Trabajo de investigación antropológica en san Antonio de oriente

Dias festivos y tradicionales. Infraestructura. Oficinas públicas. Autoridades

  • Enviado por: Sauldls
  • Idioma: castellano
  • País: Honduras Honduras
  • 18 páginas
publicidad

Trabajo de investigación antropológica en san Antonio de oriente

Marco Referencial
San Antonio de Oriente es uno de los 28 municipio que pertenece al departamento de Francisco Morazán, está ubicado a unos 30 Km de Tegucigalpa por la carretera que se dirige hacia Danlí específicamente se sitúa en el Valle de El Zamorano.

El municipio está compuesto por 13 aldeas comenzando por San Antonio de Oriente que es su cabecera municipal El Jicarito, El Limón, Hoya Grande, La Ciénega, Las Mesas, Las Playas, Los Ranchos de Flor Azul, San Antonio de Occidente, San Francisco, Santa Inés, Aldeas S.O.S., Tabla Grande.
Su límites geográficos son los siguientes, colinda con el municipio de Maraita y Guinope Por el lado Sur, con el municipio de Valle de Ángeles por el lado Norte, con los municipios de Yuscarán y Moroceli por el Este y con los municipios del Distrito Central y Tatumbla al Oeste. También es bañado de Sur a Norte por las aguas del rio Santa Inés.

Su extensión territorial es de unos 227.27Km² aproximadamente, “de acuerdo al mapa del SINIT” consta como dijimos anteriormente de 13 aldeas, 70 caseríos, y tiene una población aproximada de unos 12,055 habitantes “según el censo del Instituto Nacional de Estadística de Honduras INE del 2001”, el código administrativo del Municipio es 0817, su feria patronal es el 13 de junio, día de San Antonio de Palgua.

Los orígenes de este municipio se remontan a la época colonial comenzando a poblarse por el año de 1660 y llamada originalmente por sus antiguos pobladores como San Antonio de Yusguare.
Para el año de 1991 San Antonio de Oriente, fue proclamado como Monumento Histórico Nacional por acuerdo ejecutivo de fecha 25 de julio de ese mismo año.

Aldea De San Antonio De Oriente, Cabecera Municipal

La aldea de San Antonio de Oriente está ubicada en el valle de El zamorano a unos seis kilómetros de distancia por una carretera de tierra de fácil acceso, lo que es difícil es el transporte, ya que hay un único bus que hace el recorrido de esta ruta partiendo desde Tegucigalpa. Su horario de salida de la aldea hacia Tegucigalpa es a las 5:15 AM y regresando a las 6:30 PM. Pero eso no es un impedimento para poder visitar este pintoresco lugar, ya que desde El Zamorano también se encuentra una flota de moto taxis que llegan hasta la aldea, por lo que se puede hacer una escala desde Tegucigalpa a El Zamorano y desde allí tomar una moto taxi hasta la aldea.
El recorrido es de unos 20 minutos, pero, está lleno de los más pintorescos paisajes, como el rio Santa Inés bajando por las laderas de las montañas, sus frondosos árboles de pino característicos de nuestro territorio con grandes riscos desde lo alto de la montaña, haciendas de algunos terratenientes con lagunas artificiales, y el gran e increíble horizonte desde lo más alto de la montaña en donde se puede apreciar la belleza del cielo y sus nubes adornados por el paisaje del gran y extenso valle, y si tenemos suerte apreciaremos la caída del ocaso que es una de las más increíbles que he visto en nuestro país.
Se sabe que toda esta inmensurable belleza fue la inspiración para un pintor muy famoso de Honduras, este artista fue José Antonio Velásquez, considerado el quinto pintor más famoso de pinturas primitivas y que pintó algunas de las pinturas rupestres más bellas de todo el mundo conoce. Velázquez quien vivió desde 1906 hasta 1983, nació en esta pequeña ciudad, San Antonio de Oriente. Y muchas de sus más famosas pinturas se inspiran en los paisajes de su ciudad natal.
La entrada a la aldea nos regala una vista extraordinaria en donde se pueden apreciar muchos de los elementos tradicionales de nuestro país, nos encontramos con una pequeña milpa, dos árboles de un tamaño colosal, al fondo la fachada de la más increíble iglesia católica de la era colonial, y los vestigios de lo que alguna vez fue una de las más ricas minas de la localidad.
Pero dentro de todo este maravilloso escenario hay una historia lúgubre que está a punto de convertir este Histórico Monumento Nacional en un pueblo fantasma que ha quedado en ruinas y en el olvido. Este pequeño pueblo que fue fundado por los españoles está a un paso de desaparecer, pues según relatan los pobladores de él, ya no hay algo que los retenga allí, llegan mes a mes reporteros, estudiantes, antropólogos o cualquier autoridad gubernamental o internacional a entrevistar a los humildes pobladores, a investigar y querer saber un poco más de la historia de ese pueblo, pero nadie se ha preocupado por ayudarlos ya que el pueblo tiene una serie de carencias muy preocupantes y entre ellas la más importante que podemos destacar es la falta de empleo, pues los únicos empleos disponibles que existen son los de la administración pública, pero estos son ocupados por personas ajenas a este municipio, solamente existe una persona del lugar que ostenta un empleo en la alcaldía
Es por esta razón que la mayoría de la población se ve obligada a viajar hasta Tegucigalpa o El Zamorano a buscar fuentes de empleo, cosa que se ve dificultada debido a difícil acceso del transporte.
Además de los empleos públicos la única manera de sobrevivir que tienen algunos pobladores es con un pequeño negocio propio pero son pocos los que cuentan con los recursos suficientes para poder establecer uno, y es por eso que en el pueblo solo existen 2 pulperías, 2 cantinas y un local donde hacen pequeños dulces, es sorprendente como en este pequeño pueblo que alguna vez fuera tan rico y que fuera un gran fuente de atracción para el turismo, poco a poco este desapareciendo. Las dos pequeñas pulperías que hay apenas y tienen lo básico, pan, huevos, algunos lácteos o carnes, granos, refrescos como no pueden faltar en ningún rincón del país, churros dulces etc. Entre otros la pequeña dulcería solo abre los fines de semana cuando atraídos por su antiguo prestigio llegan uno u otro turista a conocer el pueblo por lo que el margen de ganancia no es tan elevado, y las cantinas que son el principal centro de simpatía para los habitantes.
Los demás pobladores se dedican a cultivar frijoles, maíz, caña de azúcar, papas, patastes y hortalizas, pero eso sólo para medio comer ya que tampoco cuentan con un mercado en donde puedan ofrecer sus productos ni tampoco cuentan con los medios para trasladarse a otro lugar o comercializar sus producto.
Debido a la falta de empleo y los escasos recursos con los que cuentan para sobrevivir los pobladores están recurriendo al abandono de la comunidad, en busca de mejores oportunidades de vida estos emigran a distintas áreas de los alrededores y por esta misma razón nos encontramos con que el pequeño poblado está habitado por unos 150 a 160 personas aproximadamente entre niños, adultos y ancianos en su gran mayoría y existen unas 62 casas muchas de estas de adobe, algunas de concreto, y muchas prácticamente en ruinas.
Aunque allá sido proclamado como Patrimonio Histórico Nacional la ayuda que el gobierno está obligada a proporcionar se ve reflejada en la infraestructura de la localidad pues los lugares de importancia histórica están en deplorables condiciones de deterioro, entre ellas podemos mencionar la casa en donde supuestamente nació un personaje de gran trascendencia de la vida nacional del país como lo fue Ángel Zuniga Huete, la casa de adobe está a punto de caerse no hay ninguna autoridad encargada de darle un mantenimiento adecuado para poder restaurarla, o un encargado de mandarla a derribar ya que dada su situación y ubicación representa un gran peligro para la población en general pues está a punto de derribarse, y esta no es la única casa que se encuentra en esta condición, a lo largo del pueblo nos podemos encontrar con un sin número de casas en similares condiciones de detrimentos.
Una de las más grandiosas atracciones turísticas desde sus inicios ha sido las impresionantes y radiantes minas explotadas por una de las más adineradas familias hondureñas los Fortín encabezada por la señora Petrona Fortín junto a sus hijos Alesio, Cornelio, Horacio y Daniel Fortín, compro terrenos y creo una compañía en comandita y adquirió las vetas que habían abandonado los franceses Leroux e Inquelemand en donde se extraía grandes cantidades de materiales preciosos en su época de mayor apogeo, aquellos tiempos en que el pueblo era un importante sede del comercio y aun había generación de empleo para la comunidad y esta crecía y se expandía día con día, pero estos días gloriosos son cosa del pasado pues estas minas ahora se encuentran sepultadas debido a la falta de soportes que mantenían su estructura, colapsaron en 1998 debido a las torrenciales tormentas provocadas por el paso del destructor huracán Mitch, hoy solo queda el recuerdo de aquella que fue una gran atracción y una fuente de riqueza para este pueblo. Pero aún se puede hacer el recorrido desde el pueblo por una empinada y pedregosa ladera hasta la entrada del túnel que nos ofrece una vista de lo que eran estas minas y de paso disfrutar de una impresionante vista del pueblos.
Pero lo único que mantiene con un poco de vida a este pueblo es su espectacular y antigua iglesia de la era colonial, construida por los españoles, pero que solo se encuentra abierta al público el día domingo cuando se celebra la misa semanal y aunque no se encuentra en su mejor momento su belleza es extremadamente singular, pero la desgracia ha llegado a la mismísima casa de Dios, pues esta ha sido víctima de la delincuencia con 11 robos y millones en pérdidas de innumerables monumentos, santos, pinturas, reliquias históricas de oro y plata de la iglesia según relatan los pobladores .
Algo que realmente llamo mi atención es que a pesar de que San Antonio de Oriente es una atracción turística muy famosa no cuente con ningún hotel u hospedaje para alojar a los turistas, ni siquiera hay un restaurante para satisfacer la demanda alimenticia de los mismos por lo cual el turismo ha decrecido en una cantidad considerable, tampoco hay un suvenir en el que se pueda comprar algún recuerdo, ni siquiera elotes o tamalitos hay de venta en el lugar por lo que podemos ver la decadencia en la que ha caído este pequeño pueblo olvidado por todos.
La infraestructura de la localidad es pobre y se encuentra en muy mal estado, sus calles tradicionales de nuestros pueblos con sus empedrado habitual y techados de teja empieza a deteriorarse al igual que el puente que cruza el rio Santa Inés, todo esto por la falta de mantenimiento por parte de las autoridades correspondientes han tenido a San Antonio de Oriente en los últimos años en el total abandono.

Pero eso no es motivo para dejar de ir a visitar este asombroso lugar lleno de historia y aventura, pues pese a todas estas decadencias San Antonio de Oriente es un pueblo lleno de cultura y tradiciones, hay cosas muy bellas e interesantes que podemos ver, lo más perspicaz seria visitar el pueblo un día domingo pues es el día de mayor movimiento en la zona, de paso se aprovecha que la iglesia está abierta al público en general, de esta manera podremos verla por dentro y apreciar la historia que nos cuenta su interior, de paso podemos visitar lo que queda de las históricas minas del pueblo subiendo la ladera que usaban los trabajadores para poder trasladar los minerales preciosos que sustraían de esta, será un recorrido impresionante y lleno de aventura y diversión, luego en la sima de la mina podrán tomar muchas fotos panorámicas del pueblo y sus alrededores así como también de la iglesia. Otro sitio de interés, aunque algo lúgubre es el cementerio del pueblo, en realidad son dos, llamados el cementerio de arriba y el de abajo, lo interesante de estos cementerios son las tumbas, ya que se pueden encontrar tumbas del siglo pasado adornadas con la arquitectura de esa época y aun en muy buen estado. También se disfruta de los grandes paisajes que se encuentran en la zona que a mi parecer son de los más hermosos que podrás ver en esta región del país y que el mismísimo pintor José Antonio Velásquez dio a conocer al mundo en sus famosas pinturas. También es el lugar de nacimiento de grandes personalidades del país como ser el prominente político hondureño, Ángel Zuniga Huete, figura sobresaliente del Partido Liberal, nacido aquí en la población de San Antonio de Oriente en el Valle de Yeguare el 4 de junio de 1885 en el hogar formado por don José Manuel Zúñiga Medal y doña Hortensia Huete. Su recia personalidad lo convirtió en un hombre clave en su partido llegando a ocupar los cargos de Ministro de Gobernación y Gobernador y Comandante de Armas de Tegucigalpa.Además del Dr. Esteban Guardiola padre de José Santos Guardiola quien fue Presidente de Honduras desde el 17 de febrero de 1856, hasta su asesinato el 11 de enero de 1862. También tenemos al el general Florencio Xatruch, nació en San Antonio de Oriente, municipio del departamento de Francisco Morazán, Honduras, el 21 de octubre de 1811. Este general tuvo una gran participación e influencia tanto política, como militarmente en toda la región centroamericana. Además de su carrera militar fue minero y ganadero en Honduras y Nicaragua.

Otras Características
Días festivos y tradicionales

Feria patronal es el 13 de junio, día de San Antonio de Palgua.

Semana santa
Santo entierro
Carreritas de San Pedro en el domingo de resurrección
Clima
Es cálido a medio día con una temperatura promedio que oscila entre los 37 y 30 grados C y por la noche entre los 15 grados C
Durante noviembre y diciembre se da la época más fría de la zona
Infraestructura
Dos minas
Un puente
Una iglesia católica y una evangélica
Una cancha
Dos pulperías
Una cantina
Dos cementerios
Una dulcería
Dos cementerios
Oficinas públicas
Registro nacional de las persona
Escuela mixta Dr. Esteban Guardiola “vi docente” en donde dos maestros atienden tres grados
Centro comunal
Juzgado de paz
Correo nacional
Oficina municipal
Autoridades
Aníbal rubio Alcalde poblador del Jicarito
Rigoberto Ramón Posadas vice alcalde de San Antonio de Oriente
Belinda Ramos registradora civil de El Zamorano
German Eugenio Peralta Juez de paz de Tegucigalpa apodado la Pera
Etelvina Rodríguez encargada de la iglesia y del correo nacional de San Antonio de Oriente
Luis Mairena director y maestro de la escuela Esteban Guardiola de Tegucigalpa
Apellidos más comunes
Madariaga
Vallejo
Rodríguez
Mairena
Tercero
Todos descendientes de españoles según relatan los pobladores
Apodos comunes
Butaca
Peligro
Las pepitas
Guatusa
Las cucharitas
Tepezcuinte
Casas más antigua
Casa donde nació Ángel Zuniga Huete propiedad de Etelvina Rodríguez
Reliquias
La escuela posee los tres libros más antiguos de Honduras que datan de 1870 - 7914 – 1900
Gastronomía
Los pobladores se dedican a cultivar
Frijoles
Maíz
Caña de azúcar
Papas
Patastes
Hortalizas
Servicios públicos
Agua
Luz
Aguas negras
No hay servicio de Hondutel, teléfonos publicos, ni posta policial