Trafalgar; Benito Pérez Galdós

Narrativa española del siglo XIX. Novela realista. Narración de la batalla. Temas: heroísmo y patriotismo. Sentimentalismo

  • Enviado por: Juan Luis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

La batalla de Trafalgar

POR JUAN LUIS ROMERO REINA 4º B

El libro de Trafalgar cuenta la historia en primera persona de un niño, llamado Gabriel Araceli, que estuvo en la batalla y sobrevivió para contarla.

Gabriel creció entre los maltratos de su tío y las aventuras con sus amigos den la Caleta. Tras la muerte de su madre se fugó, primero a San Fernando y después a Puerto Real. Más tarde se fue a Medina-Sidonia donde encontró a los señores que lo acogen en su casa de Vejer de la Frontera. Su nuevo amo se llamaba don Alonso, su ama doña Francisca y su joven `amita' Rosita. Allí su vida transcurre sirviendo a sus amos y jugando con su `amita' de la que más tarde se enamora. Un día, don Alonso, que trabajaba en la escuadra, le dice a Gabriel que él, Gabriel y su amigo Marcial se van embarcarse en el navío Santísima Trinidad en la lucha de los españoles y franceses contra los ingleses. A todo esto se opone su ama doña Francisca, pero un día ella y su ama Rosita se van a misa y estos hombres aprovechan el momento de que no están para irse a la lucha. A Gabriel le apasionaba la marinería, por eso cuando se acercó poco a poco al mejor buque de hasta el momento, el Santísima Trinidad, se emocionó muchísimo y ese día se recorrió todo el buque.

Las escuadras aliadas de Francia y España, al mando del vicealmirante francés Pierre Villeneuve, bajo cuyo mando estaba por parte española el teniente general del mar Federico Gravina emprendieron un viaje contra los ingleses.

El 21 de octubre de 1805, frente al cabo de Trafalgar se enfrentaron las escuadras de España y Francia contra la inglesa. Aquí dejo los barcos que estaban:

La flota inglesa, comandada por Nelson, atacó en forma de dos columnas paralelas a la línea en perpendicular formada por Villeneuve, lo que le permitió cortar la línea de batalla enemiga y rodear a varios de los mayores buques enemigos con hasta cuatro o cinco de sus barcos. En un día de vientos flojos, la flota combinada navegaba a sotavento, lo que también daba la ventaja a los ingleses y, para colmo de desdichas, Villeneuve dio la orden de virar hacia el noreste para poner rumbo a Cádiz en cuanto tuvo constancia de la presencia de la flota inglesa. El cuerpo español no estaba de acuerdo en esto. Villeneuve intentaba huir casi sin prestar batalla, cuando la flota combinada franco-española era superior en cuanto a navíos que la inglesa. El ataque de Nelson desorganizó completamente la línea; consiguiendo la división de ésta en dos. Esto permitió a la escuadra de Nelson capturar a los barcos franceses y españoles, cortar la línea y batirles con artillería por proa y popa, los puntos más vulnerables de este tipo de embarcaciones.

.

Gabriel se encontraba entusiasmado al principio de la lucha, pero cuando se vio rodeado de ingleses y el Santísima Trinidad casi destruido le entró el pánico. A todo esto él ayudaba a transportar la arena para la sangre de la cubierta y los heridos lo dejaba en las habitaciones de los oficiales. Más tarde el Santísima Trinidad fue apresado, al igual que muchos otros barcos españoles y franceses, en este tiempo los médicos ingleses ayudaban a los heridos de los dos bandos y esto sorprendió a Gabriel debido a que él pensaba que eran malvados y no tenían compasión.

Debido al estado del Santísima Trinidad, tuvieron que abandonarlo y trasladarse al Santa Ana, que también se encontraba apresado, dejando atrás a muchos heridos que Gabriel escuchaba gritar. Más tarde los prisioneros se rebelaron contra los ingleses, debido a que los barcos de retaguardia españoles que se habían marchado a Cádiz habían vuelto y esto subió la moral a la tripulación del Santa Ana, la cuál se apoderó del barco y consiguió escapar de los ingleses. Debido al mal estado del Santa Ana muchos tripulantes, incluido Gabriel, su amigo Marcial y Malespina, que era el prometido de su `amita' y al que odiaba mucho, abandonaron el barco y se trasladaron a el Rayo, alejándose por primera vez de su amo. El temporal hace que el Rayo encalle cerca de la costa de Chipiona. Las circunstancias hacen que Marcial y Gabriel sean abandonados en el barco. Al cabo de un tiempo, Gabriel se encuentra tumbado en la playa junto a otros tripulantes del Rayo que lo estaban mirando y compadeciéndose de él. En cuanto recuperó la memoria preguntó cómo había sobrevivido y por su amigo Marcial, Medio-Hombre el cuál antes de morir le confesó sus pecados y tuvieron una emotiva escena en la que antes de morir se abrazaban. Uno de los hombres le dijo que una fragata, que iba a ver los restos del rayo, le encontró en el agua junto a Marcial que estaba muerto.

Unos días más tarde se encaminó en la vuelta a Vejez de la Frontera junto a otro marinero reencontrándose con sus amos y su amita. Les contó la trágica pérdida del prometido de su amita, pero más tarde se descubrió que se había salvado.

Su amita y Malespina se casaron y reofrecieron Gabriel de servir a la feliz pareja, pero éste antes de entrar en su nueva casa recordó los momentos en los que jugaba con su amita y decidió irse no se sabe a dónde.