Teléfono móvil y la salud

Tecnología. Antenas. Ondas. Cáncer. Reciclado. Interespacio

  • Enviado por: Alex Sanchez Roca
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Introducción

La moda del teléfono móvil está alcanzando una cotas de importancia dentro de nuestra sociedad que casi nos parece imposible una vida sin él.

Sin embargo hasta el momento nadie se ha llegado a plantear los posibles “efectos” que puede llegar a provocar, e incluso el hecho que puede poner en peligro nuestra propia salud.

La utilización del sistema GSM le ha dado una personalidad propia al sistema móvil, pero a la vez la utilización de las microondas pueden provocar efectos irreversibles.

Tal vez sea posible que el gran volumen que ha alcanzado esta industria, algo más de 900 mil millones anuales, provoque que estas investigaciones no se profundicen todo lo que se debería, pero también es cierto que el avance en las dimensiones del aparato (cada vez aparece uno más pequeño y ligero) hacen que nos acerquemos en exceso a la mayor fuente de emisión del móvil, la antena.

Legislación sobre la comercialización

En estos momentos en España no se reconoce el teléfono móvil como una fuente perjudicial para la salud, y por lo tanto la ley no refleja ninguna regulación en esta materia.

Sin embargo hay un apartado referido a emisión de ondas magnéticas que los fabricantes utilizan como escudo legal porque, según ellos, ningún móvil comercializado sobrepasa los 1,6 vatios por kilo, que ronda el límite de seguridad recomendado en una tasa de absorción -potencia energética absorbida por el cuerpo- de un máximo de dos vatios por kilo de tejido.

La única medida adoptada por el gobierno viene reflejada en un proyecto de Reglamento en el que será obligatorio el no exceder de los límites de exposición a emisiones admitidos por la Organización Mundial de la Salud, para controlarlo, todas las operadoras presentarán un informe anual con las certificaciones de los modelos fabricados en ese periodo.

Antenas

Otro de los vacíos legales que nos podemos encontrar en este sentido es la inevitable colocación de repetidores de ondas, que se colocan sobre todo en las azoteas y muchas veces sin que algunos vecinos lo sepan.

En España sólo existe un proyecto de regulación, Ordenación Ambiental de las Instalaciones de Radiocomunicación (Generalitat de Cataluña), y exige:

1º) La distancia mínima a la que debe estar situada una antena de 100 W a 1000 W será un radio de 10 metros.

2º) Para antenas sectoriales tipo telefonía móvil de potencia inferior a 1000 W, las medidas de seguridad serán un paralelepípedo, medido a la altura de la antena en la dirección de máxima radiación, de las siguientes dimensiones: largo 10 metros, altura 4 metros y ancho 6 metros.

Problemas asociados a las ondas

Las ondas de radio constan de campos eléctricos y campos magnéticos oscilantes que hacen que los electrones de la antena vayan y vengan. Los movimientos de estos electrones producen una corriente eléctrica que el receptor capta.

Todas las ondas de radio o radiaciones electromagnéticas se dividen en radiaciones ionizantes y no ionizantes. Las primeras son las que producen un daño inmediato a la salud (a nivel atómico y molecular) y son las radiaciones nucleares, los rayos X y gamma. Sin embargo, las no ionizantes son las que pueden dañar la salud a largo plazo y sus efectos reales se desconocen. Estas radiaciones son emitidas por aparatos eléctricos, electrónicos y teléfonos móviles.

Cuando tenemos el móvil encendido cerca de la radio se escuchan los efectos de interferencia de las ondas, y si están prohibidos en un avión es porque interfieren con los sistemas de control. No es razonable suponer que nuestro cerebro, por alguna razón, sea inmune a esta agresión electromagnética. Nuestro organismo es infinitamente mayor en cuanto a sensibilidad electromagnética se refiere, y sería incongruente que la misma radiación no interfiriese en nuestros procesos neuronales.

Hoy en día no es posible decir que la exposición a radiofrecuencias, aunque sean menores a los valores permitidos, esté desprovista de efectos adversos para la salud; todos los indicios que se conocen justifican la aplicación de la cautela.

Numerosos estudios aplicados a personas que llevan marcapasos revelan que en un 20% de los casos el uso del móvil interfiere en los impulsos eléctricos de los implantes, y que en un 17% este efecto producía algún tipo de síntoma en los pacientes.

Otro de los efectos que puede provocar es el insomnio, y así lo revelan numerosos estudios realizados con personas antes de ir a dormir, en las que la actividad cerebral de movimientos oculares no cesaba. Estos efectos pueden durar unos 50 minutos después de dormirse.

Cáncer

No existe ninguna certeza sobre los posibles efectos cancerígenos que puede tener la utilización de los teléfonos móviles. Si bien es cierto que parecen producirse variaciones funcionales, de momento ha sido imposible demostrar que favorezcan la aparición de algún tipo de tumor.

Basura ocasionada por el móvil

Cada año se desechan millones de móviles, con frecuencia en los lugares menos apropiados. La recogida y el reciclaje se presentan como única solución.

Los objetivos pasan por eliminar los componentes que, como las pilas y las baterías, tienen un alto grado contaminante y por recuperar aquellos otros que resultan valiosos.

Reciclado del móvil:

  • Base de Datos: los primero a lo que se somete un móvil en una planta de reciclaje es la introducción de sus características más importantes en una base de datos (marca, modelo, lugar y fecha de fabricación, etc.). Estos datos se completan con la indicación de los componentes desmontados y una fotografía (pilas, baterías, pantallas de cristal, etc.)

  • Descontaminación: Es el primer paso del reciclaje y permite separar los componentes peligrosos, principalmente baterías y pilas, del resto del teléfono.

  • Trituración: Una vez separada la batería, el 90% del móvil puede volver a usarse gracias a diferentes procesos técnicos. El resto del terminal debe someterse a una primera trituración de todas las unidades ya descontaminadas.

  • Pantallas: Los LCDs o pantallas son, junto con las baterías, los componentes más peligrosos. Pueden eliminarse mediante el proceso de trituración u, opcionalmente, de forma mecánica, gracias a un procedimiento específico que impide que las sustancias que integran el cristal líquido se dispersen.

  • Separación: Tras la trituración, se llevan a cabo diferentes procesos de concentración de los materiales idénticos y de separación de los que son distintos.

  • Productos finales: Gracias a las fases anteriores, es posible recuperar metales y plásticos valiosos que pueden reutilizarse. Cada material se envía al lugar adecuado: el hierro a las acerías, el aluminio a las fundiciones y el cobre a las refinerías.

  • Antenas

    En lo que a la retirada y reciclaje de las antenas se refiere, existen varios factores que han provocado que, por el momento, no haya sido necesario proceder a la renovación de los equipos: La telefonía móvil es un mercado muy joven, las antenas requieren una elevada inversión que exige que su tiempo medio de vida sea largo para resultar rentables y todavía no ha habido una sustitución real de tecnologías que demande la renovación de estas antenas.

    El objetivo es adaptar la red celular a los requisitos medioambientales del entorno con el menor impacto estético posible. Las acciones desarrolladas por las operadoras buscan reducir el contraste y la incompatibilidad que provoca la introducción de esta nueva instalación.

    Interespacio

    A la necesidad de reciclar los terminales, se une la de buscar una solución a otro tipo de residuos que, aunque se encuentran a miles de kilómetros, también están relacionados: los satélites.

    Lo que prometía como el no va más en telefonía ya ha registrado sus primeros fracasos, Iridium* creó una red con 66 satélites para que 18 meses después anunciara su quiebra. Por el momento, los satélites continúan donde estaban y, junto a estos, otros muchos lanzamientos al espacio para telecomunicaciones. Cada uno de estos lanzamientos deja a su paso una serie de escombros que pueden llegar a ser peligrosos. Se calculan más de 3 millones de fragmentos alrededor de la Tierra que demandan medidas urgentes.

    *Globalstar vs Iridium: Tecnológicamente la arquitectura planteada por Globalstar es más sencilla y económica con lo que repercute en el usuario final.

    CONCLUSIÓN

    “René Descartes se inspiró en las fontanas y juegos de agua de Versailles, lo último en mecánica del siglo XVII, para describir el cerebro. Más recientemente, en el alba de las comunicaciones, el cerebro de comparó con una centralita telefónica”.

    A pesar de las numerosas denuncias sobre la utilización del móvil, ninguna ha llegado a dictar una sentencia favorable a los usuarios, y tal vez se deba a que en temas de salud se suele exagerar. En este caso se ha exagerado en ambos sentidos. Entre los que aseguran que el uso de los móviles es malísimo para la salud, y los que afirman que incluso tienen efectos beneficiosos, el ciudadano no es capaz de encontrar el término medio. Es cierto que existe un estudio que demostró un aumento de los tumores en ratones expuestos a estas radiaciones en elevadas dosis. Pero también lo es que los intentos por repetir estos resultados -algunos de ellos en laboratorios financiados por las propias empresas de telefonía- han fracasado.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Revista “INVESTIGACIÓN Y CIENCIA” (Edición española de Scientific American) Nº 294, Marzo 2001

    • Revista “QUO” Nº 66, Marzo 2001

    • Revista “MUY INTERESANTE” Nº 238, Marzo 2001

    • Revista “COMUNICACIONES DE MOVILFONÍA” Nº 34, Marzo 2001

    • Revista “CONNECT” Nº 41, Marzo 2001

    Nota: Más información en:

    WWW.iegmp.org.uk/IEGMPxt.htm

    WWW.Radio.fer.hr/s0004.htm

    WWW.Landsbg.gv.at/celltower/english

    Los Teléfonos Móviles perjudican seriamente la Salud...

    1

    Alejandro Sánchez Roca