Traducción de The missing coins # Las monedas que faltan

Lenguajes. Interpretación. Lingüísticas. Traducciones inglés-español

  • Enviado por: Mayte De Cal Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Las monedas que faltan

Bath es una ciudad muy vieja de Inglaterra. Es una bonita abadía.

Mucha gente visita la ciudad todos los años. Y en el verano siempre hay muchos turistas en las calles.

Pete y Carla son dos estudiantes en Bath. Les gusta la ciudad.

A Pete le gusta mirar los bonitos viejos edificios. A Carla le gusta pasear por las pequeñas calles. Ella a menudo busca bonitas y pequeñas tiendas para entrar. O ella esta con Pete en un café viendo los turistas.

Es un sábado en verano y hace calor por la tarde. Muchos turistas están en la ciudad hoy. Gente de todas las ciudades están en la abadía.

“Busquemos una silenciosa calle, lejos de los turistas”, dijo Carla.

“Vale”, dijo Pete. ............................................................

Caminaron lejos de la abadía.

Después De un tiempo, encontraron una pequeña calle detrás de la abadía.

“Es bonita”, dijo Carla.

Solo había dos o tres turistas, en esa calle. Las tiendas tenían pequeñas ventanas. Todas las casas tenían un bonito pequeño jardín.

Quedaron callados, Pete y Carla para poder escuchar la música.

“Mira”, dijo Pete. Un hombre tocando la flauta. Vayamos y escuchemos.

Caminaron al otro lado de la calle y miraron al hombre. Cuatro o cinco personas estaban escuchando.

“¿Por qué el toca aquí?”, pregunto Carla. “No hay muchos turistas en esta calle”

“No”, dijo Pete. “Y solo tiene tres o cuatro monedas en su sombrero”

Pete y Carla escucharon al flautista. La melodía era Greenleeves.

“¡Yo se esta melodía¡”, dijo carla. Y puso una moneda en el gorro del hombre. Pete cogió su mano.

“Vamos, carla”, dijo Pete .................. Miremos algunas tiendas en la siguiente calle. “vale”, dijo Carla. Y caminaron hacia otro lado.

El flautista los miraba pero la melodía, Greenleeves. No paraba.

“No es un buen flautista”, dijo Pete. “Pero la melodía esta bien”

“Solo tiene cuatro monedas en su sombrero”, dijo Carla.

“Pero no es muy bueno”, dijo Pete. ”Y esta tocando en una calle equivocada. Los turistas están cerca de la abadía.

Caminaron por la siguiente calle.

Encontraron una pequeña tienda. Había muchas monedas antiguas y sellos en la ventana de la tienda. Había de muchos países.

“Entremos”, dijo Carla. “Es una pequeña tienda interesante”

“Vale”, dijo Pete.

La tienda era pequeña. Pete y Carla entraron y un hombre viejo les miraba. El era el tendero.

“Buenas tardes”, dijo el

“Buenas tardes”, dijo Carla

“Hola”, dijo Pete

“¿Les puedo ayudar en algo?” dijo el tendero.

“¿Podemos ver los sellos?” pregunto Pete

El dependiente les miro. “Vale” dijo. “¿Coleccionas sellos?

“No, pero voy a empezar a coleccionarlos”, dijo Pete. “Estamos interesados”

“Si .........” dijo el tendero

Pete miro algunos sellos de Canadá y algunos de Sur América.

“Son unos bonitos sellos”, dijo

El tendero estaba cerca de Pete y le miraba.

“No es feliz”, pensó Carla. “¿Por qué? “Piensa que vamos a robar los sellos”

Ella miro algunas monedas

“¿Son monedas muy viejas?, pregunto Carla al hombre viejo

“Algunas 300 años” dijo el tendero. “Son muy valiosas. Toda moneda en mi tienda es valiosa”.

Una chica también trabajaba en la tienda. Ella miraba a Carla. Carla sonrió, pero la chica no la sonrió.

“No es muy amigable” pensó Carla.

De repente oyeron el teléfono en la habitación detrás de la tienda.

El dependiente no contesto al cabo de un minuto. Ellos no hablaban, pero Carla lo comprendía. El dependiente no hablaba, el le dijo a la chica, “Vigila a los estudiantes”

“Perdón” le dijo a Carla y Pete. Y fue a la habitación de atrás.

Pete miraba los sellos. “ven y mira este, Carla”, dijo. “Es de Sur América. “Voy a empezar a coleccionarlos”

Pero a carla no le gustaba la gente de la tienda. No eran nada amigables y siguió buscando y mirando la ciudad.

“Es muy caro” dijo. “Vamos pete”

La chica los miro, y ella sonrió.

“Es feliz porque nos vamos” pensó carla. “Pero, ¿por qué?

Pete y Carla fueron a las grandes calles con los turistas. Carla estaba feliz porque ya no estaban en la tienda.

Pero el sol es caliente y Pete tenia sed. “Vamos a un café cerca de a abadía”, dijo. ........................................................................................

“¿Vamos después dentro de la abadía?, pregunto Carla. “El Buscara sellos de sur América allí” “Pero son muy caros”

“Primero beberé algo” dijo Pete

“Vale”, dijo Carla y le sonrió. Pete sonrió también.

Después de un minuto o dos, “Hey! Aquí tienes.

Pete y Carla miraron arriba. Era el viejo hombre de la tienda.

“¿Qué quiere?” dijo Pete.

“No lo se” dijo Carla. “Pero esta enfadado. “¿Qué pasa?”

El tendero entro en el café. Estaba muy enfadado.

“¿Dónde están mis monedas?” dijo

“¿Sus monedas?” dijo Carla. No entiendo.

“faltan”, dijo el dependiente. “¿Las habéis robado?”

Carla y Pete se sorprendieron. La gente de las otras mesas también se sorprendieron. Miraron a los dos amigos y al hombre viejo.

“¿Robar sus monedas? No!”, dijo Carla. Su cara estaba caliente y roja.

“No hemos robado ninguna moneda o sello!” dijo Pete. Que le he dicho? Estaba enfadado de nuevo-.

“Quiero mis monedas!” dijo el tendero.. Las monedas que faltan y no es la primera vez.. Algunas monedas desaparecieron el mes pasado. Algunos estudiantes las robaron. Creo yo.

“¿Ve algún estudiante con las monedas?” dijo Pete

El hombre viejo no respondió

Un policía caminaba hacia la calle del café. Buscaba a Carla, Pete y al tendero. Ya los encontró. “¿Qué pasa?

“Estos dos estudiantes estuvieron en mi tienda”, dijo el tendero

“Fui a coger el teléfono en la parte trasera de la tienda Entonces volvió a la tienda. Algunas monedas valiosas faltaban, y los dos estudiantes no estaban en la tienda.”

El policía miro a Pete y a Carla. “¿Qué dice usted? Pregunto.

“Sí, entramos la tienda”, dijo Carla. “buscábamos y mirábamos los sellos”

“Pero no los robamos” dijo Pete “Y no tomamos las monedas”

“¿Había mucha gente en la tienda?” pregunto el policía

“No” dijo el tendero “Solamente estos dos estudiantes, y Tracy. Tracy trabaja en mi tienda. Ella no roba monedas”

"¿Cómo lo sabe?" pregunto a policía "He mirado en mi bolso y los bolsillos hoy" dijo el comerciante. "Y mire en ellos la semana pasada"

"Usted puede mirar en mi bolso" dijo Carla

"Y puede mirar en mis bolsillos" dijo Pete

El comerciante se sorprendió. "¿Puedo?" Dijo

"mire por favor... ahora mire por favor" dijo Carla "No robamos ninguna monedas" ella le dio su bolso

El tendero miro en el bolso de Carla y en sus bolsillos. La gente en las mesas de cerca los miraban "¿Va a encontrar las monedas?" piensan. Pero él no encuentra ninguna moneda o sello.

"No robamos las monedas" dijo Pete "Y ahora usted lo sabe"

"Lo, lo siento" dijo el tendero, “Pero no lo entiendo. ¿Donde están las monedas?"

Entonces el hombre volvió de nuevo a su tienda.

"No es muy feliz" le dijo Pete al policía

"Las monedas son muy pequeñas" dijo el policía "Quizás están en la tienda, pero él no puede verlas"

La gente joven empezaba a tocar música. Una muchacha tocaba una flauta.

"No robamos ninguna moneda" dijo Carla al policía

“Ya se” dijo el policía

Carla escuchaba la música. Era Greensleeves

"¿Donde oí eso?" pensó Y entonces ella recordó al flautista de cerca de la tienda de sellos y monedas. "El toco esa melodia" recordó

Pete la estaba mirando. "¿Cuál es él problema? Le pregunto

Ahora sé dijo, ¡Las monedas que faltan! ¡Ya se la respuesta!

¿Tu? Dijo Pete, ¿Cuál es?

"¡Venid conmigo!" les dijo a Pete y al policía. "¡Vamos a buscar al hombre de la flauta!"

...................................................................

"El toca en la calle cerca de la tienda del viejo hombre" dijo Pete

Entonces Carla, Pete y el policía corrieron hacia la tienda de sellos y monedas.

"Hey, usted!" dijo Carla

El flautista iba caminando lejos, pero el policía lo paro.

“¡Espera!” dijo el policía

"Deseamos hablarle!" El hombre deseaba correr. Tengo que ir a casa, dijo el.

"No, espera" dijo el policía. Él miraba a Carla

"Usted tiene las monedas" le dijo Carla al flautista

“¡No!” dijo el hombre, y hecho a correr otra vez, pero el policía le paro de nuevo.

“¿Cómo lo sabes?” pregunto Pete a Carla

"La muchacha de la tienda!" dijo Carla. Mirábamos algunos sellos. ¿Recuerdas? Y el tendero estaba al el teléfono en la parte de atrás de la tienda.

"¿Pero cómo consiguió el flautista las monedas?" pregunto el policía

"Si" dijo Pete, no lo entiendo

"Él estaba afuera" dijo Carla, "¡La muchacha echaba por a ventana monedas!"

"Pero había gente mirado" dijo Pete

"Sí, dijo carla, quizás la gente le miraba perolas monedas caían al sombrero del flautista y las monedas eran de valor, pero la gente en la calle no sabía eso".

“La muchacha y el flautista eran muy listos” dijo Pete

"Pero ahora venir conmigo a la comisaría de policía" dijo el policía

Él cogió las monedas del flautista.

Después de una cierta hora, un coche del policía llego. cogió a muchacha y al flautista para llevarles a la comisaría.

Gracias, le dijo el tendero a Carla. Las monedas son valiosas. ¿Como puedo agradecérselo? ¿Qué puedo darle?

Carla sonrió. Dé a Pete los sellos de América del sur, dijo ella.

¡Va a empezar una colección de sellos hoy!

Pete hizo una gran sonrisa. Gracias Carla, dijo. ¡Te quiero!