Teorías filosóficas de Platón

Filosofía griega clásica. Pensamiento platónico. Influencia socrática. Concepto socrático. Eidos platónico. Insuficiencia del conocimiento sensible. Dualismo antropológico. Teoría de las ideas. Escatología. Demiurgo

  • Enviado por: Antonio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

PLATÓN

2.1. Del concepto socrático al eidos platónico

Platón convierte los conceptos lingüísticos en ideas ontológicas. Busca una idea que sea perfecta, definitiva, y sólo se puede llegar a esto encontrando la perfección.

La experiencia es subjetiva y no puede ser la verdad porque eso sólo esta en la perfección absoluta.

Si no participáramos en las ideas, no conoceríamos el mundo interior.

Conocemos porque tenemos la idea en nuestra mente, no por la realidad del objeto. El lenguaje matemático es el más exacto. Las ideas son lo verdaderamente real, no las cosas, que no son del todo reales.

  • Niveles del ser, niveles del conocer

  • Cosmológico

    Ontológico

    Gnoseológico

    Psicológico

    Hiperuranio: ámbito de la verdad

    Existe el Hiperuranio

    Contiene a las ideas: el mundo perfecto

    Ciencia = Episteme, teoría de las ideas

    Noesis (conocimiento intelectivo)

    Mundo físico: ámbito de la opinión

    Mundo físico celeste

    Mundo físico terrestre

    Llegar a ser (cosas)

    Docsa - opinión

    Conocimiento sensible, sensibilidad

    Nada

    Nada

    No ser

    Ignorancia

  • Insuficiencia del conocimiento sensible

  • Platón da toda la realidad al mundo del ser, siendo las cosas del mundo físico imitaciones del Hiperuranio, porque tienen más realidad las ideas que las cosas.

    El patrón: la idea sobre la cosa. Las cosas son perfectas solo si participa en ellas la idea.

    La idea de bien consiste en universalizar las cosas buenas, pero para Platón el bien es independiente de la persona, al igual que la justicia y hay gobernantes que la imitan porque la justicia también está por encima de las personas (planteamiento idealista).

    Platón no niega el conocimiento sensible, pero cree que mediante la sensibilidad no se puede alcanzar la ciencia, la verdad está en las idas. Por eso, de algo que es imperfecto no se puede sacar la verdad, sólo opinión.

    El conocimiento sensible, si bien no es suficiente, sí ayuda en nuestro intento de alcanzar las ideas. Esto se realiza a través de la dialéctica ascendente, la que va de la cosa a la idea.

    Es verdad que observando a una persona buena se puede predestinar a mi alma para que intuya la bondad. La experiencia puede ser pretexto o premonición de la ciencia.

  • Dualismo

  • Platón es dualista a nivel cosmológico, ontológico, puesto que distingue entre mundo de las ideas y mundo de las cosas. Lo es también a nivel gnoseológico al distinguir entre verdad y opinión. Y lo es a nivel psicológico y antropológico por distinguir entre alma y cuerpo.

    Platón opta por un planteamiento dualista porque tiene claro que el mundo físico existe y dice que, si el ser fuera absoluto y único, no existiría el pensar, que implica relacionar, explicar...

    Ser y pensar es una forma de movimiento y significa eliminar el pensamiento.

    El ser absoluto no puede pensarse a sí mismo; para pensar se necesita sujeto y objeto y, si sólo existe el ser, implica que piense sobre sí mismo, y no sería expresable.

    Él no puede negar la existencia del mundo físico. La dualidad sujeto - objeto impide identificar, pensar y ser, lo cual tiene un inconveniente: la dualidad sujeto - objeto impide tener un criterio de dualidad absoluta si el conocimiento ha de basarse en la experiencia.

    Platón quiere conseguir la verdad y tiene que partir de la dualidad sujeto - objeto y dotar al sujeto de una capacidad no ética. Sólo sobre realidades perfectas existe un conocimiento perfecto (verdad).

    El alma tiene una capacidad inmediata de ascender al mundo del Hiperuranio. La intuición es el mecanismo inmediato de captación de ideas, es la capacidad del alma. Según Platón mediante ella se puede alcanzar la verdad y no necesita razonamientos, es directa.

    Hay que elevarse a las ideas dejando lo sensorial. Platón no tiene un planteamiento escéptico y no quiere relativismos. Con la experiencia no se encuentra la verdad.

    2.5. Teoría de las ideas

    La teoría de las ideas se caracteriza por:

  • Admitir la existencia de cosas que no son más que inteligibles. Idealismo significa que hay realidades no materiales, las ideas.

  • Otorgar a las cualidades morales el privilegio de esta existencia. La idea suprema es la idea de bien, no es aplicable al ámbito moral, es la idea de perfección.

  • Considerar que estos puros inteligibles, en lugar de ser una especie de sedimento de las experiencias de nuestra vida, son el principio eterno de la presencia de las cualidades en los seres que percibimos en nuestros sentidos y de la existencia de esos seres. Las ideas no son cualidades, son las que otorgan el ser a las cosas: hay cosas porque hay ideas. El puro inteligible es ser puro, sin ser materia. Las ideas son eternas, son la perfección, no pueden ser creadas.

  • Considerar estas esencias formales como ideas permanentes y ejemplares de las cuales la perfección sensible no es más que una experiencia fugaz y una copia imperfecta. Interesa el modelo, no la copia.

  • Platón se da cuenta de que no tiene otra opción que el dualismo, pero pone a prueba la teoría de las ideas y sabe que su dualismo puede tener críticas.

    El concepto de idea varía en Platón tanto que, en un momento dado, critica su propia teoría. Se plantea optar por un planteamiento sofista o eleático, pero rechaza las dos idas.

    Como no es posible ninguno de los dos planteamientos, sólo le queda la opción dualista; hacer de las ideas una realidad trascendente, dejar el mundo físico para la sensibilidad y dotar a los hombres para conectar con los dos mundos.

    Jerarquía de las ideas:

    En la cúspide del Hiperuranio se encuentran las ideas más simples. La idea fundamental es la de bien, otras importantes son la de belleza, la de ser y la de uno. Un nivel más bajo es una composición: los viejos contrarios, que explican el movimiento; la idea de justicia, concreción de la idea de bien en la política; los números ideales, sin la idea de número no sería posible la perfecta proporción de las cosas; la idea de cada tipo de especie natural.

    Todo esto constituye el Hiperuranio.

    Alrededor del Hiperuranio, y muy cerca, están las esferas físico - celestes, alma cósmica, debilidades astrales y almas de los hombres.

    3.1. Origen del mundo

    El mundo de las ideas no tiene origen, es eterno, el Hiperuranio no está sujeto al movimiento. El Demiurgo, fijándose en las ideas de cada especie de objetos físicos, pone orden al caos y crea cosmos. El caos es eterno, pero organizado tiene origen. Este mundo físico en sus dos niveles es el mundo del devenir, donde no existe la perfección pero el Demiurgo puso orden geométrico al caos.

    Podemos conocer el mundo físico porque el Demiurgo estructuró las almas humanas siguiendo un logos matemático (la estructura ontológica del mundo físico es parecida a la estructura gnoseológica del alma humana). El mundo de las cosas sigue leyes matemáticas.

  • Estructura del mundo

  • El ordenamiento que hace el Demiurgo sobre el caos físico se basa en la utilización de tres elementos:

    • La idea de Hiperuranio

    • La materia caótica

    • Las ideas del receptáculo: matriz

    Tiene que existir espacio para colocar los objetos ordenados y una estructura interna para colocar la idea de logos matemático.

    Receptáculo: permite estructurar, separar las realidades. Lugar para que se coloquen las cosas y el caos deje de serlo para convertirse en mundo.

    El mundo no puede destruirse, es indivisible, incomprensible.

    Realidades del mundo físico:

    • Alma cósmica; expresión más perfecta del movimiento

    • Alma humana; formadas con lo que quedó del alma cósmica.

    • Esferas celestes; Platón concibe dos esferas con movimiento contrario, donde sitúa los planetas y los astros divinos.

    • Cuatro vivientes: dioses, celestes o estrellas fijas, almas humanas antes de reencarnarse y, ya en el mundo terrestre, los seres vivos de la tierra. Platón no da una taxonomía.

    • Origen del alma

    • Las almas, en su estructura, son eternas, se forman del polvo de las almas cósmicas. El número de almas es constante y se van encarnando en cuerpos.

      4.2. Preexistencia e inmortalidad del alma

      El alma preexiste al cuerpo y es inmortal porque el alma es simple o incorruptible. El cuerpo es prisión del alma, que el alma esté en un cuerpo es signo de pecado.

      4.3. Estratos del alma

      No es fácil decidir si hemos de hablar de almas o de estratos de almas:

      1er nivel; alma racional o intelectiva. Este alma es directamente formada por el Demiurgo. Alma con facultades superiores, capaz de alcanzar el mundo de las ideas y Platón la localiza en el cerebro. Es divina e inmortal.

      2º nivel; alma sensitiva o irascible. Sede del valor, fuerza física y virilidad. Es formada por dioses inferiores y es responsable de las pasiones nobles, el amor, pasiones generosas... Esta la localiza en el tórax y unida a la primera por la médula espinal. Es mortal, muere con el cuerpo.

      3er nivel; alma concupiscible. Es formada por los dioses más inferiores, por eso es imperfecta y el hombre es un ser contradictorio. Es la sede de las pasiones inferiores, groseras y malas. Está situada en el bajo vientre. Platón dice que es el ámbito del apetito, muere con el cuerpo.

    • Dualismo antropológico

    • Platón considera al alma intelectiva lo fundamental del ser humano. Aplica la tipología del alma intelectiva a la sociología.

      El planteamiento dualista tiene su nacimiento en los pitagóricos. Esta explicación dualista es asumida en el cristianismo aunque se habla de potencias del alma.

      4.5. Escatología

      Vida después de la muerte. Platón fundamenta su escatología en la necesidad de superar las injusticias de la vida. Habla de que, una vez que muere la persona, el alma es pesada por los dioses infernales, que dan sentencia; los buenos van a las islas afortunadas y esas almas son liberadas de volver a reencarnarse. Los mediocres van a la laguna Querusia a purgar sus faltas. Los inmorales, al pasar por la laguna Querusia, piden perdón a las almas que han ofendido y si consiguen perdón van a las islas, pero si no lo consiguen van al Tártaro, lugar de suplicio del que no saldrán jamás.

    • El Demiurgo

    • Concepto que en toda la filosofía clásica se aproxima más a la idea de un Dios creador. Tiene una característica distinta al dios judeo - cristiano, y es que el Demiurgo no crea materia, simplemente ordena la materia. También hay una doble interpretación de la idea de divinidad: una antropomórfica, ya que el Demiurgo viene a ser la proyección al grado de perfección de las cualidades humanas, como continuación del Nous de Anaxágoras; y la otra, naturalista, que dice que el concepto de lo divino es inexpresable.

      • El concepto de Demiurgo corresponde a un dios ordenador, un arquitecto que diseña cómo ha de estar organizado el mundo físico.

      • Características del Demiurgo: eterno, inmutable, invisible, inteligible, perfecto, bueno, feliz, sin envidia, lleno de ciencia y saber.

      • El Demiurgo hizo el mejor de los mundos posibles; Platón quiere que quede claro que el Demiurgo no es responsable de lo malo que pase en el mundo.

      • El Demiurgo es superior a los dioses celestes y a los naturales. El Demiurgo gobierna todo lo relativo al mundo sensible.

      • La interpretación más coherente del Demiurgo es “la personificación de la inteligibilidad geométrica de la forma más exacta posible”. En su proceso ordenador sigue unas pautas próximas al concepto de número. Según Platón, el Demiurgo dotó al mundo de leyes matemáticas porque asegura que lo perfecto es exacto.

    • Influencia de Sócrates

    • Platón adopta una postura eudaimonista. Identifica sabiduría y bondad, ignorancia con mal. Las personas malas no han desarrollado el alma intelectiva; educar es hacer buena a la gente, el mal es un error.

      Platón no renuncia al concepto de placer; el sabio es feliz y la felicidad se expresa en placer.

      6.2. La virtud

      Platón entiende como virtud armonía a costa de las pasiones inferiores. Gracias a la virtud se establece un equilibrio entre las distintas pasiones del ser humano, un equilibrio muy intelectualizador. Platón identifica la cualidad humana con el alma intelectiva. La armonía individual es partícipe de la armonía cósmica. Según Platón bien y belleza son conceptos parecidos, existe un paralelismo entre ellos. Una persona buena y bella representa la armonía del mundo. Platón dice que la virtud es la salud del alma.

      La virtud se puede entender como purificación, hace posible la contemplación del bien y la belleza. Gracias a la virtud el hombre controla las pasiones inferiores. La virtud es una imitación de lo divino, de las ideas.

      No hay religiosidad posible sin obras. La máxima virtud corresponde a la contemplación del bien.

      6.3. Hedonismo/ascetismo

      Platón no renuncia al placer sensible, siempre que no entorpezca a las ideas. A cada tipo de personas les asigna un placer. Relaciona tres ideas: bondad moral, belleza y felicidad.

      No existe contradicción entre placer y felicidad, sino todo lo contrario.

      El ascetismo no implica negación de la persona ni del placer del cuerpo. Platón afirma que hay que controlar las ideas interiores, pero las niega. Adopta una postura hedonista porque, para él, el placer es el equilibrio. El placer más estimable es el de carácter intelectual.

      7.1. Origen y estructura de la sociedad

      Las sociedades humanas brotan de la necesidad de dividir el trabajo y Platón considera que una ciudad tiene que estar perfectamente estructurada.

      Es necesario organizarse por el comercio y la defensa, la ciudad debe prevenirse para la guerra.

      Considera que la ciudad funciona si existe una clase dominante. Todo cuanto se legisla gira en torno al bien común. Ser de una clase social u otra no tiene origen genético, sino que depende de las cualidades de la persona.

      Platón organiza la sociedad en tres clases sociales (tres niveles del alma):

      • Alma concupiscible: clase social de los productores, la clase inferior y más numerosa. Su misión es proporcionar los medios materiales de subsistencia. No hay posibilidad de educar a esta clase social.

      • Alma sensible o pasional: guardianes inferiores, los militares, personas valientes que se encargan de asegurar la defensa de la ciudad y mantener el orden interno. Alto nivel psíquico con capacidad lógica.

      • Alma intelectiva: guardianes superiores o perfectos. Gobernantes, los sabios, el elemento racional. Se asemejan al cerebro. Personas incorruptibles, no ambiciosas, prudentes. Los guardianes superiores e inferiores son tratados igual porque ambos son trabajadores del estado.

      7.2. La justicia

      Es armonía social, equilibrio entre clases sociales. En una sociedad justa cada uno hace lo que quiere y se le da lo que necesita. Según Platón la justicia es racional, no depende de un juez. Justicia es perfección (ciudad justa = ciudad perfecta).

      Las leyes son naturales porque son la expresión de la justicia. Las leyes son a nivel social lo que la ley es a nivel cósmico.

      Ser justo es hacer lo que tienes que hacer. El estado da justamente lo que pertenece a cada uno y cada uno devuelve al estado lo que le ha sido dado. Cada uno hace lo que es.

      Platón no ve injusticias. No tiene sentido que alguien quiera cambiar de clase social, a cada uno lo suyo, lo que le corresponde dependiendo de su alma. Esto corresponde a un planteamiento fatalista.

    • La ley

    • Platón se adhiere al concepto socrático de ley. Ley es la expresión de leyes cósmicas y en los humanos la ley se basa en la razón. Platón considera que la ley debe ser justa y necesaria.

      La ley, al ser natural, está por encima de las costumbres, es universal. Es un pensamiento razonado que brota de la razón verdadera y recta, puesto que es el escrito aceptado por el pueblo y se convierte en norma común para la ciudad.

      La ley ha de estar legitimada y sancionada. Si el pueblo es razonable y la ley es razonable, será admitida. Debe estar al servicio del bien común.

    • La educación

    • Para Platón la educación no ha de instruir únicamente, sino debe hacer buenas a las personas, buenos ciudadanos.

      La educación, en los sabios, tiene la cualidad de recuperar las ideas. Platón dice que la clase inferior tiene un alma concupiscible, no se les puede educar. Para las clases superiores establece tres ciclos:

      • Desde el nacimiento hasta los 20 años: se elige entre los hijos que no necesiten médico, los mejor dotados. Parte de la idea de que toda persona despierta pretende saber. En este ciclo se debe combinar gimnasia y música. Esto se ha de complementar con la ética. Los niños deben ser sometidos gradualmente a pruebas y el ciclo termina con la selección. Los que no la pasen se quedan de “guardianes” y los que la pasan, acceden al segundo ciclo.

      • De los 20 a los 30 años: aprenden aritmética, geometría, astronomía, música y matemáticas. Se efectúa otra selección.

      • Último ciclo: estudio de la dialéctica que permite llegar a las ideas. Platón dice que deben esperar otros 15 años para observar, contemplar y madurar. Al final serán personas sabias, intachables, incorruptibles y que buscan el bien común.

      7.5. Formas de gobierno

      Monarquía: (aristocracia intelectual) Forma pura, ideal y perfecta de gobierno. Es el gobierno de los sabios; da lugar a una edad de oro, de justicia. No es una aristocracia hereditaria, puesto que llegan al gobierno los más sabios.

      Timocracia: (mezcla de razas) Clase social militar que asume el poder y las riquezas. Se supone que no existen sabios y esto se hace a partir de los agricultores y pescadores.

      Oligarquía: surge por degeneración de la timocracia. Se compone de algunos magnates que se convierten en ricos, lo que provoca una multitud de gente empobrecida y explotada. Esta situación termina con la instauración de la democracia.