a su lugar de trabajo.

Doce de la noche en punto, comienza el show estelar en el pub Dionisio, al ritmo cadencioso de la cantante de turno aparece en escena un figura esbelta y silueta fina decorada con una larga peluca rubia, tacones altos y maquillaje sobrio creando la ilusión de rasgos finos, la nariz respingada a puro maquillaje y esa mirada penetrante de “aquí vengo yo”. Baila y canta desarmándose a cada movimiento de piernas y brazos, gritando y gozando el ser observada. Al terminar la música se oye.

“Muy buenas noches... ha quede un poco cansada con tanto movimiento (le acercan un trozo de toalla y se seca el rostro). Ahora si, muy buenas noches bienvenidas a una noche de alegría y desenfreno y, por que no decirlo, de sexo bueno y seguro aquí en su pub Dionisio, conmigo su anfitriona Claudia Larson...”

Se apagan las luces y el ruido sordo de silbidos y aplausos anuncian la continuación del espectáculo travesti.

“Bueno continuando con el show... hay espérenme que se me corrió una teta.”

En ese momento saca de su pecho una cosa esponjosa, se la arregla y acomoda diciendo.

“con esta operación que me dejaron mal la silicona se me corre a cada rato...”

no tan solo con lo que dijo sino con sus gestos genera una cascada de risas y aplausos que la animan y exigen la continuación.

“Después de este pequeño impasse, el show debe continuar, dejo en este escenario a ella la recibimos con un fuete aplauso, ha sido elegida miss fausto 2004...”

Encuentro insólita la agresión o mejor dicho la forma en que el sujeto de estudio ocupa su condición travesti para hacer una representación festiva de su realidad, encuentro que siendo travesti debiera asumir su realidad como tal y desde una perspectiva cotidiana, es decir no debiera sacar ningún provecho lucrativo a su condición. Me cuestiona profundamente si este tipo de espectáculos abre o estigmatiza aun más la tendencia travestista, aunque es reconocible que este tipo de representaciones tiene un carácter restringido a sitios del circuito gay.

Continua la noche, anunciando la segunda parte del espectáculo. El doblaje añejo de canciones de antaño es anunciado con paz y serenidad.

“Chicas y... (la anfitriona mira alrededor para ver a los presentes) bueno chicas y chicas, si en el fondo somos todas mujeres, mírenme a mi me veo regia de rojo...”

Ya sé había cambiado de ropa, ahora vestía un traje de lentejuelas rojas ceñido al cuerpo dejando entrever sus curvas imitadas.

“que les parece si recordamos un poco, tengo unas ganas salvajes de cantar para ustedes y que mejor una canción que nos representa a todas...”

En ese momento se oyen las primeros letras de una canción de antaño, me provocan una ola de recuerdos ocultos, yo también cuando chico escuché esta canción me vienen a la memoria una serie de recuerdos que creí no tener.

Encuentro llamativo el trabajo de Claudia, el entretener a un grupo de minorías no es fácil, porque su espectáculo parte del ser una minoría dentro de una minoría, es decir el travestismo que esta dentro del “mundo” homosexual también es discriminado o restringido por la minoría gay.

Segunda aproximación

Miércoles, junio 23 de 2004.

Lugar elegido: sede de la corporación chilena de prevención del SIDA.

Alrededor de las 20 horas en el café interno de la corporación nos dimos cita, aquella extraña mujer con la cual mi amigo me había contactado llegaba puntualmente con el fin de ser expugnada en su vida.

Mi propósito es ahondar un poco en su vida pasando por su familia, por su trabajo y por su amor.

La vemos llegar y le hacemos una seña para que sepa donde estamos, viene caminando gallarda y lenta con la frente en alto nadie se sorprende al verla, total en un lugar de diferencias todos somos iguales.

Saluda a mi amigo con un cálido beso y pregunta si yo sot aquel que la desnudará, con una sonrisa me mira y me dice hola.

“Mi nombre es Claudia, tengo 26 años y... te pido que apagues esa cosa que me carga...”

por ciertas dificultades durante la entrevista solo transcribire algunos detalles que me parecieron importantes.

Claudia, hace cuanto que eres travesti.

“Nunca lo he sido y creo que nunca lo seré... te pido que no vuelvas a llamarme así, esa no es la palabra que me identifica, y si lo que quieres saber es desde cuando me visto de mujer pregúntamelo directamente...”

perdón, no quise ofenderte.

“No es ofensa, solo te pido respeto...”

Bueno, y sí, quiero saber desde cuando te vistes como mujer.

“desde bastante chica, tenia como 14 años y quizás menos, lo primero que me puse fue una falda floreada de mi mamá y el echarpe negro que ocupaba los domingos, mi papá me saco la cresta a palos...”

Fue ahí donde te diste cuenta de tu orientación.

“esa palabra me gustó, orientación es como pa' donde te lleva el viento... no desde chica me sentía distinta, diferente, en san Fernando donde viví era complicado siempre gueveaban al niñito maricon que cantaba y jugaba a la ronda... además cuando mi papá me agarro a palos entendí que lo que yo sentía era cierto, y era malo...”

y tus padres, que pasó con ellos

“para mi, mi única familia, mi única mamá es la hortensia, la que me parió murió acá (se golpea el pecho señalando su corazón).

Hay bastantes detalles en la conversación con Claudia, pero lo que destaca por sobre todas las cosas es su profundo rencor, el creer que Dios cometió un gran error al ponerla en un cuerpo con pene y no en uno con vagina, si lo único que quiere es tener una y el culpar a la vida por no dársela.

Me llamo la atención la agresividad y la ironía con la que se refirió a sus padres los que la habían expulsado de su hogar cuando ella declaro abiertamente su homosexualidad primero y su travestismo después. Quizás sus padres hubiesen “perdonado” el que se dijera homosexual, pero les resultó inconcebible y repulsivo ver a su hijo transformado en un ser distinto.

Realmente es mas fácil ser homosexual en la clandestinidad que ser travesti en lo cotidiano, pero me resulta complicada la transgresión a lo establecido o a lo que es considerado como asunto de normalidad.

Claudia entonces te fuiste de tu casa bastante niña.

“Si, tenia 16 años y ya me había arrancado de las manos de mis papas, recuerdo que salí corriendo un día en que mi papá trato de sacarme la cresta, si hace 2 días me había pegado y me dejó toda moreteada, no podía permitir que me siguiera pasando lo mismo, además hace rato que ese lugar había dejado de ser mi casa, me convertí en el maricon pa´yá el maricon pa´cá, mis hermanos también me gueveaban los cabros gueones, si la única que me quería era mi hermana mayor que tenia como 24 años, pero me veía como el pobrecito que no tenia la culpa de salir desviado...”

Y a donde te fuiste después de escapar de tu casa.

“recorrí casi todo el sur buscando un lugar donde poder vivir, llegué a Curico y me instalé ahí un tiempo…”

Como hiciste para sobrevivir en un lugar donde no conocías a nadie.

“La vida te entrega sorpresas increíbles, conocí a mi mamita hortensia la que me cuidó cuando no tenía a nadie…”

Claudia actualmente estas con pareja.

“que eres copuchento( una sonrisa alegre y coqueta aflora en su rostro) si tengo mi pareja hace 2 años, me encuentro absolutamente enamorada y feliz.

Te costó mucho encontrar el amor de tu vida.

“bastante, en un momento pensé que nunca me iba a enamorar, además una siempre se encuentra con puros desgracias cafiches, hasta que apareció él mi amorcito…”

Que piensa el de de tu condición sexual.

“el me ama por lo que soy no por lo que tenga o deje de tener…”

Pero tú debes reconocer que anatómicamente eres hombre.

“pero que res porfiado si esto ni siquiera lo ocupo, no me sirve de nada, si ni se me para. Te he dicho todo el rato que soy mujer de acá y de acá (se apunta con un dedo a la cabeza y al corazón)…”

Conclusiones

Desde que este trabajo fue planteado surgieron, necesariamente, muchas interrogantes. Partiendo de la base que la irrupción indiscriminada de situaciones transgresoras representa un quiebre anormal dentro de mi vida, creo que era deber plantearme la posibilidad de superar estos prejuicios que a ninguna parte conducen, pero que no se pueden evitar y tampoco veo porqué halla que hacerlo.

Me fue complicado el acercarme a un sujeto que representase las cualidades que prejuzgo de un grupo.

También es reconocible que el prejuzgar a un grupo no es lo mismo que prejuzgar a un sujeto individual por lo tanto las presentes conclusiones no reflejan un cambio de postura radical, mas bien representan un aproximación a un mundo plagado de situaciones incomodas para alguien que no está habituado a vivir las circunstancia por las cuales pasé para conseguir mi entrevista.

Es sumamente reconocible el ambiente de marginalidad en el que vive mi sujeto de estudio. Ser un transgresor de las vidas a la que toca no es fácil, “nunca ha sido fácil salir a la calle, nunca que fue fácil asumir y detectar las miradas de asco”7. Claudia ha vivido su vida acosada por los recuerdos del pasado, el saberse rechazada por sus padres le costó un sinfín de amarguras y de tratamientos psicológicos.

La marginalidad de Claudia radica en el hecho de ser una persona que ha debido formarse por su cuenta, una figura paterna agresora y una materna ausente que dejaba la educación de su hijo en manos del padre por qué “era el único que podía quitarle esos modales tan de niñita”8 con fuerte complejo de Electra diagnosticado durante variados tipos de terapias, es comportable que la naturaleza psicológica de Claudia es la femenina.

A lo largo de su vida se van dando cita una cantidad de situaciones que hacen pensar en la veracidad de la tendencia sexual de Claudia, ella no se considera homosexual por que jamas ha sido hombre, pero me es imposible el pensar o entender como puede disfrazar de tal forma su anatomía natural para pasar casi desapercibida por la vida, el ver a una mujer y saber que tiene pene me complica9.

Soy firme creyente en la individualidad de la personas, creo profundamente en el respeto que todos debemos tener con todos, creo en un mundo de diferencias, pero reconozco que no me detendría en la calle a hablar con un transexual, no por un asunto de vergüenza sino por que no podría articular palabra.

Este trabajo representa un gran avance y un logro absoluto en torno a mis prejuicios, creo que los prejuicio menos ahora que antes y he logrado entender la génesis de su identidad. Lo que aun me es dificultoso es ver a travestis y transexuales en masa, hay sectores en Santiago que están prohibidos para la circulación peatonal. Me da la impresión que ellos creen o sienten que por ser discriminados están en todo su derecho de amedrentar en forma violenta a los transeúntes 10.

Dando respuesta a los problemas de investigación puedo deducir que la adquisición de la identidad travesti no es influenciada o condicionada (como generadora del proceso) por una variante social, lo que si es reconocible es un fuerte influencia estigmatizadora de la realidad travesti separándola y aislándola de la realidad social.

Debo reconocer que mi percepción de un individuo travesti cambió, ahora no se si mi percepción generalizada de esta realidad cambió.

Bibliografía

Lemebel, Pedro “loco afán, crónicas de sidario. LOM ediciones.

Facuse, Marisol. “el travestismo en concepción: una mirada desde los márgenes urbanos”. Revista chilena de temas sociológicos Nº 6-7 año 2000.

Wells, Simón “Priscila la reina del desierto”, película del travestimo como concepto viajero urbano rural.

Travestido : palabra de origen italiano, significa disfrazado o encubierto con un traje que hace que se desconozca al sujeto.

Fetichismo: atracción sexual intensa por un objeto inanimado. El fetiche es empleado a menudo como estimulo sexual durante la masturbación o las relaciones sexuales.

David Sue, Donald Sue, Stanley Sue, trastornos sexuales y de identidad de genero cap. XI en comportamiento anormal

Facuse, Marisol, travestismo en concepción: una cartografía desde los márgenes urbanos, revista chilena de temas sociológicos, editada por universidad C. S. H. Nº 6-7Año 2000.

Cuadro extraído de “comportamiento anormal “ capitulo XI.

Extraído en forma textual de la entrevista.

7 extraído en forma textual de la entrevista.

8 extraído en forma textual de la entrevista.

9 pregunta realizada en la entrevista.

10 razón de la instalación de caseta de seguridad en la esquina le san francisco con alameda frente e discoteque Naxos, fuente I. Municipalidad de Santiago.

Trastornos de identidad de genero

Trastorno que implican la identidad de genero o características sexuales

Trastorno de identidad de genero no especificados

Trastornos de identidad de genero no calificables como trastornos de identidad de genero en si, tales como travestismo transitorio relacionado con estrés.

Trastornos de identidad de genero en sí

Identificación intensa y persistente con características del genero opuesto (deseo de ser del otro sexo) y un continuo malestar por el propio sexo, lo cual causa angustia o un trastorno del funcionamiento social.