Teoría de la Organización burocrática ideal

Dirección de Empresas. Organizaciones modernas. Tipos de autoridad de Weber. Infocomunicaciones. Escuela Clásica, de Relaciones Humanas y Estructuralista

  • Enviado por: Lía Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

(resumen)

LA TEORÍA DE LA ORGANIZACIÓN BUROCRÁTICA IDEAL.

El estudio de las organizaciones modernas, tanto públicas como privadas incluye el concepto de burocracia. Este término fue utilizado por Max Weber para caracterizar el tipo de dominación que se ejerce por un funcionario desde un despacho bureau. Las burocracias presentan las siguientes características:
 

a) en toda organización burocrática la actividad necesaria para alcanzar un objetivo se descompone en tareas parciales, que a su vez implica la asignación de tareas y responsabilidades a cada una de las personas involucradas;

b) la organización burocrática se asienta en el principio de la jerarquía que implica que todo funcionario inferior esta sujeto a la supervisión y control de uno superior;

c) la regulación de la organización se hace por medio de un sistema consecutivo de reglas y normas abstractas que señalan las responsabilidades y deberes de cada actividad individual;

d) el dirigente debe actuar con un espíritu de indiferencia formalista, es decir debe ceñirse a lo que los reglamentos digan haciendo a un lado sus juicios particulares;

e) el empleo en las organizaciones burocráticas se asienta en la correspondencia entre las exigencias técnicas del cargo y las capacidades probadas del funcionario; y

f) la forma burocrática de dice Weber está en condiciones de resolver de manea óptima la eficacia de la organización.

El ejercicio de la actividad de los funcionario dentro de las organizaciones presenta también ciertos rasgos comunes como son:
 

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

 el funcionario goza de cierto reconocimiento social .

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

el nombramiento para ocupar cualquier cargo dentro de las organizaciones burocráticas se hace por concurso, mediante la aplicación de cierto tipo de pruebas psicotécnicas.

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

el funcionario goza de estabilidad en el cargo, es decir esta protegido contra despidos arbitrarios,

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

 el funcionario recibe una remuneración que está en correspondencia con la importancia del cargo que ocupa;

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

 el funcionario puede hacer carrera dentro de la organización es decir que se puede ascender desde los escalones inferiores a los superiores siempre y cuando pruebe su capacidades y pase las pruebas,

'Teoría de la Organización burocrática ideal'

 los expedientes y documentos escritos son la base para el ejercicio de las tareas en este tipo de organizaciones.

 El concepto de la organización burocrática ideal ha sido criticado precisamente por tratarse de ideal es decir, excesivamente formal, y principalmente por ignorar que en las organizaciones reales no solamente se expresan los vínculos preestablecidos entre los individuos que la integran, sino relaciones informales que son propias de la naturaleza humana y además que las personas no responden de manera mecánica como Weber supone.

 3.4.1.2 Tipos de autoridad de Weber

Weber utiliza los términos poder, autoridad y dominio como sinónimos y los define como: "la posibilidad de imponer la voluntad de una persona sobre el comportamiento de otras.

'Teoría de la Organización burocrática ideal'
Autoridad Legal: Tiene su origen en el orden establecido.

'Teoría de la Organización burocrática ideal'
Autoridad Carismática: Es considerada como "la gracia" natural de quien la posee, siendo una característica personal para ejercerla sobre otros.

'Teoría de la Organización burocrática ideal'
Autoridad Tradicional: Procede de la creencia en el pasado. El líder tradicional es el superior que posee en virtud de un estatus heredado: reyes, príncipes, gobiernos hereditarios, etcétera.

Se manifiesta como una autoridad institucional mas no en la persona que ostenta el poder

LAS INFOCOMUNICACIONES Y LA NUEVA CULTURA ORGANIZATIVA

La Escuela clásica

Cubre un período que va de 1900 a 1943. Es consecuencia o se sitúa en el último periodo de la Segunda Revolución Industrial, a la que suele asignársele el intervalo de tiempo comprendido entre 1870 y 1900 o 1850 y 1918. En estos años hacen su aparición la electricidad; las grandes líneas de ferrocarril; las primeras cadenas de fabricación del automóvil, de las que el Ford T será el mejor ejemplo; la aviación, la radio, el teléfono, el telégrafo, la linotipia. Comprende los días felices de la «belle epoque» y los tristes de la Primera Guerra Mundial . El interés de sus autores se centra en conseguir aumentar la eficiencia de los trabajadores y en definir la estructura organizativa, los objetivos y funciones. H. Fayol, F.W. Taylor, Gantt, Emerson, los Gilbreth, el ya citado Sheldon, pretenden encontrar leyes generales, un «best way», para el arte de Administrar. En la empresa de su tiempo, se trata de transformar al artesano en obrero industrial ,de integrarlo en una estructura perfectamente definida y, por ello, distante del taller donde ejercía su oficio. El empleo del trabajo manual es importante. Lo que en nuestros días hace un autómata, en aquellos lo hacía una persona. La preocupación de los gestores se centra en: Conocer el modo más eficiente de efectuar una labor y enseñárselo a todos los trabajadores. Definir una estructura ,una jerarquía, unas relaciones entre puestos. Establecer unas remuneraciones basadas

en la motivación. Las estructuras que propone H.Fayol, el tratadista de la Alta Dirección, recuerdan las tradiciones militares y siguen siendo referencia obligada en la actualidad. Las de F. W. Taylor, a nivel taller, son notablemente mas elásticas y son el germen de las que en nuestro tiempo emplean muchas empresas de vanguardia. Los autores clásicos hablaran de remuneraciones justas y de que la armonía y la unión entre el personal constituyen uno de los principales pilares sobre los que se apoya la eficiencia de la organización. Alguno, como Gantt, acabará proponiendo soluciones claramente socializantes. Las experiencias de Clothcraft y ASME(5),este último presidido por el propio Taylor, mostraron la cara humana del clasicismo.

Los pocos conocimientos de Psicología Industrial de la época, la escasa automatización

y la formación deficiente de muchos trabajadores, hacen que los incentivos se basen, en la práctica, predominantemente ,en lo monetario. Es la época del trabajo a destajo ,de la remuneración por pieza terminada. Así, la persona parece contemplada desde el

punto de vista de sus necesidades eco-nómicas. Es el tiempo del «hombre económico».

La Escuela de Relaciones Humanas

Cubre el periodo comprendido entre1927 y 1945, aunque algunos autores la hacen comenzar en 1911, para incluir las aportaciones a la psicología industrial e Hugo Münsterberg. Es la época del «crac» de 1929, que reduce en un serio

el producto nacional norteamericano, del «New Deal» del Presidente Roosevelt,

de la Segunda Guerra Mundial, de la difusión de una de las ideologías políticas más inhumanas y sangrientas de la historia. El núcleo de la Escuela de las Relaciones Humanas lo constituyen los resultados de los experimentos que se llevaron a

Cabo en la fábrica de Western Electric, en Hawthorne, entre 1927 y 1932. Su

Desarrollo y conclusiones están unidos al nombre de Elton Mayo pero, difícilmente, podrían entenderse sin las aportaciones indirectas del francés E. Durkheim , del italiano W. Pareto o de la psicología dinámica de Kurt Lewin. Su nacimiento tiene mucho que ver con la necesidad de humanizar y democratizar la gestión empresarial. Incluso, como señala algún autor, (6) con el deseo de difundir el modo de vida americano, sus ideales de convivencia social. De aquellos años, y no ajeno a este ambiente, es el libro de

Dale Carnegie (7) ,uno de los más leídos de todos los tiempos. La Escuela de las Relaciones Humanas descubre que la eficiencia en el trabajo está muy relacionada con las normas sociales y las expectativas que rodean a la persona. Descubre la organización

informal, como aquella de la que los propios empleados se dotan para hacer más fácil su trabajo, y constata que ,esta organización informal, tiene un cierto carácter «natural».

La Escuela de las Relaciones Humanas descubre así al «hombre social» y constituye, al decir de Dale (8), la otra cara de la moneda de la Escuela Clásica. Su gran error o su gran ingenuidad, fue considerar el comportamiento humano en el ámbito de toda la sociedad y no en el de la empresa

La Escuela Burocrática/Estructuralista

Tiene raíces muy antiguas. La organización burocrática se practicó en el antiguo Egipto y en el Imperio Chino. En el siglo XX ,el inicio de esta Escuela suele situarse en 1925, fecha de publicación del más importante tratado del alemán Max Weber. Autores posteriores, de relieve, son A. Entzioni, R. Merton, N. Parkinson y A. Thompson, alguno netamente estructuralista. La burocracia, en Weber (9), es una manera de ejercer el poder, es el modo más perfecto de dominación. La organización que de ella se deriva tiene este objetivo. Se establece en base al cálculo racional y a las normas. Todos las acciones del empleado están regidas por la obligatoriedad de ceñirse al reglamento. Solo quien posee la potestad de «imperio» puede cambiar lo prescrito. El estructuralismo analiza las estructuras de las organizaciones como conjunto de relaciones que permanecen. La sociedad está compuesta por organizaciones, a las

Que la persona pertenece, cuya vida mediatizan. Su ámbito de análisis se extiende mucho más allá de la empresa, esta es una de sus aportaciones más importantes, y en alguna de sus clasificaciones (10) distingue entre grados de burocracia o entre burocracia total y organizaciones implícitamente estructura-das, incorporando tesis de la Escuela de Relaciones Humanas. La burocracia se ha mostrado tanto como un impresionante instrumento de poder, como un potente medio para defender al trabajador frente al abuso del propietario, del directivo o del político. En sus versiones más puras, las burocracias solo se han mostrado eficientes cuando tienen que conseguir objetivos

Muy simples o cuando se permite el funcionamiento de su organización informal, que desarrollan en la inmensa mayoría de los casos. N. Parkinson (11) y A. Thompson (12), pusieron de manifiesto, con un carácter constructivo y destructivo a la vez, los defectos de las organizaciones cuyo grado de burocracia no se correspondía con sus objetivos. Así el primero señalará que, en una burocracia, «todo trabajo se prolonga de manera que toma todo el tiempo disponible para llevarlo a cabo» o que «un comité es una planta que echa raíces, crece, florece se marchita y muere, esperando sus semillas que han florecer otros comités». Se denomina «hombre organizacional» al hombre de la burocracia y el estructuralismo. Podría denominarse también, « hombre abeja» u «hombre hormiga». Solo puede obrar dentro de una estructura que mediatiza todos sus actos. La burocracia vive para sí misma. Se comunica mal con la sociedad en la que está implantada. El modelo burocrático es el que adoptaron los países con planificación central. Vive en nuestros días, en muchas Administraciones Públicas, y muchas grandes empresas. Su evolución hacia otras formas de organización es uno de los gran-des temas de nuestro tiempo. Decimos evolución porque de lo que se trata es de mejorar sobre la ya existente. La Escuela Neoclásica Aparece hacia 1935, fecha en la que empiezan a ver la luz las obras de uno de los autores más prolíficos del siglo XX: Peter Drucker, nacido en Viena, pero afincado en los Estados Unidos. Pertenecen a esta corriente nombres tan conocidos como E. Dale, H. Koontz, A. Chandler, A. Sloan, I. Anssoff, G. Odiorne, todos ellos norteamericanos ,el francés O. Gélinier y el británico J. W. Humble. El neoclasicismo recoge y pone al día las ideas clásicas, a las que añade los resultados

De la Escuela Burocrático/ Estructuralista, de la de las Relaciones Humanas e, incluso, de la Teoría de Sistemas y de la Investigación Operativa. Su propuesta más conocida es la llamada Dirección por Objetivos (DPO), descrita por P. Drucker, en 1954 , fruto de sus trabajos en la General Electric. La DPO ha sufrido importantes modificaciones.

El antiguo modelo ha ido siendo paulatinamente abandonado porque daba lugar a un exceso de reglamentaciones y papeles, porque era autocrático y, sobre todo, porque acababa por destruir el tejido social de la empresa en la que se establecía. La moderna DPO, ha tratado de eliminar los defectos anteriores y, con mucha frecuencia, su implantación es acompañada por el éxito. Las aportaciones de Koontz al análisis

Del proceso administrativo; Las de Chandler a la interrelación entre estructura organizativa y entorno; Las de Sloan sobre la organización divisional; y los

Trabajos pioneros sobre estrategia de Ansoff, son hoy capítulos de estudio obligado para cualquiera que se interese por la Ciencia de la Administración. El neoclasicismo evoluciona y se perfecciona en las últimas cinco décadas del siglo XX.. Una buena descripción de su modelo de persona humana es la que, de manera intencionada, hace P. Drucker en una de sus obras más recientes (13). Dice que los tres autores que más

Han influido en los últimos tiempos son Darwin, Taylor y Freud. El primero, por

proponer que los organismos están sometidos a cambio, el segundo por

establecer las bases del trabajo eficiente, el tercero por el análisis profundo de las

motivaciones humanas. La persona de los neoclásicos vive dentro de estructuras,

Cuyos principios de diseño se encuentran en H.Fayol, pero que son mucho más elásticas y adaptables en razón de los nuevos conocimientos sobre motivación e influencia del entorno que la Escuela incorpora.