Tejidos del cuerpo humano

Epitelial. Conectivo. Muscular. Nervioso

  • Enviado por: Mike
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 21 páginas
publicidad
cursos destacados
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
En este curso de 7 horas, el profesor Willians Medina explica de manera impecable el tema de Derivadas de funciones,...
Ver más información

Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Que es para ti el tiempo? Tu manejas el tiempo o dejas que el tiempo te maneje y te pones nervioso pensando que no...
Ver más información

publicidad

Tabla de Contenidos

INTRODUCCIÓN

Las moléculas orgánicas, glucidos, lípidos… En un momento dado de la evolución se asociaron y se formaron complejos supramoleculares que dieron lugar a los primeros orgánulos y células, los primeros organismos fueron unicelulares y posteriormente se hicieron pluricelulares una de las características que adquirieron estos fue la presencia de distintos tipos de células cada una de ellas se especializa en una función determinada por lo tanto aparecen los tejidos y se puede definir como conjunto de células similares que realizan la misma función y que tienen un origen común.

Lo que nos sorprendía de la aparición de los tejidos es como a partir de una única célula obtenida tras la fecundación a la que llamamos cigoto y por simples divisiones de este además son mitosis se obtiene tanta variedad de células distintas cuando además todas tienen la misma información genética.

Este fenómeno llamado diferenciación celular viene dado porque en un momento del desarrollo embrionario las células del protoembrión comienzan a expresar de todo el material genético que tienen solo aquel que le va a permitir realizar la función para la que esta programada el resto de la información genética queda oculta, sin expresar. El problema es porque sabe la célula cual es el material genético que tiene que expresar parece ser que es por la posición que ocupa en el protoembrión. Se pueden diferenciar varios tipos de tejidos en vegetales, que serian los superficiales meristemáticos, conductores, esqueléticos y paraquimatosos. En animales se distinguirán epiteliales, conectivos (donde se incluyen el conjuntivo, el cartilaginoso y óseo), tejidos musculares, el nervioso y por ultimo la sangre.

Tejidos presentes en el ser humano

Como vimos la célula es la unidad estructura fundamental, que compone todos los distintos órganos. Un intermediario importante en la organización desde la célula hasta el órgano lo constituyen los tejidos, que se forman por la agrupación de células con la misma función especial. La formación de los órganos se caracteriza entonces porque 2 o más tejidos se unen en esquemas específicos para cada órgano. Mientras que se incluyen más 100 tipos celulares en la organización de los mamíferos, solo existen cuatro clases fundamentales de tejidos: tejido epitelial, tejido conectivo (incluye cartílago, tejido óseo y sanguíneo), tejido muscular y tejido nervioso.

Tejido Epitelial

El epitelio incluye tejidos cuyas células están muy cercanas unas a otras, prácticamente sin sustancia intercelular que las separe. No existen vasos en el epitelio. Debe nutrirse por los capilares del tejido conectivo subyacente. El término epitelio es una denominación morfológica que incluye todas las membranas que recubren, compuestas por células.

Las tres capas germinativas dan lugar a la formación de epitelios. Del ectodermo se desarrolla la epidermis, mientras que por ejemplo la capa de epitelio que recubre la parte interna del estómago y el intestino se origina en el endodermo. Además un ejemplo de epitelio derivado del mesodermo lo constituye la membrana epitelial que recubre por dentro las grandes cavidades del organismo (cardiaca, pulmonar y abdominal), que se denomina mesotelio debido a origen mesodérmico, aunque esta denominación se aplica solo en este caso, no así en otros tejidos derivados del mesodermo con el endotelio, que es la capa epitelial interna de las vías sanguíneas y linfáticas.

El tejido epitelial se subdivide en tres clasificaciones más.

Epitelio Simple

Es una membrana epitelial compuesta por una sola capa de células aplanadas. A pesar de sus nombres especiales tanto el endotelio como el mesotelio son ejemplos poco excepcionales del epitelio simple. Dentro del epitelio simple, tenemos el epitelio cúbico simple y el epitelio cilíndrico simple.

Epitelio cúbico simple

Que se describe como cúbico porque sus células semejan cuadros en el corte transversal, pero en realidad está compuesto por células de silueta lateral hexagonal. Unos pocos lugares donde está presente en el ovario y la médula renal.

Epitelio cilíndrico simple

Está constituido por una sola capa de células altas que también asumen una forma hexagonal. La función del epitelio cilíndrico simple es proteger las superficies húmedas del cuerpo. Además, puede elaborar secreciones acuosas. El epitelio de este tipo reviste los conductos menores de las glándulas.

Epitelio pseudoestratificado

En el epitelio pseudoestratificado, todas las células están en contacto con la membrana basal, pero no todas llegan a la superficie. El epitelio cilíndrico pseudoestratificado ciliado con células calciformes reviste la mayor parte del aparato respiratorio superior.

Epitelio estratificado

El epitelio estratificado está mejor adaptado para soportar el desgaste que el epitelio simple. Sin embargo, debido a su estructura estratificada, no es tan eficiente para la absorción y tampoco se adapta bien a las funciones de secreción.

Dentro de este tipo de epitelio tenemos: epitelio cilíndrico estratificado, epitelio plano estratificado no queratinizado, epitelio plano estratificado queratinizado y el epitelio de transición.

Epitelio cilíndrico estratificado

Este tipo de epitelio generalmente no tiene más de dos células de espesor y su función primaria es brindar protección. La mayoría de los conductos grandes están revestidos de epitelio cilíndrico estratificado. Asimismo, hay unos pocos lugares en que el epitelio cilíndrico estratificado es ciliado.

Epitelio plano estratificado no queratinizado

Este tipo de membrana epitelial es común en las superficies húmedas sujetas a considerable desgaste, donde no se requiere una función absorbente. Los lugares revestidos por este tipo de epitelio incluyen el esófago, el piso y los costados de la cavidad oral y también la vagina.

Epitelio plano estratificado queratinizado

Este epitelio se parece mucho al escamoso, salvo en que las células más superficiales se transforman en una capa inerte de queratina, muy resistente, que se encuentra adosada con fuerza a las células vivas subyacentes. La parte epitelial de la piel (epidermis) es un buen ejemplo de epitelio plano estratificado queratinizado. En la piel la queratina tiene varios propósitos: es virtualmente impermeable al agua y, por lo tanto, evita la evaporación de las células subyacentes; asimismo, evita que el cuerpo de embeba de agua durante el baño. Debido a que es fuerte y resistente, protege a las células del desgaste; y como es indiferente a las bacterias es la primera línea de defensa contra infecciones.

Epitelio de transición

Este tipo de epitelio cuando esta extendido tiene una apariencia similar a la del plano estratificado no queratinizado; sin embargo, cuando no esta extendido las células más superficiales aparecen marcadamente redondeadas en lugar de escamosas, constitución que les permite a este tipo de membrana soportar el estiramiento sin que sus células se separen. Por lo anterior, el epitelio de transición está bien adaptado para revestir tubos y vísceras huecas sujetos a distensión; los ejemplos clásicos son los uréteres y la vejiga urinaria.

Tejido conectivo

El tejido conectivo es especial como tipo de tejido debido a su contenido de sustancia intercelular.

El tejido conectivo deriva del mesodermo; como ya dijimos, el epitelio y las estructuras derivadas de él se nutren del tejido conectivo vascularizado subyacente, dado que todas las vías sanguíneas se encuentran en el tejido conectivo.

En el desarrollo de glándulas se incluyen células epiteliales y tejido conectivo mesodérmico. Las funciones especiales de las glándulas, es decir, la reproducción de su secreción, son realizadas por las células epiteliales. Éstas se llaman parénquima, mientras que la parte de sostén y de nutrición del tejido conectivo se denomina estroma.

Por último veremos que el mesodermo da origen también al denominado mesénquima un tejido conectivo primitivo, difuso que “rellena” los espacios entre las estructuras más formadas y del que se forman gran parte de los derivados del mesodermo.

Tejido conectivo laxo

También conocido como areolar se encuentra en casi todas partes del cuerpo, proporcionado un íntimo sostén a vasos sanguíneos y nervios de todos los tamaños. Es también el campo de batalla de los procesos inflamatorios. Una de las funciones más evidente es la de mantener unidos y nutrir a los otros tejidos.

Los componentes intercelulares del tejido conectivo laxo son de dos clases distintas: 1.- las fibras intercelulares, compuestas por proteínas fibrosas y 2.- un componente amorfo, constituido por sustancias macromoleculares no fibrosas, dispuestas en forma de gel amorfo.

Fibras del tejido conectivo

Son principalmente tres tipos, colágena, la elastina y las fibras reticulares.

Colágena

El colágeno o colágena, que forma parte de huesos, piel, tendones y cartílagos, es la proteína más abundante en los vertebrados. La molécula contiene por lo general tres cadenas polipeptídicas muy largas, cada una formada por unos 1.000 aminoácidos, trenzadas en una triple hélice siguiendo una secuencia regular que confiere a los tendones y a la piel su elevada resistencia a la tensión. Cuando las largas fibrillas de colágeno se desnaturalizan por calor, las cadenas se acortan y se convierten en gelatina. Las fuertes fibras compuestas por colágena son capaces de resistir las distensiones.

Elastina

La elastina es una proteína fibrosa que, en los animales superiores, constituye un elemento básico estructural del tejido conjuntivo elástico de los ligamentos, de la piel, de los cartílagos, y de las paredes arteriales, principalmente. Desde un punto de vista bioquímico, está constituida por cadenas polipeptídicas ordenadas en paralelo alrededor de un eje. Dichas cadenas se unen por medio de enlaces covalentes formando una lámina bidimensional a modo de red. Las fibras de elastina se alargan pasivamente si se estiran y se encogen cuando se les libera.

Fibras Reticulares

Las fibras de este tercer tipo no son lo suficientemente notables como para advertirlas con la tinción común, incluso en extensiones de tejido conectivo. Representan fibrillas colágenas que están dispuestas como estrechos manojos recubiertos con glucoproteínas y, proteoglicano que contiene polisacáridos. Comparadas con las fibras colágenas las reticulares son finas y delicadas; además, se ramifican formando una delicada red de sostén.

Células del tejido conectivo laxo

El precursor del tejido conectivo laxo es el mesénquima, tejido embrionario que recibe ese nombre porque se creía que surgía exclusivamente del mesodermo, la capa germinal media del embrión.

Dentro de las células del tejido conectivo laxo tenemos las siguientes:

  • Células endoteliales

  • Pericitos

  • Fibroblastos

  • Macrófagos

  • Células plasmáticas

  • Células cebadas

  • Adipocitos

Tejido Adiposo

El cuerpo contiene dos tipos de tejido adiposo, la grasa blanca y la parda. Casi todo el tejido adiposo humano, es grasa blanca, la que, a pesar de su nombre, generalmente tiene un color cremoso o amarillo por si contenido de caroteno. La grasa parda es, en comparación, escasa en el hombre, aunque relativamente abundante en algunos mamíferos.

Grasas blancas

Las grasas blancas comprenden entre el 10 y el 20% del peso corporal total en los hombres adultos y entre el 15 y el 25%, en las mujeres adultas. En conjunto, constituyen un órgano indefinido y relativamente grande, muy activo desde el punto de vista metabólico; se relaciona con la recolección, síntesis, acumulo y movilización del lípido neutro. Como resultado de esta movilización, el contenido calórico del lípido almacenado en la grasa blanca puede convertirse en energía para las células de otras partes del cuerpo.

Grasas pardas

La característica más significativa de este segundo tipo de tejido adiposo consiste en que es termógeno y puede generar calor corporal. La disposición de las gotas de lípido en las células de grasa parda es multilocular, lo que significa que el lípido se almacena siempre en forma de gotas múltiples y no como una gran gota central. Esto difiere de la característica unilocular observada en los adipocitos cargados de lípidos de grasa blanca. Las células de grasa parda son más pequeñas que las de grasa blanca aunque sus mitocondrias son más grandes y numerosas. Esta relativa abundancia de mitocondrias en la grasa parda está claramente relacionada con su función como tejido generador de calor.

Tejido Sanguíneo

La sangre es un líquido opaco y turbio con una viscosidad ligeramente mayos que la del agua y una densidad de aproximadamente 1,06 g/mL a 15°C. Cuando está oxigenada, como en las arterias sistémicas, es de color escarlata claro y cuando está desoxigenada, como en las venas sistémicas, es rojo oscuro o púrpura. La sangre es un elemento heterogéneo, formado por un líquido transparente, el plasma, y diversos corpúsculos o elementos formes.

Plasma

El plasma es un líquido transparente, ligeramente amarillo, que contiene numerosas sustancias en solución o suspensión.

El plasma es rico en iones de sodio y cloro, y contiene también potasio, calcio, magnesio, fosfato, bicarbonato y muchos otros iones, glucosa, aminoácidos, etc.

Elementos formes de la sangre

La sangre contiene tres grupos de elementos formes: eritrocitos (hematíes o glóbulos rojos), leucocitos y plaquetas.

Eritrocitos

Los eritrocitos (hematíes o glóbulos rojos) constituyen la mayor parte de las células de la sangre, aproximadamente el 99% del total.

Cada célula es un disco bicóncavo con un diámetro promedio de 7;1 µm y un borde de 1,9 µm de espesor. Los eritrocitos carecen de núcleo y son de color rojo claro por la luz transmitida, con centro más pálido debido a su biconcavidad.

Los eritrocitos están limitados por una membrana plasmática y su contenido corresponde principalmente a una proteína única, la hemoglobina. La membrana plasmática está formada por un 60% de lípidos y glucolípidos y un 40% de proteínas y glucoproteínas.

Leucocitos

Los leucocitos (glóbulos blancos) pertenecen al menos a cinco categorías distintas, distinguibles por su tamaño, la forma de su núcleo y sus inclusiones citoplasmáticas.

Leucocitos neutrófilos

Los leucocitos polimorfonucleares neutrófilos constituyen numéricamente el grupo más importante de los leucocitos (60 y 70% en los adultos.).

Los neutrófilos constituyen un importante elemento en los sistemas de defensa del organismo; pueden realizar la endocitosis de microorganismo y partículas en la circulación.

El número de neutrófilos circulantes varía considerablemente, aumentando muchas veces durante los episodios de infección bacteriana. Pueden circular libremente en la sangre o pueden adherirse a las paredes de las vénulas poscapilares y otros vasos para volver de nuevo a la circulación cuando son reclutados, por ejemplo durante un episodio breve de ejercicio o por exposición a la noradrenalina.

Leucocitos eosinófilos

Estos son similares a os neutrófilos en cuanto a su tamaño, forma y movilidad; pero, en la sangre normal solo existen en pequeñas cantidades.

Como los otros leucocitos cuando son estimulados adecuadamente, los eosinófilos pueden pasar desde la circulación a los tejidos extravasculares.

En pequeño número son constituyentes de la dermis y de los componentes del tejido conjuntivo del árbol bronquial, del tubo digestivo, el útero, la vagina y la médula del timo. Su proporción con respecto a otros leucocitos aumenta considerablemente en determinados trastornos alérgicos y también en la infestación por gusanos. Asimismo desempeñan, un importante papel en el sistema inmunitario, en la fagocitosis y en la inactivación antígeno-anticuerpo, así como de varias sustancias inflamatorias.

Leucocitos basófilos

Su característica distintiva es la presencia de gránulos basófilos grandes y destacados.

Aunque se parecen a los mastocitos y al igual que éstos se forman en la médula ósea, hay muchas pruebas de que mucho basófilos representan una línea celular distinta de los mastocitos y propia de la circulación, aunque íntimamente relacionada con aquello, como se demuestra por sus reacciones con los anticuerpos monoclonales y las diferencias de desarrollo celular.

Actualmente se conocen mal sus funciones en el sistema circulatorio.

Linfocitos

Los linfocitos son el segundo tipo de leucocitos más numeroso constituyendo el 20-30% del total de los leucocitos.

Como otros leucocitos, se encuentran también en los tejidos extravasculares pero son notables por formarse en grandes cantidades fuera de la médula ósea, así como en ella. Por lo tanto, constituyen un sistema linfoide ampliamente distribuido.

Este grupo incluye una colección celular heterogénea, principalmente integrada por linfocitos B y T en diferentes fases de actividad y maduración

Linfocitos B

Los linfocitos B adquieren la capacidad de reconocer a un antígeno específico. Una vez formado el linfocito B se dedica a producir moléculas de inmunoglobulina con la misma especificidad antigénica.

Linfocitos T

Cada linfocito T queda programado para reconocer a un antígeno especifico y responder a él en el curso de su diferenciación en el timo. Sin embargo sus sitios de reconocimiento de antígenos no son moléculas de inmunoglobulina como las presentes en las células B.

Tejido conectivo denso

El tejido conectivo denso puede ser regular o irregular. En el de disposición regular, todas las fibras de colágena tienen la misma dirección y las estructuras consistentes en él están adaptadas para soportar la tracción unidireccional que se transmite por dichas fibras; éste tipo de tejido conectivo denso esta presente en los tendones y en los ligamentos.

En el de disposición denso irregular, las fibras de colágena se orientan en diferentes direcciones. Cuando las hojas de este tejido forman vainas de diversos tipos, las fibras están dispuestas más o menos en un solo plano pero siguen direcciones diversas. Tales hojas soportan el estiramiento en cualquiera de las direcciones de sus fibras. Este tipo de tejido conectivo denso forma parte de la cápsula fibrosa, tabiques y trabéculas de glándulas y órganos; las envolturas fibrosas del corazón, sistema nervioso, huesos, cartílagos y músculos, así como en las válvulas del corazón y los vasos sanguíneos.

Tendones

Los tendones están formados de haces paralelos de fibras colágenas en aposición estrecha, con hileras intercaladas de núcleos de fibrositos muy comprimidos, que son las células productoras de colágena. Algunos tendones están envueltos por vainas en sitios que de otra forma rozarían contra huesos u otras superficies. Entre las dos vainas, existe un espacio angosto que contiene líquido sinovial cuya función es reducir la fricción.

Ligamentos

Los ligamentos también están formados de haces paralelos de fibras intercelulares en aposición estrecha, con hileras intercaladas de núcleos de fibrocitos comprimidos. Las fibras longitudinales de la mayor parte de los ligamentos son fibras colagenosas, pero hay otras más finas del mismo material y un número variables de fibras elásticas entretejidas estrechamente con aquellas.

Esta estructura de red le confiere a los ligamentos un grado inextensibilidad suficiente para que brinden el sostén que se necesita en las articulaciones sinoviales, donde evitan los movimientos excesivos o inapropiados. No obstante, gracias a su estructura especial, tienen flexibilidad suficiente para no obstaculizar los movimientos articulares adecuados.

Cartílago

El cartílago es un tejido conectivo relativamente sólido, que soporta peso pero carece de la resistencia del hueso. Está presente en los anillos cartilaginosos de la pared traqueal, en forma de herradura, cuya función es evitar el colapso de ésta, hay placas de cartílago en laringe, nariz y pared de la porción interna de la trompa de Eustaquio, está presente en los cartílagos costales que unen los extremos anteriores de las costillas con el esternón, donde constituyen una conexión firme pero lo suficientemente flexible para permitir la expansión de la caja torácica con los movimientos respiratorios, y además se encuentra en las articulaciones.

Tejido óseo

El tejido óseo representa la parte más importante del esqueleto. Desde el punto de vista tecnológico es único en cuanto a compendiar gran dureza y fortaleza con el mínimo peso posible. A pesar de su dureza y resistencia el tejido óseo posee cierta elasticidad, todas propiedades que lo hacen especialmente apto como material esquelético.

Al igual que el cartílago, el tejido óseo forma parte especializada del tejido conectivo denso. Los componentes extracelulares sufren calcificación, lo que les da la dureza. El tejido óseo provee al esqueleto de su necesaria fortaleza para funcionar como sitio de inserción y sostén del peso de los músculos, y dar cierta rigidez al organismo para protegerlo de la fuerza de gravedad. Además, el esqueleto tiene funciones importantes de protección al rodear con una coraza al cerebro y la médula espinal, y parte de los órganos del tórax y el abdomen.

Matriz ósea

La matriz ósea intercelular está compuesta por una matriz orgánica y sales inorgánicas. La matriz orgánica está formada por fibras de colágeno inmersas en una sustancia fundamental que esta formada por glúcidos, sialoproteínas, proteoglicanos, y fundamentalmente condroitinsulfato y pequeñas cantidades de ácido hialurónico.

Los componentes inorgánicos del tejido óseo representan en el adulto aproximadamente el 75% del peso seco, y están compuestos por depósitos de fosfato de calcio cristalino. Se cree que los cristales están distribuidos regularmente, en relación estrecha con las fibras de colágeno.

En el tejido óseo podemos encontrar cuatro tipos principales e células:

  • Células osteoprogenitoras

  • Osteoblastos

  • Osteocitos

  • Osteoclastos

Tejido muscular

El tejido muscular está formado por células muy transformadas, llamadas fibras, que pueden ser lisas, estriadas y cardíacas, las cuales derivan del mesodermo, y dan lugar al tejido muscular liso, estriado y al cardiaco.

Tejidos del cuerpo humano
Tejido muscular liso

Las fibras lisas son alargadas, fusiformes, de quince a doscientos micrones de longitud. Presentan un núcleo alargado y central, un citoplasma en el que se notan las miofibrillas longitudinales y homogéneas. Las fibras lisas se reúnen para formar el tejido muscular liso que forma los músculos lisos o involuntarios, es decir, que para su contracción no dependen de la voluntad; además la contracción es 1 duradera. Se lo encuentra formando de algunos órganos (estómago, intestinductos respiratorios, génito-urinarios).

Tejidos del cuerpo humano
Tejido muscular estriado

A diferencia de los músculos lisos, inervados por el sistema vegetativo, que se contraen y relajan con independencia de la voluntad, los músculos estriados son capaces de contracción voluntaria. Las fibras muscular estriadas son enormes células multinucleadas, de forma cilíndrica.

A nivel ultraestructural ha sido posible observar que cada fibrilla está como envuelta por un complejo sistema canalicular perteneciente al retículo endoplasmático (retículo sarcoplasmático), que se ha diferenciado con el fin de responder, tanto a exigencias tróficas de las miofibrillas, como a la necesidad de conducir y propagar rápidamente el estímulo en el interior de la fibra.

Tejidos del cuerpo humano
Tejido muscular cardiaco

Las fibras musculares cardiacas estriadas se componen de células ramificadas, que en conjunto forman una red tridimensional. Las fibras musculares cardiacas de diferencian en forma y calibre de las fibras musculares esqueléticas (estriadas).

El músculo cardiaco tiene rasgos ultraestructurales fundamentales en común con el músculo estriado. Los filamentos de actina y miosina con la misma distribución regular y precisa. Sin embargo, no están agrupados en miofibrillas bien definidas como en las fibras del músculo estriado, puesto que en su lugar, hileras de mitocondrias separan los miofilamentos en haces paralelos. En los espacios entre las mitocondrias se encuentran numerosas gotas de lípidos y gránulos de glucógeno, las cuales actúan como fuentes de energía.

Tejido nervioso

El sistema nervioso, que comprende todo el tejido nervioso del organismo, tiene como función principal la comunicación, y por sus propiedades electrofisiológicas particulares y sus características estructurales, con sus muy largas prolongaciones, las células nerviosas están especializadas para ello. En las células nerviosas (neuronas), las funciones de celulares generales de irritabilidad y conductividad alcanzan el máximo desarrollo. La célula nervios se estimula muy fácilmente , lo que produce una onda excitatoria o impulso nervioso, que luego, como una diferencia de potencial eléctrico, puede transmitirse a distancias importantes.

Al igual que los otros tejidos, el tejido nervioso también posee un tejido de sostén y conectivo llamado neuroglia.

El sistema nervioso se divide, anatómicamente, en sistema nervioso central y sistema nervioso periférico.

Sistema nervioso central

Está compuesto por el encéfalo y la medula espinal. En los mamíferos la mayor parte de las células nerviosos se encuentra en el sistema nervioso central que, histológicamente, revela con claridad el origen epitelial del tejido nervioso. Las células están unidas por contactos muy frecuentes, pero a diferencia de otros epitelios los contactos celulares del tejido nervioso son de un tipo especial, sinapsis, donde el impulso nervioso es transmitido de una célula a la otra por medio de sustancias transmisoras químicas. El sistema nervioso central del ser humano contiene billones de neuronas, unidas funcionalmente por sinapsis, y la complejidad de estas redes sinápticas es la base de la funcionalidad del sistema.

Sistema nervioso periférico

Comprende todo el tejido nervioso fuera del encéfalo y la médula espinal. Se compone de grupos de células nerviosos, denominados ganglios, entrecruzamientos de fibras nerviosas, los plexos, y grupos de fibras nerviosas de recorrido paralelo bajo la forma de nervios o raíces nerviosas.

La neurona

Una neurona el la célula nerviosa con todas sus prolongaciones. Aunque existen varios tipos de neuronas en el sistema nervioso correspondientes a los distintos requisitos funcionales, ciertos rasgos son comunes. Así, todas las neuronas tienen un cuerpo celular o soma, compuesto por el núcleo rodeado de una cantidad variable de citoplasma. El citoplasma que rodea al núcleo se denomina pericarion. Lo que fundamentalmente diferencia a las células nerviosas de otras células es la presencia de largas prolongaciones citoplasmáticas. A menudo existen prolongaciones cortas ramificadas, las dendritas, y una prolongación larga, el axón que en algunas ocasiones mide más de un metro de largo.

Tipos de neuronas

En general, las neuronas pueden clasificarse según el número de prolongaciones y según el largo de axón. Según el número de prolongaciones se dividen en:

  • Neuronas unipolares

  • Neuronas bipolares

  • Neuronas seudo-unipolares

  • Neuronas multipolares

Según el largo del axón se clasifican en:

  • Neuronas Golgi tipo I (de axón largo)

  • Neuronas Golgi tipo II (de axón corto)

Neuroglia

El tejido nervioso no se compone únicamente de neuronas, sino también de un número aun mayor de células de sostén no neuronales, denominadas neuroglia, cuya cantidad es diez o más veces mayor que las neuronas.

Aún se discuten muchas supuestas funciones de la neuroglia, pero, sin duda, una es la formar la vaina de mielina que rodea los axones mielínicos. Posiblemente otras funciones de la neuroglia sean ejercer sostén mecánico y aislar las neuronas y sus prolongaciones entre sí.

Dentro de las células que forma la neuroglia tenemos las siguientes:

  • Astrocitos protoplasmáticos

  • Astrocitos fibrosos

  • Oligodendrocitos

  • Microglia (glioblastos)

Líquido cefalorraquídeo

El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro e incoloro que recubre completamente el sistema nervioso central, por lo que lo protege de los golpes. En el adulto el líquido cefalorraquídeo alcanza unos 150 mL. Además de la protección del líquido cefalorraquídeo, el encéfalo y la médula espinal cuenta con la protección del cráneo, la médula espinal y un conjunto de tres envolturas de tejido conectivo, la más interna se llama meninges, la intermedia es la aracnoides y la más externa es la duramadre.

Conclusión

Con este trabajo he conocido cada uno de los cuatro principales tejidos presente en el ser humano, asimismo todos los subtipos de tejidos en los que se dividen.

Con esta investigación he conocido que estos tejidos, están formados por células muy específicas y complejas, y que además no son iguales en su composición, tamaño y localización.

El conocer estos tejidos en la medicina es sumamente importante ya que existen muchas patologías que afectan nuestros tejidos y que pueden ser mortales; tal es el caso de meningitis, que tiene dos variedades la bacteriana y la viral, esta enfermedad, como su nombre lo dice, es una infección de las meninges, ya sea bacteriana o viral, la cual si no se trata a tiempo puede causar la muerte o causarle al paciente la perdida de gran parte de la funcionalidad del encéfalo. El agente responsable es el meningococo, Neisseria meningitidis

Así también pude conocer muchas afecciones más que pueden presentarse en nuestros tejidos y que pueden causar perdidas irreversibles.

Bibliografía

  • Ham, Arthur W. - Histología. 8 Edición, Editorial Harla, México, 1988

  • Gray, Henry. Anatomía de Gray, 38 edición. Churchill-Livingston y Harcourt-Brace 1998

  • Genesser, Finn. Histología, 2da edición. Editorial médica panamericana, Argentina, 1993

  • Gran enciclopedia de la ciencia y la tecnología Tomo III, 1era edición, Grupo editorial Océano, Barcelona, España, 2000

"Proteína, colágeno." Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

"Elastina." Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000
Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

"Neurona." Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000
Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

"Sistema nervioso." Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000
Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

http://biologialmango.metropoliglobal.com/Musculos/

http://perso.wanadoo.es/icsalud/muscular.htm

8