Tratado sobre la naturaleza humana; David Hume

Filosofía moderna. Conocimiento. Principio de causalidad. Método experimental

  • Enviado por: Abel Caceres
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

DAVID HUME:

COMPENDIO DE UN TRATADO DE LA NATURALEZA HUMANA

CONTEXTO HISTÓRICO-FILOSÓFICO

********

La obra es un resumen (compendio) del Tratado de la naturaleza humana, publicado por Hume en tres volúmenes entre 1738 y 1740. Como su nombre indica, el tratado es un estudio acerca de la naturaleza humana, dentro del cual el tema del conocimiento es fundamental. Este estudio responde a una doble orientación:

- Por un lado, Hume pretende establecer un sistema de todas las ciencias mediante el estudio de la naturaleza humana, ya que el conocimiento de ésta constituye el fundamento y el centro de las demás ciencias: hay ciencias que se ocupan de actividades humanas (lógica, moral, política) y ciencias que no se ocupan directamente del hombre, pero que son conocimientos elaborados por él.

- Para constituir esta ciencia fundamental de la naturaleza humana Hume aplica el método experimental, y el procedimiento adecuado es el inductivo: partiendo de la experiencia-observación establecerá los principios generales.

Este compendio no resume todo el Tratado, sino que se ocupa fundamentalmente de la

causalidad.

En la presentación expone la intención general del tratado. A continuación introduce el tema del conocimiento, estableciendo la distinción idea-impresión y el principio por el que las ideas provienen de las impresiones y analizando la inferencia causal como base del conocimiento de los hechos. En su análisis de la causalidad incluye las siguientes tesis:

* El conocimiento de hechos pasados y futuros se basa en la asociación causa - efecto.

* La experiencia sólo muestra una conjunción constante (contigüedad-sucesión) entre las cosas que consideremos causas y efectos.

* La costumbre es la que determina suponer la constancia en la naturaleza e inferir la existencia de algo futuro a partir de su causa o viceversa.

* En la inferencia causal no nos limitamos a asociar mentalmente causas y efectos, sino que suponemos la causa o el efecto por la costumbre. Esta creencia no aporta ideas nuevas.

Tras su análisis de la causalidad, extiende su aplicación a las operaciones mentales, subraya la actitud escéptica de su filosofia, se refiere brevemente a su crítica a la idea de sustancia y expone uno de sus argumentos contra la supuesta exactitud de la geometría.

Por último, se ocupa de forma breve del estudio de las pasiones, concluyendo con dos importantes observaciones:

* Una observación particular sobre el libre albedrío: no sólamente en los fenómenos naturales se verifica el análisis propuesto de la relación causa-efecto, sino también en las acciones humanas.

* Una observación final sobre el principio de asociación de las ideas, del que Hume se siente de forma particular satisfecho, ya que su aplicación constituye una característica de su filosofía. Hay que observar que la inferencia causal no es sino un caso particular de tal principio.