TLC (Tratado de Libre Comercio) en Chile

Economía chilena. Política internacional. Acuerdos económicos. Exportaciones chilenas con EEUU (Estados Unidos). Empresas. Liberalización. Inversiones. Efectos. Arancel. Ventajas. Inconvenientes

  • Enviado por: Poli
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo invertir en bolsa
Cómo invertir en bolsa
Conoce los principales mercados bursátiles colombianos, cómo funcionan y cómo invertir en ellos.
Ver más información

Curso básico de Mercados sobre Análisis Técnico y Gestión Monetaria
Curso básico de Mercados sobre Análisis Técnico y Gestión Monetaria
En este curso aprenderás los conceptos básicos sobre análisis técnico, gestión monetaria y con qué actitud debes...
Ver más información


Inicio Del Tratado De Libre Comercio

El Tratado de Libre Comercio (TLC) con estados unidos, comenzó con una idea que viene desde diciembre de 1990, cuando el presidente Bush visitó Santiago y expresó su deseo de tener una Tratado De Libre Comercio con Chile. En este mismo año se firmó también un convenio de inversión, estableciéndose una comisión conjunta entre Estados Unidos y Chile en comercio e inversiones.

Después de haber transcurrido ocho años (1998) el presidente Bill Clinton en una visita oficial a Chile se comenzó a crear una comisión conjunta entre Chile-Estados Unidos para analizar los temas conjuntos de un acuerdo, pero este no fue el comienzo oficial de las negociaciones del tratado.

Recién el 29 de noviembre el año 2000, el presidente Ricardo Lagos anunció el inicio de las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Y en los días 6 y 7 de diciembre se realizó la primera ronda de negociaciones en Washington. En esta fecha el presidente Ricardo Lagos ya finalizaba su primer año de presidencia y la administración Clinton cumplía sus últimos días. En esta primera ronda asistieron: La Ministra De Relaciones Exteriores, María Soledad Alveal y La Representante Comercial de Estados Unidos, Charlene Barshefcky, ambas estaban acompañadas por sus respectivos equipos negociadores.

Luego entre los días 9 y 11 de enero del 2001 se realizó la segunda ronda de negociaciones que se fue en Santiago, en la cual participaron delegaciones encabezadas por: El Director General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECOM) de la Cancillería y Jefe de Negociaciones, Osvaldo Rosales y el Representante Comercial Asociado de Estados Unidos, Peter Allgeir.

Entre los días 26 y 30 de marzo del 2001 se realizo la tercera ronda de negociaciones que fue en Miami y fue la primera ronda bajo la administración de Bush. El equipo de estados unidos fue encabezado por Regina Vargo (recién designada como representante de comercio adjunta para las Américas del USTR). Los negociadores de Estados Unidos presentaron por primera vez propuestas en la mayoría de los grupos, considerando consultas previas al Congreso y a todos los sectores interesados, mientras que el grupo chileno presentó dos propuestas de cooperación en el grupo de Asuntos Laborales, sin relacionarlo a sanciones comerciales.

Entre los días 10 y 16 de mayo del 2001, se realizó la cuarta ronda y aquí se fijo el calendario de reuniones. Durante esta ronda se precisaron las posiciones de ambas partes en los diversos temas mediante el análisis de los textos presentados.

Entre los días 11 y 15 de junio del 2001 se realizó la quinta ronda en Washington. En esta ronda los negociadores consolidaron sus respectivas propuestas textuales en documentos de trabajo conjuntos que constituyeron la base para las siguientes rondas. En esta ronda hubo un paso muy importante que fue tomar la decisión de presentar en julio las ofertas iniciales para la redacción de aranceles, con lo que se entró a una de las materias más relevantes para el sector privado. Otro paso importante en este encuentro fue la preafirmación que las partes efectuaron en cuanto a que el tratado fuese un documento de vanguardia que fijase normas elevadas para los acuerdos sucesivos en el Hemisferio Occidental y el resto del mundo.

Entre los días 23 y 27 de julio se celebró la sexta ronda en Santiago, en esta ronda por primera vez las partes intercambiaron listas de productos para su desgravación y hubo avances en varios temas como acceso a los mercados de bienes industriales y agrícolas; reglas de origen; procedimientos aduaneros; antidumping y derechos compensatorios; salvaguardias; asuntos sanitarios y fitosanitarios; normas técnicas y estándares; inversiones; servicios; servicios financieros; etc. Adema en esta ronda acordaron presentar en agosto una lista de las prioridades, con el objeto de afinar las propuestas entregadas durante esta ronda.

Entre los días 11 y 14 de septiembre de 2001 se realizó la séptima ronda en Washington, en esta ronda los negociadores trabajaron con las listas de prioridades para desgravación arancelaria. El primer día se suspenden las conversaciones por los atentados terroristas en New York y Washington, pero sé realudan al día siguiente. Aquí se inicia el examen detallado de mercado a agrícolas y bienes industriales.

Entre los días 9 y 19 de octubre de 2001 se realizó la octava ronda de negociación que se hizo en santiago, en esta reunión se avanza el tema de acceso de mercado. En esta ronda trabajaron mas de cien expertos de ambos países en los grupos de acceso a mercado, salvaguardias, antidumping, normas técnicas, solución de controversias, procedimiento aduaneros, reglas de origen, asuntos institucionales, inversiones, servicios, servicios financieros, entrada temporal, compras de gobierno, propiedad intelectual, medio ambiente y comercio electrónico.

Entre los días 27 de noviembre y 4 de diciembre se realizó la novena ronda en Miami, en esta ronda se continúan las negociaciones y se decide posponer los temas más sensibles como laboral y medio ambiente hasta contar con instrucciones más claras para negociar a partir de la votación del proyecto del Trade Promotion Authority (TPA), en el Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos, además comienza la iniciativa del “cuarto de a lado” donde se invitó al sector privado a participar. Uno de los grandes resultados de esta ronda de negociación fue la aclaración efectuada por los negociadores respecto a que el TLC seria concluido a comienzos del 2002 y no antes de que terminase el 2001.

Entre los días 22 y 25 de enero del 2002 se realizó la décima ronda en Santiago, en esta ronda los negociadores trabajaron temas como acceso a mercado, antidumping, servicios, inversiones, servicios financieros, comercio electrónico, propiedad intelectual, compras de gobierno, solución de controversias y asuntos institucionales. En tanto, las materias laboral, ambiental, entrada temporal de personas, normas sanitarias y fitosanitarias, reglas de origen y asuntos aduaneros fueron tratadas a través de videoconferencias.

Entre los días 9 y 12 de abril de 2002 en Santiago se realizó la undécima ronda de negociación, en esta ronda se abordaron las ofertas actualizadas en acceso a mercado agrícolas y los nuevos textos en acceso al mercado industrial, además los distintos grupos técnicos acuerdan en sostener reuniones personales o mediante teleconferencias.

Entre los días 27 de septiembre y 02 de octubre de 2002 se realizó la duodécima ronda de negociación en Atlanta, en esta ronda hubieron avances en acceso a mercado, temas laborales y ambientales, entre otros.

Entre los días 4 y 8 de noviembre de 2002 se realizó la decimotercera ronda de negociaciones en Santiago, en esta ronda se intercambiaron textos completos de los diversos capítulos para seguir avanzando.

Entre los días 2 y 10 de diciembre se realizó la decimocuarta ronda de negociaciones en Washington. El 11 de diciembre del 2002 se terminan las negociaciones y se alcanzo el acuerdo. Luego el texto fue sometido a análisis jurídico.

El 31 de enero del 2003, el gobierno de Estados Unidos notificó al congreso su intención de firmar un acuerdo comercial con Chile. Este tramite se debía hacer 90 días antes de proceder a la firma efectiva.

El 06 de junio del 2003 se firmó el Tratado de Libre Comercio, el presidente de Estados Unidos tiene 60 días como máximo para presentar al congreso las modificaciones que se tendrán que hacer a las leyes de su país para implementar el acuerdo.

El 15 de julio del 2003 la administración de Bush presento ante el congreso el proyecto de ley y los documentos para la ratificación legislativa del acuerdo alcanzado entre ambos países. Luego el 16 el Tratado de Libre Comercio paso a primera prueba, la Comisión de Justicia de la Cámara de Representantes aprobó el primer paso legislativo para ratificar el Tratado. Después el 24 del mismo mes, la cámara de representantes de Estados Unidos aprobó por 270 votos a favor, 156 en contra y 10 abstenciones el tratado. Mas adelante el 31 el congreso de Estados Unidos, aprobó el TLC. El senado dio su aprobación definitiva, por 66 votos a favor y 31 en contra. El presidente George W. Bush contaba con 10 días para firmar el texto.

El 26 de agosto, la cámara de diputados de Chile inició la discusión del TLC, se creó una comisión especial de la cámara de diputados formada por 25 parlamentario y presidida por Edgardo Riveros, encargado de revisar el acuerdo.

El 9 de septiembre, el presidente de Estados Unidos (George W. Bush) firmó el Tratado entre Chile y Estados Unidos. Y el 10 de septiembre, la comisión de relaciones exteriores de la cámara de diputados aprobó por amplía mayoría el TLC por 21 votos a favor y 3 en contra.

El 8 de octubre, la cámara de diputados aprobó y despachó al senado por 87 votos a favor, 8 en contra y 8 abstenciones, el proyecto de acuerdo que permite la aprobación del TLC:

El 20 de noviembre se publicó en Chile la legislación de implementación del acuerdo en el Diario Oficial. En la publicación se especifican los cambios al impuesto al lujo y su eliminación gradual en cuatro años, la fijación en 25% de los derechos de aduana a los productos avícolas, las modificaciones a la normativa de la propiedad intelectual (derechos de autor).

El 4 de diciembre, el presidente, Ricardo Lagos, junto a los ministros de Relaciones Exteriores, promulgó en la moneda el Tratado de Libre Comercio.

El 01 de enero del 2004 entra en vigencia el Tratado de Libre Comercio con estados Unidos.

La Repercusión Del Tratado Para Chile

El Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos implica para Chile consolidar y ampliar el acceso de sus productos a la economía más grande, estable y la que lidera la nueva economía.

Significa contar con reglas claras y permanentes para el comercio de bienes, de servicios y para las inversiones, que faciliten la toma de decisiones de los chilenos que hacen negocios con Estados Unidos.

Estados Unidos representa cerca del 22% del PIB mundial y sus importaciones de bienes responden por el 19% de las importaciones mundiales. La población de Estados Unidos haciende a 285 millones de habitantes, con un ingreso por habitante de US$ 35.400, ocho veces el nuestro. Ello significa que US representa un mercado equivalente a 148 veces el de Chile. Nuestras exportaciones corresponden a un 72% de lo que Estados Unidos importa en una semana. Por otra parte, para equiparar un mes de importaciones de USA, necesitamos 6 años de nuestras exportaciones actuales.

Según estudios, la expansión exportadora global inducida por el TLC Chile-EE.UU. asumiendo la plena desgravación, asciende a US$504 millones, lo que con respecto al comercio exportador actual representa un incremento de 15,9% y el equivalente a un 0,7% de nuestro actual PIB. Cabe recordar que el asunto de las exportaciones tiene un efecto de arrastre importante en las actividades de servicio que la apoyan.

Chile buscó y obtuvo un acuerdo equilibrado e integral, que incluye todos los aspectos de relación económica bilateral, comercio de bienes, servicios e inversiones, además de incorporar temas propios de la nueva economía como el comercio electrónico, las telecomunicaciones y un tratamiento moderno de los temas ambientales y laborales.

El acuerdo también mejora la posición comercial de los productos chilenos y establece reglas claras y permanentes para el comercio de bienes, de servicios y para las inversiones. Se crean mecanismos para defender los intereses comerciales chilenos en Estados Unidos y se definen mecanismos claros, transparentes y eficaces para resolver conflictos comerciales. Con él se refuerza la estabilidad de la política económica y de las instrucciones y se mejora aún más la clasificación de riesgo de Chile, rebajando el costo del crédito y consolidando la estabilidad del mercado de capitales.

La productividad de las empresas chilenas se verá incrementada con el acuerdo, al facilitarse la adquisición oportuna de tecnologías más modernas y a menores precios, lo que redunda en mejores oportunidades para aumentar el valor agregado de la oferta exportable chilena, reforzando la presencia de manufacturas y de servicios calificados en las exportaciones. Por otra parte, las empresas chilenas podrán participar en las compras públicas del gobierno de Estados unidos.

Beneficios Esperados Para Chile

Chile espera varios beneficios que le puede dar el TLC con Estados Unidos, como:

  • Impacto económico

    • Estados Unidos es el primer socio comercial y el principal inversionista extranjero en Chile.

    • Según estimaciones de la Universidad de Michigan:

      • El PIB chileno aumentará en US$ 700 millones anuales

      • Se ganará 0,9% de crecimiento adicional desde el 2005

      • Las exportaciones chilenas a Estados Unidos aumentarán 18% y reportarán mas de US$ 500 millones extras al año.

  • Beneficios Arancelarios:

    • 87% de las exportaciones chilenas ingresarán a Estados Unidos sin pagar arancel.

    • El 90% de los productos (88,5 de los montos) importados a Chile desde Estados Unidos tendrán una desgravación inmediata.

    • El 4% de los productos (2,4 de los montos) importados por Chile se desgravarán en los plazos máximos de 8 - 12 años.

    • Un 20% de las importaciones de productos agrícolas (8% de los montos) desde Estados Unidos, se desgravarán en los plazos máximos de 8 - 12 años.

    • Al cuarto año, el 94,8% de las exportaciones estará libre de aranceles.

    • Sectores beneficiados: agricultura y agroindustria, manufacturas e industria.

    • Estimación: 30% de crecimiento del intercambio los primeros cinco años del acuerdo. Alrededor de 1.900 empresas chilenas venden sus productos en Estados Unidos hoy. De ellas, en 2001, había 1,251 corresponden a pequeñas y medianas (PyMES).

  • Beneficios financieros:

    • Con el TLC se abren interesantes perspectivas para que Chile se potencie a futuro como centro financiero regional.

    • Además, el consumidor tendrá una gran diversidad de servicios financieros, ya que se podrán establecer bancos, compañías de seguros y otras entidades en Chile.

  • Automóviles y repuestos:

    • Chile deberá eliminar el impuesto al lujo aplicado a los automóviles cuyo valor es mayor de US$ 15.740 de manera progresiva en un plazo de 4 años.

    • También habrá entrada preferencial de partes y repuestos de vehículos.

  • Tecnología:

    • Existirá un mejor acceso a tecnología de punta para todos los sectores (manufacturero, textil, etc.)

    • El TLC con Estados Unidos, también abrirá importantes oportunidades de inversiones en tecnologías de la información, afirmando a Chile como plataforma de servicios en este sector.

    • El ingreso de programas informáticos llegará a precios menores, ya que ahora solamente se pagará por el medio portador del programa, por ejemplo, por el CD y no su contenido.

    • Con el TLC también se incrementará el intercambio de comercio a través de Internet.

  • Productos agropecuarios:

    • Uno de los productos más beneficiados del sector es la exportación de carne de vacuno, que antes del TLC no se exportaba por el alto arancel que se le imponía. Con el TLC ingresará libre de arancel pero con una cuota de mil toneladas durante los cuatro primero años. Dicha cuota se incrementará tanto el arancel como la cuota.

    • Para carnes de cerdo la liberación es inmediata y sin cuotas, al igual que para la carne ovina.

    • En el sector avícola, Chile otorgará arancel 0% en un plazo de 10 años de manera progresiva, iniciando una desgravación desde su nivel consolidado en la Organización Mundial de Comercio de 25%.

    • Los productos lácteos tendrán una cuota de 3.500 toneladas libres de arancel, la que aumentará en 7% anual, hasta el año 12, cuando quedarán totalmente libres de arancel.

    • Para las paltas se logró una cuota de 49.000 toneladas libres de arancel, que aumentará 5% cada año, hasta lograr el comercio sin cuotas en el año 12.

    • Las uvas, ciruelas, damascos y frambuesas frescas, ingresarán libres de arancel desde el primer día y sin cuotas. Actualmente pagan aranceles que van desde los US$ 0,18 hasta US$ 1,80.

    • Los duraznos en conserva que están sujetos a un arancel de 17% tendrán una rebaja anual, quedando libres de arancel y sin cuotas al año 12.

    • En el caso del jugo de uvas y limones frescos, la liberación será a ocho años con una desgravación lineal de 12,5% anual, y los tomates frescos entre 0 y 8 años con la misma modalidad de desgravación dependiendo de la temporada de exportación.

    • La pasta de tomate tendrá una desgravación no lineal, y alcanzará la liberación total al año 12.

    • La miel natural ingresará libre de arancel y sin cuotas desde el primer año, antes pagaba un arancel de 11,6%

    • Los espárragos frescos, aceite de oliva, ajos frescos, cebollas frescas y flores y capullos frescos ingresarán libres de cuotas y arancel desde el primer año.

    • Importantes productos del sector agroindustrial se desgravarán a 12 años (conservas, pulpas y congelados)

    • El sector tendrá ganancias en plazos más breves para los siguientes productos:

      • Desgravación inmediata: frutillas, moras

      • Desgravación a 4 años: pasas, almendras, nueces

      • Desgravación a 8 años: frambuesas congeladas, jugos de uva.

Respecto al vino, Estados Unidos se comprometió a extender al vino chileno el mejor trato que otorgue en sus futuros acuerdos comerciales a otros socios.

    • En relación con las bandas de precio, Estados Unidos aceptó que Chile aplique el mecanismo que sea acordado en la Organización Mundial de Comercio.

    • El trigo sujeto a banda se desgravará en un plazo de 12 años, durante los primeros 4 años, Chile se comprometió a aplicar un arancel máximo de 31,5% (el arancel consolidado en la OMC), que se reducirá al 21% lineal en los 4 años siguientes, en los últimos 4 años disminuirá del 21% a la desgravación total.

    • Las maderas y productos elaborados de madera se desgravarán totalmente el primer día de vigencia del TLC.

    • El azúcar quedó sujeta a una desgravación no lineal a 12 años, con una cuota inicial de 2.000 toneladas que crecerá en un 5% anual. Para poder acceder a este cupo el país debe ser autosuficiente en la producción azucarera.

  • Servicios:

    • La prestación de servicios (profesionales, transporte, energía, financieros, telecomunicaciones) es un sector cada vez más importante en nuestra economía y el que más ha crecido en estos últimos años.

    • El TLC facilitará el comercio de servicios entre Chile y Estados Unidos, adoptando medidas que eviten barreras discriminatorias, creen un ambiente comercial y jurídico estable, previsibles y transparente, que aumenten los flujos de comercio de servicios desde y hacia ambos países.

      • La producción, distribución, venta, suministro de un servicio.

      • La compra, uso o pago de un servicio.

      • El acceso a canales de distribución, transportes y telecomunicaciones y servicios relacionados con el suministro de servicio.

      • La presencia del proveedor en el territorio del país que usa el servicio.

      • La entrega de fianzas u otro tipo de garantías financieras como condición a la presentación de un servicio.

Así los profesionales chilenos tendrán mejores oportunidades en el mercado de Estados Unidos y podrán operar en condiciones de mayor estabilidad y transparencia.

  • Otros productos:

    • Equipos telefónicos, celulares, equipos médicos, insumos agrícolas e industriales y materiales de alta tecnología llegarán con precios más accesibles.

Beneficios Esperados Para Estados Unidos

Estados Unidos espera varios beneficios que le puede dar el TLC con Chile, como:

  • Propiedad intelectual:

    • Mayor protección y acciones en contra de la piratería en Chile en los principales rubros en un periodo de dos años:

      • Software

      • Películas

      • Música

  • Protección de inversiones:

    • El TLC asegura que se otorgará un trato no discriminatorio a las inversiones de un país realizadas en el otro país. Así los inversionistas de Estados Unidos que poseen inversiones en Chile recibirán el mismo trato que el trato que reciben los inversionistas chilenos en Chile.

    • Bajo este “principio común” del capítulo de inversiones del TLC se pretende otorgar predictibilidad, estabilidad y seguridad a los inversionistas de ambos países, beneficiando de esta manera el ingreso de capitales a ambos países.

TLC Con Estados Unidos ¿Un Paso Positivo O No?

Desde el oficialismo se puede decir que no hay duda de que el TLC fue un paso positivo. Según el mandatario chileno “nos hemos ganado la credencial de socios confiables para proyectos mayores”. La ministra de relaciones exteriores, Soledad Alveal, indicó que con esta firma se fortalecerá la “estrategia de apertura” comercial del país. Robert Zoellick, Representante de Comercio de EE.UU. aplaudió la firma del tratado y señaló que “Chile es un socio económico ejemplar que está a la cabeza de las naciones latinoamericanas en la liberalización del comercio”.

Desde el punto de vista de la sociedad civil, en una declaración pública, ATTAC-Chile, planteó que el TLC entre Chile y estados unidos “golpeará a importantes y vastos sectores productivos, como las pequeñas y medianas empresas y los agricultores, lo que generará mas desempleo, hará más precarios otros puestos de trabajo y presionará a la baja los sueldos y salarios”.

El Lado Oficial Y Empresarial

No pasaron mas de cinco minutos desde que se firmo el documento del TLC (el 06 de junio), cuando el presidente de la república, Ricardo Lagos, apareció en un salón del palacio de la moneda para dirigirse al país y mostrar su felicidad por el cuerdo. Precisó, que las exportaciones de Chile al país del norte llegan a 3.600 millones de dólares y que gracias al TLC subirán a 5.000 millones de dólares, un 40% de aumento. Manifestó que este acuerdo demostrará sus “alcances visibles en años venideros” y se aventuró a afirmar que el TLC es la raíz “de un país que va a ser distinto”.

Soledad Alveal, por su parte, destacó que el TLC se firmó entre dos “repúblicas libres y democráticas” e indicó que con el acuerdo se va a reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida de los chilenos y llamó a los sectores del país a “estar a la altura” de este convenio elevando la calidad de los productos y servicios, la capacidad de trabajo y producción, avanzar en la investigación, etc.

Liberalización del comercio

Aquí podemos mencionar que todos los productos se verán favorecidos con este acuerdo, eso si con plazos distintos, los aranceles tarde o temprano llegaran a cero, en un plazo máximo de 12 años. Esto incluye aquellos sectores donde existe mayor proteccionismo a escala mundial, agricultura y textiles.

Además se consolidó el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), que hasta ahora era de carácter unilateral, transitorio y sujeto a renovación. Para los productos que están favorecidos por el SGP, el arancel será cero de un modo permanente, lo cual permitirá a los distintos empresarios planificar mejor sus posibilidades de inversión para aumentar la escala de producción y de exportaciones, hacia Estados Unidos, teniendo seguridad de que no habrá un cambio en las condiciones de acceso al mercado estadounidense.

Otra parte que estuvo presente en conversaciones fue el logro de una eliminación lo más inmediata posible de los aranceles escalonados que limitan la diversificación exportadora, particularmente en los rubros de mayor grado de elaboración.

Como todos sabemos, las actividades textil, vestuario y calzado tienen una mayor protección en el comercio internacional, particularmente en los países desarrollados. En este sentido la desgravación inmediata en gran parte de las glosas de las actividades mencionada obtenida en las negociaciones es un logro relevante. Direcon, en un estudio, señalo que el impacto que tendría esta desgravación sería del orden de US$166 millones, o sea, un tercio de los demás impactos globales.

Con el interés que siempre ha existido para proteger la agricultura tradicional en las negociaciones, los plazos de desgravación para estos productos son más largos, para darles una oportunidad para ajustarse a las nuevas condiciones. Aunque estos aranceles se irán eliminando a través del tiempo el acuerdo incluye disposiciones que ayudarán a proteger a los agricultores de alzas súbitas de importaciones agrícolas desde Estados Unidos.

Si nos ponemos a mirar desde el punto de vista de las importaciones, Chile compró a Estados Unidos US$ 3.083 millones (2001) que representa el 20% de todas las importaciones que hace este país. El impacto estimado sobre las importaciones estadounidenses derivado del TLC es del orden de los US$ 348 millones que representaría a un incremento del 11% y de 2,7% respecto a la variación global de importaciones.

Atracción de Inversiones

Este TLC abrirá importantes oportunidades de inversiones en Tecnologías de información, afirmando además con ello a Chile como plataforma de servicios en este sector. El “programa de Atracciones de Inversiones de Alta Tecnología” de Corfo se ha puesto la meta para 4 años generar 10.000 nuevos empleos y exportaciones cercana a los 150 millones de dólares en servicios de tecnologías de la información.

Además las favorables condiciones de acceso a la economía más grande del mundo y a la estabilidad de reglas contempladas en el TLC con EE.UU. constituyen un atractivo para las decisiones de inversión en Chile de las principales empresas internacionales. Si miramos esto deberían crecer la participación relativa de Chile en la cartera de proyectos de inversión en la región y entre las economías emergentes, todo lo cual no excluye las oportunidades que también se abren para inversionistas argentinos y brasileños.

La ampliación de mercado inducida por el TLC arrastra a su vez a un aumento de la rentabilidad esperada de la inversión al nivel local debido a dos razones:

  • Las mayores economías de escala que inciden en un menor costo unitario de producción;

  • La rebaja de costos que se produce por la importación más barata de equipos y bienes intermedios producidos en EE.UU., lo cual tendería a reforzar el menor costo unitario indicado.

  • Además, se debe pensar que un mayor flujo comercial se puede traducir en una disminución en los costos del flete aéreo y marítimo.

    El TLC permite abordar uno de nuestros principales cuellos de botella: El financiamiento del desarrollo. Con el efecto favorable sobre riesgo-país, la mayor atracción de inversión extranjera y la mayor competencia en el sistema financiero, se generaran mejores condiciones para expandir la cobertura y profundidad de la oferta de crédito, incluyendo los segmentos de largo plazo y de apoyo a capital semilla y a innovadores.

    Efectos del Tratado de Libre Comercio

    El consumidor chileno se verá favorecido por varias vías:

    • Rebajas arancelarias que significan una reducción neta de impuestos, incluso después de la compensación por la menor recaudación fiscal derivada de la desgravación arancelaria, aumentando su ingreso disponible y un incremento en la oportunidad y variedad de bienes de consumo disponibles.

    • Un mayor crecimiento y, por ende, mejores oportunidades de empleo y de salario real disponible, que es la medida mas precisa de bienestar, es decir, descontando el efecto inflación y libre de impuestos.

    • El menor riesgo-país se irá reflejando en menores tasas de interés, incluso en las tasas de los créditos hipotecarios y de consumo. Por cierto, aquí de nuevo se trata de incrementos en el ingreso real disponible.

    Las empresas manufactureras recibirán varios estímulos:

    • En la medida de que los principales beneficiarios del acuerdo serán posiblemente las industrias manufactureras, es decir, las que mas trabajo y tecnología incorporan a los productos, este tipo de acuerdo beneficiará al empleo en:

      • El sector agro industrial (trabajo estable para trabajadores rurales, temporeros), y;

      • El sector manufacturero (textil, cuero y calzado industrias tradicionales; intensivas en mano de obra, competitivas, pero con dificultades de acceso por escalonamiento arancelario)

    Asimismo potenciará el desarrollo sustentable, ya que al haber mejores oportunidades para los productos elaborados, mejorará la diversificación productiva y habrá una menor presión sobre la extracción de recursos naturales.

    En forma adicional y complementaria, Chile ha resguardado los intereses y preocupaciones del mundo de la cultura (libros, películas, videos, música, radio, Tv.). Se han excluido del tratado todas las medidas vigentes de protección a las industrias culturales, además se excluyó todas las medidas existentes o futuras de apoyo y subsidios del gobierno a la cultura chilena. Se podrán adoptar o mantener todo tipo de acuerdos internacionales respecto de industrias culturales. Por otra parte, se mejoran las condiciones para el ingreso temporal de profesionales chilenos a Estados Unidos y se otorga una mayor protección a los derechos de autor y a los creadores de cultura.

    Eliminación De Arancel E Impuesto Al Lujo

    La combinación de la eliminación paulatina del impuesto al luja y la anulación del arancel de 6% que regía hasta diciembre pasado para las importaciones de automóviles estadounidenses, servirá para que lleguen al país nuevos modelos desde el país del norte, los que incorporaran mayor tecnología y que difícilmente arribarán sin la implementación del tratado comercial. Este es uno de los principales beneficios que esperan en la industria tras la entrada en vigencia del tratado.

    Actualmente sólo siete de las maracas presentes en Chile venden autos estadounidenses (Ford, Chevrolet, Crysler, Honda, Mercedes Benz, Mazda y Subaru), y las importaciones de ese origen representan apenas 2,15% del total de las compras de vehículos al extranjero, acumulando a noviembre pasado 2.355 unidades.

    Sobre los efectos del TLC Pablo Haase (gerente de marketing y franquicias de Ford Motor Company Chile), explicó que las decisiones comerciales que adoptemos para el mercado chileno consistirán en fortalecer nuestras familias de vehículos, incorporando nuevas versiones que satisfagan la demanda que genere el acuerdo con Estados Unidos.

    Respecto a sí se esperan descensos en los precios de los vehículos, Hasee comentó que en el caso de Ford difícilmente existirán mejores condiciones que las que están ofreciendo hoy a los clientes.

    Por otra parte, Rodrigo Torres (gerente comercial de Honda), afirmó que es posible pensar que en el futuro ingresemos automóviles que sin el TLC y la derogación del impuesto al lujo sería imposible, como es el caso de Honda Odissey y otros modelos.

    En mercedes Benz, Hernán Ayala (gerente) indicó que el efecto real de este acuerdo comercial sólo se verá después de cuatro años, cuado el arancel del impuesto al lujo llegue a cero.