Teoría de la inteligencia creadora; José Antonio Marina

Literatura psicológica. Inteligencia artificial. Psicolingüística y Psicología cognitiva. Ética inteligente

  • Enviado por: Raúl Cordero Núñez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

  • LAS TRES TESIS FUNDAMENTALES DEL LIBRO:

  • La inteligencia humana es una inteligencia animal transfigurada por la libertad.

  • La inteligencia creadora obra haciendo proyectos (estos proyectos pueden salir de la subjetividad del individuo y hacerse universales)

  • El más arriesgado proyecto de la inteligencia es crear un modelo de inteligencia, es decir, de sujeto humano, es decir, de humanidad (ética).

  • La principal característica de la inteligencia humana es la invención y promulgación de fines. El creador selecciona su propia información de acuerdo con el fin propuesto, dirige la mirada sobre la realidad y se fija sus propias metas. Es el modo de obrar que permite resolver problemas nuevos y que permite un ajustamiento de la realidad.

    El animal tiene una inteligencia cautiva porque una rutina biológica determina su comportamiento.

    Por naturaleza somos miopes con respecto al águila; por inteligencia hemos llegado a ver lo invisible.

    La inteligencia no sólo descubre las cosas como son, sino que también inventa posibilidades.

    • Percibir: es asimilar los estímulos dándoles un significado mediante un esquema.

    • Recordar: es realizar el acto que pone en estado consciente una información poseída.

    • Razonar: es el acto de relacionar conceptos definidos de acuerdo con formas lógicas.

    La creación necesita conocimientos y hábitos. Para solucionar un problema en un campo dado necesitamos información sobre ese campo concreto, pero también procedimientos generales sobre la resolución de problemas.

    Los sentimientos son el modo como un bloque de información se manifiesta al interpretar un dato percibido por la experiencia.

    • La sorpresa solo puede darse si esperamos algo, cuando lo ocurrido no coincide con lo esperado.

    INTELIGENCIA: es la manera de dirigir las capacidades mentales y, a través de ellos, los comportamientos físicos.

    PROYECTO: es una irrealidad pensada a la que entrego el control de mi conducta.

    El sujeto inteligente dirige su conducta mediante proyectos, y eso le permite acceder a una libertad creadora.

    El arte no depende de apariciones nuevas, sino de un fin nuevo guía el uso distinto de las operaciones mentales comunes.

    Nuestro temperamento, nuestras necesidades y nuestra educación son productores espontáneos de fines.

    • Podemos pensar valores no sentidos, acaso recibidos desde fuera, y de ese modo dirigir nuestro sentimiento real mediante instrumentos irreales.

    MODELO: Cada vez que tenemos un esquema que unifique datos y relaciones dinámicas entre esos datos. Cada sentimiento es un modelo que desencadena diversos recorridos sentimentales.

    La mayor parte de los modelos son aprendidos. Una cultura es ante todo un repertorio de proyectos, elaborados por sus miembros a lo largo de la historia. Cuando este repertorio disminuye, la vida social se hace anémica. Deja de haber emprendedores. El proyecto a de enlazarse con la motivación y, por lo tanto, incitar a la realización de valores. La riqueza de valores propuestos y de proyectos vigentes indican la salud de una cultura.

    La sumisión a los modelos vigentes puede ser más o menos completa, pero nadie es enteramente original. También el artista adopta el modelo vigente, ya sea porque lo acepta o porque lo rechace: en ambos casos depende de él.

    Usamos los proyectos ajenos para construir los propios, tomándolos como modelos y mezclándolos.

    Buscar es una acción en dos etapas: en la primera se suscita información; en la segunda, se comprueba con el patrón de búsqueda.

    • Operaciones con las que se evalúa un proyecto creador:

  • juicio de gusto;

  • comparación con el proyecto;

  • incorporación del hallazgo al patrón de búsqueda;

  • percepción de las posibilidades de la integración;

  • La inteligencia computa información, inventa proyectos, piensa valores, negocia la aplicación de energía, construye criterios, evalúa y mantiene las tareas hasta el límite más adecuado.

    La inteligencia no se define por el encontrar, sino por el buscar. (Paul valery)

    La construcción de la libertad y de la inteligencia van unidas.

    Ni la libertad ni la inteligencia son sustantivas, sino adjetivas. Hay comportamientos inteligentes y comportamientos libres.

    Dos tipos de ocurrencia: unas se me imponen o se me resisten. No puedo quitar de mi mente una preocupación ni traer un dato en un momento dado. Otras se me ocurren de forma intencionada.

    • Yo ocurrente: produce ocurrencias sin autorización. Computacional.(La parte animal de la inteligencia)

    • Yo ejecutivo: dirige las ocurrencias. Creador. Negocia con el yo ocurrente.

    La enfermedad es un sistema de significados que se hace impenetrable a la inteligencia: el sujeto no puede alterar su funcionamiento y se siente sometido a esos significados que le abruman.

    La invención y selección de los temas es un comportamiento intrínsecamente inteligente.

    La inteligencia no sólo se mide por la capacidad de resolver problemas. También es capaz de plantearlos. La capacidad de una almeja de resolver sus problemas vitales es, sin duda, superior a la de Kafka. Pero los de Kafka eran más interesantes.

    Desde lo que soy creo lo que no soy que es una cosa diferente y la misma.

    La razón es un proyecto de la inteligencia cuando decide dejarse controlar por evidencias universales, que pueden ser compartidos por todos los sujetos que usen su inteligencia.

    El hombre es una inteligencia computacional que se autodetermina. Al construir su libertad se hace dueño de sus actos, y al concebirse como Yo, se hace dueño de su Yo. Un ser que es dueño de su Yo es lo que se llama persona.

    Quien se refugia en la evidencia privada lo hace por autosuficiencia, desprecio o miedo.

    La manera más inteligente de ser inteligentes es crear la dignidad humana como proyecto supremo. (Inteligencia ética).