Titulares

Lenguaje. Funciones. Técnica. Arte. Radio. Televisión. División. Normas. Ladillo

  • Enviado por: Gameover
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

TEMA

Según fotocopias

El desarrollo de los titulares

El desarrollo de los titulares fue muy lento, en la prensa son una novedad relativamente tardía importada de América.

En un viaje del hijo del director del diario español La Época, introdujo esta novedad de poner títulos a los artículos de informaciones, aunque no eran oraciones por no llevar verbos.

El desarrollo de los titulares ha venido impulsado por las guerras. Pero hasta la guerra europea del 1914 el hábito de los titulares a lo ancho de la página no adquirió carta de naturaleza en el periodismo.

El lenguaje de los titulares

El titular es una parte muy importante de la redacción periodística porque en él se incluye el contenido esencial de la información, la ética y la estética de la misma.

Es idea generalizada en la redacción que un buen titular puede salvar una información mediocre y un mal titular puede arruinar una buena información.

Definición y funciones

El titular es una especie de escaparate que sirve de reclamo para que el lector se anime y lea la información completa. Es, además, como hemos dicho al hablar de la entradilla, el enunciado, no el resumen, del contenido de la información.

Decir lo más posible con las menos palabras posibles sin violentar las normas gramaticales y de sintaxis.

Titularemos con lo esencial de la noticia, pero si lo que queremos principalmente es atraer su atención, entonces titularemos con aquello que puede despertar mayor interés para conseguir que el lector nos siga en todo el texto.

El ideal sería que transmitiésemos las dos cosas en el mismo titular, pero no siempre existe esa parte.

Con el título debe conseguirse que el lector reciba lo esencial de la noticia de manera que, desde el principio, se centre en le núcleo informativo además de resultar atractivo.

Entre la técnica y el arte

Existe una tendencia a considerar los titulares desde dos ángulos diferentes.

- Titular correcto: que desde el punto de vista técnico no se le puede hacer reproche alguno.

- Titular inspirado: se le contempla desde el punto de vista artístico.

Al hablar de titulares hay que tener en cuenta los distintos géneros periodísticos. Por que no es el mismo titular para una crónica taurina que el de un artículo de opinión o el de un reportaje.

Como regla general deben responder a las siguientes características: concentración, resumen, claridad, concisión, atractivo, originalidad, ritmo, fidelidad.

Más allá de la radio y la televisión

La tarea del titular es una operación difícil y compleja. La redacción de un título de primera página puede llevar más tiempo que la redacción del texto.

El titular de portada lo decide, en última instancia, el director del periódico y sus colaboradores más cercanos y no el redactor que ha hecho la información de la que se deriva el titular.

Se ha de dar una visión diferente de lo que ya han anunciado la radio y la Tv. Debe responder a las expectativas del lector que lee el periódico varias horas después de haber ocurrido el acontecimiento. El lector espera una interpretación y una valoración de lo sucedido, aspecto éste que no le ofrecen los medios audiovisuales.

La intencionalidad de los titulares

Los periódicos tratan de añadir algo más a lo que la radio y la Tv han dicho ya.

Hay que distinguir entre titulares referidos a los llamados:

- Géneros periodísticos: la crónica, la noticia, el reportaje y la entrevista.

- Géneros de opinión: el editorial, el artículo, el suelto o glosa, la columna, el artículo de humor, etc.

División de los titulares

Un titular constituye el principal elemento de una información, y a partir de esa declaración exige que los titulares sean inequívocos, escuetos, concretos, asequibles para los lectores y ajenos a cualquier clase de sensacionalismo.

Breves: Debe de dar al lector lo más posible con las menos palabras posibles.

Completos: La brevedad no puede ser excusa para que se exprese en el titular no sea

completa.

Claros: No debe ser necesario que el lector acuda o al subtítulo para que se pueda

entender en su totalidad.

Llamativos: El título ha de ser llamativo, no sensacionalista, ni escandaloso y en todo

caso, no debe dar a entender hechos o datos que luego no aparezcan claros

en el texto.

Amplios: Equivale prácticamente a un Lead de una noticia. Este tipo de titulares ya no

se dan en los periódicos.

Concentrados: Se trata de titulares que parten de un contexto perfectamente conocido por el lector porque apenas se hace referencia al acontecimiento en sí.

Objetivos y subjetivos: Algunos autores consideran titulares objetivos si expresan la

idea de manera casi literal a como aparece en el texto, y

subjetivos si llevan una carga de intencionalidad.

Expresivos: Aquellos que no se orientan a informar sobre algún hecho y sus

circunstancias singularizadas sino a evocar, en mayor o menor medida, un

hecho que se presume conocido. Cualquier título de primera página de un

periódico deportivo.

Apelativos: Pueden prestarse a confusión con los expresivos y no añaden nada original.

Informativos: Los que permiten identificar una acción de manera singularizada.

Temáticos: Se trata de enunciar únicamente en el titular el tema de la información.

P ej: “Privatización de la Red eléctrica” “Resultados de Fiat”

*Explícitos: son aquellos titulares en los que aparece reflejado la esencial de la noticia.

* Implícitos: Los titulares que en la referencia que efectúan dejan sin especificar una

incógnita más o menos amplia. Ocultan la referencia de la noticia con el

objetivo de obligar a la lectura.

P ej: “Provisión de vacantes”

Aprobatorios y de Censura: Dependen de la intención del periodista al redactarlos.

Asequibles: Que lo pueda entender todo el mundo en una primera lectura.

Sensacionalistas: Cuya única finalidad es vender más papel, obtener mayor audiencia y

triunfar a costa de la desgracia ajena.

Inequívocos: --

Normas para un buen titular

- Que sean cortos, breves y directos

- Una manera de eliminar palabras de un titular es la de utilizar el participio, pero carecen de garra, es demasiado plano y no suscita interés.

- Un buen titular es aquel que no necesita signos de puntuación como la coma o el punto y coma.

- Los dos puntos solo se utilizarán cuando después de un nombre propio siga una frase entrecomillada, una frase pronunciada por una persona.

- Una frase entrecomillada, una cita, sólo puede llevarse a un titular cuando va precedida por el nombre y los apellidos de la persona que la pronunció.

- Nunca se utilizarán paréntesis en los titulares, salvo en estos dos casos:

  • Cuando se trata de los resultados de una competición deportiva

P ej: El Celta ganó al Valencia (0-5)”

  • Cuando se trata de localizar una población que resulte completamente desconocida para el lector.

P ej: Mil muertos en unas inundaciones en Rosdi (Ruanda)

- No se debe utilizar admiraciones excepto si son citas textuales, y tampoco utilizar los interrogantes.

- No utilizar las siglas excepto si son perfectamente conocidas, y no utilizar más de dos como máximo.

P ej. OTAN ONU

- Se prefiere la afirmación que la negación. Los titulares sólo incluirán excepcionalmente la palabra NO.

P ej ... no irá ... Por ... suspende .....

- No utilizar titulares como podría, se descarta, al parecer, es posible, probable porque va en contra de toda la credibilidad.

- No utilizar continúa, parece que vamos a contar más de lo mismo.

- Los titulares de una misma página no se repitan palabras o términos de una misa raíz.

- El titular no puede ser inicio de la noticia, por lo tanto no puede sustituir la primera frase de un texto.

- Los titulares, aún siendo una oración completa, no puede prolongarse en los ladillos.

- Un dato recogido en el titular no exime al redactor de incluirlo también en el texto. En cambio la idea recogida en un titular no debe repetirse en un ladillo, ni siquiera con distintas palabras.

- Los titulares responden fielmente a la información, se desprenden del inicio de la información y nunca deben establecer conclusiones que no estén en insertas en el texto.

Epígrafe, cintillo, antetítulo, sumarios, ventana o desglose.

Epígrafe: sirve para enmarcar geográfica o temáticamente la noticia.

Cintillo: situado debajo del folio de la página correspondiente, pretende, mediante una frase corta, unificar varios titulares de una o más páginas dentro de una sección.

Antetítulo: se trata de frases, ideas, expresiones que preceden al título de una información y cuya función no es otra que la de complementar a ampliar el título. Una información debe de llevar antetítulo dependiendo de la extensión de la noticia. No es habitual que lo llevan informaciones breves o que vayan a una columna.

Subtítulo: muchos autores confunden subtítulo y sumario. El subtítulo tiene una función similar al del antetítulo, de modo que amplía el contenido del título y a veces aportar una breve explicación del titular.

El subtítulo, igual que el antetítulo, ha de tener sentido por sí mismo, ha de ser independiente del título.

Sumarios: pretender explicar algunas de las ideas que están en la información. Como media puede existir un sumario por cada folio d información.

Ladillo normal

El ladillo tiene una doble función:

  • Pretenden cortar el bloque de un texto bastante largo con el fin de que la información no resulte tan tupida a la vista del lector.

  • Sirve de guía para el lector de modo que le dice lo que viene a continuación.

Si por razones de ajuste ha de ser suprimido un ladillo, el texto informativo no ha de sufrir menoscabo.

Ningún ladillo ha de separar la pregunta y la respuesta en una entrevista o cortar la continuidad de una idea.

Ladillo título

Un ladillo puede desempeñar también una función de título.

Una información que lleve como complemento otra información más breve.

Resumen

  • Definición de titular: decir lo más posible de una información con las menos palabras posibles.

  • Tienen que tener concentración, resumen, claridad, concisión, atractivo, originalidad, ritmo, intencionalidad y fidelidad.

  • Los titulares se desprenden normalmente del primer párrafo de la información, sea del género que sea.

  • Un titular no es el inicio del texto, por lo tanto nunca podrá sustituir nunca la primera frase de la información

  • Todo lo que aparece en el titular tiene que estar perfectamente reflejado en el texto.

  • El titular cuenta la noticia, el antetítulo la sitúa y el subtítulo la explica o desarrolla.

  • No necesita ningún tipo signo de puntuación.

  • Las comillas solo se utilizan cundo se cita el nombre y apellidos de la persona que la pronunció.

  • No se debe utilizar siglas, salvo si son conocidas pero como máximo dos.