Test de Luria

Psicometría. Análisis psicométricos. Examen neuropsicológico. Modelos de aplicación. Anamnesis. Lateralidad. Dominancia cerebral. Tabulación

  • Enviado por: David Gilmour
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas

publicidad

'Test de Luria'

INDICE

I.- INTRODUCCIÓN..................................................................................................... 3

II.- DESCRIPCIÓN DEL TEST.................................................................................... 4

III.- APLICACIÓN........................................................................................................ 6

III.1.- CONSIDERACIONES GENERALES...................................................... 6

III.2.- MODELOS DE APLICACIÓN TEST DE LURIA.................................... 8

IV.- VENTAJAS Y DESVENTAJAS........................................................................... 14

V.- CONCLUSIONES................................................................................................. 14

I.- INTRODUCCIÓN.

Las pruebas que integran el “Test de Luria”, tienen como fundamento teórico, los diversos trabajos realizados por Alexander Luria (1902-1977). Médico y psicólogo soviético, que dedicó gran parte de su vida al estudio de las complejas dinámicas cerebrales. Durante más de treinta años trabajó con Vygotsky, quién influyó notablemente en su concepción de la psiquis humana.

Es interesante resaltar la concepción histórica que cimienta las concepciones de Luria. Él plantea que una de las diferencias más notables entre animales y humanos, es que la inmensa proporción de los conocimientos que poseen los últimos, son asimilados gracias a la experiencia histórica- social de la humanidad. Por ello, no concibe la actividad cerebral, la dinámica psíquica, como un conjunto de actividades electro-químicas, sino más bien, como resultado de la práctica social que todas las personas afrontamos.

Luria fue uno de los pioneros en el desarrollo del área de la neuropsicología (1960). Buscó complementar un análisis neurológico de los procesos psíquicos primarios (sensación, movimiento y reflejos), ampliamente estudiados por los neurólogos contemporáneos, con el estudio de las funciones superiores cerebrales (gnosis, habla y pensamiento), que observadas a través de las praxias de los sujetos, podían evidenciar el perfecto funcionamiento cerebral o sus posibles daños .

Luria entiende, que los procesos psíquicos superiores “son funciones de todo el cerebro y que el trabajo de la corteza cerebral solamente puede observarse en estrecha ligazón con el análisis de los aparatos nerviosos más bajos” . El conjunto de funciones, no sólo tienen relación con la localización de ellas en lugares específicos del cerebro, sino que también, con la dinámica funcional total del mismo. Así, se puede hablar de un sistema funcional psíquico complejo y plástico, donde una función, por ejemplo la visual , no sólo se produce en el lóbulo occipital, sino que también los lóbulos temporales, disponen de más de una veintena de áreas visuales accesorias que pueden ponerse en funcionamiento, a partir de la potenciación impulsada por el mundo exterior, por pertenecer a la misma sede funcional.

Esta concepción del funcionamiento cerebral, se expresa claramente en la equipotencialidad, descubierta por Luria. Ésta se refiere, a la capacidad que posee el cerebro humano, cuando sufre un daño por la senectud, por un accidente cerebro vascular o traumático, de recuperar la funcionalidad perdida haciendo trabajar otras partes que pasan a desempeñar esas funciones que antes no realizaban

Así, la Psicología aportó a la comprensión de la dinámica cerebral, desde una perspectiva más bien cualitativa, que observa al individuo de manera particular frente a diferentes procesos de estimulación; las reacciones pueden ser diversas y por lo tanto, imposibles de cuantificar (enfoque conductista); es necesario integrar en el análisis la historia del individuo que aporta elementos fundamentales para reconocer los procesos cerebrales propios del paciente.

Al interior de estos postulados teóricos , surge el test de Luria - Christensen, diagnóstico sistematizado por Anne Lise Christensen en la década de los `70. Posteriormente, y dado la imposibilidad de obviar el trabajo del psicólogo soviético, el mundo de la Psicología estadounidense comienza a integrar los postulados de Luria y resistematiza el test de Christensen, transformándolo en un test cuantitativo (Test de Luria- Nebraska, Golden 1979). Estableciéndose, así, dos grandes posibilidades para obtener resultados tras la aplicación de un test: el cuantitativo (EE.UU) y el cualitativo (Soviético). Finalmente, a mediados de la década de los '90, se elabora una nueva batería de aplicación (Luria DNI) especialmente para pre-escolares.

Los alcances de los planteamientos teóricos de Luria, claramente, son cimiento de las prácticas neuropsicológicas actuales, planteando el desafío tanto, para el terapeuta como para el paciente: lograr la recuperación de la salud mental a pesar de los daños orgánicos posibles.

II.- DESCRIPCIÓN DEL TEST.

Los Tests Neuropsicológicos se apoyan en una metodología que algunos autores llaman "dinámica-estructural” haciendo énfasis en su naturaleza cualitativa. La característica esencial de este método consiste en el estudio de la interrelación de los factores constitutivos del proceso mental sometido a indagación; es decir, en el análisis minucioso de los eslabones que conforman su estructura interna. Daremos un ejemplo para explicitar lo antedicho. Tomemos por caso la realización de cualquier movimiento manual: diversos investigadores han destacado que su realización implica la participación concatenada de una serie de áreas corticales que aportan distintos factores o eslabones cuyo resultado final posibilita el ejercicio adecuado de la función y que, por lo menos, incluye a los siguientes:

1- El factor cinestésico, que brinda la información necesaria respecto de la posición de la mano para la realización del movimiento y que es tarea de las áreas secundarias del córtex parietal, que constituyen en conjunto con las zonas motoras de la corteza cerebral, una verdadera unidad funcional senso-motora.


2- El factor cinético, que posibilita la sucesión de las inervaciones y denervaciones necesarias para la integridad del movimiento y que es responsabilidad de las zonas premotoras.

3- El factor espacial, que aporta el componente cognitivo necesario para la discriminación de las coordenadas espaciales en las cuales transcurre el movimiento y cuya realización corre a cargo de las regiones parietales inferiores.

4- El factor planificador, que permite subordinar todas las acciones y operaciones motrices a la intención y al objetivo originario del movimiento y que es función de los sectores prefrontales del cerebro.

      La lesión de algunas de las áreas corticales mencionadas impide su aporte funcional y provoca, en consecuencia, la perturbación global del movimiento; pero ésta será distinta de acuerdo al factor psicofisiológico faltante, lo que provocará un síndrome apráxico diferente. Precisamente, el enfoque “dinámico-estructural” de las técnicas neuropsicológicas brinda una información más precisa del síndrome referido, en la medida en que permite establecer cuál de los factores necesarios para la realización del movimiento se encuentra alterado. Dicho en otros términos: permite evaluar cuál de los distintos factores que conforman el sistema cerebral funcional, que posibilita el movimiento manual, es el disociado o faltante, lo que favorece una mayor precisión diagnóstica.

El principal objetivo del estudio de las funciones corticales superiores, en los casos de lesiones cerebrales, es el de explicar el síndrome de los trastornos mentales provocados por algún defecto.

El examen neurológico es parte de la investigación clínica del paciente y al igual que el resto de las investigaciones debe basarse en ideas claras sobre los posibles tipos de trastornos.

La investigación neuropsicológica, difiere de los test psicométricos por cuanto se centra en el examen cualitativo de las lesiones en lugar de hacer una evaluación formal de tipo cuantitativa.

El especialista entonces, centrara su análisis en la organización de los procesos mentales de un sujeto aislado y no así en la clasificación preconcebida de las Funciones.

La prueba de Diagnostico Neuropsicológico de Luria-Christensen, Permite explorar a través de un examen cualitativo los trastornos en los procesos corticales superiores.

Estas pruebas, en su primera etapa, nos permiten descubrir el estado de los analizadores individuales, óptico, auditivo, cinestésico y motor y establecer los diferentes niveles estructurales de los procesos mentales. El trastorno en uno o más de estos procesos puede ser el resultado de lesión en una zona especifica de la corteza cerebral.

Teniendo los resultados de esta primera parte, podremos realizar una investigación más detallada de los procesos mentales en los cuales se detecto algún tipo de defecto, por tanto esta segunda parte se debe estructurar sobre la base de los resultados obtenidos y a los hechos que se vayan observando a lo largo de esta segunda etapa. Las pruebas incluidas en esta etapa, son más complejas pues nos llevan a explorar las actividades cuya ejecución puede resultar afectada por diferentes lesiones. Aquí examinamos el habla repetitiva y espontánea, también la escritura, la lectura, la comprensión de textos y la resolución de problemas. Las dificultades experimentadas por el paciente en la ejecución de alguno de estos dispositivos, nos dará a conocer el tipo particular de trastorno de la actividad realizada.

La tercera parte y última corresponde a la formulación de una conclusión psicológica basada en los resultados obtenidos, identificando la lesión fundamental.

Descripción:

La batería ha sido diseñada para hacer una evaluación Neuropsicológica profunda en las siguientes áreas: 1. La Neuropsicología y el estudio de las funciones corticales superiores, por A. R. Luria; 2. El examen neuropsicológico, a) Fines y procedimientos del examen neuropsicológico, b) La entrevista previa, c) La determinación de la dominancia cerebral, d) Funciones motoras, e) Organización acústica-motora, f) Funciones cutáneas y cinestésicas superiores, g) Funciones visuales superiores, h) Lenguaje receptivo, j) Lenguaje expresivo, k) Lectura y escritura, l) Destreza aritmética. m) Procesos amnésicos, n) Procesos intelectuales; 3. Trastornos de las funciones corticales en casos de lesiones cerebrales locales, Lesión en la región temporal, Lesiones en las regiones occipital y occipito-parietal, Lesión en las regiones sensomotoras, Lesión en la región frontal, Trastornos de las funciones corticales superiores con defectos orgánicos generalizados, Trastornos en los casos de lesión en otras regiones diversas.

III.- APLICACIÓN

III.1.- CONSIDERACIONES GENERALES

El examen neuropsicológico de Luria, se inicia con una entrevista inicial y anamnesis donde se debe obtener la mayor cantidad de información sobre la historia del estado actual del paciente y sobre aspectos concretos de su vida, con el propósito de fijar la dirección de la evaluación y proporcionarnos toda la información esencial necesaria para emprender este examen y alcanzar un diagnóstico tópico preciso de la lesión cerebral.

Estos métodos de trabajo nos informan del paciente sobre: su estado de conciencia donde se puede observar la orientación en el espacio y en el tiempo, registrándose los antecedentes personales y familiares, los niveles premórbidos reales de su personalidad que apunta a conocer el nivel de sus conocimientos y habilidades para notar ciertos rasgos de la personalidad individual, su actitud hacia sí mismo y su situación conociendo su actitud hacia su enfermedad y las reacciones emocionales a la experiencia de cambio de personalidad y enfermedad donde se indaga sobre sus “quejas”subjetivas y espontáneas, quejas generalizadas, quejas sobre síntomas específicos episódicos, quejas sobre síntomas constantes o de evolución progresiva y quejas sobre el trastorno de las funciones complejas.

Todo esto, pretende que a través de la entrevista y la anamnesis aparezcan o se revelen fenómenos patológicos que deberán ser estudiados minuciosamente para luego plantear hipótesis diagnósticas básicas de su naturaleza y probable localización, así se hará más preciso y significativo el posterior examen clínico del paciente. Además, las hipótesis planteadas anteriormente, en esta etapa podrán ser confirmadas, modificadas o refutadas por toda la información que se recopile durante el examen.

Aplicación del Diagnóstico Neuropsicológico de Luria-Christensen.

Este examen consta de los siguientes sub-tests: Funciones motoras, acústico-motoras, cutáneas, kinestésicas y visuales.

Además, se evalúan actividades cuya ejecución puede verse afectada por las distintas lesiones, como son: los procesos del habla, escritura, lectura, comprensión de textos, resolución de problemas, habilidades matemáticas, memoria e inteligencia.

Es fundamental antes de iniciar la exploración neuropsicológica recopilar cierta información relevante para el análisis de los resultados. Esta información se extrae primeramente de una entrevista inicial y anamnesis y de la dominancia cerebral.

  • Entrevista inicial y anamnesis

El examen neuropsicológico de Luria, se inicia con una entrevista inicial y anamnesis donde se debe obtener la mayor cantidad de información sobre la historia del estado actual del paciente y sobre aspectos concretos de su vida, con el propósito de fijar la dirección de la evaluación y proporcionarnos toda la información esencial necesaria para emprender este examen y alcanzar un diagnóstico tópico preciso de la lesión cerebral.

Estos métodos de trabajo nos informan del paciente sobre: su estado de conciencia donde se puede observar la orientación en el espacio y en el tiempo, registrándose los antecedentes personales y familiares, los niveles premórbidos reales de su personalidad que apunta a conocer el nivel de sus conocimientos y habilidades para notar ciertos rasgos de la personalidad individual, su actitud hacia sí mismo y su situación conociendo su actitud hacia su enfermedad y las reacciones emocionales a la experiencia de cambio de personalidad y enfermedad donde se indaga sobre sus “quejas”subjetivas y espontáneas, quejas generalizadas, quejas sobre síntomas específicos episódicos, quejas sobre síntomas constantes o de evolución progresiva y quejas sobre el trastorno de las funciones complejas.

Todo esto, pretende que a través de la entrevista y la anamnesis aparezcan o se revelen fenómenos patológicos que deberán ser estudiados minuciosamente para luego plantear hipótesis diagnósticas básicas de su naturaleza y probable localización, así se hará más preciso y significativo el posterior examen clínico del paciente. Además, las hipótesis planteadas anteriormente, en esta etapa podrán ser confirmadas, modificadas o refutadas por toda la información que se recopile durante el exámen.

  • Dominancia Cerebral (lateralidad)

Es fundamental determinar la dominancia hemisférica cerebral, puesto que la variación de esta dominancia es diferente de un paciente a otro; por lo tanto, como el objetivo del examen es ubicar lesiones que afecten funciones neuropsicológicas, necesariamente debemos determinar el hemisferio con mayor representación.

  • La tabulación

La tabulación del test debe enmarcarse dentro de un análisis cualitativo sobre los estados neuropsicológicos del individuo.

A medida que se administran los ejercicios, se aprecia si el paciente manifiesta o no algún trastorno; para cualquiera de los resultados, posteriormente se aplican ejercicios de la batería del examen que corresponden a la misma área con el objetivo de corroborar o rechazar el resultado inicial que obtuvo el paciente.

  • Si en los primeros ejercicios no logra la realización correcta de éstos y en un segundo momento nuevamente fracasa, se concluirá que en el área evaluada presenta un trastorno grave.

  • Si en los primeros ejercicios no logra la realización correcta de éstos y en un segundo momento los desarrolla correctamente, se concluirá que en el área evaluada presenta un trastorno ligero o leve.

  • Si en los primeros ejercicios logra la realización correcta de éstos y en un segundo momento nuevamente logra desarrollarlos correctamente, se concluirá que en el área evaluada hay inexistencia de trastorno.

inexistente ligeros graves

I

D

Además, hay que tener claro que en los ejercicios correspondientes a los subtest de: Funcionamiento motor y Funciones cutáneas y cinestésicas superiores se debe especificar lateralidad, si corresponde a la extremidad derecha o izquierda


III.2.- MODELOS DE APLICACIÓN TEST DE LURIA


SUB PRUEBA

FUNCIONES ESTUDIADAS

EJEMPLO DE APLICACIÓN POR FUNCIÓN

CONDUCTA DEL PACIENTE

LESIÓN QUE REPRESENTA