Tiempos difíciles; Charles Dickens

Literatura universal del siglo XIX. Narrativa inglesa. Novela victoriana. Novelistas ingleses. Vida y obras del autor. Argumento

  • Enviado por: Tasslehoff
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Biografía de Charles Dickens:

Novelista inglés y uno de los escritores más conocidos de la literatura universal. En su extensa obra, combinó con maestría narración, humor, sentimiento trágico e ironía con una ácida crítica social y una aguda descripción de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios. Nació el 7 de febrero de 1812, en Portsmouth, y pasó la mayor parte de su infancia en Londres y Kent, lugares que aparecieron con frecuencia en sus obras. Comenzó a asistir a la escuela a los nueve años de edad, pero sus estudios quedaron interrumpidos cuando su padre, un pequeño funcionario afable pero despreocupado, fue encarcelado, en 1824, por no pagar sus deudas. El joven Charles se vio obligado, pues, a mantenerse por sí mismo, y entró a trabajar en una fábrica de tintes. Esta desagradable experiencia, que más tarde describiría, sólo levemente alterada, en su novela David Copperfield (1850), le produjo una sensación de humillación y abandono que le acompañó durante el resto de su vida. Entre 1824 y 1826 asistió de nuevo a la escuela, aunque la mayor parte de su educación fue autodidacta. Entre sus libros favoritos se encontraban los de algunos de los grandes novelistas del siglo XVIII, como Henry Fielding y Tobias Smollet, cuya influencia se puede percibir con claridad en sus propios escritos. En 1827 consiguió un trabajo como secretario legal y, tras estudiar durante un breve periodo de tiempo el oficio, se convirtió en periodista en el Parlamento, lo cual le habituó a realizar precisas descripciones de hechos, cualidad que aplicaría posteriormente a su obra narrativa. En esa época conoció a María Beadnell, y se enamoró de ella, pero su familia lo rechazó como pretendiente de la joven, por lo que, tras cuatro años de relaciones, se separaron. Para entonces, él ya estaba trabajando como reportero en una publicación de su tío, The Mirror of Parliament, y para el periódico liberal The Morning Chronicle. En diciembre de 1833, Dickens publicó, bajo el seudónimo de Boz, la primera de una serie de breves y originales descripciones de la vida cotidiana de Londres en The Monthly Magazine, una revista que editaba su amigo George Hogarth. Tras ello, un editor de la ciudad le encargó un volumen de nuevas notas en este estilo, que debían acompañar a las ilustraciones del famoso artista George Cruikshank. El éxito de este libro, titulado Los apuntes de Boz (1836), le permitió al novelista casarse con Catherine Hogarth en ese mismo año, y le animó a preparar una colaboración similar, esta vez con el conocido artista Robert Seymour. Cuando Seymour se suicidó, otro artista, H. K. Browne, apodado Phiz, que realizaría más tarde muchas de las ilustraciones de los últimos trabajos de Dickens, ocupó su lugar. El resultado de esta colaboración fue Papeles póstumos del club Pickwick (1836-1837), una obra en un estilo muy próximo al de los cómics, cuyo éxito consolidó la fama del novelista, e influyó notablemente en la industria editorial de su país, pues su innovativo formato, el de una publicación mensual muy poco costosa, marcó una línea que siguieron otras editoriales. La fama que le había producido este curioso proyecto se vio ampliada por las siguientes novelas que fue publicando. Hombre de enorme energía y talento, se dedicó a otras muchas actividades. Editó los semanarios Household News (1850-1859) y All the Year Round (1859-1870), escribió dos libros de viajes, Notas americanas (1842) e Imágenes de Italia (1846), administró asociaciones caritativas y luchó porque se llevaran a cabo reformas sociales. En 1842, impartió seminarios en los Estados Unidos en favor de un acuerdo internacional sobre propiedad intelectual y en contra de la esclavitud. En 1843 publicó Canción de Navidad, que se convirtió rápidamente en un clásico de la narrativa infantil. Las actividades extraliterarias de Dickens incluían la gestión de una compañía teatral que funcionó hasta la subida al trono de la reina Victoria, en 1851, y las lecturas de sus obras en Inglaterra y en Estados Unidos. Sin embargo, todos estos éxitos se vieron empañados por sus problemas familiares. La incompatibilidad de caracteres y la relación del autor con la joven actriz Ellen Ternan, llevaron a la disolución del matrimonio, en 1858, fruto del cual habían nacido diez hijos. Murió el 9 de junio de 1870 y fue enterrado cinco días más tarde en la abadía de Westminster. A la vez que maduraba artísticamente, sus novelas se habían ido transformando de cuentos humorísticos, en la línea de Los papeles del club Pickwick esta obra fue traducida al español del francés por Benito Pérez Galdós (1868) ya que el autor español no sólo admiraba a Dickens sino que le consideraba como uno de sus maestros y Nicholas Nickleby (1837-1838), en obras de gran relevancia social, análisis psicológico y enorme complejidad narrativa. Entre sus obras más representativas se encuentran Casa desolada (1853), La pequeña Dorritt (1857), Grandes esperanzas (1861) y Nuestro amigo común (1865). Los lectores del siglo XIX y de comienzos del XX apreciaban más las primeras obras del autor, por su sentido del humor y su trasfondo trágico. Pero, aún reconociendo las cualidades de esta narrativa temprana, los críticos literarios de hoy en día sitúan por encima de ella a las obras de madurez, por su coherencia formal y su aguda percepción de la condición humana. Otras obras destacadas son Oliver Twist (1839), La tienda de antigüedades (1841), Barnaby Rudge (1841), Martin Chuzzlewit (1844), Dombey e hijo (1848), Tiempos difíciles (1854), Historia de dos ciudades (1859) y El misterio de Edwin Drood, que quedó incompleta.

Su vida familiar fue azarosa, con varios fracasos matrimoniales y muchos hijos.

Murió el 9 de junio de 1870 y sus restos fueron sepultados en la abadía de Westminster.

Tiempos Difíciles:

Es una novela escrita en el siglo XVII (1854), época en la que priman las ideas realistas y en la que comienzan una serie de pinceladas en la novela histórica y de la época denominadas Victorianas, en honor a la reina Victoria de Inglaterra; Charles Dickens se considera uno de los promulgadores de este tipo de novela y Tiempos Difíciles muestra claramente el estilo tan marcado, descriptivo y realista de la sociedad inglesa de la época. Si uno se para a analizar cada frase del libro encuentra significado propio en cada oración y en cada descripción; así cuando describe a cada personaje le da un toque peculiar y lo rodea de la impresión que le causa al autor produciendo en el lector la misma idea acerca del personaje.

Cada personaje tiene un nombre, propio de todo ser humano, pero que el autor le da por una razón concreta y específica: el nombre identifica a cada personaje, así Tomás Gradgnind se llama así porque en inglés ese apellido sugiere palabras como grading, graduating o gradual (relativos a grado o graduar)y grinding (moler, trituración opresión) diciendo esto se describe a la perfección al personaje de Tomás ya que es un padre de familia con dos hijos a los que lleva por el camino de una educación en lo real y lo existente sin dejarles libertad para elegir lo que quieren ni fantasear. Se podría seguir con la descripción e cada personaje del libro por su nombre pero me limitaré a comentar que el presente libro utiliza en sus descripciones un número muy amplio de adjetivos para referirse a los personajes y que en contadas ocasiones los llama por su nombre sin utilizar un adjetivo. Utiliza la repetición de palabras para la descripción y así dar más énfasis o destacar más el grado de realidad a la que le quiere dotar al personaje. Otros personajes serían el señor Bounderby, gran amigo de Tomás Gradgnind de su misma edad, los hijos de Tomás, una niña de un circo que adopta la familia para educarla en el camino de la realidad y apartado de lo imaginario, a la que el señor Gradgnind acepta como reto por ser una niña puramente imaginativa. Aparece la figura el obrero que no tiene más remedio que aceptar las condiciones que el burgués le ofrece, Bounderby, y el obrero revolucionario que pone en contra de todo el sindicato a quién no acepta sus condiciones d vida. Entrando en el detalle de la vida de Bounderby y de su descripción podríamos decir que es el típico personaje que se ha ido forjando una fama, real o no, acerca de su pasado y que apela a ésta cada vez que quiere criticar a alguien o presumir de la forma en que llegó a tan alto nivel social; es el arquetipo de persona que se desestabilizaría si descubriera que todo lo que ha estado aprendiendo de su pasado era irreal; persona como cualquier otro ser humano con unos dogmas fijos e inamovibles. Tomás Gradgnind tiene cinco hijos, cada uno un hijo modelo que jamás había contemplado más allá de la realidad expuesta en os hechos verídicos; los personajes familiares que Dickens trata más son Julia y Tomás; la primera es una mujer modelo a la viva imagen de lo que un hombre de su época desearía. No piensa jamás en hechos que no sean “eminentemente prácticos” y simplemente se basa en verdades sin dar rienda suelta a su imaginación, algo que habría deseado. Se casa con el señor Bounderby tras éste pedir su mano a su padre y la hija acepta tras una conversación con su padre en la que no ve ninguna salida coherente ya que nunca había conocido a nadie de quién enamorarse. El segundo hijo, pese a haber sido educado en los valores que su padre persigue, se convierte en un “mafiosillo” tras irse a vivir con Bounderby a su casa y ayudarle en las funciones bancarias. Otro personaje importante sería la señora Sparsit, dama de alta alcurnia que renuncia a ella por problemas familiares y se va a servir a la casa del señor Bounderby. Cuando éste se casa, la señora abandona la casa y Bounderby le proporciona un trabajo y un hogar en el banco del pueblo obrero de Inglaterra Cocketown, donde se produce la trama de la historia. El pueblo está lleno del humo producido por las fábricas producto de la revolución industrial; por las mañanas y la noche se puede ver la calle repleta de obreros que acuden a su lugar de trabajo honradamente a obtener un mísero salario con el que poder vivir. En el ámbito de la vida obrera, el otro punto que trata Dickens en el libro, cabe destacar el hogar donde vive Esteban Blackpool; es un obrero digno que no tiene nada que reprochar por su vida como tal pero que vive en un hogar que, comparado con los descritos de los burgueses (Tomás y Bounderby) no tiene ni punto de comparación. Tiene muchos problemas en el ámbito familiar con su mujer y tiene una gran amiga de la que se enamora pero a la que no puede pretender. Al final muere tras haber sufrido una jugarreta del hijo de Gradgnind, Tom.

Desde el punto de vista histórico el libro tiene mucha importancia ya que gracias a éste y muchos de su estilo se puede conocer la época del siglo XIX y las condiciones de vida de ambas clases sociales tan unidas pero a la vez tan separadas. La forma en qué el autor describe todo, tan detalladamente, nos sitúa más dentro de la novela de lo que se puede esperar de un libro y casi ni se puede imaginar como llegas a identificarte con los personajes como si los conocieras simplemente por el tipo de la descripción que Dickens realiza, detallada y a veces repetitiva para resaltar un estilo muy marcado de la personalidad concreta de alguien. La obra, pese a tener numerosos personajes, sabes identificar a cada uno en el lugar social o estrato al que pertenece y sabes identificarle con una política y una forma determinada de actuación. El final de la obra tiene mucho sentido y es algo inédito ya que pocos de los burgueses que actuaban de cierta manera sabían después reconocer los errores de su sistema empleado, y muchos menos pretenden solventarlos arruinando su vida o haciendo cosas impensables para un burgués: la manera en que ayuda Gradgnind a salir del país a su hijo por robo al banco tiene mucho mérito, poca gente se mezcla con un circo ambulante para pedirle ayuda.

Personalmente el libro me parece la novela que todo el mundo debe haber leído si quiere entender la sociedad y las formas de actuar de la época; leyendo esta novela se comprenden las revoluciones realizadas en lugares como Inglaterra o revueltas de carácter reivindicativo. Todo lo de la época de ese siglo se ve reflejado en la novela y al decir que está recomendada para la lectura y que es más bien obligatoria, si alguien estuviera por la labor de realizar algo contra la gente más necesitada del mundo, que se lo piense y que lea el libro este para concienciarse. Otra moraleja de este libro sería que no hay que educar a los niños sin dejar que se influyan de lo que viene en el exterior ya que son niños. Precisamente es posible que Dickens al escribir este libro no pretendiera dar a conocer su sociedad a lo largo de los siglos sino que esperaría que causara efecto en la sociedad en la que vivía y así cambiarla de una manera indirecta.