Terrorismo

Atentados terroristas. Amenaza y pánico social. Organizaciones terroristas en el mundo. ETA (Euskadi Ta Askatasuna). Hamas. Frente Popular Liberación Palestina

  • Enviado por: Julio Chavez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 20 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

El terrorismo es uno de los problemas claves con los que históricamente los países de América Latina se han tenido que enfrentar. Las causas sociales y económicas de este fenómenos son ampliamente conocidas. Los gobiernos de América Latina a menudo han respondido al terrorismo con medidas altamente represivas, que no sólo incluyen a los presuntos terroristas, si no que violan los derechos fundamentales de la población en general. La otra respuesta típica, el terrorismo de estado, es la causa mayor de violaciones a los derechos humanos en el continente.

En los últimos años, varios gobiernos han pasado o pretenden pasar, leyes que limitan los derechos de los ciudadanos bajo la excusa de eliminar el terrorismo.

“Nadie es inmune, ya sea que viaje en el subterráneo de Tokio o en un autobús en Tel Aviv; que pasee mirando los escaparates de las tiendas en Londres o camine por las calles de Moscú; que preste servicio en Arabia Saudita o vaya a su trabajo en Oklahoma City.

El terrorismo se ha vuelto un destructor de todos por igual que no respeta fronteras.

Nuestra seguridad personal, comunitaria y nacional dependen de nuestras políticas con respecto al terrorismo dentro del país y en el extranjero.

No podemos promover el bien común en nuestro país sin promoverlo también en todo el mundo. No podemos reducir las amenazas a nuestro pueblo sin reducir las amenazas al mundo más allá de nuestras fronteras.”

Bill Clinton

Presidente Estadounidense

5 de agosto de 1996

EL TERRORISMO POSTMODERNO

Cuando el siglo XIX llegaba a su fin, parecía que nadie estaba inmune a un atentado terrorista. En 1894 un anarquista italiano asesinó al presidente francés Sadi Carnot. En 1897 unos anarquistas apuñalaron mortalmente a la emperatriz Isabel de Austria y mataron a Antonio Cánovas, el primer ministro español. En 1900 Umberto I, rey de Italia, cayó víctima de otro atentado anarquista; en 1901 un anarquista estadounidense asesinó a William McKinley, presidente de Estados Unidos. El terrorismo se convirtió en la principal preocupación de los políticos, jefes de policía, periodistas y escritores, desde Dostoevski hasta Henry James. Si en el año 1900 se hubieran reunido los líderes de las principales potencias industriales, la mayoría habría insistido en asignar alta prioridad al terrorismo en su orden del día, como lo hizo el presidente Clinton en la reunión del Grupo de Siete, luego de la explosión de junio en las instalaciones militares estadounidenses en Dhahran, Arabia Saudita.

Desde esta perspectiva el resurgimiento reciente de la actividad terrorista no es especialmente amenazante. Según el informe anual del Departamento de Estado sobre la materia, el año pasado murió menos gente en incidentes de terrorismo internacional (165) que el año anterior (314). Sin embargo, estas cifras prácticamente no significan nada, -- debido a los incidentes que no tienen en cuenta y aquéllos que incluyen. Las definiciones actuales del terrorismo no captan la magnitud del problema en todo el mundo.

El terrorismo ha sido definido como el uso de violencia o amenaza de violencia por individuos a nivel subestatal con el propósito de sembrar el pánico en una sociedad, para debilitar e incluso derrocar las autoridades titulares y causar un cambio político. En ocasiones se transforma gradualmente en guerra de guerrillas (aunque a diferencia de las guerrillas, los terroristas son incapaces o no están dispuestos a tomar y retener territorio) y aún en un sustituto de la guerra entre estados. En su larga historia el terrorismo ha hecho su aparición en muchas formas; hoy la sociedad se enfrenta no a un terrorismo sino a muchos terrorismos.

Desde 1900 la motivación, la estrategia y las armas han cambiado en cierto modo. Los anarquistas y los grupos terroristas de izquierda que les sucedieron, hasta los Ejércitos Rojos que operaron en Alemania, Italia y Japón en los años setenta, han desaparecido; si mucho, la iniciativa pasó a la extrema derecha. Ahora, la mayor parte del terrorismo internacional e interno, sin embargo, no es de izquierda ni de derecha, sino de inspiración etnoseparatista. Los separatistas étnicos tienen más fuerza para resistir que los motivados por ideologías, ya que los sostiene una reserva mayor de apoyo público.

El cambio más grande en décadas recientes radica en que el terrorismo no es, de ningún modo, la única estrategia de los militantes. La Fraternidad Musulmana, de múltiples ramales, los hamas palestinos, el Ejército Republicano Irlandés (IRA), los Tigres Tamiles de Sri Lanka, los extremistas kurdos de Turquía e Irak, el movimiento Patria y Libertad del País Vasco (ETA) en España y muchos otros grupos que han surgido en este siglo, han tenido facciones políticas, así como terroristas desde el comienzo. El brazo político suministra servicios sociales y educación, administra los negocios y disputa elecciones, mientras que el "ala militar" realiza emboscadas y asesinatos. Esta división del trabajo tiene sus ventajas: El liderazgo político puede desasociarse públicamente cuando los terroristas cometen un acto particularmente atroz u ocurre algún fracaso. En estos casos la afirmación de falta de control puede ser bastante real, ya que el ala armada tiende a independizarse; con frecuencia los hombres y mujeres con armas de fuego y bombas pierden de vista los objetivos más amplios del movimiento y terminan perjudicando más que ayudando.

Las operaciones terroristas también han cambiado algo. El secuestro de aviones es ahora raro porque los aviones secuestrados no pueden permanecer en el aire indefinidamente y pocos países están dispuestos a permitir que aterricen y quedar así con el estigma de apoyar abiertamente el terrorismo. Por otra parte, los terroristas vieron rendimientos decrecientes en este tipo de secuestros. La tendencia actual parece ser la de disminuir el ataque a objetivos específicos, como por ejemplo las autoridades del bando contrario, y llevar a cabo, en cambio, asesinatos indiscriminados. Aún más, la línea divisoria entre el terrorismo urbano y otras tácticas se ha vuelto menos definida, a la vez que la línea entre el terrorismo políticamente motivado y las operaciones del anarcosindicalismo nacional e internacional, en la Unión Soviética, América Latina y otras partes del mundo, es a menudo imposible de discernir para los extraños. Sin embargo, existe una diferencia fundamental entre el crimen internacional y el terrorismo: Las mafias no tienen interés en derrocar los gobiernos y debilitar la sociedad en forma decisiva; en realidad, tienen intereses adquiridos en una economía próspera.

Los malentendidos, no sólo de orden semántico, rodean las varias formas de violencia política. Un terrorista no es un guerrillero, estrictamente hablando. Ya no hay guerrilleros, estilo maoista, empeñados en la liberación de territorios que se conviertan en la base de la oposición a la sociedad y un ejército permanente que luche contra el gobierno central, salvo quizás en lugares remotos como Afganistán, Filipinas y Sri Lanka. El término "guerrillero" ha tenido una larga vida, en parte porque los terroristas prefieren ese nombre por sus connotaciones más positivas. Persiste también porque los gobiernos y los medios de información en otros países no quieren ofender a los terroristas llamándolos terroristas. La prensa francesa e inglesa no soñaría en referirse con otro nombre a los terroristas de sus países, pero llama militantes, activistas, luchadores por la liberación nacional, e incluso "personas con armas", a los terroristas de otros países.

Ha echado raíz la creencia de que las misiones terroristas de voluntarios empeñados en suicidarse constituyen una nueva tendencia radical y peligrosa porque es imposible impedirlas. Sin embargo, ese es un mito, como tantos otros en los que siempre se ha envuelto el terrorismo. Los que explotan bombas y están dispuestos, y en efecto ansiosos de volarse a si mismos, han existido en todas las épocas y tradiciones culturales, afiliados a tendencias políticas que van desde el izquierdismo de la brigada Baader-Meinhof de los años setenta en Alemania, hasta el extremo de derecha. Cuando el ejército japonés quería pilotos kamikaze, a finales de la Segunda Guerra Mundial, miles de voluntarios se apresuraron a ofrecer sus servicios. Los jóvenes árabes que actúan como bombas humanas en los autobuses en Jerusalén y buscan la recompensa de las vírgenes en El Paraíso, son un eslabón en esta vieja cadena.

El terrorismo auspiciado por los estados no ha desaparecido. Los terroristas ya no pueden contar con la Unión Soviética y sus aliados en Europa Oriental, pero algunos países del Mediano Oriente y Africa del Norte todavía los apoyan. Sin embargo, Teherán y Trípoli están menos ansiosos de afirmar que tienen el derecho divino de llevar a cabo operaciones de terrorismo fuera de sus fronteras; el ataque aéreo estadounidense de 1986 contra Libia y los diversos boicoteos contra Libia e Irán tuvieron efecto. Hoy en día ningún gobierno se ufana de las luchas realizadas por otros a los que instiga y apoya.

Por otra parte, el Sudán, sin mucho bombo, se ha convertido para los terroristas en lo que fuera la Costa de Berbería para los piratas en otras épocas: Un santuario. El gobierno militar en Kartum, aislado políticamente, enfrentado a una economía desastrosa y respaldado por líderes musulmanes, cree que nadie quiere tener nada que ver con el Sudán y por tanto puede impunemente apoyar a terroristas de muchos países. Esa confianza se justifica siempre y cuando el terrorismo sea sólo una molestia, pero, si pasa a más, las reglas del juego cambian y tanto los terroristas como sus protectores se ven sometidos a una grandes presiones.

OPORTUNIDADES DEL TERRORISMO

Las historia muestra que el terrorismo generalmente tiene poco efecto político y que cuando lo tiene es, con frecuencia, lo opuesto del que persigue. El terrorismo de los ochenta y los noventa no es una excepción. El asesinato de Rajiv Gandhi, en 1991, cuando hacía campaña para volver a ser primer ministro, ni aceleró ni impidió la declinación del Partido del Congreso en la India. En Israel, el aumento del terrorismo por parte de hamas y hezbollah indudablemente influyó en el resultado de las elecciones israelíes en mayo. Sin embargo, aun si logró su meta inmediata de provocar un revés al proceso de paz, en el que la Autoridad Palestina del presidente Yasir Arafat ha jugado su futuro, podemos preguntarnos si la presencia de un gobierno Likud de línea dura favorece realmente los intereses de estos grupos. Por otra parte, Yigal Amir, el estudiante judío ortodoxo de izquierda que asesinó a Yitzhak Rabin el otoño pasado, porque desaprobaba el acuerdo de paz con los palestinos, podría muy bien haber ayudado a elegir al segundo de Rabin en mando, el pacifista Shimon Peres, a un período completo, si los terroristas musulmanes no hubieran convertido otra vez en problema la seguridad israelí.

Los terroristas causan perturbaciones y desestabilización en otras partes del mundo, como en Sri Lanka, donde la decadencia económica ha acompañado la guerra entre el gobierno y los Tigres Tamiles. Sin embargo, en Israel y en España, donde los extremistas vascos han realizado atentados durante décadas, el terrorismo no ha tenido efecto sobre la economía. Aún en Argelia, donde el terrorismo ha cobrado el mayor precio en vidas, los extremistas musulmanes han avanzado poco desde 1992 y 1993, cuando muchos predijeron la muerte del impopular régimen militar.

Hay quienes afirman que el terrorismo debe ser efectivo puesto que ciertos líderes terroristas han llegado a ser presidentes o primeros ministros de sus países. En esos casos, sin embargo, los terroristas renunciaron primero a la violencia y se ajustaron al proceso político. Finalmente, según una creencia generalizada, el terrorismo puede dar origen a la guerra o, por lo menos, impedir la paz. Esto es verdad, pero sólo donde existe mucho material inflamable: Como en Sarajevo en 1914 o en el Mediano Oriente y en otras partes hoy en día. Tampoco se puede decir con certidumbre que la conflagración no habría ocurrido más temprano o más tarde en algún caso determinado.

Con todo, las perspectivas del terrorismo, con frecuencia sobreestimadas por los medios de información, el público y algunos políticos, mejoran a medida que aumenta su potencial destructivo. Esto tiene que ver tanto con la aparición de grupos e individuos que practican o pueden tomar parte en el terrorismo, como con las armas que hay disponibles para ellos. Las últimas décadas han presenciado el nacimiento de docenas de movimientos atrevidos que abrazan variedades de nacionalismo, fundamentalismo religioso, fascismo y milenerismo apocalíptico, desde los nacionalistas hindúes en India, pasando por los neofascistas en Europa y el mundo en desarrollo, hasta el culto Branch Davidian en Waco, Texas. Los primeros fascistas creían en la agresión militar y formaron un enorme conglomerado militar, pero esta estrategia ha llegado a ser demasiado costosa aún para las superpotencias. Ahora, los catálogos que ofrecen artículos que se pueden comprar por correo tientan a los militantes con armas de fácil adquisición, mucho más baratas, no convencionales y convencionales (las bombas nucleares del pobre, como las llamó el presidente iraní Ali Akbar Hashemi Rafsanjani).

Además de las armas nucleares, las armas de destrucción en masa incluyen agentes biológicos y compuestos químicos fabricados por el hombre que atacan el sistema nervioso, la piel o la sangre. Los gobiernos han venido produciendo armas químicas por espacio de cerca de un siglo y armas nucleares biológicas por muchas décadas. Durante ese tiempo la proliferación ha sido continua y el acceso cada vez más fácil. Los medios de transporte, cohetes balísticos, cohetes de crucero y aerosoles, también son ahora mucho más eficaces. Mientras que en el pasado los cohetes se utilizaban sólo en guerras entre los países, recientemente se han visto en las guerras civiles de Afganistán y Yemen. Su uso por grupos terroristas sería sólo un paso más.

Hasta los años setenta, la mayoría de los observadores creía que el material nuclear hurtado constituía la amenaza más grande en la progresión de las armas de los terroristas, pero muchos piensan ahora que el peligro podría encontrarse en otra parte. Un informe de abril de 1996 del Departamento de Defensa dice que "la mayoría de los grupos terroristas no tiene los recursos financieros o técnicos para adquirir armas nucleares, pero podría reunir material para fabricar dispositivos de dispersión radiológica y algunos agentes biológicos y químicos". Algunos grupos tienen patrocinadores estatales que poseen o pueden obtener armas de los últimos tres tipos mencionados. Los mismos grupos terroristas han investigado el uso de venenos desde el siglo XIX. El culto Aum Shinrikyo realizó un atentado con gas venenoso en marzo de 1995 en el tren subterráneo de Tokio; el contacto con el gas neurotóxico sarin causó la muerte de diez personas y afectó a otras 5.000. Otros intentos más rudimentarios, en Estados Unidos y el exterior, de experimentar con sustancias químicas y agentes biológicos para uso en el terrorismo, han incluido toxinas que causan botulismo, la proteína venenosa rycin (dos veces), sarin (dos veces), bacteria de la peste bubónica, bacteria de tifoidea, cianuro de hidrógeno, vx (otro gas neurotóxico) y posiblemente el virus de ébola.

Si los terroristas han empleado armas químicas sólo una vez y material nuclear nunca, se debe, en cierta medida, a razones técnicas. En la literatura científica se puede leer sobre la cantidad de problemas técnicos inherentes a la producción, fabricación, almacenamiento y transporte de cada una de las tres clases de armas no convencionales.

La fabricación de armas nucleares no es tan simple, como no lo es su transporte hasta el objetivo. El material nuclear, del cual el abastecimiento es limitado, está bajo la vigilancia del Organismo Internacional de Energía Atómica, afiliado a las Naciones Unidas. Solamente los gobiernos pueden adquirirlo legalmente, de manera que aún en esta era de proliferación los investigadores podrían seguirles la pista, sin gran dificultad, a los que apoyan a los terroristas. La vigilancia puede pasar por alto un arma nuclear más primitiva: El material nuclear no fisionable pero radioactivo. Se sabe que agentes iraníes en Turquía, Kazajstán y en otras partes han tratado de comprar tal material, que se origina en la ex Unión Soviética.

Los agentes químicos son mucho más fáciles de producir y obtener, pero no tan fáciles de guardar en forma segura en condición estable y su dispersión depende en gran parte de factores climáticos. Los terroristas responsables del atentado del año pasado en Tokio escogieron un objetivo conveniente donde se reúnen multitudes de personas, pero su sarin estaba aparentemente diluido. Los agentes biológicos son, con mucho, los más peligrosos, podrían causar la muerte de cientos de miles, mientras que los químicos causarían sólo miles de muertes. Son relativamente fáciles de conseguir, pero su almacenaje y dispersión son más difíciles que en el caso de los gases neurotóxicos. El riesgo de contaminación de quienes los manejan es alto y muchas de las bacterias y esporas no sobreviven bien fuera del laboratorio. Según informes, Aum Shinrikyo dispersó la bacteria de ántrax (entre los agentes más tóxicos que se conocen) en dos ocasiones, desde un edificio en Tokio, sin efectos dañinos.

Dadas las dificultades técnicas, es probable que los terroristas estén menos inclinados a emplear dispositivos nucleares que armas químicas, y menos inclinados aún a intentar el uso de armas biológicas. Con todo, las dificultades podrían salvarse y la selección de armas no convencionales, a la postre, es una función de las especialidades de los terroristas y de su acceso a sustancias mortíferas.

Las razones políticas para esquivar las armas no convencionales son igualmente de peso. El riesgo de ser descubierto y de venganza dura o la sanción severa subsiguientes es grande y aunque quizás esto no disuada a los terroristas, sí puede disuadir a sus patrocinadores y abastecedores. Los terroristas ansiosos de emplear armas de destrucción en masa pueden alejar por lo menos a algunos patrocinadores, no tanto porque odien menos al enemigo o tengan escrúpulos morales mayores, sino porque creen que el empleo de ese tipo de violencia es contraproducente. Los ataques con armas no convencionales podrían dejar regiones enteras inhabitables por largo tiempo. El empleo de armas biológicas presenta el riesgo adicional de una epidemia incontrolable. Y aunque parece que el terrorismo tiende hacia el asesinato y el pánico indiscriminados, quizá los terroristas no estén dispuestos a utilizar armas de superviolencia que causan daño tanto al enemigo como a un buen número de sus parientes y amigos del terrorista, digamos, kurdos en Turquía, tamiles en Sri Lanka y árabes en Israel.

Además, el terrorismo tradicional se basa en el gesto heroico, en la disposición a sacrificar la propia vida como prueba de idealismo personal. Es obvio que no hay mucho heroísmo en propagar botulismo o ántrax. Debido a que la mayoría de los grupos terroristas están tan interesados en la publicidad como en la violencia, y como la publicidad originada por una intoxicación en masa o una bomba nuclear sería mucho más desfavorable que la de un atentado convencional concentrado, sólo los terroristas que no están interesados en publicidad considerarían el uso de armas no convencionales.

En términos generales, los terroristas no cometerán excesos si sus armas tradicionales, la ametralladora y las bombas convencionales, son suficientes para continuar la lucha y lograr sus metas. Con todo, la decisión de emplear violencia terrorista no siempre es racional; si lo fuera, habría mucho menos terrorismo, ya que la actividad terrorista rara vez alcanza sus propósitos. ¿Qué pasa si después de años de lucha armada y de pérdida de muchos de sus militantes los grupos terroristas no ven progreso? La desesperación podría llevar a abandonar la lucha o al suicidio, pero también podría conducir a un intento último y desesperado de derrotar al enemigo odiado con armas no empleadas antes. Como dijera de si mismo uno de los personajes de Racine, su "única esperanza yace en su desesperación".

Los grupos terroristas tradicionalmente han tenido fuertes elementos cuasireligiosos y fanáticos, ya que sólo la certitud absoluta de una creencia (o el relativismo moral total) ofrece justificación para matar. Ese elemento era fuerte entre los terroristas prerrevolucionarios rusos y los fascistas rumanos de la Guardia de Hierro de los años treinta, como lo es entre los Tigres Tamiles de hoy. Los musulmanes fanáticos consideran que el asesinato de los enemigos de Dios es un mandamiento religioso y que los librepensadores en sus países, así como el estado de Israel, serán destruidos porque esa es la voluntad de Alá. La doctrina del Aum Shinrikyo sostiene que el asesinato puede ayudar tanto a la víctima como al asesino a alcanzar su salvación. El fanatismo sectario ha vuelto a surgir durante la última década y, en general, entre más pequeño sea el grupo más fanático lo es.

En momentos en que la humanidad se aproxima al final del segundo milenio de la era cristiana, están en ascenso los movimientos apocalípticos. La creencia en el final inminente del mundo es probablemente tan antigua como la historia, pero, por razones no muy claras, las sectas y los movimientos que lo anuncian adquieren influencia cuando se aproxima el final de un siglo y, aún más, al cierre de un milenio. La mayoría de los que pregonan el fin del mundo no propugnan la violencia y algunos incluso presagian un renacimiento, el advenimiento de un nuevo hombre y una nueva mujer. Otros creen, sin embargo, que entre más pronto se establezca el reino del anticristo, más rápidamente se destruirá este mundo corrupto y se establecerá el nuevo cielo y la nueva tierra, previstos por San Juan en el Libro de las Revelaciones, por Nostradamus y por toda una gama de profetas.

A los milenarios extremistas les gustaría darle un empujón a la historia y ayudar a crear una devastación de fin del mundo, repleta de guerras universales, hambrunas, pestilencia y otros flagelos.

Quienes sostienen dichas creencias llegan a los cientos de miles y quizá millones. Tienen sus propias subculturas, producen libros y discos compactos por millares y construyen templos y comunidades cuya existencia no conoce la mayoría de sus contemporáneos. Tienen a su disposición considerables recursos financieros. Aunque los grupos apocalípticos más extremistas son terroristas en potencia, en general los servicios de inteligencia no han hecho caso de sus actividades; de aquí la sacudida que produjo el atentado en Tokio y el asesinato de Rabin, para mencionar sólo dos acontecimientos más recientes.

Los elementos apocalípticos surgen en las tendencias intelectuales contemporáneas, así como en la política extremista. Por ejemplo, los ambientalistas de extrema, particularmente los llamados ecólogos restauradores, creen que los desastres ecológicos destruirán la civilización que ahora se conoce, lo cual no significa una pérdida desde su punto de vista, y consideran sacrificable a la gran mayoría de los seres humanos. Con esas creencias y valores como punto de partida, no significa un gran paso llevar a cabo actos de terrorismo para acelerar el proceso. ¿Si la erradicación de la viruela disturbó los ecosistemas, por qué no restaurar el equilibrio trayendo nuevamente el virus? El lema de "Caos Internacional", una de las muchas publicaciones en este campo, es una cita de Hassan I. Sabbah, maestro de los Asesinos, secta religiosa medieval cuyos miembros mataban a los cruzados y a otros en éxtasis "religioso"; todo se permite, dice el maestro. El mundo premoderno y el postmoderno se funden en este punto.

Al escudriñar la escena contemporánea se encuentra una multiplicidad de grupos terroristas y potencialmente terroristas y sectas que lo deja a uno perplejo. Los profesionales del terrorismo, tal como nos eran conocidos hasta ahora, eran nacionalistas y anarquistas, extremistas de izquierda y derecha. Pero la nueva era ha traído nueva inspiración, agregada a la vieja, a quienes practican la violencia.

En el pasado, el terrorismo era casi siempre el dominio de grupos de militantes que tenían el respaldo de fuerzas políticas, como los movimientos sociales revolucionarios de 1900 en Irlanda y Rusia. En el futuro los terroristas serán individuos o gente de la misma mentalidad que trabaja en grupos pequeños, en forma parecida al "Unibombardero", enemigo de la tecnología que aparentemente, trabajaba solo al enviar paquetes-bomba por espacio de dos décadas; o a los perpetradores de la explosión de 1995 del edificio federal en la ciudad de Oklahoma. Un individuo puede tener la habilidad técnica para robar, comprar o fabricar las armas que necesite para un fin terrorista; quizás necesite, o no necesite, la ayuda de otra u otras dos personas para transportar esas armas hasta el objetivo escogido. Es probable que las ideologías que abracen tales individuos y minigrupos sean aún más aberrantes que las de los grupos más grandes. Y los terroristas que trabajan solos o en grupos muy reducidos serán más difíciles de descubrir, a menos que cometan un grave error o se les descubra por accidente.

Por tanto, a un extremo de la balanza aparece el terrorista solo y al otro florece calladamente el terrorismo apoyado por el Estado, en esta época en que las guerras de agresión han llegado a ser demasiado costosas y demasiado arriesgadas. Cuando este siglo llega a su final, el terrorismo se ha convertido en un sustituto de las grandes guerras del siglo XIX y principios del siglo XX.

La proliferación de las armas de destrucción en masa no significa que sea probable que la mayoría de los grupos terroristas las utilicen en el futuro previsible, pero algunos ciertamente lo harán, a pesar de todas las razones que están en su contra. Los gobiernos, aunque sean inhumanos, ambiciosos y en extremo ideológicos, estarán renuentes a entregar armas no convencionales a los grupos terroristas sobre los que no pueden tener completo control; es posible que los gobiernos se sientan tentados a emplear ellos mismos tales armas en un ataque inicial, pero es más probable que las utilicen para el chantaje que para una contienda armada. Los individuos y los grupos pequeños, sin embargo, no estarán sujetos a las consideraciones que detienen aún a los gobiernos más temerarios.

La sociedad también es ahora vulnerable a una nueva clase de terrorismo, en el cual el poder destructor, tanto del terrorista individual como del terrorismo como táctica, es infinitamente más grande. Los terroristas de antes podían asesinar a reyes y altos dignatarios, pero otros, ansiosos de heredar su posición rápidamente los reemplazaban. Las sociedades avanzadas de hoy dependen cada día más del almacenamiento, recuperación, análisis y transmisión electrónicos de la información. La defensa, la policía, la banca, el comercio, el transporte, la labor científica y un gran porcentaje del gobierno y del sector privado llevan a cabo trabajos y transacciones en línea. Este método expone enormes esferas vitales de la vida nacional a la malicia o sabotaje de cualquiera que obtenga acceso no autorizado a un sistema de computadoras y el sabotaje concertado podría dejar a un país incapaz de funcionar. De aquí la creciente especulación sobre el infoterrorismo y la guerra cibernética.

Un funcionario de inteligencia estadounidense, cuyo nombre no se ha mencionado, se ha jactado de que con mil millones de dólares y 20 excelentes programadores que logren acceso a los sistemas de computadoras podía cerrar a Estados Unidos. Lo que éste podría lograr lo podría lograr también un terrorista. Hay muy poco sigilo en la sociedad conectada y las medidas protectoras han demostrado tener un valor limitado; adolescentes con grandes habilidades en electrónica han penetrado sistemas de computadoras altamente secretos en todos los campos. Las posibilidades de crear caos son casi ilimitadas aún ahora y es casi seguro que la vulnerabilidad aumentará. Los objetivos de los terroristas cambiarán: ¿Para qué asesinar a un político o matar gente indiscriminadamente cuando un daño a un centro de conexiones electrónicas produce resultados más espectaculares y duraderos? El centro en Culpeper, Virginia, sede de la red electrónica de la Reserva Federal, que maneja todos los fondos y transacciones federales, sería un sitio obvio para un golpe. Si el nuevo terrorismo dirige sus energías hacia una guerra en el campo de la informática, su poder destructivo será exponencialmente mayor que cualquiera que haya podido ejercer en el pasado, más grande incluso de lo que podría ser con armas biológicas o químicas.

Con todo, la vulnerabilidad de los estados y las sociedades será de menos interés para los terroristas que para los delincuentes comunes y las organizaciones delictivas, los empleados descontentos de las grandes compañías y, por supuesto, los espías y los gobiernos hostiles. Los ladrones electrónicos, bien sea que se dediquen al fraude con tarjetas de crédito o al espionaje industrial, son parte del sistema, lo utilizan, no lo destruyen, su destrucción les costaría su modus vivendi. Los grupos terroristas políticamente motivados, sobre todo los separatistas empeñados en establecer sus propios estados, tienen metas limitadas. El Partido Laboral Kurdo, el IRA, el ETA y los Tigres Tamiles quieren debilitar a sus enemigos y forzarlos a hacer concesiones de gran alcance, pero, en realidad, no pueden esperar destruirlos. Sin embargo, es también posible que grupos terroristas al borde de una derrota o actuando inspirados por visiones apocalípticas no vacilen en emplear todos los medios destructivos a su disposición.

Todo esto lleva mucho más allá del terrorismo que nos es conocido. Quizá se necesitan nuevas definiciones y nuevos términos para las nuevas realidades, y los servicios de inteligencia y quienes formulan las políticas deben aprender a discernir las diferencias significativas que pueden existir entre las motivaciones de los terroristas, los enfoques y las metas. La Biblia dice que cuando Sansón, personaje del Antiguo Testamento, derribó el templo, sepultándose a si mismo y a los filisteos en la ruinas, "las muertes que causó con la suya fueron más que todas las que causó en su vida". Los Sansones de la sociedad han sido relativamente pocos en todas las épocas. No obstante, con las nuevas tecnologías y la naturaleza cambiada del mundo en que operan, un puñado de Sansones enfurecidos y discípulos del apocalipsis serían suficientes para causar devastación. Es posible que de 100 intentos de superviolencia terrorista 99 fracasen, pero uno solo que tenga éxito podría dejar muchas más víctimas, producir más daño material y desatar un pánico más grande que cualquier otra cosa que el mundo ha experimentado hasta ahora.

TERRORISMO AUSPICIADO POR EL ESTADO

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más oneroso apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo internacional. Está generalmente reconocido que el apoyo estatal a los grupos terroristas da a éstos mayor capacidad de acción y dificulta la tarea de las fuerzas encargadas de luchar contra el terrorismo.

Con objeto de presionar a los gobiernos a poner fin a dicho apoyo, las leyes de Estados Unidos imponen restricciones comerciales y de otra índole a los países que, a juicio del secretario de Estado, han apoyado repetidamente la comisión de actos de terrorismo internacional al proporcionar apoyo, entrenamiento, pertrechos, o refugio a los terroristas.

Estados Unidos incluye actualmente a Cuba, Irán, Irak, Libia, Corea del Norte, Sudán y Siria en la lista de países que apoyan al terrorismo. Esta lista se envía anualmente al Congreso, aunque, en cualquier momento y si así lo justifican las circunstancias, se pueden añadir o retirar países de esta lista. Cuba ya no puede apoyar activamente la lucha armada en América Latina u otras partes del mundo a causa de las graves dificultades económicas por las que atraviesa. Si bien no hubo pruebas directas de que auspiciara actos terroristas en 1995, el gobierno cubano sigue ofreciendo refugio a varios terroristas internacionales. Cuba no ha renunciado al apoyo político de grupos que se dedican al terrorismo internacional. Irán siguió siendo en 1995 el Estado que apoya más activamente al terrorismo internacional. Aunque Teherán trató de proyectar una imagen moderada en el occidente, siguió asesinando a disidentes en el extranjero y apoyando y financiando a grupos que constituyen una amenaza para los ciudadanos estadounidenses. Las autoridades iraníes reiteraron la validez de la sentencia de muerte impuesta al escritor británico Salman Rushdie, aunque algunos altos funcionarios iraníes alegaron que el gobierno de Irán no cumpliría la fatwa.

Ninguno de los actos de terrorismo atribuidos a la Hezbollah libanesa respaldada por Irán en 1995 revistieron la gravedad del que provocó la explosión de un centro cultural judío en Buenos Aires en julio de 1994, el que se cree que fue perpetrado por Hezbollah. Esta organización siguió tratando de socavar el proceso de paz en el Oriente Medio y oponiéndose a los intereses occidentales en el Mediano Oriente.

Irán también apoya a otras organizaciones radicales que cometen actos de terrorismo contra el proceso de paz, entre ellas HAMAS, la Jihad Islámica Palestina y el Frente Popular para la Liberación de Palestina--Comando General. También ofrece refugio al Partido Obrero de Kurdistán (PKK), grupo terrorista que lucha por un estado kurdo independiente y que en 1995 realizó numerosos actos terroristas contra intereses turcos. En 1995, se registraron diversos actos de violencia política en el norte de Irak que siguieron la norma de Bagdad de usar el terrorismo contra la población local y los desertores del régimen. Algunos de los más destacados fueron el ataque con bombas al Congreso nacional iraquí y el envenenamiento de una serie de desertores del régimen. Irak continúa dando refugio a varios grupos terroristas.

Libia siguió desafiando un año más las demandas de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobadas en respuesta a su participación en los ataques con bombas contra los vuelos Pan Am 103 (1988) y UTA 722 (1989). Estas resoluciones le exigen a Libia entregar a dos agentes de los servicios de inteligencia acusados del ataque contra el vuelo de Pan Am 103 para ser procesados; cooperar con las autoridades de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia en la investigación de los ataques contra Pan Am y UTA; pagar indemnizaciones a las víctimas y poner fin a todo apoyo al terrorismo. En vez de eso, Libia siguió promoviendo "fórmulas de avenencia" falsas, dirigidas a diluir o evadir las resoluciones.

También siguió albergando a grupos terroristas como la Organización Abu Nidal. Además, una investigación del asesinato del dirigente de la Jihad Islámica Palestina Fathi Shaqaqi en Malta, en octubre de 1995, reveló que éste había sido un antiguo cliente libio. Trípoli siguió, asimismo, hostigando e intimidando a la comunidad libia en el exilio; se cree que fue responsable del secuestro del residente de Estados Unidos Mansur Kikhia en diciembre de 1993 y los exiliados libios le acusaron del asesinato de un miembro de la oposición libia en Londres en noviembre de 1995. En 1995, el encargado de negocios libio en Londres fue expulsado por amenazar y vigilar a los exiliados libios en el Reino Unido. No existen indicios de que Corea del Norte (la República Popular de Corea) haya auspiciado actos de terrorismo desde 1987. Desde 1993 la República Popular de Corea ha realizado varios esfuerzos para reiterar su oposición a todas formas de terrorismo internacional.

Desde 1970, el gobierno de la República Popular de Corea ha dado refugio a varios miembros de la Liga Comunista Japonesa--Facción del Ejército rojo--, que participaron en un secuestro aéreo en 1970. Sudán atrajo la atención en 1995 como centro de actividades terroristas. Para fines de año estaba en malas relaciones con muchos de sus vecinos. Uganda y Eritrea habían roto las relaciones diplomáticas con Jartún por el apoyo de éste a grupos armados en dichos países.

Etiopía y Egipto acusaron a Sudán de complicidad en uno de los actos terroristas más notorios del año: el atentado fallido contra el presidente egipcio Hosni Mubarak en Addis Abbeba, el 26 de junio, atribuido a al-Gana'at al-Islamiyya (Grupo islámico) egipcio. Algunos participantes en el atentado que fueron capturados por la policía etíope incriminaron al gobierno sudanés, controlado por el Frente Islámico Nacional, en planear el delito y entrenar a los que e lo llevaron a cabo. Se cree que tres de los conspiradores están en Sudán. Cuando Jartún se negó a cooperar en la captura de éstos, la Organización para la Unidad Africana pidió a Sudán que entregara a los sospechosos.

Además, Sudán sigue albergando a Usama Bin Ladin, importante financiero del terrorismo, y a miembros de algunos de los grupos más violentos, como el Grupo islámico, la Organización Abu Nidal, la Hezbollah libanesa y HAMAS. Jartún es un importante punto de tránsito y base de una serie de grupos terroristas. No existen pruebas de que las autoridades sirias hayan participado directamente en planear o ejecutar ataques terroristas desde 1986. No obstante, Siria sigue dando refugio y apoyo, dentro de su territorio y en zonas de Líbano bajo su control, a grupos terroristas tales como el Frente Popular para la Liberación de Palestina--Comando General de Ahmad Jibril, la Jihad Islámica Palestina, el Ejército Rojo Japonés y el Partido Obrero de Kurdistán.

Siria ha permitido a Irán reabastecer a Hezbollah por intermedio de Damasco, pero sigue restringiendo las actividades internacionales de algunos de estos grupos.

ALGUNOS DE LOS GRUPOS TERRORISTAS MAS CONOCIDOS

ORGANIZACION ABU NIDAL

-- También conocida como Consejo Revolucionario Fatah, Consejo Revolucionario Arabe, Brigadas Revolucionarias Arabes, Septiembre Negro, y Organización Revolucionaria de Musulmanes Socialistas.

Descripción
Organización terrorista internacional dirigida por Sabri al-Banna. Se separó de la OLP en 1974. Está integrada por varios comités operativos, incluidos los de carácter político, militar y financiero.

Actividades
Ha llevado a cabo ataques terroristas en 20 países, que han dejado un saldo de cerca de 900 víctimas entre muertos y heridos. Sus objetivos comprenden Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Israel, palestinos moderados, la OLP, y varios países árabes. Entre sus principales ataques se cuentan los realizados contra los aeropuertos de Roma y Viena, en diciembre de 1985; la sinagoga Neve Shalom, en Estabul, en septiembre de 1986; el secuestro del vuelo Pan Am 73 en Karachi, en septiembre de 1986, y el ataque contra el barco de excursiones Ciudad de Poros, en julio de 1988, en Grecia. Se sospecha que es responsable del asesinato del jefe adjunto, Abu Iyad, y el jefe de seguridad, Abu Hul, de la OLP, en Túnez, en enero de 1991. La Organización Abu Nidal asesinó a un diplomático jordano en Líbano, en enero de 1994, y se la ha relacionado con la muerte del representante de la OLP en dicho país. No se han producido ataques contra objetivos occidentales desde fines de los años ochenta.

Fuerza
Varios centenares de milicianos en el Líbano, y estructura de apoyo en el extranjero.

Ubicación/Zona de operaciones

Actualmente tiene su cuartel general en Libia, y está representada en el Líbano, en Al Biqa' (el valle del Bekaa), y en varios campos de refugiados en las zonas costeras de Líbano. También está representada en Sudán. Ha demostrado capacidad de actuar en un amplia zona que incluye el Mediano Oriente, Asia y Europa.

Ayuda exterior

Ha recibido considerable apoyo en materia de refugio, entrenamiento, logística y finanzas,

entre otras, de Irak y Siria (hasta 1987); sigue recibiendo ayuda de Libia, además de apoyo especial para operaciones selectas.

PATRIA VASCA Y LIBERTAD (ETA)

Descripción
Fundada en 1959 con el fin de establecer una patria independiente en el país vasco español. Tiene un compromiso mudo con el marxismo.

Actividades
Principalmente, colocación de bombas y asesinatos de empleados del gobierno español, sobre todo de las fuerzas de seguridad. Como reacción a las operaciones francesas contra el grupo, ETA también ha puesto a compañías franceses en su punto de mira. Financia sus actividades con secuestros, robos y extorsiones. En 1995, las autoridades francesas y españolas frustraron una conspiración de ETA para asesinar al rey Juan Carlos en Mallorca.

Fuerza
Se desconoce; puede tener centenares de miembros, además de simpatizantes que le prestan apoyo.

Ubicación/Zona de operaciones

Actúa principalmente en las regiones autónomas de España y el sudoeste de Francia, pero también ha atacado a empresas francesas y españolas en otros lugares.

Ayuda exterior

Ha recibido entrenamiento en varias ocasiones en Libia, Líbano y Nicaragua. También parece tener estrechos vínculos con el Ejército Republicano Irlandés Provisional (PIRA).

HAMAS (Movimiento de Resistencia Islámico)

Descripción
HAMAS surgió a finales de 1987 de la rama palestina de la Hermandad Musulmana. Varios elementos de HAMAS han recurrido a medios violentos, incluido el terrorismo, para alcanzar el objetivo de establecer un estado palestino en lugar de Israel. HAMAS está estructurado de manera imprecisa, y algunos de sus elementos trabajan abiertamente a través de mezquitas e instituciones de servicios sociales para reclutar miembros, recaudar fondos. organizar actividades y distribuir propaganda. Los elementos militantes de HAMAS, que operan en la clandestinidad, han propugnado y usado la violencia para promover sus objetivos. La fuerza de HAMAS se concentra en la franja de Gaza y unas pocas zonas de Cisjordania. También se ha dedicado a actividades políticas pacíficas, tales como presentar candidatos a las elecciones de la Cámara de Comercio de Cisjordania.

Actividades
Algunos militantes de HAMAS, sobre todo los de las fuerzas Izz el Din al-Qasssam, han llevado a cabo numerosos ataques contra objetivos civiles y militares israelíes, palestinos sospechosos de colaborar, y rivales de Fatah.

Fuerza
Se desconoce el número de miembros comprometidos, decenas de millares de simpatizantes o personas que les prestan apoyo.

Ubicación/Zona de operaciones

Principalmente, los territorios ocupados, Israel y Jordania.

Ayuda exterior

Recibe fondos de palestinos expatriados, Irán y benefactores privados de Arabia Saudita y otros estados árabes moderados. Realiza ciertas actividades de recaudación de fondos y propaganda en Europa occidental y América del Norte.

HEZBOLLAH (El partido de Dios)

-- también conocido como Jihad Islámica, Organización de Justicia Revolucionaria, Organización de los Oprimidos de la Tierra, y la Jihad Islámica para la Liberación de Palestina.

Descripción
Grupo radical Shiíta fundado en el Líbano; dedicado al establecimiento de una república islámica semejante a la iraní en el Líbano y la eliminación de toda influencia no islámica de la zona. Decididamente antioccidental y anti-Israel. Aunque mantiene estrechos lazos con Irán, bajo cuya dirección ha estado en ocasiones, puede haber realizado operaciones independientes que no contaban con la aprobación de Teherán.

Actividades
Se conoce su participación en numerosos ataques terroristas contra Estados Unidos, y se sospecha que ha participado en otros, incluso el ataque suicida contra la embajada de Estados Unidos y el cuartel de los infantes de Marina de Estados Unidos en Beirut, en octubre de 1983, y contra el anejo de la embajada de Estados Unidos en Beirut, en septiembre de 1984. Elementos del grupo fueron responsables del secuestro y detención de rehenes de Estados Unidos y otros países occidentales en el Líbano. El grupo también atacó la embajada israelí en Argentina en 1992.

Fuerza
Varios millares de miembros.

Ubicación/Zona de operaciones

Actúa en Al Biqa' (valle del Bekaa), los suburbios del sur de Beirut y el sur del Líbano. Ha establecido células en Europa. Africa, América del Sur, América del Norte y otros lugares.

Ayuda exterior

Irán le proporciona armas y explosivos, entrenamiento, y una valiosa ayuda de carácter económico, político, diplomático y administrativo.

PARTIDO OBRERO DE KURDISTAN (PKK)

Descripción
Grupo insurgente marxista-leninista integrado por kurdos turcos, establecido en 1974. En los últimos años ha pasado de las actividades insurgentes con una base rural al terrorismo urbano. Trata de establecer un estado marxista independiente en el sudeste de Turquía, donde predomina la población kurda.

Actividades
Sus objetivos principales son las fuerzas del gobierno y civiles turcos en el este de Turquía, pero cada vez está desarrollando una mayor actividad en Europa occidental contra objetivos turcos. En 1993 y en la primavera de 1995 llevó a cabo ataques contra instalaciones comerciales y diplomáticos turcos en docenas de ciudades europeas. En un intento de perjudicar la industria turca del turismo, el PKK ha hecho estallar bombas en lugares de interés turístico y hoteles y ha secuestrado a turistas extranjeros.

Fuerza
Aproximadamente, de 10.000 a 15.000 miembros dedicados exclusivamente a la guerrilla, 5.000 a 6.000 de los cuales están en Turquía; 60.000 a 75.000 miembros que se dedican parcialmente a la guerrilla; y centenares de simpatizantes en Turquía y Europa.

Ubicación/Zona de operaciones

Actúa en Turquía y Europa occidental.

Ayuda exterior

Siria, Irak e Irán le proporcionan refugio y una ayuda modesta.

LOS TIGRES DE LIBERACION DE EELAM TAMIL

Otras organizaciones pantalla conocidas son la Asociación Mundial Tamil, el Movimiento Mundial Tamil, la Federación de Asociaciones de Tamiles Canadienses, la Fuerza Ellala.

Descripción
Fundado en 1976, es el grupo tamil más poderoso de Sri Lanka y usa métodos legales e ilegales para recaudar fondos, adquirir armas y hacer propaganda de su causa, que consiste en establecer un estado tamil independiente. Los Tigres dieron comienzo a su conflicto armado con el gobierno de Sri Lanka en 1983 y dependen de una estrategia de guerrilla que incluye el uso de tácticas terroristas.

Actividades
Los Tigres han integrado una estrategia de campo de batalla insurgente con un programa terrorista que dirige sus ataques no sólo contra personal clave en el campo, sino también contra dirigentes políticos y militares en Colombo. Los asesinatos políticos y los ataques con bombas se han generalizado. Los Tigres se han abstenido de atacar a turistas occidentales por temor a que los gobiernos extranjeros adopten medidas enérgicas contra los expatriados tamiles que recaudan fondos en el extranjero.

Fuerza
Aproximadamente 10.000 combatientes armados en Sri Lanka; entre 3.000 y 6.000 forman un cuadro capacitado de luchadores. Los Tigres también tienen una importante estructura auxiliar de recaudación de fondos, adquisición de armas y propaganda en el extranjero.

Ubicación/Zona de operaciones

Controlan la mayor parte de las zonas costeras del norte y el este de Sri Lanka, pero han realizado operaciones en toda la isla. El líder del movimiento, Velupillai Prabhakaran, que tiene su cuartel general en la Península de Jaffna, ha establecido una amplia red de puntos de control e informantes para seguir el rastro a toda persona ajena al grupo que entre en su zona de control. Los Tigres prefieren atacar instalaciones estatales vulnerables y retirarse antes de que lleguen refuerzos.

Ayuda exterior

Sus operaciones legales apoyan el separatismo tamil al tratar de atraer a su causa a gobiernos extranjeros y a las Naciones Unidas. También se valen de sus contactos internacionales para adquirir armas y equipo de comunicaciones y de fabricación de armas. Explotan a grandes comunidades tamiles en América del Norte, Europa y Asia para obtener fondos y pertrechos para sus combatientes en Sri Lanka. La información obtenida desde mediados de los años ochenta indica que algunas comunidades tamiles en Europa también se dedican al contrabando de estupefacientes. Los tamiles han servido tradicionalmente de correos para llevar estupefacientes a Europa.

FRENTE DE LIBERACION DE PALESTINA

Descripción
Grupo terrorista que se separó del FPLP-CG a mediados de los años setenta. Más tarde se dividió en facciones pro OLP, pro Siria, y pro Libia. La facción pro OLP está dirigida por Muhammad Abbas (Abu Abbas), que llegó a ser miembro del Comité ejecutivo de la OLP en 1984, pero lo abandonó en 1991.

Actividades
La facción dirigida por Abu Abbas ha llevado a cabo ataques contra Israel. Este grupo también fue responsable del ataque efectuado en 1985 contra el crucero Achille Lauro y el asesinato del ciudadano estadounidense Leon Klinhoffer. En Italia todavía está vigente un auto de captura para el arresto de Abu Abbas.

Fuerza
Al menos 50.

Ubicación/Zona de operaciones

La facción pro OLP tuvo su cuartel general en Túnez hasta el ataque al Achille Lauro. Ahora está en Irak.

Ayuda exterior

Recibe apoyo logístico y militar sobre todo de la OLP, pero también de Libia e Irak.

E L PARTIDO DE KAMPUCHEA DEMOCRATICA (Jmer rojo)

Descripción
El Jmer rojo es una organización insurgente comunista cuyo objetivo es la desestabilización del gobierno de Camboya. Bajo la dirección de Pol Pot, el Jmer rojo emprendió una campaña de genocidio que acabó con la vida de más de un millón de personas durante los cuatro años que estuvo en el poder, a finales de los años setenta.

Actividades
El Jmer rojo se dedica ahora a actividades de insurgencia de bajo nivel contra el gobierno de Camboya. Aunque sus víctimas son, principalmente, campesinos camboyanos, en ocasiones, el Jmer rojo ha secuestrado y asesinado a extranjeros que viajaban a zonas rurales remotas.

Fuerza
Aproximadamente, 8.000 guerrilleros.

Ubicación/Zona de operaciones

El Jmer rojo actúa en las provincias remotas de Camboya, sobre todo en focos aislados a lo largo de la frontera tailandesa.

Ayuda exterior

Actualmente, el Jmer rojo no recibe ayuda exterior.

FRENTE POPULAR PARA LA LIBERACION DE PALESTINA (FPLP)

Descripción
Grupo marxista-leninista fundado en 1967 por George Habash como miembro de la OLP. Propugna una revolución panárabe. Se opone a la Declaración de principios firmada en 1993 y ha suspendido su participación en la OLP.

Actividades
Numerosos actos de terrorismo internacional durante los años setenta. Desde la muerte, en 1978, de Wadi Haddad, su planificador de actos terroristas, el FPLP ha llevado a cabo mumerosos ataques contra objetivos israelíes o árabes moderados.

Fuerza

800 miembros.

Ubicación/Zona de operaciones

Siria, Líbano, Israel y los territorios ocupados.

Ayuda exterior

Recibe la mayor parte de su ayuda financiera y militar de Siria y Libia.

FRENTE POPULAR PARA LA LIBERACION DE PALESTINA - COMANDO GENERAL (FPLP-CG)

Descripción
Se separó del FPLP en 1968 porque quería concentrarse más en la lucha y menos en la política. Se opone violentamente a la OLP de Arafat. Dirigido por Ahmad Jabril, antiguo capitán del ejército sirio. Estrechamente aliado con Siria, de la que recibe apoyo y bajo cuya dirección probablemente actúa.

Actividades
Numerosos ataques terroristas al otro lado de la frontera con Israel, para los que se sirve de medios insólitos, tales como globos de aire caliente y alas delta motorizadas.

Fuerza
Varios centenares de miembros.

Ubicación/Zona de operaciones

Tiene su cuartel general en Damasco, bases en el Líbano y células en Europa.

Ayuda exterior

Recibe apoyo logístico y militar de Siria, su patrocinador principal; apoyo financiero de Libia; refugio en Siria. También recibe apoyo de Irán.

EJERCITO REPUBLICANO IRLANDES PROVISIONAL (PIRA) también conocido como El Provos.

Descripción
Grupo terrorista radical fundado en 1969 como ala armada clandestina de Sinn Fein, movimiento político legal empeñado en arrojar a las tropas británicas de Irlanda del Norte y unificar Irlanda. Es de orientación marxista. Está organizado en células pequeñas, íntimamente unidas entre sí, bajo la dirección del Consejo del ejército.

Actividades
Ataques con bombas, asesinatos, secuestros, extorsión y robos. Sus objetivos son altos funcionarios del gobierno británico, militares y policías británicos en Irlanda, y grupos paramilitares leales norirlandeses. Las operaciones de PIRA en tierra firme británica han incluido campañas de explosión de bombas contra estaciones de ferrocarril y metro y zonas comerciales. En 1995 observó un alto el fuego todo el año.

Fuerza
Varios centenares de miembros, más varios millares de simpatizantes.

Ubicación/Zona de operaciones

Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Gran Bretaña y Europa occidental.

Ayuda exterior

Ha recibido ayuda de diversos grupos y países y considerable entrenamiento y armas de Libia y, en una ocasión, de la OLP. También se sospecha que ha recibido fondos y armas de simpatizantes de Estados Unidos. Las semejanzas de las operaciones sugieren la existencia de lazos con ETA.

SENDERO LUMINOSO (SL)

Descripción
Es el mayor de los dos movimientos insurgentes de Perú y una de las organizaciones guerrilleras más despiadadas del mundo. Establecido a finales de los años sesenta por el entonces profesor universitario Abimael Guzmán. Su objetivo declarado es acabar con las instituciones peruanas actuales y sustituirlas con un régimen campesino revolucionario. También quiere librar a Perú de la influencia extranjera. La captura de Guzmán en septiembre de 1992 supuso un golpe importante para la organización, como también lo han sido el arresto de otros dirigentes del Sendero Luminoso en 1995, las deserciones y el programa de amnistía del presidente Fujimori para terroristas arrepentidos.

Actividades
Se dedica especialmente a formas brutales de terrorismo, incluso el uso indiscriminado de bombas. Casi todas las instituciones de Perú han sido objetivo de su violencia. Ha hecho estallar bombas en misiones diplomáticas de varios países en Perú. Lleva a cabo campañas de ataques con bombas y asesinatos selectivos. Se dedica al comercio de cocaína.

Fuerza
Aproximadamente, de 1,500 a 2,500 militantes armados y un número mayor de personas que le prestan apoyo, sobre todo en las zonas rurales.

Ubicación/Zona de operaciones

Originalmente de base rural, ha concentrado cada vez más sus ataques en la capital.

Ayuda exterior

Ninguna.

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO TUPAC AMARU (MRTA)

Descripción
Movimiento tradicional revolucionario marxista-leninista establecido en 1983. Actualmente se debate por mantener su viabilidad. Ha sufrido el efecto de deserciones y los éxitos de la lucha antiterrorista del gobierno además de las luchas intestinas y la pérdida de apoyo de la izquierda. Su objetivo sigue siendo librar a Perú del imperialismo y establecer un régimen marxista.

Actividades
Ataques con bombas, secuestros, emboscadas y asesinatos. En el pasado cometió numerosos ataques contra Estados Unidos.

Fuerza
Se desconoce; ha disminuido radicalmente en los últimos años.

Ubicación/Zona de operaciones

Perú; en Bolivia prestó asistencia al ELN Boliviano.

Ayuda exterior

Ninguna.

BIBLIOGRAFÍA

  • Fernández, E. M., y otro: “DELITOS CONTRA EL ÓRDEN PÚBLICO, TERRORISMO, CONTRA EL ESTADO O LA COMUNIDAD INTERNACIONAL”, Bosch Casa Editorial, México 1998.

  • Campos Moreno, J. C., “REPRESIÓN PENAL DEL TERRORISMO”, Editorial General de Derecho, Madrid 1997.

  • Página Web Jurídica: http://www.derecho.org

  • Terrorismo y Leyes Antiterroristas: http://www.derechos.org/nizkor/ley/terrorismo/

  • La Lucha contra el Terrorismo: http://www.usia.gov/journals/itgic/0297/ijgs/ijgs0297.htm

3