Televisión y Adolescentes

Psicología juvenil. Educación juvenil. Medios de comunicación. Valores de educación. Violencia en la televisión

  • Enviado por: Rozarr
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

INFORME

INTRODUCCION

TEMA: La televisión y los adolescentes.

HIPOTESIS

Los medios de comunicación de masas han adquirido gran importancia en el presente siglo. De todos los medios de comunicación masivos existentes, me interesa, especialmente, la televisión. Es de ella y de la influencia que ejerce en el niño, tanto en su lenguaje, como en sus hábitos y conducta imitativa, de lo que me ocuparé en este trabajo. La investigación se centrará en los niños porque es cuando éste comienza el crecimiento.

¿El tiempo que pasa el niño frente al televisor es un tiempo que se resta e influye en las actividades diarias y el rendimiento del día?

Para mi, personalmente influye de cierta manera ya que te resta el tiempo que utilizarías para estudiar o hacer determinadas cosas, por lo cual es normal que puedan bajar las notas de la escuela o que se lean menos cantidad de libros, principalmente en los adolescentes.

¿La televisión puede ofrecer actitudes no aptas para niños o un mundo de violencia?

En mi opinión si ya que por lo general te muestra un mundo fuera de la realidad común que todos conocemos y que el niño absorbe sin saber si lo que esta viendo esta mal o esta bien.

¿El niño elige la televisión?

En parte a veces podría llegar a ser una elección personal pero no siempre porque el niño ve la televisión porque se encuentra allí, porque no tiene otra cosa para hacer y hasta a veces esto les quita a los padres un peso de encima.

¿La imagen afecta a los niños y adolescentes a tener que ser como el prototipo que les muestra?

Si, porque cada vez se encuentra un mayor número de personas anoréxicas de las cuales muchas tienen finales catastróficos, y la sociedad también muestra un prototipo de persona muy alejada de la realidad común que todos conocemos.

DESARROLLO

El tiempo perdido:

El total de tiempo dedicado a ese medio de comunicación es a veces tan elevado, que aparentemente, queda poco tiempo para comer, ir a la escuela o dormir. Esto se debe a que los niños ven televisión mientras almuerzan o cenan, mientras leen un libro o hacen sus deberes. Es la TV más que cualquier otro medio la que proporciona una base común de información en las primeras fases de socialización del niño.

El tiempo que se pasa frente al televisor es tiempo que se le resta a actividades importantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social. Los niños que miran demasiada televisión a una edad temprana están en mayor riesgo de:

  • Sacar malas notas en la escuela.

  • Leer menos libros.

  • Hacer menos ejercicio.

  • Estar en sobrepeso.

El mirar televisión es uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida de niños y adolescentes. Los niños miran la televisión durante un promedio de 22 a 25 horas semanales de TV. En los preescolares esa cifra llega a un promedio de 54 horas por semana, lo que significa de 7 a 8 horas diarias. Para el momento en que se gradúan del colegio habrán pasado más tiempo mirando televisión que en la sala de clase. Mientras la televisión puede entretener, informar y acompañar a los niños, también puede influenciarlos de manera indeseable.

La violencia en la televisión:

Los niños también pueden aprender cosas en la televisión que son inapropiadas o incorrectas. Muchas veces no saben diferenciar entre la fantasía presentada en la televisión y la realidad. Están bajo la influencia de miles de anuncios comerciales que ven al año, muchos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas perjudiciales (caramelos y cereales cubiertos de azúcar), comidas de preparación rápida y juguetes.

La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños impresionables pueden asumir que lo que se ve en televisión es lo normal, es seguro y es aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender e incluso influye de manera trascendental en su vida.

¿Cuántas veces cuentan los chicos de qué se trata Pokemon, Dragonball, Power Rangers o  Los caballeros del Zodíaco? Se saben cada capitulo al pie de la letra. Estos dibujos animados, en su mayoría, muestran pura violencia y no dejan ninguna moraleja, ni enseñanza para el menor; ¿sólo lo entretiene o lo induce también?

Son muchos los investigadores que han planteado una hipótesis de agresión inducida por programas de TV en niños. El hecho de ver en la pantalla de TV conductas agresivas, inducirá una conducta similar en los niños los que la aprenderán por imitación". En promedio hay seis veces más violencia durante una hora de TV infantil que en una hora de programación de TV para adultos. En nuestro país no se han realizado estudios serios con respecto al contenido de episodios o escenas violentas en los programas infantiles o de adultos de manera que nos disponemos de cifras que nos guíen en este sentido.

Elección:

Además de las motivaciones personales, podríamos agregar un factor situacional externo al niño. El niño ve Televisión porque le es impuesta por el medio, la ve porque no le queda otro remedio. Le es ofrecida en el ambiente del hogar y se le refuerza la conducta de contemplación por los padres. En muchos casos constituye la única compañía del niño y a veces se convierte en una especie de niñera.

Un prototipo esencial:

Trastornos alimenticios: `'… La imagen lo es todo…''

La televisión produce dependencia en cuanto a la necesidad de orientación del niño, convirtiéndose esta en un proveedor de arquetipos y modelos del ser.

El niño posee actitud más abierta, más curiosa y también, más ingenua. Como posee un repertorio más reducido de conductas, aumenta su capacidad de aprender nuevos modelos de comportamiento y posee menores recursos críticos para filtrar lo que incorpora. En suma: es más vulnerable frente a la pantalla.

La televisión genera una influencia de la perfección de la imagen del cuerpo femenino y masculino como algo imprescindible para surgir, lo que se ve reflejado  en el incremento de los trastornos de la alimentación en edades cada vez más tempranas. El ejemplo más claro son todas los modelos -mujeres y hombres- que aparecen el televisión con cuerpos perfecto, esbeltos, sanos, irradiando positivismo y energía, pero a la vez imponiendo un estereotipo para la sociedad, donde ser lindo es sinónimo de ser exitoso. Por lo tanto el niño trata de imitar a estos estereotipos de la televisión y ahí es donde nadie lo detiene, porque esta tan hipnotizado e influenciado por la televisión que sólo piensa en alcanzar su objetivo; ser igual que ellos.

Cuando se mira televisión, si lo que se está haciendo es mirar, más que pensar o reflexionar, si no se miran cosas distintas el telespectador se aburre porque no tiene qué mirar, puesto que ya lo vio todo. No se trata de criticar a una muy buena fuente de entretenimiento como lo es la TV, pero no es tan buen instrumento para conocer la realidad.

CONCLUSION

Pareciera que las televisoras preocupadas solamente por un mejor rating, se olvidaran de la calidad de la programación y el horario establecido para la programación infantil, de tal manera que hoy en día, son muchos los programas de adultos que han invadido esos horarios. Por lo cual se les lleva a los niños a entrar en el mundo de la violencia y los contenidos no aptos que les pueden afectar en un futuro. Esta atracción que surge entre la televisión y los niños i adolescentes le quita el tiempo para leer o realizar otras actividades y esta registrado que pude bajar o dificultar el rendimiento en ciertas actividades como en el ámbito escolar.

Los niños que ven mucha televisión tienen peores hábitos nutricionales porque se acostumbran a comer mientras la ven. También se acostumbran a consumir alimentos con poco valor nutritivo ya que los modelos que ven en la pantalla son otros niños consumiendo comida no siempre adecuada para una dieta sana. También muchos adolescentes son afectados nutricionalmente a través de los modelos que les muestra la televisión o la sociedad misma en donde se aclara que se debe se perfecto y no muestran la verdadera imagen de la realidad que todos conocemos.