Tierra y Libertad; Ken Loach

Historia de España. Cine británico. Cinematografía. Guerra Civil española. Proceso revolucionario. Andreu Nin. Brigadas internacionales. POUM. Lucha contra el fascismo

  • Enviado por: Isabella
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad

Tierra y libertad

Guerra Civil Española

Trabajo de Historia

Índice
  1. Ficha técnica
  2. Resumen
  3. Brigadas Internacionales y el POUM
  4. Escenas
  5. Opinión personal
  1. Ficha técnica
Título: Land and Freedom (Tierra y Libertad)
Autor: Jim Allen
Director: Ken Loach
Año de la película: 1995
Lugar: España

Biografía del director: Kenneth Loach conocido como Ken Loach, (Nuneaton, Warwickshire, Inglaterra; 17 de junio de 1936) es un director de televisión y director de cine del Reino Unido, conocido por su estilo de realismo social y temática socialista ligados a su militancia trotskista. Director y guionista británico, hijo de John Loach y Vivien Hamlin.

A los 25 años, mientras estudiaba derecho en el St Peter's College de Oxford, entró por primera vez en contacto con las artes escénicas actuando en el grupo de teatro de la universidad “Oxford Revue”. Después de graduarse, trabajó como asistente de dirección en el Northampton Repertory Theatre. Sin embargo, estaba más interesado en el mundo audiovisual que en el de las tablas, así es que después de obtener en 1963 una beca en la cadena de televisión BBC, se inicia en la dirección.

En los años 60, década en la que se casó con Lesley Ashton, trabajó habitualmente en televisión, medio en el que comenzó a mostrar sus expresiones realistas y preocupaciones sociales. 
Uno de sus títulos televisivos de mayor relevancia fue “Cathy Come Home” (1966), película sobre una familia que cae en una profunda decadencia económica a causa de la falta de empleo.

Debutó en el cine con “Poor Cow” (1967), un drama social con el protagonismo de Carol White, Terence Stamp y John Bindon.

En los años 70 y 80 dirigió mucha televisión, dejando poco espacio para su labor profesional en la gran pantalla, en donde rodó el drama familiar e iniciático “Kes” (1970), con centro en un adolescente que padece abusos dentro y fuera de su casa, o “Looks and Smiles” (1981), un drama psicológico protagonizado por Graham Green.

A partir de la trascendencia del thriller político “Agenda Oculta” (1990), película ganadora del Premio del Jurado en Cannes, la carrera en el cine de Ken Loach conoció uno de sus períodos más fecundos e importantes con cintas como la comedia dramática de corte social “Riff-Raff” (1991), “Lloviendo Piedras” (1993), protagonizada por un hombre de escasos recursos económicos empeñado en comprarle un traje a su hija para su Primera Comunión, o “Ladybird, Ladybird” (1994), docudrama protagonizado por Crissy Rock como una madre soltera que sufre agresiones y lucha por la custodia de sus hijos.

Otros títulos de su filmografía son “Tierra y Libertad” (1995), película ambientada en la Guerra Civil Española, el drama romántico “Mi Nombre Es Joe” (1998), “La Cuadrilla” (2001), con uno de sus eje temáticos favoritos, las relaciones laborales y la pérdida de empleo, o “El Viento Que Agita La Cebada” (2006), cinta por la que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes y que retomaba el conflicto irlandés de “Agenda Oculta”.

“Buscando a Eric” (2009) era un comedia dramática en la que un cartero pierde a su mujer y vive en una profunda crisis personal. El fantasma del ex futbolista Eric Cantona intentará ayudarle a reconquistar a su esposa.

  1. Resumen

La película comienza en el presente con un anciano que vive con su nieta, a él le da un infarto y se muere, su nieta comienza a descubrir: viejas cartas, recortes de periódico y otros documentos (de todo eso se basa la película como “recordando” todo lo que vivió David Carr, su abuelo, en la Guerra Civil Española).

En 1936 en España después de vencer en las elecciones generales de febrero, la coalición socialista y republicana conjuntamente con otros partidos de izquierda propusieron una serie de reformas democráticas. Simpatizantes del gobierno formaron milicias para defenderse, organizados por sindicatos y partidos políticos salieron a luchar por sus derechos democráticos y contra los fascistas.

David después de escuchar una “charla” sobre lo que ocurre en España decide dejar a su novia Kitty para ir allí y ayudar. Consiguió ir hasta Marsella en barco escondido gracias a un marinero desde consiguió que unos camioneros le llevaran hasta la frontera para después pasar los pirineos caminando y luego coger un tren dónde se encontró a otros extranjeros que iban también para luchar por la República, uno de ellos le empieza a hablar un poco sobre el POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) cuando llegan les comienzan a enseñar orden y disciplina, luego envían a un grupo a las montañas con otros compañeros y en el viaje cada uno va contando un breve relato de su historia: uno era alemán y en su país trabajaba de pastelero; otro inglés en la avenida mercante; una chica, Maite contó que era criada de una familia inglesa que la abandonó para irse a Inglaterra cuando comenzó todo y desde entonces es libre; otro era francés estuvo cinco años de sargento en el ejército, otro italiano de Milano y Vidal el capitán del grupo que les informa de la situación e informa que son del POUM y se encargan de todo el frente de Aragón, al oeste están los anarquistas que luchan junto a ellos (camaradas de armas) para vencer el fascismo y hacer la revolución de los campesinos y trabajadores.

En el POUM no existe el saludo, todo se vota y eligen a sus oficiales; cobran todos 10 pesetas diarias que se las guardan para cuando tengan permiso y les dan un paquete de tabaco al día; es una operación enorme dónde se encuentran unos 20 mil milicianos solo en ese frente y aunque no está en una brigada comunista cómo quería desde un principio le es indiferente porque todos luchan por la misma causa.

El POUM consigue rehenes fascistas e intentan sacarles información acerca del ejército, como la posición y el número de soldados pero no consiguen que hable.

Un día uno de ellos, Cugan recibe una carta y quiere marcharse a su casa porque su mujer le engaña con otro hombre pero no le dejan y le convencen de que aun yendo con permiso no conseguiría nada, además él se da cuenta de que fue hasta allí para luchar por conseguir un futuro mejor para su hija (de dos años) así que se convence de quedarse.

David en una de sus cartas a Kitty le envía fotos para que se haga la idea del frío que hace, le cuenta que Cugan es un poco salvaje: es el primero en irse y el último en regresar; aunque sabe lo que hace se arriesga demasiado, su novia es Blanca quién tiene mucho carácter y muy lista. Cuenta que lo peor de estar allí es que no hacen nada siempre hablan y discuten de política, las cosas comienzan a calentarse: al día siguiente atacarán un pueblo en manos de fascistas para liberarlo, allí muere otro Cugan al salir de su escondite para coger más munición que David le negaba ya que se disponía a disparar a dos mujeres que los fascistas habían cogido como rehenes; se ve también que fusilan a un cura por disparar desde la torre de la Iglesia a los milicianos y por delatar a cinco anarquistas que fueron asesinados por culpa de este; una mujer cuenta que le han rapado la cabeza porque su marido era miliciano; David va a contarle a Blanca lo sucedido para consolarla y pedirle perdón aunque esta le dice que no es culpa suya, más tarde entierran a Cugan y cantan una canción republicana; más tarde se reúnen con los vecinos del pueblo para decidir si hay que colectivizar o no:

  • Motivos para el no: cada uno cosecha lo que siembra sería injusto que alguien te cogiera lo que tanto esfuerzo te ha costado conseguir; cada uno trabaja de una forma y sería difícil colectivizar.
  • Motivos para el sí: los hombres se han ido al frente están sin suministros no tienen nada y en el pueblo los fascistas lo han dejado al mínimo, buscar suministros y darlos al frente porque para eso están luchando sus conocidos; tiene que comer todo el pueblo y hay poca comida por lo que es mejor repartirlo; al unificarse las tierras aumenta la producción y es rentable; la colectividad pueden comprar más y mejores herramientas; cada uno puede cosechar por su cuenta pero lo que se recoja se reparte entre todos.

Un inglés miliciano cree que deberían tomar esas tierras y dividirlas (hay un decreto republicano de octubre que lo permite) y que no deberían enfrentar a los campesinos entre sí porque aunque uno no esté de acuerdo en colectivizar si está en contra de los fascistas; otro le contesta que los terratenientes ayudan al ejército; Bernard, un miliciano comenta que cree que es mejor olvidar por completo la propiedad privada ya que mantiene alejada la mentalidad capitalista; el inglés responde que no defiende la propiedad privada pero que las discusiones agrarias no son lo más importante que hay que luchar contra el fascismo, está de acuerdo con Bernard pero no va servir de nada si mueren; Blanca cuenta que en su pueblo no esperaron a que el gobierno les diera las tierras, las tomaron; el inglés les pide que miren más allá del pueblo y les dice que no se trata solo de luchar contra franco sino también contra Mussolini, excepto México y Rusia el resto de países no quieren vender armas a la República porque son capitalistas; habla el alemán sobre la revolución en su país y cuenta que han sido muchos y que ahora está Hitler porque los socialistas les dijeron que hicieran la revolución más tarde y por eso perdieron; un francés dice que no es el momento de enfrentarse los unos con los otros porque los ojos de todo el mundo están puestos en España; otro chico cree que si no se revolucionan las ideas “van a morir” es decir la gente dejará de creer en la revolución porque no verán ningún resultado; David piensa que el idealismo no sirve para nada si están muertos y que por tanto es importante pensar bien en lo que harán; una campesina comenta que no tienen nada solo miseria y que ya no tienen nada que perder por eso deben luchar. Pasan a la votación y democráticamente deciden colectivizar las tierras.

Al día siguiente o a los pocos días, cuando han vuelto al frente, Vidal les comunica que deber ir a la Comandancia a una reunión muy importante para discutir sobre la integración del POUM en el ejército popular comunista, dicen que ya no quieren más milicias porque quieren hacer “piña” es decir que si nos negamos nos retienen las armas, pero por otra parte Bernard dice que la disciplina y el saludo entierra el espíritu comunista; al final votan por por mayoría absoluta que sí.

A David le explota una escopeta en el brazo mientras le enseña a unos jóvenes a usar un arma y le tienen que llevar a Barcelona al hospital, Blanca le da una dirección de un hostal que suelen usar los del POUM para que vaya cuando salga del hospital; cuando va a la pensión después se encuentra a Blanca que ha pedido permiso para darle una sorpresa y hacerle compañía, hablan un poco de lo que sucede en el POUM y Blanca le cuenta que las mujeres no pueden coger armas solo conducir camiones, cocinar o ser enfermeras, y después quiere dejar de hablar sobre nada que tenga que ver con eso. Cuando Blanca va a buscar cerillas, ve un uniforme y se da cuenta de que David se a alistado en el ejército popular, discuten sobre eso porque ella no está de acuerdo y Blanca decide irse de nuevo al frente.

David cuenta la situación en la ciudad: hay mucha tensión nadie se fía de nadie los anarquistas van por un lado y el POUM por el otro, hay camiones de la guardia de asalto por todas partes y la policía ha tomado por la fuerza la telefónica que era de los anarquistas, dicen que los anarquistas están saboteando la guerra al interferir en asuntos de gobierno, hay luchas en las calles y se levantan barricadas, hay tiros entre camaradas, nos envían a defender el cuartel comunista no hay elección no me gusta la perspectiva. Estando allí, peleándose unos contra otros desde la azotea de dos edificios, una señora que cruza en medio de estos les grita que en vez de dispararse entre ellos disparen a los fascistas y después David comienza a hablar a voces con un inglés del otro edificio y se da cuenta de que ambos han ido hasta allí para luchar por la revolución no para luchar entre ellos y decide abandonar el frente popular e irse al POUM de nuevo.

En otra carta cuenta como mataban en Barcelona a otros camaradas o no salían de la cámara de torturas, Stalin usa las piezas obreras y se rumorea que van a volver a atacar pronto pero no sabe todavía cuando.

En una de las batallas Vidal hablar por teléfono preguntando por la cobertura que habían pedido porque no llega y no pueden aguantar mucho más las posiciones, al final deciden marcharse ya que nadie llega y se están acercando.

Al volver, llega el ejército popular y les obligan a retirarse además de quitarles las armas, aunque se resisten no tienen más remedio que obedecer y Blanca es fusilada por meterse en medio de otro al que iban a disparar.

Al final de la película muestran “el presente” y el entierro de David, en el que su nieta lee un poema de William Morris: Únete a la batalla en la que ningún hombre fracasa porque aunque un hombre desaparezca o muera sus actos siempre prevalecerán.

  1. Brigadas internacionales y el POUM

Brigadas internacionales: Las Brigadas Internacionales fueron unidades militares compuestas por voluntarios extranjeros de 54 países que participaron en la Guerra Civil Española junto al ejército democrático de la II República, enfrentándose a los sublevados dirigidos por Francisco Franco, que recibió ayuda de la Alemania nazi y de la Italia Fascista.

La idea original de la creación de las Brigadas Internacionales se presentó en Moscú en septiembre de 1936, donde la Kominterntrataba de captar voluntarios comunistas y no comunistas para participar en apoyo de los republicanos españoles en la guerra. El Gobierno de la República no se decidió al inicio por aceptar la propuesta. La opinión cambiaría en octubre de ese mismo año, cuando los primeros combates y el avance de los sublevados hacia Madrid evidenciaron la crítica situación militar de la República.

No obstante, a los pocos días de la sublevación militar, muchos de los atletas que iban a participar el día siguiente en la Olimpiada Popular organizada en Barcelona por Lluís Companys, se unieron en una brigada propia, muriendo el atleta austriaco Mechter el 19 de julio, quien es considerado el primer brigadista caído en combate. Y en agosto entró en combate en Irún el batallón Commune de Paris, compuesto sobre todo por franceses y belgas al mando de Jules Dumont.

La sede internacional de reclutamiento se estableció en París bajo la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética y elPartido Comunista francés. Desde el gobierno republicano se tramitaba la documentación necesaria para el recluta, se hacía llegar estos documentos a París, y desde allí se embarcaba a los voluntarios que, desde toda Europa, llegaban vía ferrocarril a Barcelona. Posteriormente, el gobierno republicano los remitía a Albacete, donde la Komintern había establecido el cuartel general de las Brigadas, así como su centro de entrenamiento.

El 23 de octubre, Francisco Largo Caballero crea la División Orgánica de Albacete con un Comité de Organización encargado de asistir de manera centralizada a los voluntarios que llegaban del extranjero. El líder comunista francés André Marty, secretario general de la Tercera Internacional y hombre, al parecer, de la plena confianza de Stalin, será nombrado Jefe de la base de Albacete. Los que llegaban iban destinados luego a distintas poblaciones: La Roda,Tarazona de la Mancha, Villanueva de la Jara y Madrigueras eran los lugares de mayor concentración.

Las movilizaciones en favor de reclutas para las Brigadas Internacionales se extendieron por toda Europa y luego por Estados Unidos, pero en países como Alemania e Italia se identificaron como el primer paso para combatir en batalla al fascismo y al nazismo, que ya había establecido dictaduras en ambos Estados. Los primeros brigadistas llegaron a Albacete el 14 de octubre de 1936.

Las primeras operaciones de combate en las que participaron las brigadas (en concreto las número XI, XII y XIV) fueron en la Batalla de Madrid a partir del 4 de noviembre de 1936 hasta febrero de 1937, durante la primera ofensiva del ejército nacional, que ocupaba ya Getafe y Leganés.

Con 1.550 hombres y mujeres (1.628 según los archivos soviéticos), se instaló el Cuartel General en la Facultad de Filosofía y Letras, siendo las unidades brigadistas muy activas en los alrededores de la Casa de Campo, donde se enfrentaron al general Varela en los accesos desde la carretera de Valencia, ladefensa de la Ciudad Universitaria y los accesos a la sierra de Guadarrama, en un amplio despliegue que los llevaba en algunas ocasiones a combatir en las puertas de Getafe.

La XV Brigada compuesta principalmente por unidades de rusos, norteamericanos y británicos se enfrentó a las tropas nacionales que pretendían conquistar Madrid, desde el 6 de febrero de 1937 en la Batalla del Jarama. La XV Brigada participó en la contención de la ofensiva y capturó prisioneros, manteniendo enfrentamientos hasta el día 27 inclusive.

En la Batalla de Belchite de 1937 tomaron parte las brigadas XI y XV. Durante la Batalla de Guadalajara iniciada por tropas italianas del Corpo Truppe Volontarie el 9 de marzo de 1937 para tratar de penetrar desde el norte en Madrid, las tropas republicanas hicieron frente a un ejército de 30.000 hombres, 80 carros de combate y 200 piezas de artillería. En el escenario se encontraron combatiendo la XI y XII Brigada Internacional, que sufrieron gran cantidad de bajas.

Batalla de Teruel. Invierno 1937-38. En esta ofensiva republicana, que tenía como fin desviar la presión de los nacionales sobre el frente norte, participaron todas las Brigadas Internacionales (ya muy mermadas), excepto la XIV. De cara a las sesiones del Comité de No Intervención, el gobierno mantuvo que serían sólo las tropas españolas las que lucharían, pero esto pronto se demostró como una falsedad cuando el 7 de diciembre llegó la orden a la base brigadista en Albacete de que partiesen hacia Aragón.

Los brigadistas tuvieron también un importante papel en los grupos de guerrilleros que se infiltraron tras las líneas antes de la batalla para sabotear las comunicaciones enemigas. La reconquista de Teruel por parte de los nacionales en febrero del 38, costó un altísimo número de muertos especialmente a la XI Brigada.

Durante 1938 se suceden los intentos para poner fin a la guerra civil desde los organismos internacionales, como la Sociedad de Naciones, ante el evidente fracaso del Comité de No Intervención para detener el conflicto.

Tras la grave derrota sufrida en abril por la Ofensiva de Aragón, la República era consciente de su debilidad, y Juan Negrín juega la baza de apostar por un proceso de pacificación, emitiendo con ocasión del 1 de mayo de 1938 un posible acuerdo basado en trece puntos ante la opinión pública internacional, entre los que se incluía la retirada de todas las fuerzas compuestas por extranjeros que estuvieran presentes en el conflicto español.

Esto se unía a una intensa labor diplomática, encabezada por Manuel Azaña, en la que se mostraba a Francia y Gran Bretaña la conveniencia de tener un fuerte aliado en el sur ante los acontecimientos que se precipitaban en Europa tras la amenaza dirigida contra Checoslovaquia por Hitler. La desfavorable situación bélica y estratégica de la República (desde el 15 de abril quedó cortada en dos la zona republicana) causó que Francia y Gran Bretaña no mostrasen entusiasmo por la propuesta de Negrín, e inclusive la prensa de la URSS, bajo control gubernamental, admitía seriamente la posibilidad que Franco triunfase en España.

El Gobierno de la República comunicó oficialmente a la Sociedad de Naciones y al Comité de No Intervención su firme compromiso en la retirada de las Brigadas Internacionales el 21 de septiembre, fecha cuando ya se había estancado mucho el avance de las tropas republicanas en la Batalla del Ebro y cuando había empezado una severa lucha de desgaste en ese frente de combate.

Para esta fecha se había dificultado mucho el reclutamiento de soldados extranjeros para las Brigadas Internacionales, debido a los intermitentes cierres de la frontera realizados por Francia, que impedían el libre paso de voluntarios, considerando además que el gobierno socialista de Léon Blum (favorable a la República) había dejado el poder en Francia en junio de 1937 y sus sucesores derechistas procedieron a cierres intermitentes de la frontera hispano-francesa. Asimismo, las pugnas internas entre el PCE y el POUM habían desalentado el reclutamiento de extranjeros en las Brigadas desde los Sucesos de mayo de 1937 en Barcelona pues después de estos hechos muchos extranjeros no comunistas optaban por acudir a España para unirse a otras unidades del Ejército Popular de la República y no a las Brigadas.

Por todos estos factores las Brigadas Internacionales habían reducido mucho su número tras la derrota en Aragón: los combatientes extranjeros de las Brigadas sumaban menos de 10,000 hombres en toda la España republicana al empezar la Batalla del Ebro. Para entonces ya había inclusive varios batallones de las Brigadas donde la mayoría de la tropa era española, reclutada para llenar los vacíos dejados por extranjeros.

La propuesta de retirar las Brigadas llegó al ejército sublevado, si bien Franco comunicó "oficiosamente" que era tarde ya para cualquier acuerdo con el bando republicano, en tanto las tropas rebeldes contaban con una situación militar mucho más ventajosa. De todas formas, el Gobierno de la República consumó el proceso de desmovilización esperando que la buena voluntad sirviera para que las potencias europeas (neutrales o no) presionaran a Franco, mientras la URSS apoyaba la posibilidad de que numerosos militantes comunistas (integrados en los mandos de las Brigadas) abandonaran España al alejarse las posibilidades de un triunfo republicano.

El 23 de septiembre de 1938 los brigadistas vivieron su último día de combate, pero no sería hasta el 27 de octubre que los internacionales del Ejército del Centro y de Levante, 1.500 hombres, serían reagrupados en Valencia. Al día siguiente ocurrió igual con los brigadistas de Cataluña, que fueron reunidos en Barcelona.

El ejército les brindó un gran homenaje bajo el lema: Caballeros de la libertad del mundo: ¡buen camino! El mayor de los homenajes que se les rindió, fue el desfile celebrado en Barcelona el 28 de octubre de 1938. Toda la ciudad amaneció con pancartas y carteles alusivos a las Brigadas Internacionales. Ante Companys, Azaña, Negrín, Vicente Rojo y más de 300.000 personas, los internacionales desfilaron por la Avenida 14 de abril (actual Avenida Diagonal), en un ambiente altamente emotivo, con un histórico discurso de Dolores Ibárruri.

Hubo actos similares de homenaje en Valencia y Madrid. Tras un desfile en el que la gente los despidió con aplausos, llantos y cubriendo la calzada de rosas, después de un espectacular despliegue de cazas republicanos en los cielos de Barcelona, los brigadistas estaban listos para partir.

En algunos lugares, ya durante la guerra se construyeron monumentos en homenaje a los brigadistas. Por ejemplo en la zona de la Batalla del Jarama, el 30 de junio de 1938 fue inaugurado un monumento en forma de puño. Volvió un grupo de brigadistas para un acto de despedida en noviembre. El monumento fue destruido después de la guerra.4

La mayoría de los menos de diez mil brigadistas supervivientes a la guerra trataron de volver a sus países. Muchos de ellos no tendrían problemas (franceses, británicos, estadounideneses), pero otros muchos se verían con situaciones difíciles: los italianos, alemanes, austriacos, suizos, búlgaros y canadienses se vieron entre la espada y la pared. Formalmente eran expulsados de España pero, o serían detenidos en sus países al regreso debido que en ellos gobernaban el fascismo y el nazismo, o bien se arriesgaban a la cárcel porque habían salido sin autorización para servir en un ejército extranjero, por lo cual debieron marchar como exiliados a terceros países. Algunos brigadistas que no tenían un país al cual volver con seguridad se refugiaron en casas particulares en Cataluña y otros pasaron la frontera de los Pirineos sólo para quedarse en Francia como exiliados, incluso de modo clandestino. La URSS acogió a algunos brigadistas, pero éstos eran casi exclusivamente líderes comunistas de importancia.

Tras la salida de las Brigadas internacionales, y con el regreso a sus países de origen, sus miembros fueron acogidos de forma distinta. En un principio muchos fueron tachados de simples mercenarios, mientras otros fueron condecorados en su propia tierra. La llegada de la Segunda Guerra Mundial evidenció el papel que habían tenido estos combatientes en España al ser los primeros soldados de sus respectivos países que habían luchado contra el expansionismo fascistade Alemania e Italia.

El 26 de enero de 1996, el Congreso de los Diputados español concedió la nacionalidad española a los brigadistas si renunciaban a su nacionalidad propia, cumpliendo así la promesa realizada por Juan Negrín cuando estos abandonaron España 57 años antes. Aún así, la mayoría de los veteranos optó por no renunciar.

Después, la Ley de la Memoria Histórica reconoció a los brigadistas la nacionalidad española por naturalización, sin tener que renunciar a la suya propia. En junio de 2009, la embajada española en Londres entregó a varios brigadistas sus pasaportes españoles

Las Brigadas Internacionales contaron entre sus miembros con personalidades como el joven Willy Brandt, que sería luego canciller socialdemócrata de la República Federal de Alemania, Wilhelm Zaisser, Ministro de Seguridad del Estado en la República Democrática Alemana y jefe de la policía política Stasi desde 1950 hasta 1953, así como los literatos Ralph Fox, Charles Donnelly, John Cornford y Christopher Caudwell, George Orwell, Pablo de la Torriente (escritor y periodista cubano) , Wifredo Lam, pintor afrocubano y Alex Canitrot, general francés, entre otros.

El POUM:El Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) fue un partido marxista español fundado en 1935. Autodefinido como marxista revolucionario en oposición al marxismo-leninismo ortodoxo, fue cercano en cierto modo al trotskismo aunque con influencias del comunismo de izquierda.

El POUM nace en Barcelona el 29 de septiembre de 1935 en un período crucial de la Segunda República, el comprendido entre el movimiento revolucionario de octubre de 1934 y la sublevación militar del 18 de julio de 1936 que causó el inicio de la Guerra Civil.

El POUM era resultado de la unificación de la Izquierda Comunista de España (ICE) con el Bloque Obrero y Campesino (BOC). La ICE era un partido de origen trotskista que había roto con Trotskiantes de 1935. Había sido fundado por Andreu Nin y por Juan Andrade. Nin y la mayor parte de los militantes de la ICE pretendían crear un partido unificado marxista revolucionario que fuese el partido marxista del proletariado por la fusión de los diversos partidos marxistas españoles, en vez de seguir la consigna de Trotski de realizar "entrismo" en el PSOE para apoyar a la facción izquierdista y "bolchevizar" el partido. El BOC era un partido comunista implantado sobre todo en Cataluña. Su máximo dirigente era Joaquín Maurín. Maurín ya había sido el dirigente de la Federación Comunista Catalano-Balear, federación territorial del PCE escindida de este partido.

A pesar de la diferencia numérica de militantes entre los dos partidos (unos 500 de la ICE frente a 5.000 del BOC), la fusión en el POUM fue en igualdad de condiciones entre ambos. Nin y Maurín pasaron a ser los grandes "líderes carismáticos" del POUM.

La mayor implantación del POUM estuvo en Cataluña (gracias a los militantes aportados por el BOC) y en Valencia. Tenía también una implantación minoritaria en Madrid, y una presencia testimonial en otras partes de España, como Extremadura, Asturias, y el País Vasco.

Ambas organizaciones fundadoras del POUM eran facciones discrepantes del Partido Comunista de España y de la Internacional Comunista (Komintern). Su heterodoxia dentro del comunismo les hizo quedar marginados y enemistados con una Komintern disciplinada a la dirigencia de la URSS.

El programa y la organización del POUM

El POUM criticó lo que consideraron la degeneración burocrática y totalitaria de la revolución rusa de la mano de Stalin. Fue el único partido que condenó los Procesos de Moscú en su periódico "La Batalla". A pesar de ser un partido marxista revolucionario, en el POUM había una pluralidad de tendencias internas. Aparte de los trotskistas de la ICE, del BOC llegaron comunistas opuestos a la "burocratización" y a la línea del PCE y de la Komintern. También el BOC aportó catalanistas de extrema izquierda (Josep Rovira i Canals) y sindicalistas revolucionarios (como el mismo Maurín).

El POUM y las nacionalidades oprimidas

Según las tesis del POUM, el proletariado sólo puede tener una actitud: sostener activamente el derecho indiscutible de los pueblos a disponer libremente de sus destinos y a constituirse en estado independiente, si esta es su voluntad. Esto no significaba que no apostaran por estar unidos los trabajadores de las diferentes naciones del Estado, pero consideraban que el reconocimiento del derecho indiscutible de los pueblos a disponer de sus destinos, de un lado, y la lucha común de los obreros de todas las naciones del Estado, del otro lado, constituyen la premisa indispensable de la futura confederación de pueblos libres.1

El POUM y el Frente Popular

Aun siendo un partido marxista revolucionario y considerando que, en 1935, el dilema político en España no era entre apoyar o atacar la República democrática y liberal, sino entre el socialismo y el fascismo, el POUM fue uno de los partidos firmantes del pacto electoral del Frente Popular a comienzos de 1936. Esto se justificó porque el programa del Frente Popular, aun cuando limitándose a proponer ciertas reformas económicas que no suponían ruptura alguna con el capitalismo, incluía la amnistía para los que hubieran participado en el movimiento revolucionario de octubre de 1934, y porque ni el PCE ni el PSOE aceptaron una coalición electoral socialista que excluyera a los partidos republicanos "burgueses". En las elecciones de febrero de 1936, Joaquín Maurín, secretario general del POUM, fue elegido diputado para las Cortes de la República Española. En sus discursos parlamentarios, Maurín denunció que el gran peligro contra la República no era el movimiento huelguista y de ocupación de tierras de la primavera de 1936, sino la conspiración militar que se estaba organizando y la violencia política derechista. Maurín, además, acusó al gobierno de republicanos de izquierda de pasividad frente a los militares y la derecha.

El POUM en la Revolución Española

Artículo principal: Revolución social española de 1936

El inicio de la Guerra Civil sorprendió a Joaquín Maurín en Galicia, organizando la sección gallega del POUM. En Barcelona, se le creyó inicialmente muerto por los rebeldes, con lo que Andreu Ninpasó a ser Secretario Ejecutivo (rechazó el puesto de Secretario General para honrar la memoria de Maurín).

El POUM defendió la revolución colectivizadora desarrollada en Cataluña desde el 19 de julio de 1936. Nin, que fue Consejero de Justicia de la Generalidad de Cataluña, consideraba que la guerra y la revolución estaban intrínsecamente unidas.

Sin embargo, el POUM empieza a representar un problema para el gobierno de la República a causa de la presión comunista.

En primer lugar, su enemistad con Moscú compromete las relaciones de la República con su principal proveedor de armas y suministros en la guerra: la Unión Soviética. De hecho, la posición de fuerza de Stalin hace que finalmente el POUM sea desalojado, con la oposición de la CNT, del gobierno que compartió con las demás fuerzas de izquierda desde el inicio de la contienda en julio de 1936.

Los "Hechos de Mayo" de Barcelona (1937)

Artículo principal: Jornadas de Mayo de 1937

El 3 de mayo de 1937 la escalada de tensión entre el gobierno y los anarcosindicalistas llegó a su punto culminante en Barcelona. La policía, con 200 hombres, trató de hacerse por la fuerza con el edificio de la central telefónica, situada en la plaza de Cataluña, que desde el inicio de la guerra y en virtud del Decreto de Colectivización estaba en manos de la CNT. Después de meses de humillaciones y subsiguientes claudicaciones del sindicato, algunos sectores de la CNT deciden resistir el asalto, temiendo que ese fuese sólo el principio de acciones en su contra aún más expeditivas por parte del gobierno. Se temieron asaltos a otros edificios de la CNT y rápidamente se distribuyeron armas para defenderlos. La noticia corrió como la pólvora y se levantaron barricadas por toda la ciudad. Es lo que se conoce como las Jornadas de Mayo.

El POUM se unirá a los anarquistas, manteniendo contactos con la Agrupación de los Amigos de Durruti. El 6 de mayo acabaron las hostilidades.

La represión del gobierno de Negrín contra el POUM (1937-1938)

Los comunistas exigen la ilegalización del POUM y se procede a detener a sus dirigentes y a sus miembros, que pasan a la clandestinidad. Se disuelven las milicias del partido en el frente.

Andreu Nin y la mayor parte de los dirigentes del POUM fueron detenidos y secuestrados sin que las autoridades de la Generalidad de Cataluña fueran advertidas ni consultadas. Seis días después de su detención, Andreu Nin, es misteriosamente secuestrado. La versión oficial calumnia al POUM acusándole de ser una conexión fascista y concluye que sus raptores eran agentes de la Gestapo. Después de la apertura de determinados archivos de Moscú, posterior a 1989, se han obtenido pruebas de la participación de agentes de Stalin en el secuestro y posterior asesinato de Andreu Nin.

El gobierno de Largo Caballero trató de resistir las presiones soviéticas para erradicar a los partidos disidentes, y en especial trató de oponerse a la ilegalización y a la represión contra el POUM. Sin embargo, la caída de Largo Caballero, en buena parte debida a los Hechos de mayo, vino a encumbrar a un Juan Negrín menos reacio a tales maniobras, lo cual sentenció el destino del POUM.

Las primeras investigaciones, antes de ser abortadas por el gobierno, parecen indicar que el secuestro fue obra de un agente soviético del NKVD llamado Alexander Orlov con la colaboración de algunas instancias del gobierno y la policía. Se presume que Andrés Nin habría sido trasladado a Valencia y luego a Madrid y Alcalá de Henares, donde, al parecer, fue torturado y asesinado en un chalé propiedad de Constancia de la Mora e Hidalgo de Cisneros.

Al año siguiente, 1938, se enjuició a los dirigentes del partido y se les condenó a prisión por rebelión mientras se reconocía su carácter de organización antifascista. La intervención de Largo Caballero, Josep Tarradellas y Federica Montseny evitaron la condena a la pena capital. Para aquella época la represión previa y numerosos asesinatos habían afectado al POUM, que sobrevivió en la clandestinidad hasta el final de la guerra, pasando directamente a la lucha clandestina contra el franquismo.

Las acusaciones contra el POUM

Según los partidarios de Trotsky, una de las tácticas utilizadas por el estalinismo en la Unión Soviética, como parte de la política de erradicación de los opositores como Bujarin, Kamenev o Trotski, fue asociarlos con una conjura fascista internacional de la cual serían meros agentes para la desestabilización de la revolución.

La misma política en España habría sido promovida por Moscú contra los anarquistas y contra el POUM. George Orwell escribe que, en vísperas de los Hechos de mayo de 1937 en Barcelona, las publicaciones en manos del gobierno habían asumido y difundido la idea con tanta naturalidad que era difícil que incluso en periódicos izquierdistas extranjeros no se pensara que el POUM era manejado desde Berlín. Esto parecía aún más evidente si se tiene en cuenta que el partido acusaba a la República, y a la prioridad de ganar la guerra, de contrarrevolucionarios. El funcionario del Komintern, Stoyán Mínev, dirigió la elaboración y edición de un libro contra el POUM, firmado bajo el seudónimo colectivo de “Max Rieger”: Espionaje en España en 1938.

  1. Escenas

1ª se reúnen con los vecinos del pueblo para decidir si hay que colectivizar o no:

  • Motivos para el no: cada uno cosecha lo que siembra sería injusto que alguien te cogiera lo que tanto esfuerzo te ha costado conseguir; cada uno trabaja de una forma y sería difícil colectivizar.
  • Motivos para el sí: los hombres se han ido al frente están sin suministros no tienen nada y en el pueblo los fascistas lo han dejado al mínimo, buscar suministros y darlos al frente porque para eso están luchando sus conocidos; tiene que comer todo el pueblo y hay poca comida por lo que es mejor repartirlo; al unificarse las tierras aumenta la producción y es rentable; la colectividad pueden comprar más y mejores herramientas; cada uno puede cosechar por su cuenta pero lo que se recoja se reparte entre todos.

Un inglés miliciano cree que deberían tomar esas tierras y dividirlas (hay un decreto republicano de octubre que lo permite) y que no deberían enfrentar a los campesinos entre sí porque aunque uno no esté de acuerdo en colectivizar si está en contra de los fascistas; otro le contesta que los terratenientes ayudan al ejército; Bernard, un miliciano comenta que cree que es mejor olvidar por completo la propiedad privada ya que mantiene alejada la mentalidad capitalista; el inglés responde que no defiende la propiedad privada pero que las discusiones agrarias no son lo más importante que hay que luchar contra el fascismo, está de acuerdo con Bernard pero no va servir de nada si mueren; Blanca cuenta que en su pueblo no esperaron a que el gobierno les diera las tierras, las tomaron; el inglés les pide que miren más allá del pueblo y les dice que no se trata solo de luchar contra franco sino también contra Mussolini, excepto México y Rusia el resto de países no quieren vender armas a la República porque son capitalistas; habla el alemán sobre la revolución en su país y cuenta que han sido muchos y que ahora está Hitler porque los socialistas les dijeron que hicieran la revolución más tarde y por eso perdieron; un francés dice que no es el momento de enfrentarse los unos con los otros porque los ojos de todo el mundo están puestos en España; otro chico cree que si no se revolucionan las ideas “van a morir” es decir la gente dejará de creer en la revolución porque no verán ningún resultado; David piensa que el idealismo no sirve para nada si están muertos y que por tanto es importante pensar bien en lo que harán; una campesina comenta que no tienen nada solo miseria y que ya no tienen nada que perder por eso deben luchar. Pasan a la votación y democráticamente deciden colectivizar las tierras.

2ª Porque decían que tenía que ser un ejército “real” y disciplinado, además pensaban que tenía que ser un ejército fuerte y las mujeres eran más débiles además no eran tan “duras” física y mentalmente por tanto tenían que hacer las labores que debían hacer como mujeres es decir: cocinar, conducir camiones o ser enfermeras.

3ª Los anarquistas contra los del ejército popular, porque los del ejército popular acusaban a los anarquistas y a otros partidos de no luchar por la revolución y estar a favor del fascismo ya que no se unían al ejército popular y los anarquistas se “defendían”, el ejército decía que debían estar todos unidos pero perteneciendo al mismo partido y tener todos el mismo uniforme y saludo con la misma disciplina porque si no no podrían vencer al fascismo.

  1. Opinión personal

Me ha gustado mucho la película porque se veía muy real todo pero creo que también daba detalles sobre la vida de David quizás innecesarios y que podría haberse “explayado” más en la guerra en si y en las brigadas internacionales, haber dado más detalles sobre eso, sin embargo me ha gustado como lo han planteado y cómo se ha visto la dificultar para llegar a España, y lo difícil que era mantener información del resto de España debido a la misma Guerra Civil también es interesante como el cura del pueblo por ejemplo traicionó a 5 campesinos milicianos o la miseria de los campesinos y el descontento de la población con las batallas entre los anarquistas, el POUM, el ejército popular, y otros.