Trasvase del Ebro

Hidrología. Cuenca hidrográfica. Construcciones hidráulicas. Consecuencias ecológicas. Impacto ambiental. Déficit y escasez de agua

  • Enviado por: Daniel Hernández
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

El

trasvase

del

Ebro

Un trasvase consiste en exportar de agua desde una cuenca hidrográfica con excedentes a otra con déficit mediante canalizaciones.

Pero este método es el menos recomendable, ya que provoca un impacto muy elevado en el medio natural y en el paisaje.

Esta trasvase iría desde el Ebro hacia el Levante español y trasvasaría 1000 hm3 al año aproximadamente, de los cuales 400 irían para uso urbano y 600 para usos agrícolas.

Este trasvase fue propuesto hace poco por el gobierno del PP, y se incluía en su “Plan Hidrológico Nacional”. No fue aprobada por el consenso de las Cortes y produjo el rechazo a este proyecto por parte de muchas personas y todos los ecologistas (se supone que algunos ecologistas del PP si que estarían de acuerdo, aunque supiesen en daño que supondría al medio natural). Además, al formar parte este proyecto del PHN, debe evaluarse en su conjunto a la luz de su posible incompatibilidad con las Directivas Europeas, y muy especialmente la Directiva Marco del Agua (DMA). Y para la mayoría de los científicos españoles está claro que el PHN va a incumplirlas.

El coste de esta “obra faraónica” de cientos de kilómetros de longitud sería muy elevado, no solo por el tener que construir todas esas canalizaciones, sino porque algunos sitios se encuentran incluso a 500 metros sobre el nivel de origen del río. Esas canalizaciones, para más coste, tendrían que ir bajo tierra, se tendrían que crear medidas correctoras y preventivas necesarias para la “compatibilidad ambiental”..... . Todo esto sin contar las futuras limitaciones que surgirán posteriormente, bien como reacción compensadora de la falta de consenso actual, o simplemente consecuencia de un mejor conocimiento de los balances hídricos.

Algunas de las consecuencias que produciría el trasvase del Ebro serían clasificables en tres apartados:

- Las causas urbanas, esto es, que actualmente el Levante español es un caos urbanístico que sólo se ve frenado por la disponibilidad de agua. Si se suministrase aun más agua, se dispararía la edificación, lo que degradaría la calidad de vida del lugar.

- Las consecuencias agrícolas son que actualmente no hace falta más agricultura en España (y actualmente hay excedentes de producción). Pero si se les lleva mucho más agua, producirán más, y para conseguir más terrenos para sembrar cogerán zonas de bosque. Se pensaría que si les sobra la producción y se pararía de cultivar, pero lo9 que en realidad ocurre es que la agricultura está subvencionada y lo que les importa a los agricultores es conseguir la mayor producción posible aunque no se la compre (como está subvencionada por el gobierno).

  • Las consecuencias ecológicas son muchas, pero en este apartado pondré unas cuantas.

1º-Si la agricultura se extiende, cogerá terreno de bosque (explicado antes).

2º-Aquellas zonas por donde se cultive se degradará el suelo. Además, esto supondrá que se use mucho abono, y si se encuentra un río cerca, se podría producir una eutrofización con todas las consecuencias que ello conlleva.

3º-En el Ebro existe una especie de mejillón (mejillón cebra) procedente de los mares Negro y Caspio. Este mejillón tiene muchas “pegas” y se ha convertido en una auténtica plaga tanto en el Ebro como en América y Europa. El mejillón , detectado en el Ebro en 2001, reduce mucho la concentración de fitoplancton, del que depende la cadena trófica de los ríos. Además, produce una gran descomposición de materia orgánica, lo que favorece el crecimiento de algas y bacterias perjudiciales. Por si fuera poco, su alta tasa reproductiva hace que sus poblaciones causen grandes problemas en todo tipo de infraestructuras hidráulicas. Esto ha provocado que se produzcan pérdidas económicas multimillonarias, entre las que una de sus causas son la del mantenimiento de las construcciones hidráulicas, ya que estos mejillones las obstruyen.

Si se hiciese este trasvase los mejillones se extenderían por todos los lugares por los que pasa, obstruiría cañerías y otras conducciones hidráulicas.

En cualquier caso, la decisión final que se adopte no podrá estar exenta de responsabilidades técnicas y políticas, sujetas a una rigurosa evaluación de impacto ambiental.

4º- El delta del Ebro. El delta está formado por los sedimentos que le llegan del río Ebro. Actualmente, sólo llegan unas 100.000 t de sedimentos al delta, que son insuficientes, con lo que se deduce que es lo que ocurriría si se le quitan más sedimentos al río con el trasvase.

Además, el trasvase también afectaría a la vegetación del delta. Se desconocen con precisión los efectos del trasvase sobre la vegetación, pero sí se sabe que los regímenes hidrológicos y los sedimentos son los principales responsables de la regulación de las comunidades biológicas fluviales. La mayoría de estudios que abordan los impactos del PHN sobre la vegetación y la flora coinciden en las graves repercusiones que tendrá la excesiva regulación y la detracción de agua de los ríos. El PHN, lejos de corregir el deplorable estado de la vegetación natural del tramo bajo del Ebro y de su Delta; lo empeora.

Los efectos del PHN sobre la fauna piscícola son difíciles de predecir, pero parece evidente que la detracción creará importantes problemas: la disminución de agua dulce impactará sobre el medio marino y estuárico, mientras que la aguas trasvasadas afectarán a la fauna piscícola de las cuencas receptoras. La disminución prevista del caudal aportado por el Ebro produciría el efecto directo de disminuir entre un 30 y un 60% la producción primaria actual, con importantes consecuencias en la pesca.

La propuesta de extracción directa de los canales de riego, con las actuales dotaciones, supondría la desaparición de parte de la superficie cultivada por falta de recursos hídricos, con los consecuentes efectos en la biodiversidad de la superficie deltaica y los asociados a la disminución de aporte de agua y nutrientes a las bahías y a la plataforma costera. La desaparición de la superficie de arrozales tendría efectos negativos muy importantes sobre la biodiversidad de la superficie del delta y de los ecosistemas adyacentes conectados a los arrozales.

El delta del Ebro constituye una de las más importantes reservas de aves acuáticas de Europa. Los datos recopilados demuestran que la población de aves acuáticas y marinas que habitan las costas deltaicas son muy sensibles a cualquier cambio en la abundancia o disponibilidad de recursos tróficos. Se considera que, si se lleva a cabo la detracción, se van a producir alteraciones importantes, aunque no se pueden determinar con precisión.

En conclusión, el trasvase tiene más inconvenientes que otra cosa, no conviniéndole para nada un trasvase de este tipo o de cualquier cosa sólo por aumentar un poco la cantidad de agua en el Levante español, no siendo completamente necesario.

Pero mucha gente se ha dado cuenta y se han manifestado para luchar contra una “injusticia” y un desprecio contra el medio natural y las personas que se manifiestan, ya que el “Partido Popular” no tiene intenciones de parar las obras (que han comenzado) de construcción del trasvase del Ebro.

Pero hay una buena noticia para todos aquellos que han “luchado” contra esta injusticia, ya que con las elecciones generales que hubo el 14 de marzo de 2004 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ganó (por motivos como lo del Ebro, la colaboración del PP en la invasión ilegal de un país con EE.UU., el atentado ocurrido el 11 de marzo de 2004 en Madrid a raíz de la participación en esa guerra....).

Ahora, el PSOE ha pedido al gobierno en función que pare las obras de construcción del trasvase del Ebro, ya que este partido futuro compositor del gobierno español por al menos 4 años no está de acuerdo con este proyecto, además de muchos otros, por lo que con la llegada de este gobierno terminará el “atentado” contra la naturaleza que estaba cometiendo el PP (aparte de otros proyectos de su Plan Hidrológico Nacional).

Por todo ello, no hay que preocuparse por el trasvase del Ebro, ya que definitivamente no se realizará.