Tomás de Aquino

Historia de la Filosofía. Teología. Filósofos. Pensamiento. Vida y obras

  • Enviado por: Sanse
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

TOMÁS DE AQUINO (1224 - 1274)

CONTEXTO HISTÓRICO Y ANTECEDENTES FILOSÓFICOS

Tomás de Aquino pertenece al S. XIII, es decir: a la Edad Media.

La Edad Media se caracteriza por el teocentrismo, es decir: Dios se sitúa en el centro de la realidad como el origen y la explicación de todo.

  • Dios es considerado el origen porque, según la religión cristiana, Dios crea el mundo y al crearlo le da unas leyes. Por tanto, Dios crea las leyes de la naturaleza, decide las leyes morales y también, las leyes sociales.

  • Además, Dios es la explicación de todo, no hace falta investigar ni observar la naturaleza o pensar porqué Dios directamente nos dice lo que está bien y lo que está mal; lo que es verdadero y lo que es falso. La palabra de Dios, revelada a los profetas, está escrita en la Biblia, por tanto, basta con conocer la Biblia para saber la verdad. Lo que la Biblia dice y las consecuencias que podemos sacar de ello, es verdadero. Aquellas teorías que vayan en contra de lo que la Biblia dice, son falsas. La ciencia, la ética, la política y todas las ramas del saber, están sometidas a la religión y la filosofía se considera una sierva de la teología.

RELACIÓN CON LA FILOSOFÍA DE ARISTÓTELES

Según esto, toda la filosofía medieval es filosofía cristiana (teología).Las primeras síntesis entre filosofía y cristianismo se hacen con la filosofía de Platón, basta con sustituir el Bien por Dios y nos queda una filosofía platónica y cristiana.

Sin embargo, la filosofía de Aristóteles es más difícil de sintetizar, porque Aristóteles decía que el alma humana es mortal y el mundo es eterno. Por esto, Aristóteles es declarado hereje y destruyen sus escritos. Los árabes recogen la doctrina de Aristóteles, que llega a Europa en el S. XII a través de la Península Ibérica.

Tomás de Aquino, dedica toda su filosofía a hacer una síntesis entre el cristianismo y Aristóteles. Tan bien la hace, que Aristóteles acaba convirtiéndose en el filósofo cristiano por excelencia, en la autoridad.

El cristianismo ha aportado una serie de ideas a la cultura occidental, que todavía hoy se mantienen en nuestra mentalidad:

  • CREACIÓN (ex nihilo (de la nada)): Para los griegos, el mundo era eterno. Los cristianos defienden la existencia de un dios creador, que crea el mundo de la nada. Actualmente, aunque la religión he perdido fuerza en la cultura, la ciencia sigue buscando el origen del universo.

  • TIEMPO LINEAL: Para los griegos, el tiempo era circular, porque no es más que la medida de los acontecimientos. Pero los cristianos, introducen la idea de tiempo lineal: todos los acontecimientos son siempre nuevos.

  • LIBERTAD: Para los griegos, todo lo que ocurría era necesario, creían en el destino. Pero los cristianos, (por la idea lineal del tiempo), afirman que el futuro está sin decidir y que Dios nos hizo libres, con capacidad de pensamiento, para decidir lo que queremos hacer.

RELACIONES ENTRE RAZÓN Y FE

Todos los filósofos medievales se plantean este problema, porque la filosofía medieval, es filosofía cristiana (síntesis entre filosofía y religión). Pero esta síntesis es una síntesis problemática, pues la filosofía trabaja con la facultad de la razón (sólo acude a aquellas que están demostradas). Sin embargo, la religión se basa en la facultad de la fe, es decir, en la capacidad que tenemos de creer aquello que no está demostrado por la confianza que nos ofrece la persona que nos lo cuenta.

La religión y la filosofía son saberes distintos y, en muchas ocasiones, incompatibles, ya que hay muchos dogmas de la religión que la razón encuentra contradictorios. Por eso, los filósofos cristianos tienen que resolver esta dificultad

  • Respuestas más importantes:

    • San Agustín: Pertenece al S. V (primer autor medieval) y hace una síntesis entre cristianismo y Platón. Para este autor, la religión y la filosofía no entran en contradicción. Ambos saberes tienen el mismo objetivo y utilizan el mismo camino. El objetivo es llegar a la felicidad y, para llegar a ella, hemos de conocer la verdad. Ahora bien, la verdad nos la da Dios, la religión. La filosofía, ella sola, sino que nos lleva al escepticismo, puesto que ninguna teoría se puede demostrar del todo. Por eso, la filosofía tiene que ayudarse con la religión, la religión nos dice la verdad y la filosofía nos permite razonar esa verdad.

    • Averroes (árabe, S. XII (Córdoba)): La teoría de Averroes se conoce como la teoría de la doble verdad, porque dice que por la vía de la razón llegamos a unas verdades y con la razón, a otras. La auténtica verdad es la de la religión (Corán), pero la doctrina del Corán se puede analizar en tres niveles de profundidad:

      • Filosófico: Para aquellas personas que sólo admiten aquello que está demostrado

      • Teológico: Para aquellas personas que sólo se conforman con argumentos probables

      • Religión: Para la mayoría, aquellas personas que son capaces de asumir una idea por la fe, sin necesidad de demostración.

El problema se puede plantear en el nivel filosófico cuando la filosofía descubre contradicciones en los dogmas religiosos. En este caso, hay que conseguir una interpretación filosófica que evite la contradicción

    • Tomás de Aquino: Dice que filosofía y religión son distintas pero complementarias

    • Guillermo de Ockham: Dice que filosofía y religión son absolutamente distintas.

Para Tomás de Aquino, la religión y la filosofía son saberes distintos pero complementarios.

    • Diferencias:

      • Objeto de estudio: La filosofía estudia la realidad y la religión, estudia a Dios.

      • Facultad: La facultad de la filosofía es la razón y la de la religión, es la fe.

      • Punto de partida: La filosofía parte de ideas evidentes o demostradas y la religión parte de la palabra revelada (Dios).

      • Tipo de saber: La filosofía es un saber demostrativo, pero la religión es una creencia

      • Finalidad: La filosofía busca explicar la realidad y la religión, busca salvarnos de la muerte y la angustia que ésta provoca.

A pesar de que son diferentes en casi todo, la religión y la filosofía se complementan. Hay verdades (teorías) que sólo se pueden alcanzar por medio de la razón. Son todas aquellas afirmaciones sobre la realidad de los que la Biblia no habla, pero que nosotros podemos conocer con los sentidos y con la razón.

Por otro lado, hay verdades que sólo se pueden conocer a través de la religión, por medio de la palabra revelada: Son los misterios, todas aquellas afirmaciones de la religión que la razón no puede entender; a los cuales no llegaríamos nunca por una vía natural (ni con los sentidos, ni con la razón=.

Pero, por otro lado, hay una serie de verdades que se pueden alcanzar tanto desde la filosofía como desde la religión (prolegómenos de la fe (prólogos de la fe, anteriores a esta)). Los prolegómenos son todas aquellas verdades que aparecen en la Biblia, pero que también podemos alcanzar sin conocer por medio de la razón (sin conocer la Biblia).

Aquellas personas que no tienen conocimientos de filosofía ni de ciencia, han de asumir todas las verdades por medio de la fe, pero aquellas personas que tengan conocimientos de filosofía, han de razonar y demostrar todas las verdades posibles, porque siempre que se pueda, es mejor comprender que creer.

Hay veces en las que la filosofía y la religión entran en contradicción, en ese caso, la razón la lleva la religión. Esto es así porque la razón humana es limitada y los sentidos nos dan una información parcial del mundo, por eso, nuestro conocer es imperfecto y por eso, no entendemos algunas cosas. Si tuviéramos una mente infinita (perfecta), las contradicciones desaparecerían y podríamos demostrar todos los dogmas.

PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS (VÍAS PARA DEMOSTRARLA)

La existencia de Dios la conocemos por revelación. Sin embargo, también se puede demostrar que Dios existe, por tanto, esta cuestión pertenece a los prolegómenos de la fe. No obstante, Tomás de Aquino es consciente de que la razón sólo nos puede llevar a la existencia de una primera causa del universo. Identificar esa primera causa con Dios es una cuestión de Fe.

  • Artículo I - Si la existencia de Dios es evidente por si misma: Algunos autores, defienden que la existencia de Dios es evidente (una idea es evidente cuando es tan clara que no hace falta demostrarla, porque todos sabemos que es verdadera).

Estos autores suponen que todos tenemos en la mente una idea innata.

El autor más importante es S. Anselmo (S. XI). Según S. Anselmo, la idea “Dios existe” es evidente. Es evidente toda idea en la cual, el contenido del predicado, está incluido en el sujeto [Un triángulo es una figura plana… (En esta idea, el contenido del predicado está incluido en el concepto del sujeto]. Este tipo de ideas, se llaman ideas analíticas y son todas las definiciones.

Según S. Anselmo, la idea “Dios existe” es analítica, porque el predicado “existe” va incluido en el sujeto. Para explicar porqué la idea “Dios existe” es analítica, elabora un argumento, que se llama argumento ontológico:

    • Primera premisa: Por Dios, entendemos aquello que es mayor que cuando pueda ser concebido

    • Segunda premisa: Mayor es lo que existe sólo en el entendimiento y en la realidad que lo que existe sólo en el entendimiento.

    • Conclusión: Dios existe en el entendimiento y en la realidad.

Alternativa:

    • Primera premisa: Por “Dios” entendemos ser perfecto (que no le falta nada)

    • Segunda premisa: La existencia es una cualidad

    • Conclusión: Dios existe.

Tomás de Aquino no está de acuerdo con S. Anselmo y dice que podemos hacerle tres críticas:

    • Cuando una idea es evidente, no podemos pensar lo contrario, porque lo contrario de lo evidente es lo contradictorio. Sin embargo, todos podemos pensar que Dios no existe, por lo tanto, la idea “Dios existe” no es evidente.

    • Según Tomás de Aquino, no tenemos ninguna idea clara sobre Dios, porque no existen las ideas innatas. Todo se conoce por los sentidos y Dios no es experimentable, entonces, la primera premisa no es correcta y todo el argumento es inválido.

    • San Anselmo comete un salto de nivel: pasa del plano del pensamiento al plano de la realidad, cometiendo así, un error en el razonamiento. Por muy grande y muy perfecta que sea una idea, siempre será sólo una idea.

    • Conclusión de Tomás de Aquino: La existencia de Dios no es evidente. Esta idea se puede matizar, pues una idea puede ser evidente en sí misma y para nosotros, y también puede ser evidente en sí misma, pero no para nosotros.

      • Evidente en sí misma y para nosotros: El predicado va incluido en el sujeto y nosotros vemos que es así, porque entendemos todos los términos de la oración.

      • Evidente en sí misma, pero no para nosotros: Aquella idea en la que el predicado va incluido en el sujeto, pero nosotros no entendemos porque nosotros no conocemos alguno de los términos de la oración.

La idea “Dios existe” es evidente por sí misma pero no para nosotros, porque no entendemos a que se refiere la palabra “Dios”

  • Artículo II: Si la existencia de Dios es demostrable: Como la existencia de Dios no es evidente, es necesario demostrarla. Para demostrar una idea, hay que partir de una idea evidente o (ya demostrada previamente) e intentar deducir a partir de ella, la idea que queremos demostrar. Hay dos tipos de demostración: La que va de la causa al efecto y la que va del efecto a la causa.

La primera, parte del conocimiento de un hecho y, a partir de él, deducimos sus consecuencias.

La segunda, parte del conocimiento de un hecho que consideramos efecto a consecuencia de algo y deducimos a partir de él su causa.

Algunos autores dicen que no se puede demostrar la existencia de Dios. Tomás de Aquino, piensa que si, pero para demostrar la existencia de dios, no podemos usar el primer tipo de demostración (de la causa al efecto), porque a Dios se le define como “causa sui”, es decir, ser que se causa a sí mismo, por tanto, no podemos encontrar la causa de Dios para demostrar su existencia. Habría que demostrarlo por la segunda forma (del efecto a la causa).

Algunos autores piensan que ni siquiera esta segunda forma es viable, porque los efectos de Dios son radicalmente distintos de él.

Santo Tomás, sin embargo, dice que si es posible, porque no se trata de demostrar cómo es Dios, sino sólo de demostrar que existe y el mundo existe. Por eso, podemos pasar de la existencia del mundo (efectos de Dios) a la existencia de Dios, que es la causa del mundo.

  • Artículo III: Si Dios existe (Vías para demostrar la existencia de Dios): La existencia de Dios no es evidente para nosotros, pero sí es demostrable. Para demostrarla, Tomás de Aquino elabora cinco vías (argumentos): La del movimiento, la de la causa eficiente, la de lo posible y necesario, la de los grados de perfección y la del gobierno del mundo.

Todas estas vías tienen la misma estructura: Parten de una idea o de un hecho evidente, le aplican unas reglas o principios lógicos y saca una conclusión, que es lo que quiere demostrar. Esta estructura se desarrolla en cuatro pasos:

    • Idea evidente: Para Tomás de Aquino, es evidente todo aquello que captamos por los sentidos

    • Aplica un principio lógico, que es el principio de causalidad, que dice que todo lo que existe tiene una causa.

    • Aplicar otro principio lógico, que es el principio de imposibilidad de una cadena infinita de causas.

    • Conclusión: Si la cadena no puede ser, tiene que haber una causa.

Esa primera causa es lo que todos entendemos por Dios. Esta última identificación de la primera causa con Dios es la necesidad de que exista una primera causa del universo; pero no demuestra que esa causa sea el dios de los cristianos.

    • Texto:

      • “Las cosas se mueven” ”Todo lo que se mueve, es movido por otro”

      • “Todo lo que se mueve es movido por otro”

      • “No es posible proseguir infinitamente la cadena de motores”

      • Conclusión: Tiene que haber un primer motor: lo que todos entienden por Dios.

Ana Sansegundo Barbosa

20/11/08

Página 1 de 4