Trastornos de la sexualidad

Comportamiento del ser humano. Conducta sexual atípica y anormal: trasvestismo, violación, homosexualidad, bisexualidad. Disfunción sexual

  • Enviado por: Daniela Machuca Seguel
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Trastornos de la Sexualidad

Introducción

El trabajo que presentaremos a continuación, mostrará formas diferentes de ver la sexualidad en la pareja. Presentaremos las distintas conductas sexuales atípicas que se conocen y analizaremos cuales son sus características físicas y psicológicas. Como influye la sociedad en las parejas que sufren estas contraindicaciones y los diferentes métodos y tratamientos para poder curarlas. Hablaremos temas tan importantes como las violaciones sexuales, travestismo, transexualismo, fetichismo, sadismo, masoquismo sexual, voyerismo, exhibicionismo, abuso sexual contra niños, acoso sexual, disfunciones del deseo sexual, disfunciones de la excitación sexual y disfunciones en el orgasmo. Todos los temas tratados a continuación fueron analizados con el interés de ayudar y entregar la mejor información posible.

Conducta Sexual Atípica y Anormal

Se consideran diferentes tipos de conductas:

1. Conducta Sexual Atípica y Anormal

  • Travestismo.

  • Transexualismo.

  • Fetichismo

  • Sadismo

  • Masoquismo

  • Voyeurismo

  • Exhibicionismo

  • Conducta sexual por la fuerza: Violación

Abuso sexual contra niños

Acoso Sexual

  • Trastorno de orientación Sexual: Homosexualidad

Bisexualidad

2. Disfunciones Sexuales:

  • En Deseo Sexual

  • En Excitación Sexual

  • En el orgasmo

1. Conducta Sexual Atípica y Anormal

Travestismo y Transexualismo

Frecuentemente se tienden a confundir estos dos conceptos, porque en ambos la personas se visten con ropa de otro sexo, la diferencia fundamental entre estas dos entidades se debe al posicionamiento en relación al pene. El travesti no renuncia a la funcionalidad peneana, es decir se viste de mujer pero considera indispensable para su excitación la anatomía del pene, el transexual renuncia a ello, y puede llegar a reclamar un cambio de identidad mediante la extirpación peneana (llegando a definir un error natural su contextura anatómica). En esta clasificación se enmarcaría el llamado popularmente transformismo, donde se trataría del comportamiento travestista pero solo reservado a ciertas ocasiones (espectáculos, intimidad, relaciones de pareja, festejos, etc.).

  • Travestismo

Denominado por el Manual de Diagnostico de Trastornos mentales como: “Fetichismo Travestista”; identificación acusada y persistente con el otro sexo, manifestada en adultos con la afirmación del deseo de pertenecer, ser considerado, vivir o ser tratado como del otro sexo o la convicción de experimentar las reacciones y las sensaciones típicas del otro sexo. Además de un malestar persistente con el propio sexo o sentimiento de inadecuación con su rol. Provocando un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Además contempla: si no presenta atracción sexual o si la tendencia es hacia varones, mujeres o ambos sexos.

Desde la perspectiva psicoanalítica el travesti intenta causar o provocar sorpresa ante la visión del pene. Ubicándose en ese momento como: de goce. De esta manera reniega (fallidamente) de la castración simbólica. Demuestra que una mujer puede aparecer con pene. En esta perspectiva frente a lo fallido en el ámbito simbólico, cobran importancia los rasgos imaginarios (roles, vestimenta, imagen, pinturas, etc.).

El vestirse con la ropa del sexo contrario lo utilizan también como para liberarse de los estereotipos sexuales lindantes, estos son por lo general hombres relativamente bien adaptados a la vida heterosexual.

  • Transexualismo

En este caso la persona se siente atrapado en el cuerpo del sexo equivocado, y que le ha tocado un sexo que no es el suyo. Su modo de vestir no tiene nada que ver con la excitación sexual. En estos casos se renuncia al placer genital peneano, y es esta la diferencia con el Travestismo. El transexual odia, rechaza al pene. Estas personas en ocasiones se inyectan hormonas y se realizan Cirugía Plástica para poder transformar sus órganos sexuales y tener los del sexo deseado; siendo mucho mas frecuente las operaciones de cambio de sexo de Hombre a Mujer que lo contrario, tal ves por que los penes creados con cirugía nos son tan satisfactorios como las vaginas creadas con cirugía y se ha mostrado en general que los paciente s se sientes contentos con su nuevo.

Travestismo Trastornos de la sexualidad

  • Fetichismo

El Fetichismo según el manual de diagnóstico de los trastornos mentales: se encuentra dentro de la categoría de parafílias, de “Trastornos sexuales y de la identidad sexual”.

Es definido como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de objetos no animados (ropa interior femenina) y exageración del interés normal mostrado por determinadas partes del cuerpo (pechos, nalgas, ojos azules, etc.); pero por lo general están implicados objetos inanimados, durante un período no inferior a los seis meses.

Se indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo. Se diferencia también al fetichismo del fetichismo travestista (cuando un individuo masculino se viste con ropas femeninas o viceversa). Se menciona como fetiches a los aparatos diseñados con el propósito de estimular los genitales, como un vibrador.

Es posible ver conductas fetichistas menos marcadas, o personas autodefinidas como fetichistas que, no sufren de un malestar significativo al respecto. En los hechos casi todos los varones presentan alguna connotación fetichista, y desde una lectura un poco más extremada puede llegar a ubicarse como fetiche cualquier objeto o recorte de un objeto. Es anormal si este interfiere con su adaptación sexual o con su pareja. Con frecuencia la persona solo siente deseo con objetos usados y al robárselo a una mujer, esta vertiente del fetichismo es considerado anormal, aparte de peligroso e ilegal.

Pies Botas Manos y Pies

  • Sadismo

El termino sádico procede del marques de Sade, escritor y político francés contemporáneo de la Revolución Francesa, conocido por sus novelas obscenas repletas de una de una rebuscada crueldad sexual. El individuo sádico es aquel que obtiene placer erótico produciendo sufrimiento y daños físicos o psicológicos en su pareja.

Por lo general, se trata de humillaciones reales o simuladas, para lo cual se puede atar o amordazar a la otra persona; y de agresiones físicas de diversa gravedad, que oscilan desde los golpes de escasa intensidad producidos directamente o mediante látigos, a heridas, quemaduras, amputaciones o estrangulamiento, que pueden resultar mortales.

El sadismo sexual se puede practicar sobre otras personas con o sin su consentimiento. Cuando la pareja consiente, se suele tratar de humillación, muchas veces simulada, y agresiones físicas de escasa intensidad salvo que la pareja padezca de masoquismo sexual, en cuyo caso las lesiones pueden ser mucho más graves, incluso mortales. Cuando la pareja no consiente en este tipo de prácticas, el sádico, de todos modos, puede agredirla en diversas ocasiones e incluso provocarle la muerte.

El trastorno suele comenzar durante los primeros años de la edad adulta, si bien pueden existir ya durante la infancia fantasías de sadismo sexual. Su curso tiende a la cronicidad, siendo frecuente que estas personas necesiten incrementar la gravedad de las lesiones para lograr la excitación sexual. La dificultad para mantener el autocontrol sobre las mismas puede llevarles de forma imprevista al asesinato sexual. La actividad cesa a veces como consecuencia de su detención por alguna denuncia.

En algunos casos, el sadismo se puede asociar con violación, con lo que el daño que se produce a la víctima aumenta la excitación sexual del violador. Otras veces se asocia directamente con el asesinato, a veces seguido del descuartizamiento del cadáver.

El Sadismo esconde una personalidad desajustada que no sabe dar ni recibir amor de forma normal, suele tratarse de sujetos atormentados.

  • Masoquismo Sexual

Por otro lado, el termino masoquista hace referencia a un novelista austríaco del siglo XIX llamado Leopold von sacher-masoch, que describió en sus novelas la relación entre el erotismo y sumisión de crueldades.

Se trata de una desviación que se caracteriza por que la excitación sexual procede del hecho de sentir sufrimiento físico y/o psíquico; es decir, que la excitación sexual se produce cuando estas personas son humilladas, atadas, golpeadas, estranguladas o maltratadas de cualquier modo por ellos mismos o por otras personas, con su consentimiento, pudiendo llegar a poner en peligro su vida en esta búsqueda de placer sexual.

Se puede desear experimentar dolor antes de la relación sexual, durante la misma o después de haber terminado con el acto sexual; pero lo más común es que lo disfruten siendo flagelados, heridos o insultados en los preliminares de la relación sexual por personas disfrazadas con uniformes agresivos, generalmente ataviadas con ropa de cuero negro, botas altas y accesorios metálicos, fustas y látigos, etc.; por lo que recurren frecuentemente prostitutas a las que advierten previamente de sus deseos. A veces, la actividad masoquista se lleva a cabo de forma ficticia o imaginaria.

El trastorno suele comenzar precozmente, durante los primeros años de la edad adulta: incluso se han descrito fantasías masoquistas durante la infancia. Luego toma un curso crónico, en el que generalmente se van produciendo lesiones cada vez mas graves, ya que se necesita un mayor grado de sufrimiento para obtener placer sexual o porque pierde la capacidad de control sobre las lesiones, pudiéndose producir la muerte.

  • Voyerismo

Sé denomina voyerismo a un trastorno por el cual la actividad sexual preferida consiste en obtener placer sexual al observar a personas que estén desnudas, desnudándose o practicando alguna actividad sexual, sin que estas lo sepan y sin intención de mantener relaciones sexuales con ellas; sólo se excita si la persona a la que están viendo no se da cuenta de su presencia y el orgasmo se suele alcanzar por masturbación ya sea durante el mismo acto, o a través de recuerdo de lo presenciado.

Este trastorno suele comenzar durante la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta. Las personas con este trastorno suelen tener un carácter tímido, retraído e introvertido, sintiéndose muy inseguras con las personas el otro sexo. No se debe confundir el voyerismo con la excitación sexual producida por la desnudez o con la contemplación de material pornográfico ya que el voyerismo es una intromisión en la intimidad de los otros.

El voyerismo es considerado anormal debido a que es una actividad ilegal.

  • Exhibicionismo

El exhibicionismo consiste en obtener un placer sexual al mostrar sus genitales a los demás, pero sin la intención de mantener posteriormente una relación sexual. Prácticamente todos los exhibicionistas son varones heterosexuales, estos pueden mostrar súbitamente los genitales abriéndose el abrigo o bien andar o correr desnudo por la calle.

La excitación sexual que obtienen proviene del echo de sorprender, asustar o escandalizar a la persona elegida que generalmente son niñas o grupos de niñas, siendo frecuente que los exhibicionistas se masturben durante la exhibición. Si las personas no reaccionan con sorpresa y temor frente al exhibicionista se produce en él sentimientos de frustración, incluso de temor y fuga.

Este trastorno suele aparecer alrededor de los 25 años, pero también hay casos que se inicia en la pubertad o en edades más avanzadas de la vida. Generalmente se trata de personas tímidas e introvertidas y con grandes dificultades para mantener relaciones sexuales normales.

  • Conducta Sexual Por la Fuerza

Estas formas de desviación sexual son también anormales (como las anteriores) puesto que suponen la amenaza o el uso material de la fuerza.

a.- Violación

La violación consiste en mantener relaciones sexuales con otras personas sin el consentimiento de esta.

El violador, en la gran mayoría de los casos, es varón y la víctima mujer. Existen diversos tipos de violadores, el más típico seria el caso de un hombre entre los 18 y 35 años de edad con una personalidad psicopática o de un trastorno antisocial de la personalidad.

Los violadores presentan dificultades en el autocontrol de sus impulsos agresivos y sexuales, de temperamento explosivo, crueles y centrados en sus propios intereses, a demás, se caracterizan por la falta de integración social y su desprecio por las normas sociales común mente admitidas.

La violación puede ocurrir en grupo, como una manifestación más de su conducta desadaptada y antisocial, pero según avanza el tiempo es más frecuente que realice la violación en solitario.

Las secuelas de la violación son traumáticas, originándose un trastorno psicopatológico. Estas secuelas suelen ser más desfavorable entre las mujeres solteras y las de menor edad y son frecuentes la frigidez y el rechazo a mantener relaciones sexuales con el marido o su pareja. Las víctimas de violación sienten que su vida completa a cambiado como consecuencia del ataque. Muchas víctimas de violación experimentan angustia mental, lo que se conoce a menudo como el síndrome del trauma de violación, y que se distinguen por unas intensas sensaciones de ansiedad y miedo, así como trastornos en el sueño, en las relaciones y en el funcionamiento diario.

Puede ocurrir que un hombre viole a otro hombre, lo cual es menos común. En la mayoría de los casos ambas personas son homosexuales, o bien se produce en situaciones de baja disponibilidad de parejas sexuales, tal como sucede en las cárceles. En otros casos, la violación constituye más bien una forma de humillación y venganza.

b.- Abuso sexual contra niños

Es cualquier conducta de tipo sexual con un niño llevada a cabo por un adulto o por otro niño. Existen diversos tipos de abuso sexual contra niños. Cuando el contacto sexual lo realiza un miembro de la familia se denomina incesto. Cuando se usa la fuerza o la amenaza de la fuerza se conoce como violación infantil. Cuando no existe amenaza clara se conoce como abuso infantil, sin embargo es considerado un tipo de violencia, puesto que en ningún sentido un niño presta consentimiento a la actividad sexual de que se trata.

Los niños que han sido objeto de violación sexual suelen manifestar una gran variedad de reacciones emocionales y en su conducta. Cuando el contacto sexual no implica una amenaza para el menor, como en los casos de exploración sexual por un niño mayor que él, raras veces tiene efecto psicológico grave si los padres logran manejar el problema. Por el contrario, si quien comete el abuso es un adulto o hay empleo de la fuerza, las consecuencias psicológicas pueden ser graves y duraderas.

El niño tiende a estar bajo el efecto del trauma y sufre graves reacciones traumáticas, tienen la tendencia a exteriorizar su sexualidad como respuesta al abuso del que han sido víctimas. Experimentan una sensación de haber sido traicionados por la persona que los violó, tienden ha sentir que son impotentes y faltos de control. Se sienten estigmatizados por haber sido atacados

Pedofilia: Es una practica que consiste en obtener placer sexual mediante el contacto con niños. Los adultos que practican pedofilia experimentan fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños. Estas personas generalmente se ganan primero la confianza y la amistad de sus víctimas antes de iniciar cualquier actividad sexual. Esto significa que quienes violan a los niños o abusan sexualmente de ellos suelen ser personas conocidas y en quienes el niño confía.

c.- Acoso sexual en Adultos

Se denomina acoso sexual a las insinuaciones sexuales no deseadas, la petición de favores sexuales, el toqueteo no consentido de ciertas partes del cuerpo, los comentarios de contenido sexual y otras formas de conducta sexual coercitiva. El acoso sexual ocurre con mayor frecuencia en mujeres que en los hombres y generalmente se lleva a cabo en lugares como centros de estudio y trabajo.

  • Disfunción sexual

  • Se define como la incapacidad para tener una actividad sexual completa y placentera. Ocurre tanto en hombres como en mujeres y las causas son numerosas.

    Las disfunciones se clasifican de acuerdo con la fase del ciclo de respuesta sexual en la que ocurren: Deseo sexual, excitación sexual y orgasmo.

    • Disfunciones en el deseo sexual

    Disminución o ausencia de fantasías y deseos de actividad sexual en forma persistente. El juicio de deficiencia o ausencia debe ser efectuado por el clínico, teniendo en cuenta factores que afectan la actividad sexual como la edad, el sexo y el contexto de la vida del individuo.

    Hay dos tipos de disfunciones en el deseo sexual: el deseo sexual inhibido y el trastorno por aversión sexual

    a. Deseo sexual inhibido:

    Se refiere al bajo nivel de apetencia e interés sexual, que se manifiesta en la dificultad para iniciar o responder a la iniciativa de la actividad sexual en la pareja. Dicha condición puede ser primaria, en la cual la persona nunca ha sentido mucho interés o deseo sexual, o secundaria, en la cual la persona solía tener deseo sexual pero ya no lo tiene. Éste trastorno puede ser situacional con relación a la pareja: él o ella tiene interés hacia otras personas pero no hacia la pareja. También puede ser general: él o ella carece de interés sexual hacia cualquier persona.

    Causas más comunes:

    - Falta de intimidad emocional en la pareja, por problemas de comunicación, falta de afecto (no esta asociada a la continuidad en la relación sexual), pugnas y conflictos fuertes, falta de tiempo para que la pareja pueda estar a solas.

    - Experiencias sexuales traumáticas (violación, incesto o abuso sexual),

    - Educación sexual restringida o actitudes negativas hacia el sexo.

    - Enfermedades físicas y algunos medicamentos que produzcan fatiga, dolor o sensación de malestar general.

    - Condiciones psicológicas como depresión y estrés excesivo.

    - Insomnio o periodos inadecuados de sueño que ocasionen fatiga.

    Esta disfunción también puede estar asociada con otras disfunciones sexuales y algunas veces puede ser causada por éstas. Por ejemplo la mujer que no puede tener orgasmo o presenta dolor en el acto sexual o el hombre que tiene problemas de erección o eyaculación retardada, puede perder interés en el sexo por miedo al fracaso o una actividad sexual no placentera.

    b. Trastorno de aversión sexual:

    Se refiere a la evitación de cualquier actividad sexual con la pareja. Este trastorno provoca ansiedad, miedo o disgusto en relación con las situaciones sexuales. Se da ocasionalmente en hombres y con mucha frecuencia en mujeres.

    El trastorno de aversión sexual puede ser primario cuando se padece de toda la vida o secundario cuando es adquirido después de un periodo de funcionamiento normal. Además puede ser situacional cuando se produce con una pareja especifica y general cuando se produce con cualquier persona.

    La aversión sexual, en la mayoría de las situaciones, es consecuencia de un trauma emocional, que puede tener diversos orígenes: abuso físico o sexual durante la infancia o adolescencia, estrupto u otros traumas.

    • Disfunciones en la Excitación Sexual

    Estos trastornos aparecen cuando no hay suficiente excitación sexual y puede ocurrir en el hombre como en la mujer. Una persona sufre estos trastornos aún cuando hay una estimulación sexual adecuada y esta impide el placer sexual e incluso provoca molestias y dolor.

    Cuando existen estas dificultades hay una interrupción en el proceso físico de la excitación; se interrumpe el flujo de sangre que va hacia los genitales y también se inhibe la tensión muscular (como la erección en el hombre y la lubricación en la mujer).

    a.- Trastornos de la excitación sexual en la mujer

    También llamado frigidez. Es la ausencia de lubricación vaginal, pues no se llega a la excitación en condiciones normales, hay una excitación mínima.

    - El Vaginismo: Son contracciones involuntarias en las paredes de la vagina que la estrechan demasiado, impidiendo la penetración del pene no pudiendo producirse el coito.

    - La Dispareunia: En esta disfunción sexual, la mujer siente dolor durante el coito.

    Todas estas perturbaciones están asociadas con experiencias físicas de la excitación. La mayoría de las mujeres sufren de estos trastornos en alguna etapa de su vida, pero si estas persisten aún en condiciones favorables, se habla de una disfunción sexual, la que puede desaparecer normalmente con ayuda profesional.

    b.- Trastornos de la excitación en el hombre

    Es un estado en el que no se produce la excitación del varón en circunstancias normales y se reflejan directamente en la respuesta sexual.

    -Disfunción eréctil: También llamada impotencia. Es cuando a pesar de estar muy estimulado sexualmente, no se produce una erección suficiente para la penetración sexual.

    Este problema puede producirse en algún momento de la vida pero solo es considerado una disfunción sexual en los casos en que a pesar de un ambiente perfecto, siga la ausencia de placer sexual.

    Todos estos trastornos en la sexualidad, sea femenino o masculino comienzan por lo siguiente: la ansiedad, el miedo, la incapacidad para la atención o concentración, la fatiga, problemas en las relaciones, la depresión y el abuso de ciertas sustancias. Por esto las terapias sexuales se tratan en los consultorios.

    Hoy en día existen diversas técnicas para cada una de las disfunciones sexuales, por ejemplo, es posible enseñar a una pareja a prestar la mayor atención posible a sus sensaciones mientras tiene lugar el contacto sexual, con el fin de hacerlo una experiencia mas placentera.

    • Disfunciones del orgasmo

    Es un trastorno en el ciclo de la respuesta sexual, pues aunque haya una excitación y deseos suficientes para el coito, no se llega hasta el fin de éste (orgasmo).

    a.- Orgasmo femenino inhibido que es la ausencia persistente o la dilatación prolongada del orgasmo, a pesar de una estimulación y excitación suficientes.

    - Causas del orgasmo inhibido: ansiedad por alcanzar el orgasmo, dificultades en la relación de pareja, miedo a ser abandonada y depresión, que pueden haber sido causadas por algún hecho traumático anterior, aunque con frecuencia es consecuencia de la falta de una adecuada estimulación del clítoris. Este caso puede ser curado por medio de alguna terapia.

    b.- Eyaculación precoz. En el caso del hombre la eyaculación se produce incluso con un mínimo de estímulo sexual e incluso antes de dar lugar a la penetración; esto es la

    - Causas de la eyaculación precoz: falta de experiencia, ansiedad para tener un buen desempeño en el acto sexual, miedos diversos y malas experiencias de aprendizaje en el pasado.

    TRATAMIENTOS: Existen variados tratamientos para alargar el tiempo antes de la eyaculación.

    Técnicas de Presión : Consiste en que la misma persona o su pareja aprieta con cuidado pero firmemente el pene (justo debajo de su cabeza o en la base) para impedir el orgasmo inmediato. La presión hace que al apretar se retrasa la eyaculación si se realiza varias veces antes que tenga lugar el coito.

    C.- Eyaculación tardía: Es el caso en que el hombre raras veces consigue tener un orgasmo a pesar de tener una buena estimulación sexual, o bien, necesita de mucho tiempo de constante estimulación para que se produzca el orgasmo.

    Todas las disfunciones sexuales tienen algo en común, lo principal es que están relacionadas con la conducta sexual.

    Con frecuencia a las parejas les da vergüenza hablar del tema y sienten que son los únicos que padecen estor trastornos, también esta la falta de información con respecto a los tratamientos y donde se pueden tratar estas disfunciones, también la sociedad juega un papel muy importante de comunicación pues no se ve con buenos ojos que las personas hablen de esto y se les puede catalogar de enfermos psicológicos, además las expectativas sociales sobre el desempeño sexual del hombre y de la mujer son poco realistas y muy exigentes.

    Como buscar Ayuda: En primer lugar hay que buscar ayuda profesional siendo un médico lo más adecuado para analizar si el o la afectada pueda tener algún padecimiento físico que le impidan un buen desempeño sexual, y si así fuera, éste le recomendará la ayuda de un psicólogo especializado en terapia sexual.

    Tome en cuenta que antes de asesorarse directamente con un psicólogo debe asegurarse que éste tenga la formación adecuada y la acreditación para llevar a cavo la terapia sexual.