Transformación educativa en Argentina y la Ley Federal de Educación

Reforma en la enseñanza primaria. Estructura y niveles educativos. Cambio curricular e institucional. Legislación del sistema educativo

  • Enviado por: Sole
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en Gestión de PYMES
Instituto Americano
Capacitar al alumno para, una vez finalizado el curso, esté en condiciones de:
Solicita InformaciÓn

Ganar más que un sueldo
ADI
Aprende las herramientas necesarias para dedicarte a la profesión que amas, convirtiéndote en empresario. ¿Cuánto...
Solicita InformaciÓn

publicidad

www.monografias.com

La transformación educativa en Argentina y la Ley Federal de Educacion.

UN poco de historia

En 1884, se aprobó la Ley 1420 que regía la enseñanza primaria. Tenía como misión fundamental formar a los ciudadanos para lograr una integración de la heterogénea población del territorio nacional, formando un estado moderno; ciudadanos orgullosos de la Gran Nación Argentina. Y en buena medida se cumplió.

En nuestra escuela de ayer parece que sus actores representaban sus papeles con convicción. Sus aspectos negativos, como el “certificado de pobre”o el uso del puntero, parecen entrar en un sistema que se autorregula y encuentra sus propias explicaciones y correcciones. La pobreza era vivida como natural por una parte y como superable por otra; superable, en buena medida, a partir de las expectativas verosímiles de futuro que ofrecía la propia escuela.

Sin embargo, los argentinos no teníamos ninguna posibilidad de garantizar una elevada e igualitaria calidad en la educacióm. Cada Provincia tenía su propia oferta educativa de diferente calidad entre las mismas y aún de diferente calidad dentro de las mismas, según las poblaciones que las recibían, existiendo, por lo tanto, manifiesta inequidad en el servicio.

Hacia una transformación necesaria.

Como estamos ante un orden mundial competitivo basado en el conocimiento, la mayoría de los sistemas educativos en América Latina han iniciado procesos de reformas y transformaciones con el fin de mejorar la competitividad y asegurar una ventaja nacional.

En nuestro país, puede afirmarse que la educación no responde a los tiempos actuales. Las realidades nacional, regional y mundial han cambiado y, con ellas, también las necesidades de la educación.

Hablar de la Transformación Educativa se refiere a cambios profundos en los modelos pedagógicos, organizacionales y administrativos en el sistema educativo; se trata de no repetir estrategias políticas que han producido innumerables “reformas”, pero no transformaciones superadoras.

Entre 1985 y 1988, la realización del Congreso Pedagógico Argentino, sentó las bases para transformar la educación argentina.

Las conclusiones del Congreso Pedagógico se sumaron a otros hechos como la constitución del Consejo Federal de Cultura y Educación, la redifinición de las funciones de Ministerio de Cultura y Educación de la Nación y el proceso de desentralización y transferencia de los servicios educativos a las distintas jurisdicciones provinciales y a la M.C.B.A..

Todo esto abrió el camino para la sanción de la Ley Federal de Educación en 1993, que lleva el número 24.195.

Es la primera vez que en el país se cuenta con un instrumento normativo que abarca todos los niveles y modalidades del sistema educativo, con aplicación en todo el territorio y que introduce profundas modificaciones.

Transformación educativa.

El cambio en acción.

Los aspectos centrales de la transformación del sistema educativo son los siguientes:

a) Gobierno del sistema educativo.

b) Estructura y niveles de la enseñanza.

c) Transformación curricular.

d) Transformación institucional.

Gobierno del sistema educativo.

El papel tradicional del Estado era el sostenimiento de la educación. Su tarea consistía en la administración y el gobierno de los establecimientos, el cambio de los contenidos, las normas y las prácticas.

A partir de la Transformación Educativa, el Ministerio de Cultura y Educación de la Nación se ha convertido en un Ministerio “sin escuelas” . En este nuevo orden de cosas, le compete “… asegurar el cumplimiento de los principios y objetivos establecidos en esta ley, teniendo en cuenta los criterios de:

  • Unidad Nacional.

  • Democratización.

  • Descentralización y Federalización.

  • Participación.

  • Equidad.

  • Intersectorialidad.

  • Articulación.

  • Transformación e Innovación “ ( L. F. E., Título X, Art. 51).

Los deberes que corresponden al Ministerio de Cultura y Educación de la Nación, se podrían agrupar de la siguiente forma:

  • Acciones coordinadas que favorezcan la circulación de alumnos por las diferentes jurisdicciones con la correspondiente acreditación y equivalencia de estudios cursados.

  • Contribución a la calidad con equidad que el sistema debe mantener a pesar de la heterogeneidad que caracteriza al país.

  • Diferentes aspectos técnicos como planeamiento, asistencia y cooperación técnica, como así también acciones de apoyo para la capacitación, actualización y perfeccionamiento docente. ( L. F. E., Título X, Cap.I, Art. 53).

  • El nuevo rol del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación es promover la generación de acuerdos de largo plazo entre el Estado Nacional, los Estados Provinciales y la Sociedad, en torno a los aspectos prioritarios del quehacer educativo.

    A las Jurisdicciones y a la M. C. B. A. les corresponde la elaboración de sus propios Diseños Curriculares, la planificación, organización y administración del sistema educativo en su territorio. El conjunto de atribuciones de las Jurisdicciones se puede leer en el Título X, Cap.III, Art. 59 de la L. f. E..

    El Consejo Federal de Cultura y Educación ( CFCyE) fue creado en 1972 y constituye el ámbito de coordinación y concertación del Sistema Educativo Nacional.

    Está presidido por el responsible de la cartera educativa nacional, los responsables de la conducción educativa de todas las provincias y un representante del Consejo Interuniversitarrio de Rectores.

    Su misión es la de:

    • unificar criterios entre todas las Jurisdicciones y cooperar en la consolidación de la unidad nacional;

    • garantizar el derecho constitucional de enseñar y aprender en forma igualitaria y equitativa;

    • concertar los lineamientos de la política educativa nacional, los CBC, los Diseños curriculares, las modalidades y formas de evaluación;

    • acordar los contenidos básicos de la formación docente y las acreditaciones necesarias para su desempeño, organizar el intercambio de funcionarios, especialistas y docentes, y promover y difundir las experiencias renovadoras, etc..( LFE, Título X, Cap. II, Art. 54 al 58 ).

    Al Ministerio Nacional le compete organizar en el ámbito del Consejo Federal una red de formación, perfeccionamiento y actualización del personal del sistema educativo: la Red Federal se define como un sistema articulado de instituciones que asegura la circulación de la información, para concretar las políticas nacionales de formación docente contínua acordadas en el ámbito del CFCyE; la finalidad de la Red será ofrecer un marco organizativo para el desarrollo de un plan federal de formación docente contínua. Su función será asegurar la articulación e integración de las acciones de formación de grado, perfeccionamiento y actualización del personal docente y no docente del SEN y la circulación de información científica, tecnológica y cultural.

    Dicha Red, está integrada por los organismos designados por las Jurisdicciones, Institutos de Formación Docente, Universidades, Centros especializados y los gremios.

    Las nuevas funciones de la Nación, de las Provincias y del CFCyE, modifican sustancialmente el escenario en materia de competencias y atribuciones en educación y plantean un doble, simultáneo y muy importante desafío: el de la construcción del Federalismo Educativo y el de la consolidación de la unidad de integración del SEN..

    Estructura y Niveles de enseñanza.

    La Ley 1420 establecía una escolaridad obligatoria de siete años, que ya hace mucho que ha dejado de ser suficiente.

    La ampliación del período de obligatoriedad que establece la Ley 24.195 puede juzgarse desde un punto de vista cuantitativo, pues es el resultado de que hoy en día se necesita que el conjunto de la población reciba más educación que lo que era requerido a fines del siglo pasado.

    La LFE, fija una nueva estructura académica de la educación argentina:

    “La estructura del Sistema Educativo, que será implementada en forma gradual y progresiva, estará integrada por:

  • Educación inicial, constituída por el Jardín de Infantes para niños/as de 3 a 5 años de edad, siendo obligatorio el último año. Las Provincias y la MCBA establecerán, cuando sea necesario, servicios de Jardín Maternal para niños/as de 3 años y prestarán apoyo a las Instituciones de la Comunidad para que estas les brinden ayuda a las familias que lo requieran.

  • Educación General Básica, obligatoria, de 9 años de duración a partir de los 6 años de edad, entendida como unidad pedagógica integral y organizada en ciclos, según lo establecido en el art. 15.

  • Educación Polimodal, después del cumplimiento de la Educación General Básica, impartida por instituciones específicas de 3 años de duración como mínimo.

  • Educación Superior, Profesional y Académica de Grado, luego de cumplida la Educación Polimodal, su duración será determinada por las Instituciones Universitarias y no Universitarias, según corresponda. ( Título III, Cap. I, Art. 10).

  • La XIV Asamblea Extraordinaria del CFCyE en la Resolución 26/93 aprobó la caracterización de los Niveles del SEN. Los fundamentos para cada uno de los 4 niveles son los siguientes:

    las necesidades educativas se diferencian en cuatro grandes campos:

    • la prevención y educación temprana y la asistencia adecuada, que garanticen la calidad de los resultados en todas las etapas de aprendizaje.

    • La adquisición de competencias básicas, la apropiación de conocimientos elementales y comunes, imprescindibles para toda la población.

    • El dominio de conocimientos y capacidades intermedias, deseables para toda la población, según las diversas realidades y según cada opción.

    • El logro de alta capacitación y competencias diferenciales y opcionales, para distintos grupos de población.

    Desde un punto de vista cualitativo, se destaca la concepción educativa que sustenta cada uno de los niveles de enseñanza, con respecto a su antecesor y al que lo continúa.

    Nivel Inicial

    La principal finalidad de este nivel es garantizar el desarrollo integral de los alumnos, asegurar la cobertura universal a partir de los 5 años, impulsar la expansión de la matrícula especialmente en las zonas rurales y suburbanas, y abrir vías efectivas para ampliar la prestación de servicios nutricionales y de salud. La educación inicial constituye una clara apuesta a la mejora de la calidad del sistema educativo y a una auténtica igualdad de posibilidades. Es un medio efectivo para favorecer el éxito escolar en la EGB, refuerza valores y actitudes que facilitan la integración social, y mejora la educabilidad de los futuros estudiantes.

    La obligatoriedad del último año tiene por objeto brindar igualdad de oportunidades y posibilidades de ingreso a la EGB a todos los niños.

    El último año del nivel se caracteriza por la preparación para el proceso alfabetizador en un marco de socialización institucional que apoye y complemente la experiencia vivida por el niño en la familia; que amplíe y desarrolle las competencias que trae al incorporarse a la escuela; y que ofrezca una iniciación sistemática en los aprendizajes instrumentales para el abordaje de los procesos curriculares de la EGB.

    Tanto el Jardín Maternal como el Jardín de Infantes estarán a cargo de personal docente especializado.

    .Educación General Básica.

    Las principales finalidades de este nivel obligatorio son:

    • Universalizar la cobertura de la educación general básica atendiendo distintas demandas de la sociedad: políticas, científico-tecnológicas, económicas y sociales.

    • Producir la homogeinización de los objetivos y de los resultados a partir de la heterogeneidad de los puntos de partida. Toda la población debe estar capacitada para manejar las competencias básicas, conocimientos, destrezas, actitudes, necesarios para un buen desempeño en la sociedad. Los alumnos de los sectores más carenciados deben tener acceso a resultados similares al resto de la población. Por ello, este nivel actúa como mecanismo compensador de las desigualdades de origen económico-social.

    • Constituir un modelo global que permita retener a los alumnos la mayor cantidad de tiempo posible, ofreciendo una formación básica y común en un tramo de extensión de la obligatoriedad hasta los 14 años de edad como mínimo.

    Los ciclos de la EGB.

    Argumentaciones de carácter político, organizativo y administrativo, y consideraciones socio-educativas, psicoevolutivas y pedagógicas, señalan la conveniencia de adoptar una organización de nivel en tres ciclos, cada uno de tres años de duración:

    Primer ciclo ( 6/8 años) .

    Segundo ciclo ( 9/11 años).

    Tercer ciclo ( 12/14 años).

    Los docentes de la EGB tendrán una formación básica que los acredite para este nivel de enseñanza, y podrán optar, en la formación de grado, por una especialización que lo habilite para cada ciclo o bien para determinadas áreas del currículo.

    Educación Polimodal.

    La educación polimodal da respuesta a múltiples demandas sociales:

    • La presión social y académica por el acceso a los estudios superiores.

    • Las demandas de preparación para la vida laboral.

    • La incorporación de los avances científicos y tecnológicos.

    • La necesidad de desarrollar competencias y capacidades que preparen para la transición a la vida adulta, para la participación cívica responsable y autónoma, dentro de un marco explícito de valores morales y sociales.

    La articulación con el mundo del trabajo no implica necesariamente un adiestramiento altamente específico para un determinado empleo. Esto es apropiado para no impulsar al estudiante a una definición vocacional temprana, y para prepararlo para un mercado de trabajo cambiante que requiere polivalencia en los trabajadores y versatilidad para múltiples empleos.

    La educación polimodal estará compuesta por:

    - Formación general de fundamento: es un “tronco común”articulador que sirve de fundamen-

    to a los estudios superiores o el trabajo.

    - Formación orientada: Dirigida al estudio de determinadas áreas de conocimiento y del que-

    hacer.

    Existirán cuatro orientaciones, subdivididas en distintas ramas, con especializaciones y sus correspondientes salidas laborales. Las orientaciones serán:

    • Ciencias Naturales, Salud y Ambiente,

    • Humanidades y Ciencias Sociales.

    • Economía y Gestión de organizaciones.

    • Artes, Diseño y Comunicación.

    • Producción de Bienes y Servicios.

    Estas orientaciones no operan como especializaciones para puestos de trabajo, sino como desarrollo de capacidades para actuar en amplios campos de la vida laboral.

    Se propone una organización curricular a partir de grandes núcleos o campos de orientación más centrados en procesos que en destinos ocupacionales específicos.

    Los docentes para la educación polimodal podrán optar en su formación académica, por un área del tronco común, o por una disciplina o competencias específicas de una modalidad determinada. Podrá realizarse la capacitación pedagógica de profesionales y técnicos de nivel superior universitario para ejercer la docencia en las distintas modalidades de la educación polimodal.

    Educaión superior.

    Profesional y académica de grado, cuya duración será determinada por las instituciones universitarias y no universitarias, según corresponda.

    Educación cuaternaria.

    La Ley Federal señala que el Sistema educativo también comprende otros regímenes especiales que tienen por finalidad atender las necesidades que no pudieran ser satisfechas por las estructuras básicas, tales como Educación Especial, Educación de Adultos y Educación Artística.

    Transformación Curricular.

    La escuela clásica tenía como compromiso que los chicos adquirieran “saberes”, el centro de su interés estaba en el conocimiento académico; la escuela de la Ley 24.195 tiene como compromiso que los niños adquieran “competencias, es decir, conocimientos en acción.

    Desde fines de 1993 se trabajó para tener nuevos contenidos en todos los niveles educativos.

    Antes cada Provincia decidía por su cuenta qué se iba a enseñar en sus escuelas, y la Nación hacía lo mismo para las que dependían de ella. Resultado: diferencias notables entre Provincias.

    Ahora se tiene conciencia de que hay ciertas cosas básicas que deben ser iguales para todos, es decir, que debe haber un marco común.

    Se decidió dar participación a todos los involucrados, se discutió bastante y llevó su tiempo. Finalmente se aprobó la metodología referida al nivel nacional de concreción del currículo, o sea, a cómo hay que hacer para tener CBC. Su elaboración estuvo a cargo del Ministerio de Cultura y Educación ( orden nacional).

    Hubo tres circuitos de trabajo:

    • el circuito técnico, que diseñó los “borradores para la discución”;

    • el circuito federal, constituído por las Provincias, que recibió esos borradores para su discución, aportes, etc.;

    • el circuito nacional, conformado por instituciones, actores y organismos nacionales, que recibió la segunda versión de los borradores ya corregidos en el circuita federal.

    Al terminarse los tres circuitos se tuvo la “versión preliminar”que se puso a consideración en CFCyE para su aprobación.

    En el proceso de armado de los CBC el circuito técnico se llamó “divergencia necesaria” e incluyó:

  • la recopilación de los diseños curriculares, planes y programas de todas las Provincias, para tener una base de partida;

  • se solicitaron bloques de contenidos a especialistas para recoger sugerencias derivadas de avances académicos e investigaciones;

  • contratación de trabajos a académicos de diferentes disciplinas que señalaron contenidos que formen parte de los CBC;

  • consulta a la sociedad para conocer los reclamos de la comunidad;

  • reunión de trabajo con docentes de todo el país para contrastar los primeros materiales producidos.

  • Este trabajo se llevó a cabo durante todo 1994 y se terminó con la aprobación de los CBC en el Consejo Federal. Siguió durante 1995 para el polimodal y la formación docente.

    Cada una de las Provincias para elaborar sus diseños curriculares tomaron como base común la Constitución Nacional, la Ley Federal de Educación y los CBC.

    Los equipos provinciales armaron sus planes de trabajo produciendo distintos materiales.

    Los nuevos contenidos serán incorporados progresivamente en las escuelas, para eso se necesitará reorganizar el trabajo institucional para lograr más autonomía.

    Cada escuela deberá “cerrar” el currículo a través de su Proyecto Institucional, es decir, deberá tomar lo establecido obligatoriamente en los CBC pero también respetar lo que defina el Diseño Curricular de la Provincia donde esté.

    A partir de ésto lo que agregue, o la forma en que interprete lo anterior, será su propio modo de ordenar el Proyecto Institucional.

    Este proyecto es el resultado de una serie de variables, como los contenidos curriculares, la realidad económica del lugar, las posibilidades de participación de la comunidad, el modelo de gestión elegido y, a nivel de aula, las estrategias y metodologías que se decide aplicar.

    Parte del rol profesional es la selección del material de trabajo. El docente lo hace con cuidado y exigencia.

    Pero en un proyecto como el que hemos planteado no deberá hacerlo en forma aislada sino que tendrá que consensuar su elección con los demás docentes, analizando las estrategias más adecuadas para el trabajo en la institución y recién entonces optar.

    Una escuela que tiene claro su Proyecto Institucional, deberá llegar también en el área de las estrategias de aula a esos acuerdos.

    La necesidad del proceso de transformación curricular es doble: por un lado, adecuar los factores pedagógicos ( contenidos, propuestas, metodologías, definiciones de roles, etc.) en sus dimensiones cuantitativas y cualitativas a las demandas de la sociedad actual y a los desafíos que presenta el siglo XXI ; y por el otro se trata de que la adecuación en cada una de la Provincias y en la MCBA se realice con criterios compatibles entre todas ellas. La necesidad de compatibilidad reside en cuestiones como asegurar que el libre tránsito de los ciudadanos por el territorio nacional cuente con la seguridad de que en todas las escuelasd del país se ofrezca una educación con características comunes y de igual calidad.

    La Transformación Curricular considera tres niveles de concreción:

    Nivel Nacional

    Este nivel se elabora recogiendo necesidades, experiencias y aportes de las diferentes Jurisdicciones, e integrando demandas y perspectivas de los distintos sectores de la sociedad.

    Es el nivel que corresponde a los Contenidos Básicos Comunes.

    Uno de los ejes de los mismos será la identificación de contenidos socialmente significativos. Sus implicancias pedagógico-didácticas son:

    • En primer lugar la revalorización de la escuela como institución, que tiene la función específica de distribuir en forma equitativa los saberes relevantes para desenvolverse socialmente. Es decir, que las variables que intervienen en el acto pedagógico: docente, alumno, institución, etc., deben ser puestas en función del elemento “conocimiento' considerado como central.

    • En segundo lugar se parte de una “visión ampliada” de lo que se entiende por contenido educativo, que considera tres categorías:

    Contenidos conceptuales: se refieren al conjunto de informaciones que caracterizan a una disciplina o campo del saber.

    Contenidos procedimentales: es el conjunto de acciones ordenadas, orientadas a la consecusión de una meta. Indican la forma de construir/ reconstruir el conocimiento tanto a nivel individual, como a nivel de las disciplinas científicas.

    Contenidos actitudinales: responden al aspecto valorativo del conocimiento, al compromiso personal y social que implica el saber. Toman la forma de valores, normas y actitudes.

    Los CBC son:

    • Un instrumento para la transformación educativa.

    • La base a partir de la cual las distintas Jurisdicciones realizarán su diseño curricular y sobre la que las distintas escuelas elaborarán sus Proyectos Institucionales en el marco de los diseños curriculares jurisdiccionales.

    • Son el conjunto de saberes relevantes que integran el proceso de enseñanza en todo el país.

    No son:

    • Un Diseño curricular, porque estos constituyen una instancia que corresponde a las Provincias y a la MCBA.

    • Proyectos Institucionales, porque éstos serán elaborados por cada una de las escuelas.

    • Programas o planes de estudio, porque no indican secuencias de enseñanza de los contenidos, ni unidades temáticas ni distribución de los contenidos.

    Nivel Jurisdiccional.

    Es el nivel que corresponde a los Diseños Curriculares Provinciales.

    Respecto a los tradicionales lineamientos curriculares, las diferencias no se notan tanto en el documento en sí, sino en el proceso previo que llevó a los nuevos documentos.

    Las grandes diferencias aparecen entonces en la lógica de su elaboración y en la concepción de lo que se entiende por desarrollo permanente del currículo. La primera es que por primera vez se trata de un proceso global y simultáneo en todo el país.

    Otra diferencia: la concepción de los contenidos en si mismos y su diferenciación en actitudinales, procedimentales y conceptuales, y el hecho de que la meta final es formular contenidos destinados a generar competencias.

    Los lineamientos curriculares implican contextualizar las orientaciones y criterios para garantizar que en todo Diseño Curricular Jurisdiccional estén presentes los CBC, y que los criterios acordados sean tomados en cuenta.

    Los contenidos regionales serán recuperados e integrados con los CBC y los diseños que se elaboren conllevarán la flexibilidad que el currículo de cada establecimiento requiera para responder tanto a su pertinencia nacional y regional como a su identidad institucional.

    Las Provincias y la MCBA compartirán una concepción de Diseño Curricular.

    El Diseño Curricular es la explicitación fundamentada de un proyecto educativo en los aspectos más vinculados a los contenidos y procesos de enseñanza y aprendizaje.

    Su función es establecer las normas básicas para la especificación, evaluación y

    mejoramiento de los contenidos y procesos de enseñanza y aprendizaje, y servir como código común para la comunicación entre los distintos protagonistas del quehacer educativo.

    Nivel Institucional

    Este tercer nivel de concreción implica la formulación de un Proyecto Educativa Institucional

    ( PEI ) que garantice y enriquezca lo establecido en el primero y en el segundo nivel, que impulse su evaluación y revisión permanente.

    Transformación Institucional

    La tradición educativa era fuertemente centralista, se caracterizaba por una estructura de supervisión y control en la cual las directivas emanaban del Ministerio Nacional y debían ser cumplidas por cada una de las Instituciones, con bajo nivel de participación en la toma de decisiones.

    Esta estructura comienza a cambiar con la trasferencia de servicios y se perfecciona en los Diseños Curriculares y en el caso de la Provincia de Bs. As., con la nueva Ley de Educación Provincial que descentraliza a nivel distrital gran parte de la administración del sistema.

    Las instituciones educativas asumen la resposabilidad de elaborar su Proyecto Curricular. Este otorga mayor protagonismo a los docentes, que son los diseñadores de las prácticas pedagógicas que llevan a cabo en el aula, y en definitiva quienes tienen la capacidad de poner en acto el currículo. Con esta estrategia se pretende jerarquizar el trabajo docente y responder a las demandas de cada comunidad.

    Se incluyen cambios en la organización y en la gestión a tres niveles: aula, institución escolar y supervisión, Porque si bien es cierto que el proceso de enseñanza-aprendizaje ocurre en el aula, ésta se halla dentro de una escuela y condicionada por las orientaciones del Supervisor.

    La organización y la gestión son aspectos complementarios, pero no son lo mismo.

    El campo de la organización se refiere a cómo se estructura la institución, cómo es la planta funcional, que responsabilidades tiene cada uno dentro de ella, cómo se distribuye el tiempo, etc..

    El campo de la gestión es el de la “gerencia”, es decir, aquel que se ocupa de poner en práctica y resguardar el cumplimiento de los mecanismos necesarios para lograr los objetivos de la institución.

    La gestión clásica de nuestras escuelas tiene un estilo muy personalista y poco profesional, no por culpa de los directivos o supervisores, sino porque cuando se llega a ese cargo se trabaja como se puede, sin herramientas profesionales para ejercerlo. Esto no significa que no sea eficiente, pues si lo es, es a costa de un trabajo personal por parte de directivos y supervisores.

    La organización es lo que más tiene que cambiar, pues un nuevo estilo de gestión no dará los resultados que se esperan si no se cambia la organización. Actualmente la manera de dar clase y de organizar las escuelas puede mejorar cuantitativamente las cosas, pero no permitirá que los alumnos sean ciudadanos competentes el día de mañana, porque si una competencia es un “saber hacer” y no entrenamos a los alumnos para que “hagan” cosas sistemáticamente, no estamos ofreciendo oportunidades adecuadas para que se construyan los aprendizajes pertinentes.

    El aula tradicional es un modelo organizativo que no responde a las necesidades de hoy. Las aulas tendrían que organizarse respetando el proceso de aprendizaje que surge y se facilita por el intercambio entre el sujeto y su entorno. Se aprende mejor y más en grupos interactivos.

    En la escuela, lo más importante es cambiar la manera de organizar los tiempos y los espacios; es decir se debe organizar la tarea de manera de poder trabajar en equipo. Pero ésto no se puede llevar adelante sin personal directivo convencido y comprometido con la transformación, pues tendrán que conducir la gestión de ésta junto con su equipo docente.

    El nuevo estilo de gestión directiva se basa en dos instrumentos: el Proyecto Educativo Institucional y la gestión por resultado.

    También la supervisión debe ser en equipo.

    El trabajo de los Supervisores consistirá básicamente en monitorear las escuelas, es decir, seguir el proceso de cumplimiento del PEI. Su trabajo será más de facilitadores que de controladores.

    BIBLIOGRAFIA

    • Documento LEY FEDERAL DE EDUCACIÓN Nº 24.195

    • ¿Ley dónde estás ?… Estoy capacitando al Maestro.

    • Modulo 0

    • Información de internet :

    www.mcye.gov.ar/leyicont.html

    www.mcye.gov.ar/cbc.html

    www.mcye.gov.ar/cbc2.html

    www.mcye.gov.ar/00/ley/fordoc.txt%09%09%2b

    • Información de la Cátedra Revistas ZONA EDUCATIVA Capítulos 4 y 5

    ARTÏCULOS:

    Escuela Hoy: Hacia una cultura del cuidado ( Rolando Martiña )

    Calidad de la Educación: Discurso elitista o demanda democratizadora

    ( Daniel Filmus )

    • Propuestas del Congreso Pedagógico ( febrero/marzo 1988)

    Trabajo realizado por: