Teoría de la evolución humana

Historia universal. Origen humano. Ciencias naturales. Genética. Naturaleza. Fósiles. Darwin. Leyes lamarckianas. Selección natural. Mutacionismo. Especies. Primates

  • Enviado por: EMMY
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 28 páginas

publicidad
cursos destacados
Análisis de Series
Análisis de Series
En el curso aprenderás como analizar la convergencia o la divergencia de una serie. También...
Ver más información

Lógica y Demostraciones para la Universidad
Lógica y Demostraciones para la Universidad
El curso de "Lógica y demostraciones"  es un curso básico que debe conocer cualquier...
Ver más información


República Bolivariana de Venezuela

Ministerio de Educación y Deportes

Alumna:

Los Teques, 6 de Junio de 2005

INTRODUCCIÓN

Gracias a la contribución de muchos hombres de ciencia, desde la antigüedad hasta nuestros tiempos, se han ido comprendiendo, poco a poco, los procesos evolutivos y la importancia que estos tienen para los seres vivos.

En el siguiente trabajo analizaremos algunas evidencias de cambios evolutivos de la especie humana desde: los prosimios, hasta los primates superiores en la cual nos encontramos nosotros, también fundamentaremos los fósiles, el cráneo y los hombres primitivos desde el origen en Europa.

DESARROLLO

PRIMERAS IDEAS EVOLUTIVAS:

Aristóteles (384-322 a.C), el primer gran naturalista de la historia, creía que a todos los seres vivos se los podía ordenar en forma jerárquica. Esta jerarquía vino a conocerse como escala de la naturaleza, en el que los seres más simples ocupaban el escalón inferior de clasificación y el hombre el más alto, de modo que todos los organismos estaban distribuidos en los escalones intermedios.

Hasta el final del siglo XIX muchos biólogos creían en esta jerarquía natural; Los biólogos posteriores, como Carlos Linneo (1707-1778), en acuerdo con las enseñazas del antiguo testamento, opinaron que todos los seres vivos eran producto de una creación divina según la llamaron teoría creacionista o fijista.

De acuerdo a esta teoría, cada tipo de ser viviente había comenzado a existir según su forma actual, tal como fue creado por Dios ¿De que otro modo podría explicarse el asombroso grado de adaptación de todos los seres vivos a su ambiente? Lo que confería tanta solidez al concepto de la creación no solo era la autoridad de la iglesia sino también, las evidencias que se tenían.

Posteriormente. El descubrimiento de fósiles en las diferentes capas del suelo y la observación de mutaciones en cultivo de plantas, fomentaron el cambio de las anteriores ideas.

El naturista francés Jorge Luis Buffon, en 1770, planteo en su libro “historia de la tierra”, que las capas de los suelos eran producto de la sedimentación de las areniscas y lodos que se encontraban en suspensión en las aguas de los antiguos mares. Y que los animales y plantas que vivían en esa época quedaron aprisionados con estos sedimentos, la cual produjo la transformación de estos en restos fósiles.

La evidencia de estos restos fósiles, pertenecientes a los organismos desaparecidos, hacían evidente que en el pasado existieron otros que ya no poblaban la tierra. Según esta evidencia, se comenzó admitir que los organismos habían cambiado en el tiempo.

Buffon reconoció la existencia de familias comunes, tales como la del perro, lobo y el zorro. Sostenía que las especies podían agruparse en toncos comunes, de los cuales es posible que se hayan originado. Este naturalista va más allá de sus afirmaciones y admite que todos los animales han sido de un solo animal (ancestro común) que, a través del tiempo, han perfeccionado, originando todas las razas de los animales. Todo este perfeccionamiento se lo atribuyó a las condiciones ambientes, como la temperatura, el clima, la alimentación, etc.

Luego del a muerte de Buffon, Erasmo Darwin (abuelo de Charles Darwin) publica una obra donde defiende las ideas de buffon. Erasmo Darwin planteó que las espacies tienen vínculos históricos entre si, que los animales pueden cambiar como respuesta a su ambiente y que su prole es capaz de adquirir estos cambios. Por ejemplo, sostenía que el oso polar es un oso “ordinario” que, por vivir en el Ártico, se modificó y se transmitió las modificaciones a sus cachorros.

TEORÍA DE LAMARK:

Lamarck fue el primer hombre de ciencia que elaboró una teoría sistemática de la evolución; sus trabajos fueron influenciados por las ideas de Buffon y Erasmo Darwin.

Utilizando como base sus conocimientos, Lamarck publicó dos leyes que explicaban las principales fuerzas que promovían el cambio en los seres vivos.

La primera es la llamada Ley del uso y desuso de los órganos; en esta ley Lamark planteaba que los órganos de los animales se tornan mas fuertes o mas débiles por el uso o desuso.

La segunda ley es la herencia de los caracteres adquiridos; en esta ley él planteó que, una vez producidos estos cambios, ellos eran transmitidos de padres a hijos. Según Lamark la jirafa moderna surgió de antepasados que estiraban el cuello para alcanzar las hojas de las ramas altas. Estos antepasados transmitieron el cuello más largo (adquirido mediante estiramiento) a su descendencia, que fueron alargando sus cuellos más todavía y, así sucesivamente.

Estas leyes Lamarckianas no excluían al hombre, ya que el proponía que el estado actual del hombre pudo haber sido adquirido, poco a poco, a través de mucho tiempo, con ayuda de circunstancias favorables.

A pesar de sus sistemáticas teorías, Lamarck no tuvo gran acogida, debido a que las ideas políticas de la época y el poder eclesiástico no lo permitieron.

OBJECIONES A LAS TEORIAS LAMARCKIANAS:

De las dos principales leyes lamarckianas, la segunda no ha sido posible de verificar. A raíz de las siguientes pruebas: el biólogo alemán August Weismann, procedió a cortarle la cola a un grupo de ratones durante varias generaciones, los hijos de los ratones sin cola, nacían con cola. Luego de este experimento, la idea de que el ambiente origina cambios en los individuos y estos son heredados y estos son originados por la descendencia, se vio claramente cuestionada con este experimento.

Todo lo contrario sucede con la primera ley la cual resulta especialmente convincente. Los órganos de los animales si cambian como resultado del uso y desuso; un claro ejemplo de esto es el gran desarrollo muscular de los atletas debido al continuo del entrenamiento

EL DARWINISMO Y LA TEORIA DE LA SELECCION NATURAL:

El fundador de la teoría moderna de la evolución es Charles Darwin (1809-1882). Hijo y nieto de médicos se inscribió como estudiante de medicina en la Universidad de Edimburgo. Después de tres años, abandonó estos estudios y se marchó a la Universidad de Cambridge con el fin de prepararse para ser clérigo. No fue un estudiante excepcional, pero estaba profundamente interesado en la historia natural. El 27 de diciembre de 1831 unos meses después de su graduación en la Universidad de Cambridge, como naturalista a bordo del HMS Bmgle para realizar un viaje alrededor del mundo que duró hasta octubre de 1835. Pasó gran parte del tiempo en las costas de Sudamérica y visitó también Australia y muchos archipiélagos del Pacífico, desembarcando con frecuencia para llevar a cabo viajes al interior con el fin de reunir especimenes de plantas y animales. El descubrimiento en Argentina de huesos fósiles de grandes mamíferos extintos y la observación de numerosas especies de pinzones en las islas de los Galápagos se incluyen entre los sucesos que llevaron a Darwin a interesarse en cómo se originan las especies.

En 1859 publicó The Origin of Species (El origen de las especies), un tratado que expone la teoría de la evolución y, aún más importante, el papel de la selección natural en determinar su curso y explicar el diseño de los organismos. Publicó muchos otros libros en los años siguientes, entre ellos La descendencia humana y la selección en relación al sexo (1871), que extiende la teoría de la selección natural a la evolución humana.

Darwin es considerado como un gran científico, pero debe serle además como un revolucionario intelectual que inaugura una nueva era en la historia cultural de la humanidad. Darwin completa la revolución copernicana que empezó en los siglos XVI y XVII con los descubrimientos de Copérnico, Galileo y Newton que marcan los principios de la ciencia moderna.

Los descubrimientos en astronomía y física de estos grandes científicos trastocaron las concepciones tradicionales sobre el universo. La Tierra deja de ser el centro del universo, como la concebían los griegos o los filósofos cristianos, y pasa a convertirse en un pequeño planeta que gira alrededor del Sol, una más de las miríadas de estrellas que existen en el universo. Las estaciones, las lluvias y más particularidades del clima se convierten en procesos con causas naturales. Las rotaciones de los planetas son explicadas también por leyes naturales, las mismas que dan cuenta del movimiento de proyectiles y otros cuerpos en la Tierra.

El significado global de estos descubrimientos no es simplemente que cambian ciertas concepciones particulares, tales como la noción de que la Tierra es el centro del universo. Más importante es que estos descubrimientos llevan a la concepción de que el universo es un sistema de materia en movimiento, gobernado por leyes inminentes. El funcionamiento del universo deja de ser atribuido a la inefable voluntad del Creador y pasa al dominio de la ciencia, que es una actividad intelectual que trata de explicar los fenómenos del universo por medio de causas naturales. Fenómenos como las marcas, los eclipses y la posición de los planetas pueden, pues, ser comprendidos como resultado de causas naturales y predecirse siempre que las causas sean conocidas de forma adecuada. La revolución copernicana consiste en la sustitución de una concepción animista del universo por una concepción causal, en el reemplazo de las explicaciones teológicas de los fenómenos naturales por las explicaciones científicas.

LA REVOLUCIÓN DARWINIANA:

Darwin demostró que los organismos evolucionan; que los seres vivientes, incluyendo al hombre descienden de antepasados muy diferentes de ellos; que las especies están relacionadas entre sí porque tienen antepasados comunes. Quien desee hacer el esfuerzo de estudiar la evidencia y de juzgarla sin prejuicios no puede dudar de que, por ejemplo, el hombre y los simios antropoides descienden de antepasados comunes que vivían hace unos 10 millones de años, o que los mamíferos del hombre al ratón y a la ballena, descienden de reptiles que vivían hace más de 200 millones de años.

Pero más importante que la evidencia de la evolución es el hecho de que Darwin proporcionara una explicación causal del origen de los organismos que constituye la teoría de la selección natural. Con ella Darwin extiende al mundo orgánico el concepto de naturaleza derivado de la astronomía, la física y la geología: la noción de que los fenómenos naturales pueden ser explicados como consecuencia de leyes inmanentes, sin necesidad de postular agentes sobrenaturales.

La revolución copernicana había dejado fuera de su alcance el origen de los seres vivos con sus adaptaciones maravillosas: el ojo exquisitamente diseñado para ver, la mano para asir, los riñones para regular la composición de la sangre. Darwin completa la revolución copernicana, y con ello el hombre occidental logra su madurez intelectual. Todos los fenómenos del mundo de la experiencia externa están ahora al alcance de las explicaciones científicas, que dependen exclusivamente de causas naturales.

Las dificultades conceptuales superadas por Darwin no deben menospreciarse. Es de sentido común que los organismos proporcionan evidencia de diseño, y donde hay diseño, hay disecador, que el ojo del hombre está constituido para ver y el ala del pájaro para volar parece significar de manera irrefutable que alguien los ha diseñado específicamente para tales propósitos.

Antes de Darwin, las adaptaciones y la diversidad de los organismos se aceptaban como hechos sin explicación científica, eran atribuidas a la sabiduría omnisciente del Creador: Dios creó las aves, los peces, las plantas, los planetas y, sobre todo, creó al hombre a su imagen y semejanza. A él le dio ojos para que pudiera ver, y a los peces agallas para que pudieran respirar en el agua. De hecho, los teólogos del medievo y los posteriores argüían que el diseño funcional de los organismos manifiesta la existencia de un Creador sabio. En el siglo XIII Santo Tomás de Aquino había formulado tal argumento en su «quinta vía» para demostrar la existencia de Dios. En el mundo anglosajón del siglo XIX el teólogo inglés Wilham Paley había argüido en su Nalutal Theology que es absurdo suponer que la organización compleja y precisa del ojo humano es un resultado del azar.

Darwin acepta la siguiente premisa:- los organismos están adaptados para vivir en sus ambientes -el pez en el agua, la cebra en la pradera y la lombriz en el intestino- y tienen órganos específicamente diseñados para llevar a cabo ciertas funciones -las agallas para respirar en el agua, las patas para correr y las alas para volar-. Darwin acepta la organización funcional de los seres vivos pero pasa a dar una explicación natural de tal organización. Con ello reduce al dominio de la ciencia los únicos fenómenos naturales que todavía quedaban fuera de ella: la existencia y la organización de los seres vivos.

LA SELECCIÓN NATURAL:

Darwin resume el argumento central de la teoría de la evolución por medio de la selección natural de la manera siguiente.

“Dado que se producen más individuos que los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia, ya sea de un individuo con otro de su misma especie o con individuos de especies distintas, ya sea con las condiciones físicas de la vida. Viendo que indudablemente se han presentado variaciones útiles al hombre. ¿Puede acaso dudarse de que de la misma manera aparezcan otras que sean útiles a los organismos mismos en su grande y compleja batalla por la vida, en el transcurso de las generaciones? Si esto ocurre, ¿podemos dudar recordando que nacen muchos más individuos de los que acaso pueden sobrevivir que los individuos que tienen ventaja, por ligera que sea, sobre otros tendrán más probabilidades de sobrevivir y reproducir su especie? Y al contrario, podemos estar seguros de que toda variación perjudicial por poco que lo sea, será rigurosamente eliminada. Esta conservación de las diferencias y variaciones favorables de los individuos y la destrucción de las que son perjudiciales es lo que yo he llamado selección natural”

Entre las muchas observaciones echas por Darwin, la que mas le llamo la atención fue la de los treces pinzones, los cuales presentan las mismas características en cuanto la forma morfológica y el tipo de plumaje, pero se diferenciaba en el tamaño y la forma del pico. El pensó que seria demasiada coincidencia que las trece especies habían sido creada por separado con tantas características tan comunes lo mas lógica eres deducir que todos precedían de una misma especie, o sea, de un antecesor común.

Lo que expone Darwin en el caso de la jirafa, en donde la contraposición a Lamarck, quien sostenía que en virtud de los continuos esfuerzos por alcanzar el follaje de los árboles se obtuvieron jirafas con cuello largo, el sostiene que las jirafas ancestrales presentaron una variación en la longitud del cuello factor que favorece la selección natural, la que permite que sobrevivan la que presentan el cuello largo y por lo tanto, pueden tomar el alimento del follaje de los árboles muy fácilmente; mientras que la de cuellos cortos por no estar capacitadas para satisfacer sus necesidades alimenticias, mueren.

OBJECIONES A LA TEORIA DE DARWIN:

La explicación darwinista de la evolución de los organismos por medio de la selección natural es, como tantas otras proezas de la mente humana. Extremadamente simple, al mismo tiempo que poderosa. El punto de partida es la existencia de variaciones hereditarias, una observación que Darwin consideraba incontrovertible, aun cuando ignoraba los mecanismos de mutación que dan origen a la variación hereditaria. Otra observación es que sólo una fracción de los organismos sobrevive hasta su madurez y se reproduce, y la mayoría muere antes de dejar descendencia. Basándose en parte en la experiencia adquirida por los ganaderos y los agricultores que practican la selección artificial Darwin arguye que ciertas variantes hereditarias deben ser más ventajosas que otras para los organismos que las poseen; es decir, los que tienen variantes favorables tendrán una probabilidad mayor de sobrevivir y de reproducirse que los organismos carentes de ellas. Así pues, el proceso de la reproducción a través de las generaciones llevará al aumento gradual de las variantes hereditarias beneficiosas y a la eliminación de las desfavorables.

EL MUTACIONISMO:

A principios del siglo XX son reconsiderados los trabajos de Mendel y genetistas como Hugo De Vries, Bateson y Thomas Morgan, aportan un nuevo avance en la teoría de la evolución.

Hugo De Vries, con la ayuda de sus colaboradores plantea una nueva teoría llamada Mutacionismo, donde plantea que la evolución, además de ser gradual y continua, puede ser de manera rápida, brusca y discontinua, gracias a las continuaciones.

El sostenía que las mutaciones son precisamente las alteraciones que aparecen bruscamente en uno o varios individuos de una misma especie, que afectan al genotipo y que no obedecen a las normas de las variaciones; por lo cual, se los ha llamado también variaciones discontinuas. Y sostenía que las mutaciones que se producen son perjudiciales (que de echo ocurre en la mayoría de lo casos), los organismos menos actos son eliminados por selección natural. Si la mutación es útil (lo que es poco frecuente), la especies en forma inesperada y casual, seguirá un nuevo rumbo evolutivo.

Para sustentar su teoría, Hugo De Vries realizó sus investigaciones utilizando una planta denominada Oenothera lamarckiana, la cual cultivo en su jardín experimental, `pudiendo observan la obtención de 15 mutaciones que se diferenciaban entre si por ciertas características de las hojas, flores y semillas, etc., provocando la aparición bruscas de nuevas especies, hecho que aprovecha apara sustentar su teoría de las mutaciones.

TEORIA SINTETICA DE LA EVOLUCION:

Esta teoría moderna de la evolución, también llamada Neodarwinismo, nació durante los años 1930-1950, gracias a la contribución de tres disciplinas científicas como son: la genética, la sistemática y la paleontología; y además, consideraba el estudio de los seres vivos no de manera aislada, si no como miembros de poblaciones.

La fundación de esta teoría fue marcada por la aparición sucesiva de tres importantes libros y por un congreso. El primero de estos libros es el del genetista norteamericano Theodosius Dobzhansky, aparecido en 1937 titulado “Genética y el origen de las especies”. Él plantea, en su obra, la relación de la genética con la teoría de la evolución por selección natural y expone que las mutaciones son un cambio en el reservorio genético de una especie y que van siendo acumuladas hasta que dan origen a una nueva especie.

En 1942 apareció en segundo gran libro fundamental para la teoría sistemática de la evolución, escrito por Ernst Mayr titulado “Sistemática y el origen de las especies”. En esta obra plantea la formación de nuevas especies como producto de mecanismos de aislamiento reproductivo, basándose en la acumulación de pequeñas variaciones favorecidas por la selección natural.

El tercer libro se debe al paleontólogo Georges Simpson, titulado “Tiempo y modo de la evolución”, donde retorna las ideas propuestas de Dobzhansky en el en el sentido de que la evolución ocurría por la acumulación gradual de pequeñas variaciones en el interior de las poblaciones.

Esto dio origen a la teoría sintética de la evolución, que como su nombre lo indica, trata de resumir los principales aspectos de las ciencias antes mencionadas, así como de otras disciplinas como la estadística, la bioquímica y la zoología, para crear una teoría que explique la evolución, tomando como eje central la selección natural.

Como se puede observar, esta teoria se orienta a explicar la evolución biológica como resultado de la acción tres factores principales: la variabilidad genética que, a su vez, viene dada por las mutaciones, las recombinaciones, la selección natural y el aislamiento reproductivo.

Un punto que hay de destacar en esta teoria consiste en que, al igual que en la teoria original de Darwin, ella se fundamenta en el principio de la selección natural como causa de la evolución de las especies, pero se diferencia en varios aspecto: en primer lugar, rechaza el principio lamarckiano de la herencia de los caracteres adquiridos; como segundo aspecto, el neodarwinismo admite que las variaciones sobre las que actúa la selección natural se heredan según las leyes de Méndel, factor que nunca fue considerada por Darwin y el tercero, el considerar a la selección natural no como una fuerza negativa, sino como fuerza que de la direccionalidad al cambio evolutivo, maximizando la respuesta oportunista que se define modernamente como la reproducción diferencial de los genotipos más adaptados.

La reproducción diferencial puede aumentar la frecuencia de genes y es válido el equilibrio genético propuesto por Hardy-Weimberg. Cambios evolutivos resultantes de la reproducción diferencial son característicos de casi todas las poblaciones de organismos, incluyendo la humana.

TENDENCIAS ACTUALES

Actualmente se acepta el proceso evolutivo como el promotor de la gran diversidad de seres vivos, gracias a las siguientes características:

  • Cambios a través del tiempo:

Como se estudio anteriormente tenemos que la adaptación puede expresarse con cambios morfológicos y fisiológicos. Estos cambios van a permitir que los individuos de las diferentes especies puedan sobrevivir a un ambiente que se encuentra variando constantemente

  • Invasión de nuevos hábitat:

El estudio de los fósiles ha permitido evidenciar el continuo desplazamiento de los seres vivos a nuevos hábitat, favoreció la variación y la aparición de nuevos grupos de organismos.

  • Aumento en la complejidad de las estructuras:

Unido a la invasión de nuevos hábitat, se produce una adaptación que contribuye a la aparición de nuevas estructuras, las cuales hacen que los organismos se vuelvan mucho más complejos.

CAMBIOS EVOLUTIVOS DE LA ESPECIE HUMANA

Características de la especie humana:

No hay duda, que la aparición del hombre actual se debió a las mismas fuerzas que operan en la evolución de los organismos en general. Pero no es menos evidente que el hombre es el resultado mas notable de esta evolución. A menudo se describe al hombre de una manera simplista, como si fuera “solo” otro animal. Otras veces, por el contrario se le considera tan radicalmente distinto que el nombre de animal adquiere el carácter de insulto. Ninguno de los dos puntos de vista es exacto.

El hombre es ciertamente un animal, pero un animal dotado de atributos exclusivos de él. El hombre camina totalmente erguido y tiene una columna vertebral de doble curvatura, un mentón prominente y unas extremidades posteriores adaptadas a caminar. Su organismo de tipo generalizado en muchos aspectos, ya que no está especializado ni en cuanto a la velocidad, la fuerza y tampoco está adaptado a medios ambientales estrechamente definidos. En cambio, posee un cerebro mucho más desarrollado y complejo, desde el punto funcional de cualquier otro animal.

La especie humana de acuerdo a sus características es clasificada de la siguiente manera:

  • Phylum: Chordata

  • Subphylum: Vertebrata. Tetrápodos

  • Clase: Mammalia

  • Subclase: Euterios o placentarios

  • Orden: Primate

Según esto tenemos que el hombre pertenece al grupo de los cordados, debido a la presencia de un cordón dorsal llamado notocordio. Se agrupa dentro de los vertebrados tetrápodos por exhibir cuatro extremidades y un esqueleto interno, con una columna vertebral que funciona como soporte para el cuerpo y de protección a la médula espinal.

Otra característica distintiva que se utiliza para agrupar a los humanos, dentro de la clase de mamíferos, se caracterizan por estar dotados de sistema para regular la temperatura interna de manera constante (homeotermos) y por parir a sus crías y alimentarla con leche producida por las glándulas mamarias.

Finalmente tenemos que el hombre es un mamífero euterio agrupado dentro de los primates. Es clasificado así debido a la formación de un tejido llamado: placenta que permite a la madre proporcionar al embrión, que se desarrolla dentro de ella, los alimentos, el oxígeno y eliminar desechos que el produce.

Este tipo de euterio es clasificado primate por el hecho de manifestar una posición erguida, por tener manos y, en ocasiones los pies preparados para aprehender. El cerebro es más grande que el de las otras especies, los ojos están en posición frontal y el sentido de la vista es más importante que el del olfato. Los dedos terminan en uñas aplanadas.

TENDENCIA DE LA EVOLUCIÓN DE LOS PRIMATES

La evolución de los primates empezó cuando un grupo de pequeños animales, semejantes a musarañas, iniciaron la vida arbórea. La mayoría de las tendencias de la evolución de los primates se relacionan con las diversas adaptaciones a la vida arbórea. Entre las principales tendencias tenemos:

  • La mano en el primate:

En comparación con otros mamíferos, las extremidades en los primates conserva el patrón primitivo caracterizado por la presencia de cinco (5) dedos, los cuales en el curso de la evolución y por presiones de la selección se perfeccionaron dando origen a una extremidad formada por cinco dedos, de los cuales el pulgar es divergente, debido a que él puede oponerse a los demás dedos; esto permitió el desarrollo de la aprehensión y la capacidad de manipulación. Otra ventaja evolutiva es la presencia de uñas y no de zarpas, debido a que la uña deja libre a la superficie táctil del dedo permitiendo así el aumento de las sensibilidad en éstas zonas.

  • Agudeza visual:

Otra tendencia evolutiva fue el desarrollo de la agudeza visual, la cual sustituyó la dependencia olfatoria. Esto produjo modificaciones anatómicas, tales como la ubicación de los ojos en posición frontal y desarrollar una visión de profundidad (visión estereoscópica). Además de éstas modificaciones, tenemos que esta visión aguda se perfeccionó gracias a que la retina posee células llamadas conos y bastones, que permiten captar la luz y los colores, hecho que contribuye a que las imágenes visuales sean más nítidas.

  • Verticalidad:

Otra adaptación a la vida arbórea es la postura erguida. La consecuencia de ésta postura es que el cambio producido en la orientación de la cabeza, de modo de que el animal mira directamente al frente, cuando se haya en posición vertical.

  • Cuidado de la prole:

Otra tendencia primordial de la evolución de los primates es el mayor cuidado de la prole. Amamantar a sus crías, tienden a mantener relaciones materno infantiles mas duraderas y más fuertes que otros vertebrados. En los primates más grandes la prole madura con lentitud y pasa por largos períodos de dependencias y aprendizaje.

PRINCIPALES LÍNEAS DE LA EVOLUCIÓN DE LOS PRIMATES

Los primates se dividen en dos grupos principales, los prosimios y los primates superiores o antropoides:

  • Prosimios (pequeño lemur africano, lemures, traseros y loris): hace unos 38 a 65 millones de años una gran variedad de prosimios habitaron las selvas tropicales y subtropicales que se propagaban mucho más al norte y el sur de ecuador que en la actualidad. Los prosimios modernos son, en su mayoría, pequeños arborícolas, vegetarianos o insectívoros y de hábitos nocturnos.

  • Monos: junto con los antropomorfos y los humanos, los monos constituyen los primates superiores (monos, antropomorfos y humanos). Los monos suelen ser más grandes que los prosimios, tienen un cráneo más redondeado, y por lo general, son más inteligentes. Poseen una visión estereoscópica completa y también discriminan los colores.

Entre los grupos principales, los monos del nuevo mundo, también conocidos como Platirrinos (de nariz aplanada), y los del viejo mundo, Catarrinos (nariz hacia abajo). La separación de éstos dos grupos tuvo lugar muy temprano en su historia, de modo que los platirrinos evolucionaron en América del Sur y los catarrinos en África.

  • Antropomorfos: de una rama de los catarrinos surgieron los Homínidos, grupo que en la actualidad, está representado por los antropomorfos y los humanos. Los hominoides fósiles más primitivos que se conocen son de una edad aproximada de 30 millones de años. A éstos fósiles se les asignó el nombre genérico de Dryopithecus, combinación de las palabras griegas “roble” y “simio”.

En algún momento los Driopitecinos divergieron y aparecieron varias ramas importantes, una de las cuales condujo al Gibón moderno. Otra línea se fraccionó en cuatro ramos, de modo que no sólo dio origen a los antepasados a los grandes monos antropomorfos (orangután, gorila y chimpancé) sino también a los predecesores del homo sapiens.

  • Los primeros homímidos: la postura erecta favoreció a la evolución del hombre con el perfeccionamiento y desarrollo del cerebro; debido a que ella permitió el aumento de la capacidad visual, liberación de las manos, la cual sería empleada para recoger los alimentos y a la fabricación de las herramientas.

De acuerdo al desarrollo y al perfeccionamiento de todas estas características tenemos que la evolución del hombre está dividida en:

  • Fase Prehumana: Representada por el Australophitecus y sus diversas especies.

  • Fase Protohumana: Representada por el Homo hábilis.

  • Fase Humana Antigua: Representada por el Homo erectus

  • Fase Moderna: Donde encontramos al Homo sapiens

  • El primer homínido aceptado universalmente, como miembro de la familia humana, es la forma que suele conocer como Australophitecus (antropomorfos del sur). Las evidencias de su condición de homínido comprendieron el aspecto redondeado del cráneo, el tamaño de aproximadamente 600c.c. y la redondez de la mandíbula. Además, el sitio de inserción de la columna vertebral en el cráneo indicaba que este homínido era bípedo.

    En los años transcurridos desde el descubrimiento del primer Australophitecus, se encontraron restos de varias formas emparentadas con el. Entre las especies pertenecientes a este genero y, según su aparición tenemos: Australophitecus Africanus, Australophitecus robustus y Australophitecus boisei.

    Contemporáneo al Australophitecus fue hallado otro homínido denominado Homo hábilis (hombre diestro y capaz de fabricar herramientas), el cual se diferencia del Australophitecus por presentar una capacidad craneal mayor (800c.c.) y por agrupar una serie de características por ejemplo, modificación de los huesos de la mandíbula, de los dientes, etc., que ubican a este homínido, como el miembro mas antiguo conocido de genero Homo.

    Miles de años después surge una nueva especie perteneciente al genero Homo, llamada Homo erectus o Pithecanthropus. Este grupo de homínido era notablemente diferente a los Australophitecus. El Homo erectus presentaba esqueleto óseo muy semejante al nuestro, al igual que su tamaño y una capacidad craneal de 1100c.c. Además de esto, tenemos que ellos habían ocupado un territorio mucho más grande, pues se encontraron fósiles en diversas zonas de África, Java y China, a diferencia del que sólo fue hallado en África.

    Este grupo de homínidos apareció aproximadamente hace 1,6 millones de años y se extinguieron hace unos 300.000 años atrás. Mientras que los Australophitecus aparecieron hace unos 2,3 millones de años y desaparecieron aproximadamente 1,3 millones de años.

    Uno de los factores significativos en la evolución del Homo erectus había sido la tendencia a la vida social, la caza y la habilidad de fabricar instrumentos.

    Tenemos que el factor taxonómico principal que se suele tener en cuenta para clasificar un fósil a la especie Homo sapiens es el incremento en el volumen encefálico. Si nos basamos en esta característica tenemos que la capacidad craneana de un homo erectus se ubica entre 600 y 1100 c.c. y el homo sapiens está por encima de los 1400 c.c.

    Los primeros fósiles clasificados como homo sapiens fueron hallados en Inglaterra y Alemania y según algunos antropólogos, este nuevo grupo de homínidos de 400.000 años de antigüedad, se encuentra divididos en: Neandertal, Cro-Magnon y Moderno.

    Estos primeros hombres arcaicos, llamados Neandertal, fueron encontrados en varias partes del antiguo Mundo. Hace tiempo se pensaba que este grupo de hombres primitivos se habían originado en Europa; esto es incorrecto, debido a que en nuestro continente se han hallado, en gran abundancia, los restos de este tipo humano.

    Su antigüedad se estima entre los 150.000 y 35.000 años atrás.

    Estructuralmente, estos hombres primitivos eran más corpulentos. Tenían una capacidad encefálica tan grande como la nuestra, un cráneo largo y bajo, una cara sobresaliente, frente baja y arcos superciliares gruesos.

    Los neandertales usaban herramientas de piedra que eran poco más refinadas como las del homo erectus. Además de esto, hay indicios que ello sepultaban a sus muertos.

    Aunque en la actualidad se discute si los Neanderthales hablaban o no, es difícil entender cómo una sociedad pudo tener conceptos tan abstractos sin algún medio para intercambiar ideas entre sus miembros.

    Este grupo, después de un largo proceso, se extinguió sin una aparente causa. Aunque mucho científicos creen que fue debido a los cambios climáticos que sufría el planeta para aquel tiempo, no pudieron adaptarse y competir eficientemente por los alimentos y el espacio.

    A raíz de esto, una forma mejor adaptada del homo sapiens y con un estilo de vida diferente reemplazó al hombre de Neanderthal desde hace unos 50.000 años, Estos hombres ocuparon rápidamente diversas regiones de Europa y Oriente medio. Físicamente eran más altos que los neanderthales y con una capacidad craneal de 1600 c.c. Sus acciones eran mas finas y su porte era tan erguido como el de cualquier hombre actual. A estos hombres se les denomina Cro-Magnon.

    Después de la aparición de este homo sapiens, no hubo otros homínidos. Esta nueva variedad se propagó por todo el planeta y, según varias teorías, varias subespecies pertenecientes a este grupo progresaron independientemente hasta formar las diferentes razas humanas.

    El hombre moderno, básicamente conserva los mismos patrones de su antepasado el cro-magnon; es decir, el tamaño del cerebro, la postura y la organización física son similares. Todo esto no implica que el cuerpo humano sea incapaz de seguir evolucionando.

    LA CULTURA EN LA EVOLUCION DEL HOMBRE

    Conjuntamente a la historia que se registran los fósiles humanos, se encuentra la que posee la cultura humana. Esta historia ha sido reconstruida mediante los objetos fabricados y utilizados por el hombre.

    En la evolución cultural del hombre, se distinguen tres periodos: Paleolítico, Mesolítico y Neolítico.

    Durante el periodo Paleolítico Inferior se desarrolló una cultura denominada Achelense, caracterizada por el predominio de hachas de mano, flechas y lanzas constituidas con nódulos de pedernal pulidos toscamente y de manera imperfecta. Durante este periodo el homínido viviente era el Homo erectus.

    El Paleolítico Medio aparecen utensilios de piedra mejor trabajados, más delgados y livianos. En Europa este periodo corresponde a la cultura Mousteriense, que está en relación con el hombre de Neanderthal.

    El Paleolítico Superior fue el periodo en que el hombre de Cro-Magnon y sus contemporáneos consiguen una industria de piedra tallada de suma perfección, obteniendo hojas finas de silex, a modo de cuchillos.

    El Periodo Mesolítico se extiende desde los comienzos de Holoceno (20.000años a.C. hasta año 5.000 a.C.). Se caracteriza porque los utensilios de pedernal y herramientas de hueso son más pequeños y trabajados en forma más ordinaria. En esta época, aunque el hombre sigue siendo cazador, ya ha domesticado el perro también parece ser que se reunían en grupos pequeños y aislados, con lo cual favorecían la formación de poblaciones genéticamente diferentes.

    El Neolítico se extiende del año 5.000 a.C. al 3.000 a.C. Se caracteriza por la fina pulitura de la piedra. Encontramos, en este periodo, los primeros signos de domesticaron de los animales; además del perro se domesticaron cabras y ovejas, cerdos y vacas, algo mas tarde, el caballo. El hombre se hizo agricultor y comienza, por primera vez, el cultivo de plantas.

    El hombre del Neolítico ya sabía fabricar objetos de cerámica y empleó la rueda y la piragua.

    Al final de este periodo comienza la época histórica, con la aparicion de la escritura y el uso de los metales. La edad de bronce comenzó alrededor del año 3.000 a.C. y duró hasta el año 1.000 a.C., que señala el comienzo de la edad de hierro. Ambas forman la llamada Edad de los metales. El bronce fue constituido por el hierro y éste por el acero, base de las civilizaciones modernas.

    Características de los diferentes grupos de homínidos

    • Australopithecus: Nómadas; vegetarianos y utilizaban herramientas sencillas.

    • Homo Habilis: Nómadas; cazadores; elaboraban herramientas de piedra; conocían el fuego.

    • Homo erectus: Algunos grupos vivían en cavernas; cazaban grandes animales; construían utensilios de piedra para ser sostenidos con la mano; usaban el fuego

    • Hombre de Neandertal: vivían en cavernas; construían herramientas mas sofisticadas que el homo erectus; vivían en sociedad; se presume que hablaban; sepultaban a sus muertos; tenían creencias religiosas

    • Hombre de cro-magnon: vivían en cuevas, eran cazadores; utilizaban herramientas mas variadas; se alumbraban con antorchas; realizaban pinturas rupestres; tenían sentido religioso

    CONCLUSION

    Los primates se dividen en dos grupos principales, los prosimios (pequeño lemur africano, lemures, tarseros y loris) y los primates superiores o antropoides (monos, antropomorfos y humanos)

    Podemos tomar en cuenta que los dos avances evolutivos conseguidos por el Homo erectus respecto a sus antecesores fue el aumento de la capacidad craneal (1400c.c.) y el esqueleto completamente adaptado a la posición bípeda. Estas tendencias evolutivas continuaron y se acentuaron en el perfeccionamiento del cráneo (con el consecuente desarrollo de la inteligencia), favoreciendo el cambio de Homo erectus a Homo Sapiens

    Los seres vivos en un proceso al pasar el tiempo van evolucionando en cuanto hábitat, forma de pensar, alimentos, formas de vivir, herramientas para poder cazar, etc.

    BIBLIOGRAFÍA

    Autor: Lic. Teixeira José Martín. Ciencias Biológicas 9º. Edit: Salesiana. Caracas-Venezuela (2002). Pag. Desde 129 hasta 151