Tragedia griega

Literatura clásica antigua. Teatro clásico de Grecia. Esquilo. Sófocles. Eurípides. Poetas trágicos griegos

  • Enviado por: El Santo
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Introducción

-La situación trágica

Para que toda tragedia sea considerada como tal debe poseer ciertos rasgos característicos, entre ellos está el hecho trágico, el cual representa el conflicto de la obra. Albin Lesky, en su libro “La tragedia griega”, denominó este hecho como la situación trágica. Nuestro estudio entonces estará girando siempre en torno a esta idea, que será analizada tomando a tres de los grandes exponentes de este arte.

Las obras seleccionadas para el análisis son: Prometeo Encadenado, Edipo Rey e Hipólito, las que pertenecen respectivamente a Esquilo, Sófocles y Eurípides. Tres autores que exponiendo tres temas distintos, ocupan elementos que los hacen acercarse unos a otros, rompiendo toda barrera temporal que los separe; diferenciándose en cómo ocupan estos elementos. La situación trágica está siempre presente, reflejada en cada una de estas obras, siempre dándosenos a conocer con la sutileza que cada uno de los autores le da a su creación, lo que en el fondo las hace únicas e innegablemente importantes.

Antes de seguir encaminándonos en este análisis es necesario conocer ciertos conceptos referidos a la tragedia, sin referirnos a su origen, ya que concierne a otra investigación referida a la expresión del contenido, a la representación misma, es decir, enfocada más en su origen de rito y no al contenido de la expresión que estaría más cercano a lo que aquí se plantea estudiar.

Una vez clara esta situación voy a hacer referencia a ciertas concepciones básicas de lo que podríamos entender por tragedia.

Aristóteles en “El Arte Poética”1 la define como:

  • La representación de una acción memorable y perfecta de magnitud competente, recitando cada una de las partes por sí separadamente, y que no por modo de narración, sino moviendo a compasión y terror, dispone a la moderación de estas pasiones.

  • La tragedia como la imitación no de personas, sino de acciones y de la vida

Goethe, en una conversación con el canciller Von Müller dijo:

  • Todo lo trágico se basa en el contraste que no permite salida alguna. Tan pronto como la salida aparece o se hace posible, lo trágico se esfuma.2

______________________________________________________________________

1 Aristóteles, El Arte Poética, Pág., 39

2 Lesky Albin, La Tragedia Griega, Pág., 24

Albin Lesky se refiere a ella como:

  • la auténtica tragedia se halla siempre ligada a un desarrollo de intenso dinamismo. La mera descripción de una situación de desgracia, miseria y abyección puede conmovernos profundamente y apelar vivamente a nuestra conciencia.

De estas ideas forjaremos nuestro concepto de tragedia, ya que la primera no nos basta, sin desmerecerla, pues peca por no mencionar un elemento característico de la tragedia: la falta de salida al problema. La presión que la situación ejerce sobre el afectado, es un factor crucial para el desarrollo del drama, y sin él no se podría constituirse como tragedia, como nos dice Goethe, “lo trágico se esfuma”.

Entonces lo que nos queda por contestar es: ¿qué es la situación trágica?, para ello nuevamente me apoyo en Lesky, quien habla de la situación trágica como las fuerzas opuestas que se levantan unas contra otras. Es aquí donde el ser humano no logra dar salida a su conflicto, observa inmóvil como su vida sigue, sin poder dar pie atrás, avanzando hacia un camino de destrucción. El héroe se cuestiona y se atormenta, desesperado trata de dar salida a su conflicto, pero sólo logra experimentar dolorosamente el peso de la responsabilidad de su culpa, basta únicamente aceptar su posición.

El conflicto trágico se enlaza directamente con la situación trágica, se presenta como la forma más precisa de mostrar a las fuerza en pugna, las cuales sólo arrastran a la destrucción a quien le toca vivirla. Por ejemplo, en la relación hombre-destino, el héroe trata de sobrellevar los presagios que se le hacen, pero es inevitable, es una lucha desmedida contra un elemento que es más fuerte que él, el destino se presenta como irrevocable.

Los elementos que se estudiarán en las obras ya están especificados, tanto lo que comprenderemos como tragedia, como la situación trágica.

desarrollo

La primera obra que tomaremos para el análisis es Edipo Rey, considerada la tragedia por excelencia, nos presenta a un Edipo quien después de poder descifrar el acertijo de la esfinge y de liberar al pueblo de Tebas, se convierte en el rey, ya que el antiguo soberano ha caído muerto asesinado por un vándalo desconocido, contrayendo matrimonio con Yocasta, ex-esposa de layo, el anterior rey de Tebas.

Hasta aquí todo parece perfecto, pero una peste caía sobre la ciudad, entonces Edipo envía a su cuñado Creonte al templo de Apolo Pítico, para que diera la respuesta de cómo hallar solución a la dificultad que atravesaban. Al regreso de éste, informa a Edipo que muy pronto se acabarán todos los males, basta con expulsar del país a la impureza, que, según dice, esta inserto en él y no deja que prospere, es decir, lo que debe hacer es vengar la muerte de Layo, el anterior rey. Para esto, Edipo anuncia que el asesino será desterrado y manda a llamar a Tiresias, el anciano adivino, para que le diga quién es el responsable. Al llegar se negaba con terquedad a dar respuesta a Edipo, quien finalmente lo obliga a confesar que el causante de todos los males es el mismo Edipo.

“Te digo yo, ya que tú como a ciego me injuriaste: teniendo vista, tú no ves a qué punto has llegado de desgracia, ni dónde moras ni con quién vives. ¿Sabes de quiénes has nacido?¿No te das cuenta de que eres enemigo de los tuyos, de los muertos y los vivos? La doble maldición de pie implacable de tu madre y de tu padre ha de expulsarte un día de esta tierra de esta tierra, un día en el que tú, que tienes ahora vista, sólo veas las tinieblas.”3Pág. Sófocles, Edipo Rey, Pág. 58

Desde este momento es que el conflicto va tomando forma, Edipo se cuestiona su existencia, se pregunta acerca de la verdad que profesó Tiresias. Paso a paso, a lo largo de la obra, se atan los cabos sueltos y confirman las sospechas; las verdades no reveladas hace mucho tiempo acerca del pasado. Poco a poco, Edipo descubre que él es el culpable de la peste de Tebas, de tener un incesto y de procrear hijos que a la vez son sus hermanos. Pero asume su culpa, acepta su responsabilidad ante su propia palabra y se exilia a sí mismo.

En la obra logramos desprender dos motivos importantes: primero, la imprudencia de Edipo de administrar justicia sin conocer la verdad, lo que lo convierte en portador del pecado de hybris. Pero lo que nos concierne a nosotros es el segundo desprendimiento, aquel que habla acerca de la situación trágica; Edipo trata de esquivar los designios que se le hacen primero en Delfos y después por Tiresias, lo que finalmente lo arrastra al dolor y a pagar por su imprudencia.

______________________________________________________________________

3 Sófocles, Edipo Rey, Pág. 58

El conflicto trágico que aquí se hace presente es el del hombre frente al destino (el cual ya explicamos anteriormente). Edipo no puede negar lo innegable, lo simplemente evidente. Tiene un fallo y una caída de una felicidad ilusoria y de una seguridad que no existía. El hombre frente al destino que se presenta irrevocable, sólo puede ver como se extingue su felicidad, pierde todo lo que tenía y termina vagando por un bosque, sin ayuda de nadie, habiendo perdido la visión y pagando por tratar de revelarse.

Prometeo Encadenado

La tragedia de Prometeo acontece en una montaña ubicada en el confín de la tierra, en este lugar la fuerza y la violencia han llevado a Hefesto para que encadene a Prometeo a la montaña. Éste debe pagar por haberse revelado a Zeus, ya que ha robado el fuego de la morada de los dioses y se lo ha entregado a los hombres. Este motivo no es el único que ha empujado a Zeus a castigar a Prometeo, ya que también éste se reveló a los designios del dios supremo por un deseo personal.

“Mas para nada tuvo cuenta con los míseros mortales, antes bien, imaginaba aniquilarlos y crear una nueva raza. Ninguno le salió al paso en sus intentos, excepto yo. Yo lo osé; yo liberé a los mortales de ser precipitados en el orco profundo.”4

Cuando Prometeo se contrapone a este dios en su deseo de salvar a los hombres, se convierte él mismo en uno, enfrentándose con una fuerza que era más poderosa que él y, como en el caso anterior, vemos al hombre frente a dios. “El trágico contraste puede residir en el mundo de los dioses, los polos opuestos de este contraste pueden ser dios y el hombre o puede tratarse de adversarios que se levanten unos contra otros en el pecho mismo del hombre”5

Es claro aquí que las fuerzas en pugna son el deseo filántropo de Prometeo contra los designios del propio Zeus. Esta situación lo descoloca, lo pone frente a un ser superior que lo deja en total desventaja, por lo tanto esta imprudencia debe pagarla y es por ello que Hefesto lo ató a la roca. Pero el castigo aún sería más fuerte, ya que Hermes, enviado por Zeus, va a solicitarle que le revele el destino que le depara al nuevo imperio del dios.

“Padre manda que digas que bodas son esas por las cuales ha de caer el Imperio. Y esto sin enigmas, antes explicándolo punto por punto” 6

Podríamos decir que gran parte de las fuerzas o de las razones que se disputan en la mente de Prometeo de acceder o no a la petición de Zeus y ser perdonado a la vez son

______________________________________________________________________

4 Esquilo, Prometeo Encadenado, Pág. 16

5 Lesky Albin, La Tragedia Griega, Pág. 25

6 Esquilo, Prometeo Encadenado, Pág.36

responsables de su tragedia, pero la salida no existe, ya que el castigo recibido lo supone injusto y su orgullo no acepta el trato que le proponen, aceptando su destino trágico. La acción y prepotencia de este héroe encadenado son castigadas, la palabra de Zeus no se hace esperar, hienden las montañas hasta sus cimientos, se abre la tierra y Prometeo es sepultado entre las rocas.

Las situaciones trágicas se presentan en esta obra como la pugna del hombre frente al dios y de cómo este hombre acepta su destino.

Hipólito

La última obra a analizar será Hipólito de Eurípides. El conflicto básico que surge en ésta es la relación Hipólito-Afrodita.

En la obra se nos muestra un Hipólito entregado a la vida de celibato y de adoración a la diosa Artemisa. El problema de esta situación es que Hipólito se niega a rendir culto a Afrodita, ya que ésta representa la fecundidad y la vida, ideales que no concuerdan con los ideales del héroe. Además, debemos agregar otro hecho importante: en Grecia es obligación brindar tributo a esta diosa, según lo menciona por García Álvarez 7. Esto queda en claro cuando en una conversación con un criado se niega fría y bruscamente a dar adoración a la diosa.

Servidor: ¿Y por qué tú no saludas a una diosa venerada?

Hipólito: ¿A cuál? Guárdate de ofenderme

Servidor: A Ciprina, la que preside a tus puertas

Hipólito: Como estoy puro, la saludo desde lejos

Servidor: Pero es digna de veneración, e insigne entre los mortales.

Hipólito: Cada dios y cada hombre elige recíprocamente al que mejor les parece.8

En este acto, se nos muestra un Hipólito orgulloso, incluso insolente y arrogante al negarse uno de los poderes más grandes de la vida. Esta insolencia, a la vez, lleva a que su conducta y su castidad se conviertan en un pecado de hybris.

Hipólito, al negarse, crea una situación de conflicto entre sus creencias y los ideales de venerar a otra diosa. Esta relación podríamos considerarla como la situación trágica del hombre frente a la tradición de su pueblo y la del hombre frente al dios. Hipólito debe pagar su imprudencia y para ello la diosa ocupa a Fedra como el medio para su venganza, lo que finalmente desencadena la tragedia.

______________________________________________________________________

7 Lecciones sobre la Tragedia Griega, Pág. 117

8 Eurípides, Hipólito, Pág.145.

También vale destacar dentro de esta obra otras situaciones de conflicto, como la confrontación del amor de la madrastra hacia Hipólito y la castidad de éste.

Otra de las escenas que nos muestran un conflicto es cuando Teseo acusa falsamente a Hipólito de acostarse con Fedra, quien administra justicia sin saber la realidad de los hechos y destierra a su hijo.

CONCLUSIÓN

Al estudiar los grandes autores de la literatura griega, necesariamente nos vienen a la mente nombres como Eurípides, Esquilo y Sófocles.

Las obras de estos autores nos ofrecen distintos niveles de complejidad narrativa, resaltando entre ellos Eurípides, quien perfecciona la idea del drama que hasta nuestros días se mantiene vigente.

Esquilo logra plasmar su pensamiento a través de un lenguaje descriptivo, lleno de elementos majestuosos y sobre-humanos, los cuales resaltan el ambiente religioso en que se desarrollan las más conmovedoras fatalidades de la literatura griega; no en vano es llamado el padre de la tragedia.

Sófocles, por su parte, se nos presenta como un verdadero revolucionario de las artes dramáticas, aportando con elementos tales como la incorporación de un tercer actor y aumentando la importancia del coro.

La obra trágica actúa directamente sobre nuestro ser, y aunque es posible que el efecto catarsis que experimentó el griego no podríamos sentirlo hoy en día debido a los cambios culturales, retando las posibilidades que nos ofrece la lógica y la traslación temporal-espacial, no ha logrado romper la percepción (o al menos parte de ella) que estos autores quisieron que nosotros, su público, tuviésemos de su trabajo a través de los siglos.

BIBLIOGRAFÍA

García Álvarez, Cesar Lecciones sobre la tragedia griega, cuaderno del centro de estudios griegos bizantinos Helénicos de la universidad de Chile. Lom ediciones limitadas 2001

Esquilo-Sófocles Teatro Griego, Esquilo-Sófocles: “Prometeo encadenado y Edipo Rey”, biblioteca de oro del estudiante. Sociedad Editorial Revista VEA Ltda., impreso en Editorial Lord Cochrane S.A., edición julio de1987

Eurípides Tragedias, recopilación: Alcestes, Medea, Hipólito, Hécuba, Las Troyanas, Ifigenia en Áulide, Ifigenia en Táuride, Las Bacantes, El Cíclope , traducción de José Alemany y Bolufer, editorial Edaf S.A., impreso en Madrid, España 1983.

Lesky, Albin La tragedia griega. Edit. Lobos, S.A.

Die griechische tragodie. Título original

Traducción . Juan Godó Costa.

Editorial labor

Barcelona, 1966. 266 Páginas.