Teorías económicas

Desarrollo económico. Liberalismo. Adam Smith. Malthus. Ricardo. Marx. Marxismo. Capitalismo

  • Enviado por: Acero
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
El Método Harvard de Negociación
El Método Harvard de Negociación
Extensamente empleado en todos los sectores, desde el ámbito laboral al mercantil pasando por conflictos sociales o...
Ver más información

Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía es un curso que te permitirá comprender los conceptos básicos relacionados...
Ver más información

publicidad

TRABAJO DE ECONOMIA

NOMBRE:

MATRICULA: 1-03-9139

ENCARGADO DE ASIGNATURA:

TEMA: Resumen del libro Fundamento de la Economía.

CAPITULO: #5, 6 de la teoría capitalista y el marxismo.

Introducción

1.- LA TEORÍA ECONÓMICA DEL DESARROLLO: UNA APROXIMACIÓN

1.1 El estudio del subdesarrollo aplicación o adaptación de la teoría económica?

El objetivo de la Teoría Económica del desarrollo (TED) es descentra las causas, los mecanismos y las consecuencias del crecimiento económico a largo plazo, especialmente de los países de Renta per. Cápita baja.

La TED (economía del desarrollo) es la rama de la ciencia económica que se ocupa de los problemas de los países no desarrollados así como de las políticas y estrategias necesarias para que esos países consigan superara esos obstáculos.

Las diferencias entre desarrollo y subdesarrollo son de carácter institucional por un lado (las instituciones principales tienen reacciones lentas o son disfuncionales, por lo que ponen freno al progreso) y de tipo económico por otro (lo más corriente es que exista un funcionamiento defectuoso de los mecanismos de mercado que presente imperfecciones más palpables que en los países ricos).

Ambos rasgos hacen que el cambio generado por nuevas fuerzas del mercado no tenga como resultado la pauta de desarrollo que se esperaría en economías más avanzadas.

1.2. La Teoría del Desarrollo: ¿Posibilidad o mito?

Pese a que existe una diferencia entre desarrollo y subdesarrollo no es posible contar con una Teoría general del subdesarrollo, el Tercer Mundo actual es una entidad extremadamente heterogénea.

Las crecientes diferencias entre países del Tercer Mundo junto con cierta falta de adecuación de los contenidos iniciales de la TER a la situación de los países subdesarrollados, han hecho perder la generalidad de la Economía del desarrollo.

La creciente heterogeneidad del Tercer Mundo ha hecho inútiles las pretensiones de generalidad abstracta de los análisis de los primeros economistas del desarrollo, no es menos cierto que la reflexión teórica, aunque parcial, sigue siendo hoy no solo posible, sino necesaria y que se han hecho progresos sustanciales que indican que la TER sigue siendo importante desde el punto de vista práctico así como intelectualmente pertinente.


RESUMEN

1. LA TRADICIÓN CLÁSICA, EL ORIGEN

Los economistas clásicos del siglo XVIII y principios del XIX se preocuparon por el análisis del crecimiento a largo plazo: causas, consecuencias y perspectivas. Smith, Malthus o Ricardo abordan también aunque tangencialmente las perspectivas de lo que entonces se denominaban áreas atrasadas (las colonias).

3.1. La acumulación de capital

Para los clásicos, la acumulación de capital (reinversión del excedente) es el motor principal del crecimiento económico y por lo tanto de la Riqueza de las Naciones.

ADAM SMITH (1723-1790) Consideraba que el crecimiento demográfico, la expansión geográfica internacional y la demanda de la agricultura desembocaban en una ampliación del mercado. Tal extensión, fomentaba la división del trabajo y aumentaba la productividad de la mano de obra.

El aumento de la productividad laboral, junto con el incremento de la inversión desemboca en un aumento de la producción total y por habitante.

El factor principal del crecimiento es pues la acumulación del capital de la que dependen la ampliación del mercado, el grado de división del trabajo y el aumento de los salarios que permiten un aumento de la renta nacional y de la oferta de mano de obra.

La interdependencia campo-ciudad es el elemento esencial de la primera fase del crecimiento económico. La división del trabajo agrícola y la mejora en las técnicas agronómicas generan un excedente que se transfiere a las ciudades creando un mercado en estas.

En la segunda fase surgen las tendencias al estancamiento de la producción, inevitable a largo plazo.

Cuando las existencias de capital alcanzan un máximo y disminuyen las oportunidades de inversión rentable se intensifica la competencia por los mercados y la mano de obra, disminuye la tasa de beneficios hasta su nivel mínimo, la acumulación de capital se detendrá, se parará el crecimiento demográfico y se alcanzará el estado estacionario.

Para Smith el crecimiento económico es debido a exigencias institucionales (la intervención del Estado está limitada a justicia, defensa, orden público, obras públicas y libre comercio internacional) y está sujeto también a una serie de límites (suelo, clima...) que hacen que el crecimiento no sea indefinido. Los rendimientos decrecientes de la tierra y los esfuerzos por abrir mercados exteriores contribuyen junto con la sobre acumulación de capital a que se alcance el estado estacionario.

THOMAS ROBERT MALTHUS (1776-1834)


Pensaba que el crecimiento económico hacía aumentar la mano de obra y los salarios. El aumento del nivel de vida de los trabajadores hace crecer la población (aumenta la natalidad y disminuye la mortalidad). La población crece más rápido que los alimentos, por lo que se genera una situación de escasez. Por otra parte el aumento de la población desemboca en un aumento de la oferta laboral lo que hace disminuir los salarios. La escasez y la miseria hacen disminuir el crecimiento demográfico, generando insuficiencia de mano de obra. De este modo se irá repitiendo el proceso.

Malthus insistió en la importancia de la demanda aunque consideró que los factores de crecimiento se encontraban en la oferta, formación de capital, calidad de la tierra e invenciones ahorradoras de trabajo.

DAVID RICARDO (1772-1823)

Mostró interés por la distribución, que consideraba un factor principal de la acumulación y por lo tanto del desarrollo.

Entendía que el crecimiento generaba un aumento de la demanda de trabajo, así como en los salarios, población y demanda de alimentos. Como creía que los rendimientos de la tierra eran decrecientes, la puesta en cultivo de las tierras marginales hacia disminuir la productividad marginal, aumentaba el precio de los alimentos, los salarios subsidiarios disminuían, aumentaba la proporción de salarios sobre la renta y los beneficios disminuían. Por otro lado el aumento de los precios agrarios hacia aumentar la renta de la tierra por lo que la redistribución estaba en favor de los terratenientes, la inversión productiva disminuía y se llegaría a un estado estacionario.

1.- La generación y aplicación de innovaciones técnicas en la agricultura y la industria.

2.- Libre mercado de alimentos, junto con el aprovechamiento de otros aspectos de la ventaja comparativa en el comercio internacional.

3.- Crecimiento de la población.

* El circulo vicioso ricardiano solo podía romperse con la libre importación de productos agrícolas y con la rigidez de los salarios reales. (El aumento de los salarios es la única causa de la caída de los beneficios y de la aparición de la crisis)

* Ricardo fue el ideólogo de la clase industrial capitalista en pleno auge por la Revolución Industrial.

La concepción de Ricardo del desarrollo se refiere a un proceso de acumulación auto sostenida de capital que solo se ve interrumpida por causa de la escasez de tierra disponible.

La tradición clásica en Economía legó una teoría dinámica del crecimiento y abordó el análisis económico desde el lado de la oferta. Los economistas clásicos contemplaron el desarrollo como un proceso gradual, en situación de competencia perfecta, sobre la base de instituciones y actitudes favorables ya existentes.

3.2. Los economistas clásicos y la cuestión colonial

Smith era partidario del libre comercio y se oponía al mercantilismo y al monopolio.


El control monopolista era negativo para las colonias y las metrópolis, para las colonias porque abarataba los precios de exportación y encarecía los precios de importación, y para las metrópolis desembocaba en precios y rentas del monopolio y en tasas de beneficio artificialmente altas drenando capital de sectores más necesitados.

Consideraba que los inconvenientes del monopolio de la Compañía de Indias eran para las colonias menores que las ventajas de comercio de estas colonias con la metrópolis. El beneficio neto era por tanto positivo aunque menor que en condiciones de libre comercio.

Ricardo y Malthus comparten en gran medida esas opiniones, las sociedades atrasadas presentan rasgos sociales y políticos que les impiden progresar, de modo que el hecho colonial era beneficioso.

Para Ricardo la ventaja de las metrópolis en las colonias era que se podían importar alimentos a bajo precio, para Malthus las colonias aliviaban el exceso de población de la metrópolis.

Toda tradición clásica entendía que el impacto colonial seria mayor para las áreas atrasadas, así colonialismo fortalecía el desarrollo económico de la metrópolis.


4. MARX: LA ALTERNATIVA

4.1. La heterodoxia clásica

Karl Marx (1818-1883), fue un economista peculiar. Hizo un intento de analizar la verdadera naturaleza del sistema capitalista.

Marx intentó poner de manifiesto las leyes del movimiento de la economía capitalista razón por la cual su aportación constituye la primera teoría importante del desarrollo.

Marx situó la relación entre capital y trabajo en el corazón del análisis del capitalismo. Predijo crisis periódicas de sobreproducción y sobre acumulación y destacó las necesidades contrapuestas del capital: la voluntad de abaratar el factor trabajo para generar más plusvalía y la exigencia de aumentar los salarios reales para sostener la demanda.

Marx definió de manera precisa y rigurosa los elementos básicos del capitalismo: la relación salarial, la relación mercantil y un tipo determinado de organización de trabajo. Puso de manifiesto que el principal objetivo de los propietarios de los medios de producción es el de acumular riqueza en forma de valor de cambio.

Marx pensaba que la composición orgánica del capital tendía a crecer a medida que se registraba la acumulación. Los factores de tal incremento son, en su enfoque, la competencia Inter.-capitalista intensificada, que genera la introducción de métodos más productivos; el desarrollo de las fuerzas productivas, que provoca obsolescencia de los bienes de equipo y cada vez una mayor rotación del capital, y la acentuación de la lucha de clases, que impulsa a los capitalistas a sustituir mano de obra por máquinas. Junto con la intensificación del capital, una eventual caída de la tasa de plusvalía tendría repercusiones negativas en la tasa de beneficio.

Por lo tanto la tasa de ganancia presentaba una tendencia a la baja, aunque existen diversas contra tendencias que limitaban el alcance de este descenso.

* Reducción del valor unitario de los bienes de consumo, a causa de progreso técnico en la sección correspondiente, lo que limita el crecimiento del capital constante.

* El aumento de la plusvalía absoluta (caída de salarios, aumenta la duración del trabajo, incrementa la intensidad) o relativa (aumento de la productividad laboral por hora)

* La concentración y centralización de capital, que elimina la competencia y permite fijar precios de monopolio.

* La intervención del Estado, que mediante nacionalización puede desvalorizar una parte del capital.

* El comercio exterior, en el cado de que permita abaratar la adquisición de elementos de capital constante.

En cuanto a la tendencia al subconsumo, diría que el crecimiento de la productividad laboral supera al de los salarios monetarios; aunque tal contención de salarios contribuye a aumentar la tasa de plusvalía (y mantener la tasa de ganancia) a la larga genera sobreproducción.


Para Marx la acumulación de capital procedía de un estrecho filo de navaja entre dos crisis potenciales: la crisis de rentabilidad [crisis clásica] (provocada por la caída de la tasa de ganancia) y la crisis de sobreproducción [crisis de demanda] (debida a la contención de los salarios).

En el análisis de Marx, la posibilidad formal de la crisis que se debe a la contradicción entre el carácter social de la producción y la apropiación privada de la plusvalía se convierte en probabilidad. La lucha competitiva entre capitalistas y el interés general por contener los salarios generan métodos ahorradores de trabajo con las consecuencias inevitables de:

* Insuficiencia de la demanda por contención de los salarios.

* Deterioro de la rentabilidad por el aumento de la composición de capital.

* La agrupación de trabajadores y toma de conciencia de su propia explotación como resultado de la concentración y centralización del capital.

Marx infravaloró claramente la posibilidad misma de un crecimiento de la productividad laboral suficiente, tanto para contener el crecimiento de la composición de capital, como para adecuarse al aumento de los costes laborales, para evitar una caída en la tasa de plusvalía. Además tampoco tuvo suficientemente en cuenta que tal crecimiento de la producción por empleado podría trasladarse a los salarios reales aumentándolos de manera que creciese el poder adquisitivo de los trabajadores y se evitase el subconsumo.

4.2. Marx y las áreas atrasadas

En la opinión de Marx sobre la cuestión colonial cabe distinguir dos fases diferentes.

La primera etapa (hasta 1875) en la que tenía una opinión globalmente positiva del colonialismo. Entendía que era necesario tanto para la aparición y el desarrollo del capitalismo en Europa como para superar las tendencias al estancamiento en las sociedades precapitalistas de las áreas atrasadas.

La expansión ultramarina y el saqueo colonial constituyeron la vertiente externa de la acumulación originaria de capital en Europa. Tal acumulación primitiva era definida como la disponibilidad de un excedente de origen interno (revolución agrícola) y externo (explotación de los recursos minerales y metales preciosos de los nuevos territorios). Además las colonias representaban fuentes de productos primarios a bajo precio y mercados de exportación para las manufacturas de la metrópolis y suponían una contra tendencia a la tasas de ganancia. (Abrían oportunidades de inversión en zonas con mayor tasa de explotación y /o menos composición orgánica de capital). Por otra parte Marx presentó un enfoque dual sobre el colonialismo, criticó sus excesos, pero justificó teóricamente su necesidad histórica. La función de la metrópolis era doble: destructora, para acabar con los arcaicos modos de producción precapitalistas y regeneradora, al sentar las bases materiales de la civilización occidental.

En la segunda fase (1875-1883) Marx modificó su análisis del hecho colonial, Marx empezó a contemplar el hecho colonial como un obstáculo para la industrialización de las áreas atrasadas. Empezó a apoyar las luchas por la independencia y se manifestó partidario de que las colonias establecieran aranceles a sus importaciones de manufacturas.


Marx empezó a sentir la singularidad del capitalismo atrasado como producto histórico del colonialismo y ya no como un simple retraso. Pese a las diferencias entre el Marx tardío y el temprano, es abusivo pensar que en la segunda etapa se sentaran las bases de los un siglo después seria la Teoría del desarrollo. Marx nunca pensó que los países capitalistas atrasados serian siempre subdesarrollados. Además estaba convencido de que la independencia política permitiría la industrialización y el desarrollo pese a los inconvenientes de la vía capitalista.

Por consiguiente entendía que la industria capitalista de las áreas atrasadas sería un proceso posible, necesario e incluso inevitable.


T.5. LA TRADICIÓN NEOCLÁSICA: EL PARÉNTESIS

5.1 El crecimiento abandonado

Desde la revolución marginalista del decenio 1870 hasta la aparición del keynesianismo en los a_os 30 del siglo XX transcurrió un largo periodo de hegemonía del pensamiento neoclásico en Europa.

Los neoclásicos se desentendieron del interés por el crecimiento en ares de una preocupación exclusiva por cuestiones estáticas y a corto plazo, obedeció tanto a la evolución de la economía real como a los cambios en la propia teoría. El interés de los economistas de desplazó a cuestiones de la circulación (asignación de recursos, intercambio de mercancías y distribución de la renta)

La ortodoxia neoclásica de finales del siglo XIX tenia poco de clásica, la ruptura por la tradición anterior fue casi completa. Los neoclásicos sustituyeron la teoría clásica del valor-trabajo por una nueva aproximación subjetiva al valor, basado en la utilidad y la escasez. El interés por la dinámica a largo plazo fue reemplazado por el análisis de las interrelaciones de las distintas partes de la economía en un momento determinado del tiempo. Además los cambios endógenos ya anticipados en la oferta de los factores, con proporciones fijas fueron claramente abandonados. La vinculación clásica y Marx entre distribución y ahorro dio paso a una teoría de la distribución basada en la productividad marginal de los factores. Nació la economía matemática, ya que los análisis marginalistas eran susceptibles de ser formalizados en ecuaciones y modelos de gran elegancia.

La tradición neoclásica se elaboró en tres grandes escuelas:

1.- Escuela de Lausana, con L. Walras (1830-1910) y W.F. Pareto (1848-1923)

2.- Escuela inglesa, con W.S. Jevons (1835-1881), F.I. Edegeworth (1845-1926) y A. Marshall (1842-1924).

3.- Escuela austriaca, con C. Menger (1840-1921)

Hubo cierta división del trabajo entre las grandes escuelas. La de Lausana desarrollo la teoría del equilibrio general y la economía del bienestar, los neoclásicos ingleses pusieron los cimientos de la teoría subjetiva del valor y las teorías del consumidor y productor, y la escuela austriaca insistía en la necesidad del libre comercio. En definitiva, no existía una teoría del crecimiento y menos aun del desarrollo debido a que se eliminó la variable tiempo del análisis económico.

Con todo, si había una teoría implícita del desarrollo, concebida como un proceso gradual, continuo, armónico y acumulativo, que fue desarrollada por Marshall.

Los economistas clásicos rechazaron la teoría del estado estacionario. Entendían que la acumulación de capital no estaba limitada por la disponibilidad de la mano de obra o por la inversión. La investigación de capital provoca un aumento de los salarios reales y una bajada de los tipos de interés con lo que las empresas volvían a utilizar métodos aun más intensivos en capital.


La tradición neoclásica de finales del siglo XIX y principios del XX supuso una importante ruptura con la teoría clásica y con Marx. Se interesó por los problemas de equilibrio y no por los de crecimiento, se preocupaban por aspectos de circulación y no por los de producción, al centrarse en el estudio del comportamiento racional del consumidor borraron la distinción entre valor y precio. Hay sin embargo dos aspectos importantes en que los neoclásicos mantuvieron continuidad con los clásicos. Adoptaron el método deductivo o abstracto de razonamiento y aceptaron el teorema de la mano invisible de Adam Smith: si hay libre funcionamiento de mercado y cada individuo busca libremente su felicidad, el efecto será el de una mano invisible que conduce a la sociedad a un optimo, optimo en sentido de Pareto, una situación en que ningún individuo puede mejorar sin empeorar otro.

5.2. El atraso desatendido

La economía neoclásica se pronuncia menos aun sobre el subdesarrollo. Solo Marshall en su intento frustrado de reconciliar las tradiciones clásicas y neoclásicas. Se_aló que el análisis de la situación contemporáneo de la India podía servir para entender el pasado de Europa, que la hegemonía británica estaba amenazada por los países exportadores de productos primarios o que el aprendizaje industrial permitiría a los países atrasados desarrollarse más rápidamente.