Teoría de la profecía autocumplida

Psicología del Deporte. Expectativas del deportista. Rendimiento deportivo. Conducta. Efecto Pigmalión. Comportamiento del entrenador

  • Enviado por: Spardeño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Tema 7:

Teoría

de la

profecía

autocumplida.

INDICE:

1-INTRODUCCIÓN: EL EFECTO PIGMALIÓN:……… Pág. 3

2-EL PROCESO EXPECTATIVA-EJECUCIÓN:……… Pág. 3

-PASO 1: EL ENTRENADOR SE FORMA EXPECTATIVAS.

-PASO 2: LAS EXPECTATIVAS DEL ENTRENADOR

AFECTAN SU COMPORTAMIENTO.

-PASO 3: EL COMPORTAMIENTO DEL ENTRENADOR

AFECTA A LA EJECUCIÓN Y A LA CONDUCTA DE LOS DEPORTISTAS.

-PASO 4: LA EJECUCIÓN DEL DEPORTISTA CONFIRMA

LAS EXPECTATIVAS DEL ENTRENADOR.

3-VALORACION PERSONAL………………………………… ……..Pág. 8

4-BIBLIOGRAFIA……………………………………………………………… Pág. 8

1-INTRODUCCIÓN: EL EFECTO PIGMALIÓN:

Para poder comenzar a explicar esta teoría, habría que comenzar por mencionar el trabajo de investigación “Pigmalión en el aula” de Rosenthal y Jacobson.

En esta investigación, a un grupo de profesores de primaria se les proporcionan una serie de datos extraídos supuestamente de un test para conocer las capacidades intelectuales de los alumnos. Con estos resultados, se podían predecir en ciertos niños un futuro esperanzador en cuanto a rendimiento se refiere. Lo llamativo de este estudio, es que los niños habían sido escogidos al azar por lo que no existía ninguna razón para esperar un rendimiento académico mejor que otros niños. Al final del curso, estos niños seleccionados, habían obtenido un mayor rendimiento por lo que los investigadores concluyeron que la información falsa que habían recibido había llevado a los profesores a crearse unas expectativas más altas de los niños seleccionados y consecuentemente, actuar de modo que se favoreciese el rendimiento de estos.

Por tanto, las expectativas actúan como profecías que pueden cumplirse en un futuro por el impulso de unas actuaciones cuya finalidad sería que se cumpliesen dichas expectativas.

Alguna de estas investigaciones referidas a la teoría de la profecía autocumplida, se realizaron en el campo de la Educación física. De ellas, se concluye que: las expectativas de los profesores pueden afectar en el progreso académico de los alumnos. Ello ocasiona un grave problema si las expectativas de los profesores o entrenadores están por debajo de las capacidades de los alumnos.

Sin embargo, el fenómeno de la profecía autocumplida no ocurre en todas las situaciones aunque la información que tengan los profesores sea la misma. Éstos, no actúan como Pigmalión en el aula por lo que las expectativas no afectan a la ejecución o al éxito de los estudiantes o deportistas. La variable entre profesores y entrenadores implica que los que entienden y conocen el fenómeno de profecía autocumplida pueden evitar comportarse como entrenadores Pigmalión. El objetivo de este capítulo, es que los entrenadores sepan la relación existente entre expectativas y ejecución.

2- EL PROCESO EXPECTATIVA-EJECUCIÓN:

De acuerdo con la teoría de la profecía autocumplida, las expectativas que forma el entrenador acerca de la habilidad de deportistas individuales pueden servir como profecías que determinan el nivel de éxito que alcanzará cada deportista. Este modelo o secuencia de eventos puede usarse también para describir cómo el fenómeno de la profecía autocumplida puede ocurrir en ambientes deportivos:

1) Paso 1: el entrenador desarrolla expectativas acerca de cada deportista, expectativas que predicen el nivel de ejecución y el tipo de comportamiento que el atleta tendrá durante el año.

2) Paso 2: Las expectativas del entrenador tendrán influencia en el trato que dispense a deportistas individuales. Esto es, el comportamiento del entrenador hacia cada deportista diferirá de acuerdo con las creencias que el entrenador tenga acerca de la competencia del deportista.

3) Paso 3: La forma que el entrenador trate a cada atleta afecta la ejecución de éste y su nivel de aprendizaje. Además, una información diferencial indica a cada deportista lo que el entrenador piensa acerca de su competencia. Esta información afecta al autoconcepto de atleta, a su motivación y a su nivel de aspiración.

4) Paso 4: El comportamiento y la ejecución del atleta cumple las expectativas del entrenador. Este hecho refuerza las expectativas originales del entrenador y el proceso continúa.

PASO 1: EL ENTRENADOR SE FORMA EXPECTATIVAS:

Al comienzo de una temporada, la mayoría de los entrenadores tienen expectativas sobre cada deportista de sus equipos. Son verdaderos juicios iniciales o evaluaciones basadas en las condiciones físicas o en las potencialidades de cada atleta, a partir de la información de la que dispone el entrenador. Utilizan fundamentalmente dos tipos de categorías:

1ª Categoría: Corresponde a las pistas personales, e incluiría información relativa al status socioeconómico del individuo, grupo étnico, sexo, atractivo físico, tamaño corporal o manera de vestir. El uso exclusivo de una o varias de estas pistas podría llevar a expectativas poco exactas y muy estereotipadas. Afortunadamente, parece que la mayoría de entrenadores no forman sus expectativas solamente sobre la base de la información procedente de la apariencia física o de indicios sociales, sino que también utilizan información basada en la observación del comportamiento. Usar a veces información relativa a la ejecución, es decir, el rendimiento del atleta en el pasado.

2º Categoría: Corresponde a las impresiones del entrenador sobre los deportistas, atendiendo a las observaciones a las observaciones que hagan de sus comportamientos en situaciones de entrenamiento.

Las expectativas iniciales que se forman la mayoría de entrenadores están basadas en información procedente de muchas fuentes, de aquí podemos diferenciar dos tipos de entrenadores, los que valoran de mayor manera los comentarios que otros entrenadores hacen de los deportistas y los que valoran las características físicas del jugador.

Por consiguiente 2 entrenadores pueden formarse diferentes tipos de expectativas sobre un mismo deportista, dependiendo de las fuentes de información que tengan en cuenta y que más valoren. Por lo tanto el juicio inicial puede ser acertado o equivocado, dependiendo de la información.

Los juicios acertados no suelen generar problemas, ya que no afectan a la ejecución de éste.

Los juicios equivocados son también inflexibles, pueden ser perjudiciales para el deportista e interferir en su progreso.

PASO 2: LAS EXPECTATIVAS DEL ENTRENADOR AFECTAN SU COMPORTAMIENTO:

Las expectativas que los entrenadores elaboran sobre cada deportista al principio de la temporada no actúan necesaria o automáticamente como profecías autocumplidas. Las expectativas, no obstante, pueden ser un factor potencial que las favorezca.

Al aplicar los resultados de esta investigación al contexto deportivo, podríamos esperar que el entrenador Pigmalión muestre una conducta diferencial entre atletas de alto y bajo nivel de expectativas en relación a la frecuencia y calidad de las interacciones que proporcionan el entrenador a los deportistas individuales, la cantidad y calida de la instrucción dada a cada atleta, y la frecuencia y tipo de feedback de la ejecución que cada deportista recibe.

En la primera categorización conductual, frecuencia y calidad de las interacciones entre atleta-entrenador, un entrenador Pigmalión muestra menos tendencia a iniciar un contacto interpersonal con los deportistas a los que considera menos capacitados, dedicando más tiempo a los deportistas altamente dotados. Además, la calidad de las interacciones deportista-entrenador puede diferir en el acercamiento hacia los jugadores de alta expectativa, mostrándose más cálido y afectuoso que con sus compañeros de baja expectativa.

El tratamiento diferencial que pueden recibir los jugadores es debido a que el entrenador es posible que reduzca la cantidad de material, y dedique menos tiempo de entrenamiento a los jugadores de expectativas bajas, y persista en ayudar a los jugadores de expectativas mas altas.

El entrenador Pigmalión tiene tendencia a darse por vencido ante un jugador de expectativa baja que falla dos o tres ensayos al aprender una destreza nueva. Los investigadores han descubierto también diferencias en el tipo y frecuencia del feedback que el entrenador da a los jugadores de alta y baja expectativa.

En situaciones instruccionales de destreza motriz han encontrado que los profesores y entrenadores dan a sus estudiantes y deportistas de alto nivel de expectativa más refuerzo.

Investigaciones más recientes muestran que la mayor frecuencia de refuerzo o elogio que los entrenadores y profesores dan a los sujetos de expectativa baja, en realidad es cualitativamente dudosa, ya que el refuerzo en este caso se administra.

Los entrenadores Pigmalión pueden ofrecer una tasa de refuerzo menor que los deportistas de baja expectativa y/o darles un feedback menos apropiado y, por consiguiente, menos beneficioso tras las buenas ejecuciones.

Los atletas de alto nivel de expectativa reciben un feedback informativo y correctivo que les dice como perfeccionar su ejecución. Por el contrario, los atletas de bajo nivel de expectativa reciben una comunicación positiva de su entrenador, pero que no va acompañada de la consiguiente información técnica que les indique lo que pueden hacer para mejorar su ejecución.

Los entrenadores pueden diferir también en el tipo de atribución con que explican la causa del éxito o del fracaso en las ejecuciones de los atletas de alto y bajo nivel de expectativas. Podríamos insistir en el hecho de que las creencias que el entrenador mantiene con respecto a la competencia o incompetencia de los jugadores elegidos para su equipo, le inducirán a verbalizar atribuciones diferentes hacia resultados de las actuaciones de los atletas. Las diferencias individuales de su equipo no implican automáticamente que el entrenador esté actuando de manera sesgada, impidiendo con ello el progreso el progreso de sus deportistas. Las diferencias relativas al comportamiento del entrenador tienen realmente como objetivo facilitar el logro y la actuación de cada uno de los atletas, hay que entender que esta conducta diferencial del entrenador es totalmente apropiada.

PASO 3: EL COMPORTAMIENTO DEL ENTRENADOR AFECTA A LA EJECUCIÓN Y A LA CONDUCTA DE LOS DEPORTISTAS:

El tercer paso tiene lugar cuando el tratamiento hacia un deportista, sesgado por el nivel de expectativa, afecta a su actuación y desarrollo psicológico.

La conducta diferencial puede incrementar el progreso de los deportistas con alto nivel de expectativa. Los jugadores que de manera continuada, se les da una instrucción menos intensa y menos eficaz o aquéllos a los que se dedica menos tiempo de actividad en las sesiones prácticas, mostrarán un grado de mejora en sus destrezas distinto al que presentarán sus compañeros de equipo los que se ofrecen óptimas oportunidades de aprendizaje.

Los efectos negativos que la conducta instruccional sesgada del entrenador tiene sobre el nivel de aprendizaje y la motivación de logro puede afectar al desarrollo psicológico de los atletas.

El tipo de feedback que los entrenadores dan individualmente a sus deportistas puede afectar a las autopercepciones de estos.

El entrenador para hacerles llegar a los deportistas lo competentes y habilidosos que él piensa que son, puede hacerlo de varias formas, comunicándoselo directamente a los deportistas la información evaluadora, y también aportando a los deportistas informaciones para que lleguen a la conclusión ellos mismos de lo que el entrenador piensa acerca de sus habilidades.

El feedback evaluador dado por los entrenadores a los deportistas individualmente aportándoles información referida a su competencia no es del todo correcto, ya que dentro de un mismo grupo pueden haber diferenciaciones, ya que si ante una misma tarea unos deportistas son beneficiados y otros sufrían la crítica del entrenador, los primeros se sentirían menos capacitados respecto a los segundos.

El feedback diferencial que los atletas de alto y bajo nivel de expectativa reciben de los entrenadores Pigmalión puede afectar a las percepciones o creencias que los deportistas tienen con respecto a su propia competencia.

Los entrenadores pueden comunicar sus creencias referidas a la capacidad para la destreza que presenta un deportista, mediante la atribución que hace de su actuación. Tal atribución ofrece al deportista información relativa a su competencia.

PASO 4: LA EJECUCIÓN DEL DEPORTISTA CONFIRMA LAS EXPECTATIVAS DEL ENTRENADOR:

Se produce cuando el comportamiento y la ejecución del atleta satisfacen la expectativa original del entrenador.

Es muy importante ya que refuerza al entrenador el hecho de que su juicio inicial sobre el deportista estaba en lo cierto.

Al entrenador Pigmalión le confirma la precisión de su juicio inicial sobre el potencial deportivo del deportista, y que puede reconocer el verdadero talento deportivo desde el comienzo de la temporada.

No todos los deportistas dejan que la conducta o expectativas de su entrenador afecten a su actuación o a sus respuestas psicológicas, de igual modo no todos los entrenadores son Pigmalión, tampoco todos los atletas son susceptibles a la profecía autocumplida.

*Para que en el contexto deportivo tenga lugar el fenómeno de la profecía autocumplida, son esenciales los 4 pasos.

Recomendaciones para entrenadores:

1- Determinar las fuentes de información a consultar para formarse expectativas de cada deportista.

2- Deberían comprender que sus evaluaciones iniciales pueden ser imprecisas y necesitar ser revisadas continuamente a medida que avanza la temporada.

3- Los preparadores necesitan estar al corriente de la cantidad de tiempo que los deportistas dedican a actividades no vinculadas a la destreza.

4- Los entrenadores deberán asignar actividades instruccionales que den a todos los deportistas la oportunidad de mejorar sus destrezas.

5- Deberán insistir en la mejora de la destreza como medio para la evaluación y refuerzo de los atletas individualmente, más que en el uso absoluto de los resultados de la ejecución.

*Si el entrenador sabe transmitir a sus deportistas la idea, todos son capaces de mejorar sus destrezas en la ejecución, independientemente del nivel que presentan en la actualidad, podrán comunicarse expectativas positivas para todos.

3-VALORACION PERSONAL:

Creo que es un tema interesante a estudiar a fondo, me parece que es un error que se comete a menudo por los entrenadores.

A sido interesante y me ha hecho reflexionar sobre como influyen las expectativas de futuro que nos hacemos los entrenadores en los jugadores.

4-BIBLIOGRAFIA

“Psicologia aplicada al deporte”

Williams, J.M.