Teorías de la personalidad

Dollard. Miller. Personalidad. Proceso de aprendizaje. Procesos mentales. Procesos inconscientes

  • Enviado por: Cesar Ulises Garcia Jonguitud
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

TEORIAS DE LA

PERSONALIDAD

'Teorias de la personalidad'

INDICE

Biografía………………………………………………….. Pág. 1

La estructura de la personalidad…………………………….. Pág. 2-3

Dinámica de la personalidad………………………………… Pág. 3

El desarrollo de la personalidad……………………………… Pág. 3-7

Procesos mentales superiores…………………………………. Pág. 7-8

Procesos inconscientes………………………………………... Pág. 8-9

Conflictos…………………………………………………... Pág. 9-10

Conclusión………………………………………………….. Pág. 10

Bibliografía……………………………………………….… Pág. 10

BIOGRAFIA

Jhon Dollard y Neal Miller, investigadores americanos,  ambos impartieron clases en la Universidad de Yale en el Instituto de Relaciones Humanas. En  un esfuerzo por explorar las relaciones interdisciplinarias entre biología, psiquiatría, sociología y antropología dieron como resultado una teoría de la personalidad  basada en las teorías del reforzamiento del aprendizaje de Clark Hull y la teoría psicoanalítica de Freud. Esta integración dio como resultado una  teoría conductista que se volvió representativa de la corriente principal de la psicología estadounidense a lo largo del siglo xx.

Según Dollard y Miller, la personalidad se constituye en función de un elemento esencial que es el hábito (asociado entre un estímulo y una respuesta y asociado con las pulsiones primarias y secundarias) y las jerarquías de respuestas que constituyen las estructuras individuales.

La teoría de Dollar y Miller ha sido  exitosa en  para predecir la conducta de animales simples de laboratorio bajo condiciones controladas. Sus opiniones han sido centrales para el campo de la personalidad en vista de que publicaron primero su trabajo principal, "personalidad y psicoterapia", en  1950. Estuvieron entre los primeros que buscaron desarrollar un modelo científico puro para el entendimiento de la personalidad. Describen la estructura de la personalidad en términos de "hábitos" que pueden ser aprendidos y desaprendidos. Los cuales se distinguen en: impulsos y reforzadores primarios y secundarios como fuerzas motivadoras principales de la personalidad.

MILLER Y DOLLARD

Su teoría presenta el esfuerzo de dos investigadores sofisticados, tanto en el laboratorio como en la clínica, para modificar y simplificar la teoría del reforzamiento de Hull, a fin de que pudiera ser usada fácil y efectivamente al tratar con los eventos de principal interés para los psicólogos clínicos y sociales.

Los autores han intentado derivar de los escritos psicoanalíticos y observaciones clínicas, Expresan claramente su punto de vista general.

¿Qué es entonces una teoría del aprendizaje?

Es el estudio de las circunstancias bajo las cueles se asocian un estimulo, cue y una respuesta. Después de que se ha completado el aprendizaje, la respuesta y el cue se elaboran en tal forma que la aparición de este provoca la respuesta…..

El factor que interviene en el aprendizaje son: drive o pulsión, cue o estímulos, respuesta y recompensa.

LA ESTRUCTURA DE LA PERSONALIDAD

Han demostrado profundo interés en el aprendizaje y los procesos del desarrollo, no se han interesado mucho en los elementos estructurales o relativamente modificables de la personalidad.

¿Qué conceptos emplean para las características estables y duraderas de la persona?

El hábito es uno de los aspectos claves en la teoría E-R, y consecuentemente es el concepto importante para ellos.

Habito

Es un eslabón o asociación entre un estimulo y una respuesta. Los cimentos de esta teoría se basan en la especificación de las condiciones bajo las cuales se forma, rompen o remplazan estos eslabones.

Aun cuando la personalidad consiste principalmente en hábitos, su estructura dependerá de los elementos únicos a los cuales el individuo ha estado expuesto. El hábito es únicamente una estructura temporal ya que los de hoy pueden ser alterados como resultado de la experiencia del mañana. Ellos se contentan con especificar los principios que gobiernan la formación de los hábitos y dejan al clínico, o al investigador, la tarea de detallar los hábitos que son característicos de una persona en particular.

Los hábitos no son la única porción duradera de la personalidad, ya que también hay pulsiones primarias y secundarias o derivadas, así como una jerarquía de respuestas.

LA DINAMICA DE LA PERSONALIDAD

Pulsión

Es un fuerte estimulo que instiga al individuo a la acción. Energetiza la conducta, pero no la dirige por si mismo. Cualquier estimulo puede convertirse en pulsión si alcanza suficiente intensidad.

Son denominados pulsiones primarias o innatas; están por lo general encadenados a procesos fisiológicos y su reducción es con frecuencia necesaria para la supervivencia del organismo. Ejemplos de las pulsiones primarias son: el dolor, hambre, sed y sexo. La importancia de estas en la conducta de cualquier individuo depende de su intensidad y esta relacionado con la oportunidad de obtener gratificaciones de reducción de la pulsión. El aprendizaje consiste fundamentalmente, en el desarrollo de medios eficientes para lograr una baja de punciones.

Pulsiones secundarias

Su efecto sobre los sujetos humanos se ve complicado por el gran número, adquiridas o derivadas, que eventualmente hacen su aparición. En el proceso de crecimiento, un individuo, por lo general, desarrolla un gran número de pulsiones secundarias que sirven para instigar y dirigir su conducta. Las aprendidas son adquiridas sobre la base de las primarias; sirven como un cimiento para el funcionamiento del individuo, a su vez coadyuvado por las punciones innatas.

En una sociedad moderna el incremento de pulsiones secundarias remplaza en gran parte a la función original de la estimulación de aquellas de tipo primario. Y es únicamente en los procesos de desarrollo o en los periodos de crisis.

EL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD

Equipo innato

Al nacer y durante los primeros días de la vida el individuo esta dotado de un limitado conjunto de equipo conductual. Primero, posee un pequeño numero de reflejos específicos, los cuales son, en su mayor parte, respuestas segméntales hechas a un estimulo o clases de estímulos altamente específicos. Segundo, posee un número de jerarquías de respuesta innatas. Tercero, el individuo posee un conjunto de pulsiones primarias son el caso típico de estimulación interna de gran fuerza y persistencia, por lo general con procesos fisiológicos, que llevan al individuo a actuar, pero en general, no guían o dirigen esta acción; solo hay reflejos específicos y jerárquicas de respuesta que ejercen alguna direccionalidad sobre el comportamiento.

Son pulsiones primarias que, bajo ciertas condiciones orgánicas, lo “empujan” a actuar o conducirse, pero que no dirigen propiamente esta actividad. La única guía inicial de las respuestas proviene de una jerarquía innata de tendencias a responder. Dado tal estado inicial, nuestra teoría del desarrollo debe considerar: a) la extensión de respuestas actuales a nuevos estímulos y situaciones-estímulos; b) el desarrollo de nuevas respuestas; c) es el desarrollo de motivos nuevos o derivados, y d) la extinción o eliminación de las asociaciones existentes entre estímulos y respuestas.

El proceso del aprendizaje

Sugieren que hay cuatro elementos conceptúales importantes en dicho proceso. Son: pulsión, señal o estimulo, respuesta y reforzamiento.

Una señal es un estimulo que guía la respuesta del organismo. El estimulo adecuado, dispone o predispone al individuo a actuar; la señal, dirige o determina la naturaleza exacta de la respuesta. “las señales determinan cuando responderá, donde responderá y que respuesta ejecutara”; pueden variar en clase o intensidad, por lo que hay las visuales y auditivas. Cualquier cualidad que haga a un estimulo distintivo puede servir como base para la señal, y por lo general la diferencia se basa mas fácilmente en la variación de clase que de intensidad.

Ya hemos sugerido que cualquier estimulo puede convertirse en una pulsión con solo tener la fuerza necesaria; en esta forma, el mismo estimulo puede tener valor tanto como pulsión y como señal y entonces activar y dirigir la conducta.

Como ellos puntualizan antes de que una respuesta dada pueda aunarse a una señal dada, debe ocurrir la primera de este binomio. Así, una etapa crucial en el aprendizaje del organismo es la producción de la respuesta apropiada. Es una situación dada, ciertas respuestas aparecen más fácilmente que otras.

En el desarrollo, la jerarquía se asocia íntimamente. Con el lenguaje, porque las respuestas particulares se unen con las palabras y consecuentemente, el habla puede mediar o determinar la jerarquía particular que operara.

Una vez que ha ocurrido una respuesta, su destino esta determinado por los subsecuentes reforzamiento o no reforzamientos. Los eventos que fortalecen la conexión entre una respuesta dada y una señal particular se llaman reforzamientos o recompensas. Ellos concuerdan con Meehl al argüir que esta definición no es completamente circular, para un evento dado que se demuestra que ha sido reforzado (fortalecer conexión E-R), se supone que este mismo evento reforzara o promoverá el aprendizaje en otras situaciones. El punto de vista por Dollard y Miller nos hace suponer que la recompensa no puede actuar mas que cuando los estímulos-pulsión están operando, y además, que siempre hay una reducción o disminución de los estímulos-pulsión en el proceso del reforzamiento.

Una respuesta dada puede ser reforzada por medio de la reducción de pulsiones primarias como el hambre, la sed, el dolor; o puede ser reforzada a través de la reducción de pulsiones adquiridas o secundarias, por ejemplo ansiedad, vergüenza, conformidad, etc. Obvio que los reforzamientos en la vida cotidiana de los individuos esta mediada por la reducción de estímulos-pulsiones secundarios o aprendidos. El reforzamiento secundario es, por supuesto, derivado y depende del reforzamiento primario.

Ni es necesario suponer que los efectos de la recompensa o reforzamiento están mediados concientemente. El individuo puede o no apreciar el papel de la recompensa como determinante de su aprendizaje.

Acabamos de ver que los hábitos o respuestas-señal asociadas se forman como resultado de una reducción de la pulsión, ósea por reforzamiento. Esto va de acuerdo con la formulación de que los hábitos dejan de operar o se delimitan como resultado de la ausencia de reforzamiento. Ha este debilitamiento del habito o disminución de la tendencia a responder por falta de reforzamiento se le llama extinción.

Si una respuesta extinguida no ha sido evocada durante cierto periodo y se presenta de nuevo la señal, el sujeto, producirá esta respuesta. Dicha tendencia del restablecimiento del habito por si mismo, después de la extinción sin reforzamiento adicional, se llama recuperación espontánea. Si el proceso de extinción se realiza durante un periodo suficientemente largo, el organismo llega a un estado en el cual la recuperación espontánea desaparece.

En otras palabras, este concepto implica que los hábitos aprendidos en una situación tenderán a ser transferidos o generalizados a otras situaciones, en la medida en la que el nuevo caso sea similar a la situaron original. Esta tendencia variable a transferir la respuesta aprendida a situaciones nuevas y diferentes se llama gradiente de generalización, e implica que las situaciones estímulo puedan ser graduadas y ordenadas en términos de su similitud, y determinara una respuesta aprendida en una situación y que será evocada por una nueva circunstancia estimulante. En general, mientras más fuerte sea la pulsión que evoque la respuesta, mayor será la tendencia a generalizar ante nuevas señales.

Mediante el reforzamiento sucesivo de una respuesta dada a un conjunto de señales, y el no reforzamiento de la misma respuesta a conjuntos de señales muy parecidas, es posible encontrarnos con una discriminación entre las señales, de modo que se inhibe la tendencia a generalizar.

Las respuestas que ocurren inmediatamente antes de un reforzamiento se aprenden más rápidamente; asocian más fuertemente con la señal. Esta es una expansión del efecto o una gradiente de reforzamiento que favorece a aquellas respuestas que son temporalmente contiguas con o inmediatamente previas a la recompensa.

Como resultado de la generalización y del gradiente de reforzamiento, el individuo que ha aprendido una secuencia de respuestas conducentes a una meta, producirá con mas frecuencia respuestas anticipatorios, esto es aquellas que suceden antes de su tiempo original en la secuencia, a diferencia de cómo lo hicieron en el aprendizaje original.

Los procesos que implican respuestas anticipatorios dentro de secuencias aprendidas de conducta son por lo general involuntarios.

La pulsión secundaria y el proceso de aprendizaje

Como ya hemos visto, el infante nace con un rango limitado de pulsiones primarias, las cuales con el crecimiento y la experiencia se elaboran hasta convertirse en un complejo y variado conjunto secundario o derivado. Viendo como se aprende el miedo, se aclarara este proceso.

El miedo es, al menos en parte, una pulsión aprendida. El miedo puede ser considerado una pulsión porque impele al organismo a actuar y la reducción de ese estado sirve como una recompensa o reforzamiento. Ellos suponen el miedo y otras pulsiones secundarias, son tanto respuestas como productores de estímulos.

Así la intensidad de la pulsión primaria involucrada en el reforzamiento conducente al miedo aprendido y el número y patrón de los ensayos reforzados, son determinantes importantes de intensidad de ese estado de ánimo.

El miedo no es únicamente aprendido como cualquier otro hábito; la extinción de las respuestas de miedo es más difícil que la de otros hábitos.

Una vez que esta frase es aprendida como respuesta a la señal de miedo, se transferirá a cualquier estado nuevo que produzca la respuesta que produce esta señal. Este tipo de transferencia, mediada por una señal producto de una respuesta, se denomina generalización secundaria o aprendida. Aun mas, el individuo puede aprender a responder a diferentes grados de miedo con diferentes respuestas verbales, así aprender a colocar diferentes etiquetas a sonidos débiles y fuertes. a) cuando es aprendido como respuesta a una nueva situación, trae consigo un numero de reacciones que representan ya sea parte del patrón innato del temor, o esta muy alto en la jerarquía innata de respuestas; b) cuando es aprendido como respuesta a una nueva situación, sirve como señal para evocar respuestas que han sido aprendidas previamente en otras situaciones de temor; c) cuando se ha aprendido como respuesta a una nueva situación, sirve como pulsión para motivar conductas de ensayo y error; d) cuando son castigadas las respuestas que reducen otras pulsiones.

PROCESOS MENTALES SUPERIORES

Las interacciones del individuo con su medio son: aquellas que son dirigidas y guiadas por una simple señal, y aquellas que son mediadas por procesos internos. Distinguen entre respuestas instrumentales que poseen algún efecto inmediato sobre el medio social, y aquellas producidas por señales, cuya función es mediar o guiar a otras respuestas. Suponen que el lenguaje y otras respuestas productoras cues juegan un papel central en los procesos mentales superiores.

El individuo puede incrementar la generalización o transferencia entre dos o mas situaciones al identificarlas como teniendo el mismo nombre, o puede discriminar entre dos situaciones, darles diferentes nombres.

Las palabras no sirven únicamente para facilitar o inhibir la generalización, sino para la importante función de activar punciones que por tanto pueden ser usadas como recompensas o reforzamientos.

El razonamiento es esencialmente un proceso de situación de respuestas internas productoras de señales, por conductas abiertas. El razonamiento no sirve únicamente a la función de prueba simbólica de las varias alternativas.

Según Miller y Dollard, se deben reunir ciertas condiciones antes de que el razonamiento y la planeacion produzcan conducta adaptativa frente a un dilema dado.

El niño esta necesariamente desorientado, confundido, engañado y alucinado; en pocas palabras, tiene justamente esos síntomas que reconocemos como una psicosis en el adulto. La infancia, sin duda, puede ser vista como un periodo de psicosis transitoria. El dolor en las cuales pueden crearse severos conflictos mentales inconcientes. Solo cuando el niño ha sido enseñado ha hablar y pensar a un nivel bastante alto, el impacto del crudo y drástico carácter de esas circunstancias puede ser disminuido.

La regla de que durante las primeras etapas de la vida el rol primario de los padres es mantener los estímulos-pulsión a un nivel mas bajo. El padre debe ser comprensivo gratificante y hacer pocas demandas de aprendizaje hasta que las conductas del lenguaje del niño se hallan desarrollado.

Ellos identifican cuatro situaciones en las cuales las reglas culturales como las interpreta el padre, dirigidas a producir consecuencias desastrosas para el desarrollo normal, son: de la alimentación en la infancia, el entrenamiento en la higiene y control, el temprano entrenamiento sexual y el entrenamiento para controlar el disgusto y la agresión. Los aspectos importantes de esta teoría, es que supone que los eventos tempranos en el desarrollo serán de central importancia.

PROCESOS INCONSCIENTES

Dollard y Miller consideran que el lenguaje representa un papel crucial en el desarrollo humano. Es bastante natural que aquellas determinantes de conducta que eluden el lenguaje, o son inconcientes, deban jugar un papel clave en los trastornos de la conducta. Procesos muestran poca similitud con la versión Freudiana.

La represión es un proceso de desarrollo a fin de evitar ciertos pensamientos, y esta prevención es aprendida y motivada de igual manera que cualquier otra. En este caso, la respuesta de no pensar en ciertas cosas conduce a la reducción de la tensión y al reforzamiento. En cualquier parte del aprendizaje inicial, el individuito primero piensa en el acto o evento del que tiene temor y después experimenta miedo; y el pensamiento con el consecuente reforzamiento, después de que experimenta la respuesta de no pensar, se vuelve anticipatorio y ocurre antes de que el individuo allá siquiera reconstruido el evento o deseo. Ellos consideran la represión como existiendo de continuo y yendo desde las suaves tendencias de no pensar de ciertas cosas hasta la mas fuerte prevención del material amenazador. También consideran que esta tendencia puede ser determinada en gran parte por el entrenamiento recibido durante la primera infancia, el cual con frecuencia tiende a producir miedo de ciertos pensamientos.

La extensión y la severidad de la represión depende de muchos factores; entre ellos están la fuerza innata de la respuesta de miedo; el grado de dependencia de los padres y, por tanto, la intensidad de la amenaza de la perdida del amor a la cual el chico esta expuesto; y la severidad de los traumas de situaciones productoras de miedo, a las cuales el niño ha sido expuesto.

La importancia de lo conciente tiene que ver con lo significativo de los títulos verbales en el proceso de aprendizaje, particularmente en conexión con la operación de los procesos mentales superiores. Ya hemos indicado que en los procesos de generalización y discriminación pueden ser más eficientes debido a los significados de los símbolos verbales pues cuando se quitan las etiquetas, el individuo opera a un nivel intelectual más primitivo.

CONFLICTO

Ningún humano opera en forma tan efectiva que todas sus tendencias sean tan congruentes y estén bien integradas. Todas las teorías de la personalidad deben tratar directa o indirectamente con los problemas planteados en el organismo cuando hay tendencias o motivos conflictivos.

Primera: la tendencia a alcanzar una meta se vuelve mas fuerte mientras mas cerca este el individuo de ella, se denomina gradiente de acercamiento. Segunda: la tendencia a evitar un estimulo negativo se vuelve mas fuerte mientras el individuo este mas cerca del estimulo, denomina gradiente de evitación. Tercera: la suposición es el gradiente de evitación es mas escarpado que el gradiente de acercamiento. Esto implica que el porcentaje en que crecen las tendencias de evitación por el acercamiento a la meta. Cuarta: se supone que un aumento en los impulsos asociados con el acercamiento o evitación elevara el nivel general del gradiente.

Así pues, cuando la respuesta de acercamiento es mas fuerte que la de alejamiento, el individuo se aproxima sin conflicto y viceversa, se incrementa en intensidad. Entre mas cerca llegue a la meta, mas fuerte será la respuesta de evitación y de este modo mas intenso será su conflicto. Esto es, entre mas se aproxime a la chica, mas atraído se sentirá y al mismo tiempo mas incomodo y avergonzado, y su conflicto o perturbación será mas débil.

CONCLUCION

LA REPRESION DE LAS PULSIONES SON LOS PRINCIPIOS DE SU TEORIA.

ASI, EL RAZONAMIENTO SE DA BAJO CONDICIONES SOCIALMENTE REGULADAS.

HABLA DE UNA PSICOSIS TRANSITORIA DEL INFANTE , LA CUAL SE RESUELVE AL LOGRAR EL DOMINIO DE SUS PULSIONES A LA EXIGENCIAS CULTURALES.

SE ASOMAN RESIDUOS DE LA TEORIA FREUDIANA AL RECONOCER QUE LAS EXPERIENCIAS EN LA INFANCIA TIENEN IMPACTO EN LA CONDUCTA .

BIBLIOGRAFIA

Thinking and culture, Mc Graw Hill, Nueva Cork, 1950