Teología y Doctrina social de la Iglesia

Religión cristiana. Iglesia Católica. Dios. Jesucristo. Génesis. Antropología teológica. Humanistas ateos. Agnosticismo. Creyentes. Pecado original

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Prueba final Junio 2006

Teología y Doctrina social de la Iglesia

  • Libro del Génesis

  • ¿Qué significa que el hombre es imagen y semejanza de Dios?

  • Todo empieza con una orden “hágase”, ahora se introduce u proyecto de futuro “Hagamos”: Dios decide crear al hombre en el marco de un solemne discurso en primera persona del plural.

    El hombre es creado como imagen y semejanza de Dios. El hombre es pues “el otro Dios” “el alter ego”, es como Dios pero “no es Dios”, tiene una potestad regia sobre el resto de os seres creados pero en nombre y por delegación de Dios. La vía privilegiada para conocer a Dios es el hombre, por ser su más parecida representación. El hombre no es solo “una cosa buena” creada, sino “muy buena”, la obra maestra.

  • ¿Dónde esta la imagen y semejanza de Dios en el hombre?

  • “Formo al hombre del polvo de la tierra, insufla en sus narices aliento de vida y resulto un ser viviente”

    En este relato el protagonista es el hombre y el proyecto de armonía querido por Dios. Armonía entre hombre y Dios, hombre-cosmos, hombre-semejantes. Adán es un modo simbólico de representar a toda la humanidad.

    Entonces el Señor Dios modelo al hombre de arcilla del suelo, soplo en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirt en ser vivo”

    Nótese la distinción que se hace en el texto entre el origen del cuerpo y el del alma, destacando finalmente la unidad del ser humano. En la formación del cuerpo hay algo que se toma de la Tierra, bajo el símbolo de polvo o barro. El alma es espíritu o aliento vital que Dios infunde en el cuerpo directamente y sin mediar ningún otro elemento.

    Este origen terreno del hombre arraigo profundamente en toda la tradición hebreo-cristiana. Todavía se nos puede decir en la liturgia en el momento de la imposición de la ceniza, en el miércoles con que se abre la cuaresma cristiana: “Acuérdate, hombre, de que eres polvo y al polvo as de volver”

    En cuanto al origen del cuerpo humano, la acción creadora de Dios se mantiene desde el momento en que la materia primera de mundo fue creada por El. La intervención de Dios sobre la materia para convertirla en cuerpo humano puede concebirse de muchas maneras. No hay nada que objetar por tanto, a una interpretación evolutiva de hombre a partir de las especies animales, siempre que se respeta la acción especial de Dios en cuanto al origen del alma.

  • ¿Dios y el hombre son opuestos? Razónalo. ¿En que se basa Nietzche para hacer esta afirmación?

  • El ser humano, el cual se manifiesta como sujeto abierto a la mostración y donación de Dios de quien recibe todo cuanto es y tiene. Dios y el hombre son complementarios.

    Según Nietzsche: Si Dios a muerto la moral no tiene ningún sentido. Desterrado del concepto de verdad, el valor es todo aquello que empuja el auge de la vida: la voluntad de poder.

    Nietzsche erige el ideal del hombre superior, el aristócrata de espíritu, frente a la moral del rebaño.

    Nietzsche denunciara esta actitud hipócrita y falsa: El hombre y Dos no caben en el mismo espacio, Dios es el principal rival para el hombre. “El cristianismo es una visión de las cosas coherente y total. Si se arranca de el un concepto capital, como es la fe en Dios, se despedaza con ello el todo…tiene verdad solo en el caso de que Dios sea la verdad; depende totalmente de la fe en Dios”

    Nietzsche comprende el cristianismo en su radicalidad y lo rechaza con total hostilidad.

  • Partiendo de este texto, explica la visión del hombre según la antropología teológica y las diferencias con la visión presentada por los humanistas ateos.

  • La antropología teológica debe establecer y clarificar la diferencia entre naturaleza y gracia, determinando adecuadamente sus respectivos contenidos, así como las consecuencias y derivaciones del posible rechazo libre del generoso auto manifestación divina por parte del hombre, es decir, el pecado. La antropología teológica se esfuerza por obtener una comprensión adecuada de todo cuanto se halla implicado en ella. Tiene a si mismo que abordar el hecho de la existencia humana o dimensión biográfica.

    El humanismo ateo, como dice la palabra, es el humanismo sin Dios. Dios y el hombre no caben en el mismo espacio. ¿El hombre y Dios? No. Uno de los dos sobra. Este humanismo ateo habla del hombre y comprende todo lo humano sin tener en cuenta a Dios, porque afirma que Dios no existe. Solo el ser humano es el gran protagonista de la historia.

  • El catecismo dice en los nº 31 y 35

  • ¿Cómo pueden los hombres llegar al conocimiento de la existencia de Dios?

  • Creado a imagen de Dios, llamado a conocer y amar a Dios, el hombre que busca a Dios descubre ciertas vías para acceder al conocimiento de Dios, no en el sentido de las pruebas propias de las ciencias naturales, sino en el sentido de argumentos convergentes y convincentes que permiten llegar a verdaderas certezas.

  • Explica los distintos tipos de conocimiento de Dios

  • Para el creyente cristiano: Los cristianos creen e Jesús de Nazaret. En su persona reconocen al hijo de Dios y, en su vida y mensaje, encuentran las respuestas a todas las preguntas acerca del porque de su existencia, del sentido de la vida, del misterio del mal y el dolor. Están convencidos de que en El se hace realidad el proyecto de Dios sobre la humanidad.

    El conocimiento natural: A través de la creación, la persona humana puede llegar a un cierto grado de conocimiento de Dios. La perfección, aunque limitada y relativa, de todo lo creado, su belleza, su orden…todo habla de su Autor; de esta forma, el entendimiento humano puede intuir la existencia de este autor.

    Conocimiento sobrenatural o revelado: Este conocimiento se produce cuando el propio Dios se da a conocer al ser humano. Este, al conocerlo, se fía de Dios. Esta fe es un don. Es la fe bíblica que comienza con Abraham, continua con la historia de la salvación que Dios realiza con el pueblo de Israel y llega a su culminación en la persona de Jesucristo. Para el cristiano es Dios mismo el que toma la iniciativa y se relaciona con el hombre y con la mujer. Esta relación la ve el creyente como una historia de salvación.

  • ¿Hay alguna diferencia entre el Dios al que puede llegar a conocer la inteligencia humana y el Dios que se revela en Jesucristo?

  • Mediante la razón natural, el hombre puede conocer a Dios con certeza a partir de sus obras. Pero existe otro orden de conocimiento que el hombre no puede de ningún modo alcanzar por sus propias fuerzas, el de la Revelación divina. Por una decisión enteramente libre, Dios se revela y se da al hombre. Lo hace revelando su misterio, su designio benevolente que estableció desde la eternidad en Cristo a favor de todos los hombres. Revela plenamente su designio enviando a su hijo amado, nuestro señor Jesucristo, y al Espíritu Santo.

  • ¿Por qué Dios quiere revelarse a los hombres en Jesucristo?

  • Por amor Dios se ha revelado y se ha entregado al hombre. De este modo da una respuesta definitiva y sobreabundante a las cuestiones que el hombre se plantea sobre el sentido y la finalidad de su vida.

    Dios se ha revelado plenamente enviando a su propio Hijo, en quien ha establecido una alianza para siempre. El Hijo es la palabra definitiva del Padre, de manera que no habrá ya otra revelación después de El.

    Jesucristo se constituye de esta forma en interpretación de todo el pasado y punto de referencia para el futuro, quedándonos como tarea su seguimiento en fidelidad.

  • En el libro del Génesis se lee:

  • ¿En qué consistió el “pecado original”?

  • El hombre tentado por el diablo, dejo morir en su corazón la confianza hacia su creador y, abusando de su libertad, desobedeció el mandamiento de Dios. En adelante todo pecado será una desobediencia a Dios y una falta de confianza en su bondad.

    En este pecado el hombre se prefirió a si mismo en lugar de Dios, y por ello desprecio a Dios: hizo elección de si mismo contra Dios, contra las exigencias de su estado de criatura y, por tanto, contra su propio bien. El hombre, constituido con un estado de santidad, estaba destinado a ser plenamente divinizado por Dios en la gloria. Por la seducción del diablo quiso ser como Dios, pero sin Dios, antes que Dios y no según Dios.

  • ¿Tiene alguna influencia el pecado original sobre nosotros? ¿Qué consecuencias tuvo para la humanidad?

  • Todos los hombres están implicados en el pecado de Adán. San Pablo afirma “Por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron construidos pecadores”

    La doctrina sobre el pecado original vinculada a la redención de Cristo proporciona una mirada de discernimiento lucido sobre la solución del hombre y de su obrar en el mundo. Por el pecado de los primeros padres, el diablo adquirió un cierto dominio sobre el hombre, aunque este permanezca libre. El pecado original entraña “la servidumbre bajo el poder del que poseía el imperio de la muerte, es decir, el diablo”. Ignorar que el hombre tenga una naturaleza herida, inclinada al mal, da lugar a graves errores en el dominio de la ecuación, de la política, de la acción social y de las costumbres.

  • ¿Por que si Dios es todopoderoso no impidió que el primer hombre pecara?

  • San León Magno responde: “la gracia inefable de Cristo no ha dado bienes mejores de los que nos quito la envidia del demonio”

    Santo Tomas de Aquino: “Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin mas alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien”

    San Pablo: “Donde abundo el pecad, sobreabundo la gracia de Redentor”

  • ¿Tras el pecado original el hombre fue abandonado por Dios?

  • Tras la caída, el hombre no fue abandonado por Dios. Al contrario, Dios lo llama y le anuncia de modo misterioso la victoria sobre el mal y el levantamiento de su caída. Este pasaje del génesis ha sido llamado protoevangelio por ser el primer anuncio del Mesías redentor, anuncio de un combate entre la serpiente y la mujer, y de la victoria final de un descendiente de ésta.

  • El catecismo dice en el nº 27

  • ¿Qué es el deseo de Dios?

  • Es la respuesta personal del hombre a un Dios que le da la existencia, le orienta en su forma de vivir, le promete la felicidad y, por consiguiente, responde plenamente a las preguntas fundamentales sobre el sentido de la vida.

  • ¿Por qué el deseo de Dios esta inscrito en el corazón del hombre?

  • Porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia si, y la dicha que no cesa de buscar: “La razón mas alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la comunión con Dios. El hombre es invitado al dialogo con Dios desde su nacimiento; pues no existe sino porque, creado por Dios por amor; y no viene plenamente según la verdad si no reconoce libremente aquel amor y se entrega a su creador”

  • ¿Cuál es la diferencia entre las “religiones naturales” y “la religión cristiana”?

  • Lo que caracteriza a las religiones llamadas místicas es el valor absoluto que atribuyen a la experiencia interior de unión con el absoluto. Tienen una visión cíclica del tiempo y desconfían de lo exterior y de la historia.

  • ¿Qué dice la Iglesia Católica de las otras religiones?

  • Todas las religiones se proyectan a un más allá trascendente. La originalidad del cristianismo esta en que en los últimos tiempos han comenzado ya. La estancia en la Tierra no debe concebirse como un mero trámite o tiempo de prueba al que seguirá el premio o el castigo, según los meritos. La salvación esta en marcha. Los bienes de este mundo son ya una anticipación de lo que será su plenitud.

    8. ¿En qué sentido podemos afirmar que el cristianismo es una religión distinta y única?

    Entre todas las religiones del mundo, el cristianismo presenta rasgos que la hacen distinta y única, merecedora de atención especial. El primer dato significativo de la realidad del hecho cristiano es la duración en el tiempo, al que hay que añadir la extensión en el espacio geográfico.

    El pequeño grupo cristiano de los comienzos, dirigido por Pedro y sus compañeros, era ya, cincuenta años mas tarde, un movimiento extendido por casi todo el imperio romano, al que no pudieron reducir las mismas persecuciones.

    El cristianismo es hoy el hecho religioso de mayor influencia en la historia de los últimos dos mil años. Vivimos en la era cristiana, cuyo cómputo se ha impuesto universalmente.

    5