Teoría de la acción colectiva

Teoría del conocimiento. Movimiento social. Gobernabilidad latinoamericana. Historia. Vectores del problema. Análisis. Hipótesis. Existencia colectivo. Sociedad Civil

  • Enviado por: Malhechor
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Historia del problema

Si hablamos de la teoría de la acción colectiva como problema, nos remontaríamos a la época en la cual el hombre necesitaba aliarse a un grupo o comunidad para poder suplir sus necesidades y estar protegido de intrusos que puedan lastimarle, es decir, que la teoría de la acción colectiva se desenvuelve desde la necesidad de el hombre a la comunidad y desde un supuesto que dice que el hombre por Phisis vive en sociedad.

Vemos entonces que el nivel individual del hombre es alterado y pasa a ser necesaria la asociación con otros individuos que pueden tener las mismas necesidades o los mismos ideales que este. Al perder un poco de su individualidad el hombre se torna dependiente de otros y a su vez el necesita la aceptación de el grupo para que se sienta completo.

Estas colectividades le ofrecen al hombre protección y una identidad.

La teoría de la acción colectiva fue descubierta desde que el hombre tubo sentido social y esta acción seguirá vigente hasta el fin de la humanidad

Vectores de definición del problema

La teoría de acción colectiva delimita que el capital social formado por redes de reciprocidad, cooperación voluntaria y compromiso, contribuye a la formación de la comunidad.

Cuando de lo que se trata es de explicar la existencia y acción de un colectivo, es decir, cuando no se pretende prever lo que hará una persona, sino cuándo y cómo un cierto número de personas actuarán conjuntamente con un mismo propósito. Esto es lo que se denomina teoría de la acción colectiva.

Análisis del problema

Que varios individuos actúen conjuntamente en función de un mismo objetivo no es un dato, sino un hecho que exige explicación.

No se puede decir en el marco de la teoría de la decisión racional que existen individuos que comparten los mismos intereses y que, por tanto, actuarán conjuntamente para alcanzar la satisfacción de sus intereses. Por el contrario, hay que explicar --partiendo de que los diversos individuos tengan intereses en común -- por qué, cuándo, o en qué condiciones pueden llegar a actuar conjuntamente en función de esos intereses.

Esto aparentemente es absurdo, y puede considerarse que es sólo la consecuencia de las premisas de la teoría: como ésta parte de individuos aislados se le plantea como problema el comportamiento colectivo. Pero también es una consecuencia de su rigurosa aplicación: aunque n individuos compartan los mismos intereses, no es nada evidente que deban actuar conjuntamente en función de esos intereses compartidos, porque todos ellos pueden suponer que su esfuerzo individual será superior al beneficio que podrán obtener de la acción colectiva. O dicho en otros términos, si hay mil individuos que comparten el objetivo de alcanzar la paz en Colombia y se plantean manifestarse con lazo azul en protesta contra la violencia, puede muy bien suceder que 900 consideren que la posibilidad de que les insulten o les ataquen violentamente es muy grande, que el beneficio de esa acción es inferior al riesgo que corren, y que el principal objetivo de la acción (la imagen simbólica de la manifestación) se logrará aunque ellos no participen, porque siempre habrá cien personas de las mil que se manifestarán.

Desde el marco del propio análisis económico, se ha hecho notar con frecuencia la existencia de comportamientos gregarios en los consumidores .Ante la existencia de dos nuevos restaurantes que ofrecen niveles equivalentes de calidad y precio, los clientes no se dividirán en partes iguales entre ellos, sino que tenderán a acudir en su mayoría a uno de ellos, para luego oscilar, de nuevo mayoritariamente, hacia el otro, sin alcanzar el previsible equilibrio, desde el punto de vista de esta teoría si admitimos que los individuos no tienen mejor posibilidad de obtener información que la de aceptar la de los primeros que han elegido sobre su propia satisfacción , y que el tomar la misma elección desencadena un proceso de rendimientos crecientes.

Cuantas más personas deciden que un restaurante es el mejor y más de moda, mayor es la reputación del restaurante y de quienes le frecuentan hasta que se ha convertido en un hecho mayoritario y pierde por tanto su valor añadido.

En este sentido, la casualidad puede ser decisiva para hacer que una persona, en una situación de incertidumbre, se auto identifique con un grupo u otro: todo dependerá de lo que suceda en su grupo de pares, dentro de una red de vínculos débiles que no debe confundirse con los vínculos fuertes que definen el círculo de reconocimiento.

Hipótesis

Creo que el problema seguirá existiendo siempre que haya comunión entre los hombres, porque hoy en día no hay un solo individuo que no este integrado en una colectividad así sea haciendo parte de un grupo nacional o local o como miembro de un sindicato o como miembro de un club o como integrante de un grupo étnico, racial, cultural o un grupo estudiantil, en fin hay gran variedad de grupos a los cuales están inmersos los hombres no tanto por necesidad sino mas bien por buscar una identidad y aceptación .

La teoría de la acción colectiva deja sobrevaluada la idea de la libertad humana.

La teoría de acción colectiva le ofrece al individuo la capacidad de definir sus preferencias, la posibilidad de adscribirse a una colectividad para que esta le ayude a encontrar lo que le gusta y en que grupo se siente mas familiarizado pero entonces se deduce que la persona que necesita ante todo definir su propia identidad, auto identificarse a través de un colectivo, no es libre. Su carencia o crisis de identidad no le permite elegir, no tiene definidas las preferencias a partir de las cuales poder elegir, desarrollar una estrategia para alcanzar la satisfacción de un objetivo. Por tanto la libertad es la superación de esa necesidad de identidad. Una persona es libre cuando sabe quién es y en consecuencia puede elegir.

De esta forma paradójica se cierra el razonamiento: a veces tendemos a pensar que las personas frías, calculadoras, que ven en el factor social un factor lucrativo, personas que tienden a desarrollar estrategias de maximización de sus intereses, estrategias para conseguir satisfacer sus intereses lo más posible en función de los recursos con los que parten de antemano son personas egoístas, amorales e individualistas, ajenas a todo interés colectivo, mientras que las que lo posponen todo a los intereses del grupo serían personas libres de ataduras y egoísmos personales. La propuesta que cabría hacer es bien distinta: la teoría es aplicable precisamente a las personas libres, poseedoras de un carácter moral, que valoran racionalmente la adecuación de medios a fines. Pueden ser malas o buenas personas, egoístas o altruistas, canallas o héroes, podemos compartir o no su jerarquía de preferencias, pero son las únicas que, por saber quiénes son, pueden elegir libremente y ser juzgadas moralmente a partir de su escala de valores.

La teoría de la Acción Colectiva

Trabajo presentado como parte del parcial correspondiente al segundo 30%

Cátedra de teoría del conocimiento

Facultad de Derecho

Fundación Universitaria San Martín

Semestre V

2003-11-05

Índice de temas

Teoría de la acción colectiva

- Historia del problema

- Vectores de definición del problema

- Análisis del problema

- Hipótesis del problema