Teoría clásica

Economía. Historia. Salario. Producción. Desocupación. Inversión. Interes. Dinero. Keynes

  • Enviado por: Telicia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Bolsa para principiantes
Bolsa para principiantes
Conoce cómo funcionan los mercados bursátiles y cómo aprovechar las diversas alternativas de inversión existentes...
Ver más información

Planea con la bolsa tu futuro
Planea con la bolsa tu futuro
¿Sabe qué es inteligencia financiera? Aprenda a utilizarla de una mejor manera dentro de sus finanzas personales.
Ver más información


TEORIA GENERAL DE LA OCUPACION, EL INTERES Y EL DINERO

I.- Los postulados de la economía clásica

La mayor parte de los tratados sobre la teoría del valor y de la producción se refieren en primer termino, a la distribución de un volumen dado de recursos empleados en diferentes usos y a las condiciones que supuesta la ocupación de esta cantidad de recursos, determinen su remuneración relativa y el relativo valor de sus productos.

Tambien se ha sujetado a un procedimiento descriptivo relativo al monto de los recursos disponibles, los limites de la riqueza natural y el equipo de producción acumulado; pero rara vez se ha examinado la teoria pura, la explicación de lo que determina la ocupación real de los recursos disponibles.

La teoria clásica de la ocupación descansa en dos postulados fundamentales, que son los siguientes:

1.- El salario es igual al producto marginal del trabajo

El salario de una persona ocupada es igual al valor que se perderia si la ocupación de redujera en una unidad, sujeto, sin embargo, al requisito de que la igualdad puede ser perturbada, si la competencia y los mercados son imperfectos.

2.- La utilidad del salario, cuando se usa determinado volumen de trabajo, es igual a la desutilidad marginal de ese mismo volumen de ocupación.

El salario real de una persona ocupada es el que basta precisamente para provocar la ocupación del volumen de mano de obra realmente ocupado, quedando esto sujeto a la condicion de que la igualdad para cada unidad individual de trabajo puede alterarse por combinaciones entre las unidades disponibles.

Este postulado es compatible con lo que podria llamarse desocupación friccional, porque una interpretación realista del mismo admite legítimamente varios desajustes que se oponen a un estado de ocupación total continua. Es tambien compatible con la desocupación voluntaria, que resulta de la negativa o incapacidad de una unidad de trabajo para aceptar una remuneración correspondiente al valor del producto atribuible a su productividad marginal, del agrupamiento para la contratación colectiva de la lentitud para adaptarse a los cambios economicos……… Los postulados clasicos no admiten la posibilidad de una tercera, que definire como involuntaria.

De todo esto se deducirá que solo hay cuatro posibilidades de aumentar la ocupación:

  • Un mejoramiento en la organización, que disminuya la desocupación friccional.

  • Una reducción de la desutilidad marginal del trabajo, de manera que baje la desocupación voluntaria.

  • Un aumento de la productividad marginal fisica del trabajo en las industrias que producen articulos para asalariados.

  • Un aumento en el precio de los articulos para noasalariados, acompañado por un desplazamiento de los gastos de quienes no ganan salarios, de los articulos para asalariados a los otros articulos.

  • Aunque a menudo se cree que la lucha por los salarios monetarios entre individuos y grupos determina el nivel general de los salarios reales, de echo tiene otra finalidad. Desde el momento que existe movilidad imperfecta del trabajo y que los salarios no tienden a producir igualdad precisa de ventajas netas para diferentes ocupaciones, cualquier individuo o grupos que consienta una reduccion de sus salarios en relacion con otros, sufrira una disminución relativa de sus salarios reales.

    Por el contrario, sería impracticable oponerse a toda reducción de los salarios reales debida a un cambio en el poder adquisitivo del dinero, que afecta a todos los trabajadores por igual.

    Así tenemos la suerte de que los trabajadores, bien que incoscientemente, son por instinto economistas más razonables que la escuela clásica en la medida en que resisten a permitir reducciones de sus salarios nominales, que nunca o rara vez son de carácter general; aun cuando el equivalente real existente de estos salarios exceda de la desutilidad marginal del volumen de ocupación correspondiente. Lo mismo que cuando, no se oponen a las disminuciones del salario real que acompañan a los aumentos en el volumen total de ocupación, a menos que llegue al extremo de amenazar con una redución del salario real por bajo de la desutilidad marginal del volumen existente de ocupación. Todo sindicato opondrá cierta resistencia, pero como ninguno pensaria en declarar una huelga cada vez que aumente el costo de la vida, no presentan obstáculos a un aumento en el volumen total de ocupación, como lo pretende la escuela clasica.

    La tercera clase de desocupación, llamada involuntaria es el anverso de la proposición familiar de que normalmente la industria trabaja en condiciones de rendimientos decrecientes en periodos cortos, durante los cuales se supone que permanecen constantes el equipo, etc. en tal forma que el equipo marginal de las industrias de articulos para asalariados necesariamente se reduce a medida que crece la ocupación.

    Desde los comienzos de Say y Ricardo los economistas clasicos han enseñado que la oferta crea su propia demanda, queriendo decir con esto de manera señalada que el total de los costos de producción debe necesariamente gastarse por completo, en comprar productos.

    En los principios of Political Economy de J. Mill la doctrina esta expresamente expuesta:

    Los medios de pago de los bienes son sencillamente otros bienes. Los medios de que dispone cada persona para pagar la producción de otras consiste en los bienes que posee. Todos los vendedores son compradores.

    En diversos lugares de este capitulo hemos hecho depender la teoria clasica, de los siguientes supuestos:

    • Que el salario real es igual a la desutilidad marginal de la ocupación existente.

    • Que no existe eso que se llama desocupación involuntaria en sentido riguroso.

    • Que la oferta crea su propia demanda en el sentido de que el precio de la demanda global es igual al precio de la oferta global para cualquier nivel de producción y de ocupación.

    Estos supuestos, quieren decir lo mismo, en el sentido de que todos subsisten o se desploman y juntos, pues cualquiera de ellos supone lógicamente a los otros dos.

    II. El estado de las expectativas a largo plazo

    La escala de inversión depende de la relación entre la tasa de interes y la curva de eficiencia marginal del capital correspondiente a diversas escalas de inversion corriente, en tanto que la eficiencia marginal del capital depende de la relacion