Transmisión del VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana)

Sistema inmunológico. SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida). Vías contagio. Comportamientos sexuales y riesgo

  • Enviado por: Victor Fernandez Granados
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

VIH
(Virus de la Inmunodeficiencia Humana)

Los virus han existido desde hace miles de años y hay diferentes clases de ellos. Algunos virus causan catarros (resfriados) y enfermedades como la influenza, otros causan enfermedades más serias como el SIDA, la hepatitis o el herpes. Un virus no puede vivir por si solo o él mismo propagarse; necesita células humanas para vivir y crecer. La mayoría de las personas suelen ser infectadas por algún tipo de virus, esto es parte de nuestra condición como seres humanos. Usualmente, nuestro sistema inmunológico es capaz de mantener los virus bajo control.

Las siglas VIH se refieren al Virus de Inmunodeficiencia Humana. El VIH infecta células del sistema inmunológico, éste se encarga de protegernos de infecciones y enfermedades. El VIH utiliza ciertas células de este sistema, llamadas T4, para crecer y reproducirse. Cuando esto ocurre, dichas células no pueden seguir funcionando, por lo que el cuerpo pierde una parte de su sistema inmunológico.

La prueba de sangre usada para averiguar si una persona es VIH positiva (VIH+), le deja saber al doctor si el cuerpo está produciendo anticuerpos contra el VIH. Los anticuerpos son producidos por el sistema inmunológico para combatir las infecciones. Si el cuerpo está creando anticuerpos contra el VIH, esto significa que está infectado con el virus. Una vez el resultado de la prueba es positivo, la persona seguirá siendo positiva al VIH.

Cada día, el VIH crea billones de copias nuevas de virus en el cuerpo. La reacción natural del cuerpo a una infección como esta es producir también una fuerte reacción. En respuesta a la infección del VIH, el sistema inmunológico de alguien que es VIH+ produce billones de células diariamente para combatir el VIH.

Sin embargo, el VIH aprovecha cada oportunidad para reproducirse más rápidamente de lo que el cuerpo puede tardar en atacarlo. Eventualmente, en la mayoría de la gente, el virus toma la delantera a menos que algún tratamiento lo detenga. Hasta el momento, existen diferentes tratamientos que pueden hacer que la infección se desarrolle más lentamente. También, sabemos que existen personas que son capaces de combatir el virus por un largo período de tiempo. Los doctores están de acuerdo en que la infección del VIH necesita ser tratada para evitar que la persona se enferme o se enferme más.

Con la infección del VIH, el sistema inmunológico puede irse debilitando lentamente o volverse demasiado activo. De cualquier manera, el VIH comienza un proceso que es muy difícil detener una vez empieza. Con un sistema inmunológico debilitado es más fácil desarrollar infecciones y cánceres. Puede ser que al principio el propio individuo no se dé cuenta de las señales. Se pueden realizar pruebas de sangre para ver como está funcionando un determinado sistema inmunológico. Estas pruebas pueden ser una señal para averiguar si hay tratamientos que usted necesita para ayudarle a evitar contraer infecciones que puedan enfermarle seriamente.

No se tiene SIDA tan pronto se infecta con el VIH. El progreso de la enfermedad toma tiempo, un promedio de 10 años. Ésta comienza con ser VIH+ sin tener síntomas de la enfermedad, a ser VIH+ con síntomas, hasta tener SIDA. SIDA quiere decir Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Inmunodeficiencia significa que el VIH ha deteriorado el sistema inmunológico. Un sistema inmunológico debilitado no puede protegernos de infecciones como uno saludable.

Muchos doctores usan el conteo de las células T4 para medir el estado en que se encuentra el sistema inmunológico. La cantidad normal de células T4 varía entre 500 y 1,600 células. En personas que el conteo de células llega a ser menor de 200, existe un mayor riesgo de desarrollar infecciones que pueden llegar a ser mortales. Si se tienen menos de 200 células T4, es conveniente comenzar a usar un tratamiento preventivo, también conocido como tratamiento profiláctico.

1.¿Qué significa la palabra S.I.D.A.?

Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida = SIDA

En principio, la palabra S.I.D.A. describe un conjunto de signos y de síntomas asociados a una respuesta inadecuada del sistema inmunitario. La reacción del organismo es insuficiente para combatir a los agentes oportunistas (microorganismos invasores y extraños) y de perdurar en el tiempo, puede ser letal.

No obstante, desde siempre hubo individuos que sobrevivieron a los terremotos, los incendios, los bombardeos, los holocaustos, a las grandes epidemias y a las enfermedades como el cáncer.

¿Porque debería ser diferente con el S.I.D.A.?

¿Quién tiene la verdad absoluta en este tema?, ¿Acaso existe una verdad absoluta?

2. ¿ Que significa ser portador del V.I.H. (virus de la inmunodeficiencia humana) o enfermo de S.I.D.A.?

A los “seropositivos” o “ portadores del VIH “ debemos diferenciarlos de los enfermos con S.I.D.A.

Los “portadores del VIH” son aquellos que presentan anticuerpos frente al VIH, detectados por los análisis de laboratorio. Es decir, individuos que en las pruebas de laboratorio - para VIH - dieron positivo, pero que no tiene ningún síntoma de enfermedad alguna. Son personas que albergan al VIH en el interior de su organismo y pueden llegar a contagiar.

En cambio, las personas enfermas de SIDA, si bien hospedan al V.I.H. en el interior de su organismo - y también pueden llegar a contagiar --, ya presentan determinados signos y síntomas asociados a la enfermedad SIDA, como por ejemplo: infecciones pulmonares, sarcoma de Kaposi o “el complejo asociado al S.I.D.A.” que incluye fatiga, fiebre, pérdida de peso, diarrea, sudor nocturno, ganglios palpables en el cuello, axilas, y/o ingle.

Estar infectado por el VIH no implica necesariamente estar enfermo de SIDA. De todos modos, el “portador del V.I.H.” debe prevenir (levantando y movilizando sus defensas físicas y psíquicas) la instalación de la enfermedad, es decir, que el virus se vaya multiplicando y destruyendo el sistema de defensa del organismo.

3. ¿Cómo se puede transmitir el V.I.H.?

Por vía sexual

  • Una persona “portadora del V.I.H.” o “enferma de SIDA” puede transmitir el virus por sangre, semen, o secreciones cervico-vaginales.

  • Las relaciones sexuales que ponen en contacto mucosas irritadas o llagadas con secreciones genitales contaminadas, son de riesgo. La transmisión no es posible si el V.I.H. no entra en el torrente sanguíneo.

Y además, debe haber una cantidad suficientemente importante en el líquido orgánico contaminante y exponerse reiteradamente al V.I.H. con conductas riesgosas, para que se produzca la infección por el VIH.

Por vía sanguínea

  • En el intercambio de elementos cortopunzantes que contengan sangre contaminada.

  • En caso de toxicómanos, por compartir jeringas y/o agujas contaminadas.

  • Y por transfusiones sanguíneas y/o hemoderivados (de sangre no analizada).

De la madre al hijo

Las madres portadoras del V.I..H. pueden transmitir a sus bebés antes de nacer, durante el parto y posiblemente por la lactancia. La leche materna podría pasar el virus al hijo.

Las evidencias científicas, indican hasta la actualidad que por saliva, sudor, orina y materia fecal no pueden contagiarse una “persona sana”, pero quienes tienen el V.I.H. deben cuidarse - más que otros - y no exponerse al VIH con conductas riesgosas que ocasionarían reinfecciones. Es importante llevar una vida equilibrada y armónica, que no agreda aun más las defensas naturales del organismo.

4. ¿Qué comportamientos podrían considerarse arriesgados y cuáles seguros?

Arriesgados

  • Contactos vaginales, anales y/u orales con alguien que no se conoce la historia sexual previa, y sin ninguna medida de protección.

  • Compartir agujas y/o jeringas contaminadas.

  • Usos y abusos de drogas.

  • Prostitución.

  • No usar preservativos en cualquier relación sexual ocasional.

Lo cierto es que cada uno debe tomar y asumir su decisión basándose en un juicio sensible que respete todos los derechos, los propios y los ajenos.

Seguros

  • Tener relaciones sexuales con una sola persona no infectada y mantener fidelidad en las prácticas sexuales.

O si decide, abstenerse de las relaciones sexuales.

  • Relación sexual con preservativo (de látex, pues está comprobado que sirve de barrera anti-virus). Deben utilizarse desde el inicio hasta el final de la relación sexual que se practique. Además el uso del preservativo previene otras enfermedades y controla los embarazos no deseados. Ésta medida va contra la naturaleza.

  • Utilizar agujas y jeringas desechables.

  • En caso de necesitar una transfusión de sangre, asegurarse de que la sangre haya sido chequeada y que no porte el V.I.H./S.I.D.A.

  • Si el individuo es “portador del V.I.H.” o “enfermo de SIDA”, no puede donar sangre, semen y órganos.

El SIDA y el sistema de inmunidad

El SIDA es una enfermedad del sistema de inmunidad. Por ahí comienza y debe tratarse con terapias que fortalezcan y restauren el sistema de inmunidad. La aparición al principio de la década de los 80 del SIDA descartó la creencia que muchos habían aceptado que el enemigo que eran las enfermedades contagiosas ya se había derrocado. Se sabe que los retrovirus, virus que pueden cambiar su constitución para evitar ser destruidos, (uno de los cuales es el virus del SIDA) causan cáncer en muchas especies animales. Un virus que se ha estudiado mucho es el de la leucemia felina (FeLV) que causa en los gatos cáncer de las células sanguíneas (leucemia) o supresión de inmunidad.

Los primeros casos del SIDA que se reportaron en los Estados Unidos eran entre los homosexuales y los que se inyectaban drogas por las venas. Pero la transmisión heterosexual del SIDA se notó primero en África y en países latinoamericanos, especialmente en el Caribe. Además de la transmisión por medio de contacto sexual o contacto con sangre infectada (transfusión o inyección de drogas), un tercer medio de transmisión del SIDA es de madre a hijo. El hecho es que es entre los niños, no los adultos, que más aumenta la incidencia del SIDA. La mayoría de dichos niños han adquirido el SIDA de sus madres durante el período prenatal (antes, durante o poco después del nacimiento).

El virus del SIDA ataca a varias clases de células del sistema de inmunidad y otros tejidos del cuerpo tales como: (1) T-células; (2) células sanguíneas del sistema monocito/macrófago; (3) B-células (4) células gliales del cerebro; y (5) células cromafinas del sistema gastrointestinal- duodeno, colon y recto-. Este ataque contra las células gastrointestinales podrá causar parte de la pérdida de peso y decaimiento general que se conocen en África como Enfermedad de Adelgazamiento.

Una manifestación principal que se ve en todas las víctimas del SIDA es una disminución en el número de T-células ayudantes. El virus del SIDA mata las T-células ayudantes por medio de la replicación del virus dentro de la célula infectada. Replicación de VIH y la muerte de las células aumentan cuando las T-células infectadas vienen a activarse (tomando parte en una reacción de inmunidad al VIH o a otras células infectadas con el virus). Así que el proceso mismo que debe derrotar al VIH -una reacción de inmunidad- tiene el efecto diabólico de aumentar la difusión del virus”. La disminución de las T-células ayudantes resulta en ciertas infecciones bacteriales (tuberculosis), como también enfermedades serias de virus, hongos y parásitos.

A diferencia de las T-células ayudantes, las células sanguíneas blancas (monocitos) infectadas con VIH sirven de una fuente de reserva para la infección persistente con VIH. En infecciones persistentes con VIH, los virus nuevos se producen sin que se maten las células sanguíneas blancas (monocitos). Estas células sanguíneas blancas también sirven de un vehículo por medio del cual el virus del SIDA penetra la barrera que protege al cerebro contra la entrada de sustancias ajenas para infectar al cerebro y al sistema nervioso central. Aunque las células sanguíneas blancas (macrófagos) de las víctimas del SIDA se reproducen normalmente, quedan debilitadas sus funciones de presentar antígenos y su interacción con T-células ayudantes.

Además del aumento de las enfermedades infecciosas, hay varios cánceres y complicaciones neurológicas que se asocian con la infección con el SIDA. En casos de infección con el SIDA, la mucha actividad de las B-células puede ocasionar linfomas en la etapa temprana del desarrollo de la enfermedad. El sarcoma de Kaposi que afecta la piel y los órganos internos, también se presenta pronto en los casos del SIDA. Las complicaciones neurológicas tempranas en casos del SIDA pueden incluir alteraciones de la memoria y del juicio. Más tarde puede presentarse un síndrome en el cual los individuos ni comunican ni andan bien.

El sistema de clasificación Walter Reed para el SIDA ha hecho más comprensible la progresión de esta enfermedad. Se observaron los pacientes del SIDA con cuidado y se los clasificaron, y se observó que después de tres años, los que avanzaron a la etapa 6 o murieron eran: 10% de los de la etapa 2, 29% de los de la etapa 3, 71% de los de la etapa 4, y 100% de los de la etapa 5.

“Estos resultados sirven para enfatizar la triste realidad de que . . . la mayoría (y tal vez todas) las personas que se infectan con VIH con el tiempo progresan a la etapa final y mueren prematuramente.”

¿Por qué progresa tan lentamente la enfermedad? Una teoría es que el sistema activo de inmunidad sirve a frenar el SIDA. Dicha teoría es apoyada por la observación de que poco después de la invasión de VIH el cuerpo produce un ataque de inmunidad que involucra tanto el componente humoral como el celular del sistema de inmunidad. También se cree que el sistema de inmunidad limita la multiplicación durante un largo tiempo, pero que el virus poco a poco va ganando. Más tarde, la disminución del número de T-células ayudantes viene a ser tanto que el sistema de inmunidad ya no puede funcionar con suficiente efectividad para frenar el virus del SIDA. Con el tiempo, aumenta poco a poco la cantidad de VIH en la sangre. Mientras progresan las sucesivas etapas del SIDA, más y más del virus del SIDA es aislado de la sangre. Por tanto, cuanto más tiempo están infectados los individuos con VIH, más virus se producen y más infecciosa viene a ser la persona.

En general, el proceso de infección con VIH se puede separar en tres etapas básicas: (1) la etapa temprana, o aguda, que dura algunas semanas; (2) la etapa media o crónica, que sigue durante años; y (3) la etapa final, o crítica, que dura meses o años, que se conoce como el complejo relacionado con el SIDA, o el SIDA. Casi todos los pacientes en todas las categorías del SIDA tienen VIH circulando en su sangre, que puede ser aislado por métodos actuales de cultivación de virus.

Es natural que se sugiera que como el SIDA es una deficiencia de inmunidad, (secundaria a la infección con VIH), los potentes estimuladores naturales del sistema de inmunidad podrán producir un aumento en la reacción de inmunidad para prevenir tanto el desarrollo como la progresión de la enfermedad. Por ejemplo, algunos de los que han sobrevivido más tiempo con el SIDA dan crédito al ejercicio -un estimulador de inmunidad- como un factor en la prolongación de sus vidas.