Tormento; Benito Pérez Galdós

Literatura española del siglo XIX. Realismo. Narrativa y novela realista. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Lengua y Literatura Españolas
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TRABAJO

SOBRE

TORMENTO

“Tormento” de Benito Pérez Galdós (1884)

El argumento de esta obra se centra alrededor de Amparo, una chica pobre, huérfana, y que sobrevive ayudando en casa de un matrimonio amigo de su padre, el cual se llamaba Sánchez Emperador “Todos mis ahorros los he gastado en mi enfermedad. No dejo a mis pobres hijas más que los treinta días del mes. Si usted me promete hacer por ellas todo lo que pueda, me moriré mas tranquilo” (Pág. 32 Tormento, Ed. Alianza) . Un primo del señor de la casa, Agustín Caballero, la pretende y ella acepta sus propuestas de boda. Aunque la chica está muy contenta con la boda, además de porque su novio es una gran persona, es un hombre adinerado, que le solucionará todos sus problemas, tanto a ella como a su hermana, Refugio. Pero esta chica, Amparo, aunque es muy diligente, buena, colaboradora, trabajadora y responsable, la virtud personificada, tiene algo oculto de su pasado, ya que estuvo con un hombre, llamado Pedro Polo, que, para su desgracia, era capellán. Toda la angustia y la trama de la obra se desarrolla en los pensamientos y acciones de Amparo para que su pretendiente no se entere de su pasado, ocultarlo a los ojos de todos e intentar que se disuelva en las cenizas del tiempo; pero en su contra tendrá a la señora de la casa y prima (aunque sea política) de Agustín, Rosalía Pipaón de la Barca, que se cree poco menos que reina de España, a la hermana del sacerdote, Marcelina Polo, que culpa a Amparo del declive en la vida de su hermano. Al final, el chisme llega a oídos de su amado, que aunque al principio reniega de ella por su falta, pero que, luego, reflexionando, llega a al conclusión de que ella es la mejor para él, y su arrepentimiento y su virtud actual puede con los errores del pasado, que le da lo mismo lo que piense la sociedad, así que la novela acaba con el viaje de los novios a Burdeos, con el proyecto de un futuro cercano de casarse.

La novela, como toda historia, tiene tres partes, el inicio, que va del capítulo uno al capítulo cinco. En estos capítulos, se presentan los personajes, con una gran caracterización por parte de Galdós, que de una manera sublime, presenta los rasgos más característicos de cada personaje, que luego se irán repitiendo a lo largo de la obra, y presenta la acción, como empiezan las cosas, el cambio de casa y un poco el nivel de la familia, para que el lector se sitúe bien en el escenario de la acción. El desarrollo empieza en el capítulo seis y acaba en el capítulo treinta y uno, y en estos capítulos se desarrolla toda la acción; cómo Agustín se va enamorando de Amparo, cómo la pide en matrimonio y los acontecimientos que les van ocurriendo a la feliz pareja. También se muestra las actitudes de Rosalía y su marido, Bringas, ante Amparo, cómo el carácter de Rosalía se va ablandado respecto a ella según se va acercando la boda, y cómo Bringas la ayuda en todo lo que puede. Lo mas importante son los pensamientos de Amparo sobre cómo solucionar su problema, y las artimañas que usa para encubrir sus pensamientos, sus miedos y, por encima de todo, su secreto. El desenlace, que va del capitulo treinta y dos al cuarenta y uno, es el desenlace de la trama,y trata de cómo Amparo al verse descubierta y no poder hablar con Agustín, intenta suicidarse, aunque no lo consigue, cómo Agustín intenta enterarse de su pasado por medio de Marcelina Polo y esta le niega la información y la destruye. Y cómo los dos, al final, hablan, Amparo se sincera y es perdonada. Y esta novela, después de tanta angustia, acaba con final feliz

El primer y último capítulos están construidos de un modo especial, la acción está alejada de sus protagonistas, contados los sucesos por terceras personas, personajes conocidos por el lector, pero no principales; creo que esto es un buen artificio para comenzar y acabar la historia, para dar sensación de principio y comienzo, como alejarlo, difuminarlo. Parece casi una técnica del teatro, cuando al principio y al final, se introduce la acción por medio de personajes secundarios, como ocurre en este caso. La mayoría de los capítulos están como inacabados y continúan en el siguiente, para que el lector se enganche en la historia y no pueda dejar de leer.

El tipo de narrador es omnisciente, el típico narrador que todo lo sabe, y es capaz de meterse en los pensamientos de los personajes, pero que , por obra e ingenio de Galdós, lo sabe todo, pero se calla muchas cosas. Hay cosas en la obra que se intuyen, pero que no se dicen claramente, cómo qué hizo Tormento con Polo, o porqué le dejó, por ejemplo.

La historia es narrada en tercera persona del singular, siempre que habla el narrador, aunque los personajes con los que se intercalan los parlamentos hablan en primera o segunda persona, depende de a quién se refieran. En eso se ve claramente que el autor es Galdós, ya que el dialogo en sus obras es fundamental, de hecho, escribió ensayos totalmente dialogados, supongo que por su convicción de que en el diálogo, el personajes puede expresar sus convicciones.

La época en que se desarrolla la obra es entre el año 1867 y principios de 1868, pero al principio de la misma, declara que el tiempo ha pasado y está contando sucesos ocurridos hace dieciséis años, “ Dieciséis años ha se jactaba de poseer la mejor salud de su tiempo” (Pág. 16 Tormento, Ed. Alianza) .Los hechos se desarrollan alrededor de Tormento, según cómo se comporta ella y los sucesos que la ocurren, el narrador va relatando las repercusiones de éstos y las consecuencias y pensamientos de ella y de otros personajes.

La trama tiene como escenario Madrid, en concreto, las tres casas, la de Francisco de Bringas y Caballero, la de Agustín Caballero y la de Tormento ( o Amparo, según se mire) y Refugio, su hermana. Ninguna de las casas esta descrita en profundidad, solo a pinceladas, lo justo , en mi opinión, para que el lector se sitúe bien en el escenario y sepa por donde se mueven los personajes, ver la categoría de la casa de cada uno y poco más, aunque la casa de Caballero está muy bien descrita, con mucha minuciosidad, detalle y en varias ocasiones, para dar a entender las mejoras, lo bien puesta que estaba la casa y lo que iba a tener Amparo “ Había comprado una casa nueva, hermosísima, en la calle del Arenal, cuyo primer piso lo ocupaba por entero. Parte de ella estaba amueblada ya atendiendo más a la disposición cómoda, según el uso inglés [ …] Allí, sin que faltara lo que recrea la vista, prevalecía todo lo necesario para vivir holgadamente” (Pág. 159, Tormento, Ed. Alianza)

Los personajes son unos de los mayores aciertos de la novela. Son personajes individuales, no tienen nada que ver unos con otros, y, para mí, no presentan evolución. Son unos personajes muy verosímiles, que creo que intentan ser reflejo de la sociedad de su tiempo. Cada uno es representa algo, Bringas es el ahorro, un hombre de bien, bueno, honrado, trabajador, Amparo se presenta al principio como la virtud en persona, trabajadora, responsable, buena, correcta; aunque luego saldrá a relucir su lado oscuro. Refugio, es una vividora que hace lo que sea para mantener su libertad y su estilo de vida, Agustín es tosco, sereno, tranquilo, adora la rectitud, la verdad, se presenta a los demás tal y como es, sin falsedades ni doble juego, y Rosalía, es un prodigio de caracterización. Es una mujer que intenta aparentar grandeza, es un poco mala, ya que disfruta humillando a Amparo “ Todo esto, puede servir de base para un conocimiento exacto de las humillaciones que aquella señora imponía a sus protegidas y de la sequedad con que les hacía sentir el peso de su mano al darles la limosna” (Pág. 34 Tormento, Ed. Alianza), y le encanta hacer valer su superioridad, no solo con ella sino con todo el mundo que conoce. Le encanta ser vista en público “ Algunas tardes, si el tiempo estaba bueno, Caballero traía una carretela cerrada, y los tres se iban de paseo a la Castellana. Rosalía aceptaba este obsequio con una satisfacción que rayaba el júbilo” ,(Pág. 198 (Pág. 159 Tormento, Ed. Alianza) ,hacerse notar, el ambiente de Palacio y aparentar en sociedad, todo cuanto hace es para ser vista. Todos los personajes importantes están descritos minuciosamente, y su carácter está muy marcado.

Tormento es el centro de la obra, de ella se saca el nombre de la obra, por como se refiere a ella Pedro Polo “Tormento mío, Patíbulo, Inquisición mía” (Pág. 188, Tormento, Ed. Alianza), y por lo que pasa el personaje principal, ese tormento por no revelar su secreto, ese terrible pasado, que a pesar de que no se comenta con detenimiento, ni queda aclarado del todo,( por lo que la imaginación del lector juega un papel muy importante), pero si que nos permite hacernos a los lectores una idea muy aproximada de lo ocurrido

Al principio, parece una mosquita muerta, una chica que no ha roto un plato en su vida, pobre, débil de carácter, que no aspira a nada, que solo trabaja, y que, a lo mejor, se mete a monja. Pero todo cambia cuando agustín le propone en matrimonio; al principio ve el cielo abierto, ve su vida cambiar, pero después, comienzan las angustias de que se entere o no de su secreto, y Galdós, consigue que te metas tanto en la novela que sufras con la protagonista durante toda la novela, las ganas de darle fuerzas para que confiese de una vez, el abatimiento al saberse descubierta, la tristeza al verla tomar el cianuro, que luego descubres como falso, la alegría final al verla montada en el tren, con un buen futuro por delante. Tormento el que pasa a lo largo de toda la obra, y que el lector sufre con ella, casi como si fuera ella misma. El personaje, pese a todo, para mi es una genialidad de Galdós.

Pedro Polo, aunque es importante, aparece muy poco y se le describe como un monstruo, llamándole “la bestia” o el “dragón”, mostrando así la brutalidad del personaje, como también aparece reflejada en los dos encuentros que tiene con Tormento

Caballero al principio parece un oso de las montañas, tímido, callado, tosco, muy generoso, y siempre ayudando y su primo Bringas… pero según va pasando tiempo con Amparo, se va animando ante la idea de casarse, de compartir sus vidas, de cuidarla, de ir de paseo, al teatro, siempre muy caballero, muy honrado, pero, cada vez, se va viendo mas su humanidad, y cuando mas se nota, es cuando está con sus sobrinos, a los que adora.

También se vale Galdós de modificar el nombre de los personajes a su antojo, describiéndolos según las circunstancias. De esta forma, Amparo aparece como “la Emperadora” (jugando con su apellido), como “Tormento” (nombre que adopta cuando está con Pedro Polo) y como “la medrosa”, refiriéndose a su carácter débil e indeciso. Agustín aparece como el Caballero (también por su apellido) y, en una ocasión, como “el huraño”. Prudencia es aludida como “la tarasca” o “Calamidad”, en palabras de Rosalía, y el marido de ésta también es nombrado “Thiers” debido a su parecido físico con ese hombre.

De igual forma recurre también al monólogo interior, como en el caso del discurso que Agustín pretende transmitir a Amparo en el capítulo 9 o los desquiciados pensamientos que pueblan la mente de Rosalía respecto a la edad de su hija o a su hipotética condición de viuda, en cuyo caso podría casarse con Agustín, durante el capítulo 6, para enfatizar y dar a entender el carácter de sus personajes. Por ejemplo en: “Ay Bringas, Bringas!...¡por qué no nació nuestra hija en el otoño el 51!... ¡ Una renta de veinte, treinta mil duritos! … Me mareo… Lo bastante para ser una de las primeras casas de Madrid… Y ahora, ¿ adónde irán a parar los de este pedazo de bárbaro?” (Pág. 48, ,Tormento, Ed. Alianza) o en: “Quise decirle lo que sentía, y no tuve ocasión ni lugar adecuados a mi objeto. Mi timidez me impedía buscar aquella ocasión, y apartar los testigos…” (Pág. 70, ,Tormento, Ed. Alianza)

El narrador habla con un registro popular, pero muy comprensible y los personajes, se mueven también en este registro, pero con algunas variaciones, según el personaje que hable, puede acercarse más al lenguaje culto o más hacia el registro vulgar, por ejemplo; cuando es Refugio o algunos personajes más del pueblo llano, se hace más vulgar, diferente de cuando habla Agustín o Rosalía, por ejemplo, que intenta parecerse mas al lenguaje culto o coloquial, pero sin salirse del registro del pueblo. Las situaciones corresponden con el registro totalmente y los parlamentos del narrador se intercalan con diálogos o monólogos de los personajes, lo que hace que comprendas mucho mejor a los personajes, ya que no solo te enteras de cosas de ellos por sus actos, sino también por sus pensamientos y por lo que el narrador dice de ellos. Creo que Galdós es totalmente consciente de su condición omnisciente y lo utiliza en su favor, dando diferentes visiones de todas las realidades, participando de todas ellas y modificándolas según le conviene, para que veamos las caras que a él se interesan de sus personajes, quizás para que simpaticemos mas con unos o los entendamos mejor, dado su introspección psicológica

Pero aunque la lengua sea popular, no deja de ser clara, comprensible, sencilla, muy adecuada para leerla, ya que no es muy difícil comprenderla y disfrutar con ella. Las descripciones y las explicaciones hacen que sea un poco lenta, de acuerdo con la época en que se escribió. Para mí, el autor juega con las palabras llenándolas de vida y consiguiendo, en efecto, llevar al lector hacia el rumbo que él quiere, oscilando entre la objetividad y la subjetividad sin ser ni totalmente objetivo, ni totalmente subjetivo, manteniéndose en ese término medio perfecto. Igualmente recurre Galdós a las descripciones, para aumentar la carga emotiva que atrapa al lector, como puede verse en: “Ojos de una expresión acariciante, un poco tristes y luminosos como el crepúsculo de la tarde; tez finísima y blanca; cabello castaño, abundante y rizado; con suaves ondas naturales; cuerpo esbelto y bien dotado de carnes; boca deliciosa e incomparables dientes, como pedacitos iguales de bien pulido mármol blanco; cierta emanación de bondad y modestia, y otros y otros encantos hacían de ella la más acabada estampa de mujer que se pudiera imaginar.” (Pág. 156,Tormento, Ed. Alianza) estas palabras son dedicadas hacia Amparo, y claro, provienen de su enamorado, Agustín.

Opino que Galdós esgrime en sus personajes multitud de técnicas narrativas para condicionar los sentimientos del lector respecto a sus personajes y para enfatizar y dramatizar los de estos, por esto, creo que nuestros sentimientos hacia ellos están condicionados por esto, y se enfatiza, sobre todo, en el personaje de Tormento.

Para mí, esta es una novela de personajes, ya que gira en torno a ellos y sus acciones, no tiene una intención didáctica ni moralizante, como en el S. XVIII, sólo pretende contar una historia, la historia de Tormento en este caso.

En esta novela, se ve muy bien reflejada la sociedad de el tiempo de Galdós, la mujeres solas, huérfanas y sin familia, no tenían nada que hacer, su opción, coser, dejarse los ojos y las manos cosiendo. Refugio lo dice claramente, que nadie deseaba casarse con ellas viéndolas pobres, una mala mujer solo es tal por la pobreza, “ Asegúrame, la comida y la ropa, y nada tendrás que decir de mí” ( Pág. 96, Tormento, Ed. Alianza) teniendo una vida asegurada, sería la mejor de las mujeres. En esta novela se ve claramente el papel que la mujer juega en la sociedad, y las condiciones intolerables de trabajo a las que tenían que enfrentarse quedan reflejadas, por ejemplo, en como trata Rosalía a Amparo, “ Cuando Amparo llegaba muerta de cansancio a la casa, la de Pipaón con desbrido tono le decía: “Amparo, ve ahora mismo a la calle de la Concepción Jerónima y traéme los delantalitos de niño que dejé apartados”; cuando la hacía recorrer distancias enormes, y luego la mandaba a la cocina, y por cualquier motivo trivial la reprendía con aspereza” (Pág. 34, Tormento, Ed. Alianza)

En lo referente a la situación política, Galdós se refiere a la época de Isabel II, y son comentarios constantes sobre lo mal que marcha el país, ya que el s. XIX español, fue una época de grañidísimas convulsiones políticas, y esto se refleja en los comentarios esporádicos, pero al mismo tiempo persistentes de los personajes. Durante el reinado de esta reina, se sucedieron varias crisis agrarias, que fueron un lastre importante para el desarrollo de los demás sectores productivos. Además, los años en los que se ambienta la novela (1867 y 1868) se ve claramente como preludio a la revolución liberal que ocurrió en Septiembre de 1868 “ Esta Madrid muy malo. Como la gente no habla mas que de revolución, dice Cordero que no entra una peseta…” (Págs. 78 y 79, Tormento, Ed. Alianza). Todo este trajín político tiene su reflejo en la sociedad que retrata Galdós, asustada, con miedo, porque no saben a lo que les llevarán tantos cambios. Como en siglos anteriores, existe un temor hacia el cambio, creo por que porque pensaban que, cuando llegara la revolución, desmantelaría toda su saciedad, tal y como se ve en el siguiente fragmento: “Yo digo a los señores que me escuchan que la revolución se acerca con su tea incendiaria y su piqueta demoledora” (Pág. 149, Tormento, Ed. Alianza). Asimismo, se debía de estar pasando por una crisis económica, según se ve la economía de Bringas, por ejemplo, o como dice Rosalía: “Que si estuviera en su mano, todo el dinero de la nación (que no es mucho, no creas) lo emplearía en limosnas” (Pág. 38, Tormento, Ed. Alianza). Todo esto debía de haber dejado uan profunda huella en la sociedad de su tiempo, de la que Galdós es un fiel retratista.

La apariencia lo es todo en la sociedad de la época. A la sociedad del momento, lo único que le interesa es aparentar, ir al teatro, a los bailes de Palacio, Ir bien emperifollado y aparentar mucha categoría, aunque no al tengas, lo era todo en aquella sociedad, y Rosalía Pipaón de la Barca es el mejor exponente de esto. “ Y ven temprano para que me peines, porque he de ir a Palacio antes de la una” (Pág. 153, Tormento, Ed. Alianza). o “ Con cuarenta y cinco años no saber… no gustar de los placeres de la sociedad” (Pág. 42 , Tormento, Ed. Alianza). Caballero lo deja bien claro: “Parte de ella (la casa), estaba amueblada ya, atendiendo más a la disposición cómoda, según el uso inglés, que a ese gusto de la gente latina, que sacrifica su propio bienestar a estúpidas apariencias” (Pág. 158, Tormento, Ed. Alianza). Galdós es transmisor del Madrid de los círculos nobles, sociedad opulenta e hipócrita dominada por las falsas apariencias. Creo que esto tiene algo muy parecido con la saciedad actual, porque, hoy en día mucha gente, pretende vivir como los millonarios, parecerse a ellos, vivir con sus lujos y hablar como ellos, pero claro, sin trabajar ni hacer nada de provecho en la vida.

El ocio de la época consistía en el teatro, tanto para los ricos como para los pobres, los paseos por la Castellana en carroza, de vez en cuando los bailes de Palacio, y por supuesto, las tertulias en las casas, como se ve con Refugio en casa de Ido del Sagrario.

La religión también es otro de los temas que toca la obra, y lo hace mediante dos personajes: Polo y Nones. Nones es un hombre bueno, que no vive en la opulencia, sino que mas bien en la miseria, ayuda a todo el mundo, es amigo de sus amigos, confía y cree en Dios. Polo es el ejemplo contrario: es un capellán que dejó de creer, no tiene fe en Dios y solo se va a predicar a Las Ameritas porque Nones le obliga y confía en él; no porque tenga autentica vocación para llevar el mensaje de Cristo a tierras extrañas, ya que es un revolucionario, como bien se expresa en: “Pero aquel periódico sabía poner entre líneas todo el ardor revolucionario que abrasaba el país, y Polo sabía leerlo y se encantaba con la idea de un cataclismo que volviera las cosas del revés. Si el pudiese arrimar el hombro a una obra tan grande, ¡ con que gusto lo haría!” (Pág. 132, ,Tormento, Ed. Alianza)

Mi opinión sobre la obra es que para mí, los personajes están genialmente construidos, para mi son realistas y pueden ser reflejo de cualquier persona de su tiempo. La novela me enganchó, tal vez por la manera en que está escrita, o por saber si al final se entera o no Agustín sobre la verdad de Tormento, pero el caso es que sufrí la angustia que pasaba, me metí mucho en la obra casi sin darme cuenta, aunque la acción es un poco lenta y da exhaustivos detalles de todo. En mi opinión los registros van acorde con los personajes y son realistas. Creo plausible que los personajes hablaran así en el S. XIX

Creo que la novela actual tiene poco que ver con esta, ya que es mas de acción, con unas descripciones menos perfectas pero pienso que la historia que cuenta tiene bastante actualidad, una trama así, solo que mucho mas enrevesada, es bastante parecida a la que se cuenta en las telenovelas de por las tardes, y en las noticias aparecen escándalos porque los sacerdotes tienen relaciones sentimentales, y no deberían siendo sacerdotes, por lo que no veo porqué el argumento de esta novela no tiene porque nos estar de actualidad.

3