Trastornos del habla

Logopedia. Terapias disfunciones del habla. Dislalias. Disglosia. Disfemia. Disprosodia. Disartria

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

LOGOPEDIA

  • TRASTORNOS DEL HABLA

  • Los trastornos del habla hacen referencia a trastornos en la mecánica articulatoria y/o rítmica de la palabra como unidad de la expresión verbal.

    DISLALIAS

    Se manifiestan por la presencia de errores en la articulación de la palabra por función incorrecta de los órganos periféricos del habla sin que haya ningún tipo de lesión ni malformación de los mismos:

    Dislalia fonética: si el error de pronunciación persiste en la repetición de la palabra, sílaba o fonema.

    Dislalia fonológica o trastornos fonológicos: el error en la articulación de la palabra, sílaba o fonema no se da en la repetición del mismo.

    DISGLOSIA

    Consiste en una dificultad de la producción oral debida a alteraciones anatómicas y/o fisiológicas de los órganos articulatorios.

    Su causa es de origen orgánico y periférico, no central, es decir, los órganos fonatorios o implicados en el habla. Ejemplos: labio leporino, paladar escindido, macroglosia (lengua demasiado grande), nasalidad…

    DISFEMIA

    Consiste en un trastorno de la fluidez del habla que afecta principalmente al ritmo de la expresión verbal. Se muestra como una alteración del discurso, acompañada de otras manifestaciones que alteran la coordinación fono-respiratoria.

    No existe anomalía en los órganos de fonación. También denominada tartamudez.

    DISPROSODIA

    Alteración en el ritmo de la palabra como consecuencia de una disminución o incremento grande en la velocidad del habla. Algunos autores la incluyen dentro de las disfemias.

    DISARTRIA

    Constituye un trastorno de la articulación de la palabra debido a alteraciones del control muscular de los órganos del habla, causado por lesiones del sistema nervioso central y/o periférico.

  • TRASTORNOS DE LA AUDICIÓN


  • Los trastornos de la audición pueden ser de variadas formas, pero las dos grandes son:

    Conducción: los que se producen en el oído externo y en el oído medio.

    Sensorial: los que se producen en el oído interno, octavo par craneal o nervio auditivo.

    Las hipoacusias y sorderas se dividen según la medida de la agudeza auditiva detectada en la audiometría:

    • Leves: de 20 a 40 db, se percibe la voz.

    • Moderadas: de 40 a 70 db, la voz se percibe con dificultad.

    • Severa: de 70 a 90 db, para oír se necesitan prótesis auditivas.

    • Profunda: más de 90 db, donde si no hay ayuda especializada, la persona puede ser muda.


    PREVENCIÓN

    Hay sorderas inevitables, pero hay otras que se pueden combatir.

    Antes del embarazo: estudio médico y ginecológico completo. Asistir puntualmente a los controles. Estudio del RH en sangre.

    Durante el embarazo: evitar la automedicación. Preguntar siempre antes de tomar un medicamento por su cuenta. Ante cualquier síntoma de enfermedad, consultar a su médico.
    Evitar productos tóxicos, alcohol, tabaco y drogas. Mantener una buena higiene y seguir una dieta equilibrada, rica en vitaminas y calcio.

    Evitar quinina (antipalúdicos y bebidas amargas como la tónica)

    Después del parto: las mismas descritas más evitar ruidos fuertes y continuos.

    CAUSAS DE LA SORDERA

    Infección de la madre en el embarazo como la rubéola, traumas en el parto, infección en la infancia (paperas: pueden causar sordera y en los hombres esterilidad)

    Tóxicos, uso indiscriminado de algunos antibióticos y exposición frecuente al ruido.

    Tumores auditivos o cerebrales.

    LOS RUIDOS

    Para conservar nuestra salud física y mental necesitamos un mínimo nivel de ruido; sin embargo, tanto el exceso de éste como el silencio total pueden ser perjudiciales.
    Un concierto de rock a tres metros de distancia genera unos 120 db, que lleva como consecuencia que uno de cada diez espectadores sufre daños irreversibles.

    El ruido que genera una discoteca es superior al que produce una caldera.
    El walkman tiene efectos nocivos, actúan como droga permanente y llevan en poco tiempo a una sordera segura.

    Además se pierde agudeza visual y la capacidad de apreciar el color rojo (daltonismo). La pérdida de audición para sonidos de alta frecuencia durante la infancia puede conducir a una pérdida de audición adicional por la exposición aguda o crónica al ruido en edades posteriores

    El ruido más fuerte emitido por un ser vivo es el de las ballenas jorobadas; alcanza los190 db.

    Es más potente que el que produce el despegue de un cohete espacial.

    Se puede oír bajo al agua, en un radio de 5 km.

    El murmullo de las hojas se sitúa en torno a los 10 db. Un cuchicheo entre dos personas está alrededor de los 20 db. El tictac de un despertador llega a los 40 db y un televisor, puesto al máximo volumen, alcanza los 70 db. El de una calle con tráfico intenso llegaría a los 100 db.

    Una moto sin tubo de escape puede llegar a los 130 db. El de un avión al despegar alcanza los 140 db. Una medida superior a ésta ya sobrepasa el nivel de tolerancia y al pasar de ésta se producen daños irreversibles

    Umbral de peligrosidad 100 db.

    Dolor físico 140 db.

  • TRASTORNOS DE LA VOZ

  • Disfonía: es la alteración de una o más de las características acústicas de la voz (timbre, tono e intensidad) El trastorno puede ser temporal o permanente. Tipos:

    · Funcional
    · Psicógena
    · Órganica

    Afonía: es la alteración máxima de la disfonía y en todas las características de la voz, es decir, su pérdida total.

    4. TRASTORNOS DEL LENGUAJE

    Dentro de los trastornos del lenguaje podemos encontrarnos con:

    Trastornos del lenguaje oral

    Retrasos del lenguaje (REL): simple, moderado o grave.

    Trastorno específico del lenguaje (TEL) Afasia: adquirida (hemiplejía, parkinson…) o congénita.

    Trastornos del lenguaje escrito

    Dislexias (no leer bien, se confunden letras)

    Retraso lector

    Disgrafías (no escribir bien)