Tejidos humanos

Biología. Histología. Células. Sangre. Tejido cartilaginoso, conectivo, epitelial, muscular, nervioso

  • Enviado por: Cesar Guerra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Comisariado y Coordinación de Exposiciones.
Instituto Superior De Arte - I/art
Que los asistentes conozcan en profundidad en qué consiste el comisariado de una exposición, así como la forma de...
Solicita InformaciÓn

Curso de Auxiliar de Laboratorio
Cavida Formación
Entre sus funciones se encuentra la preparación de muestras y reactivos para las prácticas de laboratorio, montar y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCIÓN

Los tejidos están formados por conjuntos de células que se agrupan de forma ordenada y cumplen una misma función. Histología es la ciencia que estudia los tejidos.

Las células que conforman un determinado tejido pueden y suelen ser diferentes en cuanto a sus características morfológicas, como aspecto y tamaño, y en cuanto a su función específica; sin embargo, lo que caracteriza a un tejido es que cada uno de los tipos de células que lo componen desempeña un papel indispensable para que aquél, en conjunto, pueda realizar su propia función.

OBJETIVOS

  • Analizar las distintas clases de células que conforman los tejidos humanos.

  • Diferenciar las clases de células de los distintos humanos.

  • Encontrar semejanzas y diferencias entre las células de los tejidos que son estudiados a continuación.

QUE ES UN TEJIDO?

Se denomina tejido a la agrupación de células con una estructura determinada que realizan una función especializada, vital para el organismo.

Los tejidos animales adquieren su forma inicial a partir del óvulo fecundado. A medida que las células se van diferenciando, determinados grupos de células dan lugar a unidades más especializadas para formar órganos que se componen, en general, de varios tejidos formados por células con la misma función. Normalmente las células se unen entre sí de diversas maneras para constituir una unidad de orden superior: el tejido, en el cual un grupo de células de la misma especialización se distinguen por sus funciones especiales. 

Diferenciación:

Las células que forman los distintos tejidos de un organismo pluricelular suelen presentar diferencias muy notables en estructura y función. Las diferencias entre una célula nerviosa, una célula hepática (del hígado) y un eritrocito (glóbulo rojo) de un mamífero, por ejemplo, son tan extremas que cuesta creer que todas ellas contengan la misma información genética. Como todas las células de un animal o vegetal se forman a través de divisiones sucesivas de un único óvulo fecundado, casi todas ellas tienen la misma información genética. Se diferencian unas de otras porque sintetizan y acumulan juegos distintos de moléculas de ARN y proteínas sin alterar la secuencia del ADN. Este proceso, llamado diferenciación, se basa en la activación y desactivación selectiva de genes en una sucesión programada.

Estos cambios orquestados de las características celulares suelen ser irreversibles, de modo que una célula nerviosa humana no puede transformarse en leucocito ni volver al estado de división rápida característico de las células embrionarias inmaduras de las que procede.

La Histología es la parte de la Medicina y de la Biología que estudia los tejidos. Entre las células que componen un tejido existe habitualmente una cantidad variable de sustancia intercelular o cemento de unión, segregada por las mismas células y con características bien definidas, de gran difusibilidad y por lo general rica en mucopolisacáridos. 

En algunos tejidos la cantidad de cemento es mínima y las células están en íntimo contacto unas con otras (tejido epitelial). En otros tejidos, la cantidad de sustancia intercelular es máxima y líquida y las células están separadas entre sí (plasma sanguíneo). Entre ambos extremos hay tejidos con características intermedias (tejido cartilaginoso y tejido óseo). Se distinguen cinco tejidos básicos: epitelial, conectivo o conjuntivo, muscular, nervioso y sanguíneo. Los distintos tejidos se combinan para formar unidades funcionales superiores llamadas órganos. Estos a su vez se integran en unidades funcionales mayores que son los aparatos o sistemas. Se habla de sistemas cuando la estructura de dichas unidades está formada fundamentalmente por un tejido, como sucede en el sistema nervioso. En caso contrario se los denomina aparatos. Sin embargo, en algunos casos se usan ambas denominaciones, como sucede con el aparato o sistema circulatorio. A continuación conoceremos los tejidos que conforman al ser humano

LA SANGRE

Es un tejido constituido por células (eritrocitos, leucocitos y plaquetas) y sustancia intercelular líquida (plasma). Mantiene su fluidez mientras circula por vasos que conserven la integridad de sus paredes. Al extravasarse, o lesionarse el endotelio, coagula rápidamente. El volumen de sangre total de un adulto de 70 Kg. de peso es de aproximadamente 5,5 litros. Está compuesto por: Plasma sanguíneo: es un líquido amarillento compuesto por agua, iones, glucosa, aminoácidos, proteínas, lípidos, hormonas, vitaminas, etc. Por el plasma sanguíneo se transporta gran cantidad de sustancias que actúan o son usadas a distancia por todos los tejidos corporales o por órganos específicos (hormonas, aminoácidos, etc). 

Eritrocito o Glóbulo Rojo: en la sangre venosa su cantidad es levemente mayor que en la arterial. Su membrana, compuesta por un 60 % de proteínas y un 40 % de lípidos, permite el pasaje de O2 y CO2. Su citoplasma carece de organoides y ribosomas que desaparecen junto con el núcleo en la célula precursora antes de ser lanzados a la circulación desde su sitio de origen. Contiene hemoglobina, que contiene Fe en estado ferroso, lo que le permite combinarse con O2 y transportar este oxígeno al resto de las células del organismo.

Leucocito o Glóbulo Blanco: normalmente se encuentran de 5000 a 10000 glóbulos blancos /mm3 en el adulto. Pueden desplazarse y hasta deslizarse a través de los vasos sanguíneos para penetrar en los tejidos corporales y cumplir funciones de protección del organismo (aprisionar bacterias). Se dividen en dos grandes grupos, de acuerdo con la presencia o ausencia de gránulos: granulocitos o agranulocitos. 

a) Los granulocitos comprenden los siguientes tipos celulares: 

Neutrófilos: su función es dirigirse a áreas del organismo infectadas y fagocitarlas destruyendo el material nocivo para el organismo. 

Eosinófilos: concurren hacia las áreas en que se acumulan complejos antígeno-anticuerpo (alergia), a los que fagocitan y neutralizan, disminuyendo la intensidad de las reacciones alérgicas. 

Basófilos: fija anticuerpos sobre su membrana plasmática. Cuando penetra en el organismo un antígeno específico, se forma el complejo antígeno-anticuerpo sobre su superficie y la célula puede destruirse. 

b) Los agranulocitos se agrupan en dos tipos: 

Linfocitos: sintetizan anticuerpos e intervienen en los procesos inmunológicos. 

Monocitos: migran al tejido conectivo en donde eliminan bacterias, hongos, virus, etc. 

Plaquetas: son masas citoplasmáticas anucleadas de forma esférica u ovoide. Intervienen en la coagulación sanguínea. 

EL TEJIDO CARTILAGINOSO

Está formado por células, fibras y sustancia fundamental. Forma estructuras por lo general planas, total o parcialmente recubiertas por una membrana fibrosa denominada pericardio. En esta membrana se encuentran células alargadas, fibras colágenas y elásticas, elementos vasculares y nerviosos. Las fibras se continúan en la sustancia intercelular del cartílago. En el feto y el niño forma gran parte del esqueleto, que luego será reemplazado por tejido óseo. En el hombre adulto el cartílago cubre las superficies articulares de los huesos y forma el soporte único de la laringe, la tráquea, los bronquios y otras estructuras.

EL TEJIDO CONECTIVO

Es un tejido caracterizado por presentar una abundante sustancia intercelular en medio de la cual se encuentran elementos vasculares y nerviosos. Al tratarse de un tejido que desempeña funciones mecánicas y representa el espacio extravascular e intersticial del organismo, se halla formando parte de la piel y las mucosas; sirve de vehículo a los vasos, nervios y conductos excretores, forma estructuras modeladas con función mecánica como tendones, fascias, etc. Este tejido desempeña funciones mecánicas, de transporte, de almacenamiento, cicatrización y reparación de los tejidos; desempeña un papel muy importante en la defensa del organismo contra agentes nocivos infecciosos o de otra naturaleza debido a que inhibe su pasaje. También interviene en el sistema inmunitario facilitando la salida de linfocitos y anticuerpos circulantes. 

TIPOS DE TEJIDO CONECTIVO: 

a) Tejido Conectivo Mucoso: se caracteriza por sus amplios espacios intercelulares, de consistencia gelatinosa debido a su alto contenido acuoso. Es abundante en el tejido conectivo embrionario. En el adulto está presente únicamente en los núcleos pulposos de los discos intervertebrales. 

b) Tejido Conectivo Laxo o Areolar: posee abundante sustancia fundamental y es rico en células. Se halla presente en la dermis papilar de la piel, alrededor de vasos y nervios formando parte del estroma de los órganos. 

c) Tejido Conectivo Denso: Es pobre en células; predominan fibras colágenas. Se encuentra en la dermis profunda de la piel y en las cápsulas de algunos órganos como ganglios. 

d) Tejido Conectivo Adiposo: Predominan las células adiposas y las fibras reticulares que las envuelven. Aunque se encuentra predominantemente en determinadas regiones como el tejido celular subcutáneo; puede formarse igualmente en el seno de cualquier tejido conectivo laxo, pues en general representa un tejido de almacenamiento y metabolismo del material lipídico. 

e) Tejido Reticular: se caracteriza por la presencia de células reticulares y una red de fibrillas argiófilas que se ramifican formando una red de mallas abiertas que, por lo general, rodea a las células parenquimatosas. 

f) Tejido Elástico: predominan en él las fibras elásticas. Se encuentra principalmente en los ligamentos amarillos, las cuerdas vocales y formando parte de las grandes arterias próximas al corazón. Cartílago y hueso Son dos tejidos de sostén, de naturaleza conectiva, que se caracterizan por su resistencia a la tracción y presión. Estas propiedades son el resultado de sus abundantes sustancias intercelulares respectivamente; sus fibras colágenas les otorgan la resistencia a la tracción, y la sustancia fundamental, rica en sulfato de condroitina, impregnada o no de sales calcáreas, les da resistencia a la presión. 

EL TEJIDO EPITELIAL

Las células epiteliales se caracterizan porque se entrelazan muy estrechamente entre sí; dichas células forman capas continuas y cubren las superficies externas e internas; protegen, reparan y regulan el paso de sustancias a través de si mismas, las cuales pueden ser absorbentes o secretorias. Existen tres tipos de células en los tejidos epiteliales que se clasifican según su forma:

  • Células Planas: Son de forma delgada e irregular. Recubren las cavidades, así como los vasos sanguíneos y linfáticos, el epitelio plano estratificado o querantinizado forma la capa exterior de la piel.

  • Células Cúbicas: Son aquellas células que revisten los conductos renales así como los ovarios.

  • Células Prismáticas o Cilíndricas: Células en forma de pilares alargados con el núcleo ordinariamente localizado cerca de la base, con frecuencia tienen cilios en la superficie externa. Están ampliamente distribuidas como revestimientos de conductos (tubo digestivo y otros).

  • La vida da las células epiteliales suelen ser relativamente corta, de manera que existe una renovación celular continua a partir de las células que se encuentran en contacto con la lámina basal.

    Por otra parte existe otro tipo de células; las glandulares (glándulas):

    • Las glándulas Exocrinas: Las que elaboran y secretan secreciones digestivas, o las sudoríparas de la piel, se caracterizan por expulsar su producto al exterior del organismo.

    • Las glándulas Endocrinas: Vierten sus secreciones u hormonas en la circulación sanguínea y poseen una estructura más sencilla, ya que no disponen como las exocrinas de conducto excretor.

    EL TEJIDO MUSCULAR

    El tejido muscular está compuesto por numerosas células especializadas, conocidas como fibras musculares, que se caracterizan por su poder de contracción y su propiedad de trasmitir la conducción de los impulsos nerviosos.

    Las fibras musculares son cédulas delgadas, alargadas, cilíndricas o en forma de aguja que pueden llegar a medir hasta 30 cm. de largo y están rodeados por una capa de tejido conjuntivo, cuya función es proporcionar sostén al tejido muscular.

    Según su aspecto microscópico y forma de funcionamiento existen 3 tipos de fibras musculares o células:

    • Tejido Muscular Liso: Formado por células fusiformes, uninucleadas, con miofilamentos paralelos al eje mayor y sin estriaciones transversales o visibles.

    • Tejido Muscular Estriado o Esquelético: Formada por células cilíndricas, alargadas y multinucleadas agrupadas en haces con estriación transversal.

    • Tejido Muscular Cardiaco o Miocardio: son células que presentan estriación transversal de forma larga, cilíndricas y con abundante ramificación; forman columnas que se asocian en una red tridimensional. A diferencia de las del esquelético, solo presenta uno o dos núcleos, se observa en preparaciones microscópicas unas líneas oscuras transversales en la unión de dos células (Discos Intercalares) que se disponen globalmente como peldaños de una escalera.

    EL TEJIDO NERVIOSO

    Está compuesto básicamente por dos tipos de células: las neuronas y las células de glia o neurología.

    • La Neurona: Es una célula muy especializada la cual solo se forma en el desarrollo de la fase embrionaria del humano; a partir de allí su número permanece estable, estimándose que en el adulto existen 16 millones de este tipo de células; además no tiene capacidad para dividirse. Entra en contacto con sus semejantes mediante sinapsis. De su cuerpo celular o pericarion emergen dos tipos de prolongaciones; unas cortas muy ramificadas, reciben el impulso nervioso y se hacen llamar las dentritas; otra única con pocas ramificaciones que emergen en ángulo recto (colaterales) se encarga de conducir el impulso nervioso lejos del pericarion, se llama axón o neurita de cilindroeje. Las ramificaciones finales terminan en ensanchamientos globosos (botones terminales). Presentan un núcleo grande, neurofibrillas abundantes y cuerpos o gránulos de Nissl (sustancia atigrada) se ha comprobada que ésta última corresponde a cisternas de retículo endoplasmático granular y poliribosomas libres. Según el número de prolongaciones que emite el pericarion, pueden clasificarse las neuronas en: unipolares (una única prolongación) pseudounipolares (una prolongación se divide en dos ramas en ángulo recto) bipolares (dos prolongaciones naciendo en polos opuestos) y multipolares (un axón y varias dentritas, son las títpicas).

    Un axón puede medir desde una facción de milímetro hasta más de un metro.

    • Glia o Neorología: Son células nerviosas que además de servir de relleno y sostén de las neuronas, intervienen en su nutrición y en la defensa del Sistema Nervioso por cada neurona se calculan que existen 10 células de Glia, aunque ocupan por su tamaño la mitad del volumen del tejido. Se distinguen los astrocitos, digodentrocitos, micrología y células epidenmarias. A los dos primeros se le engloban en macrología. Los macrocitos presentan numerosas ramificaciones que pueden dilatarse en sus extremos en contacto con los capilares sanguíneos (pies basoculares) siendo probablemente la vía alimenticia a las neuronas, ya que otras prolongaciones contactan con ellas. Los oligodentrocitos presentan prolongaciones cortas y escasas, se sitúan en las proximidades de los cuerpos celulares (células satélites) en el Sistema Nervioso Central no existen las células de Schwann, estando producida la mielina de color blanquesino que contrasta con la tonalidad grisácea de los cuerpos neuronales. Las células epedimarias recubren las cavidades del encéfalo y de la médula espinal, quedando bañados por el líquido cefalorraquídeo que las ocupa. Son cilíndricas con un extremo afilado que puede ramificarse en largas prolongaciones que penetran en el interior del Sistema Nervioso.

    BIBLIOGRAFÍA

    • IRWIN W. SHERMAN - VILIA G. SHERMAN. Biología 3ª Edición. Editorial Mc Graw Hill

    • Quórum temática XXI. Ediciones Quórum Ltda.

    • Addisen Wesley Iberoamericana. Biología Kimball 4ª Edición.

    • CURTIS BARRIS. Invitación a la Biología 5ª Edición.

    • Enciclopedia Ilustrada MENTOR.

    • Enciclopedia Temática MASTER.

    • Enciclopedia Temática Guinness (Fotos)

    'Tejidos humanos'

    Sección de una arteria. Pueden apreciarse:

    • Tejido Epitelial, de color rojo.

    • Tejido Conjuntivo, de color amarillo.

    • Tejido muscular, de color rosado entre el tejido conjuntivo.

    Tejido adiposo. Alrededor de algunos órganos, se encarga de almacenar energías y proteger dichos órganos.

    Tejido Conjuntivo. Pueden observarse fibras colágenas (rosadas) y elásticas (azules).

    Tejido óseo. Puede observarse la característica distribución de las láminas de materia ósea formando círculos concéntricos entre los que se sitúan los osteocitos (de color oscuro)

    Tejido Nervioso. Pueden observarse las neuronas de color verde con sus prolongaciones que las conectan entre sí.

    Las células musculares. delgadas y alargadas, se caracterizan por su capacidad para contraerse y transmitir la conducción de los impulsos nerviosos.